Boltxe, a un año de su refun­da­ción, algu­nas refle­xio­nes sobre con­tra infor­ma­ción y for­ma­ción

Boltxe Kolek­ti­boa

Edi­to­ria­la

Por estas fechas, día arri­ba, día aba­jo, aco­me­tió Boltxe su pro­ce­so de refun­da­ción, tras una mar­cha de casi 20 años (17 con­cre­ta­men­te) en la que fun­cio­na­mos como revis­ta, dan­do pasos, siem­pre cua­li­ta­ti­vos, en cuan­to a la cali­dad de su for­ma­to y de sus con­te­ni­dos.

En toda esta mar­cha, siem­pre nos hemos plan­tea­do la impor­tan­cia de la con­tra infor­ma­ción y de la infor­ma­ción. En un mun­do, en el cual los gran­des medios de infor­ma­ción, for­man ideo­lo­gías y ter­gi­ver­san reali­da­des, cual­quier esfuer­zo que se haga en este sen­ti­do va a ser poco. Una gota de agua en un desier­to con­tro­la­do por el capi­ta­lis­mo, a tra­vés de sus gran­des com­pa­ñías de la infor­ma­ción.

En todo momen­to, hemos rei­vin­di­ca­do, la hoz y el mar­ti­llo, la estre­lla roja y el mar­xis­mo como señas de iden­ti­dad, por­que siem­pre hemos valo­ra­do que una inde­pen­den­cia de Eus­kal Herria, debe venir acom­pa­ña­da de jus­ti­cia social y esa jus­ti­cia no la pro­por­cio­na ni la social­de­mo­cra­cia y otras corrien­tes izquier­dis­tas, sino el mar­xis­mo.

Deci­di­mos apos­tar por inter­net, por razo­nes que pen­sa­mos obvias. Nues­tra revis­ta, a la que con tan­to cari­ño recor­da­mos, no podía lle­gar al núme­ro de lec­to­res y lec­to­ras a las que pue­de lle­gar una pági­na web.

No es casua­li­dad que el impe­ria­lis­mo este pen­san­do seria­men­te como cor­tar esta flui­dez de infor­ma­cio­nes que rula por la red, infor­ma­cio­nes que desea­ría que no se sepan. Tam­po­co es casua­li­dad que [email protected] [email protected] haya­mos sido ata­ca­dos por pira­tas infor­má­ti­cos y deja­da nues­tra web fue­ra de jue­go, varios días. Ni mucho menos es casua­li­dad que una seño­ra con­ce­ja­la de Bar­ce­lo­na, haya tra­ta­do de cri­mi­na­li­zar a varias webs recien­te­men­te. En defi­ni­ti­va, les preo­cu­pa inter­net y lo que cir­cu­la por el. Se pue­de y se debe decir que hoy día, Inter­net es una herra­mien­ta de tra­ba­jo fun­da­men­tal para quie­nes nos plan­tea­mos tras­for­mar nues­tras reali­da­des más cer­ca­nas y apor­tar a la tras­for­ma­ción del mun­do y el defi­ni­ti­vo derrum­be del mun­do capi­ta­lis­ta.

Esta va ser la línea de tra­ba­jo fun­da­men­tal de Boltxe, apro­ve­char la opor­tu­ni­dad que brin­da inter­net para hacer lle­gar a cuan­tas per­so­nas mejor, la reali­dad dia­ria de este pue­blo opri­mi­do que es Eus­kal Herria y sus luchas por su sobe­ra­nía y socia­lis­mo.

Pen­sa­mos que el tra­ba­jo en este cam­po, no debe ser un tra­ba­jo perio­dís­ti­co, así sin más, como acto­res neu­tra­les, que damos cuen­ta de lo que pasa a nues­tro alre­de­dor. No somos neu­tra­les y lo deci­mos alto y cla­ro. Tene­mos nues­tra apues­ta polí­ti­ca y esa apues­ta se con­cre­ti­za en el his­tó­ri­co esfuer­zo de nues­tro pue­blo por lograr su sobe­ra­nía y el socia­lis­mo. Ese esfuer­zo se plas­ma en la Izquier­da Aber­tza­le. No apos­ta­mos por hipo­té­ti­cas repu­bli­cas fede­ra­les ni con­fe­de­ra­les, des­de el res­pe­to a otros pue­blos, con los que inclu­so nos unen lazos de amis­tad y cola­bo­ra­ción, para nues­tro pue­blo, solo desea­mos la Inde­pen­den­cia.

Por eso, nues­tro grano de are­na en la con­tra infor­ma­ción, y en la for­ma­ción va diri­gi­da a que las pro­pues­tas de Ezker Aber­tza­lea, lle­gue a mas sec­to­res y no solo de Eus­kal Herria, sino del mun­do ente­ro.

Ese es el afán, que nos ha hecho cola­bo­rar con dife­ren­tes pági­nas de muchos y dife­ren­tes luga­res del esta­do espa­ñol e inclu­so del mun­do ente­ro. Pero esas cola­bo­ra­cio­nes, tene­mos cla­ro que solo pue­den dar­se con líneas de tra­ba­jo que con­ver­gen con el nues­tro en algu­nas aspec­tos míni­mos.

[email protected] con­ver­ge­mos con quien, efec­ti­va­men­te tie­ne una tra­yec­to­ria real de lucha en la calle. La con­tra infor­ma­ción ni es un nego­cio ni una herra­mien­ta para ali­men­tar egos, la con­tra infor­ma­ción debe ser un aspec­to mas de la mili­tan­cia, una pro­lon­ga­ción de lo que se hace en la calle. Repe­ti­mos, que con­ver­ge­mos con quie­nes hacen con­tra infor­ma­ción, des­de esa pre­cep­ti­va, con quie­nes están hacien­do de esto, un enla­ce entre su vida mili­tan­te y el tra­ba­jo de infor­ma­ción.

Esas con­ver­gen­cias se darán en el tiem­po con más gen­tes y pro­yec­tos que están hacien­do tra­ba­jos efec­ti­vos y con­cre­tos. Gen­tes que han hecho de sus pro­yec­tos con­tra infor­ma­ti­vos un apén­di­ce de su tra­ba­jo calle­je­ro y en el pue­blo, no una apues­ta vacía de con­te­ni­do polí­ti­co. Es un pro­ce­so impa­ra­ble, que aun esta en la cuna y al que habrá que dar el tiem­po que requie­re la con­cre­ción de pro­yec­tos polí­ti­cos.

Nues­tra fal­ta de neu­tra­li­dad, no debe ser escu­sa para entrar en los vicios de los gran­des medios de infor­ma­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Que­re­mos ter­mi­nar con el capi­ta­lis­mo y eso solo se pue­de hacer tenien­do com­por­ta­mien­tos socia­lis­tas des­de ya. No va a ser Boltxe quien entre en men­ti­ras absur­das y ter­gi­ver­sa­cio­nes como hacen los medios del sis­te­ma. La ver­dad siem­pre es revo­lu­cio­na­ria, más que nos pese. Tam­po­co sere­mos noso­tros quie­nes fál­ten­nos al res­pe­to a otras fami­lias comu­nis­tas máxi­me como afir­ma­mos que todas las fami­lias comu­nis­tas tie­nen par­te de la ver­dad y en par­te se equi­vo­can.

Boltxe, no con­fun­di­mos la cri­ti­ca con la agre­sión a las opi­nio­nes de otros com­pa­ñe­ros, for­ma­mos par­te de una uni­dad popu­lar y por eso, podre­mos cri­ti­car esta o aque­lla apues­ta polí­ti­ca de esa uni­dad popu­lar, pero es de resal­tar que el socia­lis­mo es demo­crá­ti­co o no lo es ( a no con­fun­dir con social­de­mo­cra­cia, habla­mos de la demo­cra­cia socia­lis­ta de la que habla­ba Lenin) y des­de ese con­ven­ci­mien­to res­pe­ta­mos las deci­sio­nes mayo­ri­ta­rias del movi­mien­to polí­ti­co al que apo­ya­mos, des­de nues­tra mili­tan­cia real den­tro del mis­mo.

En el plano for­ma­ti­vo, es indis­pen­sa­ble, pri­me­ro hablar del con­cep­to que apli­ca­mos al ter­mino mar­xis­mo, leni­nis­mo en la Eus­kal Herria y en el mun­do que tene­mos ante noso­tros en estos albo­res del siglo XXI.

De nues­tro lugar ideo­ló­gi­co se ha dicho de todo, pero nin­gu­na de defi­ni­cio­ne se acer­can a la reali­dad. Somos un pro­yec­to polí­ti­co basa­dos en refle­xio­nes acer­ca del lamen­ta­ble papel que ocu­pa el sec­ta­ris­mo ( todos los sec­ta­ris­mos) en el cam­po revo­lu­cio­na­rio, en el cam­po comu­nis­tas. No nos adhe­ri­mos a nin­gún ísmo preo­cu­pa­do por legi­ti­mar­se para así aca­bar con los demás a veces de for­ma terri­ble­men­te violenta,cruel, des­pó­ti­ca e ile­tra­da. Rei­vin­di­ca­mos a [email protected] los comu­nis­tas que ha apor­ta­do la his­to­ria y no desea­mos apun­tar­nos a nin­gu­na escue­la con­cre­ta, [email protected] fue­ron hom­bres y muje­res, que lucha­ron por el socia­lis­mo con acier­tos y erro­res y [email protected] apor­ta­ron su gra­ni­to de are­na, en la cons­truc­cion del socia­lis­mo.

Todas las corrien­tes comu­nis­tas tie­ne algo de razón y todas algo de equi­vo­ca­das, es por eso que hui­mos de la gue­rra de la His­to­ria, pre­fe­ri­mos actuar ante cada pro­pues­ta en cada momen­to, no somos gue­rre­ros de la gue­rra san­ta del dog­ma así que nadie nos bus­que en las bata­llas inaca­ba­bles de la inter­pre­ta­ción orto­do­xa.

Ana­li­za­mos la reali­dad con­cre­ta de Eus­kal Heria a tra­vés del axio­ma de la prác­ti­ca de la izquier­da Aber­tza­le duran­te las últi­mas cin­co déca­das, es este tiem­po todos los pro­fe­tas que nos lla­ma­ron a la uni­dad pro­le­ta­ria por enci­ma de la cons­truc­ción nacio­nal y de cla­se de Eus­kal Herria están ya muer­tos a pesar de los rim­bom­ban­tes ape­lli­dos que pusie­ron a sus for­ma­cio­nes polí­ti­cas. mar­xis­tas – leni­nis­tas, trotskys­tas, sta­li­nis­tas, todos han des­apa­re­ci­do en el tiem­po en que avan­za la lucha popu­lar en todas sus expre­sio­nes.

Este es el reto del Socia­lis­mo en el Siglo XXI, con­se­guir una polí­ti­ca real con resul­ta­dos pal­pa­bles y lea­les, lograr gobier­nos que com­ba­tan al impe­ria­lis­mo y pro­fun­di­cen por el camino de la demo­cra­ti­za­ción de los vie­jos cola­bo­ra­cio­nis­tas supues­ta­mén­te de izquier­da.

La cla­se obre­ra no va al paraí­so de la mano del sec­ta­ris­mo y la exclu­sión, esas prác­ti­cas aca­ban des­nu­dan­do la inca­pa­ci­dad ana­lí­ti­ca, teó­ri­ca, tác­ti­ca y estra­té­gi­ca de quie­nes tran­si­tan por ella. Así que Boltxe Kolek­ti­boa pue­de tra­ba­jar y cola­bo­rar con quien se des­pren­da de los vicios men­cio­na­dos, pode­mos dis­cre­par de muchos pre­su­pues­tos polí­ti­cos pero si la pro­pues­ta de tra­ba­jo que se nos for­mu­la es esti­ma­da como acep­ta­ble que nadie dude de que avan­za­re­mos jun­tas y jun­tos siem­pre que los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras lo quie­ran.

Solo exis­te una con­di­ción para este tra­ba­jo de acu­mu­la­ción de fuer­zas, la apues­ta por el pro­ce­so de reso­lu­ción demo­crá­ti­ca del pro­ble­ma polí­ti­co que supo­nen el impe­ria­lis­mo espa­ñol y tam­bién el fran­cés para Eus­kal Herria y el acom­pa­ña­mien­to del pro­ce­so de acu­mu­la­ción de fuer­zas en cla­ve demo­crá­ti­ca que pre­ci­sa nues­tro país con los agen­tes socia­les y polí­ti­cos que ya tran­si­tan por esta sen­da.

Sin aspa­vien­tos, con los ojos abier­tos para ver y los oídos aten­tos a lo que dice el pue­blo tra­ba­ja­dor nos decla­ra­mos par­te socíal­men­te beli­ge­ran­te con­tra el impe­ria­lis­mo aquí y don­de se encuen­tre de la mis­ma for­ma que afir­ma­mos nues­tra apues­ta estra­té­gi­ca por una uni­dad anti impe­ria­lis­ta basa­da en un pro­gra­ma de cla­se y demo­cra­ti­ca­men­te nacio­nal para todo Eus­kal Herria con el res­pe­to abso­lu­to a las espe­ci­fi­ci­da­des de cada terri­to­rio.

A un año de la refun­da­ción cons­ta­ta­mos que los prin­ci­pios con que nacio Boltxe en su pri­mi­ge­nio titu­lar de Boltxe­vi­ke siguen tan vigen­tes como enton­ces y die­cio­cho años más tar­de solem­ne­men­te, sobre la memo­ria de nues­tros már­ti­res en todo el mun­do, los tra­ba­ja­do­res, las muje­res pobres, el pue­blo tra­ba­ja­dor, sobre sus memo­rias siem­pre vivas pro­me­te­mos con­ti­nuar con nues­tro tra­ba­jo de for­ma­ción e infor­ma­ción comu­nis­tas lea­les al Pue­blo Tra­ba­ja­dor Vas­co y a nues­tras her­ma­nas y her­ma­nos de cla­se en todo el mun­do, sobre la pre­mi­sa de que se apo­ye la cons­truc­ción de una Eus­kal Herria Popu­lar en cla­ve de sobe­ra­nía nacio­nal, de Inde­pen­den­cia y Socia­lis­mo.

Por esto lucha­mos Boltxe Kolek­ti­boa.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *