Hable­mos de corrup­ción- Flo­ren Aoiz

Si uno está en Méxi­co, hablar de corrup­ción es casi obli­ga­do. Y no diga­mos si hace­mos men­ción al omni­pre­sen­te nar­co. Esta­mos ante reali­da­des que van mucho más allá del lugar común, cier­ta­men­te, pero como ocu­rre con lo que tene­mos a nues­tro lado, a noso­tros nos cuen­tan mil his­to­rias fal­sas sobre reali­da­des leja­nas. Y dema­sia­das veces, nos las tra­ga­mos sin per­ci­bir el sabor a veneno.

Que la corrup­ción cam­pa a sus anchas en muchos esta­dos ame­ri­ca­nos es una obvie­dad. Pero no sólo en aque­llos que apa­re­cen en el mapa ofi­cial de los corrup­tos. Ame­ri­ca­nos he escri­to, y no cen­tro o sud­ame­ri­ca­nos, por­que, ¿cómo pasar por alto los Esta­dos Uni­dos, pala­di­nes de la demo­cra­cia, la liber­tad y el jue­go lim­pio, pero mag­ní­fi­cos ejem­plos de todo lo con­tra­rio? En Méxi­co se ha dado la vuel­ta a lo que la socie­dad ha vota­do, hacien­do ganar al per­de­dor, pero pare­ci­do fue lo suce­di­do en EEUU en cier­ta elec­ción pre­si­den­cial. Aquí se com­pran favo­res que pue­den ir des­de evi­tar pagar una mul­ta has­ta obte­ner títu­los uni­ver­si­ta­rios fal­sos. Pero ¿es aca­so más lim­pio inva­dir un país con la excu­sa de unas armas de des­truc­ción masi­va que nun­ca han apa­re­ci­do? Y, sin nece­si­dad de des­pla­zar­nos has­ta e nor­te de Amé­ri­ca, no hemos olvi­da­do al en su día todo­po­de­ro­so Rol­dán, que inven­tó la titu­la­ción que nece­si­ta­ba. Tam­po­co a quie­nes hacen des­apa­re­cer votos para lle­gar a los car­gos que ambi­cio­nan. ¿No fue la tran­si­ción un gigan­tes­co timo a millo­nes de per­so­nas, ven­dién­do­les la heren­cia fran­quis­ta debi­da­men­te maqui­lla­da como una demo­cra­cia ejem­plar?

Al hablar de corrup­ción, ten­dría­mos que defi­nir a qué nos refe­ri­mos. Hay muchas for­mas de corrup­ción, y muchas en el lla­ma­do Pri­mer Mun­do, como o en mayor medi­da que en todos los demás, pero es el Pri­mer Mun­do quien deci­de qué es corrup­ción. Los que man­dan en el pla­ne­ta ela­bo­ran la lis­ta de los corrup­tos y ellos que­dan siem­pre fue­ra.

La corrup­ción lega­li­za­da o ben­de­ci­da por los dis­cur­sos domi­nan­tes no es menos gra­ve. Mi voto, si fue­ra mexi­cano, podría que­dar anu­la­do en los jue­gos sucios que se impo­nen. En Eus­kal Herria, hoy por hoy no pue­do ser can­di­da­to ni votar a quien quie­ro. En ambos casos, polí­ti­cos corrup­tos se bene­fi­cian. Aquí la mor­di­da está uni­da a muchas acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, pero ¿cuán­tas mor­di­das hay detrás del boom del ladri­llo en el Esta­do espa­ñol? ¡Qué decir de las obras públi­cas, impues­tas por decre­to y tan­tas veces adju­di­ca­das a dedo!

No digo que sean reali­da­des simi­la­res. No lo son. La corrup­ción ha lle­ga­do a car­co­mer algu­nos esta­dos. En otros luga­res está más loca­li­za­da y for­ma par­te del jue­go supues­ta­men­te legal. Pero corrup­ción es tam­bién inva­dir paí­ses, robar recur­sos natu­ra­les, explo­tar a los más débi­les, tra­fi­car con seres huma­nos, enri­que­cer­se gra­cias al sufri­mien­to humano, anu­lar elec­cio­nes, per­se­guir ideas y enga­ñar a la opi­nión públi­ca. Como lo es ali­men­tar la des­com­po­si­ción de los esta­dos débi­les y corrup­tos para man­te­ner­los sumi­sos, ata­dos de pies y manos, para mirar­los lue­go por enci­ma del hom­bro.

El mun­do está domi­na­do por la corrup­ción en sus mil y una for­mas. No cai­ga­mos en el jue­go de quie­nes sata­ni­zan a otros para ocul­tar su olor a podri­do.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *