El poder vacío- Anto­nio Álva­rez-Solís

Nada hay más peli­gro­so para la ciu­da­da­nía que un poder polí­ti­co caren­te de ideo­lo­gía moral. El poder vacío de moral, es decir, de prin­ci­pios mora­les, es una cás­ca­ra frá­gil que pue­de alo­jar cual­quier con­te­ni­do en cual­quier momen­to. Y tam­bién que­brar­se en cual­quier momen­to. Eso le ha suce­di­do al Sr. Rodrí­guez Zapa­te­ro con los suce­sos de El Aaiún.

Ante la bru­ta­li­dad del monar­ca marro­quí en el des­alo­jo del cam­pa­men­to saha­raui ins­ta­la­do en las afue­ras de la ciu­dad ‑bru­ta­li­dad tra­di­cio­nal de los monar­cas árabes‑, el Sr. Zapa­te­ro no ha teni­do más res­pues­ta que una serie de con­tra­dic­to­rias vague­da­des con las que ha con­ta­mi­na­do a todo su Gabi­ne­te. Tan­to el minis­tro espa­ñol del Inte­rior, Sr. Rubal­ca­ba –impli­ca­do en vio­len­cias ya vie­jas que han lle­va­do a una situa­ción moral­men­te recu­sa­ble al Sr. González‑, como la escan­da­lo­sa­men­te inex­per­ta minis­tra de Asun­tos Exte­rio­res, han tapi­za­do con comen­ta­rios deplo­ra­bles la pos­tu­ra de Espa­ña ante el nue­vo capí­tu­lo del geno­ci­dio alaui­ta. Una vez más Madrid ha deja­do al aire la indi­gen­cia polí­ti­ca espa­ño­la.

Así, el Sr. Zapa­te­ro ini­ció ese con­tac­to con la opi­nión públi­ca de Espa­ña ‑tan vacía como siem­pre de infor­ma­ción real que pro­duz­ca un pro­ce­so inte­lec­tual acep­ta­ble- con una vaga y sim­plis­ta decla­ra­ción de prin­ci­pios: «Nues­tros intere­ses los pone­mos por delan­te» ¿Pero cuá­les son real­men­te los intere­ses espa­ño­les en Marrue­cos? ¿Y por qué aña­de el pre­si­den­te ese «por delan­te» que impli­ca el menos­pre­cio a otros valo­res, como la con­si­de­ra­ción de los ava­sa­lla­dos dere­chos huma­nos? Dejan­do apar­te los intere­ses de un peque­ño núcleo de ban­que­ros y per­so­na­jes impli­ca­dos en mane­jos finan­cie­ros de bajo per­fil social, Marrue­cos tie­ne dos impor­tan­tes rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, la una con Esta­dos Uni­dos y la segun­da con Fran­cia.

A Esta­dos Uni­dos Marrue­cos debe una fuer­te pro­tec­ción polí­ti­ca de su Coro­na fren­te a otros paí­ses magre­bíes, como Arge­lia. Su posi­ción es, pues, vica­ria. Marrue­cos tie­ne, en este aspec­to, una fun­ción de escu­do, férrea­men­te con­tro­la­do, de la polí­ti­ca nor­te­ame­ri­ca­na, a la que subor­di­na el bien­es­tar de su pobla­ción, man­te­ni­da en una visi­ble penu­ria. De Fran­cia depen­de casi total­men­te la agri­cul­tu­ra marro­quí, que cons­ti­tu­ye la base eco­nó­mi­ca de la vida del rei­no alaui­ta, que per­ma­ne­ce, repe­ti­mos, en una fase muy pri­ma­ria de desa­rro­llo. Las expor­ta­cio­nes agra­rias marro­quíes a Euro­pa son asun­to total­men­te fran­cés y Espa­ña sir­ve úni­ca­men­te como per­ju­di­ca­do camino de trán­si­to a esas hor­ta­li­zas y fru­tas que pasan el Estre­cho. Es más, las infra­es­truc­tu­ras indus­tria­les y de ser­vi­cios marro­quíes, muy pobres de cara a las nece­si­da­des del país, están domi­na­das por el capi­tal fran­cés, con una cre­cien­te inter­ven­ción nor­te­ame­ri­ca­na. Por tan­to los intere­ses espa­ño­les que se exhi­ben como impor­tan­tes por el Gobierno espa­ñol no pasan de refe­rir­se a una supues­ta cola­bo­ra­ción en mate­ria de segu­ri­dad ‑que Rabat mane­ja a su anto­jo- y a un pre­sun­to muro para con­te­ner la inmi­gra­ción, que Marrue­cos admi­nis­tra como meca­nis­mo de pre­sión fren­te a Madrid.

Inclu­so cabe supo­ner que la ser­vi­dum­bre de Espa­ña ante Rabat pue­de estar vetea­da por cier­tos datos que Marrue­cos posee pro­ba­ble­men­te acer­ca de suce­sos de ori­gen tan oscu­ro como el aten­ta­do come­ti­do en el acce­so ferro­via­rio a la esta­ción de Ato­cha. Datos que no me sor­pren­de­ría tam­po­co que obra­sen en manos de la «inte­li­gen­cia» fran­ce­sa. Los intere­ses de Espa­ña pue­den ser, por tan­to, muy limi­ta­dos. Espa­ña no ha deci­di­do nun­ca su pos­tu­ra en Marrue­cos o ante Marrue­cos sin con­tar de anti­guo y has­ta el pre­sen­te con Fran­cia, que actúa como poli­cía mili­tar y eco­nó­mi­co en el Magreb. La mis­ma san­grien­ta gue­rra con Abdel­krim no pudo ganar­se sino con la inter­ven­ción opro­bio­sa fran­ce­sa. «Nues­tros intere­ses» que­dan, pues, en una subor­di­na­ción más, aho­ra agra­va­da por la per­te­nen­cia a la Unión Euro­pea, den­tro de la cual la pre­sen­cia fran­ce­sa, entre otras, rele­ga a Espa­ña a un papel muy secun­da­rio. Tris­te cosa que tra­ta de velar Madrid, aho­ra con­du­ci­do por el Sr. Rodrí­guez Zapa­te­ro, cás­ca­ra vacía de la eva­nes­cen­te polí­ti­ca espa­ño­la.

Todo lo que veni­mos apun­tan­do ha pro­du­ci­do con­se­cuen­te­men­te una ver­ba­li­dad impre­sen­ta­ble en los diver­sos minis­tros espa­ño­les que jue­gan papel sig­ni­fi­ca­do en este lan­ce. Empie­za el des­or­den minis­te­rial por el extra­ño y lla­ma­ti­vo nom­bra­mien­to del rele­va­do Sr. Mora­ti­nos, has­ta hace nada minis­tro de Esta­do, para enten­der­se con la Cor­te de Rabat. Y ello, a los dos meses del nom­bra­mien­to de la Sra. Jimé­nez para ocu­par el Minis­te­rio de Asun­tos Exte­rio­res. Las bofe­ta­das del Sr. Zapa­te­ro a sus cola­bo­ra­do­res mar­ca­rán la memo­ria polí­ti­ca de esta sin­gla­du­ra espa­ño­la. Cla­ro que a su vez el Sr. Zapa­te­ro ha teni­do que tran­si­gir con la ele­va­ción del Sr. Pérez Rubal­ca­ba al máxi­mo nivel del Gobierno, exi­gen­cia que creo per­te­ne­ce a la vie­ja guar­dia del PSOE. La lar­ga y estre­cha rela­ción per­so­nal del Sr. Zapa­te­ro con la Sra. Jimé­nez no ha ser­vi­do a ésta de gran cosa para evi­tar­le su degra­da­ción polí­ti­ca. La cás­ca­ra vacía empie­za a lle­nar­se de raras y dan­zan­tes molé­cu­las orgá­ni­cas que actúan como las molé­cu­las físi­cas en el seno del gas polí­ti­co.

El Sr. Gon­zá­lez podría muy bien ser­vir de cata­li­za­dor de este fenó­meno de físi­ca públi­ca. Yo creo que el Sr. Gon­zá­lez es la yema ectó­pi­ca que ope­ra sobre el hue­vo vacío. Y el Sr. Gon­zá­lez tie­ne dema­sia­do Marrue­cos en su ópti­ca.

Y de ahí pro­vie­nen las res­tan­tes fra­ses que sir­ven de gro­se­ro empe­dra­do a esta zara­ban­da que bai­la el Sr. Zapa­te­ro, refu­gia­do en algu­nas pue­ri­les foto­gra­fías inter­na­cio­na­les que desea pren­der, sin lle­ga el caso, del tablón de sus pró­xi­mas elec­cio­nes. ¡Señor, Señor! ¿Por qué nos haces pasar por este tra­go?

Hablá­ba­mos al prin­ci­pio de esas fra­ses deto­nan­tes que enmar­can por par­te de Espa­ña este suce­so his­tó­ri­co. A la ini­cial de Zapa­te­ro pode­mos aña­dir las que se deben al minis­tro Sr. Ruba­ca­ba al escu­dar su inac­ción en la caren­cia de datos fia­bles, datos que al fin obtu­vo nada menos que de su cole­ga el minis­tro del Inte­rior marro­quí. Por lo vis­to los ser­vi­cios de la inte­li­gen­cia espa­ño­la han sido inefi­ca­ces. Pero todas estas mati­za­cio­nes han sido coro­na­das asom­bro­sa­men­te por la minis­tra de Exte­rio­res de Madrid, Sra. Jimé­nez. Una de ellas resul­ta glo­rio­sa: «Espa­ña siem­pre ha defen­di­do el dere­cho a la libre auto­de­ter­mi­na­ción del pue­blo saha­raui». Curio­sa esta defen­sa de la auto­de­ter­mi­na­ción según los pue­blos. La base de la liber­tad le vale a la minis­tra de un modo selec­ti­vo. Su con­cep­ción de la auto­de­ter­mi­na­ción es abso­lu­ta­men­te cir­cuns­tan­cial y no tie­ne nada que ver con el sen­ti­do pleno y per­ma­nen­te que han de tener los dere­chos huma­nos. (¡Eus­ka­di, Eus­ka­di…!).

Y cómo expli­car que esa defen­sa de la auto­de­ter­mi­na­ción no haya lle­va­do a Espa­ña a una actua­ción fuer­te y noble ante los altos orga­nis­mos euro­peos? Jus­ti­fi­ca la minis­tra esta pasi­vi­dad aña­dien­do que paí­ses de tan­ta impli­ca­ción en la zona como es Fran­cia tam­po­co «lo han hecho». Esto últi­mo es colo­sal si tene­mos en cuen­ta el papel fran­cés en el Magreb. Y sigue la minis­tra: «La esta­bi­li­dad de Marrue­cos es fun­da­men­tal para la esta­bi­li­dad de Espa­ña». La his­to­ria Espa­ña está hecha de tro­zos de his­to­ria aje­na.

Y lle­ga la cul­mi­na­ción del des­ma­dra­do torren­te ver­bal: «Un Gobierno no pue­de reac­cio­nar ante opi­nio­nes». Seño­ra minis­tra, el pue­blo ha esta­do en la calle ¿No le vale? ¿Y con que se hace la demo­cra­cia sino con opi­nio­nes que deben pon­de­rar­se? Lo peor del engru­do es que aca­ba afec­ta­do a las dos manos con que tor­pe­men­te se mane­ja. El pan ter­mi­na de salir como unas tor­tas.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *