El país de los niños per­di­dos – Mikel Ari­za­le­ta

El país de los niños per­di­dos

Hace algu­nos años, en el 2003, tro­pe­cé con un bello libro, “Els nens per­duts del fran­quis­me” de Ricard Vin­yes, Mon­tse Armen­gou y Ricard Belis, que con­vir­tie­ron en repor­ta­je tele­vi­si­vo. Me emo­cio­nó su lec­tu­ra. Des­co­no­cía la dimen­sión del secues­tro y mal­tra­to. ¿Sabe usted? Segui­mos sien­do el país de los niños per­di­dos. Toda­vía, fina­li­zan­do el 2010, des­co­no­ce­mos la ver­da­de­ra dimen­sión del caso. Hay his­to­ria­do­res y estu­dio­sos que lo cifran en 30.000. Pero pudie­ran ser muchos más. ¡Qué terri­ble vivir en un país en el que ni el gobierno, ni el fis­cal gene­ral, ni el defen­sor del pue­blo, ni la audien­cia nacio­nal, ni el tri­bu­nal supre­mo, ni el par­la­men­to con su ley de la memo­ria his­tó­ri­ca se hayan moles­ta­do lo más míni­mo por este inmen­so, des­co­mu­nal y des­co­ra­zo­na­dor cri­men, ni siquie­ra de con­ta­bi­li­zar­lo! ¡Que el Esta­do no haya ave­ri­gua­do qué pasó con las víc­ti­mas del fran­quis­mo, muy espe­cial­men­te con los hijos de pre­sas, de tra­ba­ja­do­res no afec­tos al régi­men fran­quis­ta o de aque­llos a quie­nes de una u otra mane­ra se les pri­vó de su dere­cho al nom­bre, a su filia­ción, a saber quie­nes eran!

No olvi­de­mos que “tene­mos jue­ces en las altas ins­tan­cias que han jura­do leal­tad a Fran­co, que tene­mos par­ti­dos polí­ti­cos de cuan­do Fran­co y por tener fran­quis­mo tene­mos has­ta leyes de la memo­ria copia­das de Fran­co”. El mis­mo rey es uno de ellos.

El robo y secues­tro de niños se basa­ba en la doc­tri­na sobre la sal­va­ción de la pure­za racial de la his­pa­ni­dad, de ins­pi­ra­ción nazi del jefe de los Ser­vi­cios Psi­quiá­tri­cos Mili­ta­res de Fran­co, el coro­nel Valle­jo-Náje­ra. Hay estu­dios publi­ca­dos en los que se refle­ja la nece­si­dad de sepa­rar a estos niños de las fami­lias repu­bli­ca­nas para impe­dir que pro­si­guie­ra el con­ta­gio del comu­nis­mo, que iba a lle­var a la dege­ne­ra­ción men­tal de la espa­ño­li­dad. Hacían inves­ti­ga­cio­nes for­za­das con pri­sio­ne­ros. Creo, dice el juris­ta Rodrí­guez Arias, que los crí­me­nes del fran­quis­mo pue­den ser cali­fi­ca­dos como terro­ris­mo de Esta­do, como tam­bién lo fue­ron los de la Dic­ta­du­ra argen­ti­na, pero el con­cep­to de crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad es mucho más exac­to y favo­ra­ble para las vic­ti­mas por los efec­tos que les reco­no­ce el Dere­cho Penal Inter­na­cio­nal des­de Nurem­berg.

Dice el pro­fe­sor Rodrí­guez Arias: “Segui­mos sien­do el segun­do país del mun­do en cifras de des­apa­re­ci­dos, tan sólo por detrás de la Cam­bo­ya de Pol Pot, y aun­que trá­gi­ca­men­te segui­mos tenien­do más des­apa­re­ci­dos en Espa­ña que en toda his­pa­no­amé­ri­ca hemos acu­di­do allí pre­ten­dien­do dar­les lec­cio­nes y son ellos los que debe­rían dár­nos­las a noso­tros en este cam­po… vivi­mos en un país en el que se da el mayor caso de des­apa­ri­ción for­za­da espe­cí­fi­ca­men­te infan­til per­pe­tra­do en la Euro­pa con­tem­po­rá­nea, don­de ni tan siquie­ra el caso de los niños del Lebens­born nazi de Himm­ler, ni otros más cono­ci­dos de fue­ra – como los 800 niños de las Abue­las de Pla­za de Mayo – pare­cen resul­tar equi­pa­ra­bles en cifras poten­cia­les. Un núme­ro inde­ter­mi­na­do de per­so­nas ‑nues­tros “des­apa­re­ci­dos en vida”-, con­ti­núan entre noso­tros des­co­no­cien­do aún hoy sus ver­da­de­ros orí­ge­nes y el hecho mis­mo de tener seres que­ri­dos – tam­bién aún hoy – a la espe­ra de un lar­ga­men­te anhe­la­do reen­cuen­tro fami­liar… Un país en el que la repre­sión de la dic­ta­du­ra se cebó tam­bién en los niños de los defen­so­res de nues­tra Segun­da Repú­bli­ca; niños arre­ba­ta­dos a sus madres en cár­ce­les y salas de par­to, secues­tra­dos por agen­tes del Esta­do fran­quis­ta en Fran­cia y otros paí­ses para su “rein­te­gra­ción” a la patria pre­vio cam­bio de ape­lli­dos y, por supues­to, de fami­lia. Todo ello en nom­bre de la sal­va­ción de la pure­za racial de la his­pa­ni­dad de un supues­to “con­ta­gio rojo”, por si fue­ra peque­ña la mons­truo­si­dad…, en este país, el país de los niños per­di­dos, los agen­tes del Esta­do pudie­ron lle­var a cabo las miles de eje­cu­cio­nes extra­ju­di­cia­les o los robos de bebés inde­fen­sos, pero no la loca­li­za­ción e iden­ti­fi­ca­ción de estos mis­mos des­apa­re­ci­dos y la devo­lu­ción a sus sufri­das fami­lias.”

Miguel Ángel Rodrí­guez Arias es inves­ti­ga­dor de Dere­cho Penal Inter­na­cio­nal de la UCLM (Uni­ver­si­dad de Cas­ti­lla-La Man­cha) y autor de las pri­me­ras inves­ti­ga­cio­nes jurí­di­cas en Espa­ña abor­dan­do la cues­tión de los des­apa­re­ci­dos del fran­quis­mo como “crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad” no pres­cri­tos, y no sólo como cues­tión de “memo­ria”. Es autor del libro “El caso de los niños per­di­dos del fran­quis­mo: cri­men con­tra la huma­ni­dad[i], inves­ti­ga­ción en la que se basó el juez B. Gar­zón para abrir el caso de las des­apa­ri­cio­nes infan­ti­les duran­te la dic­ta­du­ra. Cuen­ta en su haber cua­tro pre­mios nacio­na­les e inter­na­cio­na­les de inves­ti­ga­ción.

En el país de los niños per­di­do tene­mos una ley “de la memo­ria his­tó­ri­ca”, la ley 522007 del 26 de diciem­bre, que repro­du­ce plan­tea­mien­tos jurí­di­cos fran­quis­tas. No se tra­ta de una afir­ma­ción a la lige­ra, “su artícu­lo 13 repro­du­ce fiel­men­te, en mate­ria de des­apa­ri­cio­nes, el de la Orden de 1 de Mayo de 1940 “sobre exhu­ma­cio­nes e inhu­ma­cio­nes de cadá­ve­res ase­si­na­dos por los rojos” (BOE n. 130, de 09 de mayo de 1940); este copia-pega vul­ne­ra el Con­ve­nio Euro­peo para la Pro­tec­ción de los Dere­chos Huma­nos, rati­fi­ca­do por nues­tro país en 1979. La ley de la Memo­ria es equi­dis­tan­te, no decla­ra ile­gal el fran­quis­mo, no decla­ra sus actos jurí­di­cos nulos de pleno dere­cho, no plan­tea devo­lu­cio­nes de patri­mo­nios incau­ta­dos a par­ti­cu­la­res y, ade­más, tra­ta a las víc­ti­mas del fran­quis­mo y a las que sufrie­ron los exce­sos de ele­men­tos incon­tro­la­dos en la reta­guar­dia guber­na­men­tal al mis­mo nivel.

La Ley de la Memo­ria no sólo se olvi­da de los niños, tam­bién se olvi­da de las muje­res, no tie­ne una sola pala­bra para ellas. El obje­ti­vo de su libro: poner de mani­fies­to las dis­tin­tas posi­bi­li­da­des de acción al alcan­ce de las víc­ti­mas y, tam­bién, las has­ta aho­ra com­ple­ta­men­te des­aten­di­das res­pon­sa­bi­li­da­des de nues­tro Esta­do en la tute­la de sus dere­chos. Sabien­do que es la con­ti­nua­ción de un camino con­tra la impu­ni­dad y el olvi­do de estos crí­me­nes ini­cia­do en su día por otras per­so­nas como Toma­sa Cue­vas, Eduar­do Pons Pra­des, Ricard Vin­yes Ribas, Armen­gou y Belis y otros: que el Esta­do asu­ma de for­ma ple­na la bús­que­da e iden­ti­fi­ca­ción de los des­apa­re­ci­dos, como tarea y res­pon­sa­bi­li­dad pro­pias, sen­ti­das como tal por todo su apa­ra­to orga­ni­za­ti­vo.

He vis­to la pelí­cu­la Iza­rren argiak o Estre­llas que alcan­zar, tra­ta sobre una de tan­tas cár­ce­les bes­tia­les de muje­res del fran­quis­mo, la de Satu­rra­rán (Gipuz­koa), y me he acor­da­do de Vicen­ta Flo­res, de aque­lla mujer que vivió siem­pre con el mie­do, has­ta que se dijo: “No te calles tan­to, que si te callas te vas a morir sin hablar. Ten­go que decir al mun­do ente­ro que soy la hija de Mele­cio. Que sea rojo, que sea blan­co, que sea lo que quie­ra. Era mi padre y si era rojo, no ten­go nin­gu­na ver­güen­za. ¿Era rojo? ¡Pues soy la hija de un rojo! Vicen­ta se sien­te esta­fa­da. Le roba­ron el padre, le roba­ron la infan­cia y le roba­ron su pasa­do”[ii].

Vivi­mos en un país con cien­to cin­cuen­ta mil per­so­nas en fosas clan­des­ti­nas, en el que sigue habien­do temas tabú como el de la devo­lu­ción de las requi­sas de bie­nes y papel mone­da y el de las indem­ni­za­cio­nes, impres­crip­ti­bles, a los tra­ba­ja­do­res for­za­dos por par­te de los empre­sa­rios de Fran­co, que saca­ron buen pro­ve­cho de la dic­ta­du­ra.

Es noviem­bre, den­tro y fue­ra.

Mikel Ari­za­le­ta, 17 827 048


[i]El caso de los niños per­di­dos del fran­quis­mo: cri­men con­tra la huma­ni­dad” de Miguel Ángel Rodrí­guez Arias

[ii]Los niños per­di­dos del fran­quis­mo” de Ricard Vin­yes, Mon­tse Armen­gou, Ricard Belis, pag. 185

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *