Ten­den­cias de la bar­ba­rie y pers­pec­ti­vas del socia­lis­mo- James Petras

[Tra­du­ci­da por La Hai­ne] Ponen­cia pre­sen­ta­da en el III Encuen­tro Civi­li­za­ción o Bar­ba­rie, Ser­pa, Por­tu­gal. 30 de octu­bre al 1 de noviem­bre 2010

Intro­duc­ción

Las socie­da­des y Esta­dos occi­den­ta­les se diri­gen inexo­ra­ble­men­te hacia con­di­cio­nes que apa­ren­tan bar­ba­rie; ocu­rren cam­bios estruc­tu­ra­les que tras­to­can déca­das de bene­fi­cios socia­les y some­ten a los tra­ba­ja­do­res, a los recur­sos natu­ra­les y a la rique­za de las nacio­nes a explo­ta­ción, pilla­je y robo, bajan­do el nivel de vida y crean­do nive­les de des­con­ten­to sin pre­ce­den­tes.

La bar­ba­rie se tor­na más evi­den­te en las gue­rras geno­ci­das, orga­ni­za­das y diri­gi­das por EE.UU. y por Euro­pa Occi­den­tal. La des­truc­ción impe­rial de socie­da­des ente­ras es acom­pa­ña­da por la des­ar­ti­cu­la­ción, ase­si­na­tos y exi­lio del actual núcleo cien­tí­fi­co secu­lar y artís­ti­co de la socie­dad ira­quí y por el fomen­to de con­flic­tos étni­co-reli­gio­sos retró­gra­dos y sátra­pas. La bar­ba­rie impe­rial se mani­fies­ta en la apli­ca­ción sis­te­má­ti­ca de cas­ti­gos crue­les y poco habi­tua­les, tor­tu­ras orde­na­das por el Gobierno y ase­si­na­tos trans­fron­te­ri­zos hacien­do par­te de la polí­ti­ca de Esta­do. El impe­ria­lis­mo bár­ba­ro es con­du­ci­do por los mili­ta­ris­tas y sio­nis­tas que inten­tan des­truir a los adver­sa­rios, a sus eco­no­mías y socie­da­des, en con­tras­te con los impe­ria­lis­tas tra­di­cio­na­les que pro­cu­ran con­tro­lar y explo­tar los recur­sos y los tra­ba­ja­do­res espe­cia­li­za­dos. Las prác­ti­cas bár­ba­ras son el resul­ta­do de los estra­te­gas polí­ti­cos y sus ase­so­res infil­tra­dos en ins­ti­tu­cio­nes bár­ba­ras: médi­cos y psi­có­lo­gos acon­se­jan y par­ti­ci­pan en las tor­tu­ras; aca­dé­mi­cos pro­pa­gan doc­tri­nas («gue­rras jus­tas») que defien­den gue­rras bár­ba­ras; res­pon­sa­bles mili­ta­res pro­yec­tan y prac­ti­can crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad para garan­ti­zar pro­mo­cio­nes, sala­rios mayo­res y pen­sio­nes lucra­ti­vas. Los gran­des medios de comu­ni­ca­ción social trans­mi­ten los eufe­mis­mos triun­fa­lis­tas ofi­cia­les apo­yan­do los tras­la­dos en masa de las pobla­cio­nes, atri­bu­yen­do crí­me­nes de gue­rra a las víc­ti­mas y aplau­dien­do a los pelo­to­nes de fusi­la­mien­to. En suma, la bar­ba­rie comien­za con la éli­te urba­na y se fil­tra has­ta el tra­ba­ja­dor manual pro­vin­ciano.

Vamos a con­ti­nuar defi­nien­do los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos, polí­ti­cos y mili­ta­res que impul­san el pro­ce­so de decli­ve y des­com­po­si­ción y seguir con un rela­to de la res­pues­ta popu­lar de las masas a sus con­di­cio­nes en dete­rio­ro. Las pro­fun­das mudan­zas estruc­tu­ra­les que acom­pa­ñan el cre­ci­mien­to de la bar­ba­rie se tor­nan la base para ana­li­zar las pers­pec­ti­vas del socia­lis­mo en el siglo XXI.

La onda cre­cien­te de la bar­ba­rie

En la socie­dad anti­gua la «bar­ba­rie» y sus por­ta­do­res, «los bár­ba­ros», fue­ron vis­tos como ame­na­zas de inva­so­res exte­rio­res de regio­nes ale­ja­das que des­cen­dían sobre Roma y Ate­nas. En las socie­da­des occi­den­ta­les con­tem­po­rá­neas, los bár­ba­ros vie­nen de den­tro, de la éli­te de la socie­dad, empe­ña­dos en impo­ner un nue­vo orden que des­tru­ya el teji­do social y la base pro­duc­ti­va de la socie­dad, trans­for­man­do medios de vida esta­bles en un día a día inse­gu­ro y en dete­rio­ro.

La lla­ve para la bar­ba­rie con­tem­po­rá­nea se encuen­tra en las pro­fun­das estruc­tu­ras del Esta­do y de la eco­no­mía. Inclu­yen:

1. La ascen­den­cia de una éli­te finan­cie­ra y espe­cu­la­ti­va que saqueó billo­nes de dóla­res de los aho­rris­tas, inver­so­res, per­so­nas con hipo­te­cas, con­su­mi­do­res y Esta­dos, chu­pan­do enor­mes recur­sos de la eco­no­mía pro­duc­ti­va des­ti­na­dos a una éli­te para­si­ta­ria infil­tra­da den­tro del Esta­do y en la eco­no­mía de papel.

2. Una éli­te polí­ti­ca mili­ta­ris­ta que se encuen­tra en un esta­do de gue­rra per­ma­nen­te des­de media­dos del siglo pasa­do. Gue­rras inter­mi­na­bles, ase­si­na­tos trans­fron­te­ri­zos, terro­ris­mo de Esta­do, sus­pen­sión de las garan­tías tra­di­cio­na­les, lle­va­ron a una con­cen­tra­ción de pode­res dic­ta­to­ria­les, pri­sio­nes arbi­tra­rias, tor­tu­ras y nega­ción de habeas cor­pus.

3. En medio de una pro­fun­da rece­sión eco­nó­mi­ca, gran­des gas­tos del Esta­do en la cons­truc­ción de un impe­rio eco­nó­mi­co y mili­tar a cos­ta de la eco­no­mía inter­na y el nivel de vida refle­jan la subor­di­na­ción de la eco­no­mía local a las acti­vi­da­des del Esta­do impe­rial.

4. Crí­me­nes y corrup­ción al más alto nivel, en todas las esfe­ras de la acti­vi­dad del Esta­do y nego­cios – des­de las com­pras del Esta­do a las pri­va­ti­za­cio­nes, a los sub­si­dios para los super-ricos – esti­mu­lan el cre­ci­mien­to del cri­men inter­na­cio­nal de arri­ba hacia aba­jo, la lum­pe­ni­za­ción de la cla­se capi­ta­lis­ta y un Esta­do don­de la ley y el orden caye­ron en des­gra­cia.

5. Como resul­ta­do de los gran­des cos­tos de cons­truc­ción del impe­rio y del pilla­je de la oli­gar­quía finan­cie­ra, el peso socio-eco­nó­mi­co reca­yó de lleno sobre los hom­bros de los tra­ba­ja­do­res asa­la­ria­dos, pen­sio­nis­tas y tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, crean­do un des­cen­so social a lar­go pla­zo y en gran esca­la. Con la pér­di­da de empleos y la pér­di­da de empleos bien remu­ne­ra­dos, la eje­cu­ción de hipo­te­cas se dis­pa­ra y la cla­se media esta­ble y tra­ba­ja­do­ra se enco­ge y es obli­ga­da a aumen­tar sus horas y años de tra­ba­jo.

6. À medi­da que las gue­rras impe­ria­les se extien­den por el mun­do alcan­zan­do pobla­cio­nes ente­ras, con bom­bar­deos con­ti­nua­dos y ope­ra­cio­nes de terror clan­des­ti­nas, se gene­ran redes terro­ris­tas opo­si­to­ras que tam­bién ata­can a civi­les en los mer­ca­dos, en los trans­por­tes y en los espa­cios públi­cos. El mun­do pare­ce un mun­do Hob­be­siano, sin reglas, de «todos con­tra todos».

En la reali­dad, el «mun­do occi­den­tal» (EUA/​UE/​NATO/​Israel y sus saté­li­tes) está empe­ña­do en una «gue­rra total» con­tra los pue­blos del mun­do, que resis­ten el some­ti­mien­to impe­ria­lis­ta y sio­nis­ta. La «gue­rra total» tal como es prac­ti­ca­da por Occi­den­te, sig­ni­fi­ca que:

(a) No exis­te dis­tin­ción entre blan­cos mili­ta­res y civi­les – todos son siem­pre con­si­de­ra­dos dig­nos de des­truc­ción en un sen­ti­do per­ver­so de iro­nía tota­li­ta­ria, al bom­bar­dear a los civi­les, los pode­res impe­ria­les trans­for­man una gue­rra de gue­rri­lla en una «gue­rra popu­lar»: gue­rras tota­les unen a comu­ni­da­des, fami­lias, cla­nes a los lucha­do­res de la resis­ten­cia.

(b) Las gue­rras tota­les uti­li­zan todos los medios para ani­qui­lar al enemi­go – armas de enve­ne­na­mien­to masi­vo (ura­nio empo­bre­ci­do), escua­dro­nes de la muer­te, eje­cu­cio­nes suma­rias, bom­bar­deo indis­cri­mi­na­do de aldeas con dro­nes tele­di­ri­gi­dos, pri­sio­nes en masa de hom­bres adul­tos en las regio­nes de gran con­flic­ti­vi­dad. Como resul­ta­do de la «gue­rra total» impe­rial como patrón de con­flic­to, la la opo­si­ción repli­ca alcan­zan­do a civi­les, inclu­yen­do pro­fe­so­res, médi­cos y tra­duc­to­res uti­li­za­dos por las agen­cias inter­na­cio­na­les.

7. El cre­cien­te extre­mis­mo étni­co-reli­gio­so liga­do al mili­ta­ris­mo exis­te entre los cris­tia­nos, judíos, musul­ma­nes, hin­dúes, subs­ti­tu­yen­do la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal de cla­se por doc­tri­nas de supre­ma­cía racial y pene­tran­do con pro­fun­di­dad las estruc­tu­ras del Esta­do y de la socie­dad,

Uno de los más fla­gran­tes resul­ta­dos del perío­do pos 2ª Gue­rra Mun­dial ha sido la influen­cia sin pre­ce­den­tes de la con­fi­gu­ra­ción del poder Judeo-Sio­nis­ta y su papel cen­tral den­tro del Esta­do impe­rial de EE.UU., jun­tan­do las bár­ba­ras prác­ti­cas impe­ria­les de EE.UU. e israe­líes. Estas inclu­yen tor­tu­ras sis­te­má­ti­cas, san­cio­nes eco­nó­mi­cas, bom­bar­deo de civi­les y otros crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad Las lar­gas gue­rras de Israel con­tra los pue­blos ára­bes y musul­ma­nes – por más de 60 años y con­ti­núan – se jun­tan aho­ra a los estra­te­gas sio­nis­tas en Washing­ton que pro­mue­ven gue­rras pro­lon­ga­das, en serie y que siguen la agen­da israe­lí inci­tan­do a una isla­mo­fo­bia his­té­ri­ca a tra­vés de los gran­des medios de comu­ni­ca­ción social y la aca­de­mia. Hoy, el judeo-fas­cis­mo está infil­tra­do en el gobierno israe­lí (3 minis­tros), en el ejér­ci­to, orde­nes reli­gio­sas y sec­to­res sig­ni­fi­ca­ti­vos de la pobla­ción.

8. La des­apa­ri­ción del colec­ti­vis­mo bene­fac­tor euro­peo y asiá­ti­co – en la ex-URSS y Chi­na – qui­tó la pre­sión com­pe­ti­ti­va sobre el capi­ta­lis­mo occi­den­tal y lo ani­mó a revo­car todas las con­ce­sio­nes socia­les con­ce­di­das a los tra­ba­ja­do­res en el perío­do pos 2ª Gue­rra Mun­dial.

9. La des­apa­ri­ción del Comu­nis­mo y la inte­gra­ción de la social-demo­cra­cia al sis­te­ma capi­ta­lis­ta con­du­jo a un seve­ro decai­mien­to de la izquier­da, que las pro­tes­tas socia­les espo­rá­di­cas de los movi­mien­tos socia­les no con­si­guie­ron reem­pla­zar.

10. Tenien­do en vis­ta el actual ata­que a gran esca­la con­tra el nivel de vida de los tra­ba­ja­do­res y de la cla­se media, exis­ten pro­tes­tas oca­sio­na­les en la mejor de las hipó­te­sis e impo­ten­cia polí­ti­ca como míni­mo.

11. La explo­ta­ción masi­va del tra­ba­jo en las socie­da­des pos-revo­lu­cio­na­rias, como en Chi­na y Viet­nam, inclu­ye la exclu­sión de cen­te­nas de millo­nes de tra­ba­ja­do­res emi­gran­tes de los ser­vi­cios públi­cos ele­men­ta­les como edu­ca­ción y salud. El pilla­je sin pre­ce­den­tes y la con­fis­ca­ción por los oli­gar­cas domés­ti­cos y mul­ti­na­cio­na­les de milla­res de empre­sas públi­cas estra­té­gi­cas lucra­ti­vas en Rusia, en las repú­bli­cas ex-Sovié­ti­cas, Euro­pa del Este, los Bal­ca­nes y paí­ses Bál­ti­cos repre­sen­tó la mayor trans­fe­ren­cia de rique­za públi­ca al sec­tor pri­va­do, en el más cor­to perío­do, de toda la his­to­ria.

En suma, la «bar­ba­rie» sur­gió como una reali­dad deter­mi­nan­te, pro­duc­to de la emer­gen­cia en EE.UU. de una cla­se finan­cie­ra domi­nan­te que es para­si­ta­ria, mili­ta­ris­ta y sio­ni­za­da. Los bár­ba­ros están aquí y aho­ra, pre­sen­tes den­tro de las fron­te­ras de las socie­da­des y Esta­dos occi­den­ta­les. Son domi­nan­tes y per­si­guen agre­si­va­men­te una agen­da que redu­ce con­ti­nua­men­te el nivel de vida, trans­fie­re la rique­za públi­ca a sus cofres pri­va­dos, roba recur­sos públi­cos, des­tru­ye dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les en su bús­que­da de gue­rras impe­ria­les, segre­gan­do y per­si­guien­do a millo­nes de tra­ba­ja­do­res inmi­gran­tes y pro­mo­vien­do la desin­te­gra­ción y dis­mi­nu­ción de una cla­se media y tra­ba­ja­do­ra esta­ble. Más que nun­ca en la his­to­ria recien­te, el 1% más ele­va­do de la pobla­ción con­tro­la una par­te cada vez mayor de la rique­za y los recur­sos nacio­na­les.

Mitos y Reali­da­des del Capi­ta­lis­mo His­tó­ri­co

El retro­ce­so, sos­te­ni­do y a lar­ga esca­la, de los dere­chos y dis­po­si­cio­nes socia­les, segu­ri­dad en el empleo, pen­sio­nes y sala­rios demues­tra la fal­se­dad de las ideas de un pro­gre­so lineal del capi­ta­lis­mo. El retro­ce­so, fru­to del mayor poder de la cla­se capi­ta­lis­ta, demues­tra la vali­dez de la pro­po­si­ción mar­xis­ta de que la lucha de cla­ses es la fuer­za moto­ra de la his­to­ria – por lo menos, en la medi­da en que la con­di­ción huma­na es con­si­de­ra­da el cen­tro de la his­to­ria.

La segun­da pre­mi­sa fal­sa es que los Esta­dos con base en «eco­no­mías de mer­ca­do» nece­si­tan paz, y el coro­la­rio de que los «mer­ca­dos» derro­tan al mili­ta­ris­mo, es refu­ta­do por el hecho de que la eco­no­mía de mer­ca­do prin­ci­pal, los Esta­dos Uni­dos, estu­vo en un esta­do de gue­rra cons­tan­te des­de prin­ci­pios de 1940; acti­va­men­te empe­ña­dos en gue­rras, en cua­tro con­ti­nen­tes, has­ta la actua­li­dad. Con nue­vas gue­rras mayo­res y más san­grien­tas en el hori­zon­te. La cau­sa y resul­ta­do de la gue­rra per­ma­nen­te, es el cre­ci­mien­to de un «Esta­do de segu­ri­dad nacio­nal» mons­truo­so que no reco­no­ce fron­te­ras nacio­na­les y absor­be la mayor par­te del pre­su­pues­to nacio­nal.

El ter­cer mito del capi­ta­lis­mo “avan­za­do” madu­ro es que revo­lu­cio­na cons­tan­te­men­te la pro­duc­ción a tra­vés de la inno­va­ción y de la tec­no­lo­gía Con el cre­ci­mien­to de la éli­te mili­ta­ris­ta y finan­cie­ra espe­cu­la­ti­va, las fuer­zas pro­duc­ti­vas han sido arra­sa­das y la “inno­va­ción” se redu­ce prin­ci­pal­men­te a la crea­ción de ins­tru­men­tos finan­cie­ros que explo­tan a los inver­so­res, roban los acti­vos y ani­qui­lan el empleo pro­duc­ti­vo.

A medi­da que el impe­rio cre­ce, la eco­no­mía inter­na dis­mi­nu­ye, el poder se cen­tra­li­za en el eje­cu­ti­vo, los pode­res legis­la­ti­vos son recor­ta­dos y se nie­ga a la ciu­da­da­nía una repre­sen­ta­ti­vi­dad real e inclu­si­ve el veto a tra­vés de pro­ce­sos elec­to­ra­les

La res­pues­ta de las masas al cre­ci­mien­to de la bar­ba­rie

El cre­ci­mien­to de la bar­ba­rie en nues­tro seno creó una repul­sa públi­ca masi­va con­tra sus prin­ci­pa­les auto­res. Los son­deos mues­tran repe­ti­da­men­te:

1. Un dis­gus­to pro­fun­do y repul­sa con­tra todos los par­ti­dos polí­ti­cos.

2. Las mayo­rías sien­ten una gran des­con­fian­za en rela­ción a la éli­te empre­sa­rial y polí­ti­ca.

3. Las mayo­rías recha­zan la con­cen­tra­ción del poder empre­sa­rial y el abu­so de este poder, prin­ci­pal­men­te por los ban­que­ros y finan­cie­ros.

4. Exis­te un cues­tio­na­mien­to gene­ra­li­za­do de las cre­den­cia­les demo­crá­ti­cas de los diri­gen­tes polí­ti­cos que actúan bajo el man­do de la éli­te empre­sa­rial y pro­mue­ven las polí­ti­cas repre­si­vas del Esta­do de segu­ri­dad nacio­nal.

5. Una gran mayo­ría recha­za el saqueo de los cofres del Esta­do para sal­var a los ban­cos y a la éli­te finan­cie­ra, al mis­mo tiem­po que se impo­nen pro­gra­mas regre­si­vos de aus­te­ri­dad en la cla­se media y tra­ba­ja­do­ra.

La tran­si­ción del impe­ria­lis­mo eco­nó­mi­co al bár­ba­ro

EE.UU. ha esta­do envuel­to en gue­rras impe­ria­les con­ti­nuas des­de hace más de 60 años. La gue­rra ha sido endé­mi­ca al sis­te­ma impe­rial: en la mayo­ría de los casos ha sido para garan­ti­zar recur­sos eco­nó­mi­cos, cuo­tas de mer­ca­do y la explo­ta­ción de mano de obra bara­ta. La dia­léc­ti­ca entre expan­sión mili­tar y con­quis­ta, domi­nio polí­ti­co a tra­vés de regí­me­nes cola­bo­ra­cio­nis­tas y acce­so eco­nó­mi­co pri­vi­le­gia­do para las cor­po­ra­cio­nes mul­ti­na­cio­na­les de EE.UU. (CMN) fue efec­ti­va­men­te el carác­ter defi­ni­to­rio del impe­ria­lis­mo de EE.UU. Hoy, la dia­léc­ti­ca impe­rial ya no fun­cio­na. El cre­ci­mien­to del capi­tal finan­cie­ro y la fuga de las CMN de EE.UU. hacia el extran­je­ro, a Esta­dos asiá­ti­cos sobe­ra­nos, dete­rio­ró el papel del capi­tal indus­trial como motor de la expan­sión impe­rial. Hoy exis­ten nue­vos meca­nis­mos que fomen­tan las gue­rras impe­ria­les – mili­ta­ris­mo y sio­nis­mo – que ven las gue­rras y con­quis­ta mili­tar como «un fin en si mis­mo». No se apo­de­ran de recur­sos o cuo­tas de mer­ca­do, los des­tru­yen, como demues­tran las gue­rras de EE.UU. en Iraq, Afga­nis­tán, Soma­lía, Yemen, Hon­du­ras y otros paí­ses. Estas gue­rras des­tru­yen la rique­za de las nacio­nes. Ago­tan el teso­ro esta­dou­ni­den­se. No enri­que­cen a las cor­po­ra­cio­nes (excep­to tem­po­ral­men­te a las empre­sas de mer­ce­na­rios de gue­rra) y no repa­trian bene­fi­cios hacia EE.UU./UE.

Las gue­rras impe­ria­les, que des­tru­yen la socie­dad civil, el Esta­do y des­ar­ti­cu­lan las socie­da­des moder­nas secu­la­res, crean alian­zas con las colec­ti­vi­da­des cle­ri­ca­les y étni­cas más retró­gra­das, que com­par­ten las ten­den­cias ase­si­nas bár­ba­ras de sus ava­lis­tas y patro­ci­na­do­res impe­ria­les.

Pers­pec­ti­vas del Socia­lis­mo

Las espe­ran­zas tenues del socia­lis­mo exis­ten fue­ra de Euro­pa y de Esta­dos Uni­dos. Aún en las regio­nes de gue­rra anti-impe­ria­lis­ta de gran inten­si­dad como en el Gol­fo, Asía del Sur, el Cuerno de Áfri­ca, las prin­ci­pa­les fuer­zas de resis­ten­cia son diri­gi­das por movi­mien­tos islá­mi­cos que recha­zan los pro­gra­mas socia­lis­tas secu­la­res. Movi­mien­tos lide­ra­dos por el isla­mis­mo pue­den debi­li­tar al impe­rio pero tam­bién están en con­tra y repri­men cual­quier movi­mien­to obre­ro abier­ta­men­te mar­xis­ta. En Amé­ri­ca Lati­na, los regí­me­nes nacio­na­lis­tas han ate­nua­do el garro­te del impe­ria­lis­mo nor­te­ame­ri­cano sobre su polí­ti­ca exter­na y crea­ron opor­tu­ni­da­des para que la cla­se capi­ta­lis­ta local gana­se nue­vos mer­ca­dos, pero tam­bién se han des­ra­di­ca­li­za­do, des­mo­vi­li­za­do y han coop­ta­do a los anti­guos movi­mien­tos de cla­se inde­pen­dien­tes y sin­di­ca­tos diri­gi­dos por los mar­xis­tas y socia­lis­tas.

En la medi­da en que el socia­lis­mo exis­te como fenó­meno de masas – y no tan sólo entre los aca­dé­mi­cos y los inte­lec­tua­les que com­pa­re­cen unos en las con­fe­ren­cias de los otros – se lo encuen­tra entre sec­to­res disi­den­tes de los mine­ros boli­via­nos, tra­ba­ja­do­res indus­tria­les y del sec­tor públi­co, sin­di­ca­tos, sec­to­res de los Sin Tie­rra bra­si­le­ños y dis­per­so entre mino­rías en los sin­di­ca­tos y movi­mien­tos cam­pe­si­nos en toda la región. Sola­men­te en Vene­zue­la, con el Pre­si­den­te Chá­vez, un pro­gra­ma socia­lis­ta tie­ne apo­yo del Esta­do y de las masas popu­la­res, a pesar de coexis­tir gran­des con­tra­dic­cio­nes entre «Esta­do» y «régi­men».

En Asia, las recien­tes olas de huel­gas de tra­ba­ja­do­res, en un cua­dro de un pasa­do revo­lu­cio­na­rio socia­lis­ta, da enjun­dia a la espe­ran­za de un rena­ci­mien­to socia­lis­ta de masas basa­do en la mili­tan­cia de la cla­se obre­ra y del cam­pe­si­na­do. Lo mis­mo se apli­ca a Viet­nam, don­de la mili­tan­cia de los tra­ba­ja­do­res bus­ca orga­ni­za­cio­nes de cla­se inde­pen­dien­tes con­tra la explo­ta­ción sal­va­je del capi­tal extran­je­ro y oli­gar­cas loca­les «comu­nis­tas». En India, gue­rri­lle­ros cam­pe­si­nos con­tro­lan vas­tas exten­sio­nes de regio­nes tri­ba­les y esta­ble­cie­ron un «poder para­le­lo» en cier­tos domi­nios, suje­tos al cer­co mili­tar y misio­nes de bús­que­da y des­truc­ción. Pro­tes­tas de masas en Gre­cia, Espa­ña, Fran­cia e Ita­lia mues­tran una gran hos­ti­li­dad de los tra­ba­ja­do­res con­tra los pro­gra­mas de aus­te­ri­dad de cla­se selec­ti­vos. Teó­ri­ca­men­te, podrían cons­ti­tuir una base para el rena­ci­mien­to de una polí­ti­ca mar­xis­ta; pero de momen­to, nin­gún par­ti­do revo­lu­cio­na­rio impor­tan­te o movi­mien­to exis­te para trans­for­mar las huel­gas en un pro­yec­to de poder polí­ti­co.

Aun­que las pers­pec­ti­vas del socia­lis­mo, espe­cial­men­te en EE.UU., están bas­tan­te dis­tan­tes y actual­men­te casi invi­si­bles, cier­tas situa­cio­nes podrían pro­vo­car un resur­gi­mien­to radi­cal – que infe­liz­men­te pue­de «girar a la dere­cha» antes de mirar a la izquier­da. En cual­quier caso, las pers­pec­ti­vas de socia­lis­mo en EE.UU. y en Euro­pa Occi­den­tal envuel­ven un pro­ce­so lar­go y difí­cil, basa­do en la (re)creación de la con­cien­cia y orga­ni­za­ción de cla­se.

La ofen­si­va capi­ta­lis­ta tie­ne cier­ta­men­te un gran impac­to en las con­di­cio­nes obje­ti­vas y sub­je­ti­vas de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras y medias, aumen­ta­do la mise­ria y crean­do una ola cre­cien­te de des­con­ten­to per­so­nal, pero aún no movi­mien­tos anti­ca­pi­ta­lis­tas masi­vos o siquie­ra una resis­ten­cia orga­ni­za­da diná­mi­ca

Gran­des cam­bios estruc­tu­ra­les requie­ren un ajus­te de cuen­tas con las actua­les cir­cuns­tan­cias adver­sas y la iden­ti­fi­ca­ción de nue­vas enti­da­des y for­mas de lucha de cla­ses y de trans­for­ma­ción.

Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas es la nece­si­dad de recrear una eco­no­mía pro­duc­ti­va y recons­truir un nue­vo pro­le­ta­ria­do indus­trial, tenien­do en cuen­ta años de saqueo finan­cie­ro y de des­in­dus­tria­li­za­ción. No nece­sa­ria­men­te las indus­trias «sucias» del pasa­do, pero cier­ta­men­te nue­vas indus­trias que uti­li­cen e inven­ten nue­vos recur­sos ener­gé­ti­cos lim­pios

En segun­do lugar, las socie­da­des capi­ta­lis­tas alta­men­te endeu­da­das nece­si­tan un cam­bio fun­da­men­tal des­de un mili­ta­ris­mo y cons­truc­ción impe­rial muy cos­to­sos hacia una espe­cie de aus­te­ri­dad basa­da en la cla­se, que impon­ga sacri­fi­cios y refor­mas estruc­tu­ra­les a los sec­to­res de la ban­ca, finan­cie­ros y gran­des impor­ta­do­res para el comer­cio mino­ris­ta, subs­ti­tu­yen­do por la pro­duc­ción local las impor­ta­cio­nes de con­su­mo bara­tas.

En ter­cer lugar, la reduc­ción de los sec­to­res finan­cie­ro y del gran comer­cio mino­ris­ta exi­ge mejo­rar las cua­li­fi­ca­cio­nes de los tra­ba­ja­do­res y emplea­dos des­pla­za­dos, así como como cam­bios en el sec­tor de las TI para adap­tar­se a los cam­bios de la eco­no­mía. Cam­bios para­dig­má­ti­cos del sala­rio en dine­ro al sala­rio social, don­de la edu­ca­ción públi­ca gra­tui­ta al más alto nivel, la sani­dad uni­ver­sal y pen­sio­nes ade­cua­das subs­ti­tu­yen el con­su­mis­mo finan­cia­do por el endeu­da­mien­to. Estos cam­bios pue­den ser la base para for­ta­le­cer la con­cien­cia de cla­se con­tra el con­su­mis­mo indi­vi­dual.

La cues­tión es saber cómo tran­si­ta­mos des­de movi­mien­tos labo­ra­les y socia­les debi­li­ta­dos, frag­men­ta­dos, en retrac­ción o a la defen­si­va, hacia una posi­ción de lan­zar una ofen­si­va anti­ca­pi­ta­lis­ta.

Tal vez muchos fac­to­res sub­je­ti­vos y obje­ti­vos tra­ba­jen para ese fin. En pri­mer lugar, exis­te un recha­zo cre­cien­te de las mayo­rías con­tra los polí­ti­cos incom­pe­ten­tes y en par­ti­cu­lar con­tra las éli­tes finan­cie­ras y eco­nó­mi­cas que son cla­ra­men­te iden­ti­fi­ca­das por la quie­bra de las con­di­cio­nes de vida y las des­igual­da­des cre­cien­tes. En segun­do lugar, exis­te una opi­nión popu­lar, com­par­ti­da por millo­nes, de que los actua­les pro­gra­mas de aus­te­ri­dad son cla­ra­men­te injus­tos – con los tra­ba­ja­do­res pagan­do las cri­sis crea­das por la cla­se capi­ta­lis­ta. Con todo, estas mayo­rías son más «anti» situa­ción actual que pro trans­for­ma­ción. La tran­si­ción des­de el des­con­ten­to pri­va­do hacia la acción colec­ti­va es una cues­tión abier­ta sobre quién y cómo, pero la opor­tu­ni­dad exis­te.

Varios fac­to­res obje­ti­vos pue­den des­en­ca­de­nar un cam­bio cua­li­ta­ti­vo del des­con­ten­to aira­do pero pasi­vo a un movi­mien­to anti­ca­pi­ta­lis­ta masi­vo. Una rece­sión muy acen­tua­da, el fin de la actual recu­pe­ra­ción ané­mi­ca y la apa­ri­ción de una recesión/​depresión más pro­fun­da y pro­lon­ga­da, pue­den des­acre­di­tar aún más a los actua­les gober­nan­tes y a sus patro­ci­na­do­res eco­nó­mi­cos.

En segun­do lugar un perío­do de aus­te­ri­dad inter­mi­na­ble y pro­fun­do des­pres­ti­gia­ría el lema actual de la cla­se diri­gen­te de «dolor nece­sa­rio para bene­fi­cios futu­ros» y abri­ría las men­tes, movi­li­za­ría las orga­ni­za­cio­nes, para bus­car solu­cio­nes polí­ti­cas en el sen­ti­do de obte­ner bene­fi­cios inme­dia­tos infrin­gien­do dolor en las éli­tes eco­nó­mi­cas

Gue­rras impe­ria­les sin fin y no vic­to­rio­sas que san­gran la eco­no­mía, aca­ban por crear la cons­cien­cia de que la cla­se diri­gen­te «sacri­fi­có el país» para «nin­gu­na fina­li­dad útil».

Tal vez la com­bi­na­ción de una nue­va fase de la rece­sión, la aus­te­ri­dad per­pe­tua y gue­rras impe­ria­les irra­cio­na­les pue­dan inver­tir el actual males­tar de las masas y lle­var­las a lan­zar hos­ti­li­da­des con­tra la éli­te polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, en direc­ción hacia movi­mien­tos, par­ti­dos y sin­di­ca­tos socia­lis­tas…

www​.odia​rio​.info – Artícu­lo ori­gi­nal: http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​827

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *