Con­cen­tra­ción con­tra las reda­das racis­tas en Bil­bo- Sare Antifaxista

La con­cen­tra­cion ha sido vigi­la­da, muy de cer­ca, por poli­cia muni­ci­pal y las F.S.E de la C.A.V

SOS Arra­za­ke­ria eta Sare Anti­fa­xis­ta, Bil­bo * E.H
Esta tar­de, mas de cien per­so­nas, con­vo­ca­das por SOS Arra­za­ke­ria y con el apo­yo de las orga­ni­za­cio­nes: Harre­siak Apur­tuz, Berriotxoak, Mbo­lo Moy Doo­le, Sare Anti­fa­xis­ta, Alter­na­ti­ba, Cen­tro Ella­cu­ria, etc… nos hemos con­cen­tra­do en barrio de San Fran­cis­co con­tra las reda­das poli­cia­les racistas.
A su ter­mino sea lei­do el siguien­te comunicado:

El pasa­do mar­tes, dece­nas de per­so­nas fue­ron dete­ni­das en la calle Gar­cía Sala­zar mien­tras hacían cosas del día a día: com­prar car­ne, ir a la pelu­que­ría, lla­mar a algún fami­liar des­de el locu­to­rio… No las detu­vie­ron bajo la sos­pe­cha de haber come­ti­do algún deli­to. Su úni­co deli­to era no tener la piel blan­ca. La poli­cía nacio­nal y la muni­ci­pal se dedi­ca­ron a pedir docu­men­ta­ción a las per­so­nas negras y a las que tenían ras­gos magre­bíes. Se lle­va­ron a quie­nes en ese momen­to no tenían pape­les. Denun­cia­mos que esa actua­ción es racis­ta y, por tan­to, ilegal.
Este tipo de ope­ra­cio­nes se ven­den como una for­ma de luchar con­tra la inmi­gra­ción ile­gal y la inse­gu­ri­dad ciu­da­da­na. Hoy que­re­mos decir bien cla­ro que nin­gu­na per­so­na es ile­gal. Que estar sin pape­les no supo­ne come­ter un deli­to. Y que quie­nes no tene­mos pape­les, no es por­que no que­ra­mos, sino por­que la Ley de Extran­je­ría nos obli­ga a pasar muchos años en situa­ción irre­gu­lar para con­se­guir un per­mi­so de resi­den­cia. Esta­mos har­tas de que la cla­se polí­ti­ca y los medios de comu­ni­ca­ción rela­cio­nen inmi­gra­ción e inseguridad.
Noso­tros y noso­tras tam­bién somos veci­nas de San Fran­cis­co, ciu­da­da­nas de Bil­bao. Noso­tras tam­bién que­re­mos vivir en un barrio tran­qui­lo y segu­ro. Un barrio en el que poda­mos hacer la com­pra o char­lar en la ace­ra sin que nos pare la poli­cía. Un barrio en el que se den solu­cio­nes socia­les a pro­ble­mas reales. El Ayun­ta­mien­to lan­za pla­nes para reha­bi­li­tar el barrio, pero lo man­tie­ne reple­to de poli­cía como si se tra­ta­ra de un esta­do de excep­ción. ¿Pre­ten­de así con­ver­tir San Fran­cis­co en un barrio de van­guar­dia? ¿Cómo va la gen­te a acer­car­se a nues­tros comer­cios si cada vez que cru­zan el puen­te se encuen­tran con imá­ge­nes pro­pias de pelí­cu­las de acción?
La Ley de Extran­je­ría no solu­cio­na nin­guno de los pro­ble­mas reales de la ciu­da­da­nía y en cam­bio hace que en nues­tra socie­dad haya per­so­nas de pri­me­ra y segun­da cate­go­ría. Más aún, pro­vo­ca sufri­mien­to. ¿Se ima­gi­nan los res­pon­sa­bles del Ayun­ta­mien­to qué se sien­te pasan­do una fies­ta tan espe­cial como la del Cor­de­ro en el cala­bo­zo? ¿Qué se sien­te con una orden de expul­sión en la mano que pue­de poner fin a nues­tros sueños?
Por todo ello, recla­ma­mos unas ciu­da­des sin fron­te­ras, libres de dis­cri­mi­na­ción y racismo.
¡La Ley de Extran­je­ría es una porquería!
¡Nin­gu­na per­so­na es ilegal

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.