Un desier­to de impu­ni­dad- Aina­ra Lertxun­di

La Mar­cha Ver­de con la que Marrue­cos ocu­pó el Saha­ra ha cum­pli­do este mes 35 años. Más de tres déca­das en las que poco o nada ha cam­bia­do para los saha­rauis. Y nada cam­bia­rá mien­tras la ven­ta de armas, de toma­tes o recur­sos natu­ra­les tan valio­sos como el fos­fa­to estén de por medio.

En estos años la pobla­ción saha­raui ha sufri­do bom­bar­deos con napalm y fós­fo­ro blan­co, ha teni­do que exi­liar­se y resis­tir en los terri­to­rios ocu­pa­dos, ha vis­to nega­dos sus dere­chos más bási­cos y sigue bus­can­do a sus des­apa­re­ci­dos, a los de antes y a los de aho­ra.

El recien­te des­man­te­la­mien­to del cam­pa­men­to pro­tes­ta de El Aaiún y las gra­ves denun­cias de vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos mues­tran una vez más la impu­ni­dad del régi­men alauí, para el que no exis­ten san­cio­nes ni con­de­nas inter­na­cio­na­les. Ni siquie­ra nadie ha pro­pues­to una comi­sión de inves­ti­ga­ción al más alto nivel. La minis­tra espa­ño­la de Exte­rio­res, Tri­ni­dad Jimé­nez, pide pru­den­cia y con­ten­ción mien­tras los pocos acti­vis­tas que han logra­do bur­lar el férreo blo­queo marro­quí hablan de deten­cio­nes masi­vas, de fosas comu­nes, de heri­dos escon­di­dos en sus casas por temor a las repre­sa­lias, de gri­tos de tor­tu­ra­dos en la noche, de cen­tros de deten­ción clan­des­ti­nos, de cadá­ve­res arro­ja­dos al río o aban­do­na­dos en el desier­to.

En una situa­ción así, con una ciu­dad toma­da por tie­rra y aire y sin pre­sen­cia de los medios de comu­ni­ca­ción, es prác­ti­ca­men­te impo­si­ble ofre­cer datos fide­dig­nos e imá­ge­nes que corro­bo­ren estos rela­tos, lo que sin duda bus­ca Marrue­cos, que ha pues­to a tra­ba­jar a todo su apa­ra­to pro­pa­gan­dís­ti­co. Bas­ta ver las com­pa­re­cen­cias de sus minis­tros de Exte­rio­res y Comu­ni­ca­ción para arre­me­ter con­tra todo el que no ofre­ce la ver­sión ofi­cial, o la visi­ta ayer a Madrid del titu­lar de Inte­rior Taieb Cher­kaui. Y, curio­sa­men­te, alguien está fil­tran­do fotos de bebés heri­dos en Gaza como si fue­ran saha­rauis.

Sólo la pre­sión ciu­da­da­na y la pre­sen­cia sobre el terreno de una comi­sión de inves­ti­ga­ción inter­na­cio­nal podrá aca­bar con el pro­ble­ma. Un pro­ble­ma que se lla­ma impu­ni­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *