Denun­cian que Marrue­cos impi­de que pren­sa diga ver­dad sobre repre­sión a saha­rauis- Tele­Sur

sahara_movilizacin.jpg

«Marrue­cos no acep­ta que la pren­sa sea libre, quie­re que tú des su visión y no des nin­gu­na otra, no acep­ta segun­das opi­nio­nes», sos­tu­vo el comu­ni­ca­dor

Resu­men Latinoamericano/​Telesur - El gobierno marro­quí ha impe­di­do que la pren­sa inter­na­cio­nal infor­me libre­men­te sobre el vio­len­to des­man­ta­la­mien­to de un cam­pa­men­to saha­rui por sus tro­pas, que cau­só la muer­te de al menos 35 per­so­nas, denun­ció este mar­tes a tele­SUR el cama­ró­gra­fo inde­pen­dien­te, Vir­gi­lio Moreno.

“Marrue­cos no acep­ta que la pren­sa sea libre, quie­re que tú des su visión y no des nin­gu­na otra, no acep­ta segun­das opi­nio­nes”, sen­ten­ció el repor­te­ro espa­ñol.

Cri­ti­có que has­ta aho­ra diver­sos medios de comu­ni­ca­ción inter­na­cio­na­les han publi­ca­do esta gue­rra como “si Marrue­cos lo estu­vie­ra hacien­do exce­len­te, y me gus­ta­ría que fue­ra así, pero no lo es (…) aquí hay vio­len­cia extre­ma con­tra un pue­blo que no pue­de defen­der­se”.

“Has­ta la ONU (Orga­ni­za­ción de Nacio­nes Uni­das) dice que lo está hacien­do muy bien (Marrue­cos), y eso no es cier­to (…) hay rumo­res de que es un geno­ci­dio y la comu­ni­dad inter­na­cio­nal no hace nada”, expre­só.

Asi­mis­mo, sub­ra­yó que “yo lle­vo varios años tra­ba­jan­do en Marrue­cos, pero aho­ra mis­mo hacer perio­dis­mo allá es peli­gro­so, tene­mos poli­cías tras nues­tro día y noche, que ade­más nos ame­na­zan con fra­ses como “cui­da­do con lo que dices” o “cui­da­do con lo que mues­tras” (…) no son ame­na­zas direc­tas pero no somos ton­tos y las enten­de­mos”.

Seña­ló que las con­di­cio­nes de vida que lle­va el pue­blo saha­raui a raíz del blo­queo impues­to por Marrue­cos en 1991 son “extre­ma­da­men­te duras”, y que “ade­más de no tener ser­vi­cio, corrien­te, ali­men­tos, ni medi­ci­nas, hay una espe­cie de fil­tro de Marrue­cos que es el que per­mi­te la entra­da de comes­ti­bles y bebi­das”

“Yo quie­ro dejar cla­rí­si­mo que yo amo Marrue­cos, que me encan­ta el país (…) pero la reali­dad es que no sé si pue­da seguir tra­ba­jan­do allá por­que aquí ame­na­zan con depor­tar a cual­quie­ra que diga algo con­tra­rio a lo que ellos quie­ren difun­dir”, decla­ró.

La opi­nión de Moreno fue apo­ya­da por la del ana­lis­ta inter­na­cio­nal, Fran­cis­co Pérez, quien seña­ló que “evi­den­te­men­te el Gobierno de Marrue­cos, carac­te­ri­za­do por una pos­tu­ra repre­so­ra, no quie­re nin­gún tes­ti­go ni difu­sor de los actos inhu­ma­nos”.

“No quie­re que se infor­me de for­ma libre de esto que se ha con­ver­ti­do en una masa­cre, pues sabe que esto no podría ocul­tar ante el mun­do las res­pon­sa­bi­li­da­des judi­cia­les”, expli­có.

Pérez agre­gó que “debi­do a esta repre­sión es que toman suma rele­van­cia los repor­ta­jes perio­dís­ti­cos y las infor­ma­ción difun­di­da a tra­vés de Al Jazee­ra” y que “jus­ta­men­te por esa demos­tra­ción y esas prue­bas que brin­dan de las agre­sio­nes, es que son depor­ta­dos”.

“Yo creo que se ha mos­tra­do sufi­cien­te, a pesar del esfuer­zo por tapar la boca a los perio­dis­tas (…) no se ha infor­ma­do todo lo libre que se pue­de, y eso limi­ta el cono­ci­mien­to de la masa­cre, pero Al Jazee­ra ha mos­tra­do cono­ci­mien­to”.

Asi­mis­mo, des­ta­có la pasi­vi­dad que ha demos­tra­do la comu­ni­dad inter­na­cio­nal y en espe­cial el Gobierno espa­ñol ante el geno­ci­dio, que “ante­po­ne intere­ses eco­nó­mi­cos, estra­té­gi­cos y comer­cia­les a los Dere­chos Huma­nos”.

“Debe­ría ser el Gobierno espa­ñol el pri­me­ro en impe­dir y denun­ciar esta masa­cre (…) Espa­ña no pue­de pedir a las FARC de Colom­bia o a la ETA que dejen de matar mien­tras per­mi­ten esos ase­si­na­tos, es una doble moral y un error polí­ti­co muy fuer­te”, ase­ve­ró.

El ses­go a la liber­tad de pren­sa tam­bién fue rese­ña­do por la perio­dis­ta Hele­na Maleno, quien des­cri­bió que “en Marrue­cos un pesa­do silen­cio de un tema tabú para la socie­dad”.

“Sólo las voces por el con­trol de la zona se atre­ven a alzar­se. Mien­tras muchos otros marro­quíes, sobre todo los jóve­nes, ven en estas accio­nes un gas­to inne­ce­sa­rio y una pér­di­da de vidas huma­nas que no lle­va a nin­gún sitio (…) El deba­te social se cen­su­ra y fun­cio­na con la mis­ma efi­ca­cia que el cerro­ja­zo infor­ma­ti­vo”, expo­ne en su artícu­lo opi­nión “Gue­rra. Esta­do de Sitio. Toque de Que­da”.

Recien­te­men­te, el Gobierno marro­quí emi­tió un comu­ni­ca­do impi­dien­do las acti­vi­da­des de corres­pon­sa­lía de Al Jazee­ra en el terri­to­rio del Saha­ra Occi­den­tal, ale­gan­do que la for­ma de pre­sen­tar la noti­cia “ha alte­ra­do la ima­gen de Marrue­cos y ha per­ju­di­ca­do sus intere­ses”.

El Saha­ra Occi­den­tal fue ane­xa­do por Marrue­cos en 1975, des­pués de que Espa­ña y Mau­ri­ta­nia des­alo­ja­ran la región que tenían inva­di­da. La que­ren­cia de inde­pen­den­cia, cons­ti­tu­ye uno de los con­flic­tos más lar­gos de Áfri­ca.

El Fren­te Poli­sa­rio, res­pal­da­do por Arge­lia, apues­ta por la rea­li­za­ción de un refe­ren­do de auto­de­ter­mi­na­ción bajo los aus­pi­cios de la ONU; esto per­mi­ti­ría a los saha­rauis tres opcio­nes: inde­pen­den­cia, auto­no­mía bajo sobe­ra­nía marro­quí o la inte­gra­ción con Marrue­cos.

Por su par­te, Marrue­cos insis­te en la auto­no­mía bajo su sobe­ra­nía, en este sen­ti­do recha­za cual­quier mani­fes­ta­ción de inde­pen­den­cia.

La zona que bor­dea el océano Atlán­ti­co es rica en fos­fa­to, con gran­des ban­cos de pes­ca y posi­ble­men­te petró­leo cer­ca de las cos­tas.

El Saha­ra Occi­den­tal se encuen­tra, des­de el año 1963, en la lis­ta de terri­to­rios no autó­no­mos del Comi­té de Des­co­lo­ni­za­ción de la ONU.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *