Andro­gi­nia polí­ti­ca – Anto­nio Alva­rez Solis

«Ras­gos exter­nos que no se corres­pon­den defi­ni­da­men­te con los del pro­pio sexo ideo­ló­gi­co». Así defi­ne el autor el jue­go de la polí­ti­ca de Zapa­te­ro hacia Eus­kal Herria, «con el rey de oros y el rey de bas­tos», sobre el fon­do del recien­te jui­cio a Ote­gi, Per­mach y Álva­rez, a los que con­si­de­ra «hom­bres de Esta­do». Abo­ga por supe­rar «los ríos de lite­ra­tu­ra agre­si­va y vio­len­ta» que se pro­mue­ven en el Esta­do y con­clu­ye advir­tien­do de los ries­gos que tal prác­ti­ca tie­ne en la «des­ca­ra­da des­truc­ción de la estruc­tu­ra polí­ti­ca».

Exis­te la andro­gi­nia polí­ti­ca. Y lejos de noso­tros el afán de inju­ria. Son andró­gi­nos polí­ti­cos aque­llos indi­vi­duos cuyos ras­gos exter­nos no se corres­pon­den defi­ni­da­men­te con los de su pro­pio sexo ideo­ló­gi­co. Me di a refle­xio­nar sobre ello al con­si­de­rar la tra­yec­to­ria del Sr. Zapa­te­ro. El Sr. Zapa­te­ro tie­ne un sexo dic­ta­to­rial y, sin embar­go, se esfuer­za con deter­mi­na­ción en apa­ren­tar un libe­ra­lis­mo acen­dra­do. Son prue­ba efi­cien­te de lo que digo las caras de su mone­da. No se sabe nun­ca de su sexo polí­ti­co, tan pues­to a prue­ba en la cues­tión vas­ca. ¿Cuál es la ver­da­de­ra per­so­na­li­dad del Sr. Zapa­te­ro en esta cues­tión? Por una par­te ofre­ce una faz dura y repre­si­va que desea atraer elec­to­ral­men­te a los espa­ño­les radi­ca­les ‑una inmen­sa mayo­ría-; los espa­ño­les seve­ros de la uni­dad espa­ño­la teo­lo­gal e impe­ria­lis­ta. Por otra, prac­ti­ca una ambi­güe­dad nebu­lo­sa pre­ña­da de extra­ñas seña­les nego­cia­do­ras hacia los vas­cos. Nom­bra un vice­pre­si­den­te inves­ti­do de poder para man­dar sus legio­nes anti­vas­cas a la cruel repre­sión en Eus­ka­di y un minis­tro de la pre­si­den­cia para mano­sear bajo los man­te­les a los nacio­na­lis­tas, a todos los nacio­na­lis­tas; a los fran­cos que hablan de sobe­ra­nis­mo y a los iri­sa­dos que desean ir a por atún y a ver al duque. Una espe­cie de gobierno de coa­li­ción. Es más, el Sr. Zapa­te­ro ha deci­di­do para no ser sor­pren­di­do con las manos en la masa rei­nar, pero no gober­nar. Se ha con­ver­ti­do en monar­ca, lo que ha pro­du­ci­do una sin­gu­lar for­ma de esta­do en que los des­pa­chos con la Coro­na serán el des­pa­cho entre dos reyes: uno de oros y otro de bas­tos. Al fon­do, la figu­ra tétri­ca del Sr. Pérez Rubal­ca­ba, pri­mer minis­tro en fun­cio­nes. Todo esto con­vier­te al Esta­do espa­ñol en un cubo de Rubik.

Sobre este fon­do de pode­res disuel­tos y con­ver­ti­dos en una satra­pía, está el pro­ce­so con­tra los Sres. Ote­gi, Per­mach y Alva­rez, por supues­to deli­to de exal­ta­ción del terro­ris­mo en el mitin de Anoe­ta. Los jue­ces tra­tan de resol­ver el famo­so cubo, pero no cua­dra. ¿Qué hacer con los impu­tados? ¿Con­de­nar­les a una dura pena por ser par­tí­ci­pes de ETA o san­cio­nar­les leve­men­te para con­ver­tir la con­de­na de arma lar­ga en arma cor­ta? Veo, qui­zá, la suges­tión del Gobierno que enca­be­za el Sr. Rubal­ca­ba a los magis­tra­dos: «Hay que con­se­guir una con­de­na irre­le­van­te en cuan­to a lo penal, pero efec­ti­va en cuan­to a la pri­va­ción de dere­chos polí­ti­cos». Por ejem­plo, man­te­ner la peti­ción fis­cal de inha­bi­li­ta­ción polí­ti­ca duran­te uno o dos años. Lo sufi­cien­te para cerrar las puer­tas a la par­ti­ci­pa­ción en las pró­xi­mas elec­cio­nes. Los otros posi­bles dos años de cel­da que­dan disuel­tos en el no cum­pli­mien­to de la pena car­ce­la­ria dada su esca­sa tem­po­ra­li­dad. Los Sres. Ote­gi, Per­mach y Alva­rez serán ciu­da­da­nos en liber­tad con­di­cio­nal, aun­que con la mochi­la sobre sus espal­das de pro­ta­go­ni­zar una pena que pue­de con­ver­tir en real la cár­cel si se apre­cia lue­go reite­ra­ción puni­ble en otra cau­sa.

Todo esto es un enre­do de la «Com­me­dia dell’Ar­te». Ten­go la cer­te­za ínti­ma de que lo encar­ga­do o suge­ri­do a la Audien­cia Nacio­nal es la cons­truc­ción de un nue­vo apa­ra­to para fil­trar el supues­to Esta­do de Dere­cho emplean­do el segun­do sexo polí­ti­co o sexo dic­ta­to­rial. El sexo ver­da­de­ro del sis­te­ma. Esta cer­te­za la extrai­go de la fra­se del segun­do rey o Petit Roi, Sr. Zapa­te­ro, acer­ca del deba­te en torno a la pos­tu­ra del Sr. Egui­gu­ren res­pec­to a los pro­ce­sa­dos: «No haga­mos pro­pa­gan­da a quie­nes no la mere­cen». Ahí está un poco de luz sobre la pos­tu­ra real del ocu­pan­te de la Mon­cloa acer­ca de la liber­tad y la demo­cra­cia: «No haga­mos pro­pa­gan­da a quie­nes no la mere­cen». Esto es, hay gen­te o ciu­da­da­nos que no mere­cen ser tales. Los vas­cos pro­du­cen vas­cos mons­truo­sos. Lo dice el leo­nés. Es inú­til, pues, tra­tar de com­par­tir mesa nor­mal. Deje­mos a los men­cio­na­dos ciu­da­da­nos en manos de los jue­ces reales, que tie­nen la esen­cia de su con­de­na casi en mol­de ¿Y si esos jue­ces absuel­ven? Ahí habrá que dar otro par de vuel­tas al cubo de Rubik ¿Qué color val­drá: el ver­de espe­ran­za, el rojo pro­gre­sis­ta, el ama­ri­llo del des­pre­cio? Es difí­cil saber­lo.

Hay que com­pla­cer a dos nacio­nes pro­fun­da­men­te enfren­ta­das por la mani­pu­la­ción lar­ga y exten­sa: la que quie­re con­du­cir con lim­pia cla­ri­dad demo­crá­ti­ca el levan­ta­mien­to nacio­nal vas­co ‑un levan­ta­mien­to de razo­nes o razo­na­ble- y a aque­lla que desea un cas­ti­go ejem­plar para la colo­nia. ¿A cuál de las dos com­pla­cer? A las dos es impo­si­ble des­de el Gobierno si el Gobierno toma pos­tu­ra pre­via. La úni­ca for­ma de lograr la con­cor­dia es que todas las fuer­zas polí­ti­cas pue­dan pro­ce­der libre­men­te y dejar que la rela­ción deba­ti­da sea la for­ma ade­cua­da de la rela­ción. Pero per­mi­tir que esto ocu­rra pasa por una ini­cial fe ‑más o menos pro­fun­da- en que la pala­bra nego­cia­do­ra ha de cons­ti­tuir una mone­da váli­da para ambas par­tes. Una mone­da con dos caras igua­les. Y no dejar­la que cai­ga de can­to para pro­se­guir un camino des­nor­ta­do. Sone­mos la cam­pa­na como en los com­ba­tes de boxeo: ¡Pri­mer asal­to: segun­dos fue­ra! Es decir, un com­ba­te sin jue­ces ni poli­cías en el cua­dri­lá­te­ro. Ahí vale la fra­se de le Petit Roi: no haga­mos pro­pa­gan­da, ni por tan­to uso, de quie­nes no la mere­cen. Se tra­ta de la demo­cra­cia. Tam­po­co «de la ver­da­de­ra demo­cra­cia». Los adje­ti­vos sue­len corroer fre­cuen­te­men­te los sus­tan­ti­vos. Sim­ple­men­te, la demo­cra­cia.

En el jui­cio que rula en Madrid hay sen­ta­dos tres hom­bres de Esta­do, uno de ellos reves­ti­do del lide­ra­to por los ciu­da­da­nos vas­cos que creen en él. Esto no pue­den igno­rar­lo todos esos espa­ño­les que escri­ben en los perió­di­cos de Madrid, bajo ano­ni­ma­to, cla­ro es, esas inep­cias acer­ca del carác­ter cri­mi­nal del Sr. Ote­gi. Con una cier­ta prác­ti­ca en la lec­tu­ra ‑cosa tan poco espa­ño­la- quie­nes sue­ñan con la legión en tie­rra eus­kal­dun sabrían que la liber­tad de los pue­blos ha sido for­ja­da con reite­ra­da e idén­ti­ca labor por ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas a los que se mal­tra­tó de pala­bra y obra. Ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas que a la pos­tre han sido fija­dos en las imá­ge­nes cuya exhi­bi­ción, muchas veces, se quie­re con­ver­tir pre­via­men­te en cri­men.

Es hora de que esta prác­ti­ca de la vio­len­cia ceda el paso a una rela­ción nor­ma­li­za­da, que aho­rre el tra­ba­jo inú­til de degra­dar pre­via­men­te a quie­nes son sim­ple­men­te por­ta­vo­ces de una polí­ti­ca dig­na y sim­ple: la polí­ti­ca de la liber­tad. Decir esto resul­ta una sim­ple­za por la sen­ci­llez que supo­ne su com­pren­sión. Y, sin embar­go, ¿qué está suce­dien­do en la polí­ti­ca para que esta sim­ple­za pro­duz­ca tal río de lite­ra­tu­ra y tan­ta agre­si­vi­dad y vio­len­cia? Pri­me­ra expli­ca­ción acep­ta­ble: que la liber­tad bur­gue­sa ha muer­to con­su­mi­da por los abu­sos de unas éli­tes huér­fa­nas ya de cual­quier tipo de éti­ca. Segun­da expli­ca­ción enten­di­ble: que quie­nes prac­ti­can el kára­te-legal con­tra la liber­tad son el fru­to pos­tre­ro de un fas­cis­mo que, tras­fun­di­do con gue­rras, han inyec­ta­do en la médu­la de las mul­ti­tu­des para con­ver­tir­las, no pocas veces, en lo que Aris­tó­te­les no lla­ma­ría un «zoom poli­ti­kon» sino un «zoom» a secas.

El jui­cio sobre el suce­so de Anoe­ta no supo­ne sólo un aten­ta­do cir­cuns­tan­cial a la moral jurí­di­ca sino que con­lle­va la con­ta­mi­na­ción de la magis­tra­tu­ra por pode­res que prac­ti­can de modo des­ca­ra­do la des­truc­ción de la estruc­tu­ra polí­ti­ca que crea­ron la Ilus­tra­ción y la Revo­lu­ción Fran­ce­sa. Nadie diga aho­ra que la for­ma de vida bur­gue­sa ha sufri­do un aten­ta­do revo­lu­cio­na­rio. Esa estruc­tu­ra está sien­do des­ba­ra­ta­da des­de su pro­pio inte­rior por polí­ti­cos que usan el poder no como una dele­ga­ción hones­ta de poder por par­te de la ciu­da­da­nía sino como una herra­mien­ta para auto­rre­pro­du­cir­se sin más des­tino que ellos mis­mos. Así de sim­ple.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *