«Los des­apa­re­ci­dos de El Aaiún ya están muer­tos»

PI15/​11/​10 El telé­fono de la acti­vis­ta saha­raui Ami­na­tou Hai­dar no para de sonar y lo úni­co que lle­gan son noti­cias, y muy malas, des­de El Aaiún. Cada vez que cuel­ga, Ami­na­tou abre mucho los ojos y comien­za con un: «Han dete­ni­do a» o rela­ta los horro­res que lle­gan des­de el Sáha­ra ocu­pa­do. «¡Muje­res y niños muer­tos, tira­dos en un camión!», excla­ma, mien­tras a su lado escu­cha aten­ta­men­te su abo­ga­da, Inés Miran­da.

Hace jus­to un año, el 15 de noviem­bre de 2009, Hai­dar comen­zó una huel­ga de ham­bre en el aero­puer­to de Lan­za­ro­te tras haber sido expul­sa­da por las auto­ri­da­des marro­quíes de El Aaiún, la capi­tal del Sáha­ra ocu­pa­do. Su avión fue devuel­to a la isla cana­ria, y allí, duran­te 32 días, Hai­dar echó un pul­so al Gobierno espa­ñol y al marro­quí que ter­mi­nó con el regre­so de la saha­raui a su hogar. Estos días, la acti­vis­ta se encuen­tra en Las Pal­mas, pro­ce­den­te de Por­tu­gal, y don­de el sába­do pasa­do aten­dió a este dia­rio.

Hai­dar, a pesar de los dolo­res que tie­ne de una recien­te inter­ven­ción en la boca, res­pon­de a todas las lla­ma­das, pide ir a un lugar con tele­vi­sor para ver Infor­me Sema­nal y en cuan­to pue­de se conec­ta a inter­net para ense­ñar vídeos, correos y fotos que dan cuen­ta de la vio­len­cia emplea­da por Marrue­cos en la ex colo­nia espa­ño­la. Una mujer cana­ria, al reco­no­cer­la, va corrien­do a una tien­da y le rega­la unos bom­bo­nes. «Para que este duro momen­to se haga más dul­ce», le dice cari­ño­sa.

Ser­vi­lis­mo con Marrue­cos

Ha pasa­do un año entre las dos cri­sis, la de la huel­ga de ham­bre y la del des­man­te­la­mien­to vio­len­to del Cam­pa­men­to Dig­ni­dad y Hai­dar ve una gran dife­ren­cia: «El año pasa­do está­ba­mos hablan­do de la vida de una sola per­so­na. Aho­ra se tra­ta de una masa­cre, de la muer­te de muje­res, de bebés, a tan sólo 100 kiló­me­tros de Cana­rias». La simi­li­tud la encuen­tra rápi­do: «La acti­tud com­pla­cien­te del Gobierno espa­ñol con Marrue­cos». «Y el abis­mo que hay entre el Eje­cu­ti­vo, que se nie­ga a con­de­nar los hechos, y el res­pe­to a los dere­chos huma­nos en la zona por la que está cla­man­do la socie­dad espa­ño­la. El Gobierno va por un lado y los ciu­da­da­nos por otro», agre­ga.

Ese «ser­vi­lis­mo» de Espa­ña con Marrue­cos, «que va a ter­mi­nar cre­yén­do­se que es una super­po­ten­cia», es lo que no ter­mi­na de enten­der esta saha­raui. «¿Sola­men­te por un inte­rés eco­nó­mi­co?», duda Hai­dar. La nega­ti­va del Eje­cu­ti­vo a emi­tir una con­de­na por­que los datos de las víc­ti­mas son «con­tra­dic­to­rios» es lo que más le ener­va. «¿Quién se va a creer que en el des­man­te­la­mien­to de un cam­pa­men­to con 20.000 per­so­nas no va a haber ape­nas muer­tos?», se enfa­da, y con­tra­rres­ta con lo que le lle­ga des­de la tie­rra ocu­pa­da. «Un hom­bre fue a bus­car a un fami­liar a la mor­gue de un hos­pi­tal y vio una lis­ta con 37 muer­tos», expli­ca. Lue­go están los heri­dos, curán­do­se en las casas, los encar­ce­la­dos y los des­apa­re­ci­dos: «No hay des­apa­re­ci­dos. Los des­apa­re­ci­dos direc­ta­men­te están muer­tos».

La situa­ción que se vive en El Aaiún es «de autén­ti­co terror», con jóve­nes que no pue­den salir de casa, ni ir a cla­se a estu­diar. Bucha­ra­ya Beyun, dele­ga­do del Fren­te Poli­sa­rio en Espa­ña, afir­mó recien­te­men­te en una entre­vis­ta que, si la ONU no inter­vie­ne, esos jóve­nes saha­rauis pue­den ser cap­ta­dos por Al Qae­da del Magreb, algo que no com­par­te Ami­na­tou: «Los saha­rauis son pací­fi­cos y lo han demos­tra­do duran­te años. A pesar de la repre­sión, de las tor­tu­ras, del hos­ti­ga­mien­to, jamás han aten­ta­do con­tra los marro­quíes», seña­la esta acti­vis­ta paci­fis­ta a la que le horro­ri­za el hecho de pen­sar en una posi­ble gue­rra.

Ami­na­tou regre­sa­rá den­tro de poco a El Aaiún, pero no quie­re con­cre­tar una fecha. «Cuan­do lle­gue, hay dos opcio­nes: o que me deten­gan o el arres­to domi­ci­lia­rio. Hay acti­vis­tas que pien­san que es mejor que me que­de fue­ra del Sáha­ra, don­de podré hacer públi­co mi tes­ti­mo­nio», dice.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *