Bra­sil, la eco­no­mía hace pre­si­den­te – Hedel­ber­to López Blanch

Los ocho años de pre­si­den­cia de Luíz Inácio Lula da Sil­va han impul­sa­do a la loco­mo­to­ra bra­si­le­ña del déci­mo al octa­vo lugar de la eco­no­mía mun­dial y con sus inne­ga­bles resul­ta­dos posi­bi­li­tó la lle­ga­da, al pala­cio de Ita­ma­ra­ti, de la pri­me­ra mujer man­da­ta­ria en la his­to­ria de esa nación sud­ame­ri­ca­na: Dil­ma Rous­seff.

La eco­nó­mi­ca bra­si­le­ña tie­ne un Pro­duc­to Interno Bru­to de 1.571.979 millo­nes de dóla­res según el Ban­co Mun­dial; una exten­sión terri­to­rial que repre­sen­ta la mitad de toda Amé­ri­ca del Sur y una pobla­ción de 192.000.000 de habi­tan­tes que hacen que esté con­si­de­ra­da una poten­cia mun­dial.

El triun­fo de Rous­seff sig­ni­fi­ca, como ella mis­ma ha decla­ra­do, una pro­lon­ga­ción de las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les enca­mi­na­das duran­te los ocho años pre­si­den­cia­les de Lula y, ade­más, el for­ta­le­ci­mien­to de la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na, que ha ido incre­men­tán­do­se con el ejem­plo de resis­ten­cia dado en los últi­mos 50 años por Cuba y la lle­ga­da de gobier­nos nacio­na­lis­tas y pro­gre­sis­tas en Vene­zue­la, Boli­via, Argen­ti­na, Ecua­dor, Bra­sil, Nica­ra­gua, Uru­guay, Para­guay, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor y otros del Cari­be.

La admi­nis­tra­ción de Lula enca­mi­nó sus pasos a la rea­li­za­ción de varios pro­yec­tos socia­les como Ham­bre Cero, Bol­sa Fami­lia (brin­da asis­ten­cia a núcleos pobres) y Pri­mer Empleo, que faci­li­ta a los jóve­nes el acce­so al mer­ca­do labo­ral, ade­más de los sub­si­dios dis­tri­bui­dos y el aumen­to de 53% del sala­rio míni­mo des­de 2003.

Como con­se­cuen­cia direc­ta, estos pro­gra­mas han per­mi­ti­do que las capas de la socie­dad menos favo­re­ci­das, duran­te la lar­ga lis­ta de gobier­nos neo­li­be­ra­les ante­rio­res, hayan aumen­ta­do sus ingre­sos y los con­su­mos men­sua­les, que impul­san a la vez el desa­rro­llo de la eco­no­mía.

Las ayu­das guber­na­men­ta­les tam­bién se enca­mi­na­ron a la finan­cia­ción de la esco­la­ri­dad infan­til y el cre­ci­mien­to de los pues­tos de tra­ba­jo, que jun­to con los pro­gra­mas enun­cia­dos, han logra­do sacar de la mise­ria extre­ma a más de 20 millo­nes de bra­si­le­ños y dis­mi­nuir los altos nive­les de cri­mi­na­li­dad que exis­tían en esa socie­dad.

Un dato muy hala­güe­ño es que en el pri­mer semes­tre de 2010, la eco­no­mía gene­ró más de 1.400.000 empleos for­ma­les y se espe­ra que a fines de año se alcan­cen en total 2.500.000.

En este enor­me esfuer­zo pro­duc­ti­vo-social, Bra­sil cerra­rá el año, con la cifra de des­em­pleo más baja de su his­to­ria: 7,3%.

Si estos datos se com­pa­ran con los de varias nacio­nes desa­rro­lla­das como Espa­ña que tie­ne 20,5% de des­em­pleo, Gran Bre­ta­ña, 8,5%, Esta­dos Uni­dos, 9,7% y otras, se com­pren­de con qué volun­tad y des­tre­za ha labo­ra­do el gobierno de Bra­si­lia para esqui­var y salir airo­so de la cri­sis eco­nó­mi­ca mun­dial.

Para este año, se esti­ma que el Pro­duc­to Interno Bru­to bra­si­le­ño cre­ce­rá 7,3% des­pués que el pri­mer semes­tre cerró con 9%. Este índi­ce, entre los más ele­va­dos del pla­ne­ta, jun­to a una balan­za comer­cial favo­ra­ble con paí­ses den­tro y fue­ra de la región, y la cons­tan­te lle­ga­da de inver­sio­nes que suman en los últi­mos tres años 93.488 millo­nes de dóla­res garan­ti­zan, de cier­ta for­ma, la esta­bi­li­dad actual de la nación.

Resul­ta inne­ga­ble que la vic­to­ria elec­to­ral de Rous­seff está ínti­ma­men­te liga­da a la ges­tión de Lula, quien ade­más, duran­te su man­da­to logró bajar la pobre­za de alre­de­dor de 42% en 2002 a 22% en 2009, es decir, 20% en solo sie­te años.

La cla­ve del éxi­to de Lula ha sido la de desa­rro­llar un plan eco­nó­mi­co de cre­ci­mien­to sos­te­ni­do, a la par de com­ba­tir los pro­ble­mas socia­les, al brin­dar opor­tu­ni­da­des a los sec­to­res más des­fa­vo­re­ci­dos para que se incor­po­ren a labo­res pro­duc­ti­vas y de ser­vi­cios.

De esa for­ma se comen­zó a dis­mi­nuir la asi­me­tría eco­nó­mi­ca entre las dife­ren­tes capas pobla­cio­na­les, un mal que ha per­se­gui­do des­de hace años a la socie­dad bra­si­le­ña. Según el índi­ce Gini, que mide las des­igual­da­des en una esca­la de 0 a 1, Bra­sil se colo­ca en 0,493 que aún deno­ta las dife­ren­cias exis­ten­tes entre los sec­to­res ricos y los pobres.

Entre los pro­yec­tos futu­ros enu­me­ra­dos por la actual jefa del Esta­do se encuen­tra el de con­ver­tir a Bra­sil en la quin­ta eco­no­mía del mun­do en la pró­xi­ma déca­da, para lo cual se cuen­ta con el poten­cial indus­trial ins­ta­la­do, gran­des reser­vas petro­le­ras des­cu­bier­tas en los últi­mos años y nume­ro­sa fuer­za labo­ral.

Con el impul­so eco­nó­mi­co que ha teni­do en estos años el gigan­te sud­ame­ri­cano, podría en unos años situar­se des­pués de Esta­dos Uni­dos, Japón, Chi­na y Ale­ma­nia y supe­rar en esa esca­la a Fran­cia (2.634.817), Gran Bre­ta­ña (2.198.163) e Ita­lia (2.089.555).

Bra­sil tam­bién ha tra­ba­ja­do ardua­men­te para incre­men­tar la inte­gra­ción, la coope­ra­ción y el comer­cio regio­nal.

En esa polí­ti­ca «lati­no­ame­ri­ca­nis­ta», el gobierno de Ita­ma­ra­ti, jun­to con Argen­ti­na y Vene­zue­la, die­ron en 2005 en la reu­nión de Mar del Pla­ta, el tiro de gra­cia a la Alian­za de Libre Comer­cio para las Amé­ri­cas (ALCA) que pro­yec­ta­ba el gobierno esta­dou­ni­den­se para con­tro­lar a la región como una neo­co­lo­nia.

Muchos han sido los logros alcan­za­dos pese a tener en con­tra a los gran­des medios de comu­ni­ca­ción que están en manos de la oli­gar­quía y las trans­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas y han sido hos­ti­les en todo momen­to al gobierno de Lula.

Aho­ra corres­pon­de a Dil­ma Rous­seff con­ti­nuar el tra­ba­jo desa­rro­lla­do por la ante­rior admi­nis­tra­ción: incre­men­tar el poten­cial eco­nó­mi­co, dis­mi­nuir la pobre­za y las asi­me­trías, mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de las capas más des­fa­vo­re­ci­das y tra­ba­jar por la for­ta­le­za de la inte­gra­ción lati­no­ame­ri­ca­na. Para lograr­lo, cuen­ta con su capa­ci­dad y con el apo­yo del Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res, de Lula y de la mayo­ría de su pue­blo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *