Agus­tín Tos­co (1930−1975): No es un ani­ver­sa­rio más – Leo­ni­das Ceru­ti

Cuan­do las pato­tas de la buro­cra­cia sin­di­cal ata­can, gol­pean y matan a tra­ba­ja­do­res com­ba­ti­vos, como Mariano Ferrey­ra, se cum­ple un nue­vo ani­ver­sa­rio del falle­ci­mien­to de Agus­tín Tos­co, cuan­do se encon­tra­ba en la clan­des­ti­ni­dad, por­que el gobierno de Isa­be­li­ta había decre­ta­do su deten­ción, la Tri­ple A lo había con­de­na­do a muer­te y su gre­mio Luz y Fuer­za había sido inter­ve­ni­do por el Minis­te­rio de Tra­ba­jo.

Pen­sa­mos, que por la dimen­sión de su figu­ra, mere­ce que lo recor­de­mos en dis­tin­tos aspec­tos de su vida, y eso es lo que inten­ta­re­mos.

Ejem­plo de sin­di­ca­lis­ta

Tos­co fue un diri­gen­te sin­di­cal com­ba­ti­vo, cla­sis­ta, hones­to, soli­da­rio, demo­crá­ti­co, plu­ra­lis­ta, tra­ba­jó codo a codo jun­to a com­pa­ñe­ros de dis­tin­tas pos­tu­ras polí­ti­cas y con los estu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios.

Tos­co en 1952 fue elec­to secre­ta­rio del cuer­po de dele­ga­dos de Luz y Fuer­za de Cór­do­ba, en 1953 ganó las elec­cio­nes para la con­duc­ción del gre­mio en la pro­vin­cia, tenien­do 23 años. Un año más tar­de lo eli­gie­ron como Secre­ta­rio Gre­mial del secre­ta­ria­do nacio­nal de la Fede­ra­ción Argen­ti­na de Tra­ba­ja­do­res de Luz y Fuer­za (FATLYF). Al cese de las inter­ven­cio­nes mili­ta­res, entre 1955 – 1957, bajo las cua­les fue inha­bi­li­ta­do, for­mó par­te del Con­gre­so Nor­ma­li­za­dor y vol­vió a ser reele­gi­do en los dos car­gos antes men­cio­na­dos. En 1972, mien­tras per­ma­ne­cía en pri­sión fue ele­gi­do como secre­ta­rio adjun­to de la CGT Regio­nal Cór­do­ba.

Tos­co se pro­nun­ció por una socie­dad sin explo­ta­do­res ni explo­ta­dos, con posi­cio­nes anti­im­pe­ria­lis­tas, anti­dic­ta­to­ria­les e inter­na­cio­na­lis­tas.

Tos­co fue per­se­gui­do, varias veces dete­ni­do, pasó por dis­tin­tas cár­ce­les, y la Masa­cre de Tre­lew lo encon­tró encar­ce­la­do en Raw­son.

Nada de lo humano le era ajeno

Tos­co recor­da­ba que hizo el secun­da­rio en cali­dad de interno, “el ciclo bási­co indus­trial, en la Escue­la de Tra­ba­jo, don­de fui ele­gi­do pre­si­den­te del Cen­tro de Alum­nos. Mi mili­tan­cia arran­có en esa épo­ca, cuan­do enca­be­cé varias huel­gas por con­di­cio­nes en el inter­na­do y con­tra las auto­ri­da­des de la casa. No es lo úni­co: en el mis­mo lugar al ter­mi­nar el ciclo, me desig­na­ron para hablar en el cie­rre del cur­so; des­de allí cri­ti­que el sis­te­ma vigen­te en la escue­la y me negué a reci­bir el diplo­ma de par­te del Direc­tor, don­de me ova­cio­na­ron todos los com­pa­ñe­ros. A los 9 años deci­dí hacer­me hin­cha de fút­bol y en vez de optar por el cam­peón de la tem­po­ra­da (1939) Inde­pen­dien­te, me hice hin­cha del úni­co equi­po que logró derro­tar­lo: Hura­cán. Años más tar­de esas pre­fe­ren­cias se vol­ca­ron por dos clu­bes cor­do­be­ses: Talle­res y Alas Argen­ti­na, un modes­to equi­po de mi barrio. A los 18 años duran­te tres años fui a la Uni­ver­si­dad Tec­no­ló­gi­ca, don­de me reci­bí de elec­tro­téc­ni­co, don­de fui dele­ga­do de cur­so. Allí se dis­cu­tía mucho y ese diá­lo­go per­ma­nen­te me inci­ta­ba a pro­fun­di­zar la lec­tu­ra.

Siem­pre me gus­tó leer. En mi pro­pia casa con piso de tie­rra y sin luz eléc­tri­ca; me había cons­trui­do una peque­ña biblio­te­ca, pre­ca­ria pero acce­si­ble. De ado­les­cen­te solía pre­fe­rir a Inge­nie­ros; aun­que posi­ti­vis­ta, ense­ña­ba cosas. Cuan­do a los 17 años salí a bus­car una nue­va ocu­pa­ción, reci­bí ense­ñan­zas de otra índo­le: me acep­ta­ban como apren­diz y enton­ces no me paga­ban o me paga­ban poco. Corría la lie­bre. Tan solo al cum­plir la mayo­ría de edad con­se­guí incor­po­rar­me a Luz y Fuer­za como ayu­dan­te elec­tri­cis­ta en el taller elec­tro­me­cá­ni­co, don­de aho­ra soy téc­ni­co espe­cia­li­za­do. Por aque­lla épo­ca ya había adqui­ri­do con­cien­cia de los con­flic­tos socia­les, y había deci­di­do tam­bién tomar par­ti­do por mi cla­se. A los 19 años fui ele­gi­do sub­de­le­ga­do, a los 20 ascen­dí a dele­ga­do. Mien­tras tan­to, Perón subía al poder y yo mira­ba con sim­pa­tía al movi­mien­to que levan­ta­ba un eslo­gan con­tra Bra­den.»

Con­sul­ta­do como era un día de su vida, comen­tó: “Bueno, me levan­to a las cin­co y media. Antes de las seis y media estoy fichan­do en la empre­sa. Tra­ba­jo has­ta la una y media. Almuer­zo en casa (a veces lo hago en el sin­di­ca­to), duer­mo una peque­ña sies­ta de dos horas, y des­de las cin­co de la tar­de estoy en el sin­di­ca­to, tra­ba­jan­do con los com­pa­ñe­ros, con la gen­te que vie­ne. Atien­do tam­bién en la CGT. En fin, ter­mi­na­mos siem­pre a la una o dos de la maña­na, dor­mi­mos muy poco. Por las noches, íba­mos a ver par­ti­dos de bás­quet­bol; nos que­dá­ba­mos a cenar, en fin, seguía­mos hablan­do siem­pre de los pro­ble­mas nues­tros, pero no bajo el signo que nos obli­gó Onga­nia y la Revo­lu­ción Argen­ti­na”.

Sus defi­ni­cio­nes ideo­ló­gi­cas

Se defi­nía como “mar­xis­ta-socia­lis­ta, los fun­da­men­tos que ten­go están ela­bo­ra­dos en base al mate­ria­lis­mo dia­léc­ti­co, y en lo polí­ti­co estoy por la uni­dad de las fuer­zas de la dis­tin­tas ten­den­cias, sin dis­cri­mi­na­cio­nes ideo­ló­gi­cas, pero siem­pre que coin­ci­dan con el pro­gre­so y la libe­ra­ción nacio­nal de los argen­ti­nos”.

Ante la con­sul­ta de ¿Cuál revo­lu­ción es la que pro­pug­na­ba?, no vaci­ló en res­pon­der: “En reali­dad la úni­ca revo­lu­ción posi­ble es la que cam­bie la pro­pie­dad de los medios de pro­duc­ción y de cam­bio, aho­ra en manos de entes pri­va­dos y pri­vi­le­gia­dos, para colo­car­los en manos del pue­blo. Es la revo­lu­ción socia­lis­ta, con sus carac­te­rís­ti­cas y su desa­rro­llo his­tó­ri­co según las con­di­cio­nes nacio­na­les de cada país”.

Y para que no que­da­ran dudas de sus pos­tu­ras decla­ró “noso­tros que­re­mos res­ca­tar los medios de pro­duc­ción y de cam­bio que están en manos de los con­sor­cios capi­ta­lis­tas ‑fun­da­men­tal­men­te de los mono­po­lios- para el pue­blo. Nues­tro pun­to de vis­ta es que deben des­apa­re­cer las cla­ses y que debe exis­tir una cla­se: la de quie­nes tra­ba­jan. Y no como aho­ra, que exis­ten: la de los explo­ta­dos que tra­ba­jan y la de los explo­ta­do­res que sólo viven del esfuer­zo de los demás”.

La uni­dad del cam­po popu­lar y los revo­lu­cio­na­rios

Fue un defen­sor de la uni­dad de los revo­lu­cio­na­rios y de la izquier­da. Com­par­tió con los comu­nis­tas la cons­truc­ción de la Comi­sión Nacio­nal Inter­sin­di­cal y el Encuen­tro Nacio­nal de los Argen­ti­nos, apo­yó la can­di­da­tu­ra pero­nis­ta de Ati­lio López para la vice­go­ber­na­ción de Cór­do­ba en 1973, impul­só y par­ti­ci­pó en los Ple­na­rios Anti­bu­ro­cra­ti­cos, jun­to a nume­ro­sos gre­mia­lis­tas com­ba­ti­vos, se sumó entu­sias­ta­men­te a los Con­gre­sos del Fren­te Anti­im­pe­ria­lis­tas y por el Socia­lis­mo (FAS), que impul­sa­ban entre otros el ERP-PRT, en tan­to que su abo­ga­do y ami­go era el radi­cal Hipó­li­to Sola­ri Iri­go­yen.

Sus com­pa­ñe­ros opi­nan de su per­so­na­li­dad

Feli­pe Alber­ti ‑secre­ta­rio de Cul­tu­ra de Luz y Fuer­za Cór­do­ba- sos­tu­vo ante “Pri­me­ra Pla­na” que “Tos­co es uno de los pocos diri­gen­tes que la Fede­ra­ción no logró corrom­per”. Otro com­pa­ñe­ro, Con­tre­ras, opino que “tan­ta aus­te­ri­dad, tama­ña con­duc­ta, sue­le refle­jar­se en la ayu­da que el diri­gen­te sin­di­cal acep­ta para su espo­sa e hijos, mien­tras dure su pri­sión. Men­sual­men­te y por limi­ta­ción del pro­pio Tos­co, entre­ga­mos 60 mil pesos vie­jos a su espo­sa, fru­to de la cola­bo­ra­ción volun­ta­ria de nues­tros afi­lia­dos; cada uno se coti­za con lo que pue­de. Des­de el más modes­to has­ta los que tie­ne car­gos altos. Lo que sobra de esa suma, lo inte­gra­mos en el fon­do para ayu­da de los pre­sos….” La revis­ta comen­tó que “Con­tre­ras y Alber­ti, jun­to a otros diri­gen­tes sin­di­ca­les luci­fuer­cis­tas (Moro, Dito­fino, Gri­gai­tis), cons­ti­tu­yen el ani­llo que rodea a Tos­co. “El Grin­go ‑refie­ren- tie­ne una gran per­so­na­li­dad; es hones­to y correc­to. Posee una capa­ci­dad de tra­ba­jo increí­ble. Se pasa 18 horas en el sin­di­ca­to. A noso­tros nos cues­ta seguir­lo. Le gus­ta hablar de noche. Por ahí ‑bro­mean- le deci­mos que en vez de haber sido encar­ga­do de sec­tor, ten­dría que ser sereno”. Cla­ro que no todas son rosas entre Tos­co y sus ami­gos: “Por ahí nos pelea­mos, es que Tos­co tie­ne todas las cosas que pue­de tener un hom­bre ‑dice Alberti‑, pero a poco de dis­cu­tir, de calen­tar­nos, vemos que la mayo­ría de las veces tie­ne razón”. Ade­más dicen que “Des­de la cár­cel, el 17 de sep­tiem­bre del año pasa­do, Tos­co fue reelec­to en su car­go por 1110 votos con­tra 653. Nadie duda sobre el res­pe­to a su per­so­na­li­dad, una acti­tud de todos los sec­to­res, inclu­so los de la pro­pia opo­si­ción sin­di­cal. En ese terreno, algu­nos acuer­dos pudie­ron lograr­se más allá de las frías rela­cio­nes polí­ti­cas”.

Tos­co y sus con­vic­cio­nes

Sobre él se dijo: “Fue de esos hom­bres que mili­tó la ter­que­dad de la espe­ran­za, un auto­di­dac­ta, andu­vo siem­pre en la bús­que­da de ampliar el cono­ci­mien­to, como una mane­ra de ser cada más libre, bus­có per­fec­cio­nar­lo a tra­vés de la lec­tu­ra y el estu­dio, éste, fue uno de las moda­li­da­des para ampliar el cono­ci­mien­to, tan­to huma­nís­ti­cos, polí­ti­cos o téc­ni­cos; el otro, fue el de bucear en las aguas pro­fun­das de la prác­ti­ca con­cre­ta, y com­bi­na­ba la teo­ría con esa prác­ti­ca, en un ejer­ci­cio per­ma­nen­te de com­pro­ba­ción”.

El otro aspec­to de su per­so­na­li­dad, pero que tie­ne que ver con la inte­gra­li­dad del hom­bre, fue la de cum­plir con los man­da­tos que le daban sus igua­les: los com­pa­ñe­ros, la de ser buen tra­ba­ja­dor, la de tener una acti­tud correc­ta fren­te al tra­ba­jo, ante sus com­pa­ñe­ros en la rela­ción social dia­ria, ser soli­da­rio, una de las for­mas era la de trans­mi­tir sin egoís­mos el cono­ci­mien­to acu­mu­la­do del ofi­cio, cua­li­dad de esa par­ti­cu­la­ri­dad, que es igno­ra­da en los mun­dos aca­dé­mi­cos cuan­do se tra­ta de la des­crip­ción de un tra­ba­ja­dor.

Una fuer­te con­cep­ción fue la de obrar siem­pre en for­ma colec­ti­va, lo demos­tra­ba en los hechos con­cre­tos, habla­ba y actua­ba en plu­ral siem­pre rodea­do de sus pares.

Desa­rro­lló su pen­sa­mien­to bus­can­do otra reali­dad para el Movi­mien­to Obre­ro Argen­tino, que se cen­tra­ba en la rotu­ra de las cade­nas que lo opri­mían.

Fue cla­ro al seña­lar que el recla­mo eco­nó­mi­co sola­men­te, era una tram­pa ten­di­da por los explo­ta­do­res. Dijo que “el patrón, tra­ta­ba de pene­trar con esa con­cep­ción, la de pelear sólo por el sala­rio y otras rei­vin­di­ca­cio­nes pare­ci­das. Era la ideo­lo­gía del eco­no­mi­cis­mo que se inmis­cuía en el seno de las luchas de los tra­ba­ja­do­res para des­viar el pro­ble­ma cen­tral, la lucha de cla­ses en el mar­co de la lidia por la libe­ra­ción nacio­nal, para ter­mi­nar con la explo­ta­ción del hom­bre por el hom­bre”.

“Aca­bar, defi­ni­ti­va­men­te, con explo­ta­dos y explo­ta­do­res, ter­mi­nar con los sue­ños de los explo­ta­do­res que quie­ren que los tra­ba­ja­do­res tra­ba­jen de la cuna a la tum­ba”.

“Eso fue lo que inten­ta­ron en inten­tan en la actua­li­dad los diri­gen­tes obre­ros par­ti­ci­pa­cio­nis­tas o cola­bo­ra­cio­nis­tas, y los lla­ma­dos buró­cra­tas en los tiem­pos con­tem­po­rá­neos, cuan­do bus­ca­ban y bus­can arti­ma­ñas para que la lucha sólo sea por el sala­rio. Y que ade­más, el Movi­mien­to obre­ro fue­ra apo­lí­ti­co, tal como lo pre­ten­dían y pre­ten­den las patro­na­les, el Esta­do y las buro­cra­cias entre­ga­das”.

Tos­co y sus com­pa­ñe­ros, expre­sa­ban dis­tin­tas corrien­tes del pen­sa­mien­to polí­ti­co local y nacio­nal, tuvie­ron en cla­ro que no se pue­de intro­du­cir nin­gún par­ti­do polí­ti­co en for­ma pre­emi­nen­te, ni dar­le un tin­te par­ti­da­rio al sin­di­ca­to. Entre los tra­ba­ja­do­res, en el seno de la cla­se obre­ra con­vi­ven y exis­ten dis­tin­tas expre­sio­nes, iden­ti­da­des, creen­cias y pen­sa­mien­tos. Por eso sos­te­nían que la polí­ti­ca sin­di­cal es la for­ma polí­ti­ca más impor­tan­te y com­ple­ja a desa­rro­llar.

Dos tipos de sin­di­ca­lis­mo

Tos­co, defi­nió que exis­tían, dos tipos, al menos de sin­di­ca­lis­mo. “Uno el sin­di­ca­lis­mo que deno­mi­na­mos par­ti­ci­pa­cio­nis­ta o adap­ta­cio­nis­ta, que se mue­ve en for­ma depen­dien­te y refe­ren­cial al sis­te­ma. Es el que espe­ra que crez­ca el cos­to del nivel de vida para pedir aumen­to de sala­rios y que ter­mi­na con­for­mán­do­se en la prác­ti­ca con el aumen­to de sala­rios que la Secre­ta­ría de Tra­ba­jo auto­ri­za. El otro, es el sin­di­ca­lis­mo de libe­ra­ción, que ha com­pren­di­do que debe ser un fac­tor en la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal. Es el que atien­de tan­to a la defen­sa de los dere­chos y rei­vin­di­ca­cio­nes de carác­ter inme­dia­to de los com­pa­ñe­ros y que plan­tea la lucha con­tra el impe­ria­lis­mo inter­na­cio­nal del dine­ro, en su mani­fes­ta­ción con­cre­ta de mono­po­lios de la pro­duc­ción, de la dis­tri­bu­ción, de los ser­vi­cios, de las finan­zas inter­na­cio­na­les. Es el sin­di­ca­lis­mo que asu­me una misión y una res­pon­sa­bi­li­dad glo­bal, social y nacio­nal. Que plan­tea la trans­for­ma­ción revo­lu­cio­na­ria de las estruc­tu­ras y que recla­ma en lo inme­dia­to que los gran­des medios de pro­duc­ción y las palan­cas fun­da­men­ta­les de la eco­no­mía sean de pro­pie­dad esta­tal ‑social y no pri­va­da-”.

“El sin­di­ca­lis­mo de libe­ra­ción lucha en estos momen­tos con­tra los tres gran­des res­pon­sa­bles de la injus­ti­cia y de la opre­sión: el impe­ria­lis­mo, la dic­ta­du­ra y el par­ti­ci­pa­cio­nis­mo. A su vez levan­ta tres ban­de­ras de uni­dad y lucha: jus­ti­cia social, sobe­ra­nía popu­lar y libe­ra­ción nacio­nal, que par­ti­cu­lar­men­te pue­den tener otras deno­mi­na­cio­nes, pero que en el fon­do, deben unir a todos los que luchan por una vida mejor, sean del color que fue­ren. El sin­di­ca­lis­mo de libe­ra­ción debe actuar en todos los terre­nos, ins­ti­tu­cio­na­les o no. Depen­de de la rela­ción de fuer­zas y de las cir­cuns­tan­cias para la pre­emi­nen­cia de su accio­nar en un terreno u otro. Los sin­di­ca­tos en cuan­to ins­tru­men­tos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra no son apén­di­ces natos del sis­te­ma”.

“Este sí, quie­re con­ver­tir­los en un apén­di­ce mori­ge­ra­dor. Pero la lucha de la cla­se tra­ba­ja­do­ra debe lle­var­se en todos los terre­nos y no debe cejar su esfuer­zo para que todos los sin­di­ca­tos sean, en el ámbi­to sin­di­cal, sus cana­les rei­vin­di­ca­ti­vos, des­de los cua­les mucho se pue­de hacer para el cam­bio del sis­te­ma, al menos por aho­ra en Argen­ti­na y varios paí­ses del mun­do depen­dien­te. El sin­di­ca­lis­mo de libe­ra­ción asu­me su papel polí­ti­co gene­ral en su capa­ci­dad van­guar­dis­ta, en uni­dad con los demás sec­to­res popu­la­res, polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos y socia­les…”.

“Ya sea en el terreno ins­ti­tu­cio­nal, en el de la resis­ten­cia e inclu­so en la clan­des­ti­ni­dad no hay otra rela­ción posi­ble que la demo­cra­cia de bases. Es decir el con­tac­to direc­to entre los tra­ba­ja­do­res y sus repre­sen­tan­tes o diri­gen­tes. La con­cien­cia­ción a nivel de bases. La reci­pro­ci­dad del inter­cam­bio de opi­nio­nes. Las asam­bleas gene­ra­les, las de sec­to­res, las de uni­da­des de tra­ba­jo. Cla­ro que hay dife­ren­cias para una situa­ción ins­ti­tu­cio­nal, de resis­ten­cia o de clan­des­ti­ni­dad. Pero en defi­ni­ti­va en el terreno del sin­di­ca­lis­mo, nada es váli­do, sin la demo­cra­cia de bases y la con­se­cuen­te reci­pro­ci­dad entre las bases y las direc­cio­nes”.

“En todos los casos de mane­ra tal que las bases sean las que deci­dan como pro­ta­go­nis­ta de la vida y de los obje­ti­vos de su orga­ni­za­ción”.

Car­ta a su com­pa­ñe­ra

Con su com­pa­ñe­ra Susa­na, dele­ga­da del gre­mio, pasó gran par­te de su vida. Cuan­do fue dete­ni­do el 29 de abril de 1971, al decla­rar­se el esta­do de sitio, fue tras­la­do a Villa Devo­to, lue­go fue tras­la­do en 1972 a Raw­son, y fue libe­ra­do el 23 de sep­tiem­bre de ese año. A los días de ser encar­ce­la­do, le envió esta car­ta:

“Que­ri­da Susa­na: Ni bien lle­gué fuí ubi­ca­do en la cel­da de ais­la­mien­to en el entre­pi­so N° 6. Este es muy redu­ci­do cons­trui­do sobre el 3° y últi­mo piso de uno de los gran­des edi­fi­cios del penal. Esta cár­cel alo­ja alre­de­dor de 2.500 dete­ni­dos. El ascen­sor lle­ga has­ta el últi­mo piso y por una esca­le­ra se va has­ta don­de esta­mos noso­tros. La cel­da del entre­pi­so tie­ne dos peque­ños com­par­ti­mien­tos de 2,30 m. de lar­go por 1,40 m. de ancho; de altu­ra 2,10 m. Pode­mos apo­yar las manos en el techo, con los bra­zos abier­tos un codo da sobre una pared y la mano sobre la otra; allí está la cama y la puer­ta no pue­de abrir­se del todo, por­que topa con la cama. Así, con datos prác­ti­cos, es la dimen­sión de cada com­par­ti­mien­to. Son con­ti­guos y por el fren­te los comu­ni­ca un pasi­llo, que a su vez desem­bo­ca en el baño. En éste una ven­ta­na con rejas da al exte­rior”.

“Des­de la mis­ma se pue­de obser­var par­te del penal y del barrio Villa Devo­to. Estu­ve 17 días com­ple­ta­men­te solo, has­ta que lo tra­je­ron a Onga­ro, acom­pa­ña­do de una radio a tran­sis­to­res y los dia­rios de la maña­na que dejan entrar. Tan­tos días sin con­ver­sar resul­ta­ron can­sa­do­res. Veía fugaz­men­te a los cela­do­res, ya que no están en el entre­pi­so sino aba­jo en el pabe­llón, cuan­do traían la comi­da o pro­ce­dían al recuen­to. Hizo mucho frío y lo com­ba­tía con un calen­ta­dor a kero­se­ne”.

“Comen­za­ron a lle­gar car­tas y comu­ni­ca­cio­nes por inter­me­dio del abo­ga­do Dr. Hipó­li­to Sola­ri Iri­go­yen y des­de Cór­do­ba mi abo­ga­do y com­pa­ñe­ro el Dr. Arnal­do Murúa, ali­via­ron la situa­ción. De la corres­pon­den­cia y de los salu­dos de mis fami­lia­res, de las com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros de Luz y Fuer­za, de ins­ti­tu­cio­nes, abo­ga­dos y ami­gos reci­bí una cáli­da soli­da­ri­dad lle­na de fe, de fir­me­za y de com­ba­ti­vi­dad. Fue­ron mi prin­ci­pal oxí­geno espi­ri­tual y pasé y paso la mayor can­ti­dad de horas con­tes­tán­do­las, reco­no­cien­do todo eso que vie­ne de los que luchan, de los que com­ba­ten la arbi­tra­rie­dad y la injus­ti­cia, las tram­pas y los enga­ños de un régi­men usur­pa­dor y con­ti­nuis­ta. Todas las car­tas son peda­zo de una vida pal­pi­tan­te que está allí afue­ra y que lle­gan has­ta mí con su car­ga gene­ro­sa de sen­ti­mien­tos, de ideas, de sóli­das afir­ma­cio­nes. Y por mi cabe­za pasan los recuer­dos, vue­la la ima­gi­na­ción, se rati­fi­can todas las posi­cio­nes y se con­tem­pla toda la socie­dad que todos que­re­mos cons­truir”.

La per­se­cu­ción, la cár­cel y la con­de­na a muer­te no pudie­ron ven­cer­lo, siguió luchan­do y hoy sus accio­nes e ideas siguen vigen­tes en cada con­flic­to obre­ro.

Leó­ni­das Ceru­ti es his­to­ria­dor.
IMC Argen­ti­na /​Sema­na­rio Alter­na­ti­vas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *