Reco­rre Euro­pa el temor de otra cri­sis por la deu­da de Irlan­da – La Jor­na­da

París, 11 de noviem­bre. Los intere­ses de los bonos de Irlan­da y Por­tu­gal batie­ron nive­les récord, per­ju­di­can­do la coti­za­ción del euro en unos mer­ca­dos teme­ro­sos de que la cri­sis de la deu­da en paí­ses de la euro­zo­na entre en una segun­da fase, seis meses des­pués del res­ca­te de Gre­cia.

La tasa de inte­rés del bono irlan­dés a diez años subió este jue­ves has­ta 8.929 por cien­to, el nivel más alto des­de que el país ingre­só en la zona euro. Duran­te la jor­na­da la tasa bajó a 8.646 por cien­to, toda­vía por enci­ma de 8.639 por cien­to de la vís­pe­ra al cie­rre. El dife­ren­cial del ren­di­mien­to con el bono ale­mán, de refe­ren­cia en los mer­ca­dos, lle­gó a fijar­se en más de 6.2 por cien­to.

En Por­tu­gal, la tasa del bono a diez años bajó a 6.882 por cien­to, fren­te a 7.086 por cien­to del miér­co­les. Duran­te la sesión lle­gó a subir por enci­ma de 7.1 por cien­to. El miér­co­les, por pri­me­ra vez des­de la entra­da del país en la euro­zo­na, la tasa superó el umbral de 7 por cien­to.

Irlan­da advir­tió que el incre­men­to en sus cos­tos de finan­cia­mien­to a máxi­mos his­tó­ri­cos se ha con­ver­ti­do en una cues­tión muy seria. De inme­dia­to la Unión Euro­pea indi­có que está lis­ta para actuar en caso de que el antes cono­ci­do como tigre cel­ta nece­si­te ayu­da.

Los apu­ros pre­su­pues­ta­rios de Dublín sus­ci­tan inquie­tu­des entre sus socios euro­peos, que temen el hun­di­mien­to de la coti­za­ción de la mone­da común. Por ello, el pre­si­den­te de la Comi­sión Euro­pea, José Manuel Durao Barro­so, dijo este jue­ves des­de Seúl, don­de par­ti­ci­pa en la cum­bre del G‑20, que en caso de nece­si­dad, la Unión Euro­pea está dis­pues­ta a apo­yar a Irlan­da y afir­mó que se tie­nen los ins­tru­men­tos esen­cia­les en la Unión Euro­pea y la zona euro para actuar, de ser nece­sa­rio.

Los minis­tros de Finan­zas de Ale­ma­nia, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña emi­ti­rán el vier­nes un comu­ni­ca­do para cal­mar a los mer­ca­dos debi­do a la incer­ti­dum­bre por la situa­ción en Irlan­da, dije­ron fuen­tes de la dele­ga­ción ale­ma­na pre­sen­te en el G‑20 en Seúl.

Auto­ri­da­des euro­peas seña­la­ron que obser­van de cer­ca los acon­te­ci­mien­tos en Irlan­da, pero des­min­tie­ron por segun­do día con­se­cu­ti­vo que Dublín hubie­ra soli­ci­ta­do ayu­da finan­cie­ra, como sí lo hizo Gre­cia hace seis meses, pese a negar­lo has­ta últi­mo momen­to.

A dife­ren­cia de Gre­cia, Irlan­da cuen­ta con finan­cia­mien­to para pagar sus obli­ga­cio­nes has­ta media­dos del pró­xi­mo año, lo que indi­ca­ría que no habría una cri­sis de liqui­dez inmi­nen­te. No obs­tan­te, un son­deo de Reuters entre eco­no­mis­tas y ana­lis­tas de bonos mues­tra un cre­cien­te pesi­mis­mo, ya que 20 de los 30 encues­ta­dos dije­ron que es impro­ba­ble que el país lle­gue a fina­les de 2011 sin ayu­da exter­na.

Los dife­ren­cia­les de los bonos son muy serios y hay inquie­tud inter­na­cio­nal en toda la euro­zo­na, advir­tió en Dublín el minis­tro irlan­dés de Finan­zas, Brian Lenihan.

El cos­to de un posi­ble res­ca­te sería de alre­de­dor de 48 mil millo­nes de euros (66 mil millo­nes de dóla­res), según la media de los pro­nós­ti­cos de ana­lis­tas.

El gobierno de Irlan­da, en míni­mos de popu­la­ri­dad pero con mayo­ría en el Par­la­men­to, tra­ta de demos­trar que no nece­si­ta un res­ca­te al esti­lo grie­go para redu­cir un défi­cit pre­su­pues­ta­rio que se incre­men­ta­rá a 32 por cien­to del pro­duc­to interno bru­to (PIB) este año, el más alto de la euro­zo­na, por el cos­to de reca­pi­ta­li­za­ción de la ban­ca.

Se está cons­ta­tan­do un efec­to con­ta­gio en los otros paí­ses peri­fé­ri­cos, que en prin­ci­pio inquie­tan menos, comen­tó Eric Oyno­yan, estra­te­ga espe­cia­li­za­do en obli­ga­cio­nes en el ban­co BNP Pari­bas.

La noti­cia afec­tó varios mer­ca­dos, entre ellos la bol­sa y el peso mexi­ca­nos. Los mer­ca­dos finan­cie­ros expe­ri­men­tanalgo así como un regre­so a los momen­tos tur­bu­len­tos que vivi­mos a comien­zos de año, cuan­do se agra­vó la cri­sis de la deu­da grie­ga, ele­van­do los intere­ses de la deu­da de Por­tu­gal, Irlan­da y Espa­ña, dijo Ken­neth Broux, eco­no­mis­ta en el Lloyds Ban­king Group.

La dis­pa­ra­da de los intere­ses de la deu­da no son sos­te­ni­bles y ponen a mucha gen­te ner­vio­sa sobre lo que vaya a ocu­rrir des­pués, agre­gó.

En Méxi­co el peso per­dió terreno fren­te al dólar y cerró en 12.38 fren­te a los 12.35 de la sesión pre­via, duran­te la jor­na­da el bille­te ver­de lle­gó a ven­der­se has­ta en 12.45 pesos en ins­ti­tu­cio­nes ban­ca­rias. En ope­ra­cio­nes al mayo­reo la mone­da mexi­ca­na tam­bién per­dió valor, alñ cerrar en 12.26 con­tra los 12.23 de la jor­na­da ante­rior.

Por su par­te, el euro cayó a un míni­mo de 1.3637 dóla­res, su menor nivel en cin­co sema­nas, ante la cre­cien­te incer­ti­dum­bre sobre la capa­ci­dad de Irlan­da de pagar sus deu­das.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *