Cró­ni­ca de una deten­ción – Daniel Sara­le­gi y Xabier Sara­le­gi

dani saralegi
A las nue­ve de la maña­na del día de hoy, 11 de noviem­bre de 2010, hemos sido dete­ni­dos y con­du­ci­dos a comi­sa­ría por par­te de la Poli­cía Nacio­nal espa­ño­la. La deten­ción ha sido comu­ni­ca­da, con dere­cho a abo­ga­do de con­fian­za, con asis­ten­cia del foren­se si así lo reque­ría­mos y con unas for­mas “correc­tas” en todo momen­to. Nos han comu­ni­ca­do en la calle el deli­to del que está­ba­mos acu­sa­dos, Ame­na­zas terro­ris­tas; al entrar en el coche nos han espo­sa­do las manos a uno por delan­te del cuer­po con unas espo­sas, y al otro por detrás con unas bri­das y al lle­gar a comi­sa­ría nos han leí­do nues­tros dere­chos como dete­ni­dos y nos han meti­do a cada uno en un cala­bo­zo. Des­pués de hacer­nos todas las dili­gen­cias, coger­nos hue­llas, mues­tra de ADN y foto­gra­fías, con asis­ten­cia del abo­ga­do de con­fian­za hemos teni­do la posi­bi­li­dad de decla­rar, a lo que nos hemos nega­do ya que lo hare­mos en sede judi­cial y delan­te del juez. Final­men­te se nos ha infor­ma­do que nos lle­ga­rá un reque­ri­mien­to para decla­rar en la Audien­cia.

Lle­va­mos vivien­do en el actual domi­ci­lio des­de que, a los meses de casar­se, nues­tro aita y nues­tra ama se tras­la­da­ron ahí. En el por­tal siguien­te al nues­tro vive des­de hace unos diez años, más o menos (des­co­noz­co la fecha exac­ta) un con­ce­jal del Ayun­ta­mien­to de Iru­ñea. Debi­do a la polí­ti­ca de pro­tec­ción de car­gos públi­cos está siem­pre acom­pa­ña­do de dos o tres guar­da­es­pal­das. El con­ce­jal nos cono­ce des­de hace muchos años, en espe­cial a mi aita por cues­tio­nes pro­fe­sio­na­les, como veci­nos de la calle. Sus guar­da­es­pal­das, todos los que en estos años han ido pasan­do a tra­ba­jar con él, nos cono­cen sobra­da­men­te, a noso­tros dos, a mi aita y a cual­quier vecino de la calle. En nin­gún momen­to hemos teni­do nin­gún tipo de pro­ble­ma con el con­ce­jal, sal­vo que nos dejó de salu­dar hace unos años y des­de enton­ces nos limi­ta­mos a mirar­nos y poco más. Con los guar­da­es­pal­das, según quién esté de ser­vi­cio, sí hemos teni­do más pro­ble­mas, tan­to noso­tros dos como mi aita. Hay gen­te que por lo vis­to pien­sa que den­tro de sus fun­cio­nes están las de inco­mo­dar, ato­si­gar y moles­tar a veci­nos que viven cer­ca de su pro­te­gi­do. Nor­mal­men­te no les hace­mos ni caso. No hay mayor des­pre­cio que no hacer apre­cio.

El pasa­do miér­co­les tuvi­mos que aguan­tar más de un mal ges­to, ame­na­zas ver­ba­les y demás por par­te de uno de los guar­da­es­pal­das. Cuan­do el con­ce­jal se fue a pie a acom­pa­ñar a sus hijas has­ta el cole­gio jun­to con uno de los guar­da­es­pal­das, el otro, el que esta­ba con mal día, cogió el coche y al pasar por delan­te del por­tal de nues­tra casa, en don­de espe­rá­ba­mos para irnos al mon­te, fue fre­nan­do mien­tras nos hacía ges­tos y seguía gri­tán­do­nos con furia des­de den­tro (lle­va­ba hacien­do esto des­de hacía unos minu­tos des­de la ace­ra de enfren­te). En ese momen­to lo úni­co que le diji­mos era que ya valía, que nos deja­se en paz, que tuvie­se más res­pe­to y nada más. Según él, resul­ta que dice que le insul­ta­mos (una bur­da men­ti­ra) y que inclu­so le hici­mos un ges­to con el dedo como si accio­ná­se­mos un man­do a dis­tan­cia (es increí­ble que una per­so­na se pue­da inven­tar una patra­ña como esta y te lle­van dete­ni­do duran­te toda la maña­na).

En un momen­to en que una mayo­ría de la socie­dad esta­mos ilu­sio­na­dos, por­que se empie­za a ver el final del túnel y el fin al con­flic­to que des­gra­cia­da­men­te vivi­mos en nues­tro pue­blo, es increí­ble que haya per­so­nas ancla­das toda­vía en los pará­me­tros que inten­ta­mos dejar atrás. El tra­ba­jo en común por par­te de las fuer­zas polí­ti­cas que creen en las liber­ta­des demo­crá­ti­cas de nues­tra tie­rra y en el res­pe­to a los dere­chos indi­vi­dua­les y polí­ti­cos es la base para ir desa­rro­llan­do el camino que hemos empren­di­do cons­cien­te­men­te, pero cree­mos que es más nece­sa­rio aún el com­pro­mi­so de los agen­tes socia­les y de la ciu­da­da­nía en gene­ral para hacer que este camino sea sin retorno y se con­vier­ta en un camino hacia la demo­cra­cia para este pue­blo. Sere­mos noso­tras y noso­tros, las gen­tes de la calle, las que logre­mos que epi­so­dios como el que aca­ba­mos de vivir noso­tros dos sean malos recuer­dos en la con­cien­cia colec­ti­va. De la mis­ma mane­ra tene­mos que ser las ciu­da­da­nas y ciu­da­da­nos las que con­si­ga­mos que las fuer­zas polí­ti­cas, agen­tes socia­les y per­so­nas que no apues­tan toda­vía por el diá­lo­go polí­ti­co como ins­tru­men­to para la reso­lu­ción del con­flic­to y lograr las liber­ta­des demo­crá­ti­cas se suban cuan­to antes a este carro de com­pro­mi­so, ilu­sión y espe­ran­za.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *