Mura­lis­tas – Jakue pas­cual

El pri­mer artis­ta pre­gun­ta con una pal­ma­da roja a la pie­dra y la natu­ra­le­za negra le con­tes­ta. El muro es una tram­pa que la ima­gi­na­ción dis­po­ne para cazar ideas. Su topo­lo­gía le da poder mági­co y Otei­za lo con­fron­ta con la ana­to­mía del espa­cio. Fron­tón rupes­tre.

Los egip­cios gra­ban jero­glí­fi­cos. Teo­tihua­can engen­dra dio­ses y Quetzal­cóatl reco­rre sus talu­des. Gara­ba­tea­mos (graf­fia­re) mal­di­cio­nes en luga­res públi­cos como los roma­nos. Y la Capi­lla Six­ti­na se pue­bla con fres­cos para mayor glo­ria del Papa.

El mura­lis­mo edu­ca la post-revo­lu­ción mexi­ca­na. Indi­ge­nis­mo, nacio­na­lis­mo y mar­xis­mo. Oroz­co con­vo­ca a los Dio­ses del mun­do moderno y tran­si­ta por la Ale­go­ría nacio­nal has­ta lle­gar a sus raí­ces con Juá­rez, el cle­ro y los impe­ria­lis­tas. Die­go Rive­ra inclu­ye la efi­gie de Lenin en el Con­tro­la­dor del Uni­ver­so y Roc­ke­fe­ller des­tru­ye la obra por con­si­de­rar­la un insul­to. PC, Fri­da Kah­lo, Gue­rra Civil espa­ño­la, ase­si­na­to de Trotsky y Siquei­ros. Del mitin obre­ro de L.A. al Ejer­ci­cio plás­ti­co para el bur­gués Bota­na, su aman­te y espo­sa. Las pis­to­las indus­tria­les de aire y la «arqui­tec­tu­ra diná­mi­ca» anti­ci­pan la téc­ni­ca pic­tó­ri­ca de los gra­fi­te­ros.

Tag y bom­bing. Corn­bread estam­pa la rúbri­ca en el jet de Jack­son Five. El men­sa­je­ro Taki 183 fir­ma por doquier. Super Kool inten­ta la Mas­ter Pie­ce. Broad­way Ele­gant, letras pom­pa y vomi­ta­dos. Obje­ti­vo «dejar­se ver». Asal­to a los vago­nes del metro neo­yor­quino. Flint 707 deco­ra uno ente­ro y los gusa­nos los unen. La Metro­po­li­tan Transit Autho­rity y el crack decla­ran la gue­rra al gra­fi­to. Se endu­re­cen penas, se pro­mue­ve el lin­cha­mien­to social, el con­trol del espa­cio urbano y se tra­ba la ven­ta de sprays a meno­res. Se incor­po­ra la ico­no­gra­fía, Pis­tol 1 el 3D y el Hip-Hop a los wri­ters break­dan­ce. Tin­ta infierno y aero­so­les con ancho de 20 cm.

La polí­ti­ca eco­nó­mi­ca impo­ne la fal­sa con­cien­cia de la cul­tu­ra capi­ta­lis­ta. ¿Arte o van­da­lis­mo? La pre­gun­ta esqui­zoi­de sepa­ra la con­di­ción trans­gre­so­ra de la obra de la fun­cio­na­li­dad lucra­ti­va que tie­ne para el mer­ca­do del arte. La domes­ti­ca­ción cir­cu­la de las comi­sa­rías a los museos. Street-Art. «Haces un lien­zo con un aero­sol y lo lla­man arte, mien­tras que haces lo mis­mo en un muro y lo lla­man van­da­lis­mo», expo­ne Dize­bi.

195.000 libras para una obra del mis­te­rio­so artis­ta anar­co-punk Banksy. El beso de los bobby´s, la Mona Lisa con lan­za­gra­na­das y el ros­tro de la rei­na chim­pan­cé pasan de ser per­se­gui­das por Scotland Yard a estar coti­za­das por los tra­fi­can­tes de arte. El Fes­ti­val de cine pre­sen­ta su fil­me «Exit through the gift shop» y en la subi­da del cas­ti­llo un hom­bre mira el mar­co incom­pa­ra­ble­men­te vacío de la can­di­da­tu­ra donos­tia­rra a la capi­ta­li­dad cul­tu­ral euro­pea. La polé­mi­ca sobre la auten­ti­ci­dad del Banksy esta­lla y, por si aca­so, el áni­mo de lucro con­sis­to­rial amnis­tía la obra. Los ira­cun­dos gra­fi­te­ros dejan el fake hecho unos zorros y adop­tan el esti­lo del artis­ta en señal de pro­tes­ta. Odón Elor­za levan­ta como un harri­ja­sotzai­le la pie­dra «cul­tu­ra y capi­tal» en la ribe­ra del Uru­mea. Y des­de el mar­co de mi ven­ta­na obser­vo cómo un pin­tor pin­ta­do aban­do­na en el caba­lle­te su lien­zo sobre el mar­co de otra ven­ta­na y se dis­trae con un video­jue­go. «¿Donos­tia capi­tal de la cul­tu­ra?» ¡Je, je, je!

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *