La obra de Lenin – Grams­ci

La pren­sa bur­gue­sa de todos los paí­ses, y espe­cial­men­te la fran­ce­sa (esta par­ti­cu­lar dis­tin­ción obe­de­ce a cla­ras razo­nes), no ha disi­mu­la­do su inmen­sa ale­gría por el aten­ta­do con­tra Lenin. Los sinies­tros ente­rra­do­res anti­so­cia­lis­tas han cele­bra­do su obs­ce­na juer­ga sobre el pre­sun­to cadá­ver ensan­gren­ta­do (¡oh des­tino cruel! ¡Cuán­tos píos deseos, cuán­tos dul­ces idea­les has que­bra­do!), han exal­ta­do a la glo­rio­sa homi­ci­da y han dado nue­vo ver­dor a la tác­ti­ca esen­cial­men­te bur­gue­sa del terro­ris­mo y del deli­to polí­ti­co.

Los ente­rra­do­res han que­da­do decep­cio­na­dos: Lenin vive, y noso­tros, por el bien y la suer­te del pro­le­ta­ria­do, desea­mos que reco­bre pron­to el vigor físi­co y vuel­va a su pues­to de mili­tan­te del socia­lis­mo inter­na­cio­nal.

La baca­nal perio­dís­ti­ca habrá teni­do tam­bién su efi­ca­cia his­tó­ri­ca: los pro­le­ta­rios han com­pren­di­do su sig­ni­fi­ca­ción social. Lenin es el hom­bre más odia­do del mun­do, igual que un día lo fue Car­los Marx.

[Doce líneas tacha­das por la cen­su­ra.]

Lenin ha con­sa­gra­do toda su vida a la cau­sa del pro­le­ta­ria­do: su apor­ta­ción al desa­rro­llo de la orga­ni­za­ción y a la difu­sión de las ideas socia­lis­tas en Rusia es inmen­sa. Hom­bre de pen­sa­mien­to y de acción, su fuer­za está en su carác­ter moral; la popu­la­ri­dad de que goza entre las masas obre­ras es home­na­je espon­tá­neo a su rígi­da intran­si­gen­cia con el régi­men capi­ta­lis­ta. Lenin no se ha deja­do nun­ca des­lum­brar por las apa­rien­cias super­fi­cia­les de la socie­dad moder­na que los demás con­fun­den con la reali­dad para pre­ci­pi­tar­se lue­go de error en error.

Lenin, apli­can­do el méto­do for­ja­do por Marx, des­cu­bre que la reali­dad es el abis­mo pro­fun­do e insal­va­ble que el capi­ta­lis­mo ha abier­to entre el pro­le­ta­ria­do y la bur­gue­sía, y el anta­go­nis­mo cons­tan­te­men­te cre­cien­te entre ambas cla­ses. Al expli­car los fenó­me­nos socia­les y polí­ti­cos y al seña­lar al Par­ti­do la polí­ti­ca que ha de seguir en todos los momen­tos de su vida, Lenin no pier­de nun­ca de vis­ta el motor más poten­te de toda la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca: la lucha de cla­ses. Lenin se cuen­ta entre los sos­te­ne­do­res más entu­sias­tas y con­ven­ci­dos del inter­na­cio­na­lis­mo del movi­mien­to obre­ro. Toda acción pro­le­ta­ria debe estar subor­di­na­da al inter­na­cio­na­lis­mo y coor­di­na­da con él; ha de ser capaz de tener carác­ter inter­na­cio­na­lis­ta. Cual­quier ini­cia­ti­va que en cual­quier momen­to, y aun­que sea tran­si­to­ria­men­te, lle­gue a entrar en con­flic­to con ese ideal supre­mo, tie­ne que ser inexo­ra­ble­men­te com­ba­ti­da; por­que toda des­via­ción del camino que lle­va direc­ta­men­te al triun­fo del socia­lis­mo inter­na­cio­nal, por peque­ña que sea, es con­tra­ria a los intere­ses del pro­le­ta­ria­do, a los intere­ses leja­nos o a los inme­dia­tos, y no sir­ve más que para difi­cul­tar la lucha y pro­lon­gar el domi­nio de la cla­se bur­gue­sa.

El, el «faná­ti­co», el «utó­pi­co», da reali­dad a su pen­sa­mien­to y a su acción, y a la del par­ti­do, exclu­si­va­men­te sobre la base de esa reali­dad pro­fun­da e indes­truc­ti­ble de la vida moder­na, no en base a fenó­me­nos super­fi­cial­men­te lla­ma­ti­vos que arras­tran siem­pre, a los socia­lis­tas que se dejan des­lum­brar por ellos, a ilu­sio­nes y erro­res que ponen en peli­gro la soli­dez del movi­mien­to.

Por eso Lenin ha vis­to siem­pre el triun­fo de sus tesis, mien­tras que los que le repro­cha­ban su «uto­pis­mo» y glo­ri­fi­ca­ban su pro­pio «rea­lis­mo» eran míse­ra­men­te arras­tra­dos por los gran­des acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos.

Inme­dia­ta­men­te des­pués de esta­llar la revo­lu­ción y antes de salir para Rusia, Lenin había man­da­do a sus cama­ra­das el avi­so: «Des­con­fiad de Kerens­ki»; los acon­te­ci­mien­tos pos­te­rio­res le han dado toda la razón. En el entu­sias­mo de la pri­me­ra hora por la caí­da del zaris­mo, la mayo­ría de la cla­se obre­ra y muchos de sus diri­gen­tes se habían deja­do con­ven­cer por la fra­seo­lo­gía de ese hom­bre, el cual, con su men­ta­li­dad peque­ño-bur­gue­sa, por la fal­ta com­ple­ta de pro­gra­ma y de visión socia­lis­ta de la reali­dad, podía lle­var la revo­lu­ción a la desin­te­gra­ción y arras­trar al pro­le­ta­ria­do ruso por un camino peli­gro­so para el por­ve­nir de nues­tro movi­mien­to.

[Tres líneas tacha­das por la cen­su­ra.]

Una vez lle­ga­do a Rusia, Lenin se puso en segui­da a desa­rro­llar su acción esen­cial­men­te socia­lis­ta, la cual podría sin­te­ti­zar­se con el lema de Las­sa­lle: «Decir lo que hay»: una crí­ti­ca rigu­ro­sa e impla­ca­ble del impe­ria­lis­mo de los cade­tes (par­ti­do cons­ti­tu­cio­nal-demo­crá­ti­co, el mayor par­ti­do libe­ral de Rusia), de la fra­seo­lo­gía de Kerens­ki y del cola­bo­ra­cio­nis­mo de los men­che­vi­ques.

Basán­do­se en el estu­dio crí­ti­co pro­fun­do de las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas de Rusia, de los carac­te­res de la bur­gue­sía rusa y de la misión his­tó­ri­ca del pro­le­ta­ria­do ruso, Lenin había lle­ga­do ya en 1905 a la con­clu­sión de que, por el alto gra­do de con­cien­cia de cla­se del pro­le­ta­ria­do, y dado el desa­rro­llo de la lucha de cla­ses, toda lucha polí­ti­ca en Rusia se trans­for­ma­ría nece­sa­ria­men­te en lucha social con­tra el orden bur­gués. Esta espe­cial posi­ción en la cual se encon­tra­ba la socie­dad rusa que­da­ba tam­bién pro­ba­da por la inca­pa­ci­dad de la cla­se capi­ta­lis­ta para rea­li­zar una lucha seria con­tra el zaris­mo y sus­ti­tuir­le en el domi­nio polí­ti­co. Tras la Revo­lu­ción de 1905, en la cual se pro­bó expe­ri­men­tal­men­te la enor­me fuer­za del pro­le­ta­ria­do, la bur­gue­sía tuvo mie­do de todo movi­mien­to polí­ti­co en el que par­ti­ci­pa el pro­le­ta­ria­do, y se hizo sus­tan­cial­men­te con­tra­rre­vo­lu­cio­na­ria por nece­si­dad his­tó­ri­ca de con­ser­va­ción. La fiel expre­sión de ese esta­do de áni­mo se encuen­tra en uno de los dis­cur­sos de Mili­ukov mis­mo ante la Duma, al afir­mar que pre­fe­ría la derro­ta mili­tar a la revo­lu­ción.

La caí­da de la auto­cra­cia no cam­bió en nada los sen­ti­mien­tos ni las orien­ta­cio­nes de la bur­gue­sía rusa, sino que, por el con­tra­rio, su sus­tan­cia reac­cio­na­ria fue en aumen­to a medi­da que se con­cre­ta­ban la fuer­za y la con­cien­cia del pro­le­ta­ria­do. Se con­fir­mó la tesis his­tó­ri­ca de Lenin: el pro­le­ta­ria­do se con­vir­tió en gigan­tes­co pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria; pero era un gigan­te inge­nuo, entu­sias­ta, lleno de con­fian­za en si mis­mo y en los demás. La lucha de cla­ses, rea­li­za­da en un ambien­te de des­po­tis­mo feu­dal, le había dado con­cien­cia de su uni­dad social, de su poten­cia his­tó­ri­ca, pero no le había edu­ca­do en un méto­do frío y rea­lis­ta, no le había for­ma­do una volun­tad con­cre­ta. La bur­gue­sía se enco­gió astu­ta­men­te, disi­mu­ló sus carac­te­res esen­cia­les con fra­ses alti­so­nan­tes. Uti­li­zó, para esa ope­ra­ción ilu­sio­nis­ta, a Kerens­ki, el hom­bre más popu­lar entre las masas al prin­ci­pio de la revo­lu­ción; los men­che­vi­ques y los socia­lis­tas-revo­lu­cio­na­rios (no mar­xis­tas, sino here­de­ros del par­ti­do terro­ris­ta, inte­lec­tua­les peque­ño-bur­gue­ses) la ayu­da­ron incons­cien­te­men­te, con su cola­bo­ra­cio­nis­mo, a escon­der sus inten­cio­nes reac­cio­na­rias e impe­ria­lis­tas.

Con­tra ese enga­ño se levan­tó vigo­ro­sa­men­te el par­ti­do bol­che­vi­que con Lenin en cabe­za, des­en­mas­ca­ran­do impla­ca­ble­men­te las ver­da­de­ras inten­cio­nes de la bur­gue­sía rusa, com­ba­tien­do la tác­ti­ca nefas­ta de los men­che­vi­ques que entre­ga­ban el pro­le­ta­ria­do ata­do de pies y manos a la bur­gue­sía. Los bol­che­vi­ques rei­vin­di­ca­ban todos los pode­res para los Sóviets, por­que ésa era la úni­ca garan­tía con­tra las manio­bras reac­cio­na­rias de las cla­ses pose­so­ras.

Los Sóviets mis­mos esta­ban al comien­zo bajo la influen­cia de los men­che­vi­ques y de los socia­lis­tas-revo­lu­cio­na­rios, se opo­nían a esa solu­ción y pre­fe­rían repar­tie­se el poder con los diver­sos ele­men­tos de la bur­gue­sía libe­ral; has­ta la masa, sal­vo una mino­ría más avan­za­da, per­mi­tía esa acción, sin ver cla­ra­men­te la reali­dad de las cosas, mis­ti­fi­ca­da por Kerens­ki y por los men­che­vi­ques que esta­ban en el Gobierno.

[Die­ci­sie­te líneas tacha­das por la cen­su­ra.]

Los acon­te­ci­mien­tos se desa­rro­lla­ron de un modo que dio com­ple­ta razón a la cons­tric­ti­va y deta­lla­da crí­ti­ca de Lenin y de los bol­che­vi­ques, los cua­les habían sos­te­ni­do que la bur­gue­sía no tenía ni volun­tad ni capa­ci­dad de dar una solu­ción demo­crá­ti­ca a los obje­ti­vos de la revo­lu­ción, sino que, ayu­da­da incons­cien­te­men­te por los socia­lis­tas cola­bo­ra­cio­nis­tas, lle­va­ría el país a la dic­ta­du­ra mili­tar, ins­tru­men­to polí­ti­co nece­sa­rio para alcan­zar los fines impe­ria­lis­tas y reac­cio­na­rios. Las masas obre­ras y cam­pe­si­nas empe­za­ron a dar­se cuen­ta de lo que esta­ba ocu­rrien­do gra­cias a la pro­pa­gan­da de los bol­che­vi­ques, y con­si­guie­ron capa­ci­dad y sen­si­bi­li­dad polí­ti­cas cre­cien­tes: su exas­pe­ra­ción se mani­fes­tó por vez pri­me­ra en el levan­ta­mien­to de Petro­gra­do, fácil­men­te repri­mi­do por Kerens­ki. Esa suble­va­ción, aun­que jus­ti­fi­ca­da por la funes­ta polí­ti­ca de Kerens­ki, no con­tó con la adhe­sión de los bol­che­vi­ques y de Lenin por­que los Sóviets eran aún rea­cios a tomar todo el poder en sus manos y, por tan­to, toda suble­va­ción se diri­gía vir­tual­men­te con­tra los Sóviets, los cua­les repre­sen­ta­ban, mejor o peor, la cla­se.

Por tan­to, había que seguir con la pro­pa­gan­da cla­sis­ta y con­ven­cer a los obre­ros de que man­da­ran a los Sóviets dele­ga­dos con­ven­ci­dos de la nece­si­dad de que esos orga­nis­mos toma­ran todo el poder del país. Tam­bién eso evi­den­cia el carác­ter esen­cial­men­te demo­crá­ti­co de la acción bol­che­vi­que, orien­ta­da a dar capa­ci­dad y con­cien­cia polí­ti­ca a las masas para que la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do se ins­tau­ra­ra de un modo orgá­ni­co y resul­ta­ra for­ma madu­ra de un régi­men social eco­nó­mi­co-polí­ti­co.

El desa­rro­llo de los acon­te­ci­mien­tos se ace­le­ró por la acti­tud cada vez más pro­vo­ca­do­ra de la bur­gue­sía, y, sobre todo, por el inten­to mili­tar de Kor­ni­lov de mar­char sobre Petro­gra­do para hacer­se con el poder, así como por los gas­tos napo­leó­ni­cos de Kerens­ki al for­mar un gabi­ne­te com­pues­to por cono­ci­dos reac­cio­na­rios, por el par­la­men­to no ele­gi­do median­te sufra­gio uni­ver­sal, y, por últi­mo, por la prohi­bi­ción del Con­gre­so Pan-Ruso de los Sóviets, ver­da­de­ro gol­pe de esta­do con­tra el pue­blo e indi­cio de la trai­ción bur­gue­sa a la revo­lu­ción.

Las tesis de Lenin y de los bol­che­vi­ques, sos­te­ni­das, argu­men­ta­das y pro­pa­ga­das con un tra­ba­jo per­se­ve­ran­te y tenaz des­de el comien­zo de la revo­lu­ción, con­si­guie­ron con­fir­ma­ción abso­lu­ta en la reali­dad: el pro­le­ta­ria­do ruso, todo el pro­le­ta­ria­do de las ciu­da­des y de los cam­pos, se for­mó resuel­ta­men­te alre­de­dor de los bol­che­vi­ques, derri­bó la dic­ta­du­ra per­so­nal de Kerens­ki y entre­gó el poder al Con­gre­so de los Sóviets de toda Rusia.

Como era natu­ral, el Con­gre­so Pan-Ruso de los Sóviets, con­vo­ca­do a pesar de la prohi­bi­ción de Kerens­ki, con­fi­rió la pre­si­den­cia del Con­se­jo de los Comi­sa­rios del Pue­blo, con un entu­sias­mo gene­ral, a Lenin, que habla pro­ba­do tan­ta abne­ga­ción por la cau­sa del pro­le­ta­ria­do y tan­ta cla­ri­vi­den­cia al juz­gar los hechos y for­mu­lar el pro­gra­ma de acción de la cla­se obre­ra.

[Trein­ta y cin­co líneas tacha­das por la cen­su­ra.]

La pren­sa bur­gue­sa de todos los paí­ses ha pre­sen­ta­do siem­pre a Lenin como un «dic­ta­dor» que se ha impues­to por la vio­len­cia a un pue­blo inmen­so y le opri­me feroz­men­te. Los bur­gue­ses no lle­gan a enten­der la socie­dad si no se encua­dra en sus pro­pios esque­mas doc­tri­na­rios: la dic­ta­du­ra es para ellos Napo­león, o aca­so Cle­men­ceau, el des­po­tis­mo cen­tra­li­za­dor de todo el poder polí­ti­co en las manos de uno sólo y ejer­ci­do a tra­vés de una jerar­quía de sier­vos arma­dos de fusil o eva­cua­do­res de expe­dien­tes buro­crá­ti­cos. Por eso ha entra­do la bur­gue­sía en orgiás­ti­co espas­mo al lle­gar la noti­cia del aten­ta­do con­tra nues­tro cama­ra­da y ha decre­ta­do su muer­te: des­apa­re­ci­do el «dic­ta­dor» insus­ti­tui­ble, todo el nue­vo régi­men ten­dría que hun­dir­se míse­ra­men­te según su con­cep­ción.

[Sesen­ta y tres líneas tacha­das por la cen­su­ra.]

Lenin ha sido agre­di­do mien­tras salía de unos talle­res en los que había pro­nun­cia­do una con­fe­ren­cia para los obre­ros: el «feroz dic­ta­dor» sigue, pues, su misión de pro­pa­gan­dis­ta, sigue en con­tac­to con los pro­le­ta­rios, a los que lle­va la pala­bra de la fe socia­lis­ta, la inci­ta­ción a la obra tenaz de resis­ten­cia revo­lu­cio­na­ria, para cons­truir, mejo­rar y pro­gre­sar a tra­vés del tra­ba­jo, el desin­te­rés y el sacri­fi­cio. Lenin ha sido heri­do por el revól­ver de una mujer, una socia­lis­ta-revo­lu­cio­na­ria, una vie­ja mili­tan­te del terro­ris­mo sub­ver­si­vo. Todo el dra­ma de la Revo­lu­ción rusa se con­cen­tra en ese epi­so­dio. Lenin es el frío estu­dio­so de la reali­dad his­tó­ri­ca, que tien­de a cons­truir orgá­ni­ca­men­te una nue­va socie­dad sobre bases sóli­das y per­ma­nen­tes, según los dic­tá­me­nes de la con­cep­ción mar­xis­ta; es el revo­lu­cio­na­rio que cons­tru­ye sin hacer­se ilu­sio­nes fre­né­ti­cas, obe­de­cien­do a la razón y a la pru­den­cia. Dora Kaplan era una huma­ni­ta­ria, una uto­pis­ta, una hija espi­ri­tual del jaco­bi­nis­mo fran­cés, inca­paz de com­pren­der la fun­ción his­tó­ri­ca de la orga­ni­za­ción y de la lucha de cla­ses, con­ven­ci­da de que el socia­lis­mo sig­ni­fi­ca paz inme­dia­ta entre los hom­bres, paraí­so idí­li­co de goce y amor. Inca­paz de com­pren­der lo com­ple­ja que es la socie­dad y lo difí­cil que es la tarea de los revo­lu­cio­na­rios en cuan­to que se con­vier­ten en ges­to­res de la res­pon­sa­bi­li­dad social. Sin duda pro­ce­día de bue­na fe y creía lle­var la huma­ni­dad rusa a la feli­ci­dad al librar­la del «mons­truo». No pro­ce­den, cier­ta­men­te, de bue­na fe sus glo­ri­fi­ca­do­res bur­gue­ses, los asque­ro­sos ente­rra­do­res de la pren­sa capi­ta­lis­ta. Ellos han exal­ta­do al socia­lis­ta-revo­lu­cio­na­rio Chai­kovs­ki, que acep­tó en Arkan­gelsk poner­se en cabe­za del movi­mien­to anti­bol­che­vi­que y derri­bó allí el poder de los sóviets; pero aho­ra que ha con­su­ma­do ya su misión anti­so­cia­lis­ta y los bur­gue­ses rusos, diri­gi­dos por el coro­nel Chia­plin, le han envia­do al exi­lio, esos mis­mos ente­rra­do­res se ríen del pobre vie­jo loco, del soña­dor.

La jus­ti­cia revo­lu­cio­na­ria ha cas­ti­ga­do a Dora Kaplan; el vie­jo Chai­kovs­ki pur­ga en una isla de hie­lo su deli­to de haber­se con­ver­ti­do en ins­tru­men­to de la bur­gue­sía, y quie­nes lo han cas­ti­ga­do y se ríen de él son los bur­gue­ses mis­mos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *