Actua­li­dad del socia­lis­mo cien­tí­fi­co en la nue­va revo­lu­ción con­ti­nen­tal- Nar­ci­so Isa Con­de

El pro­cla­ma­do fin de la his­to­ria y de las revo­lu­cio­nes no ha podi­do con­te­ner la rebel­día reden­to­ra del Che.

La reco­lo­ni­za­ción neo­li­be­ral, lejos de corroer la espa­da de com­ba­te de Bolí­var, la tor­nó más recia y afi­la­da, al tiem­po que ha actua­li­za­do el impres­cin­di­ble carác­ter con­ti­nen­tal y mun­dial del pro­ce­so libe­ra­dor.

El con­tra-ata­que, la con­tra-ofen­si­va impe­ria­lis­ta fren­te la nue­va ofen­si­va de los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca, con­fir­ma y enri­que­ce las tesis de Lenin ‑for­mi­da­ble expo­nen­te del mar­xis­mo del siglo XX- sobre la mili­ta­ri­za­ción y la agre­si­vi­dad del gran capi­tal mono­po­lis­ta y sobre la nece­si­dad de cons­truir van­guar­dias revo­lu­cio­na­rias o fuer­zas con­duc­to­ras de nue­vo tipo (inclu­so nue­vas res­pec­to a la que él con­ci­bió para lle­var a cabo la revo­lu­ción bol­che­vi­que), que pue­dan actuar como es nece­sa­rio en las nue­vas situa­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y al inte­rior de los nue­vos suje­tos socia­les de las revo­lu­cio­nes del siglo XXI.

Las ideas de estos gran­des refe­ren­tes del pen­sa­mien­to y el accio­nar revo­lu­cio­na­rio mun­dial viven y se entre­la­zan, tor­nán­do­se impres­cin­di­bles en los nue­vos tiem­pos. Impres­cin­di­bles pero no sufi­cien­tes, en la medi­da el domi­nio del gran capi­tal sufre trans­for­ma­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas e impac­ta de nue­va mane­ra los esce­na­rios nacio­na­les, regio­na­les y mun­dial, y en la medi­da las olea­das tecno- cien­tí­fi­cas y el pro­pio pen­sa­mien­to socio-polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio está impe­li­do a reno­var­se cons­tan­te­men­te en fun­ción de todo eso y de las valio­sas expe­rien­cias acu­mu­la­das.

Es cla­ro sí, que por enci­ma de con­tra­dic­cio­nes y des­en­cuen­tros meno­res y más allá de des­acier­tos oca­sio­na­les y situa­cio­nes impre­vi­si­bles en sus res­pec­ti­vos tiem­pos de vida, el acer­vo de esos pen­sa­do­res y con­duc­to­res revo­lu­cio­na­rios ha reafir­ma­do su extra­or­di­na­rio valor actual para nutrir en nues­tra Amé­ri­ca los nue­vos com­ba­tes y los pro­yec­tos eman­ci­pa­do­res de la mano de Tupac Maru, Mar­tí y Mariá­te­gui.

Un hilo con­duc­tor común entre patria gran­de libe­ra­da, igual­dad de dere­chos de los seres huma­nos y paí­ses, rebel­día social y eman­ci­pa­ción nacio­nal; demo­cra­cia como poder del pue­blo, anti­im­pe­ria­lis­mo, reden­ción del yugo del gran capi­tal, revo­lu­ción demo­crá­ti­ca-socia­lis­ta de libe­ra­ción nacio­nal y fuer­zas con­duc­to­ras com­ba­ti­vas, los amal­ga­ma en el pre­sen­te y en el futu­ro pre­vi­si­ble de nues­tra Amé­ri­ca y poten­cia su visio­na­ria crea­ción teó­ri­ca.

Esto así por­que el capi­tal sigue sien­do una rela­ción social sin fron­te­ras y sin lími­tes en sus pre­ten­sio­nes de explo­ta­ción del tra­ba­jo ajeno, con­cen­tra­ción de rique­zas y poder, exclu­sión social, inter­ven­ción mili­tar, aplas­ta­mien­to de iden­ti­da­des nacio­na­les y sojuz­ga­mien­to de pue­blos.

Por­que nues­tra Amé­ri­ca ha sido una de sus gran­des víc­ti­mas des­de su cruel perio­do de“ acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria has­ta nues­tros días: con­quis­ta, colo­ni­za­ción, neo­co­lo­ni­za­ción, reco­lo­ni­za­ción neo­li­be­ral y capi­ta­lis­mo depen­dien­te en sus diver­sas moda­li­da­des.

Pero tam­bién una de sus gran­des fuen­tes de resis­ten­cia, inclu­so en este pre­sen­te este­lar, a con­tra­co­rrien­te del mun­do con­ser­va­dor, emu­lan­do los tiem­pos en que se libra­ron los heroi­cos com­ba­tes por su pri­me­ra inde­pen­den­cia.

Aho­ra fren­te a un capi­tal re-colo­ni­za­dor ava­sa­llan­te.

Aho­ra fren­te a un cen­tro de domi­na­ción mun­dial estre­me­ci­do por una cri­sis sis­té­mi­ca mul­ti­di­men­sio­nal que lo tor­na mas agre­si­vo y mili­ta­ri­za­do que en sus pri­me­ras fases de expan­sión y colo­nia­je.

Y eso expli­ca que por aquí vuel­va Marx sobre sus pasos con­tra el capi­tal como rela­ción social opre­si­va, sobre sus cri­sis y sobre su evo­lu­ción con­tra la huma­ni­dad; vuel­va urgien­do a la eman­ci­pa­ción de la cla­se explo­ta­da a tra­vés de la revo­lu­ción y la socia­li­za­ción del poder y de los medios de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción.

Es cier­to que hoy los resul­ta­dos son más trá­gi­cos que en sus tiem­pos, pero nadie pue­de negar su sin­gu­lar y pro­fun­das pre­mo­ni­ción sobre las des­igual­da­des socia­les y los pro­ce­sos de empo­bre­ci­mien­to que le impon­dría a gran par­te de la huma­ni­dad:

“Final­men­te, a medi­da que los capi­ta­lis­tas se ven for­za­dos, a explo­tar en una esca­la cada vez mayor los gigan­tes­cos medios de pro­duc­ción ya exis­ten­tes, vién­do­se obli­ga­dos para ello a poner en jue­go todos los resor­tes del cré­di­to, aumen­ta la fre­cuen­cia de los terre­mo­tos indus­tria­les, en los que el mun­do solo logra man­te­ner­se a flo­te sacri­fi­can­do a los dio­ses del averno una par­te de la rique­za, de los pro­duc­tos y has­ta de las fuer­zas pro­duc­ti­vas; aumen­tan, en una pala­bra, las cri­sis. Estas se hacen más fre­cuen­tes y más vio­len­tas, ya por el solo hecho de que, a medi­da que cre­ce la masa de pro­duc­ción y, por tan­to, la nece­si­dad de mer­ca­dos más exten­sos, el mer­ca­do mun­dial va redu­cién­do­se más y más.… Menos mer­ca­dos nue­vos que explotar….pero el capi­tal no vive solo del tra­ba­jo. Este amo, a la par dis­tin­gui­do y bár­ba­ro, arras­tra con­si­go a la tum­ba los cadá­ve­res de sus escla­vos, heca­tom­bes ente­ras de obre­ros que sucum­ben en las cri­sis. (C. Marx y F. Engels, Obras Esco­gi­das, Tomo I, paq 177, Edi­to­rial Pro­gre­so, Mos­cú 1973)

Lenin reapa­re­ce con las bases teó­ri­cas que nos han per­mi­ti­do expli­car la evo­lu­ción para peor del impe­ria­lis­mo que nos saquea y opri­me, com­ple­tan­do las nue­vas gene­ra­cio­nes de pensadores/​as revo­lu­cio­na­rios su denun­cia sobre el desa­rro­llo des­igual y el tris­te des­tino de los paí­ses que no se libe­ren de sus gri­lle­tes:

“Es noto­rio has­ta que pun­to el capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta ha exa­cer­ba­do todas las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo, bas­ta indi­car la cares­tía de la vida y el yugo de los car­te­les. Esta exa­cer­ba­ción de las con­tra­dic­cio­nes es la fuer­za motriz más poten­te del perio­do his­tó­ri­co de tran­si­ción ini­cia­do con la vic­to­ria defi­ni­ti­va del capi­tal finan­cie­ro mun­dial. Los mono­po­lios, la oli­gar­quía, la ten­den­cia a la domi­na­ción en vez de la ten­den­cia a la liber­tad, la explo­ta­ción de un núme­ro cada vez mayor de nacio­nes peque­ñas o débi­les por un puña­do de nacio­nes riquí­si­mas o muy fuer­tes: todo esto ha ori­gi­na­do los ras­gos dis­tin­ti­vos del impe­ria­lis­mo que obli­gan a cali­fi­car­lo de capi­ta­lis­mo para­si­ta­rio o en esta­do de des­com­po­si­ción. Cada día se mani­fies­ta con mas relie­ve, como una de las ten­den­cias del impe­ria­lis­mo la for­ma­ción de “esta­dos ren­tis­tas”, de Esta­dos usu­re­ros, cuya bur­gue­sía vive cada día mas a cos­ta de la expor­ta­ción de capi­ta­les y del “cor­te del cupón” (Lenin, Obras Esco­gi­das, Tomo I, Pág. 783, Edi­to­rial Pro­gre­so, mos­cú 1979)

Bolí­var dice pre­sen­te con sus vati­ci­nios del des­tino de EEUU con­tra nues­tros pue­blos, insis­tien­do en la nece­si­dad de derro­tar­lo, ayer como impe­rio nacien­te y hoy como impe­rio senil:

“Los Esta­dos Uni­dos (…) pare­cen des­ti­na­dos por la Pro­vi­den­cia para pla­gar la Amé­ri­ca de mise­rias a nom­bre de la Liber­tad” (Jeró­ni­mo Carrera.-“Bolívar Vis­to por los Mar­xis­tas”, pag. 125, Edi­to­rial Car­los Apon­te, Cara­cas, Vene­zue­la 1987)

Y el Che recon­vo­ca sus muchos Viet­nam y su revo­lu­ción socia­lis­ta de ver­dad, sin resis­tir­se –más bien aus­pi­cian­do- las nue­vas moda­li­da­des sub­ver­si­vas y libe­ra­do­ras, las inno­va­cio­nes, las tran­si­cio­nes ori­gi­na­les y los diver­sos socia­lis­mos; todo esto en armo­nía con su espí­ri­tu crea­dor y, sobre­to­do, con­vo­cán­do­nos a la uni­dad a la uni­dad y a la rebel­día gene­ra­li­za­da no logra­da, a un alto cos­to, en el siglo pasa­do:

“Crear dos, tres, muchos Viet­nam es la con­sig­na”… “Y si todos fué­ra­mos capa­ces de unir­nos, para que nues­tros gol­pes fue­ran más sóli­dos y cer­te­ros, para que la ayu­da a los pue­blos en lucha fue­ra aun más efec­ti­va, ¡que gran­de sería el futu­ro, y que cer­cano! (Ernes­to-Che- Gue­va­ra, Tomo II.- Men­sa­je a los pue­blos del mun­do a tra­vés de la Tri­con­ti­nen­tal, págs 584 y 598)

* El impe­ria­lis­mo cam­bió para peor y des­ató la resis­ten­cia popu­lar.

En tiem­pos más recien­tes, el gran capi­tal, ope­ran­do des­de los paí­ses cen­tra­les del sis­te­ma, afec­ta­do por la cri­sis estruc­tu­ral del final del siglo XX, echó manos al neo­li­be­ra­lis­mo, a la micro­elec­tró­ni­ca y a la espe­cu­la­ción en gran­de, y se rees­truc­tu­ró inte­gral­men­te (en lo ideo­ló­gi­co, orga­ni­za­cio­nal, geren­cial, tec­no­ló­gi­co y mili­tar) para expri­mir más aun las socie­da­des de la peri­fe­ria capi­ta­lis­ta y las fuer­zas del tra­ba­jo en su pro­pias sedes y a esca­la mun­dial.

De ese pro­ce­so resul­tó un capi­tal más con­cen­tra­do, mili­ta­ri­za­do, gans­te­ri­za­do, agre­si­vo, exclu­yen­te, glo­ba­li­za­do y finan­cie­ri­za­do… y una huma­ni­dad más empo­bre­ci­da y seg­men­ta­da en todos los órde­nes.

Pode­ro­sas cor­po­ra­cio­nes supra-nacio­na­les pri­va­das que­da­ron fue­ra del con­trol inclu­so de los gran­des Esta­do-nacio­nes de ori­gen. Esta­dos-nacio­nes otro­ra muy fuer­tes, se han debi­li­ta­do rela­ti­va­men­te fren­te a los gru­pos cor­po­ra­ti­vos glo­ba­les. Y Esta­dos débi­les, des­na­cio­na­li­za­dos y subor­di­na­dos han que­da­do a la deri­va y some­ti­dos a inten­sas degra­da­cio­nes; todo esto en la lógi­ca leni­nis­ta del con­cep­to impe­ria­lis­mo, pero aho­ra extra­or­di­na­ria­men­te poten­cia­do, sobre-dimen­sio­na­do y muta­do para peor.

El gran capi­tal aumen­tó su pro­duc­ti­vi­dad, con­cen­tra­ción y ganan­cias a tono con las genia­les pre­vi­sio­nes de Marx y Lenin y más allá, y poten­ció en nues­tra Amé­ri­ca su ene­mis­tad con la inde­pen­den­cia, la demo­cra­cia y la jus­ti­cia social, esto es, con el sue­ño boli­va­riano; al tiem­po de entre­la­zar en mayor gra­do la eman­ci­pa­ción nacio­nal con la libe­ra­ción social, la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos con el anti­im­pe­ria­lis­mo y el anti­ca­pi­ta­lis­mo, y ambos con las trans­for­ma­cio­nes socia­lis­tas, tal como fue plan­tea­do por José Car­los Maria­te­gui y Ernes­to Gue­va­ra en dos perio­dos dife­ren­tes de nues­tra his­to­ria, en los dos casos des­de un mar­xis­mo reple­to de huma­nis­mo e inmer­so en la reali­dad indo-lati­no­ame­ri­ca­na y latino-cari­be­ña.

Las reco­men­da­cio­nes de estos dos for­mi­da­bles expo­nen­tes del mar­xis­mo latino-cari­be­ño repi­can con sen­ti­do de actua­li­dad en esta hora espe­cial de nues­tra Amé­ri­ca en la que el capi­ta­lis­mo depen­dien­te y su res­truc­tu­ra­ción neo­li­be­ral no solo entran en fase agra­va­da de su pro­lon­ga­da cri­sis, sino ade­más en la que los pue­blos empo­bre­ci­dos y des­ga­rra­dos por la maqui­na­ria del gran capi­tal han deci­di­do rebe­lar­se con­tra sus moda­li­da­des de domi­na­ción polí­ti­co-social, reco­bran­do así actua­li­dad el ideal socia­lis­ta y la crea­ti­vi­dad revo­lu­cio­na­ria:

«No que­re­mos – sen­ten­ció Mariátegui‑, cier­ta­men­te, que el socia­lis­mo sea en Amé­ri­ca cal­co y copia. Debe ser crea­ción heroi­ca. Tene­mos que dar vida, con nues­tra pro­pia reali­dad, en nues­tro pro­pio len­gua­je, al socia­lis­mo indo-americano.».-Aniversario y balan­ce (Amau­ta, No. 17, sep­tiem­bre de 1928).

“Obser­var, apren­der y pen­sar, no copiar de nadie –nos decía Ernes­to Guevara‑, y des­pués empe­zar a cami­nar, tal es la for­ma que noso­tros apli­ca­mos.” (“La crea­ti­vi­dad en el pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co del Che.- Car­los Tabla­da Pérez, PENSAR EL CHE, Tomo II, pág 218, Cen­tro de Estu­dios sobre Amé­ri­ca-CEA, Edi­to­ra José Mar­tí, 1989).

Vale tener muy pre­sen­te ese espí­ri­tu inno­va­dor, por­que en la lla­ma­da era neo­li­be­ral del capi­ta­lis­mo los nive­les de explo­ta­ción-espe­cu­la­ción, exclu­sión social, des­na­cio­na­li­za­ción, des­igual­da­des y empo­bre­ci­mien­to impues­tos por la diná­mi­ca capi­tal-tra­ba­jo (acom­pa­ña­da de reno­va­dos patro­nes tecno-científicos)-siempre a favor del gran capi­tal y con­tra el dere­cho a la vida y a la liber­tad de nues­tros pue­blos- han deter­mi­na­do un incre­men­to de la resis­ten­cia popu­lar-nacio­nal como for­ma de expre­sión de la lucha de cla­se, que lejos de des­apa­re­cer como pre­go­na­ron los ideó­lo­gos de la post-moder­ni­dad capi­ta­lis­ta, ha asu­mi­do nue­vos for­mas, mayor ampli­tud, diver­si­dad y entre­la­za­mien­tos con otras expre­sio­nes de opre­sión, en detri­men­to de la diver­si­dad de acto­res y suje­tos domi­na­dos.

Y nue­va vez ha “resu­ci­ta­do” y reto­ma­do actua­li­dad el mar­xis­mo crea­dor que los ideó­lo­gos del capi­ta­lis­mo die­ron por ente­rra­do, no por el méri­to de des­cu­brir la lucha de cla­ses, que no fue suyo, sino por el de reco­no­cer­la como vía para abo­lir el capi­ta­lis­mo y crear una socie­dad sin cla­ses.

Nue­va vez recu­pe­ran su per­ti­nen­cia el deba­te y las luchas por las demo­cra­cias, las inde­pen­den­cias y los socia­lis­mos en rela­ción con las expe­rien­cias acu­mu­la­das en el siglo pasa­do y con la evo­lu­ción cada vez más per­ver­sa del domi­nio del capi­tal.

La ten­den­cia del orden social domi­nan­te ‑apun­ta­da por Marx hace ya mas de 150 años- se ha tor­na­do mucho más dra­má­ti­ca para los/​as explotados/​as de nues­tra Amé­ri­ca y la supera­ción del capi­ta­lis­mo resul­ta mucho más nece­sa­ria, siem­pre a par­tir de las cri­sis de sus expre­sio­nes dife­ren­cia­das en la peri­fe­ria depen­dien­te y en el cen­tro del accio­nar de suje­tos socia­les trans­for­ma­do­res pro­pios del desa­rro­llo des­igual y afec­ta­dos ruda­men­te por las res­truc­tu­ra­cio­nes apli­ca­das:

“A la par con la dis­mi­nu­ción cons­tan­te del nume­ro de mag­na­tes del capi­tal, que usur­pan y mono­po­li­zan todas las ven­ta­jas de este pro­ce­so de trans­for­ma­ción, aumen­ta la masa de la mise­ria, de la opre­sión, de la escla­vi­tud, de la degra­da­ción y de la explo­ta­ción; pero aumen­ta tam­bién la indig­na­ción de la cla­se obre­ra, que cons­tan­te­men­te cre­ce en núme­ro, se ins­tru­ye, uni­fi­ca y orga­ni­za por el pro­pio meca­nis­mo del pro­ce­so capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción. El mono­po­lio del capi­tal se con­vier­te en tra­ba del modo de pro­duc­ción que ha flo­re­ci­do jun­to con él y bajo su ampa­ro. La cen­tra­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción y la socia­li­za­ción de tra­ba­jo lle­gan a tal pun­to que se hacen incom­pa­ti­bles con su envol­tu­ra capi­ta­lis­ta. Esta se rom­pe. Le lle­ga la hora a la pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta. Los expro­pia­dos son expro­pia­dos”. (C. Marx y F. Engels.- OBRAS ESCOGIDAS, Tomo II, Págs. 150 y 151. Edi­to­rial Pro­gre­so Mos­cú 1973)

· La nue­va olea­da revo­lu­cio­na­ria y la bús­que­da de alter­na­ti­vas

De la resis­ten­cia al capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral y a los des­afue­ros de las par­ti­do­cra­cias tra­di­cio­na­les, los pue­blos pasa­ron a la ofen­si­va, logran­do suce­si­vas vic­to­rias polí­ti­cas des­de las rebel­días socia­les poli­ti­za­das y a tra­vés de pro­ce­sos elec­to­ra­les, plas­man­do su volun­tad de cam­bios en opcio­nes polí­ti­cas alter­na­ti­vas y gobier­nos dife­ren­cia­dos del esque­ma tra­di­cio­nal, con dis­tin­tos gra­dos de volun­tad refor­ma­do­ra, trans­for­ma­do­ras o revo­lu­cio­na­rias.

Así el sis­te­ma de domi­na­ción esta­dou­ni­den­se y oli­gár­qui­ca entró en cri­sis en el con­ti­nen­te den­tro de la diná­mi­ca refor­ma-con­tra­rre­for­ma y revo­lu­ción-con­tra­rre­vo­lu­ción, refor­mis­mo y/​o pro­gre­sis­mo-reac­cio­na­ris­mo, dere­chas duras e izquier­das o cen­tro-izquier­da de dife­ren­tes tonos.

En pri­me­ra fase los cam­bios fue­ron ascen­den­tes y sos­te­ni­dos, aun­que con diver­sas inten­si­da­des y pro­fun­di­da­des por paí­ses.

La cana­li­za­ción de la olea­da des­de aba­jo no siem­pre encon­tró inter­lo­cu­to­res elec­to­ra­les y/​o guber­na­men­ta­les con­se­cuen­tes y segu­ros.

La gama de nue­vos gobier­nos de izquier­da, cen­tro-izquier­da o sim­ple­men­te “pro­gre­sis­tas”, resul­tó bien varia­da y en no pocos casos los défi­cits en la con­for­ma­ción de fuer­zas o suje­tos polí­ti­cos con­duc­to­res-trans­for­ma­do­res gene­ró evi­den­tes y lamen­ta­bles des­pro­por­cio­nes entre los resul­ta­dos alcan­za­dos en las ges­tio­nes guber­na­men­ta­les y los anhe­los popu­la­res.

De todas mane­ras en los pri­me­ros años del siglo XXI el mapa polí­ti­co de nues­tra Amé­ri­ca cam­bió en una bue­na exten­sión, aun­que con bas­tan­tes des­ni­ve­les; y cam­bió en detri­men­to de la estra­te­gia de domi­na­ción oli­gár­qui­co-impe­ria­lis­ta, inclu­yen­do pro­ce­sos de refor­mas avan­za­das y expre­sio­nes polí­ti­cas guber­na­men­ta­les con inten­sos mati­ces a favor de nue­vas revo­lu­cio­nes.

En Vene­zue­la, pun­to ini­cial de ese vira­je, el auge revo­lu­cio­na­rio se plas­mó en un vira­je polí­ti­co aus­pi­cio­so, en un pro­ce­so trans­for­ma­dor de pro­fun­do cala­do.

La inten­to­na de gol­pe a Chá­vez en el 2002 fra­ca­só estre­pi­to­sa­men­te y la olea­da siguió en ascen­so, lo que enton­ces frus­tró la con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta y obli­gó a apla­zar­la.

La cade­na de vic­to­rias, más o menos avan­za­das, más o menos limi­ta­das, puso en aprie­to has­ta nivel de cri­sis el sis­te­ma domi­na­ción y el con­trol de EEUUU sobre la región. Al tras­cen­den­te vira­je de Vene­zue­la le suce­die­ron los avan­ces, giros y cam­bios trans­for­ma­do­res, refor­ma­do­res o sim­ple­men­te refor­mis­tas en Ecua­dor, Boli­via, Bra­sil, Argen­ti­na Nica­ra­gua, Uru­guay, Hon­du­ras, Para­guay y El Sal­va­dor, inclu­so Chi­le en menor medi­da. Mien­tras Cuba revo­lu­cio­na­ria, des­pués de resis­tir estoi­ca y heroi­ca­men­te, empal­mó con la ola y pudo res­pi­rar mejor.

Antes de esa gran olea­da el cua­dro con­ti­nen­tal era casi total­men­te adver­so a los pue­blos y a los suje­tos de cam­bio. Las espe­ran­zas esta­ban arro­pa­das por el pre­do­mi­nio abru­ma­dor de las dere­chas y el con­trol impe­ria­lis­ta, sobre­to­do esta­dou­ni­den­se pero tam­bién euro­peo

Con la nue­va ola todo se reani­mó en direc­ción posi­ti­va, al pun­to de que la revo­lu­ción, el anti­im­pe­ria­lis­mo y el deba­te sobre los socia­lis­mos posi­bles reco­bra­ron actua­li­dad y han entra­do al cam­po de la gran dispu­ta polí­ti­ca.

· El con­tra-ata­que: EEUU con­tra nues­tra Amé­ri­ca

Lue­go de un perio­do a la defen­si­va, auque siem­pre resis­tien­do y pro­cu­ran­do con­te­ner los cam­bios, EEUU, el gran capi­tal y sus fuer­zas alia­das en el con­ti­nen­te y más allá se pre­pa­ra­ron para rever­tir el pro­ce­so que le era adver­so, apro­ve­chan­do las debi­li­da­des y fallas de los nue­vos gobier­nos.

Poco des­pués pusie­ron en mar­cha una nue­va con­tra­ofen­si­va, un con­tra-ata­que mejor pla­nea­do, en la lógi­ca de poten­ciar por múl­ti­ples vías y nume­ro­sos medios la con­tra-refor­ma y la con­tra­rre­vo­lu­ción.

De nue­vo reso­na­ron las sabias adver­ten­cias del Che, fun­da­das en sus cer­te­ras pre­vi­sio­nes res­pec­to a la ten­den­cia his­tó­ri­ca del com­por­ta­mien­to impe­ria­lis­ta en nues­tro con­ti­nen­te:

“Los yan­quis inter­ven­drán por soli­da­ri­dad de intere­ses y por­que la lucha en Amé­ri­ca es deci­si­va. Lo harán con todas sus fuer­zas. . . no deja­rán con­so­li­dar­se el poder revo­lu­cio­na­rio y, si alguno lle­ga­ra a hacer­lo, vol­ve­rán a ata­car, no lo reco­no­ce­rán, tra­ta­ran de divi­dir las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, intro­du­ci­rán sabo­tea­do­res de todo tipo, inten­ta­ran aho­gar eco­nó­mi­ca­men­te el nue­vo esta­do, ani­qui­lar­lo, en una pala­bra.”.- (Luís Suá­rez Sala­zar: “La Estra­te­gia Revo­lu­cio­na­ria del Che: una mira­da des­de el pri­mer lus­tro del siglo XXI”, pág 55, cita toma­da de “la Estra­te­gia de la Revo­lu­ción Lati­no­ame­ri­ca­na de Ernes­to-Che-Gue­va­ra, pág 504)

Medio siglo des­pués, la arre­me­ti­da de EEUU y sus alia­dos, a mane­ra de con­tra-ofen­si­va fren­te a la nue­va ola, ha esta­do mar­ca­da por esa impron­ta denun­cia­da por Ernes­to Gue­va­ra, la cual en su fase ini­cial fue carac­te­ri­za­da por el coman­dan­te Chá­vez de la siguien­te mane­ra, des­ta­can­do sus com­po­nen­tes más agre­si­vos:

“Esta­mos ‑sub­ra­yó- ante una mani­fes­ta­ción del con­tra­ata­que impe­rial sobre Amé­ri­ca Lati­na y El Cari­be. Una trian­gu­la­ción fatal se ges­ta entre Colom­bia, Hon­du­ras y la ocu­pa­da Hai­tí. Tres ver­sio­nes de la nue­va estra­te­gia de inter­ven­ción yan­qui en sue­lo nues­tro ame­ri­cano”.- (¡Con­tra­ata­que Boli­va­riano! Las líneas de Chá­vez – 24-01-2010)

Cier­ta­men­te este con­tra­ata­que comen­zó con el gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras, con­ti­nuó con el acuer­do para la ins­ta­la­ción de sie­te nue­vas bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en Colom­bia y con el relan­za­mien­to del régi­men nar­co-para-terro­ris­ta colom­biano como fac­tor de agre­sión regio­nal. Logró ade­más la implan­ta­ción por “elec­cio­nes” de los regí­me­nes dere­chis­tas en Méxi­co y Pana­má, reto­mó nue­vos aires polí­ti­cos con el triun­fo elec­to­ral de las dere­chas con­ser­va­do­ras chi­le­na y cos­ta­rri­cen­se y salió tem­po­ral­men­te airo­so al ase­gu­rar la con­ti­nui­dad gol­pis­ta hon­du­re­ña con el frau­de elec­to­ral en favor de Por­fi­rio Lobo.

A esto hay que agre­gar­le la ace­le­ra­ción de las pre­sio­nes gol­pis­tas en Para­guay con la con­si­guien­te replie­gue del gobierno de Fer­nan­do Lugo, el afian­za­mien­to de las posi­cio­nes mode­ra­das del gobierno de Lula en el con­tex­to de enten­di­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos e impor­tan­tes com­pe­ten­cias con EEUU, el giro a posi­cio­nes pare­ci­das de los pre­si­den­tes Mau­ri­cio Funes de El Sal­va­dor y José Muji­ca de Uru­guay, la funes­ta amplia­ción de la ocu­pa­ción mili­tar de Hai­tí con el aval de Bra­sil, Uru­guay y Argen­ti­na, y los avan­ces pre­vios de la dere­cha con­ser­va­do­ra argen­ti­na.

El uso de la horri­pi­lan­te tra­ge­dia hai­tia­na para re-des­ple­gar e incre­men­tar en gran­de la sol­da­des­ca grin­ga en ese país, se tra­du­ce obje­ti­va­men­te en un refor­za­mien­to de su reta­guar­dia mili­tar estra­té­gi­ca en el Cari­be; con fuer­te implan­ta­ción en Puer­to Rico, Aru­ba y Cura­cao, pre­ci­sa­men­te en la pro­xi­mi­dad de Cuba, tocan­do prác­ti­ca­men­te el terri­to­rio domi­ni­cano y amplian­do su cade­na de bases y tro­pas impe­ria­les en esta zona, defi­ni­da como “fron­te­ra impe­rial”.

Hay que sumar­le a todo esto el agre­si­vo plan de pene­tra­ción del para-mili­ta­ris­mo y de los coman­dos ase­si­nos colom­bia­nos en Vene­zue­la, con vis­ta a crear una espe­cie de “con­tra” arma­da con base logís­ti­ca en Colom­bia. Algo pare­ci­do suce­de en Ecua­dor.

Y ano­tar tam­bién otras ver­tien­tes nega­ti­vas: la vic­to­ria de la ultra­de­re­cha en Puer­to Rico, el uso de la sinuo­si­dad del pre­si­den­te domi­ni­cano Leo­nel Fer­nán­dez en favor de la con­ti­nui­dad gol­pis­ta en Hon­du­ras, del apo­yo al funes­to régi­men colom­biano y del con­trol esta­dou­ni­den­se de Hai­tí.

Por últi­mo, el recién frus­tra­do inten­to de gol­pe poli­cial-mili­tar con­tra el gobierno del Pre­si­den­te Correa, pre­vio tra­ba­jo de infil­tra­ción de la CÍA, con­fir­ma que el com­po­nen­te vio­len­to del con­tra-ata­que des­ple­ga­do en pri­me­ra ins­tan­cia en Hon­du­ras (con éxi­to rela­ti­vo al con­cluir la pri­me­ra déca­da del nue­vo siglo), tuvo con­ti­nui­dad y apun­ta con fuer­za espe­cial con­tra el eje más avan­za­do de los pro­ce­sos Sur­ame­ri­ca­nos: Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via… y natu­ral­men­te con­tra todo el blo­que del Alba, que inclu­ye a Cuba y Nica­ra­gua.

En Ecua­dor, gra­cias a la audaz y valien­te reac­ción del Pre­si­den­te Correa y a la movi­li­za­ción de su pue­blo, en esa oca­sión no se le die­ron a las dere­chas los nue­vos pla­nes des­es­ta­bi­li­za­do­res.

.Es pre­ci­so tener pre­sen­te que el cua­dro des­fa­vo­ra­ble –inde­pen­dien­te­men­te del sig­ni­fi­ca­do posi­ti­vo que tuvo haber con­ju­ra­do esa inten­to­na en Ecua­dor- no fue supe­ra­do a esca­la con­ti­nen­tal con esa vic­to­ria pun­tual.

Cier­ta­men­te ‑como afir­ma el coman­dan­te Chá­vez- Colom­bia, Hon­du­ras y Hai­tí repre­sen­tan “un trián­gu­lo fatal” que pro­cu­ra, con la fuer­te tute­la esta­dou­ni­den­se, favo­re­cer aun más el re-des­plie­gue mili­tar y la con­tra­ofen­si­va polí­ti­ca de ese “impe­ria­lis­mo deca­den­te y pen­ta­go­ni­za­do”, pre­so de su pro­pia diná­mi­ca gue­rre­ris­ta pero apli­can­do a la vez una con­tra­ofen­si­va inte­gral (polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca, mediá­ti­ca y cul­tu­ral), con mejo­res resul­ta­dos que al ini­cio de la olea­da y apun­tan­do con fuer­za en lo mili­tar con­tra Cuba, la insur­gen­cia colom­bia­na, Vene­zue­la y su petró­leo, Ecua­dor, Boli­via y las gran­des rique­zas natu­ra­les de la Ama­zo­nía.

Esto así por­que nues­tra Amé­ri­ca ‑espe­cial­men­te por la inmen­sa pre­sión y deter­mi­na­ción de los suje­tos popu­la­res- entre avan­ces y retro­ce­sos, vic­to­rias y reve­ses, podría írse­le defi­ni­ti­va­men­te de las manos a sus opre­so­res; lo que moti­va el actual empe­ño esta­dou­ni­den­se en con­tra­ata­car con todos los medios a su alcan­ce, sin des­cui­dar ‑más bien poten­cian­do- su gran pode­río mili­tar y mediá­ti­co, ver­tien­tes éstas don­de su supe­rio­ri­dad no está en dis­cu­sión

Los ideó­lo­gos del gran capi­tal saben bien lo que sig­ni­fi­ca cuan­do los/​as de aba­jo se deci­den a no que­rer seguir mal­vi­vien­do como has­ta aho­ra lo han hecho y el rie­go que para su domi­na­ción impli­ca cuan­do los de arri­ba (sus alia­dos: oli­gar­quías y dere­chas) dan seña­les de no poder gober­nar como has­ta aho­ra lo han hecho. Las valo­ra­cio­nes de Lenin sobre las cri­sis y situa­cio­nes revo­lu­cio­na­rias deri­va­das los asus­tan:

“Así nos lo ense­ña tam­bién la expe­rien­cia dia­ria de cual­quier Esta­do capi­ta­lis­ta. Cada una de sus “peque­ñas” cri­sis nos mues­tra en minia­tu­ra ele­men­tos y gér­me­nes de los com­ba­tes que habrá que repe­tir­se ineluc­ta­ble­men­te a gran esca­la en un perio­do de gran cri­sis.” ( V.I. Lenin: “Infor­me sobre la revo­lu­ción de 1905”, Obras Esco­gi­das, Tomo I, pag 807.-Editorial Pro­gre­so, Mos­cú 1979)

· Mili­ta­ri­za­ción y vien­tos de gue­rra

Esto es lo que deter­mi­na que EEUU le siga dan­do –a pesar de su cri­sis inter­na y de la recon­quis­ta de algu­nos espa­cios polí­ti­cos en dispu­ta- mucho relie­ve a la cues­tión mili­tar, has­ta alcan­zar las carac­te­rís­ti­cas de posi­cio­na­mien­to, moviliza­ción y ensa­yo para una varian­te de “gue­rra de gran inten­sidad”. Mien­tras su com­ple­jo mili­tar-indus­trial hace de la gue­rra un nego­cio alta­men­te ren­ta­ble y medio para la recu­pe­ra­ción de las eli­tes socia­les y de su eco­no­mía.

En esa tóni­ca el Coman­do Sur de las Fuer­zas Mili­ta­res de EEUU ha pre­valecido sobre el Coman­do Atlán­ti­co, asu­mien­do la con­duc­ción para toda Amé­ri­ca Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be, lo que pro­cu­ra supe­rar las grie­tas en las ope­ra­cio­nes “anti­dro­ga” y “anti­te­rro­ris­tas” en los adies­tra­mien­tos y en los nue­vos pro­ce­sos de tute­la­je so­bre los mili­ta­res de la región.

Lla­man la aten­ción las “posi­cio­nes de pro­yec­ción avan­za­da” de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses, pre­sen­tes en su cade­na de bases mili­ta­res y en la ubi­ca­ción de tro­pas espe­cia­les en la región, con ten­den­cia a la pro­li­fe­ra­ción de peque­ñas bases en cuan­to a dota­ción huma­na, pero alta­men­te espe­cia­li­za­das (bases FOLS o Ubi­ca­ción de Ope­ra­cio­nes de Van­guar­dia). Las bases FOLS am­plían el espa­cio geo­grá­fi­co de la pre­sen­cia mili­tar direc­ta esta­dou­ni­den­se.

En Sura­mé­ri­ca ins­ta­la­ron la Base de Esti­ga­rri­bia en Para­guay (jus­to en la pro­xi­mi­dad de las tres fron­te­ras y del Acuí­fe­ro Gua­ra­ní (uno de los mas gran­des del mun­do), exten­dien­do su pre­sen­cia más allá de las bases de Iqui­tos y Nanay en Perú.

En Uru­guay se pro­ponen incre­men­tar su pre­sen­cia direc­ta, deci­dién­do­se por ins­ta­lar, con la lamen­ta­ble anuen­cia del gobierno del Fren­te Amplio, una escue­la mili­tar para “misio­nes de paz”.

Innu­me­ra­bles medi­das pre­ven­ti­vas y de acción direc­ta han sido toma­das en la Cuen­ca del Cari­be, inclui­dos el Cari­be isle­ño, el Gran Cari­be y par­te de Centro­américa. Por­que esta cuen­ca es una espe­cie de bisa­gra acuá­ti­ca entre conti­nentes y hemis­fe­rios, paso de Amé­ri­ca a Euro­pa, cone­xión entre el Atlán­ti­co y el Pací­fi­co, y entre Occi­den­te y Orien­te.

Encru­ci­ja­da, por tan­to, del gran comer­cio y cen­tro de comu­ni­ca­cio­nes civi­les y mili­ta­res. Archi­pié­la­go de islas, enmar­ca­das por cos­tas y bahías, aptas para esta­ble­cer cade­nas de bases mili­ta­res y hacer des­pla­za­mien­tos nava­les y aéreos inti­mi­da­to­rios y ofen­si­vos con­tra áreas con­ti­nen­ta­les.

Esce­na­rio ideal, en fin, para el des­plie­gue de una reta­guar­dia estra­té­gi­ca-mili­­tar, ubi­ca­da en el cen­tro de este con­ti­nen­te ame­ri­cano, co­nectada con sus fuer­zas empla­za­das mas al Nor­te y cara a un con­ti­nen­te que tien­de a írse­le de las manos; aun habien­do rever­ti­do una par­te de los avan­ces alcan­za­dos por las fuer­zas empe­ña­das en crear lo nue­vo.

En Puer­to Rico las bases de Sabi­na y Allen se han con­ver­ti­do en sede el Sub-coman­do de las Fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les. De Vie­ques tuvie­ron que salir for­za­dos por las con­ti­nuas pro­tes­tas. El Ejér­ci­to Sur rees­truc­tu­ra­do pasó al Fuer­te Bucha­nan y tie­ne la tute­la sobre 16 mil efec­ti­vos del ejér­cito bori­cua, todos bilin­gües, lis­tos para ope­rar en todo el con­ti­nen­te. En el Cam­pa­men­to San­tia­go se entre­nan fuer­zas esta­dou­ni­den­ses y de otros paí­ses alia­dos al impe­ria­lis­mo.

Man­tie­nen la Base Guan­tá­na­mo en Cuba y la de Pal­me­ro­la en Hon­du­ras e ins­ta­la­ron nue­vas bases en Aru­ba, Cura­zao y El Sal­va­dor (Coma­la­pa).

La base de Hon­du­ras jugó un papel cla­ve en el gol­pe mili­tar con­tra Zela­ya, hecho que jun­to con la dere­chi­za­ción de los gobier­nos de otros gobier­nos de la zona, ha cam­bia­do en el ist­mo la corre­la­ción de fuer­za a favor de EEUU y de su con­tra-ata­que con­ti­nen­tal; zona, que ade­más de tener tre­men­da impor­tan­cia geo-estra­té­gi­ca y geo-eco­nó­mi­ca, cons­ti­tu­ye una impor­tan­te reser­va de bio­di­ver­si­dad y otros rique­zas natu­ra­les.

Con Pana­má hay acuer­do para nue­vas ins­ta­la­cio­nes de EEUU y Cos­ta Rica se ha pres­ta­do a aco­ger unos 8,000 mari­nes, por­ta­vio­nes y buques de gue­rra bajo el man­do del Coman­do Sur del Pen­tá­gono

La fron­te­ra de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na con Hai­tí está prácti­camente bajo el man­do del Coman­do Sur del Pen­tá­gono.

EU sigue aspi­ran­do a ins­ta­lar peque­ñas bases alta­men­te cali­ficadas en la isla His­pa­nio­la (Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y Hai­tí). Ya lo están hacien­do en Hai­tí, mien­tras las islas Sao­na y Alto Velo, pró­xi­mas a las cos­tas domi­ni­ca­nas, han esta­do siem­pre den­tro de sus pla­nes mili­ta­res. Algo simi­lar a lo que hicie­ron en Aru­ba, Cura­zao y Para­guay.

Todo esto se arti­cu­la al Plan Pue­bla-Pana­má, a los diver­sos com­po­nen­tes (inclui­dos los mili­ta­res) del Plan Colom­bia-Ini­cia­ti­va Andi­na, a las gran­des manio­bras nava­les en el Cari­be y el Pací­fi­co Sur­ame­ri­cano y al redi­se­ño de sus agre­sio­nes mili­ta­res.

En Colom­bia la ver­tien­te mili­tar del Plan Colom­bia-Ini­­cia­ti­va Andi­na (y espe­cí­fi­ca­men­te el ane­xa­do Plan Patrio­ta), tie­ne todas las carac­te­rís­ti­cas de una gue­rra de baja inten­si­dad.

Allí se ha refor­za­do la inte­li­gen­cia mili­tar del Pen­tá­gono, la CIA, las empre­sas mer­ce­na­rias y otras agen­cias esta­dou­ni­den­ses. La DEA ha ser­vi­do tam­bién de canal de pene­tra­ción mili­tar.

Allí se ha crea­do una pla­ta­for­ma de bases mili­ta­res con fun­cio­nes con­tra-insur­gen­tes en lo interno y cla­ros pro­pó­si­tos agre­si­vos con­tra Vene­zue­la, Ecua­dor y Bra­sil de cara a la con­quis­ta de las rique­zas ama­zó­ni­cas.

Se ha reno­va­do el sis­te­ma téc­ni­co de vigi­lan­cia, introducien­do rada­res de altu­ra (vía saté­li­te) que cubren todo el país y dise­ña­do corre­do­res inter-bases mili­ta­res (sie­te bases en total), que a su vez se comu­ni­can con el exte­rior.

· Tras­fon­do popu­lar, avan­ces y retro­ce­sos

EL con­tra­ata­que impe­ria­lis­ta, que cier­ta­men­te pone en rie­go la olea­da trans­for­ma­do­ra que se ini­ció a final del siglo XX y prin­ci­pio del XXI, ha hecho recu­lar más aun a timo­ra­tos que actúan a nom­bre de las izquier­das, lo que gene­ral­men­te ter­mi­na for­ta­le­cien­do a las dere­chas.

Pero por suer­te en la base de esta olea­da de cam­bios revo­lu­cio­na­rios y refor­ma­do­res están los pue­blos y la diver­si­dad de sus suje­tos socia­les cada vez mas radi­ca­li­za­dos; aun­que con serios défi­cit de orga­ni­za­ción social y polí­ti­ca, acu­mu­la­ción mili­tar y fuer­zas con­duc­to­ras.

De nue­vo el tema del retra­so en la con­for­ma­ción de las nue­vas van­guar­dias revo­lu­cio­na­rias apa­re­ce como una de las más dra­má­ti­cos défi­cits de esta nue­va opor­tu­ni­dad.

Igual tam­bién las sen­si­bles debi­li­da­des que en muchos casos se evi­den­cian para enfren­tar como es debi­do la vio­len­cia opre­so­ra y las enor­mes capa­ci­da­des mili­ta­res de los enemi­gos de la revo­lu­ción. Son sig­ni­fi­ca­ti­vas las caren­cias y retra­sos en la crea­ción de una res­pe­ta­ble fuer­za polí­ti­co-mili­tar trans­for­ma­do­ra capaz de disua­dir y/​o con­fron­tar con éxi­to.

Esto reve­la los obs­tácu­los a supe­rar des­de pue­blos, pobre­cías y suje­tos opri­mi­dos que no quie­ren seguir vivien­do como se lo impo­ne el domi­nio de una cla­se domi­nan­te-gober­nan­te corrom­pi­da, corrup­to­ra y des­hu­ma­ni­za­da y de un impe­ria­lis­mo impla­ca­ble, cuya cri­sis sis­té­mi­ca y sus gran­des caren­cias de recur­sos natu­ra­les vita­les incre­men­ta como nun­ca su vora­ci­dad res­pec­to a nues­tras fuen­tes de agua, petró­leo, oro, bio­di­ver­si­dad y mine­ra­les estra­té­gi­cos.

Esta­mos ante suje­tos y cla­ses popu­la­res que se nie­gan a vivir así, que com­ba­ten por el cam­bio como pue­den: sin con­tar con todos los medios nece­sa­rios para la vic­to­ria ple­na, pero siem­pre pres­tos a resis­tir, avan­zar y hacer camino al andar.

Y esto expli­ca el por­qué mien­tras se eje­cu­ta el con­tra-ata­que impe­ria­lis­ta se regis­tran tam­bién resis­ten­cias ejem­pla­res capa­ces de crear suje­tos socia­les poli­ti­za­dos que con­for­man con­tra­po­der y pre­lu­dian alter­na­ti­vas; como ha sido el caso del Fren­te de la Resis­ten­cia Hon­du­re­ña, cui­da­do­sa­men­te ocul­ta­do por la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca inter­na­cio­nal; expli­ca la razón de eso y otros avan­ces polí­ti­cos a con­tra­co­rrien­te de los opre­so­res.

En Colom­bia no vale anun­ciar la “muer­te” o el “debi­li­ta­mien­to extre­mo” de las FARC, la insur­gen­cia arma­da y la resis­ten­cia civil. Ellas se reor­ga­ni­zan y vuel­ven a for­ta­le­cer­se, des­atan­do de nue­vo la ira de los suce­so­res del uri­bis­mo, inmer­sos en una letri­na de san­gre putre­fac­ta, dro­gas puru­len­tas y gue­rra sucia patro­ci­na­da por EEUU.

De todas mane­ras en casos así y en sen­ti­do gene­ral es impe­rio­sa la refle­xión y la crea­ti­vi­dad polí­ti­ca de todo el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio con­ti­nen­tal para dar res­pues­tas ade­cua­das a los nue­vos desa­fíos de la gue­rra impe­ria­lis­ta post­mo­der­na y la mane­ra de recu­pe­rar la ofen­si­va popu­lar en for­ma sos­te­ni­da.

Como lo es tam­bién actuar para abrir­le nue­vas vías a los poten­tes anhe­los popu­la­res des­ti­na­dos a impe­dir que el camino de las refor­mas avan­za­das y de los pro­ce­sos con voca­ción revo­lu­cio­na­ria no des­em­bo­que en con­tra­rre­vo­lu­ción y neo­fas­cis­mo, por­que aho­ra está muy cla­ro que o hace­mos revo­lu­cio­nes ver­da­de­ras o se impon­drá una nue­va bar­ba­rie polí­ti­ca.

Por­que si es cier­to que al con­cluir la pri­me­ra déca­da de este nue­vo siglo el mapa polí­ti­co de las dere­chas con­ti­nen­ta­les se amplió median­te la pro­lon­ga­ción y el endu­re­ci­mien­to de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se en ple­na “era de Oba­ma” (quien ha adop­ta­do el camino de los far­san­tes inte­li­gen­tes, com­bi­nan­do el “poder sua­ve” con el “poder fuer­te”, faci­li­ta­do el con­tra­ata­que y los con­sen­sos del impe­rio con las dere­chas y el cen­tro polí­ti­co); no menos cier­to es que el mapa de la izquier­da, del Alba y más allá, sigue sien­do fuer­te.

Y más fuer­te poten­cial­men­te son y podrían ser los movi­mien­tos de base que lo sus­ten­tan y que en caso de reno­var sus ener­gías y cali­fi­car su accio­nar, podrían con­tri­buir a la amplia­ción y pro­fun­di­za­ción de las trans­for­ma­cio­nes en mar­cha y en dispu­ta.

· Nue­vo impul­so a la olea­da

El con­tra­ata­que impe­ria­lis­ta pre­ci­sa ser enfren­ta­do con un nue­vo impul­so a la olea­da reden­to­ra, con mayo­res apor­tes a la pujan­te albo­ra­da con­ti­nen­tal del siglo XXI, aho­ra en retro­ce­so cir­cuns­tan­cial y con rie­gos de pro­fun­di­zar­se.

Se impo­ne una refle­xión auto­crí­ti­ca.

Al pro­pó­si­to de relan­za­mien­to de la ofen­si­va des­de los pue­blos le con­ven­dría mucho la pro­fun­di­za­ción de las trans­for­ma­cio­nes en Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via, Nica­ra­gua y El Sal­va­dor en direc­ción al socia­lis­mo.

La supera­ción del estan­ca­mien­to del mode­lo esta­tis­ta en Cuba y su avan­ce hacia un socia­lis­mo par­ti­ci­pa­ti­vo e inte­gral, acom­pa­ña­do de una mayor beli­ge­ran­cia revo­lu­cio­na­ria a esca­la inter­na­cio­nal, sería muy bene­fi­cio­sa.

La radi­ca­li­za­ción de los Esta­dos del Alba en su rela­ción soli­da­ria con los movi­mien­tos socia­les y las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias y pro­gre­sis­tas que actúan fue­ra de los gobier­nos esta­ble­ci­dos, ayu­da­ría enor­me­men­te a ese obje­ti­vo impe­rio­so.

Con­ven­dría mucho vol­car soli­da­ri­dad uni­fi­ca­da y con­ver­gen­te en los “pun­tos calien­tes”, en los “esla­bo­nes en cri­sis” (Perú, Méxi­co…), con­tra esos “engen­dros oli­gár­qui­cos-impe­ria­lis­tas” y la refe­ri­da “trian­gu­la­ción fatal” (Hon­du­ras- Colom­bia- Hai­tí).

Y no debe fal­tar la defen­sa mili­tan­te de la revo­lu­ción boli­va­ria­na de Vene­zue­la y de los avan­za­dos pro­ce­sos trans­for­ma­do­res de Boli­via y Ecua­dor, hos­ti­li­za­dos por la funes­ta alian­za colom­bo-esta­dou­ni­den­se. Tam­po­co obviar la per­ma­nen­te soli­da­ri­dad con Cuba, actual­men­te blo­quea­da y siem­pre ame­na­za­da por la agre­si­va estra­te­gia mili­tar de EEUU.

Con­ven­dría al mis­mo tiem­po des­ple­gar los esfuer­zos del cre­ci­mien­to y mayor uni­fi­ca­ción de las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas trans­for­ma­do­ras en cada uno de nues­tros paí­ses, con la debi­da inde­pen­den­cia fren­te a los Esta­dos y los gobier­nos vigen­tes. Y, sobre todo, con­ven­dría la con­ti­nen­ta­li­za­ción y mun­dia­li­za­ción de ese cre­ci­mien­to, así como de la arti­cu­la­ción de esas fuer­zas con­tes­ta­ta­rias y trans­for­ma­do­ras… has­ta con­for­mar un gran movi­mien­to que arti­cu­le la diver­si­dad revo­lu­cio­na­ria latino-cari­be­ña y ele­ve su répli­ca transformadora…hasta lograr una Inter­na­cio­nal Revo­lu­cio­na­ria de nue­vo tipo.

En este orden el Liber­ta­dor no pudo ser más pre­ci­so y visio­na­rio:

“Lue­go que sea­mos fuertes…entonces segui­re­mos la mar­cha hacia las gran­des pros­pe­ri­da­des a que está des­ti­na­da nues­tra Amé­ri­ca Meri­dio­nal”. (Simón Bolívar.-Contestación de un ame­ri­cano meri­dio­nal a un caba­lle­ro de esta isla.CARTA DE JAMAICA. Henry Cullen).

Y en esa direc­ción es impres­cin­di­ble que los suje­tos polí­ti­cos revo­lu­cio­na­rios asu­man con espe­cial pasión y reno­va­da volun­tad la amplia­ción del suje­to social impug­na­dor del sis­te­ma domi­nan­te, las pro­pues­tas y líneas de acción, que inse­pa­ra­ble­men­te vin­cu­la­das a la lucha de cla­ses, repre­sen­tan libe­ra­cio­nes movi­li­za­do­ras con­tra el sis­te­ma de domi­na­ción impe­ria­lis­ta y las atro­ces moda­li­da­des de opre­sión y dis­cri­mi­na­ción fun­cio­na­les al capi­ta­lis­mo bru­tal de estos tiem­pos: el patriar­ca­do, el racis­mo en todas sus expre­sio­nes, la homo­fo­bia, la nega­ción a la liber­tad de opción sexual, el adul­to-cen­tris­mo, la opre­sión y exclu­sión de los pue­blos ori­gi­na­rios y la degra­da­ción ace­le­ra­da del ambien­te y el saqueo de los recur­sos vita­les del pla­ne­ta

Esto últi­mo, asu­mi­do como pro­ce­so ascen­den­te, es cla­ve para lograr el nece­sa­rio reim­pul­so de la olea­da, para reto­mar nue­vos aires, para lan­zar ofen­si­vas cada vez más poten­tes y coor­di­na­das con­tra el con­tra­ata­que de EEUU y sus alia­dos; asu­mien­do a la vez las sabias y no exclu­yen­tes orien­ta­cio­nes de Lenin sobre la mane­ra de luchar sin ata­du­ras, sin renun­ciar a deter­mi­na­dos méto­dos y for­mas de lucha, sin des­pre­cio por la crea­ti­vi­dad popu­lar en ese orden:

“El mar­xis­mo se dis­tin­gue de todas las for­mas pri­mi­ti­vas del socia­lis­mo pues no liga el movi­mien­to a una solo for­ma deter­mi­na­da de lucha. El mar­xis­mo admi­te las for­mas más diver­sas de lucha; ade­más, no las “inven­ta”, sino sin­te­ti­za, orga­ni­za y hace cons­cien­tes las for­mas de lucha de las cla­ses revo­lu­cio­na­rias que apa­re­cen por si solas en el cur­so del movi­mien­to. Enemi­go abso­lu­to de toda fór­mu­la abs­trac­ta, de toda rece­ta doc­tri­na­ria, el mar­xis­mo exi­ge aten­ción a la lucha de masas que está empe­ña­da, lucha que da ori­gen a méto­dos de defen­sa y ata­que mas nue­vos y diver­sos cada día en la medi­da en que el movi­mien­to se va exten­dien­do, aumen­ta el gra­do de cons­cien­cia de las masas y se acen­túan las cri­sis eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas. Por eso el mar­xis­mo no recha­za de plano nin­gu­na for­ma de lucha.” (V.I. Lenin: “La gue­rra de gue­rri­llas”. Obras com­ple­tas Ops, Tomo 14, Págs. 1 – 2)

Esta­mos hablan­do, en fin, de pro­fun­di­zar el queha­cer revo­lu­cio­na­rio y des­ple­gar más inter­na­cio­na­lis­mo, anti­lla­nis­mo y latino-ame­ri­ca­nis­mo.

Todo esto en direc­ción a hacer nue­vas revo­lu­cio­nes y nue­vos socia­lis­mos des­de un pun­to de par­ti­da con­cep­tual a todas luces impres­cin­di­ble; inde­pen­dien­te­men­te de que las bases ori­gi­na­rias del socia­lis­mo cien­tí­fi­co requie­ran ser enri­que­ci­das y pro­fun­di­za­das a luz de las expe­rien­cias del siglo XX y de los retos del nue­vo siglo, de los triun­fos y reve­ses regis­tra­dos en ese duro y tras­cen­den­te bata­llar.

Si por algo los pro­ce­sos de orien­ta­ción socia­lis­ta del siglo XX pudie­ron ser rever­ti­dos, fue por ale­jar­se de for­mu­la­cio­nes esen­cia­les con­te­ni­das en las con­cep­tua­li­za­cio­nes de los fun­da­do­res del socia­lis­mo.

Com­pa­re­mos el deve­nir esta­tis­ta-buro­crá­ti­co y la vigen­cia masi­va del tra­ba­jo asa­la­ria­do en los pro­ce­sos de Euro­pa Orien­tal con estas ideas de Marx…

“Pero esta­ba reser­va­do a la eco­no­mía polí­ti­ca del tra­ba­jo el alcan­zar un triun­fo mas com­ple­to toda­vía sobre la eco­no­mía polí­ti­ca de la pro­pie­dad. Nos refe­ri­mos al movi­mien­to coope­ra­ti­vo, y, sobre todo, a las fábri­cas coope­ra­ti­vas crea­das, sin apo­yo alguno, por la ini­cia­ti­va de algu­nas ((manos)) auda­ces. Es impo­si­ble exa­ge­rar la impor­tan­cia de estos gran­des expe­ri­men­tos socia­les que han mos­tra­do con hechos, no con sim­ples argu­men­tos, que la pro­duc­cio­nes en gran esca­la y al nivel de las exi­gen­cias de la cien­cia moder­na pue­de pres­cin­dir de la cla­se de los patro­nos, que uti­li­za el tra­ba­jo de la cla­se de las ((manos)); han mos­tra­do tam­bién que no es nece­sa­rio a la pro­duc­ción que los de tra­ba­jos estén mono­po­li­za­dos como ins­tru­men­tos de domi­na­ción y explo­ta­ción con­tra el tra­ba­ja­dor mis­mo; y han mos­tra­do, por fin, que lo mis­mo que el tra­ba­jo escla­vo, lo mis­mo que el de los sier­vos, el tra­ba­jo asa­la­ria­do no es sino una for­ma tran­si­to­ria infe­rior, des­ti­na­da a des­apa­re­cer ante el tra­ba­jo aso­cia­do que cum­ple su tarea con gus­to, entu­sias­mo y ale­gría.” (Marx y Engels. OBRAS ESCOGIDAS, Tomo II, pág 11, Edi­to­rial Pro­gre­so, Mos­cú 1973).

…Y nos dare­mos cuen­ta del daño que hizo pro­lon­gar a nom­bre del socia­lis­mo, des­de mono­po­lios de Esta­do, la explo­ta­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do y la anti-demo­cra­cia que esa rela­ción social gene­ra al con­fun­dir pro­pie­dad esta­tal con pro­pie­dad social.

Por eso hoy las pro­pues­tas supe­ra­do­ras de esos mode­los esta­tis­tas enfa­ti­zan en socia­li­zar, en coope­ra­ti­vi­zar, en colec­ti­vi­zar los medios de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción. Enfa­ti­zan en la auto­ges­tión, la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va e inte­gral y la extin­ción pro­gre­si­va del Esta­do.

La gran obra teó­ri­ca de C. Marx y F. Engels, lo que ellos con­cep­tua­li­za­ron y escri­bie­ron –inclu­so aun­que nos pro­pu­sié­ra­mos obviar injus­ta­men­te lo que ambos des­ata­ron a pos­te­rio­ri como revo­lu­ción del pen­sa­mien­to social- podría ser insu­fi­cien­te para dar res­pues­ta con­sis­ten­te a los actua­les desa­fíos de la alter­na­ti­va socia­lis­ta al capi­ta­lis­mo senil y a todas las opre­sio­nes fun­cio­na­les e inte­gra­das a él, pero sin dudas ella resul­ta impres­cin­di­ble e insus­ti­tui­ble para lograr­lo, como tam­bién los apor­tes medu­la­res de sus segui­do­res. De ahí su gran­de­za mayor.

Igual acon­te­ce en nues­tra Amé­ri­ca con el lega­do de los pró­ce­res de una inde­pen­den­cia y una revo­lu­ción social incon­clu­sa, y con sus con­ti­nua­do­res en el siglo XX.

Esta­mos, por tan­to exi­gién­do­nos vol­ver a Bolí­var, a Mar­tí, a Marx, a Lenin, a Rosa Luxem­bur­go, a Mariá­te­gui, al Che, a Mar­tí… para enri­que­cer, recrear y entre­la­zar sus pen­sa­mien­tos y prác­ti­cas reple­tas de auda­ces here­jías; úni­ca mane­ra de sen­tar las bases teó­ri­cas y cons­truir fuer­zas capa­ces de derro­tar la con­tra-ofen­si­va del gran capi­tal y hacer reali­dad los sue­ños eman­ci­pa­do­res.

De la capa­ci­dad o la inca­pa­ci­dad que ten­ga­mos para ace­le­rar o des­ace­le­rar los pro­ce­sos de crea­ción de las nue­vas van­guar­dias o fuer­zas con­duc­to­ras… para poten­ciar o no las rebel­días popu­la­res en desa­rro­llo y con­ver­tir­las en con­tra­po­der trans­for­ma­dor…

Para derro­tar o no los con­tra-ata­ques del blo­que domi­nan­te, inclui­dos los más vio­len­tos… para impul­sar con inge­nio y crea­ti­vi­dad o anqui­lo­sar y fre­nar las alter­na­ti­vas y tran­si­cio­nes revo­lu­cio­na­rias…

Y, en fin, para con­ti­nen­ta­li­zar e inter­na­cio­na­li­zar o no los com­ba­tes, para inser­tar o no en la con­cien­cia de los pue­blos latino-cari­be­ño el pro­yec­to de Patria Gran­de libe­ra­da… depen­de­rán las pros­pec­ti­vas de esta opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca: sus avan­ces sos­te­ni­dos, sus alti­ba­jos, su vic­to­ria o su derro­ta.

Nada está pre-deter­mi­na­do. Se tra­ta de una bata­lla cru­cial: con suje­tos, acto­res y pro­ta­go­nis­tas cla­ra­men­te enfren­ta­dos. De sus capa­ci­da­des y esfuer­zos depen­de­rán los resul­ta­dos de esta tras­cen­den­te con­fron­ta­ción.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *