Actua­li­dad del socia­lis­mo cien­tí­fi­co en la nue­va revo­lu­ción con­ti­nen­tal- Nar­ci­so Isa Conde

El pro­cla­ma­do fin de la his­to­ria y de las revo­lu­cio­nes no ha podi­do con­te­ner la rebel­día reden­to­ra del Che.

La reco­lo­ni­za­ción neo­li­be­ral, lejos de corroer la espa­da de com­ba­te de Bolí­var, la tor­nó más recia y afi­la­da, al tiem­po que ha actua­li­za­do el impres­cin­di­ble carác­ter con­ti­nen­tal y mun­dial del pro­ce­so liberador.

El con­tra-ata­que, la con­tra-ofen­si­va impe­ria­lis­ta fren­te la nue­va ofen­si­va de los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca, con­fir­ma y enri­que­ce las tesis de Lenin ‑for­mi­da­ble expo­nen­te del mar­xis­mo del siglo XX- sobre la mili­ta­ri­za­ción y la agre­si­vi­dad del gran capi­tal mono­po­lis­ta y sobre la nece­si­dad de cons­truir van­guar­dias revo­lu­cio­na­rias o fuer­zas con­duc­to­ras de nue­vo tipo (inclu­so nue­vas res­pec­to a la que él con­ci­bió para lle­var a cabo la revo­lu­ción bol­che­vi­que), que pue­dan actuar como es nece­sa­rio en las nue­vas situa­cio­nes revo­lu­cio­na­rias y al inte­rior de los nue­vos suje­tos socia­les de las revo­lu­cio­nes del siglo XXI.

Las ideas de estos gran­des refe­ren­tes del pen­sa­mien­to y el accio­nar revo­lu­cio­na­rio mun­dial viven y se entre­la­zan, tor­nán­do­se impres­cin­di­bles en los nue­vos tiem­pos. Impres­cin­di­bles pero no sufi­cien­tes, en la medi­da el domi­nio del gran capi­tal sufre trans­for­ma­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas e impac­ta de nue­va mane­ra los esce­na­rios nacio­na­les, regio­na­les y mun­dial, y en la medi­da las olea­das tecno- cien­tí­fi­cas y el pro­pio pen­sa­mien­to socio-polí­ti­co revo­lu­cio­na­rio está impe­li­do a reno­var­se cons­tan­te­men­te en fun­ción de todo eso y de las valio­sas expe­rien­cias acumuladas.

Es cla­ro sí, que por enci­ma de con­tra­dic­cio­nes y des­en­cuen­tros meno­res y más allá de des­acier­tos oca­sio­na­les y situa­cio­nes impre­vi­si­bles en sus res­pec­ti­vos tiem­pos de vida, el acer­vo de esos pen­sa­do­res y con­duc­to­res revo­lu­cio­na­rios ha reafir­ma­do su extra­or­di­na­rio valor actual para nutrir en nues­tra Amé­ri­ca los nue­vos com­ba­tes y los pro­yec­tos eman­ci­pa­do­res de la mano de Tupac Maru, Mar­tí y Mariátegui.

Un hilo con­duc­tor común entre patria gran­de libe­ra­da, igual­dad de dere­chos de los seres huma­nos y paí­ses, rebel­día social y eman­ci­pa­ción nacio­nal; demo­cra­cia como poder del pue­blo, anti­im­pe­ria­lis­mo, reden­ción del yugo del gran capi­tal, revo­lu­ción demo­crá­ti­ca-socia­lis­ta de libe­ra­ción nacio­nal y fuer­zas con­duc­to­ras com­ba­ti­vas, los amal­ga­ma en el pre­sen­te y en el futu­ro pre­vi­si­ble de nues­tra Amé­ri­ca y poten­cia su visio­na­ria crea­ción teórica.

Esto así por­que el capi­tal sigue sien­do una rela­ción social sin fron­te­ras y sin lími­tes en sus pre­ten­sio­nes de explo­ta­ción del tra­ba­jo ajeno, con­cen­tra­ción de rique­zas y poder, exclu­sión social, inter­ven­ción mili­tar, aplas­ta­mien­to de iden­ti­da­des nacio­na­les y sojuz­ga­mien­to de pueblos.

Por­que nues­tra Amé­ri­ca ha sido una de sus gran­des víc­ti­mas des­de su cruel perio­do de“ acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria has­ta nues­tros días: con­quis­ta, colo­ni­za­ción, neo­co­lo­ni­za­ción, reco­lo­ni­za­ción neo­li­be­ral y capi­ta­lis­mo depen­dien­te en sus diver­sas modalidades.

Pero tam­bién una de sus gran­des fuen­tes de resis­ten­cia, inclu­so en este pre­sen­te este­lar, a con­tra­co­rrien­te del mun­do con­ser­va­dor, emu­lan­do los tiem­pos en que se libra­ron los heroi­cos com­ba­tes por su pri­me­ra independencia.

Aho­ra fren­te a un capi­tal re-colo­ni­za­dor avasallante.

Aho­ra fren­te a un cen­tro de domi­na­ción mun­dial estre­me­ci­do por una cri­sis sis­té­mi­ca mul­ti­di­men­sio­nal que lo tor­na mas agre­si­vo y mili­ta­ri­za­do que en sus pri­me­ras fases de expan­sión y coloniaje.

Y eso expli­ca que por aquí vuel­va Marx sobre sus pasos con­tra el capi­tal como rela­ción social opre­si­va, sobre sus cri­sis y sobre su evo­lu­ción con­tra la huma­ni­dad; vuel­va urgien­do a la eman­ci­pa­ción de la cla­se explo­ta­da a tra­vés de la revo­lu­ción y la socia­li­za­ción del poder y de los medios de pro­duc­ción y distribución.

Es cier­to que hoy los resul­ta­dos son más trá­gi­cos que en sus tiem­pos, pero nadie pue­de negar su sin­gu­lar y pro­fun­das pre­mo­ni­ción sobre las des­igual­da­des socia­les y los pro­ce­sos de empo­bre­ci­mien­to que le impon­dría a gran par­te de la humanidad:

“Final­men­te, a medi­da que los capi­ta­lis­tas se ven for­za­dos, a explo­tar en una esca­la cada vez mayor los gigan­tes­cos medios de pro­duc­ción ya exis­ten­tes, vién­do­se obli­ga­dos para ello a poner en jue­go todos los resor­tes del cré­di­to, aumen­ta la fre­cuen­cia de los terre­mo­tos indus­tria­les, en los que el mun­do solo logra man­te­ner­se a flo­te sacri­fi­can­do a los dio­ses del averno una par­te de la rique­za, de los pro­duc­tos y has­ta de las fuer­zas pro­duc­ti­vas; aumen­tan, en una pala­bra, las cri­sis. Estas se hacen más fre­cuen­tes y más vio­len­tas, ya por el solo hecho de que, a medi­da que cre­ce la masa de pro­duc­ción y, por tan­to, la nece­si­dad de mer­ca­dos más exten­sos, el mer­ca­do mun­dial va redu­cién­do­se más y más.… Menos mer­ca­dos nue­vos que explotar….pero el capi­tal no vive solo del tra­ba­jo. Este amo, a la par dis­tin­gui­do y bár­ba­ro, arras­tra con­si­go a la tum­ba los cadá­ve­res de sus escla­vos, heca­tom­bes ente­ras de obre­ros que sucum­ben en las cri­sis. (C. Marx y F. Engels, Obras Esco­gi­das, Tomo I, paq 177, Edi­to­rial Pro­gre­so, Mos­cú 1973)

Lenin reapa­re­ce con las bases teó­ri­cas que nos han per­mi­ti­do expli­car la evo­lu­ción para peor del impe­ria­lis­mo que nos saquea y opri­me, com­ple­tan­do las nue­vas gene­ra­cio­nes de pensadores/​as revo­lu­cio­na­rios su denun­cia sobre el desa­rro­llo des­igual y el tris­te des­tino de los paí­ses que no se libe­ren de sus grilletes:

“Es noto­rio has­ta que pun­to el capi­ta­lis­mo mono­po­lis­ta ha exa­cer­ba­do todas las con­tra­dic­cio­nes del capi­ta­lis­mo, bas­ta indi­car la cares­tía de la vida y el yugo de los car­te­les. Esta exa­cer­ba­ción de las con­tra­dic­cio­nes es la fuer­za motriz más poten­te del perio­do his­tó­ri­co de tran­si­ción ini­cia­do con la vic­to­ria defi­ni­ti­va del capi­tal finan­cie­ro mun­dial. Los mono­po­lios, la oli­gar­quía, la ten­den­cia a la domi­na­ción en vez de la ten­den­cia a la liber­tad, la explo­ta­ción de un núme­ro cada vez mayor de nacio­nes peque­ñas o débi­les por un puña­do de nacio­nes riquí­si­mas o muy fuer­tes: todo esto ha ori­gi­na­do los ras­gos dis­tin­ti­vos del impe­ria­lis­mo que obli­gan a cali­fi­car­lo de capi­ta­lis­mo para­si­ta­rio o en esta­do de des­com­po­si­ción. Cada día se mani­fies­ta con mas relie­ve, como una de las ten­den­cias del impe­ria­lis­mo la for­ma­ción de “esta­dos ren­tis­tas”, de Esta­dos usu­re­ros, cuya bur­gue­sía vive cada día mas a cos­ta de la expor­ta­ción de capi­ta­les y del “cor­te del cupón” (Lenin, Obras Esco­gi­das, Tomo I, Pág. 783, Edi­to­rial Pro­gre­so, mos­cú 1979)

Bolí­var dice pre­sen­te con sus vati­ci­nios del des­tino de EEUU con­tra nues­tros pue­blos, insis­tien­do en la nece­si­dad de derro­tar­lo, ayer como impe­rio nacien­te y hoy como impe­rio senil:

“Los Esta­dos Uni­dos (…) pare­cen des­ti­na­dos por la Pro­vi­den­cia para pla­gar la Amé­ri­ca de mise­rias a nom­bre de la Liber­tad” (Jeró­ni­mo Carrera.-“Bolívar Vis­to por los Mar­xis­tas”, pag. 125, Edi­to­rial Car­los Apon­te, Cara­cas, Vene­zue­la 1987)

Y el Che recon­vo­ca sus muchos Viet­nam y su revo­lu­ción socia­lis­ta de ver­dad, sin resis­tir­se –más bien aus­pi­cian­do- las nue­vas moda­li­da­des sub­ver­si­vas y libe­ra­do­ras, las inno­va­cio­nes, las tran­si­cio­nes ori­gi­na­les y los diver­sos socia­lis­mos; todo esto en armo­nía con su espí­ri­tu crea­dor y, sobre­to­do, con­vo­cán­do­nos a la uni­dad a la uni­dad y a la rebel­día gene­ra­li­za­da no logra­da, a un alto cos­to, en el siglo pasado:

“Crear dos, tres, muchos Viet­nam es la con­sig­na”… “Y si todos fué­ra­mos capa­ces de unir­nos, para que nues­tros gol­pes fue­ran más sóli­dos y cer­te­ros, para que la ayu­da a los pue­blos en lucha fue­ra aun más efec­ti­va, ¡que gran­de sería el futu­ro, y que cer­cano! (Ernes­to-Che- Gue­va­ra, Tomo II.- Men­sa­je a los pue­blos del mun­do a tra­vés de la Tri­con­ti­nen­tal, págs 584 y 598)

* El impe­ria­lis­mo cam­bió para peor y des­ató la resis­ten­cia popular.

En tiem­pos más recien­tes, el gran capi­tal, ope­ran­do des­de los paí­ses cen­tra­les del sis­te­ma, afec­ta­do por la cri­sis estruc­tu­ral del final del siglo XX, echó manos al neo­li­be­ra­lis­mo, a la micro­elec­tró­ni­ca y a la espe­cu­la­ción en gran­de, y se rees­truc­tu­ró inte­gral­men­te (en lo ideo­ló­gi­co, orga­ni­za­cio­nal, geren­cial, tec­no­ló­gi­co y mili­tar) para expri­mir más aun las socie­da­des de la peri­fe­ria capi­ta­lis­ta y las fuer­zas del tra­ba­jo en su pro­pias sedes y a esca­la mundial.

De ese pro­ce­so resul­tó un capi­tal más con­cen­tra­do, mili­ta­ri­za­do, gans­te­ri­za­do, agre­si­vo, exclu­yen­te, glo­ba­li­za­do y finan­cie­ri­za­do… y una huma­ni­dad más empo­bre­ci­da y seg­men­ta­da en todos los órdenes.

Pode­ro­sas cor­po­ra­cio­nes supra-nacio­na­les pri­va­das que­da­ron fue­ra del con­trol inclu­so de los gran­des Esta­do-nacio­nes de ori­gen. Esta­dos-nacio­nes otro­ra muy fuer­tes, se han debi­li­ta­do rela­ti­va­men­te fren­te a los gru­pos cor­po­ra­ti­vos glo­ba­les. Y Esta­dos débi­les, des­na­cio­na­li­za­dos y subor­di­na­dos han que­da­do a la deri­va y some­ti­dos a inten­sas degra­da­cio­nes; todo esto en la lógi­ca leni­nis­ta del con­cep­to impe­ria­lis­mo, pero aho­ra extra­or­di­na­ria­men­te poten­cia­do, sobre-dimen­sio­na­do y muta­do para peor.

El gran capi­tal aumen­tó su pro­duc­ti­vi­dad, con­cen­tra­ción y ganan­cias a tono con las genia­les pre­vi­sio­nes de Marx y Lenin y más allá, y poten­ció en nues­tra Amé­ri­ca su ene­mis­tad con la inde­pen­den­cia, la demo­cra­cia y la jus­ti­cia social, esto es, con el sue­ño boli­va­riano; al tiem­po de entre­la­zar en mayor gra­do la eman­ci­pa­ción nacio­nal con la libe­ra­ción social, la auto­de­ter­mi­na­ción de los pue­blos con el anti­im­pe­ria­lis­mo y el anti­ca­pi­ta­lis­mo, y ambos con las trans­for­ma­cio­nes socia­lis­tas, tal como fue plan­tea­do por José Car­los Maria­te­gui y Ernes­to Gue­va­ra en dos perio­dos dife­ren­tes de nues­tra his­to­ria, en los dos casos des­de un mar­xis­mo reple­to de huma­nis­mo e inmer­so en la reali­dad indo-lati­no­ame­ri­ca­na y latino-caribeña.

Las reco­men­da­cio­nes de estos dos for­mi­da­bles expo­nen­tes del mar­xis­mo latino-cari­be­ño repi­can con sen­ti­do de actua­li­dad en esta hora espe­cial de nues­tra Amé­ri­ca en la que el capi­ta­lis­mo depen­dien­te y su res­truc­tu­ra­ción neo­li­be­ral no solo entran en fase agra­va­da de su pro­lon­ga­da cri­sis, sino ade­más en la que los pue­blos empo­bre­ci­dos y des­ga­rra­dos por la maqui­na­ria del gran capi­tal han deci­di­do rebe­lar­se con­tra sus moda­li­da­des de domi­na­ción polí­ti­co-social, reco­bran­do así actua­li­dad el ideal socia­lis­ta y la crea­ti­vi­dad revolucionaria:

«No que­re­mos – sen­ten­ció Mariátegui‑, cier­ta­men­te, que el socia­lis­mo sea en Amé­ri­ca cal­co y copia. Debe ser crea­ción heroi­ca. Tene­mos que dar vida, con nues­tra pro­pia reali­dad, en nues­tro pro­pio len­gua­je, al socia­lis­mo indo-americano.».-Aniversario y balan­ce (Amau­ta, No. 17, sep­tiem­bre de 1928).

“Obser­var, apren­der y pen­sar, no copiar de nadie –nos decía Ernes­to Guevara‑, y des­pués empe­zar a cami­nar, tal es la for­ma que noso­tros apli­ca­mos.” (“La crea­ti­vi­dad en el pen­sa­mien­to eco­nó­mi­co del Che.- Car­los Tabla­da Pérez, PENSAR EL CHE, Tomo II, pág 218, Cen­tro de Estu­dios sobre Amé­ri­ca-CEA, Edi­to­ra José Mar­tí, 1989).

Vale tener muy pre­sen­te ese espí­ri­tu inno­va­dor, por­que en la lla­ma­da era neo­li­be­ral del capi­ta­lis­mo los nive­les de explo­ta­ción-espe­cu­la­ción, exclu­sión social, des­na­cio­na­li­za­ción, des­igual­da­des y empo­bre­ci­mien­to impues­tos por la diná­mi­ca capi­tal-tra­ba­jo (acom­pa­ña­da de reno­va­dos patro­nes tecno-científicos)-siempre a favor del gran capi­tal y con­tra el dere­cho a la vida y a la liber­tad de nues­tros pue­blos- han deter­mi­na­do un incre­men­to de la resis­ten­cia popu­lar-nacio­nal como for­ma de expre­sión de la lucha de cla­se, que lejos de des­apa­re­cer como pre­go­na­ron los ideó­lo­gos de la post-moder­ni­dad capi­ta­lis­ta, ha asu­mi­do nue­vos for­mas, mayor ampli­tud, diver­si­dad y entre­la­za­mien­tos con otras expre­sio­nes de opre­sión, en detri­men­to de la diver­si­dad de acto­res y suje­tos dominados.

Y nue­va vez ha “resu­ci­ta­do” y reto­ma­do actua­li­dad el mar­xis­mo crea­dor que los ideó­lo­gos del capi­ta­lis­mo die­ron por ente­rra­do, no por el méri­to de des­cu­brir la lucha de cla­ses, que no fue suyo, sino por el de reco­no­cer­la como vía para abo­lir el capi­ta­lis­mo y crear una socie­dad sin clases.

Nue­va vez recu­pe­ran su per­ti­nen­cia el deba­te y las luchas por las demo­cra­cias, las inde­pen­den­cias y los socia­lis­mos en rela­ción con las expe­rien­cias acu­mu­la­das en el siglo pasa­do y con la evo­lu­ción cada vez más per­ver­sa del domi­nio del capital.

La ten­den­cia del orden social domi­nan­te ‑apun­ta­da por Marx hace ya mas de 150 años- se ha tor­na­do mucho más dra­má­ti­ca para los/​as explotados/​as de nues­tra Amé­ri­ca y la supera­ción del capi­ta­lis­mo resul­ta mucho más nece­sa­ria, siem­pre a par­tir de las cri­sis de sus expre­sio­nes dife­ren­cia­das en la peri­fe­ria depen­dien­te y en el cen­tro del accio­nar de suje­tos socia­les trans­for­ma­do­res pro­pios del desa­rro­llo des­igual y afec­ta­dos ruda­men­te por las res­truc­tu­ra­cio­nes aplicadas:

“A la par con la dis­mi­nu­ción cons­tan­te del nume­ro de mag­na­tes del capi­tal, que usur­pan y mono­po­li­zan todas las ven­ta­jas de este pro­ce­so de trans­for­ma­ción, aumen­ta la masa de la mise­ria, de la opre­sión, de la escla­vi­tud, de la degra­da­ción y de la explo­ta­ción; pero aumen­ta tam­bién la indig­na­ción de la cla­se obre­ra, que cons­tan­te­men­te cre­ce en núme­ro, se ins­tru­ye, uni­fi­ca y orga­ni­za por el pro­pio meca­nis­mo del pro­ce­so capi­ta­lis­ta de pro­duc­ción. El mono­po­lio del capi­tal se con­vier­te en tra­ba del modo de pro­duc­ción que ha flo­re­ci­do jun­to con él y bajo su ampa­ro. La cen­tra­li­za­ción de los medios de pro­duc­ción y la socia­li­za­ción de tra­ba­jo lle­gan a tal pun­to que se hacen incom­pa­ti­bles con su envol­tu­ra capi­ta­lis­ta. Esta se rom­pe. Le lle­ga la hora a la pro­pie­dad pri­va­da capi­ta­lis­ta. Los expro­pia­dos son expro­pia­dos”. (C. Marx y F. Engels.- OBRAS ESCOGIDAS, Tomo II, Págs. 150 y 151. Edi­to­rial Pro­gre­so Mos­cú 1973)

· La nue­va olea­da revo­lu­cio­na­ria y la bús­que­da de alternativas

De la resis­ten­cia al capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral y a los des­afue­ros de las par­ti­do­cra­cias tra­di­cio­na­les, los pue­blos pasa­ron a la ofen­si­va, logran­do suce­si­vas vic­to­rias polí­ti­cas des­de las rebel­días socia­les poli­ti­za­das y a tra­vés de pro­ce­sos elec­to­ra­les, plas­man­do su volun­tad de cam­bios en opcio­nes polí­ti­cas alter­na­ti­vas y gobier­nos dife­ren­cia­dos del esque­ma tra­di­cio­nal, con dis­tin­tos gra­dos de volun­tad refor­ma­do­ra, trans­for­ma­do­ras o revolucionarias.

Así el sis­te­ma de domi­na­ción esta­dou­ni­den­se y oli­gár­qui­ca entró en cri­sis en el con­ti­nen­te den­tro de la diná­mi­ca refor­ma-con­tra­rre­for­ma y revo­lu­ción-con­tra­rre­vo­lu­ción, refor­mis­mo y/​o pro­gre­sis­mo-reac­cio­na­ris­mo, dere­chas duras e izquier­das o cen­tro-izquier­da de dife­ren­tes tonos.

En pri­me­ra fase los cam­bios fue­ron ascen­den­tes y sos­te­ni­dos, aun­que con diver­sas inten­si­da­des y pro­fun­di­da­des por países.

La cana­li­za­ción de la olea­da des­de aba­jo no siem­pre encon­tró inter­lo­cu­to­res elec­to­ra­les y/​o guber­na­men­ta­les con­se­cuen­tes y seguros.

La gama de nue­vos gobier­nos de izquier­da, cen­tro-izquier­da o sim­ple­men­te “pro­gre­sis­tas”, resul­tó bien varia­da y en no pocos casos los défi­cits en la con­for­ma­ción de fuer­zas o suje­tos polí­ti­cos con­duc­to­res-trans­for­ma­do­res gene­ró evi­den­tes y lamen­ta­bles des­pro­por­cio­nes entre los resul­ta­dos alcan­za­dos en las ges­tio­nes guber­na­men­ta­les y los anhe­los populares.

De todas mane­ras en los pri­me­ros años del siglo XXI el mapa polí­ti­co de nues­tra Amé­ri­ca cam­bió en una bue­na exten­sión, aun­que con bas­tan­tes des­ni­ve­les; y cam­bió en detri­men­to de la estra­te­gia de domi­na­ción oli­gár­qui­co-impe­ria­lis­ta, inclu­yen­do pro­ce­sos de refor­mas avan­za­das y expre­sio­nes polí­ti­cas guber­na­men­ta­les con inten­sos mati­ces a favor de nue­vas revoluciones.

En Vene­zue­la, pun­to ini­cial de ese vira­je, el auge revo­lu­cio­na­rio se plas­mó en un vira­je polí­ti­co aus­pi­cio­so, en un pro­ce­so trans­for­ma­dor de pro­fun­do calado.

La inten­to­na de gol­pe a Chá­vez en el 2002 fra­ca­só estre­pi­to­sa­men­te y la olea­da siguió en ascen­so, lo que enton­ces frus­tró la con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta y obli­gó a aplazarla.

La cade­na de vic­to­rias, más o menos avan­za­das, más o menos limi­ta­das, puso en aprie­to has­ta nivel de cri­sis el sis­te­ma domi­na­ción y el con­trol de EEUUU sobre la región. Al tras­cen­den­te vira­je de Vene­zue­la le suce­die­ron los avan­ces, giros y cam­bios trans­for­ma­do­res, refor­ma­do­res o sim­ple­men­te refor­mis­tas en Ecua­dor, Boli­via, Bra­sil, Argen­ti­na Nica­ra­gua, Uru­guay, Hon­du­ras, Para­guay y El Sal­va­dor, inclu­so Chi­le en menor medi­da. Mien­tras Cuba revo­lu­cio­na­ria, des­pués de resis­tir estoi­ca y heroi­ca­men­te, empal­mó con la ola y pudo res­pi­rar mejor.

Antes de esa gran olea­da el cua­dro con­ti­nen­tal era casi total­men­te adver­so a los pue­blos y a los suje­tos de cam­bio. Las espe­ran­zas esta­ban arro­pa­das por el pre­do­mi­nio abru­ma­dor de las dere­chas y el con­trol impe­ria­lis­ta, sobre­to­do esta­dou­ni­den­se pero tam­bién europeo

Con la nue­va ola todo se reani­mó en direc­ción posi­ti­va, al pun­to de que la revo­lu­ción, el anti­im­pe­ria­lis­mo y el deba­te sobre los socia­lis­mos posi­bles reco­bra­ron actua­li­dad y han entra­do al cam­po de la gran dispu­ta política.

· El con­tra-ata­que: EEUU con­tra nues­tra América

Lue­go de un perio­do a la defen­si­va, auque siem­pre resis­tien­do y pro­cu­ran­do con­te­ner los cam­bios, EEUU, el gran capi­tal y sus fuer­zas alia­das en el con­ti­nen­te y más allá se pre­pa­ra­ron para rever­tir el pro­ce­so que le era adver­so, apro­ve­chan­do las debi­li­da­des y fallas de los nue­vos gobiernos.

Poco des­pués pusie­ron en mar­cha una nue­va con­tra­ofen­si­va, un con­tra-ata­que mejor pla­nea­do, en la lógi­ca de poten­ciar por múl­ti­ples vías y nume­ro­sos medios la con­tra-refor­ma y la contrarrevolución.

De nue­vo reso­na­ron las sabias adver­ten­cias del Che, fun­da­das en sus cer­te­ras pre­vi­sio­nes res­pec­to a la ten­den­cia his­tó­ri­ca del com­por­ta­mien­to impe­ria­lis­ta en nues­tro continente:

“Los yan­quis inter­ven­drán por soli­da­ri­dad de intere­ses y por­que la lucha en Amé­ri­ca es deci­si­va. Lo harán con todas sus fuer­zas. . . no deja­rán con­so­li­dar­se el poder revo­lu­cio­na­rio y, si alguno lle­ga­ra a hacer­lo, vol­ve­rán a ata­car, no lo reco­no­ce­rán, tra­ta­ran de divi­dir las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias, intro­du­ci­rán sabo­tea­do­res de todo tipo, inten­ta­ran aho­gar eco­nó­mi­ca­men­te el nue­vo esta­do, ani­qui­lar­lo, en una pala­bra.”.- (Luís Suá­rez Sala­zar: “La Estra­te­gia Revo­lu­cio­na­ria del Che: una mira­da des­de el pri­mer lus­tro del siglo XXI”, pág 55, cita toma­da de “la Estra­te­gia de la Revo­lu­ción Lati­no­ame­ri­ca­na de Ernes­to-Che-Gue­va­ra, pág 504)

Medio siglo des­pués, la arre­me­ti­da de EEUU y sus alia­dos, a mane­ra de con­tra-ofen­si­va fren­te a la nue­va ola, ha esta­do mar­ca­da por esa impron­ta denun­cia­da por Ernes­to Gue­va­ra, la cual en su fase ini­cial fue carac­te­ri­za­da por el coman­dan­te Chá­vez de la siguien­te mane­ra, des­ta­can­do sus com­po­nen­tes más agresivos:

“Esta­mos ‑sub­ra­yó- ante una mani­fes­ta­ción del con­tra­ata­que impe­rial sobre Amé­ri­ca Lati­na y El Cari­be. Una trian­gu­la­ción fatal se ges­ta entre Colom­bia, Hon­du­ras y la ocu­pa­da Hai­tí. Tres ver­sio­nes de la nue­va estra­te­gia de inter­ven­ción yan­qui en sue­lo nues­tro ame­ri­cano”.- (¡Con­tra­ata­que Boli­va­riano! Las líneas de Chá­vez – 24-01-2010)

Cier­ta­men­te este con­tra­ata­que comen­zó con el gol­pe de Esta­do en Hon­du­ras, con­ti­nuó con el acuer­do para la ins­ta­la­ción de sie­te nue­vas bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en Colom­bia y con el relan­za­mien­to del régi­men nar­co-para-terro­ris­ta colom­biano como fac­tor de agre­sión regio­nal. Logró ade­más la implan­ta­ción por “elec­cio­nes” de los regí­me­nes dere­chis­tas en Méxi­co y Pana­má, reto­mó nue­vos aires polí­ti­cos con el triun­fo elec­to­ral de las dere­chas con­ser­va­do­ras chi­le­na y cos­ta­rri­cen­se y salió tem­po­ral­men­te airo­so al ase­gu­rar la con­ti­nui­dad gol­pis­ta hon­du­re­ña con el frau­de elec­to­ral en favor de Por­fi­rio Lobo.

A esto hay que agre­gar­le la ace­le­ra­ción de las pre­sio­nes gol­pis­tas en Para­guay con la con­si­guien­te replie­gue del gobierno de Fer­nan­do Lugo, el afian­za­mien­to de las posi­cio­nes mode­ra­das del gobierno de Lula en el con­tex­to de enten­di­mien­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos e impor­tan­tes com­pe­ten­cias con EEUU, el giro a posi­cio­nes pare­ci­das de los pre­si­den­tes Mau­ri­cio Funes de El Sal­va­dor y José Muji­ca de Uru­guay, la funes­ta amplia­ción de la ocu­pa­ción mili­tar de Hai­tí con el aval de Bra­sil, Uru­guay y Argen­ti­na, y los avan­ces pre­vios de la dere­cha con­ser­va­do­ra argentina.

El uso de la horri­pi­lan­te tra­ge­dia hai­tia­na para re-des­ple­gar e incre­men­tar en gran­de la sol­da­des­ca grin­ga en ese país, se tra­du­ce obje­ti­va­men­te en un refor­za­mien­to de su reta­guar­dia mili­tar estra­té­gi­ca en el Cari­be; con fuer­te implan­ta­ción en Puer­to Rico, Aru­ba y Cura­cao, pre­ci­sa­men­te en la pro­xi­mi­dad de Cuba, tocan­do prác­ti­ca­men­te el terri­to­rio domi­ni­cano y amplian­do su cade­na de bases y tro­pas impe­ria­les en esta zona, defi­ni­da como “fron­te­ra imperial”.

Hay que sumar­le a todo esto el agre­si­vo plan de pene­tra­ción del para-mili­ta­ris­mo y de los coman­dos ase­si­nos colom­bia­nos en Vene­zue­la, con vis­ta a crear una espe­cie de “con­tra” arma­da con base logís­ti­ca en Colom­bia. Algo pare­ci­do suce­de en Ecuador.

Y ano­tar tam­bién otras ver­tien­tes nega­ti­vas: la vic­to­ria de la ultra­de­re­cha en Puer­to Rico, el uso de la sinuo­si­dad del pre­si­den­te domi­ni­cano Leo­nel Fer­nán­dez en favor de la con­ti­nui­dad gol­pis­ta en Hon­du­ras, del apo­yo al funes­to régi­men colom­biano y del con­trol esta­dou­ni­den­se de Haití.

Por últi­mo, el recién frus­tra­do inten­to de gol­pe poli­cial-mili­tar con­tra el gobierno del Pre­si­den­te Correa, pre­vio tra­ba­jo de infil­tra­ción de la CÍA, con­fir­ma que el com­po­nen­te vio­len­to del con­tra-ata­que des­ple­ga­do en pri­me­ra ins­tan­cia en Hon­du­ras (con éxi­to rela­ti­vo al con­cluir la pri­me­ra déca­da del nue­vo siglo), tuvo con­ti­nui­dad y apun­ta con fuer­za espe­cial con­tra el eje más avan­za­do de los pro­ce­sos Sur­ame­ri­ca­nos: Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via… y natu­ral­men­te con­tra todo el blo­que del Alba, que inclu­ye a Cuba y Nicaragua.

En Ecua­dor, gra­cias a la audaz y valien­te reac­ción del Pre­si­den­te Correa y a la movi­li­za­ción de su pue­blo, en esa oca­sión no se le die­ron a las dere­chas los nue­vos pla­nes desestabilizadores.

.Es pre­ci­so tener pre­sen­te que el cua­dro des­fa­vo­ra­ble –inde­pen­dien­te­men­te del sig­ni­fi­ca­do posi­ti­vo que tuvo haber con­ju­ra­do esa inten­to­na en Ecua­dor- no fue supe­ra­do a esca­la con­ti­nen­tal con esa vic­to­ria puntual.

Cier­ta­men­te ‑como afir­ma el coman­dan­te Chá­vez- Colom­bia, Hon­du­ras y Hai­tí repre­sen­tan “un trián­gu­lo fatal” que pro­cu­ra, con la fuer­te tute­la esta­dou­ni­den­se, favo­re­cer aun más el re-des­plie­gue mili­tar y la con­tra­ofen­si­va polí­ti­ca de ese “impe­ria­lis­mo deca­den­te y pen­ta­go­ni­za­do”, pre­so de su pro­pia diná­mi­ca gue­rre­ris­ta pero apli­can­do a la vez una con­tra­ofen­si­va inte­gral (polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca, mediá­ti­ca y cul­tu­ral), con mejo­res resul­ta­dos que al ini­cio de la olea­da y apun­tan­do con fuer­za en lo mili­tar con­tra Cuba, la insur­gen­cia colom­bia­na, Vene­zue­la y su petró­leo, Ecua­dor, Boli­via y las gran­des rique­zas natu­ra­les de la Amazonía.

Esto así por­que nues­tra Amé­ri­ca ‑espe­cial­men­te por la inmen­sa pre­sión y deter­mi­na­ción de los suje­tos popu­la­res- entre avan­ces y retro­ce­sos, vic­to­rias y reve­ses, podría írse­le defi­ni­ti­va­men­te de las manos a sus opre­so­res; lo que moti­va el actual empe­ño esta­dou­ni­den­se en con­tra­ata­car con todos los medios a su alcan­ce, sin des­cui­dar ‑más bien poten­cian­do- su gran pode­río mili­tar y mediá­ti­co, ver­tien­tes éstas don­de su supe­rio­ri­dad no está en discusión

Los ideó­lo­gos del gran capi­tal saben bien lo que sig­ni­fi­ca cuan­do los/​as de aba­jo se deci­den a no que­rer seguir mal­vi­vien­do como has­ta aho­ra lo han hecho y el rie­go que para su domi­na­ción impli­ca cuan­do los de arri­ba (sus alia­dos: oli­gar­quías y dere­chas) dan seña­les de no poder gober­nar como has­ta aho­ra lo han hecho. Las valo­ra­cio­nes de Lenin sobre las cri­sis y situa­cio­nes revo­lu­cio­na­rias deri­va­das los asustan:

“Así nos lo ense­ña tam­bién la expe­rien­cia dia­ria de cual­quier Esta­do capi­ta­lis­ta. Cada una de sus “peque­ñas” cri­sis nos mues­tra en minia­tu­ra ele­men­tos y gér­me­nes de los com­ba­tes que habrá que repe­tir­se ineluc­ta­ble­men­te a gran esca­la en un perio­do de gran cri­sis.” ( V.I. Lenin: “Infor­me sobre la revo­lu­ción de 1905”, Obras Esco­gi­das, Tomo I, pag 807.-Editorial Pro­gre­so, Mos­cú 1979)

· Mili­ta­ri­za­ción y vien­tos de guerra

Esto es lo que deter­mi­na que EEUU le siga dan­do –a pesar de su cri­sis inter­na y de la recon­quis­ta de algu­nos espa­cios polí­ti­cos en dispu­ta- mucho relie­ve a la cues­tión mili­tar, has­ta alcan­zar las carac­te­rís­ti­cas de posi­cio­na­mien­to, moviliza­ción y ensa­yo para una varian­te de “gue­rra de gran inten­sidad”. Mien­tras su com­ple­jo mili­tar-indus­trial hace de la gue­rra un nego­cio alta­men­te ren­ta­ble y medio para la recu­pe­ra­ción de las eli­tes socia­les y de su economía.

En esa tóni­ca el Coman­do Sur de las Fuer­zas Mili­ta­res de EEUU ha pre­valecido sobre el Coman­do Atlán­ti­co, asu­mien­do la con­duc­ción para toda Amé­ri­ca Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be, lo que pro­cu­ra supe­rar las grie­tas en las ope­ra­cio­nes “anti­dro­ga” y “anti­te­rro­ris­tas” en los adies­tra­mien­tos y en los nue­vos pro­ce­sos de tute­la­je so­bre los mili­ta­res de la región.

Lla­man la aten­ción las “posi­cio­nes de pro­yec­ción avan­za­da” de las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses, pre­sen­tes en su cade­na de bases mili­ta­res y en la ubi­ca­ción de tro­pas espe­cia­les en la región, con ten­den­cia a la pro­li­fe­ra­ción de peque­ñas bases en cuan­to a dota­ción huma­na, pero alta­men­te espe­cia­li­za­das (bases FOLS o Ubi­ca­ción de Ope­ra­cio­nes de Van­guar­dia). Las bases FOLS am­plían el espa­cio geo­grá­fi­co de la pre­sen­cia mili­tar direc­ta estadounidense.

En Sura­mé­ri­ca ins­ta­la­ron la Base de Esti­ga­rri­bia en Para­guay (jus­to en la pro­xi­mi­dad de las tres fron­te­ras y del Acuí­fe­ro Gua­ra­ní (uno de los mas gran­des del mun­do), exten­dien­do su pre­sen­cia más allá de las bases de Iqui­tos y Nanay en Perú.

En Uru­guay se pro­ponen incre­men­tar su pre­sen­cia direc­ta, deci­dién­do­se por ins­ta­lar, con la lamen­ta­ble anuen­cia del gobierno del Fren­te Amplio, una escue­la mili­tar para “misio­nes de paz”.

Innu­me­ra­bles medi­das pre­ven­ti­vas y de acción direc­ta han sido toma­das en la Cuen­ca del Cari­be, inclui­dos el Cari­be isle­ño, el Gran Cari­be y par­te de Centro­américa. Por­que esta cuen­ca es una espe­cie de bisa­gra acuá­ti­ca entre conti­nentes y hemis­fe­rios, paso de Amé­ri­ca a Euro­pa, cone­xión entre el Atlán­ti­co y el Pací­fi­co, y entre Occi­den­te y Oriente.

Encru­ci­ja­da, por tan­to, del gran comer­cio y cen­tro de comu­ni­ca­cio­nes civi­les y mili­ta­res. Archi­pié­la­go de islas, enmar­ca­das por cos­tas y bahías, aptas para esta­ble­cer cade­nas de bases mili­ta­res y hacer des­pla­za­mien­tos nava­les y aéreos inti­mi­da­to­rios y ofen­si­vos con­tra áreas continentales.

Esce­na­rio ideal, en fin, para el des­plie­gue de una reta­guar­dia estra­té­gi­ca-mili­­tar, ubi­ca­da en el cen­tro de este con­ti­nen­te ame­ri­cano, co­nectada con sus fuer­zas empla­za­das mas al Nor­te y cara a un con­ti­nen­te que tien­de a írse­le de las manos; aun habien­do rever­ti­do una par­te de los avan­ces alcan­za­dos por las fuer­zas empe­ña­das en crear lo nuevo.

En Puer­to Rico las bases de Sabi­na y Allen se han con­ver­ti­do en sede el Sub-coman­do de las Fuer­zas de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les. De Vie­ques tuvie­ron que salir for­za­dos por las con­ti­nuas pro­tes­tas. El Ejér­ci­to Sur rees­truc­tu­ra­do pasó al Fuer­te Bucha­nan y tie­ne la tute­la sobre 16 mil efec­ti­vos del ejér­cito bori­cua, todos bilin­gües, lis­tos para ope­rar en todo el con­ti­nen­te. En el Cam­pa­men­to San­tia­go se entre­nan fuer­zas esta­dou­ni­den­ses y de otros paí­ses alia­dos al imperialismo.

Man­tie­nen la Base Guan­tá­na­mo en Cuba y la de Pal­me­ro­la en Hon­du­ras e ins­ta­la­ron nue­vas bases en Aru­ba, Cura­zao y El Sal­va­dor (Coma­la­pa).

La base de Hon­du­ras jugó un papel cla­ve en el gol­pe mili­tar con­tra Zela­ya, hecho que jun­to con la dere­chi­za­ción de los gobier­nos de otros gobier­nos de la zona, ha cam­bia­do en el ist­mo la corre­la­ción de fuer­za a favor de EEUU y de su con­tra-ata­que con­ti­nen­tal; zona, que ade­más de tener tre­men­da impor­tan­cia geo-estra­té­gi­ca y geo-eco­nó­mi­ca, cons­ti­tu­ye una impor­tan­te reser­va de bio­di­ver­si­dad y otros rique­zas naturales.

Con Pana­má hay acuer­do para nue­vas ins­ta­la­cio­nes de EEUU y Cos­ta Rica se ha pres­ta­do a aco­ger unos 8,000 mari­nes, por­ta­vio­nes y buques de gue­rra bajo el man­do del Coman­do Sur del Pentágono

La fron­te­ra de Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na con Hai­tí está prácti­camente bajo el man­do del Coman­do Sur del Pentágono.

EU sigue aspi­ran­do a ins­ta­lar peque­ñas bases alta­men­te cali­ficadas en la isla His­pa­nio­la (Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y Hai­tí). Ya lo están hacien­do en Hai­tí, mien­tras las islas Sao­na y Alto Velo, pró­xi­mas a las cos­tas domi­ni­ca­nas, han esta­do siem­pre den­tro de sus pla­nes mili­ta­res. Algo simi­lar a lo que hicie­ron en Aru­ba, Cura­zao y Paraguay.

Todo esto se arti­cu­la al Plan Pue­bla-Pana­má, a los diver­sos com­po­nen­tes (inclui­dos los mili­ta­res) del Plan Colom­bia-Ini­cia­ti­va Andi­na, a las gran­des manio­bras nava­les en el Cari­be y el Pací­fi­co Sur­ame­ri­cano y al redi­se­ño de sus agre­sio­nes militares.

En Colom­bia la ver­tien­te mili­tar del Plan Colom­bia-Ini­­cia­ti­va Andi­na (y espe­cí­fi­ca­men­te el ane­xa­do Plan Patrio­ta), tie­ne todas las carac­te­rís­ti­cas de una gue­rra de baja intensidad.

Allí se ha refor­za­do la inte­li­gen­cia mili­tar del Pen­tá­gono, la CIA, las empre­sas mer­ce­na­rias y otras agen­cias esta­dou­ni­den­ses. La DEA ha ser­vi­do tam­bién de canal de pene­tra­ción militar.

Allí se ha crea­do una pla­ta­for­ma de bases mili­ta­res con fun­cio­nes con­tra-insur­gen­tes en lo interno y cla­ros pro­pó­si­tos agre­si­vos con­tra Vene­zue­la, Ecua­dor y Bra­sil de cara a la con­quis­ta de las rique­zas amazónicas.

Se ha reno­va­do el sis­te­ma téc­ni­co de vigi­lan­cia, introducien­do rada­res de altu­ra (vía saté­li­te) que cubren todo el país y dise­ña­do corre­do­res inter-bases mili­ta­res (sie­te bases en total), que a su vez se comu­ni­can con el exterior.

· Tras­fon­do popu­lar, avan­ces y retrocesos

EL con­tra­ata­que impe­ria­lis­ta, que cier­ta­men­te pone en rie­go la olea­da trans­for­ma­do­ra que se ini­ció a final del siglo XX y prin­ci­pio del XXI, ha hecho recu­lar más aun a timo­ra­tos que actúan a nom­bre de las izquier­das, lo que gene­ral­men­te ter­mi­na for­ta­le­cien­do a las derechas.

Pero por suer­te en la base de esta olea­da de cam­bios revo­lu­cio­na­rios y refor­ma­do­res están los pue­blos y la diver­si­dad de sus suje­tos socia­les cada vez mas radi­ca­li­za­dos; aun­que con serios défi­cit de orga­ni­za­ción social y polí­ti­ca, acu­mu­la­ción mili­tar y fuer­zas conductoras.

De nue­vo el tema del retra­so en la con­for­ma­ción de las nue­vas van­guar­dias revo­lu­cio­na­rias apa­re­ce como una de las más dra­má­ti­cos défi­cits de esta nue­va oportunidad.

Igual tam­bién las sen­si­bles debi­li­da­des que en muchos casos se evi­den­cian para enfren­tar como es debi­do la vio­len­cia opre­so­ra y las enor­mes capa­ci­da­des mili­ta­res de los enemi­gos de la revo­lu­ción. Son sig­ni­fi­ca­ti­vas las caren­cias y retra­sos en la crea­ción de una res­pe­ta­ble fuer­za polí­ti­co-mili­tar trans­for­ma­do­ra capaz de disua­dir y/​o con­fron­tar con éxito.

Esto reve­la los obs­tácu­los a supe­rar des­de pue­blos, pobre­cías y suje­tos opri­mi­dos que no quie­ren seguir vivien­do como se lo impo­ne el domi­nio de una cla­se domi­nan­te-gober­nan­te corrom­pi­da, corrup­to­ra y des­hu­ma­ni­za­da y de un impe­ria­lis­mo impla­ca­ble, cuya cri­sis sis­té­mi­ca y sus gran­des caren­cias de recur­sos natu­ra­les vita­les incre­men­ta como nun­ca su vora­ci­dad res­pec­to a nues­tras fuen­tes de agua, petró­leo, oro, bio­di­ver­si­dad y mine­ra­les estratégicos.

Esta­mos ante suje­tos y cla­ses popu­la­res que se nie­gan a vivir así, que com­ba­ten por el cam­bio como pue­den: sin con­tar con todos los medios nece­sa­rios para la vic­to­ria ple­na, pero siem­pre pres­tos a resis­tir, avan­zar y hacer camino al andar.

Y esto expli­ca el por­qué mien­tras se eje­cu­ta el con­tra-ata­que impe­ria­lis­ta se regis­tran tam­bién resis­ten­cias ejem­pla­res capa­ces de crear suje­tos socia­les poli­ti­za­dos que con­for­man con­tra­po­der y pre­lu­dian alter­na­ti­vas; como ha sido el caso del Fren­te de la Resis­ten­cia Hon­du­re­ña, cui­da­do­sa­men­te ocul­ta­do por la dic­ta­du­ra mediá­ti­ca inter­na­cio­nal; expli­ca la razón de eso y otros avan­ces polí­ti­cos a con­tra­co­rrien­te de los opresores.

En Colom­bia no vale anun­ciar la “muer­te” o el “debi­li­ta­mien­to extre­mo” de las FARC, la insur­gen­cia arma­da y la resis­ten­cia civil. Ellas se reor­ga­ni­zan y vuel­ven a for­ta­le­cer­se, des­atan­do de nue­vo la ira de los suce­so­res del uri­bis­mo, inmer­sos en una letri­na de san­gre putre­fac­ta, dro­gas puru­len­tas y gue­rra sucia patro­ci­na­da por EEUU.

De todas mane­ras en casos así y en sen­ti­do gene­ral es impe­rio­sa la refle­xión y la crea­ti­vi­dad polí­ti­ca de todo el movi­mien­to revo­lu­cio­na­rio con­ti­nen­tal para dar res­pues­tas ade­cua­das a los nue­vos desa­fíos de la gue­rra impe­ria­lis­ta post­mo­der­na y la mane­ra de recu­pe­rar la ofen­si­va popu­lar en for­ma sostenida.

Como lo es tam­bién actuar para abrir­le nue­vas vías a los poten­tes anhe­los popu­la­res des­ti­na­dos a impe­dir que el camino de las refor­mas avan­za­das y de los pro­ce­sos con voca­ción revo­lu­cio­na­ria no des­em­bo­que en con­tra­rre­vo­lu­ción y neo­fas­cis­mo, por­que aho­ra está muy cla­ro que o hace­mos revo­lu­cio­nes ver­da­de­ras o se impon­drá una nue­va bar­ba­rie política.

Por­que si es cier­to que al con­cluir la pri­me­ra déca­da de este nue­vo siglo el mapa polí­ti­co de las dere­chas con­ti­nen­ta­les se amplió median­te la pro­lon­ga­ción y el endu­re­ci­mien­to de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se en ple­na “era de Oba­ma” (quien ha adop­ta­do el camino de los far­san­tes inte­li­gen­tes, com­bi­nan­do el “poder sua­ve” con el “poder fuer­te”, faci­li­ta­do el con­tra­ata­que y los con­sen­sos del impe­rio con las dere­chas y el cen­tro polí­ti­co); no menos cier­to es que el mapa de la izquier­da, del Alba y más allá, sigue sien­do fuerte.

Y más fuer­te poten­cial­men­te son y podrían ser los movi­mien­tos de base que lo sus­ten­tan y que en caso de reno­var sus ener­gías y cali­fi­car su accio­nar, podrían con­tri­buir a la amplia­ción y pro­fun­di­za­ción de las trans­for­ma­cio­nes en mar­cha y en disputa.

· Nue­vo impul­so a la oleada

El con­tra­ata­que impe­ria­lis­ta pre­ci­sa ser enfren­ta­do con un nue­vo impul­so a la olea­da reden­to­ra, con mayo­res apor­tes a la pujan­te albo­ra­da con­ti­nen­tal del siglo XXI, aho­ra en retro­ce­so cir­cuns­tan­cial y con rie­gos de profundizarse.

Se impo­ne una refle­xión autocrítica.

Al pro­pó­si­to de relan­za­mien­to de la ofen­si­va des­de los pue­blos le con­ven­dría mucho la pro­fun­di­za­ción de las trans­for­ma­cio­nes en Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via, Nica­ra­gua y El Sal­va­dor en direc­ción al socialismo.

La supera­ción del estan­ca­mien­to del mode­lo esta­tis­ta en Cuba y su avan­ce hacia un socia­lis­mo par­ti­ci­pa­ti­vo e inte­gral, acom­pa­ña­do de una mayor beli­ge­ran­cia revo­lu­cio­na­ria a esca­la inter­na­cio­nal, sería muy beneficiosa.

La radi­ca­li­za­ción de los Esta­dos del Alba en su rela­ción soli­da­ria con los movi­mien­tos socia­les y las fuer­zas revo­lu­cio­na­rias y pro­gre­sis­tas que actúan fue­ra de los gobier­nos esta­ble­ci­dos, ayu­da­ría enor­me­men­te a ese obje­ti­vo imperioso.

Con­ven­dría mucho vol­car soli­da­ri­dad uni­fi­ca­da y con­ver­gen­te en los “pun­tos calien­tes”, en los “esla­bo­nes en cri­sis” (Perú, Méxi­co…), con­tra esos “engen­dros oli­gár­qui­cos-impe­ria­lis­tas” y la refe­ri­da “trian­gu­la­ción fatal” (Hon­du­ras- Colom­bia- Haití).

Y no debe fal­tar la defen­sa mili­tan­te de la revo­lu­ción boli­va­ria­na de Vene­zue­la y de los avan­za­dos pro­ce­sos trans­for­ma­do­res de Boli­via y Ecua­dor, hos­ti­li­za­dos por la funes­ta alian­za colom­bo-esta­dou­ni­den­se. Tam­po­co obviar la per­ma­nen­te soli­da­ri­dad con Cuba, actual­men­te blo­quea­da y siem­pre ame­na­za­da por la agre­si­va estra­te­gia mili­tar de EEUU.

Con­ven­dría al mis­mo tiem­po des­ple­gar los esfuer­zos del cre­ci­mien­to y mayor uni­fi­ca­ción de las fuer­zas socia­les y polí­ti­cas trans­for­ma­do­ras en cada uno de nues­tros paí­ses, con la debi­da inde­pen­den­cia fren­te a los Esta­dos y los gobier­nos vigen­tes. Y, sobre todo, con­ven­dría la con­ti­nen­ta­li­za­ción y mun­dia­li­za­ción de ese cre­ci­mien­to, así como de la arti­cu­la­ción de esas fuer­zas con­tes­ta­ta­rias y trans­for­ma­do­ras… has­ta con­for­mar un gran movi­mien­to que arti­cu­le la diver­si­dad revo­lu­cio­na­ria latino-cari­be­ña y ele­ve su répli­ca transformadora…hasta lograr una Inter­na­cio­nal Revo­lu­cio­na­ria de nue­vo tipo.

En este orden el Liber­ta­dor no pudo ser más pre­ci­so y visionario:

“Lue­go que sea­mos fuertes…entonces segui­re­mos la mar­cha hacia las gran­des pros­pe­ri­da­des a que está des­ti­na­da nues­tra Amé­ri­ca Meri­dio­nal”. (Simón Bolívar.-Contestación de un ame­ri­cano meri­dio­nal a un caba­lle­ro de esta isla.CARTA DE JAMAICA. Henry Cullen).

Y en esa direc­ción es impres­cin­di­ble que los suje­tos polí­ti­cos revo­lu­cio­na­rios asu­man con espe­cial pasión y reno­va­da volun­tad la amplia­ción del suje­to social impug­na­dor del sis­te­ma domi­nan­te, las pro­pues­tas y líneas de acción, que inse­pa­ra­ble­men­te vin­cu­la­das a la lucha de cla­ses, repre­sen­tan libe­ra­cio­nes movi­li­za­do­ras con­tra el sis­te­ma de domi­na­ción impe­ria­lis­ta y las atro­ces moda­li­da­des de opre­sión y dis­cri­mi­na­ción fun­cio­na­les al capi­ta­lis­mo bru­tal de estos tiem­pos: el patriar­ca­do, el racis­mo en todas sus expre­sio­nes, la homo­fo­bia, la nega­ción a la liber­tad de opción sexual, el adul­to-cen­tris­mo, la opre­sión y exclu­sión de los pue­blos ori­gi­na­rios y la degra­da­ción ace­le­ra­da del ambien­te y el saqueo de los recur­sos vita­les del planeta

Esto últi­mo, asu­mi­do como pro­ce­so ascen­den­te, es cla­ve para lograr el nece­sa­rio reim­pul­so de la olea­da, para reto­mar nue­vos aires, para lan­zar ofen­si­vas cada vez más poten­tes y coor­di­na­das con­tra el con­tra­ata­que de EEUU y sus alia­dos; asu­mien­do a la vez las sabias y no exclu­yen­tes orien­ta­cio­nes de Lenin sobre la mane­ra de luchar sin ata­du­ras, sin renun­ciar a deter­mi­na­dos méto­dos y for­mas de lucha, sin des­pre­cio por la crea­ti­vi­dad popu­lar en ese orden:

“El mar­xis­mo se dis­tin­gue de todas las for­mas pri­mi­ti­vas del socia­lis­mo pues no liga el movi­mien­to a una solo for­ma deter­mi­na­da de lucha. El mar­xis­mo admi­te las for­mas más diver­sas de lucha; ade­más, no las “inven­ta”, sino sin­te­ti­za, orga­ni­za y hace cons­cien­tes las for­mas de lucha de las cla­ses revo­lu­cio­na­rias que apa­re­cen por si solas en el cur­so del movi­mien­to. Enemi­go abso­lu­to de toda fór­mu­la abs­trac­ta, de toda rece­ta doc­tri­na­ria, el mar­xis­mo exi­ge aten­ción a la lucha de masas que está empe­ña­da, lucha que da ori­gen a méto­dos de defen­sa y ata­que mas nue­vos y diver­sos cada día en la medi­da en que el movi­mien­to se va exten­dien­do, aumen­ta el gra­do de cons­cien­cia de las masas y se acen­túan las cri­sis eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas. Por eso el mar­xis­mo no recha­za de plano nin­gu­na for­ma de lucha.” (V.I. Lenin: “La gue­rra de gue­rri­llas”. Obras com­ple­tas Ops, Tomo 14, Págs. 1 – 2)

Esta­mos hablan­do, en fin, de pro­fun­di­zar el queha­cer revo­lu­cio­na­rio y des­ple­gar más inter­na­cio­na­lis­mo, anti­lla­nis­mo y latino-americanismo.

Todo esto en direc­ción a hacer nue­vas revo­lu­cio­nes y nue­vos socia­lis­mos des­de un pun­to de par­ti­da con­cep­tual a todas luces impres­cin­di­ble; inde­pen­dien­te­men­te de que las bases ori­gi­na­rias del socia­lis­mo cien­tí­fi­co requie­ran ser enri­que­ci­das y pro­fun­di­za­das a luz de las expe­rien­cias del siglo XX y de los retos del nue­vo siglo, de los triun­fos y reve­ses regis­tra­dos en ese duro y tras­cen­den­te batallar.

Si por algo los pro­ce­sos de orien­ta­ción socia­lis­ta del siglo XX pudie­ron ser rever­ti­dos, fue por ale­jar­se de for­mu­la­cio­nes esen­cia­les con­te­ni­das en las con­cep­tua­li­za­cio­nes de los fun­da­do­res del socialismo.

Com­pa­re­mos el deve­nir esta­tis­ta-buro­crá­ti­co y la vigen­cia masi­va del tra­ba­jo asa­la­ria­do en los pro­ce­sos de Euro­pa Orien­tal con estas ideas de Marx…

“Pero esta­ba reser­va­do a la eco­no­mía polí­ti­ca del tra­ba­jo el alcan­zar un triun­fo mas com­ple­to toda­vía sobre la eco­no­mía polí­ti­ca de la pro­pie­dad. Nos refe­ri­mos al movi­mien­to coope­ra­ti­vo, y, sobre todo, a las fábri­cas coope­ra­ti­vas crea­das, sin apo­yo alguno, por la ini­cia­ti­va de algu­nas ((manos)) auda­ces. Es impo­si­ble exa­ge­rar la impor­tan­cia de estos gran­des expe­ri­men­tos socia­les que han mos­tra­do con hechos, no con sim­ples argu­men­tos, que la pro­duc­cio­nes en gran esca­la y al nivel de las exi­gen­cias de la cien­cia moder­na pue­de pres­cin­dir de la cla­se de los patro­nos, que uti­li­za el tra­ba­jo de la cla­se de las ((manos)); han mos­tra­do tam­bién que no es nece­sa­rio a la pro­duc­ción que los de tra­ba­jos estén mono­po­li­za­dos como ins­tru­men­tos de domi­na­ción y explo­ta­ción con­tra el tra­ba­ja­dor mis­mo; y han mos­tra­do, por fin, que lo mis­mo que el tra­ba­jo escla­vo, lo mis­mo que el de los sier­vos, el tra­ba­jo asa­la­ria­do no es sino una for­ma tran­si­to­ria infe­rior, des­ti­na­da a des­apa­re­cer ante el tra­ba­jo aso­cia­do que cum­ple su tarea con gus­to, entu­sias­mo y ale­gría.” (Marx y Engels. OBRAS ESCOGIDAS, Tomo II, pág 11, Edi­to­rial Pro­gre­so, Mos­cú 1973).

…Y nos dare­mos cuen­ta del daño que hizo pro­lon­gar a nom­bre del socia­lis­mo, des­de mono­po­lios de Esta­do, la explo­ta­ción del tra­ba­jo asa­la­ria­do y la anti-demo­cra­cia que esa rela­ción social gene­ra al con­fun­dir pro­pie­dad esta­tal con pro­pie­dad social.

Por eso hoy las pro­pues­tas supe­ra­do­ras de esos mode­los esta­tis­tas enfa­ti­zan en socia­li­zar, en coope­ra­ti­vi­zar, en colec­ti­vi­zar los medios de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción. Enfa­ti­zan en la auto­ges­tión, la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va e inte­gral y la extin­ción pro­gre­si­va del Estado.

La gran obra teó­ri­ca de C. Marx y F. Engels, lo que ellos con­cep­tua­li­za­ron y escri­bie­ron –inclu­so aun­que nos pro­pu­sié­ra­mos obviar injus­ta­men­te lo que ambos des­ata­ron a pos­te­rio­ri como revo­lu­ción del pen­sa­mien­to social- podría ser insu­fi­cien­te para dar res­pues­ta con­sis­ten­te a los actua­les desa­fíos de la alter­na­ti­va socia­lis­ta al capi­ta­lis­mo senil y a todas las opre­sio­nes fun­cio­na­les e inte­gra­das a él, pero sin dudas ella resul­ta impres­cin­di­ble e insus­ti­tui­ble para lograr­lo, como tam­bién los apor­tes medu­la­res de sus segui­do­res. De ahí su gran­de­za mayor.

Igual acon­te­ce en nues­tra Amé­ri­ca con el lega­do de los pró­ce­res de una inde­pen­den­cia y una revo­lu­ción social incon­clu­sa, y con sus con­ti­nua­do­res en el siglo XX.

Esta­mos, por tan­to exi­gién­do­nos vol­ver a Bolí­var, a Mar­tí, a Marx, a Lenin, a Rosa Luxem­bur­go, a Mariá­te­gui, al Che, a Mar­tí… para enri­que­cer, recrear y entre­la­zar sus pen­sa­mien­tos y prác­ti­cas reple­tas de auda­ces here­jías; úni­ca mane­ra de sen­tar las bases teó­ri­cas y cons­truir fuer­zas capa­ces de derro­tar la con­tra-ofen­si­va del gran capi­tal y hacer reali­dad los sue­ños emancipadores.

De la capa­ci­dad o la inca­pa­ci­dad que ten­ga­mos para ace­le­rar o des­ace­le­rar los pro­ce­sos de crea­ción de las nue­vas van­guar­dias o fuer­zas con­duc­to­ras… para poten­ciar o no las rebel­días popu­la­res en desa­rro­llo y con­ver­tir­las en con­tra­po­der transformador…

Para derro­tar o no los con­tra-ata­ques del blo­que domi­nan­te, inclui­dos los más vio­len­tos… para impul­sar con inge­nio y crea­ti­vi­dad o anqui­lo­sar y fre­nar las alter­na­ti­vas y tran­si­cio­nes revolucionarias…

Y, en fin, para con­ti­nen­ta­li­zar e inter­na­cio­na­li­zar o no los com­ba­tes, para inser­tar o no en la con­cien­cia de los pue­blos latino-cari­be­ño el pro­yec­to de Patria Gran­de libe­ra­da… depen­de­rán las pros­pec­ti­vas de esta opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca: sus avan­ces sos­te­ni­dos, sus alti­ba­jos, su vic­to­ria o su derrota.

Nada está pre-deter­mi­na­do. Se tra­ta de una bata­lla cru­cial: con suje­tos, acto­res y pro­ta­go­nis­tas cla­ra­men­te enfren­ta­dos. De sus capa­ci­da­des y esfuer­zos depen­de­rán los resul­ta­dos de esta tras­cen­den­te confrontación.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.