Un poco de decen­cia demo­crá­ti­ca-Martxe­lo Ota­men­di.

El caso de de Jua­na Chaos es muy útil para ejem­pli­fi­car lo que quie­ro decir. Cuan­do esta­ba a pun­to de salir a la calle tras cum­plir la con­de­na impues­ta, se creó un baru­llo tre­men­do para que no salie­ra. Que si había mata­do a nume­ro­sas per­so­nas, que si no podía salir a la calle tras cum­plir sola­men­te un par de déca­das. El enton­ces minis­tro espa­ñol de Jus­ti­cia enma­ra­ñó bas­tan­te el caso con unas decla­ra­cio­nes que debe­rían figu­rar entre los pri­me­ros pues­tos de des­ma­nes jurí­di­cos: dijo que si no había razo­nes para man­te­ner en la cár­cel a de Jua­na Chaos, se las ten­drían que inven­tar. Tan pron­to como el fis­cal tuvo noti­cia de las inten­cio­nes del minis­tro dijo que soli­ci­ta­ría una pena de 94 años de pri­sión para de Juan Chaos por dos artícu­los de opi­nión publi­ca­dos en Gara.

Fue muy sig­ni­fi­ca­ti­va la pos­tu­ra que adop­ta­ron duran­te aque­llos días y los siguien­tes muchos ter­tu­lia­nos de radio de, por ejem­plo, EITB. Tan pron­to como les pedían valo­ra­cio­nes, sus pri­me­ras pala­bras eran para dis­tan­ciar­se del com­por­ta­mien­to de de Juan Chaos. «Quie­ro dejar cla­ro que es un ase­sino», «me pare­ce un per­so­na­je repug­nan­te», «ha sido un ase­sino des­pia­da­do» y muchas afir­ma­cio­nes seme­jan­tes. Des­pués, una vez mar­ca­da dis­tan­cia, la mayo­ría cri­ti­ca­ba las tri­qui­ñue­las de la jus­ti­cia y la poli­cía espa­ño­las. Pero pri­me­ro, para que nadie tuvie­ra la menor duda, se dis­tan­cia­ban del per­so­na­je muy dura­men­te y lue­go denun­cia­ban los exce­sos en su con­tra. Pos­tu­ra legí­ti­ma.

Vaya­mos al home­na­je que harán hoy a algu­nas víctimas.(1) Es sabi­do que entre esas víc­ti­mas hay tor­tu­ra­do­res, crue­les repre­so­res y pila­res de la dic­ta­du­ra fran­quis­ta de lo más sóli­dos. Esto es, pro­fe­sio­na­les de la con­cul­ca­ción de dere­chos huma­nos, por volun­tad y ofi­cio. Al menos algu­nos. Pero los orga­ni­za­do­res y pro­mo­to­res no toma­rán el dis­tan­cia­mien­to de los ter­tu­lia­nos men­cio­na­dos; no reco­no­ce­rán en el comu­ni­ca­do que se lee­rá que algu­nos de home­na­jea­dos eran vio­la­do­res de dere­chos huma­nos. A pesar de que estén vivos los tor­tu­ra­dos por esos mal­he­cho­res. No impor­ta el dolor de esas víc­ti­mas. Podrían tomar, como los ter­tu­lia­nos, dis­tan­cia demo­crá­ti­ca res­pec­to de esos home­na­jea­dos. Aún más lógi­co, y decen­te, sería admi­tir que entre los home­na­jea­dos había quie­nes en su épo­ca vio­la­ron gra­ve­men­te dere­chos huma­nos, pero que, no obs­tan­te, nadie tenía dere­cho a qui­tar­les la vida y, hicie­ran lo que hicie­ran, les home­na­jean. Por lo menos eso.

¿Cómo pue­de home­na­jear­se a Carre­ro Blan­co y Meli­tón Manzanas,(2) ocul­tan­do su pasa­do y sus accio­nes? ¿Cómo pue­de come­ter­se tama­ño frau­de his­tó­ri­co y demo­crá­ti­co? Si los mili­tan­tes de un gru­po arma­do hubie­ran mata­do a tiros a Fran­co un año antes de que se murie­ra en la cama de un hos­pi­tal, ¿esta­ría en la lis­ta de las per­so­nas que hoy serán home­na­jea­das? Y ¿le home­na­jea­rían sin men­cio­nar su pasa­do? Sí. Lo harían.

Cosas así no se ven en paí­ses que tie­nen situa­cio­nes seme­jan­tes. ¿Se home­na­jea­ría hoy al dic­ta­dor Pino­chet si un gru­po arma­do lo hubie­ra mata­do y ello hubie­ra aca­ba­do con la dic­ta­du­ra? Si en Ale­ma­nia la nega­ción en públi­co del geno­ci­dio con­tra los judíos está cas­ti­ga­da con la cár­cel, es pen­sa­ble que actual­men­te no home­na­jea­rían a Hitler si una orga­ni­za­ción arma­da lo hubie­se mata­do. Ni si mata­ran a Norie­ga en Pana­má ‑aún está vivo-. Se podría ela­bo­rar una lar­ga lis­ta con ejem­plos simi­la­res.

Solo aquí pasan cosas así, por­que los dere­chos huma­nos se emplean como ins­tru­men­to polí­ti­co. Y que las ins­ti­tu­cio­nes y par­ti­dos vas­coes­pa­ño­les hagan eso es lógi­co, pues es mucho lo que tie­nen en jue­go duran­te los pró­xi­mos años. ¿Qué hacen, empe­ro, algu­nos par­ti­dos aber­tza­le en esa estra­te­gia? Una vez, como el pez peque­ño en la red, se que­da­ron atra­pa­dos y ya no saben salir. El que ten­ga dudas, que le pre­gun­te a Feli­pe Gon­zá­lez. Y es que sabe mucho sobre el res­pe­to a los dere­chos huma­nos.

Notas

(1) El Par­la­men­to de la Comu­ni­dad Autó­no­ma Vas­ca apro­bó el pasa­do 21 de mayo la decla­ra­ción del 10 de noviem­bre como «día de recuer­do y home­na­je a las víc­ti­mas del terro­ris­mo» y en el día de hoy rea­li­za­rá una sesión extra­or­di­na­ria para leer un mani­fies­to en recuer­do y soli­da­ri­dad úni­ca y exclu­si­va­men­te con los muer­tos cau­sa­dos por las diver­sas orga­ni­za­cio­nes insur­gen­tes vas­cas. Por la tar­de está pro­gra­ma­do un home­na­je en Andoain (Gui­púz­coa) a sie­te per­so­nas muer­tas en aten­ta­dos de ETA. La omi­sión de toda refe­ren­cia en el men­cio­na­do mani­fies­to al lar­go cen­te­nar de per­so­nas muer­tas por las fuer­zas de orden públi­co y los gru­pos para­po­li­cia­les duran­te las últi­mas déca­das ha pro­vo­ca­do la ausen­cia a dichos actos de Ara­lar, Eus­ko Alkar­ta­su­na y Alter­na­ti­ba, así como crí­ti­cas de Ezker Batua y Hamai­ka­bat por la fal­ta de bús­que­da de con­sen­so de los par­ti­dos fir­man­tes (PNV, PSE-EE y PP) en el pro­ce­so de redac­ción del tex­to. Asi­mis­mo, Ara­lar ha con­vo­ca­do a una con­cen­tra­ción a favor del reco­no­ci­mien­to de todas las víc­ti­mas de la vio­len­cia polí­ti­ca en la pla­za de la Vir­gen Blan­ca de Vito­ria (Ála­va). En el ámbi­to de las aso­cia­cio­nes por la recu­pe­ra­ción de la memo­ria his­tó­ri­ca, Lau Hai­ze­ta­ra Gogoan ha til­da­do de «par­cial y sec­ta­rio» el carác­ter que se ha dado a los actos ins­ti­tu­cio­na­les y ha denun­cia­do la exclu­sión de las víc­ti­mas del fran­quis­mo y de los gru­pos para­po­li­cia­les y la aso­cia­ción de víc­ti­mas del geno­ci­dio ha con­vo­ca­do una mani­fes­ta­ción de pro­tes­ta en el Bou­le­vard de San Sebas­tián (Gui­púz­coa).

(2) Cola­bo­ra­dor de la GESTAPO duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial y jefe de la Bri­ga­da de Inves­ti­ga­ción Social de Gui­púz­coa, muer­to a tiros por ETA el 7 de junio de 1968, en el pri­mer aten­ta­do mor­tal pre­me­di­ta­do de la orga­ni­za­ción. En 2001 el Gobierno espa­ñol le con­ce­dió una con­de­co­ra­ción pós­tu­ma, en apli­ca­ción de la Ley 321999, de 8 de octu­bre, de soli­da­ri­dad con las víc­ti­mas del «terro­ris­mo».

Martxe­lo Ota­men­di es el direc­tor del dia­rio Berria.

Berria , 9 de noviem­bre de 2010

Tra­du­ci­do para Rebe­lión por Ramon Bofa­rull

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *