Mul­ti­tud de gru­pos vas­cos arro­pan a Etxe­rat y piden que pare su cri­mi­na­li­za­ción

Un buen nume­ro de gru­pos popu­la­res vas­cos, sin­di­ca­les, socia­les y poli­ti­cos han arro­pa­do a Etxe­rat, ante las con­ti­nuas ame­na­zas por par­te del esta­do e inten­tos de cri­mi­na­li­za­ción.

cab­ve recor­dar por enesi­ma vez que Etxe­rat es sim­ple­men­te don­de se agru­pan los fami­lia­res y ami­gos de [email protected] [email protected] [email protected], eso no pare­ce enm­ten­der­lo el esta­do que con­ti­nua­men­te le seña­la y como hemos comen­ta­do tra­ta de cri­mi­na­li­zar.

En la com­pa­re­cen­cia Etxe­rat ha lei­do la siguien­te nota

Las y los fami­lia­res y ami­gos que nos aso­cia­mos en Etxe­rat, com­po­ne­mos un con­jun­to amplio de per­so­nas que cono­ce­mos y sufri­mos de pri­me­ra mano la polí­ti­ca peni­ten­cia­ria y sus gra­ves con­se­cuen­cias. Es jus­ta­men­te esa la razón de ser de nues­tra aso­cia­ción, Etxe­rat. Esa, y para­dó­ji­ca­men­te, la nece­si­dad y la volun­tad de que esa mis­ma razón de ser des­apa­rez­ca cuan­to antes.

Nues­tro tra­ba­jo en Etxe­rat, nues­tras acti­vi­da­des, nues­tro tra­ba­jo dia­rio se ha vis­to en los últi­mos tiem­pos cri­mi­na­li­za­do. Hace unos meses, la con­se­je­ría del inte­rior del gobierno vas­co reali­zó un infor­me sobre las acti­vi­da­des y queha­ce­res de nues­tra aso­cia­ción. Hoy tene­mos cons­tan­cia de que la fis­ca­lía de la Audien­cia Nacio­nal tie­ne abier­ta una inves­ti­ga­ción sobre Etxe­rat. Esta­mos pade­cien­do un hos­ti­ga­mien­to cons­tan­te y cre­cien­te, y somos cons­cien­tes de que todo ello pue­de aca­rrear una situa­ción aún peor en un futu­ro pró­xi­mo.

Etxe­rat es una aso­cia­ción en defen­sa de los Dere­chos Huma­nos. Somos una de las múl­ti­ples con­se­cuen­cias del con­flic­to que vive nues­tro pue­blo. No que­re­mos que nues­tro sufri­mien­to se con­vier­ta en una tra­ge­dia ínti­ma, ni que sea cri­mi­na­li­za­do. Nues­tro sufri­mien­to es una reali­dad. Una reali­dad que la socie­dad vas­ca debe de cono­cer para impul­sar la defen­sa de los dere­chos de nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas.

Somos cons­cien­tes de que en Eus­kal Herria el sufri­mien­to cuen­ta, por des­gra­cia, con nume­ro­sas direc­cio­nes. La nues­tra es una de ellas y una de las más laten­tes. No nega­mos el sufri­mien­to de nadie. Sin embar­go, nos pare­ce inacep­ta­ble que haya quien use este hecho con la inten­ción de borrar nues­tro sufri­mien­to y la cru­da reali­dad a la que se nos some­te.

Vamos a seguir hacien­do todo lo posi­ble por sal­va­guar­dar los dere­chos de nues­tros fami­lia­res, ami­gos y ami­gas encar­ce­la­das o en el exi­lio. Y lo vamos a hacer con nues­tras mejo­res herra­mien­tas: El tes­ti­mo­nio, la ayu­da mutua, la denun­cia, la inter­pe­la­ción, la movi­li­za­ción social, el cari­ño y la soli­da­ri­dad.

Nos une un obje­ti­vo, una volun­tad, un anhe­lo y un deseo: Las y los que­re­mos en casa. Esa es nues­tra razón de ser.

Por otra par­te los gru­pos com­pa­re­cien­tes han hecho publi­ca la siguien­te

Que­re­mos mos­trar nues­tra preo­cu­pa­ción por las medi­das que podrían ser toma­das con­tra la aso­cia­ción Etxe­rat en las pró­xi­mas fechas. Somos cons­cien­tes del hos­ti­ga­mien­to que Etxe­rat ha pade­ci­do duran­te los últi­mos meses, sien­do esta una situa­ción que se ha acre­cen­ta­do duran­te los últi­mos días.

No acep­ta­mos una hipo­té­ti­ca actua­ción con­tra una aso­cia­ción for­ma­da por miles de ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas vas­cas, de pro­ce­den­cias y sen­si­bi­li­da­des bien dis­tin­tas. Una aso­cia­ción com­ple­ta­men­te legal y a cuyos inte­gran­tes les une la defen­sa de los dere­chos de sus fami­lia­res, ami­gos y ami­gas. Es decir, de las y los pre­sos polí­ti­cos vas­cos.

Es inacep­ta­ble que se nie­gue el dere­cho de aso­cia­ción, de mani­fes­ta­ción, y de libre expre­sión de ideas. Pero más allá de todo esto, nos pare­ce suma­men­te gra­ve que se cri­mi­na­li­ce a una aso­cia­ción de fami­lia­res y alle­ga­dos. Las per­so­nas que com­po­nen Etxe­rat, son fami­lia­res de pre­sos y exi­lia­dos. Estas per­so­nas pade­cen situa­cio­nes que gene­ran sufri­mien­to, a con­se­cuen­cia de una polí­ti­ca peni­ten­cia­ria de carác­ter excep­cio­nal y que nie­ga dere­chos fun­da­men­ta­les. El reco­no­ci­mien­to y el res­pe­to al sufri­mien­to y el dolor que pade­cen estas per­so­nas, es el deber inex­cu­sa­ble de una socie­dad com­pro­me­ti­da con la demo­cra­cia y con los dere­chos. Lejos de seguir hos­ti­gan­do y cri­mi­na­li­zan­do a Etxe­rat, se deben de dar pasos en la direc­ción con­tra­ria, en el res­pe­to a todos los dere­chos, para todas las per­so­nas en el con­jun­to de Eus­kal Herria, tam­bién el de las y los pre­sos polí­ti­cos, y de sus fami­lia­res.

Mos­tra­mos hoy por ello todo nues­tro apo­yo a Etxe­rat y a todas las per­so­nas que la com­po­nen. Pedi­mos a la vez, que cesen de inme­dia­to todas las actua­cio­nes que cri­mi­na­li­cen y difi­cul­ten su acti­vi­dad, y se res­pe­ten los dere­chos de aso­cia­ción, mani­fes­ta­ción y libre expre­sión que a toda per­so­na y colec­ti­vo corres­pon­de en una demo­cra­cia.

En fin, que el esta­do no para en su estra­te­gia cri­mi­na­li­za­do­ra, y de ellos la nece­si­dad de denun­ciar esta, para dete­ner­la.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *