Washing­ton aumen­ta Ope­ra­cio­nes Clan­des­ti­nas con­tra Vene­zue­la – Apo­rrea

8 de noviem­bre de 2010.- Según el infor­me anual del 2010 de la Ofi­ci­na de Ini­cia­ti­vas hacia una Tran­si­ción (OTI) de la Agen­cia Inter­na­cio­nal del Desa­rro­llo de Esta­dos Uni­dos (USAID) sobre sus ope­ra­cio­nes en Vene­zue­la, 9.29 millo­nes de dóla­res fue­ron inver­ti­dos este año en esfuer­zos para “apo­yar los obje­ti­vos de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se y pro­mo­ver la demo­cra­cia” en el país sur­ame­ri­cano. Esta cifra repre­sen­ta un incre­men­to de casi dos millo­nes de dóla­res del año pasa­do, cuan­do la mis­ma ofi­ci­na de “tran­si­ción” finan­ció acti­vi­da­des polí­ti­cas con­tra el gobierno de Hugo Chá­vez con 7.45 millo­nes de dóla­res.

La OTI es una divi­sión de la USAID dedi­ca­da a “apo­yar los obje­ti­vos de la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos a tra­vés de la pro­mo­ción de la demo­cra­cia en paí­ses de prio­ri­dad que se encuen­tran en cri­sis. La OTI sumi­nis­tra asis­ten­cia rápi­da, fle­xi­ble y de cor­to pla­zo para las tran­si­cio­nes polí­ti­cas y la esta­bi­li­za­ción”.

Aun­que la OTI tra­di­cio­nal­men­te es un meca­nis­mo de “cor­to pla­zo” para inyec­tar millo­nes de dóla­res en fon­dos líqui­dos que influ­yen sobre la situa­ción polí­ti­ca de paí­ses estra­té­gi­ca­men­te impor­tan­tes para Washing­ton, el caso de Vene­zue­la ha sido dis­tin­to. La OTI abrió su sede en 2002, y se ha man­te­ni­do has­ta la fecha, a pesar de estar sin auto­ri­za­ción del gobierno de Vene­zue­la. De hecho, es la úni­ca ofi­ci­na de tran­si­ción que USAID ha man­te­ni­do en país alguno duran­te tan­to tiem­po.

LAS OPERACIONES CLANDESTINAS DE LA OTI

En una nota con­fi­den­cial de fecha 22 de enero de 2002, el jefe de la OTI, Rus­sell Por­ter, reve­la cómo y por­qué lle­gó la USAID a Vene­zue­la. “El 4 de enero la Ofi­ci­na de Asun­tos Andi­nos del Depar­ta­men­to de Esta­do le pidió a la OTI esta­ble­cer un pro­gra­ma en Venezuela…Era cla­ro que había una preo­cu­pa­ción cre­cien­te sobre la salud polí­ti­ca del país. Soli­ci­ta­ron a la OTI ofre­cer pro­gra­mas y asis­ten­cia para for­ta­le­cer los ele­men­tos demo­crá­ti­cos que esta­ban bajo fue­go del gobierno de Chá­vez”.

Por­ter visi­tó a Vene­zue­la el 18 de enero de 2002 y lue­go comen­tó, “Para pre­ser­var la demo­cra­cia, un apo­yo inme­dia­to es nece­sa­rio para los medios inde­pen­dien­tes y la socie­dad civil…Una de las gran­des debi­li­da­des en Vene­zue­la es la fal­ta de una socie­dad civil vibrante…La Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) tie­ne un pro­gra­ma de 900 mil dóla­res en Vene­zue­la que tra­ba­ja con el Ins­ti­tu­to Demó­cra­ta (NDI), el Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal (IRI) y el Cen­tro de Soli­da­ri­dad Labo­ral [tres ins­ti­tu­tos qua­si-guber­na­men­ta­les esta­dou­ni­den­ses] para for­ta­le­cer a los par­ti­dos polí­ti­cos y los sin­di­ca­tos (la CTV)…Este pro­gra­ma es útil, pero no es sufi­cien­te. Ade­más, no es fle­xi­ble y tam­po­co tra­ba­ja con los gru­pos nue­vos o no-tra­di­cio­na­les. Tam­bién le fal­ta un com­po­nen­te de medios”.

Des­de enton­ces, la OTI ha esta­do pre­sen­te en Vene­zue­la, apor­tan­do millo­nes de dóla­res cada año para man­te­ner vivo el con­flic­to en el país. Según el últi­mo infor­me anual del 2010, la OTI ope­ra “des­de la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos y for­ma par­te de un esfuer­zo mayor para pro­mo­ver la demo­cra­cia en Vene­zue­la”.

La inver­sión prin­ci­pal de los más de 9 millo­nes de dóla­res en 2010 fue en la cam­pa­ña elec­to­ral de la opo­si­ción para las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del pasa­do 26 de sep­tiem­bre. “USAID tra­ba­ja con varios socios de la socie­dad civil…ofreciendo asis­ten­cia téc­ni­ca para los par­ti­dos polí­ti­cos, apo­yo téc­ni­co para los tra­ba­ja­do­res de dere­chos huma­nos y apo­yan­do esfuer­zos para for­ta­le­cer la socie­dad civil”.

En Vene­zue­la, es cono­ci­do que la “socie­dad civil” es otro nom­bre para la opo­si­ción al gobierno de Hugo Chá­vez.

Los par­ti­dos polí­ti­cos y orga­ni­za­cio­nes finan­cia­dos por la USAID han sido docu­men­ta­dos a tra­vés de una lar­ga inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por esta escri­to­ra, e inclu­yen gru­pos como Súma­te, Ciu­da­da­nía Acti­va, Radar de los Barrios, Pri­me­ro Jus­ti­cia, Un Nue­vo Tiem­po, Acción Demo­crá­ti­ca, Copei, Futu­ro Pre­sen­te, Volun­tad Popu­lar, Uni­ver­si­dad Cató­li­ca Andrés Bello, Uni­ver­si­dad Metro­po­li­ta­na, Siner­gia, Cedi­ce, CTV, Fede­cá­ma­ras, Espa­cio Públi­co, Ins­ti­tu­to Pren­sa y Socie­dad, Voto Joven, entre muchos otros que han dedi­ca­do años a la des­es­ta­bi­li­za­ción del país.

UN FLUJO SECRETO DE DINERO

No obs­tan­te, el sumi­nis­tro del dine­ro de la USAID/​OTI a los gru­pos y par­ti­dos polí­ti­cos vene­zo­la­nos actual­men­te se man­tie­ne en secre­to. Cuan­do abrió sus ope­ra­cio­nes en 2002, la OTI con­tra­tó a la empre­sa esta­dou­ni­den­se Deve­lop­ment Alter­na­ti­ves Inc (DAI), uno de los con­tra­tis­tas más gran­des del Depar­ta­men­to de Esta­do, la USAID y el Pen­tá­gono a nivel mun­dial. DAI ope­ra­ba una ofi­ci­na en El Rosal – el Wall Street de Cara­cas – des­de don­de dis­tri­buían los fon­dos mul­ti­mi­llo­na­rios a las orga­ni­za­cio­nes vene­zo­la­nas a tra­vés de “peque­ños con­ve­nios” de no más de 100 mil dóla­res cada uno.

Del 2002 al 2010, más de 600 de estos “peque­ños con­ve­nios” fue­ron entre­ga­dos por esta ofi­ci­na a gru­pos de la opo­si­ción vene­zo­la­na, para seguir ali­men­tan­do el con­flic­to en el país y apo­yan­do los esfuer­zos para pro­vo­car la sali­da del poder del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez.

Pero a fina­les del 2009, la empre­sa DAI comen­zó a tener pro­ble­mas gra­ves con sus ope­ra­cio­nes en Afga­nis­tán, don­de fue­ron ase­si­na­dos cin­co de sus emplea­dos por supues­tos mili­tan­tes del Tali­bán duran­te un ata­que con explo­si­vos el 15 de diciem­bre en Gar­dez. Solo días antes, uno de sus “emplea­dos”, Alan Gross, había sido dete­ni­do en Cuba y acu­sa­do de espio­na­je y sub­ver­sión por la dis­tri­bu­ción ile­gal de equi­pos sate­li­ta­les a gru­pos con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rios.

Cuan­do en un artícu­lo publi­ca­do el 30 de diciem­bre de 2009, “Agen­tes de la CIA muer­tos en Afga­nis­tán tra­ba­ja­ban para empre­sa facha­da acti­va en Vene­zue­la, Cuba”, escri­to por esta auto­ra, se evi­den­cia­ba el víncu­lo entre las ope­ra­cio­nes de DAI en Afga­nis­tán, Cuba y Vene­zue­la y su natu­ra­le­za sos­pe­cho­sa, el pro­pio pre­si­den­te y jefe eje­cu­ti­vo de la empre­sa DAI, Jim Boom­gard, me con­tac­tó y me aler­tó (o ame­na­zó) que si con­ti­nua­ra escri­bien­do así, sería res­pon­sa­ble por cual­quier cosa que le pasa­ra a sus emplea­dos a nivel mun­dial.

Pero Boom­gard, quien dijo no saber mucho sobre las ope­ra­cio­nes de su empre­sa en Vene­zue­la, logró enten­der que lo que hacían en Vene­zue­la no valía tan­to como lo que hacen en Afga­nis­tán. Sema­nas des­pués de su “inter­cam­bio” con­mi­go, la DAI mis­te­rio­sa­men­te cerró su ofi­ci­na en Cara­cas.

No obs­tan­te, la OTI con­ti­núa sus ope­ra­cio­nes en Vene­zue­la, y aun­que tie­nen otros “socios” esta­dou­ni­den­ses que mane­jan una par­te de sus fon­dos mul­ti­mi­llo­na­rios, como IRI, NDI, Free­dom Hou­se y la Fun­da­ción Pan­ame­ri­ca­na del Desa­rro­llo (Fupad), no exis­te trans­pa­ren­cia sobre el flu­jo del dine­ro a sus con­tra­par­tes vene­zo­la­nas.

Un infor­me de la Fun­da­ción para las Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les y el Diá­lo­go Exte­rior (FRIDE) sobre la “pro­mo­ción de la demo­cra­cia” en Vene­zue­la, de fecha mayo 2010, expli­có que gran par­te del dine­ro externo – más de 50 millo­nes de dóla­res este año, según ellos – que finan­cia a gru­pos polí­ti­cos de la opo­si­ción en Vene­zue­la, entra de for­ma ilí­ci­ta, en dóla­res o euros, y lue­go es entre­ga­da en efec­ti­vo o a tra­vés del mer­ca­do negro.* [*Lue­go de denun­ciar estas acti­vi­da­des ile­ga­les basa­do en la infor­ma­ción de este infor­me, FRIDE des­apa­re­ció el tex­to ori­gi­nal y publi­có uno nue­vo que qui­ta­ba cual­quier refe­ren­cia al meca­nis­mo de la entre­ga del dine­ro externo a gru­pos vene­zo­la­nos].

Si la DAI ya no ope­ra en Vene­zue­la entre­gan­do los “peque­ños con­ve­nios” a las orga­ni­za­cio­nes opo­si­to­ras con el dine­ro esta­dou­ni­den­se, la pre­gun­ta es ¿cómo lle­gan estos millo­nes de dóla­res a los gru­pos vene­zo­la­nos, a tra­vés de cual meca­nis­mo? Según la USAID, aho­ra sus ope­ra­cio­nes se están rea­li­zan­do des­de la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Cara­cas, enton­ces, ¿la Emba­ja­da está entre­gan­do dine­ro direc­ta­men­te a gru­pos vene­zo­la­nos?

El infor­me anual de la USAID/​OTI del 2010 dice espe­cí­fi­ca­men­te que ya sus esfuer­zos están diri­gi­dos a un even­to pró­xi­mo en par­ti­cu­lar: las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2012 en Vene­zue­la. Segui­rán aumen­tan­do los millo­nes de dóla­res para la sub­ver­sión y la des­es­ta­bi­li­za­ción e incre­men­ta­rán la clan­des­ti­ni­dad de sus ope­ra­cio­nes en Vene­zue­la, si el gobierno no toma accio­nes con­cre­tas para impe­dir­lo.

OPERACIONES PSICOLÓGICAS

Washing­ton emplea varios meca­nis­mos de inje­ren­cia para lograr sus obje­ti­vos.

Las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas son “ope­ra­cio­nes pla­ni­fi­ca­das para trans­mi­tir infor­ma­ción selec­ti­va e indi­ca­do­res a audien­cias extran­je­ras para influir sobre sus emo­cio­nes, moti­vos, razo­na­mien­to obje­ti­vo y últi­ma­men­te, sobre el com­por­ta­mien­to de gobier­nos, orga­ni­za­cio­nes, gru­pos e indi­vi­duos”, según el Pen­tá­gono.

En el pres­pues­to del Depar­ta­men­to de Defen­sa para el 2011, hay una soli­ci­tud nue­va para “un pro­gra­ma de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas” para el Coman­do Sur, que es la coman­dan­cia regio­nal que coor­di­na todas las misio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Lati­na. Par­ti­cu­lar­men­te, la soli­ci­tud habla de “un pro­gra­ma ‘de voz’ de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas”, que se entien­de como radio o algu­na otra trans­mi­sión de audio que apo­ya este obje­ti­vo.

Según la expli­ca­ción en el pre­su­pues­to, “La eje­cu­ción de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas (PSYOP) inclu­ye la inves­ti­ga­ción sobre audien­cias extran­je­ras; desa­rro­llan­do, pro­du­cien­do y dise­mi­nan­do pro­duc­tos para influir sobre estas audien­cias; y la con­duc­ción de eva­lua­cio­nes para deter­mi­nar la efec­ti­vi­dad de las acti­vi­da­des de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas. Estas acti­vi­da­des pue­den incluir el man­te­ni­mien­to de varias pági­nas web y el moni­to­reo de medios impre­sos y elec­tró­ni­cos”.

El pre­su­pues­to com­ple­to para las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas duran­te el 2011 es de 384.8 millo­nes de dóla­res, que inclu­ye 201.8 millo­nes de dóla­res para la divi­sión de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas del Ejér­ci­to y el esta­ble­ci­mien­to – por pri­me­ra vez – de un pro­gra­ma de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas “de voz” para el Coman­do Sur.

Este pro­gra­ma de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas es total­men­te dis­tin­to de ini­cia­ti­vas como La Voz de Amé­ri­ca, que es un pro­gra­ma del Depar­ta­men­to de Esta­do y la agen­cia esta­tal Board of Broad­cas­ting Gover­nors (BBG) que mane­ja la pro­pa­gan­da esta­dou­ni­den­se a nivel mun­dial. De hecho, el pre­su­pues­to de la BBG para el 2011 es 768.8 millo­nes de dóla­res, e inclu­ye, “un pro­gra­ma de cin­co días cada sema­na en espa­ñol para la tele­vi­sión en Vene­zue­la”.

El incre­men­to en ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas diri­gi­das a Vene­zue­la y Amé­ri­ca Lati­na evi­den­cia una inten­si­fi­ca­ción de la agre­sión esta­dou­ni­den­se hacia ésta región. Y hay que recor­dar, que des­de el año 2006, la Direc­ción Nacio­nal de Inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos mane­ja una “misión espe­cial” de inte­li­gen­cia para Vene­zue­la y Cuba. Solo cua­tro de estas “misio­nes espe­cia­les” para paí­ses exis­ten: una para Irán, otra para Corea del Nor­te, otra para Afga­nis­tán y Pakis­tán, y la de Vene­zue­la y Cuba. Esta misión reci­be una par­te impor­tan­te del pre­su­pues­to de los más de 80 mil millo­nes de dóla­res que mane­ja la Direc­ción Nacio­nal de Inte­li­gen­cia, ente que coor­di­na los 16 agen­cias de inte­li­gen­cias de Washing­ton.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *