Washing­ton aumen­ta Ope­ra­cio­nes Clan­des­ti­nas con­tra Vene­zue­la – Aporrea

8 de noviem­bre de 2010.- Según el infor­me anual del 2010 de la Ofi­ci­na de Ini­cia­ti­vas hacia una Tran­si­ción (OTI) de la Agen­cia Inter­na­cio­nal del Desa­rro­llo de Esta­dos Uni­dos (USAID) sobre sus ope­ra­cio­nes en Vene­zue­la, 9.29 millo­nes de dóla­res fue­ron inver­ti­dos este año en esfuer­zos para “apo­yar los obje­ti­vos de la polí­ti­ca exte­rior esta­dou­ni­den­se y pro­mo­ver la demo­cra­cia” en el país sur­ame­ri­cano. Esta cifra repre­sen­ta un incre­men­to de casi dos millo­nes de dóla­res del año pasa­do, cuan­do la mis­ma ofi­ci­na de “tran­si­ción” finan­ció acti­vi­da­des polí­ti­cas con­tra el gobierno de Hugo Chá­vez con 7.45 millo­nes de dólares.

La OTI es una divi­sión de la USAID dedi­ca­da a “apo­yar los obje­ti­vos de la polí­ti­ca exte­rior de Esta­dos Uni­dos a tra­vés de la pro­mo­ción de la demo­cra­cia en paí­ses de prio­ri­dad que se encuen­tran en cri­sis. La OTI sumi­nis­tra asis­ten­cia rápi­da, fle­xi­ble y de cor­to pla­zo para las tran­si­cio­nes polí­ti­cas y la estabilización”.

Aun­que la OTI tra­di­cio­nal­men­te es un meca­nis­mo de “cor­to pla­zo” para inyec­tar millo­nes de dóla­res en fon­dos líqui­dos que influ­yen sobre la situa­ción polí­ti­ca de paí­ses estra­té­gi­ca­men­te impor­tan­tes para Washing­ton, el caso de Vene­zue­la ha sido dis­tin­to. La OTI abrió su sede en 2002, y se ha man­te­ni­do has­ta la fecha, a pesar de estar sin auto­ri­za­ción del gobierno de Vene­zue­la. De hecho, es la úni­ca ofi­ci­na de tran­si­ción que USAID ha man­te­ni­do en país alguno duran­te tan­to tiempo.

LAS OPERACIONES CLANDESTINAS DE LA OTI

En una nota con­fi­den­cial de fecha 22 de enero de 2002, el jefe de la OTI, Rus­sell Por­ter, reve­la cómo y por­qué lle­gó la USAID a Vene­zue­la. “El 4 de enero la Ofi­ci­na de Asun­tos Andi­nos del Depar­ta­men­to de Esta­do le pidió a la OTI esta­ble­cer un pro­gra­ma en Venezuela…Era cla­ro que había una preo­cu­pa­ción cre­cien­te sobre la salud polí­ti­ca del país. Soli­ci­ta­ron a la OTI ofre­cer pro­gra­mas y asis­ten­cia para for­ta­le­cer los ele­men­tos demo­crá­ti­cos que esta­ban bajo fue­go del gobierno de Chávez”.

Por­ter visi­tó a Vene­zue­la el 18 de enero de 2002 y lue­go comen­tó, “Para pre­ser­var la demo­cra­cia, un apo­yo inme­dia­to es nece­sa­rio para los medios inde­pen­dien­tes y la socie­dad civil…Una de las gran­des debi­li­da­des en Vene­zue­la es la fal­ta de una socie­dad civil vibrante…La Natio­nal Endow­ment for Demo­cracy (NED) tie­ne un pro­gra­ma de 900 mil dóla­res en Vene­zue­la que tra­ba­ja con el Ins­ti­tu­to Demó­cra­ta (NDI), el Ins­ti­tu­to Repu­bli­cano Inter­na­cio­nal (IRI) y el Cen­tro de Soli­da­ri­dad Labo­ral [tres ins­ti­tu­tos qua­si-guber­na­men­ta­les esta­dou­ni­den­ses] para for­ta­le­cer a los par­ti­dos polí­ti­cos y los sin­di­ca­tos (la CTV)…Este pro­gra­ma es útil, pero no es sufi­cien­te. Ade­más, no es fle­xi­ble y tam­po­co tra­ba­ja con los gru­pos nue­vos o no-tra­di­cio­na­les. Tam­bién le fal­ta un com­po­nen­te de medios”.

Des­de enton­ces, la OTI ha esta­do pre­sen­te en Vene­zue­la, apor­tan­do millo­nes de dóla­res cada año para man­te­ner vivo el con­flic­to en el país. Según el últi­mo infor­me anual del 2010, la OTI ope­ra “des­de la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos y for­ma par­te de un esfuer­zo mayor para pro­mo­ver la demo­cra­cia en Venezuela”.

La inver­sión prin­ci­pal de los más de 9 millo­nes de dóla­res en 2010 fue en la cam­pa­ña elec­to­ral de la opo­si­ción para las elec­cio­nes legis­la­ti­vas del pasa­do 26 de sep­tiem­bre. “USAID tra­ba­ja con varios socios de la socie­dad civil…ofreciendo asis­ten­cia téc­ni­ca para los par­ti­dos polí­ti­cos, apo­yo téc­ni­co para los tra­ba­ja­do­res de dere­chos huma­nos y apo­yan­do esfuer­zos para for­ta­le­cer la socie­dad civil”.

En Vene­zue­la, es cono­ci­do que la “socie­dad civil” es otro nom­bre para la opo­si­ción al gobierno de Hugo Chávez.

Los par­ti­dos polí­ti­cos y orga­ni­za­cio­nes finan­cia­dos por la USAID han sido docu­men­ta­dos a tra­vés de una lar­ga inves­ti­ga­ción rea­li­za­da por esta escri­to­ra, e inclu­yen gru­pos como Súma­te, Ciu­da­da­nía Acti­va, Radar de los Barrios, Pri­me­ro Jus­ti­cia, Un Nue­vo Tiem­po, Acción Demo­crá­ti­ca, Copei, Futu­ro Pre­sen­te, Volun­tad Popu­lar, Uni­ver­si­dad Cató­li­ca Andrés Bello, Uni­ver­si­dad Metro­po­li­ta­na, Siner­gia, Cedi­ce, CTV, Fede­cá­ma­ras, Espa­cio Públi­co, Ins­ti­tu­to Pren­sa y Socie­dad, Voto Joven, entre muchos otros que han dedi­ca­do años a la des­es­ta­bi­li­za­ción del país.

UN FLUJO SECRETO DE DINERO

No obs­tan­te, el sumi­nis­tro del dine­ro de la USAID/​OTI a los gru­pos y par­ti­dos polí­ti­cos vene­zo­la­nos actual­men­te se man­tie­ne en secre­to. Cuan­do abrió sus ope­ra­cio­nes en 2002, la OTI con­tra­tó a la empre­sa esta­dou­ni­den­se Deve­lop­ment Alter­na­ti­ves Inc (DAI), uno de los con­tra­tis­tas más gran­des del Depar­ta­men­to de Esta­do, la USAID y el Pen­tá­gono a nivel mun­dial. DAI ope­ra­ba una ofi­ci­na en El Rosal – el Wall Street de Cara­cas – des­de don­de dis­tri­buían los fon­dos mul­ti­mi­llo­na­rios a las orga­ni­za­cio­nes vene­zo­la­nas a tra­vés de “peque­ños con­ve­nios” de no más de 100 mil dóla­res cada uno.

Del 2002 al 2010, más de 600 de estos “peque­ños con­ve­nios” fue­ron entre­ga­dos por esta ofi­ci­na a gru­pos de la opo­si­ción vene­zo­la­na, para seguir ali­men­tan­do el con­flic­to en el país y apo­yan­do los esfuer­zos para pro­vo­car la sali­da del poder del Pre­si­den­te Hugo Chávez.

Pero a fina­les del 2009, la empre­sa DAI comen­zó a tener pro­ble­mas gra­ves con sus ope­ra­cio­nes en Afga­nis­tán, don­de fue­ron ase­si­na­dos cin­co de sus emplea­dos por supues­tos mili­tan­tes del Tali­bán duran­te un ata­que con explo­si­vos el 15 de diciem­bre en Gar­dez. Solo días antes, uno de sus “emplea­dos”, Alan Gross, había sido dete­ni­do en Cuba y acu­sa­do de espio­na­je y sub­ver­sión por la dis­tri­bu­ción ile­gal de equi­pos sate­li­ta­les a gru­pos contrarrevolucionarios.

Cuan­do en un artícu­lo publi­ca­do el 30 de diciem­bre de 2009, “Agen­tes de la CIA muer­tos en Afga­nis­tán tra­ba­ja­ban para empre­sa facha­da acti­va en Vene­zue­la, Cuba”, escri­to por esta auto­ra, se evi­den­cia­ba el víncu­lo entre las ope­ra­cio­nes de DAI en Afga­nis­tán, Cuba y Vene­zue­la y su natu­ra­le­za sos­pe­cho­sa, el pro­pio pre­si­den­te y jefe eje­cu­ti­vo de la empre­sa DAI, Jim Boom­gard, me con­tac­tó y me aler­tó (o ame­na­zó) que si con­ti­nua­ra escri­bien­do así, sería res­pon­sa­ble por cual­quier cosa que le pasa­ra a sus emplea­dos a nivel mundial.

Pero Boom­gard, quien dijo no saber mucho sobre las ope­ra­cio­nes de su empre­sa en Vene­zue­la, logró enten­der que lo que hacían en Vene­zue­la no valía tan­to como lo que hacen en Afga­nis­tán. Sema­nas des­pués de su “inter­cam­bio” con­mi­go, la DAI mis­te­rio­sa­men­te cerró su ofi­ci­na en Caracas.

No obs­tan­te, la OTI con­ti­núa sus ope­ra­cio­nes en Vene­zue­la, y aun­que tie­nen otros “socios” esta­dou­ni­den­ses que mane­jan una par­te de sus fon­dos mul­ti­mi­llo­na­rios, como IRI, NDI, Free­dom Hou­se y la Fun­da­ción Pan­ame­ri­ca­na del Desa­rro­llo (Fupad), no exis­te trans­pa­ren­cia sobre el flu­jo del dine­ro a sus con­tra­par­tes venezolanas.

Un infor­me de la Fun­da­ción para las Rela­cio­nes Inter­na­cio­na­les y el Diá­lo­go Exte­rior (FRIDE) sobre la “pro­mo­ción de la demo­cra­cia” en Vene­zue­la, de fecha mayo 2010, expli­có que gran par­te del dine­ro externo – más de 50 millo­nes de dóla­res este año, según ellos – que finan­cia a gru­pos polí­ti­cos de la opo­si­ción en Vene­zue­la, entra de for­ma ilí­ci­ta, en dóla­res o euros, y lue­go es entre­ga­da en efec­ti­vo o a tra­vés del mer­ca­do negro.* [*Lue­go de denun­ciar estas acti­vi­da­des ile­ga­les basa­do en la infor­ma­ción de este infor­me, FRIDE des­apa­re­ció el tex­to ori­gi­nal y publi­có uno nue­vo que qui­ta­ba cual­quier refe­ren­cia al meca­nis­mo de la entre­ga del dine­ro externo a gru­pos vene­zo­la­nos].

Si la DAI ya no ope­ra en Vene­zue­la entre­gan­do los “peque­ños con­ve­nios” a las orga­ni­za­cio­nes opo­si­to­ras con el dine­ro esta­dou­ni­den­se, la pre­gun­ta es ¿cómo lle­gan estos millo­nes de dóla­res a los gru­pos vene­zo­la­nos, a tra­vés de cual meca­nis­mo? Según la USAID, aho­ra sus ope­ra­cio­nes se están rea­li­zan­do des­de la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos en Cara­cas, enton­ces, ¿la Emba­ja­da está entre­gan­do dine­ro direc­ta­men­te a gru­pos venezolanos?

El infor­me anual de la USAID/​OTI del 2010 dice espe­cí­fi­ca­men­te que ya sus esfuer­zos están diri­gi­dos a un even­to pró­xi­mo en par­ti­cu­lar: las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2012 en Vene­zue­la. Segui­rán aumen­tan­do los millo­nes de dóla­res para la sub­ver­sión y la des­es­ta­bi­li­za­ción e incre­men­ta­rán la clan­des­ti­ni­dad de sus ope­ra­cio­nes en Vene­zue­la, si el gobierno no toma accio­nes con­cre­tas para impedirlo.

OPERACIONES PSICOLÓGICAS

Washing­ton emplea varios meca­nis­mos de inje­ren­cia para lograr sus objetivos.

Las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas son “ope­ra­cio­nes pla­ni­fi­ca­das para trans­mi­tir infor­ma­ción selec­ti­va e indi­ca­do­res a audien­cias extran­je­ras para influir sobre sus emo­cio­nes, moti­vos, razo­na­mien­to obje­ti­vo y últi­ma­men­te, sobre el com­por­ta­mien­to de gobier­nos, orga­ni­za­cio­nes, gru­pos e indi­vi­duos”, según el Pentágono.

En el pres­pues­to del Depar­ta­men­to de Defen­sa para el 2011, hay una soli­ci­tud nue­va para “un pro­gra­ma de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas” para el Coman­do Sur, que es la coman­dan­cia regio­nal que coor­di­na todas las misio­nes mili­ta­res de Esta­dos Uni­dos en Amé­ri­ca Lati­na. Par­ti­cu­lar­men­te, la soli­ci­tud habla de “un pro­gra­ma ‘de voz’ de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas”, que se entien­de como radio o algu­na otra trans­mi­sión de audio que apo­ya este objetivo.

Según la expli­ca­ción en el pre­su­pues­to, “La eje­cu­ción de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas (PSYOP) inclu­ye la inves­ti­ga­ción sobre audien­cias extran­je­ras; desa­rro­llan­do, pro­du­cien­do y dise­mi­nan­do pro­duc­tos para influir sobre estas audien­cias; y la con­duc­ción de eva­lua­cio­nes para deter­mi­nar la efec­ti­vi­dad de las acti­vi­da­des de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas. Estas acti­vi­da­des pue­den incluir el man­te­ni­mien­to de varias pági­nas web y el moni­to­reo de medios impre­sos y electrónicos”.

El pre­su­pues­to com­ple­to para las ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas duran­te el 2011 es de 384.8 millo­nes de dóla­res, que inclu­ye 201.8 millo­nes de dóla­res para la divi­sión de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas del Ejér­ci­to y el esta­ble­ci­mien­to – por pri­me­ra vez – de un pro­gra­ma de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas “de voz” para el Coman­do Sur.

Este pro­gra­ma de ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas es total­men­te dis­tin­to de ini­cia­ti­vas como La Voz de Amé­ri­ca, que es un pro­gra­ma del Depar­ta­men­to de Esta­do y la agen­cia esta­tal Board of Broad­cas­ting Gover­nors (BBG) que mane­ja la pro­pa­gan­da esta­dou­ni­den­se a nivel mun­dial. De hecho, el pre­su­pues­to de la BBG para el 2011 es 768.8 millo­nes de dóla­res, e inclu­ye, “un pro­gra­ma de cin­co días cada sema­na en espa­ñol para la tele­vi­sión en Venezuela”.

El incre­men­to en ope­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas diri­gi­das a Vene­zue­la y Amé­ri­ca Lati­na evi­den­cia una inten­si­fi­ca­ción de la agre­sión esta­dou­ni­den­se hacia ésta región. Y hay que recor­dar, que des­de el año 2006, la Direc­ción Nacio­nal de Inte­li­gen­cia de Esta­dos Uni­dos mane­ja una “misión espe­cial” de inte­li­gen­cia para Vene­zue­la y Cuba. Solo cua­tro de estas “misio­nes espe­cia­les” para paí­ses exis­ten: una para Irán, otra para Corea del Nor­te, otra para Afga­nis­tán y Pakis­tán, y la de Vene­zue­la y Cuba. Esta misión reci­be una par­te impor­tan­te del pre­su­pues­to de los más de 80 mil millo­nes de dóla­res que mane­ja la Direc­ción Nacio­nal de Inte­li­gen­cia, ente que coor­di­na los 16 agen­cias de inte­li­gen­cias de Washington.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.