¡No me cuen­tes his­to­rias! – Jon Odrio­zo­la

Así,con esa expre­sión, sue­le des­pa­char­se a quien pare­ce estar con­tán­do­te una pelí­cu­la, una men­ti­ra, una «his­to­ria». La his­to­ria, con minús­cu­la, como milon­ga. Tam­po­co el tea­tro se libra de estos des­do­ros. En las gra­das de un cam­po de fút­bol no es infre­cuen­te oír, cuan­do un fut­bo­lis­ta simu­la tirar­se den­tro del área rival para pro­vo­car un penal­ti inexis­ten­te, que ese juga­dor «ha hecho tea­tro», o sea, no es real lo que hemos vis­to, aun­que, a favor del tea­tro, dire­mos que la inten­ción es enga­ñar no tan­to al espec­ta­dor como al árbi­tro que es, real­men­te, quien «pica» (o no) y/​o deci­de. Y, sin embar­go, algo de tea­tro sí hay en estos lan­ces. Está el públi­co-espec­ta­dor que juz­ga, pero no deci­de, y los acto­res diz­que el juga­dor que inter­pre­ta un «papel» con el fin de que otro actor, el árbi­tro, sea enga­ña­do. En cual­quier caso, todos los per­so­na­jes repre­sen­tan unos roles y cada cual «en su papel».

Suce­de pare­ci­do cuan­do se habla de «memo­ria his­tó­ri­ca» o, como decía Mau­ri­ce Halbs­wachs allá por 1920, «memo­ria colec­ti­va» o, como pro­pu­sie­ron Fen­tress y Wick­man, «memo­ria social». Están los his­to­ria­do­res como acto­res ‑y guio­nis­tas- de la fun­ción, lue­go el públi­co, que somos noso­tros y, al final, o des­de el prin­ci­pio, el árbi­tro como juez y par­te. Por ejem­plo, Gar­zón, juez estre­lla hoy estre­lla­do, ese «Roy Bean», como pro­hom­bre jus­ti­cie­ro que levan­ta fosas y cune­tas para hacer jus­ti­cia a las víc­ti­mas de la gue­rra civil del ban­do repu­bli­cano y anti­fas­cis­ta. En Chi­le se le ado­ra, en Eus­kal Herria se le odia y en el Esta­do espa­ñol, para la «izquier­da» ape­se­bra­da y de paco­ti­lla, de men­ti­ri­ji­llas, los de la ceja, pasa por un héroe quien no va a hacer otra cosa que dar la últi­ma pale­ta­da de tie­rra a los muer­tos por la cau­sa popu­lar. Quien usur­pa el papel de juez y árbi­tro al pue­blo, que es sobe­rano. Los pape­les están cam­bia­dos.

La His­to­ria, aho­ra con mayús­cu­las, son dos cosas, al menos: lo suce­di­do en el tiem­po (los hechos acae­ci­dos) y el rela­to de lo suce­di­do, o sea, cómo se cuen­ta lo acae­ci­do. Y quién lo cuen­ta. La his­to­rio­gra­fía se divi­de en dos hoga­ño y hodierno: la aca­dé­mi­ca, otro­sí pro­fe­sio­nal, que inau­gu­ra­ra Ran­ke, para quien «hecho his­tó­ri­co» y «ver­dad» son la mis­ma cosa, como buen posi­ti­vis­ta fini­se­cu­lar (los «Anna­les» y el mar­xis­mo habla­rían de la «his­to­ria con­di­cio­na­da», ergo la «ver­dad»), y la «his­to­rio­gra­fía mediá­ti­ca» vul­go his­to­rie­tas que con­ta­ba la perio­dis­ta (?) Vic­to­ria Pre­go en TVE «narrán­do­nos» la Tran­si­ción (modé­li­ca y expor­ta­ble) en His­pa­nis­tán. La que vale es esta últi­ma con­ta­da des­his­to­ri­za­da­men­te y au des­sus de la mèlee. La cla­ve de bóve­da fue este arqui­tra­be: callar lo real­men­te ocu­rri­do (lo his­tó­ri­co) para no reabrir heri­das (his­tó­ri­cas) en pro de la recon­ci­lia­ción (lucha de cla­ses abo­li­da) de las «dos Espa­ñas». Y que se pien­se ‑que se no pien­se- que Mer­lín fue un per­so­na­je real y Lís­ter un fut­bo­lis­ta. Lo nodal es la equi­dis­tan­cia, es decir, todos fue­ron cul­pa­bles (en la gue­rra). Ambos ban­dos come­tie­ron atro­ci­da­des. En los folle­ti­nes había mani­queís­mo, bue­nos y malos, igual que nos ense­ña­ban los curas en el nacio­nal-cato­li­cis­mo. Hoy no:todos fue­ron unos malos bichos. Con­clu­sión: borrón y cuen­ta nue­va, aquí paz y des­pués glo­ria has­ta que dure este tin­gla­do de la anti­gua far­sa.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *