Las elec­cio­nes en EU, atro­ces y equi­vo­ca­das-Noam Chomsky.

Las elec­cio­nes inter­me­dias de Esta­dos Uni­dos regis­tran un nivel de cóle­ra, temor y des­ilu­sión en el país como nada que pue­da recor­dar en mi exis­ten­cia. Dado que los demó­cra­tas están en el poder, ellos reci­ben el impac­to del recha­zo en torno a nues­tra situa­ción socio­eco­nó­mi­ca y polí­ti­ca actual.

Más de la mitad de los esta­du­ni­den­ses de la corrien­te prin­ci­pal, según una encues­ta Ras­mus­sen del mes pasa­do, dije­ron ver favo­ra­ble­men­te al movi­mien­to del Tea Party –una mues­tra cla­ra del espí­ri­tu de des­en­can­to-. Las que­jas son legí­ti­mas. Duran­te más de 30 años, los ingre­sos reales de la mayo­ría de la pobla­ción se han estan­ca­do o dis­mi­nui­do en tan­to que las horas de tra­ba­jo y la inse­gu­ri­dad han aumen­ta­do, jun­to con la deu­da. La rique­za se ha acu­mu­la­do, pero en muy pocos bol­si­llos, lle­van­do a una des­igual­dad sin pre­ce­den­tes.

Estas con­se­cuen­cias sur­gen prin­ci­pal­men­te de la finan­cia­li­za­ción de la eco­no­mía des­de los años 70 y el corres­pon­dien­te ahue­ca­mien­to de la pro­duc­ción. El pro­ce­so se ve alen­ta­do por la manía de la des­re­gu­la­ri­za­ción favo­re­ci­da por Wall Street y es apo­ya­do por los eco­no­mis­tas hip­no­ti­za­dos por los mitos del mer­ca­do efi­cien­te.

La gen­te ve que los ban­que­ros res­pon­sa­bles en su mayor par­te de la cri­sis finan­cie­ra y que fue­ron res­ca­ta­dos de la ban­ca­rro­ta por el públi­co aho­ra están dis­fru­tan­do de uti­li­da­des sin pre­ce­den­tes y de enor­mes bonos. En tan­to, el des­em­pleo ofi­cial per­ma­ne­ce en más o menos 10 por cien­to. La manu­fac­tu­ra está en nive­les de la Depre­sión; una de cada seis per­so­nas care­ce de empleo y es poco pro­ba­ble que los bue­nos tra­ba­jos regre­sen.

Con todo el dere­cho la gen­te quie­re res­pues­tas y no las está reci­bien­do sal­vo por par­te de voces que dicen cuen­tos que tie­nen algu­na rele­van­cia inter­na –si usted está dis­pues­to a sus­pen­der su incre­du­li­dad e ingre­sar a su mun­do de irra­cio­na­li­dad y enga­ño.

Sin embar­go, ridi­cu­li­zar las argu­cias del Tea Party es un gra­ve error. Es mucho más apro­pia­do com­pren­der qué hay detrás del atrac­ti­vo popu­lar del movi­mien­to, y pre­gun­tar­nos por qué gen­te jus­ta­men­te eno­ja­da está sien­do movi­li­za­da por la extre­ma dere­cha y no por el tipo de acti­vis­mo cons­truc­ti­vo que sur­gió en la Depre­sión, como el CIO (Con­gre­so de Orga­ni­za­cio­nes Indus­tria­les, en inglés).

Aho­ra los que sim­pa­ti­zan con el Tea Party están escu­chan­do que toda ins­ti­tu­ción, gobierno, cor­po­ra­ción y las pro­fe­sio­nes están podri­dos y que nada fun­cio­na.

Entre el des­em­pleo y las eje­cu­cio­nes hipo­te­ca­rias, los demó­cra­tas no se pue­den que­jar acer­ca de las polí­ti­cas que lle­va­ron al desas­tre. El pre­si­den­te Ronald Reagan y sus suce­so­res repu­bli­ca­nos qui­zá hayan sido los peo­res cul­pa­bles, pero las polí­ti­cas empe­za­ron con el pre­si­den­te Jimmy Car­ter y se ace­le­ra­ron con el pre­si­den­te Bill Clin­ton. Duran­te las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, los prin­ci­pa­les elec­to­res de Barack Oba­ma fue­ron las ins­ti­tu­cio­nes finan­cie­ras, que han con­quis­ta­do un domi­nio nota­ble sobre la eco­no­mía des­de la gene­ra­ción pasa­da. Ese inco­rre­gi­ble radi­cal del siglo XVIII, Adam Smith, hablan­do de Ingla­te­rra, dijo que los prin­ci­pa­les arqui­tec­tos del poder eran los due­ños de la socie­dad –en su día, los mer­ca­de­res y los fabri­can­tes– y ellos se ase­gu­ra­ban de que la polí­ti­ca guber­na­men­tal aten­die­ra escru­pu­lo­sa­men­te a sus intere­ses, por más dolo­ro­so que resul­ta­ra el impac­to para el pue­blo inglés; y peor aún, para las víc­ti­mas de la sal­va­je injus­ti­cia de los euro­peos en el extran­je­ro.

Una ver­sión moder­na y más sofis­ti­ca­da de la máxi­ma de Smith es la teo­ría de las inver­sio­nes de la polí­ti­ca del eco­no­mis­ta Tho­mas Fer­gu­son, que ve las elec­cio­nes como oca­sio­nes en las que los gru­pos de inver­so­res se unen con el fin de con­tro­lar el Esta­do, selec­cio­nan­do a los arqui­tec­tos de polí­ti­cas que ser­vi­rán a sus intere­ses.

La teo­ría de Fer­gu­son resul­ta exce­len­te para pre­de­cir la polí­ti­ca a lo lar­go de perio­dos pro­lon­ga­dos. Eso no debe­ría sor­pren­der a nadie. Las con­cen­tra­cio­nes de poder eco­nó­mi­co natu­ral­men­te tien­den a exten­der su influen­cia sobre cual­quier pro­ce­so polí­ti­co. En Esta­dos Uni­dos, esa diná­mi­ca tien­de a ser extre­ma.

Pue­de decir­se, sin embar­go, que los gran­des pro­ta­go­nis­tas cor­po­ra­ti­vos tie­nen una defen­sa váli­da con­tra acu­sa­cio­nes de codi­cia e indi­fe­ren­cia por la salud de la socie­dad. Su tarea es maxi­mi­zar las uti­li­da­des y su por­cen­ta­je del mer­ca­do; de hecho, ésa es su obli­ga­ción legal. Si no cum­plen con ese man­da­to, serán rem­pla­za­dos por alguien que lo cum­pla. Tam­bién igno­ran el ries­go sis­té­mi­co: la pro­ba­bi­li­dad de que sus tran­sac­cio­nes dañen la eco­no­mía en gene­ral. Tales exter­na­li­da­des no son asun­to suyo –no por­que sean gen­te mala, sino por razo­nes ins­ti­tu­cio­na­les.

Cuan­do la bur­bu­ja revien­ta, los que han corri­do ries­gos pue­den huir al refu­gio del Esta­do pro­tec­tor. Los res­ca­tes –una espe­cie de póli­za de segu­ro guber­na­men­tal– son algu­nos de los muchos incen­ti­vos per­ver­sos que mag­ni­fi­can las inefi­cien­cias del mer­ca­do.

Hay un cre­cien­te reco­no­ci­mien­to de que nues­tro sis­te­ma finan­cie­ro está ope­ran­do en un ciclo del jui­cio final, escri­bie­ron en enero los eco­no­mis­tas Pete Boo­ne y Simon John­son en el Finan­cial Times. “Cada vez que falla, depen­de­mos de dine­ro laxo y polí­ti­cas fis­ca­les para res­ca­tar­lo. Esta res­pues­ta ense­ña al sec­tor finan­cie­ro: corre gran­des ries­gos para ser paga­do abun­dan­te­men­te, y no te preo­cu­pes por los cos­tos, los cubri­rán los con­tri­bu­yen­tes” median­te res­ca­tes y otros ins­tru­men­tos, y el sis­te­ma finan­cie­ro “es así resu­ci­ta­do para apos­tar nue­va­men­te y fra­ca­sar de nue­vo”.

La metá­fo­ra del jui­cio final tam­bién se apli­ca fue­ra del mun­do finan­cie­ro. El Ins­ti­tu­to Esta­du­ni­den­se del Petró­leo, res­pal­da­do por la Cáma­ra de Comer­cio y otros cabil­dos empre­sa­ria­les, ha inten­si­fi­ca­do sus esfuer­zos para per­sua­dir al públi­co de des­car­tar sus preo­cu­pa­cio­nes acer­ca del calen­ta­mien­to glo­bal antro­po­gé­ni­co –con un éxi­to con­si­de­ra­ble, como indi­can las encues­tas-. Entre los can­di­da­tos repu­bli­ca­nos al Con­gre­so en las elec­cio­nes de 2010, prác­ti­ca­men­te todos recha­zan el calen­ta­mien­to glo­bal.

Los eje­cu­ti­vos detrás de la pro­pa­gan­da saben que el calen­ta­mien­to glo­bal es real, y que nues­tras pers­pec­ti­vas son terri­bles. Pero el des­tino de la espe­cie es una exter­na­li­dad que los eje­cu­ti­vos deben pasar por alto, en la medi­da que el sis­te­ma de mer­ca­dos pre­va­le­ce. Y el públi­co no podrá correr al res­ca­te cuan­do la peor de las posi­bi­li­da­des se pre­sen­te.

Soy ape­nas lo sufi­cien­te­men­te vie­jo para recor­dar esos estre­me­ce­do­res y omi­no­sos días en que Ale­ma­nia des­cen­dió de la decen­cia a la bar­ba­rie, para citar a Fritz Stern, el dis­tin­gui­do aca­dé­mi­co de la his­to­ria ale­ma­na. En un artícu­lo en 2005, Stern indi­ca que tie­ne en men­te el futu­ro de Esta­dos Uni­dos cuan­do revi­sa un pro­ce­so his­tó­ri­co en el que el resen­ti­mien­to con­tra un mun­do secu­lar des­en­can­ta­do encon­tró su solu­ción en un esca­pe extá­ti­co de sin razón.

El mun­do es dema­sia­do com­ple­jo para que la his­to­ria se repi­ta, pero hay, no obs­tan­te, lec­cio­nes que debe­mos recor­dar al regis­trar las con­se­cuen­cias de otro ciclo elec­to­ral. No habrá esca­sez de tareas para quie­nes inten­tan pre­sen­tar una alter­na­ti­va a la furia y la equi­vo­ca­ción mal diri­gi­das, ayu­dar a los incon­ta­bles afec­ta­dos y enca­be­zar el avan­ce hacia un futu­ro mejor.

La Jor­na­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *