La gan­gre­na – Jesús Valen­cia

En este apun­te qui­sie­ra seguir la este­la de dos gigan­tes en la lucha con­tra la tor­tu­ra. Eva Forest se nos fue dema­sia­do pron­to, ago­ta­da por tan­tas y tan des­co­mu­na­les bata­llas con­tra la cruel­dad poli­cial. Alfon­so Sas­tre, por suer­te, sigue en la bre­cha; su fecun­di­dad y valen­tía evi­den­cian la inten­si­dad de su lar­ga vida. En «La tor­tu­ra espa­ño­la» (GARA, 25 de octu­bre) escu­dri­ña las cla­ves de ese terri­ble estig­ma; apun­ta como cau­sa mayor la his­to­ria de un impe­rio que se abrió paso recu­rrien­do al tor­men­to. En el pró­lo­go de «La ques­tion», libri­to que Hiru aca­ba de publi­car, alu­de a las dra­má­ti­cas con­se­cuen­cias de los malos tra­tos: una degra­da­ción gene­ra­li­za­da como si de una gan­gre­na colec­ti­va se tra­ta­ra.

Los pri­me­ros y prin­ci­pa­les afec­ta­dos son los pro­ta­go­nis­tas direc­tos de seme­jan­te lacra. La víc­ti­ma sien­te que su inte­gri­dad físi­ca y men­tal es des­ga­rra­da, sin más defen­sa ni pro­tec­ción que su pro­pia ente­re­za per­so­nal. Sole­dad, dolor, angus­tia, terror, des­nu­dez, impo­ten­cia… se suce­den como una noria mal­di­ta empu­ja­da por quie­nes no des­can­san; ener­gú­me­nos del día y de la noche en su afán por con­ver­tir a la víc­ti­ma en un gui­ña­po. Pero si demo­le­do­ra es la tor­tu­ra para quien la sopor­ta, no lo es menos para quie­nes la prac­ti­can. Seres inmu­nes a cual­quier sen­ti­mien­to noble tie­nen que mal­vi­vir en per­ma­nen­te esqui­zo­fre­nia o en la mayor de las inmo­ra­li­da­des: sádi­cos y soe­ces, cie­gos en su fan­fa­rro­ne­ría, adic­tos al jue­go y a la extor­sión… A la som­bra de Intxau­rron­do se tejió aque­lla espe­sa red de con­tra­ban­dis­tas y nar­co­tra­fi­can­tes que el fis­cal Nava­jas tuvo a bien reca­pi­tu­lar y algu­na mano sinies­tra, escon­der. Lo que lle­vó a los tri­bu­na­les a los guar­dias civi­les Bayo y Dora­do Villa­lo­bos no fue­ron sus bru­ta­li­da­des rein­ci­den­tes, sino sus atra­cos; el 20 de noviem­bre de 1986 fue­ron sor­pren­di­dos por la Poli­cía Muni­ci­pal de Irun cuan­do car­ga­ban en un fur­gón del cuer­po ropa recién roba­da.

Los tor­tu­ra­do­res no sólo se con­si­de­ran due­ños de sus víc­ti­mas, sino tam­bién de sus corres­pon­dien­tes jefa­tu­ras. Maes­tros en la extor­sión y el cohe­cho, saben que el futu­ro pro­fe­sio­nal y polí­ti­co de quie­nes les orde­na­ron tor­tu­rar está en sus labios. El apa­ren­te honor de cono­ci­das per­so­na­li­da­des públi­cas se tam­ba­lea. El mie­do a ser des­en­mas­ca­ra­dos por unos desa­pren­si­vos bien infor­ma­dos les hipo­te­ca de por vida. Eso expli­ca las ruin­da­des que se suce­den en cas­ca­da: refren­do de las ver­sio­nes poli­cia­les por absur­das que resul­ten, ocul­ta­mien­to de datos soli­ci­ta­dos por la jus­ti­cia, pago de rum­bo­sos abo­ga­dos defen­so­res, incum­pli­mien­to de las con­de­nas (cuan­do excep­cio­nal­men­te se pro­du­cen), indul­tos, ascen­sos y pro­mo­cio­nes, ele­va­dí­si­mas y des­pro­por­cio­na­das pen­sio­nes… Ver­gon­zo­sas y caras mor­da­zas ‑paga­das del era­rio públi­co- para silen­ciar las bocas ame­na­zan­tes e ines­cru­pu­lo­sas que los pudie­ran dela­tar.

La lis­ta de afec­ta­dos por la gan­gre­na es muy lar­ga. Dejé­mos­la para otra oca­sión. Por hoy, pre­fie­ro salir de seme­jan­te cloa­ca y res­pi­rar la bri­sa recon­for­tan­te que sopla­ba en Donos­tia la tar­de del 30 de octu­bre. Miles de per­so­nas ‑sere­na expre­sión colec­ti­va de dig­ni­dad soli­da­ria- nos lan­za­mos a la calle para repu­diar la tor­tu­ra.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *