La deba­cle del Par­ti­do Demó­cra­ta esta­dou­ni­den­se y la des­apa­ri­ción de la izquier­da/­cen­tro-izquier­da- James Petras

Intro­duc­ción

El des­ca­la­bro elec­to­ral del 2 de noviem­bre de 2010 del Par­ti­do Demó­cra­ta en Esta­dos Uni­dos no pue­de atri­buir­se úni­ca­men­te al fra­ca­so de las polí­ti­cas del Pre­si­den­te Oba­ma, a los líde­res del Con­gre­so o a sus ase­so­res eco­nó­mi­cos de alto nivel. Tam­po­co la des­apa­ri­ción de lo que pasa por ser el “cen­tro-izquier­da” en EEUU se limi­ta a este país, sino que es un mode­lo de ampli­tud mun­dial que se mani­fies­ta en paí­ses tan diver­sos como Gre­cia, Por­tu­gal, Espa­ña, Gran Bre­ta­ña y Japón.

La pre­gun­ta fun­da­men­tal que cabe hacer­se es por qué los par­ti­dos gober­nan­tes de izquier­da/­cen­tro-izquier­da están en cri­sis por todas par­tes y qué es lo que pode­mos espe­rar en un futu­ro inmediato.

La izquier­da y cen­tro-izquier­da: Ven­ce­do­res del pasa­do, per­de­do­res del presente

En el pasa­do, los par­ti­dos izquier­dis­tas fue­ron los bene­fi­cia­rios de las cri­sis capi­ta­lis­tas: los regí­me­nes con­ser­va­do­res res­pon­sa­bles de las mis­mas, que habían pre­si­di­do las rece­sio­nes eco­nó­mi­cas o habían sido res­pon­sa­bles de las deba­cles mili­ta­res, se vie­ron expul­sa­dos del poder por par­ti­dos izquier­dis­tas pre­pa­ra­dos para rea­li­zar inver­sio­nes a gran esca­la y lar­go pla­zo en el sec­tor públi­co, que se finan­cia­ban con impues­tos pro­gre­sis­tas sobre la rique­za y el capi­tal, y para impo­ner pro­gra­mas de aus­te­ri­dad a los ricos y acomodados.

Por el con­tra­rio, hoy en día los regí­me­nes de izquier­da/­cen­tro-izquier­da (I/​CI) pre­si­den eco­no­mías capi­ta­lis­tas pla­ga­das de cri­sis y admi­nis­tran polí­ti­cas socio­eco­nó­mi­cas regre­si­vas dise­ña­das para pro­mo­ver la recu­pe­ra­ción de las gran­des cor­po­ra­cio­nes y empre­sas finan­cie­ras mien­tras van recor­tan­do y eli­mi­nan­do sala­rios, pro­gra­mas de bien­es­tar social, pen­sio­nes y pres­ta­cio­nes por desempleo.

Como con­se­cuen­cia, la I/​CI se ha con­ver­ti­do en la prin­ci­pal per­de­do­ra polí­ti­ca de las actua­les cri­sis eco­nó­mi­cas, reci­bien­do la hos­ti­li­dad y recha­zo de la gran masa de sus anti­guos segui­do­res de la cla­se obre­ra y asalariada.

En cual­quier lugar don­de la izquier­da resul­tó ele­gi­da en los últi­mos años, se ha ido desa­rro­llan­do una pro­fun­da pola­ri­za­ción entre su base elec­to­ral y la direc­ción del par­ti­do gober­nan­te. En nin­gún país se ha atre­vi­do la izquier­da a trans­gre­dir el poder y pre­rro­ga­ti­vas de la mis­ma cla­se capi­ta­lis­ta de ban­que­ros e inver­so­res que cau­sa­ron la cri­sis. Bien al con­tra­rio, con una lógi­ca per­ver­sa y reac­cio­na­ria, los par­ti­dos de izquier­da/­cen­tro-izquier­da se han ser­vi­do del poder esta­ble­ci­do para refi­nan­ciar el capi­tal median­te el teso­ro, uti­li­zan­do la poli­cía y el poder judi­cial para repri­mir a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, jus­ti­fi­can­do sus polí­ti­cas regre­si­vas a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción de masas (uti­li­zan­do sobre todo la his­te­ria ante el “caos”).

En Gre­cia, el Par­ti­do Socia­lis­ta Pan-Helé­ni­co (PASOK) ha des­pe­di­do a dece­nas de miles de fun­cio­na­rios públi­cos, y sus res­tric­ti­vas polí­ti­cas fis­ca­les han hecho que el des­em­pleo suba del 8% al 14%. Se ha aumen­ta­do la edad de jubi­la­ción, redu­ci­do las pen­sio­nes y las pres­ta­cio­nes socia­les e incre­men­ta­do las tari­fas por los ser­vi­cios públi­cos, mien­tras los ban­que­ros nacio­na­les y extran­je­ros, los arma­do­res y los inver­so­res extran­je­ros se han bene­fi­cia­do acu­mu­lan­do a un cos­te míni­mo pro­pie­da­des y empre­sas con dificultades.

En Espa­ña y Por­tu­gal se han adop­ta­do polí­ti­cas simi­la­res, recor­tán­do­se drás­ti­ca­men­te los pues­tos de tra­ba­jo y los sala­rios de los fun­cio­na­rios públi­cos, redu­cien­do pen­sio­nes y pres­ta­cio­nes socia­les, libe­ra­li­zan­do la segu­ri­dad en el tra­ba­jo, per­mi­tién­do­se aho­ra que los empre­sa­rios con­tra­ten y des­pi­dan tra­ba­ja­do­res a su libre albe­drío como nun­ca antes había sucedido.

Antes de la derro­ta del Par­ti­do Labo­ris­ta bri­tá­ni­co, des­pués de más de una déca­da pro­mo­vien­do las sal­va­jes espe­cu­la­cio­nes finan­cie­ras e inmo­bi­lia­rias no regla­men­ta­das que lle­va­ron a la cri­sis eco­nó­mi­ca, los diri­gen­tes labo­ris­tas esta­ban pla­ni­fi­can­do des­pi­dos masi­vos y recor­tes en los pro­gra­mas sociales.

En Esta­dos Uni­dos se eli­gió a Oba­ma y a los demó­cra­tas en fun­ción de sus pro­me­sas de abor­dar las que­jas y pro­tes­tas de los tra­ba­ja­do­res y asa­la­ria­dos que habían sufri­do el colap­so de Wall Street. Sin embar­go, la Casa Blan­ca se dedi­có a ver­ter miles de billo­nes de dóla­res de los impues­tos para res­ca­tar a las gran­des ins­ti­tu­cio­nes espe­cu­la­ti­vas y finan­cie­ras res­pon­sa­bles del colap­so, mien­tras el des­em­pleo y el sub­em­pleo subían a más de un 20% y más de diez millo­nes de pro­pie­ta­rios de casas per­dían sus hoga­res a cau­sa de las eje­cu­cio­nes hipotecarias.

¿Por qué la izquier­da/­cen­tro-izquier­da pro­fun­di­za la crisis?

En los últi­mos trein­ta años, los par­ti­dos I/​CI, que una vez se iden­ti­fi­ca­ron con los intere­ses de las cla­ses tra­ba­ja­do­res y las refor­mas socia­les, se han empo­tra­do pro­fun­da­men­te en la admi­nis­tra­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, lle­gan­do has­ta a pro­mo­ver las for­mas más para­si­ta­rias y volá­ti­les del capi­tal espe­cu­la­ti­vo. Mien­tras los bene­fi­cios capi­ta­lis­tas y las inver­sio­nes capi­ta­lis­tas seguían cre­cien­do, los regí­me­nes de I/​CI creían que a tra­vés de los impues­tos podrían acu­mu­lar ingre­sos sufi­cien­tes que per­mi­tie­ran un nivel de gas­to social que paci­fi­ca­ra a sus cir­cuns­crip­cio­nes de voto popu­lar. Sin embar­go, los par­ti­dos de I/​CI han eli­mi­na­do sis­te­má­ti­ca­men­te los últi­mos ves­ti­gios de bien­es­tar social o redis­tri­bu­ción alter­na­ti­va socialista.

El lide­raz­go polí­ti­co de I/​CI no estu­vo siquie­ra dis­pues­to a con­si­de­rar algu­na alter­na­ti­va que fre­ne su pro­mo­ción de polí­ti­cas a favor de las gran­des cor­po­ra­cio­nes e intere­ses ban­ca­rios que crea­ron la cri­sis finan­cie­ra. Cuan­do se pro­du­jo la gran cri­sis de 2007 – 2010, todos los diri­gen­tes de I/​CI esta­ban ya tan pro­fun­da­men­te empo­tra­dos en las ins­ti­tu­cio­nes, polí­ti­cas y prác­ti­cas de las prin­ci­pa­les estruc­tu­ras finan­cie­ras pri­va­das, que la úni­ca solu­ción que fue­ron capa­ces de pro­po­ner fue la de sacri­fi­car la teso­re­ría públi­ca para res­tau­rar la ren­ta­bi­li­dad de las ins­ti­tu­cio­nes espe­cu­la­ti­vas y diri­gen­tes capi­ta­lis­tas. Es decir, que los par­ti­dos euro­peos y esta­dou­ni­den­ses de I/​CI esta­ban dis­pues­tos a ani­qui­lar cin­cuen­ta años de avan­ces socia­les. Los lazos del pasa­do con sus votan­tes de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, alia­dos sin­di­ca­les, fun­cio­na­rios públi­cos y pen­sio­nis­tas aca­ba­ron rom­pién­do­se. El úni­co obje­ti­vo en el que se vol­ca­ron los par­ti­dos de I/​CI fue en res­tau­rar las con­di­cio­nes de ren­ta­bi­li­dad que bene­fi­cian a los gran­des inver­so­res nacio­na­les y extranjeros.

Esta rece­sión eco­nó­mi­ca ha obli­ga­do a los par­ti­dos de I/​CI a aban­do­nar cual­quier excu­sa que pudie­ra satis­fa­cer tan­to a ban­que­ros como emplea­dos públi­cos, cor­po­ra­cio­nes y tra­ba­ja­do­res, inver­so­res y pen­sio­nis­tas. La cri­sis ha pues­to de mani­fies­to la pro­fun­da dis­tan­cia que sepa­ra a los diri­gen­tes de los par­ti­dos de I/​CI de las cla­ses trabajadoras.

Las sal­va­jes medi­das de aus­te­ri­dad repe­ti­da­men­te impues­tas cada 3 – 6 meses sobre las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, en con­tras­te con las vas­tas y repe­ti­das sub­ven­cio­nes al capi­tal, reve­lan la autén­ti­ca voca­ción de los actua­les regí­me­nes de I/​CI. No hubo nada que ele­gir: Des­de que entra­ron en el gobierno y des­de sus prin­ci­pa­les nom­bra­mien­tos eco­nó­mi­cos has­ta sus con­si­guien­tes acuer­dos con los ban­cos mun­dia­les más impor­tan­tes, resul­tó obvio que los regí­me­nes de Papan­dreu (Gre­cia), Sócra­tes (Por­tu­gal), Zapa­te­ro (Espa­ña) y Oba­ma (EEUU) esta­ban dis­pues­tos a uti­li­zar todo el poder del Esta­do para sal­var el capi­tal sacri­fi­can­do a las cla­ses trabajadoras.

Con­se­cuen­cias de las polí­ti­cas y prác­ti­cas de los par­ti­dos de I/​CI

Des­de el prin­ci­pio, los par­ti­dos de I/​CI deci­die­ron que había que nego­ciar (y con­ce­der) todo con los ban­que­ros y nada que nego­ciar y com­pro­me­ter con las cla­ses tra­ba­ja­do­res. La rece­sión era dema­sia­do pro­fun­da, las ins­ti­tu­cio­nes e intere­ses capi­ta­les eran “dema­sia­do gran­des para dejar que que­bra­ran” y los tra­ba­ja­do­res eran, a los ojos de los par­ti­dos de I/​CI, total­men­te pres­cin­di­bles: “Deje­mos que mar­chen y gri­ten por las calles”. El des­em­pleo y el sub­em­pleo alcan­za­ron dos dígi­tos por todas par­tes. Los vie­jos sis­te­mas de con­ci­lia­ción entre sin­di­ca­tos y par­ti­dos de I/​CI fue­ron obje­to de inten­sas pre­sio­nes en todos los luga­res (excep­to en EEUU y en Gran Bre­ta­ña) de los tra­ba­ja­do­res en las asam­bleas de fábri­ca, de los fun­cio­na­rios en las ofi­ci­nas y de los pen­sio­nis­tas en los cen­tros de la ter­ce­ra edad.

Las huel­gas gene­ra­les se repi­tie­ron en Fran­cia, Espa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia e Ita­lia. Los regí­me­nes de I/​CI se nega­ron abso­lu­ta­men­te a hacer cual­quier con­ce­sión a los tra­ba­ja­do­res. La cri­sis y la polí­ti­ca de aus­te­ri­dad se con­vir­tie­ron en la base para una autén­ti­ca gue­rra de cla­ses. Los regí­me­nes de I/​CI esta­ban deci­di­dos a eli­mi­nar cin­cuen­ta años de avan­ces con­se­gui­dos por la cla­se tra­ba­ja­do­ra. Las huel­gas gene­ra­les fue­ron bata­llas defen­si­vas para pro­te­ger unos nive­les de vida decen­tes que tan­to esfuer­zo cos­ta­ron. Los tra­ba­ja­do­res de cual­quier país de Euro­pa supie­ron de las abo­mi­na­bles con­di­cio­nes socia­les y de tra­ba­jo en EEUU, don­de los sin­di­ca­tos se han con­ver­ti­do en fel­pu­dos y los millo­na­rios jefes de los mis­mos con­ti­núan uti­li­zan­do fon­dos sin­di­ca­les para finan­ciar a los demó­cra­tas y pro­te­ger los pri­vi­le­gios de los buró­cra­tas y los ricos.

Con­clu­sión

Los regí­me­nes de I/​CI están pagan­do un alto pre­cio elec­to­ral por sacri­fi­car a las cla­ses tra­ba­ja­do­ras para sal­var a los ban­que­ros: la recien­te derro­ta elec­to­ral de Oba­ma es sólo pre­cur­so­ra de las futu­ras pér­di­das de los socia­lis­tas espa­ño­les, grie­gos y por­tu­gue­ses y de otros regí­me­nes de I/​CI. Sus polí­ti­cas de aus­te­ri­dad les han pues­to “entre la espa­da y la pared”: Se han ale­ja­do de los tra­ba­ja­do­res for­ta­le­cien­do a la cla­se capi­ta­lis­ta, que ya tie­ne sus pro­pios y “natu­ra­les” par­ti­dos capi­ta­lis­tas con­ser­va­do­res. Avan­za por todas par­tes la “dere­cha dura”, detec­tan­do en la deba­cle del cen­tro-izquier­da una opor­tu­ni­dad para pro­fun­di­zar y ampliar el asal­to fron­tal con­tra los dere­chos de las cla­ses tra­ba­ja­do­ras, el bien­es­tar social y cual­quier apa­rien­cia de pro­tec­ción jurídica.

Enfren­ta­dos a estos ata­ques, la prin­ci­pal defen­sa de los tra­ba­ja­do­res mili­tan­tes del sur de Euro­pa es la huel­ga gene­ral (total­men­te des­apa­re­ci­da de EEUU des­de hace más de un siglo). Pero inclu­so así, dado el apo­yo feroz de todas las cla­ses gober­nan­tes de Euro­pa (y de EEUU) a las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad regre­si­va, está cada vez más cla­ro que no bas­ta con la expe­rien­cia posi­ti­va de la soli­da­ri­dad masi­va de cla­se. Gre­cia ha teni­do media doce­na de huel­gas gene­ra­les. Fran­cia cerró con una huel­ga a nivel nacio­nal. En Espa­ña hay mucho aún por lle­gar. Pero sus gober­nan­tes de I/​CI se apres­tan a seguir reba­jan­do y que­man­do, aho­ra y en los años que están por venir, los dere­chos y los nive­les de vida de los trabajadores.

¿Qué se nece­si­ta para dete­ner e inver­tir al mons­truo capi­ta­lis­ta? Está cla­ro que los par­ti­dos de I/​CI, tal como les cono­ce­mos, son par­te del pro­ble­ma y no la solu­ción. ¿Sur­gi­rán nue­vos movi­mien­tos y par­ti­dos de la cla­se tra­ba­ja­do­ra que pue­dan com­bi­nar las huel­gas gene­ra­les masi­vas con los desa­fíos al poder del esta­do? El cre­cien­te poder elec­to­ral de la dere­cha ¿podrá lle­var a un aumen­to para­le­lo de la izquierda?

Por aho­ra, poco o nada de pola­ri­za­ción polí­ti­ca entre la izquier­da y la dere­cha apa­re­ce por el hori­zon­te en EEUU, don­de la mayo­ría de los líde­res sin­di­ca­les y movi­mien­tos socia­les están vin­cu­la­dos al Par­ti­do Demó­cra­ta. En Euro­pa, en con­tras­te, espe­cial­men­te en Fran­cia, Gre­cia, Por­tu­gal y Espa­ña, con­ti­nua­rán, y qui­zá se inten­si­fi­quen, las luchas masi­vas extra­par­la­men­ta­rias, aumen­tan­do el espec­tro de posi­bles levan­ta­mien­tos popu­la­res mien­tras las con­di­cio­nes siguen deteriorándose.


James Petras es pro­fe­sor emé­ri­to de Socio­lo­gía en la Uni­ver­si­dad de Bingham­ton, Nue­va York. Es autor de 64 libros tra­du­ci­dos a 29 len­guas y ha publi­ca­do más de 2.000 artícu­los. Su últi­mo libro es “Glo­bal Depre­sión and Regio­nal Wars”, Cla­rity Press (2009).

http://​petras​.lahai​ne​.org/​a​r​t​i​c​u​l​o​.​p​h​p​?​p​=​1​826 – Tra­du­ci­do del inglés para Rebe­lión por Sin­fo Fernández

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.