EEUU: los esper­pen­tos vie­nen mar­chan­do – Resu­men Lati­no­ame­ri­cano

Aque­llos gober­nan­tes a quie­nes los dio­ses quie­ren des­truir pri­me­ro los abru­man con una cri­sis, lue­go los indu­cen a pro­me­ter a los sufrien­tes una cura radi­cal y efec­ti­va para los males de la épo­ca y final­men­te los mal­di­cen para que sus polí­ti­cas sean tibias y ambi­va­len­tes. Oba­ma fue víc­ti­ma de esos dio­ses vicio­sos y ven­ga­ti­vos que deci­die­ron pro­pi­nar­le una pali­za ejem­plar en las elec­cio­nes del pasa­do mar­tes, per­dien­do el con­trol de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, varias gober­na­cio­nes y redu­cien­do al míni­mo la mayo­ría que los demó­cra­tas aún con­ser­van en el Sena­do.

Más gra­ve aún, resol­vie­ron tam­bién abrir de par en par las puer­tas del des­ván don­de se agi­ta­ban, furio­sos e impa­cien­tes, los peo­res esper­pen­tos de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, varios de ellos aho­ra cata­pul­ta­dos al Sena­do o la Cáma­ra, gra­cias al voto de una opi­nión públi­ca cre­cien­te­men­te imbe­ci­li­za­da por la pacien­te labor de los gran­des medios de con­fu­sión de masas, que hace rato vie­nen tra­ba­jan­do para con­ver­tir a gran par­te de la pobla­ción esta­dou­ni­den­se en esos “gori­las amaes­tra­dos” de los que habla­ba el teó­ri­co mar­xis­ta ita­liano Anto­nio Grams­ci. Gra­cias a todo esto, el públi­co nor­te­ame­ri­cano ha acep­ta­do como váli­das y razo­na­bles afir­ma­cio­nes que hubie­ran pro­vo­ca­do la incre­du­li­dad o la hila­ri­dad de los pue­blos más atra­sa­dos y supers­ti­cio­sos de la Euro­pa medie­val.

¿Quién es el res­pon­sa­ble de esta deplo­ra­ble situa­ción? Por supues­to, ella obe­de­ce a ten­den­cias estruc­tu­ra­les y de lar­ga dura­ción que han veni­do afec­tan­do a la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Por algo en el pasa­do se eli­gió a un Reagan o a un Bush Junior. Pero en lo inme­dia­to la res­pon­sa­bi­li­dad recae sobre la pre­si­den­cia de Oba­ma y las incu­ra­bles limi­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas del “pro­gre­sis­mo”. Si en Ita­lia éste abrió las puer­tas a un per­so­na­je tra­gi­có­mi­co como Ber­lus­co­ni, y en Fran­cia a Sar­kozy, en Esta­dos Uni­dos la ter­ce­ra vía de Bill Clin­ton y la hue­ca fra­seo­lo­gía refor­mis­ta de Oba­ma (recuer­den el “sí, noso­tros pode­mos”) y su abso­lu­ta­men­te pre­de­ci­ble fra­ca­so tuvo como resul­ta­do correr vio­len­ta­men­te el pén­du­lo polí­ti­co hacia la extre­ma dere­cha. Es que ¿cómo se podría haber enfren­ta­do efi­caz­men­te la cri­sis con un equi­po de ase­so­res eco­nó­mi­cos coman­da­do por Robert Rubin y Larry Sum­mers, men­to­res ellos mis­mos de la com­ple­ta des­re­gu­la­ción de los mer­ca­dos finan­cie­ros duran­te su ges­tión como suce­si­vos secre­ta­rios del Teso­ro de Clin­ton y CEO y ope­ra­do­res de las gran­des fir­mas de espe­cu­la­do­res radi­ca­das en Wall Street?

La res­pues­ta que dio la Casa Blan­ca ante la cri­sis sólo sir­vió para el sal­va­ta­je de los gran­des oli­go­po­lios, dejan­do libra­da a su suer­te a millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos. ¿Cómo no iban a reac­cio­nar con deses­pe­ra­ción al sen­tir­se olvi­da­dos por su gobierno? ¿Cómo no iban a arro­jar­se a los bra­zos de esa pan­di­lla de deli­ran­tes sobre­vi­vien­tes del Meso­zoi­co, que pro­me­te el paraí­so en la tie­rra esta­dou­ni­den­se masa­cran­do his­pa­nos y asiá­ti­cos, cas­tran­do ona­nis­tas, per­si­guien­do homo­se­xua­les y exal­tan­do las vir­tu­des repu­bli­ca­nas de la abs­ten­ción sexual? ¿Por qué, ante un gobierno con­fu­so y con­tra­dic­to­rio, no iban a recla­mar el fin del “socia­lis­mo” de Oba­ma y la vuel­ta a la edad de oro de la liber­tad de mer­ca­dos?

En menos de dos años la tan exal­ta­da oba­ma­ma­nía que­dó redu­ci­da a añi­cos. Sus tími­dos ama­gos refor­mis­tas que­da­ron en eso: la refor­ma finan­cie­ra, supues­ta­men­te des­ti­na­da a regu­lar las tran­sas y los crí­me­nes de “cue­llo blan­co” de los pira­tas de Wall Street, no con­for­mó a nadie: dema­sia­do débil y dema­sia­do tar­de, al igual que la refor­ma del sis­te­ma de salud. Nadie le pedía a Oba­ma cons­truir el socia­lis­mo; pero fue una inge­nui­dad pre­ten­der resol­ver la cri­sis capi­ta­lis­ta sin estar dis­pues­to a liqui­dar a algu­nos gran­des capi­ta­lis­tas. En lugar de eso con­sen­suó las medi­das para “salir de la cri­sis” con ellos, y así le fue. Y para col­mo se con­fun­dió al pen­sar que las “redes socia­les” (Face­book, Twit­ter, etcé­te­ra) serían ins­tru­men­tos idó­neos para cons­truir poder polí­ti­co y dar bata­lla a sus cir­cuns­tan­cia­les enemi­gos. Podían, y pue­den, cris­ta­li­zar el humor momen­tá­neo de gran­des masas y con­vo­car­las a una gran mani­fes­ta­ción públi­ca. Pero para com­ba­tir a los capi­ta­lis­tas se nece­si­ta bas­tan­te más que eso. Y Oba­ma no lo tie­ne.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *