EEUU: los esper­pen­tos vie­nen mar­chan­do – Resu­men Latinoamericano

Aque­llos gober­nan­tes a quie­nes los dio­ses quie­ren des­truir pri­me­ro los abru­man con una cri­sis, lue­go los indu­cen a pro­me­ter a los sufrien­tes una cura radi­cal y efec­ti­va para los males de la épo­ca y final­men­te los mal­di­cen para que sus polí­ti­cas sean tibias y ambi­va­len­tes. Oba­ma fue víc­ti­ma de esos dio­ses vicio­sos y ven­ga­ti­vos que deci­die­ron pro­pi­nar­le una pali­za ejem­plar en las elec­cio­nes del pasa­do mar­tes, per­dien­do el con­trol de la Cáma­ra de Repre­sen­tan­tes, varias gober­na­cio­nes y redu­cien­do al míni­mo la mayo­ría que los demó­cra­tas aún con­ser­van en el Senado.

Más gra­ve aún, resol­vie­ron tam­bién abrir de par en par las puer­tas del des­ván don­de se agi­ta­ban, furio­sos e impa­cien­tes, los peo­res esper­pen­tos de la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, varios de ellos aho­ra cata­pul­ta­dos al Sena­do o la Cáma­ra, gra­cias al voto de una opi­nión públi­ca cre­cien­te­men­te imbe­ci­li­za­da por la pacien­te labor de los gran­des medios de con­fu­sión de masas, que hace rato vie­nen tra­ba­jan­do para con­ver­tir a gran par­te de la pobla­ción esta­dou­ni­den­se en esos “gori­las amaes­tra­dos” de los que habla­ba el teó­ri­co mar­xis­ta ita­liano Anto­nio Grams­ci. Gra­cias a todo esto, el públi­co nor­te­ame­ri­cano ha acep­ta­do como váli­das y razo­na­bles afir­ma­cio­nes que hubie­ran pro­vo­ca­do la incre­du­li­dad o la hila­ri­dad de los pue­blos más atra­sa­dos y supers­ti­cio­sos de la Euro­pa medieval.

¿Quién es el res­pon­sa­ble de esta deplo­ra­ble situa­ción? Por supues­to, ella obe­de­ce a ten­den­cias estruc­tu­ra­les y de lar­ga dura­ción que han veni­do afec­tan­do a la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na. Por algo en el pasa­do se eli­gió a un Reagan o a un Bush Junior. Pero en lo inme­dia­to la res­pon­sa­bi­li­dad recae sobre la pre­si­den­cia de Oba­ma y las incu­ra­bles limi­ta­cio­nes ideo­ló­gi­cas del “pro­gre­sis­mo”. Si en Ita­lia éste abrió las puer­tas a un per­so­na­je tra­gi­có­mi­co como Ber­lus­co­ni, y en Fran­cia a Sar­kozy, en Esta­dos Uni­dos la ter­ce­ra vía de Bill Clin­ton y la hue­ca fra­seo­lo­gía refor­mis­ta de Oba­ma (recuer­den el “sí, noso­tros pode­mos”) y su abso­lu­ta­men­te pre­de­ci­ble fra­ca­so tuvo como resul­ta­do correr vio­len­ta­men­te el pén­du­lo polí­ti­co hacia la extre­ma dere­cha. Es que ¿cómo se podría haber enfren­ta­do efi­caz­men­te la cri­sis con un equi­po de ase­so­res eco­nó­mi­cos coman­da­do por Robert Rubin y Larry Sum­mers, men­to­res ellos mis­mos de la com­ple­ta des­re­gu­la­ción de los mer­ca­dos finan­cie­ros duran­te su ges­tión como suce­si­vos secre­ta­rios del Teso­ro de Clin­ton y CEO y ope­ra­do­res de las gran­des fir­mas de espe­cu­la­do­res radi­ca­das en Wall Street?

La res­pues­ta que dio la Casa Blan­ca ante la cri­sis sólo sir­vió para el sal­va­ta­je de los gran­des oli­go­po­lios, dejan­do libra­da a su suer­te a millo­nes de nor­te­ame­ri­ca­nos. ¿Cómo no iban a reac­cio­nar con deses­pe­ra­ción al sen­tir­se olvi­da­dos por su gobierno? ¿Cómo no iban a arro­jar­se a los bra­zos de esa pan­di­lla de deli­ran­tes sobre­vi­vien­tes del Meso­zoi­co, que pro­me­te el paraí­so en la tie­rra esta­dou­ni­den­se masa­cran­do his­pa­nos y asiá­ti­cos, cas­tran­do ona­nis­tas, per­si­guien­do homo­se­xua­les y exal­tan­do las vir­tu­des repu­bli­ca­nas de la abs­ten­ción sexual? ¿Por qué, ante un gobierno con­fu­so y con­tra­dic­to­rio, no iban a recla­mar el fin del “socia­lis­mo” de Oba­ma y la vuel­ta a la edad de oro de la liber­tad de mercados?

En menos de dos años la tan exal­ta­da oba­ma­ma­nía que­dó redu­ci­da a añi­cos. Sus tími­dos ama­gos refor­mis­tas que­da­ron en eso: la refor­ma finan­cie­ra, supues­ta­men­te des­ti­na­da a regu­lar las tran­sas y los crí­me­nes de “cue­llo blan­co” de los pira­tas de Wall Street, no con­for­mó a nadie: dema­sia­do débil y dema­sia­do tar­de, al igual que la refor­ma del sis­te­ma de salud. Nadie le pedía a Oba­ma cons­truir el socia­lis­mo; pero fue una inge­nui­dad pre­ten­der resol­ver la cri­sis capi­ta­lis­ta sin estar dis­pues­to a liqui­dar a algu­nos gran­des capi­ta­lis­tas. En lugar de eso con­sen­suó las medi­das para “salir de la cri­sis” con ellos, y así le fue. Y para col­mo se con­fun­dió al pen­sar que las “redes socia­les” (Face­book, Twit­ter, etcé­te­ra) serían ins­tru­men­tos idó­neos para cons­truir poder polí­ti­co y dar bata­lla a sus cir­cuns­tan­cia­les enemi­gos. Podían, y pue­den, cris­ta­li­zar el humor momen­tá­neo de gran­des masas y con­vo­car­las a una gran mani­fes­ta­ción públi­ca. Pero para com­ba­tir a los capi­ta­lis­tas se nece­si­ta bas­tan­te más que eso. Y Oba­ma no lo tiene.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.