EE.UU: Por qué pre­do­mi­nan las muje­res en el dere­chis­ta Tea Party-Ruth Rosen.

Palin se auto­pro­cla­ma “femi­nis­ta” y alien­ta a sus segui­do­ras a apo­yar sólo a can­di­da­tos polí­ti­cos con una pos­tu­ra de infle­xi­ble opo­si­ción al abor­to.


Por qué las esta­dou­ni­den­ses se han vuel­to tan acti­vas en el dere­chis­ta Tea Party? ¿Qui­zás por­que se sien­ten atraí­das al nue­vo femi­nis­mo cris­tiano con­ser­va­dor que publi­ci­ta Sarah Palin? Sin el apo­yo de base de estas muje­res, el Tea Party resul­ta­ría mucho menos seduc­tor a votan­tes ate­rra­dos por la inse­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca, las ame­na­zas a la pure­za moral y la gra­dual des­apa­ri­ción de una cul­tu­ra nacio­nal blan­ca y cris­tia­na.

La mayor par­te de la pobla­ción esta­dou­ni­den­se no se ha for­ma­do una opi­nión con­cre­ta acer­ca del dere­chis­ta Tea Party y su cre­ci­mien­to des­con­tro­la­do, un par­ti­do que sur­gió pau­la­ti­na­men­te en 2009 y cuyo nom­bre lle­gó a ser muy cono­ci­do des­pués de los míti­nes que orga­ni­zó a esca­la nacio­nal el 15 de abril de 2010 para mani­fes­tar­se en con­tra del pago de impues­tos. Como recor­da­rá quien esto lee, la refe­ren­cia es obvia e impor­tan­te: la ima­gen de arro­jar el té por la bor­da como expre­sión de ira en tiem­pos de la colo­nia ante la polí­ti­ca bri­tá­ni­ca cono­ci­da como “impues­tos sin repre­sen­ta­ción”.

Muchos libe­ra­les e izquier­dis­tas des­es­ti­ma­ron al Tea Party por con­si­de­rar­lo una reac­ción tem­po­ral y vis­ce­ral a la rece­sión, el incre­men­to del des­em­pleo, la eje­cu­ción de hipo­te­cas, las empre­sas decla­ra­das en quie­bra y un pre­si­den­te negro que había sal­va­do al capi­ta­lis­mo esta­dou­ni­den­se con la amplia­ción de los sub­si­dios guber­na­men­ta­les a los sec­to­res finan­cie­ro, inmo­bi­lia­rio y auto­mo­triz. Tal vez sí se tra­te de una erup­ción polí­ti­ca fugaz, pero tal como lo seña­la E.J. Dion­ne, colum­nis­ta del Washing­ton Post, este movi­mien­to tam­bién ame­na­za la difí­cil­men­te logra­da uni­dad de los repu­bli­ca­nos. Según Dion­ne, “El auge del movi­mien­to del Tea Party mar­ca la vuel­ta a una vie­ja moda­li­dad de liber­ta­ris­mo según la cual la mayo­ría de las polí­ti­cas inter­nas del gobierno des­de el New Deal son incons­ti­tu­cio­na­les. Tra­di­cio­nal­men­te, per­ci­be que la ame­na­za más peli­gro­sa a la liber­tad es el dise­ño de eli­tis­tas cul­tos que han per­di­do el con­tac­to con los “valo­res esta­dou­ni­den­ses”.

En todo caso, ¿quié­nes son estas ira­cun­das per­so­nas que expre­san tan­to resen­ti­mien­to hacia el gobierno y no con­tra las cor­po­ra­cio­nes? Ya que las encues­tas nacio­na­les se con­tra­di­cen fla­gran­te­men­te, mi con­clu­sión es que el Tea Party ha movi­li­za­do a gen­te de todas las cla­ses socia­les.

No obs­tan­te, hay una excep­ción impor­tan­te que vale la pena des­ta­car: la raza. En los míti­nes del Tea Party no vemos ros­tros de color. Otra cues­tión rele­van­te es que el expan­si­vo movi­mien­to atrae tan­to a hom­bres como a muje­res por múl­ti­ples razo­nes, algu­nas coin­ci­den­tes, otras posi­ble­men­te dis­tin­tas. Hom­bres y muje­res pare­cen iden­ti­fi­car­se con una “ideo­lo­gía” incohe­ren­te que exhor­ta a libe­rar­se del gobierno, no pagar impues­tos y a abra­zar el inci­pien­te deseo de “recu­pe­rar Esta­dos Uni­dos”, es decir, res­tau­rar la nación has­ta algún momen­to de la his­to­ria en que el país era blan­co y “segu­ro”.

Los hom­bres que encuen­tran atrac­ti­vo el movi­mien­to pare­cen per­te­ne­cer a una amplia gama de gru­pos mar­gi­na­les de dere­cha, como las mili­cias, los supre­ma­cis­tas blan­cos, “ejér­ci­tos” pro armas y pro con­fe­de­ra­ción. Algu­nos de estos gru­pos defien­den la vio­len­cia o pro­me­ten solem­ne­men­te derro­car al gobierno, y han empe­za­do a recu­rrir a Face­book, Twit­ter y You­Tu­be para difun­dir su odio en redes y medios socia­les.

Las muje­res tam­bién desem­pe­ñan un papel deci­si­vo en el Tea Party; según el más recien­te son­deo Quin­ni­piac, 55% de sus mili­tan­tes son muje­res. En un artícu­lo publi­ca­do en la revis­ta Sla­te, Han­na Rosin seña­la que “de las ocho per­so­nas que cons­ti­tu­yen el Con­se­jo de Patrio­tas del Tea Party a car­go de la coor­di­na­ción nacio­nal del movi­mien­to, seis son muje­res. 15 de las 25 coor­di­na­cio­nes esta­ta­les están en manos de muje­res”.

¿Por qué, me pre­gun­to, este movi­mien­to caó­ti­co atrae a tan­tas muje­res? Hay muchas posi­bles razo­nes. Algu­nas de las muje­res en estos gru­pos sin duda aman a hom­bres que aman por­tar armas y odian al gobierno y pagar impues­tos. La pro­fe­so­ra Kath­leen Blee, auto­ra de nume­ro­sos ensa­yos sobre las muje­res de dere­cha, seña­la que, en gene­ral, pro­ba­ble­men­te haya más muje­res reli­gio­sas de dere­cha que hom­bres reli­gio­sos de dere­cha, que los míti­nes del Tea Party pue­den atraer a más muje­res que no tie­nen un empleo remu­ne­ra­do y dis­po­nen de tiem­po para asis­tir a ellos, y que el Tea Party enfa­ti­za la vul­ne­ra­bi­li­dad de las fami­lias a toda cla­se de peli­gros del exte­rior.

Muchos de los hom­bres y muchas de las muje­res que apo­yan al Tea Party tam­bién per­te­ne­cen al movi­mien­to Iden­ti­dad Cris­tia­na, un gru­po cris­tiano de dere­cha que pro­mue­ve ideas fun­da­men­ta­lis­tas sobre el abor­to y la homo­se­xua­li­dad. Sin embar­go, al Tea Party lle­gan muje­res con per­fi­les dis­tin­tos y sor­pren­den­tes, como la Aso­cia­ción de Padres y Maes­tros o gru­pos orga­ni­za­dos espe­cí­fi­ca­men­te para la elec­ción de muje­res a car­gos polí­ti­cos. Como recien­te­men­te lo comen­tó Sla­te, “Gran par­te del lide­raz­go y la ener­gía de base vie­ne de las muje­res. Uno de los tres prin­ci­pa­les patro­ci­na­do­res del Tax Day Tea Party que mar­có el lan­za­mien­to del movi­mien­to es el gru­po Smart Girl Poli­tics, sitio web que nació como el blog de una madre y se con­vir­tió en una cam­pa­ña de movi­li­za­ción, dedi­ca­da a for­mar a futu­ras acti­vis­tas y can­di­da­tas. A pesar de su explo­si­vo cre­ci­mien­to en el trans­cur­so del últi­mo año, sigue fun­cio­nan­do como coope­ra­ti­va femi­nis­ta (tres madres que no tra­ba­jan fue­ra de casa se tur­nan para criar a sus bebés y res­pon­der correos elec­tró­ni­cos y lla­ma­das tele­fó­ni­cas)”.

Algu­nas de estas muje­res reli­gio­sas tam­bién alber­gan aspi­ra­cio­nes polí­ti­cas y espe­ran que el Tea Party las ayu­de a con­so­li­dar pues­tos de lide­raz­go nega­dos por el Par­ti­do Repú­bli­cano a fin de con­ten­der por pues­tos defi­ni­dos por vota­ción. Para con­tra­rres­tar la Emily’s List, colec­ti­vo que ha apo­ya­do la par­ti­ci­pa­ción de muje­res libe­ra­les como can­di­da­tas en pro­ce­sos elec­to­ra­les, las con­ser­va­do­ras de dere­cha for­ma­ron la Susan B. Anthony List, gru­po que ha apo­ya­do y con­so­li­da­do los esfuer­zos de muje­res de dere­cha en car­gos públi­cos de elec­ción. A fin de desa­fiar el impac­to de las femi­nis­tas libe­ra­les, el muy reli­gio­so gru­po Con­cer­ned Women for Ame­ri­ca apo­ya las ini­cia­ti­vas de muje­res en pos del lide­raz­go den­tro del Tea Party. El Women’s Inde­pen­dent Forum, espa­cio más secu­lar que reúne a muje­res de dere­cha, bus­ca pro­mo­ver los valo­res tra­di­cio­na­les, el libre mer­ca­do, la astrin­gen­cia del gobierno, la igual­dad de las muje­res y su capa­ci­dad de con­ten­der por car­gos públi­cos defi­ni­dos median­te vota­ción.

Algu­nas de estas muje­res han aca­pa­ra­do la aten­ción nacio­nal por­que dicen haber adop­ta­do un “femi­nis­mo con­ser­va­dor” reli­gio­so. Entre ellas hay cris­tia­nas evan­gé­li­cas y, según un recien­te artícu­lo de por­ta­da en News­week, ven a Sarah Palin (que con­ten­dió por la vice­pre­si­den­cia en 2009, tie­ne cin­co hijos y un espo­so que la apo­ya, se pre­sen­ta como femi­nis­ta y aban­do­nó la guber­na­tu­ra de Alas­ka para con­ver­tir­se en una cele­bri­dad millo­na­ria) como la líder, si no es que la pro­fe­ta, del Tea Party.

Así, Palin está movi­li­zan­do a las muje­res reli­gio­sas de dere­cha a lo lar­go y ancho del país. Les gus­ta que se maqui­lle y siga pare­cien­do una rei­na de belle­za sin dejar de ser audaz y deci­di­da. No pare­ce impor­tar­les que use el títu­lo de sol­te­ra en inglés (Ms.), en lugar de lla­mar­se “seño­ra” (Mrs.). Tam­po­co les moles­tó que atri­bu­ye­ra las opor­tu­ni­da­des que dis­fru­tó como atle­ta a la ‘Title IX’ (ley apro­ba­da en 1972 para hacer valer la equi­dad de géne­ro en la edu­ca­ción y los depor­tes). En una entre­vis­ta con Char­les Gib­son para ABC News decla­ró: “Ten­go la suer­te de haber sido cria­da en una fami­lia don­de no había dife­ren­cias de géne­ro. Ade­más, soy pro­duc­to de la ley ‘Title IX’ que repre­sen­tó la intro­duc­ción de la igual­dad en las escue­las, una igual­dad que se refle­ja­ba en las prác­ti­cas depor­ti­vas y en las opor­tu­ni­da­des de acce­der a la edu­ca­ción. Así fue toda mi vida. Soy par­te de esa gene­ra­ción en la que el tema resul­ta irre­le­van­te, por­que ha sido supe­ra­do. Cla­ro que pue­des ser vice­pre­si­den­ta y aten­der a tu fami­lia”.

Palin per­te­ne­ce a un gru­po deno­mi­na­do Femi­nists for Life (Femi­nis­tas a favor de la vida), cuyo lema es “Nié­ga­te a ele­gir”. Cuan­do se pre­sen­tó como femi­nis­ta al ini­cio de su cam­pa­ña por la vice­pre­si­den­cia, expli­có su adhe­sión a este colec­ti­vo lide­ra­do por Serrin Fos­ter, quien se ha labra­do una exi­to­sa carre­ra en el mun­do de las con­fe­ren­cias tra­tan­do de con­ven­cer a las jóve­nes de que es posi­ble ser femi­nis­ta al ele­gir no prac­ti­car­se un abor­to. Hace varios años entre­vis­té a Fos­ter. En aque­lla oca­sión le pre­gun­té cómo espe­ra­ba que las muje­res pobres o ado­les­cen­tes se hicie­ran car­go de bebés no desea­dos. Ya que está en con­tra de los impues­tos y de los sub­si­dios guber­na­men­ta­les des­ti­na­dos a los ser­vi­cios socia­les, eva­dió la pre­gun­ta. Dijo que las muje­res no tenían por qué enfren­tar solas la situa­ción, que otras per­so­nas debían ayu­dar­las. Al final, la úni­ca res­pues­ta con­cre­ta que plan­teó fue la adop­ción, recur­so en el que ella veía la mejor solu­ción para las jóve­nes.

Recien­te­men­te, Palin vol­vió a auto­pro­cla­mar­se “femi­nis­ta” y des­ató un aca­lo­ra­do deba­te en torno a qué cons­ti­tu­ye el femi­nis­mo en Esta­dos Uni­dos. Ella se refie­re a las muje­res con­ser­va­do­ras y reli­gio­sas como “Mama Grizz­lies” (Mamás Osa, en refe­ren­cia a la pro­tec­to­ra osa del cuen­to infan­til Rici­tos de oro) y las exhor­ta a “levan­tar­se” y hacer suya la cau­sa del femi­nis­mo. Palin alien­ta a sus segui­do­ras a lan­zar un “nue­vo movi­mien­to femi­nis­ta con­ser­va­dor” que úni­ca­men­te dé apo­yo a can­di­da­tos polí­ti­cos con una pos­tu­ra de infle­xi­ble opo­si­ción al abor­to.

Las reac­cio­nes a los esfuer­zos de Palin por atraer a las muje­res al Tea Party son muy varia­das. Según Jes­si­ca Valen­ti en una nota para el Washing­ton Post, su “pero­ra­ta soro­ral […] no es sino par­te de una ambi­cio­sa apues­ta con­ser­va­do­ra por con­quis­tar los cora­zo­nes y las men­tes de las muje­res apro­pián­do­se del len­gua­je femi­nis­ta”.

En un artícu­lo para la con­ser­va­do­ra publi­ca­ción Natio­nal Review, Kathryn Jean Lopez res­pon­de: “Palin no está coop­tan­do al femi­nis­mo; está rei­vin­di­can­do un movi­mien­to ini­cia­do por Susan B. Anthony y otras muje­res que lucha­ron por el dere­cho al voto y, ade­más, abra­za­ban incon­di­cio­nal­men­te la pos­tu­ra pro­vi­da”. Esta afir­ma­ción es veraz, las sufra­gis­tas del siglo XIX que­rían pro­te­ger la mater­ni­dad como con­di­ción social y esta­ban en con­tra del abor­to. “La eti­que­ta femi­nis­ta no tie­ne por qué ten­der tan­to a la pola­ri­za­ción”, seña­la Meghan Daum en Los Ange­les Times, y aña­de: “En resu­mi­das cuen­tas, el femi­nis­mo solo sig­ni­fi­ca ver a hom­bres y a muje­res como igua­les, y no ver el pro­pio géne­ro como obs­tácu­lo para el éxi­to ni como pre­tex­to para el fra­ca­so. Así que si Sarah Palin tie­ne las aga­llas de decir­se femi­nis­ta, eso le otor­ga el dere­cho de ser acep­ta­da como tal”.

Tre­men­da iro­nía. Las jóve­nes esta­dou­ni­den­ses lai­cas han recha­za­do defi­nir­se como femi­nis­tas des­de 1980, año en que el con­tra­gol­pe con­ser­va­dor empe­zó a ata­car al movi­mien­to de las muje­res, por­que la dere­cha reli­gio­sa se empe­ñó en crear una ima­gen nada atrac­ti­va de las femi­nis­tas y las pin­tó como les­bia­nas pelu­das y andro­fó­bi­cas que pero­ra­ban sobre igual­dad, pero su ver­da­de­ra misión era matar bebés. Hoy, Palin obli­ga a las femi­nis­tas libe­ra­les a deba­tir si estas femi­nis­tas cris­tia­nas dilu­yen al femi­nis­mo o lo legi­ti­man al posi­bi­li­tar la auto­pro­cla­ma­ción “femi­nis­ta”.

Cuan­do leo los tex­tos de muje­res en sitios web de cris­tia­nas sien­to el eco de las refor­mis­tas de fines del siglo XIX que tra­ta­ban de pro­te­ger a la fami­lia de los “peli­gros del mun­do”. Fran­ces Willard, líder de la Women’s Chris­tian Tem­pe­ran­ce Union (Unión de Cris­tia­nas por la Abs­ti­nen­cia), exhor­tó a millo­nes de muje­res a asu­mir una vida públi­ca a fin de pro­te­ger a sus fami­lias, aten­der las deca­den­tes con­se­cuen­cias y des­gra­cias del capi­ta­lis­mo, obte­ner el dere­cho a voto y luchar por la ley seca, todo en nom­bre de la pro­tec­ción de la pure­za de sus hoga­res y fami­lias.

Las moti­va­cio­nes son pare­ci­das en el caso de muchas cris­tia­nas evan­gé­li­cas con­tem­po­rá­neas que desean ocu­par espa­cios públi­cos o inclu­so con­ten­der en las elec­cio­nes para pena­li­zar el abor­to, pro­te­ger su con­cep­to de matri­mo­nio, repri­mir las rela­cio­nes sexua­les, opo­ner­se al matri­mo­nio homo­se­xual y poner reme­dio al desen­freno que dejó la revo­lu­ción sexual. Todo ello for­ma par­te de una añe­ja e incon­fun­di­ble tra­di­ción refor­mis­ta feme­ni­na en la his­to­ria de nues­tro país.

En los míti­nes del Tea Party es común ver muje­res con pan­car­tas en las que se lee “Recu­pe­re­mos a los Esta­dos Uni­dos”. Quién sabe exac­ta­men­te qué sig­ni­fi­ca esa fra­se; sin embar­go y por lo menos, sig­ni­fi­ca recu­pe­rar al país de manos un gobierno en expan­sión, de los impues­tos y, sim­bó­li­ca­men­te, de la cam­bian­te com­ple­xión racial de la socie­dad esta­dou­ni­den­se.

Den­tro de unas cuan­tas déca­das la pobla­ción no blan­ca será mayo­ría entre la ciu­da­da­nía esta­dou­ni­den­se. Muchos cris­tia­nos evan­gé­li­cos blan­cos se sien­ten sitia­dos y las muje­res, por su par­te, sien­ten que deben pro­te­ger públi­ca­men­te a sus fami­lias de cam­bios tan ver­ti­gi­no­sos y posi­ble­men­te dañi­nos. Sien­ten que buró­cra­tas, inmi­gran­tes o mino­rías anó­ni­mas a las que iden­ti­fi­can como “los otros” han toma­do la socie­dad y ame­na­zan su pure­za moral. Lo que no les des­pier­ta mie­do es que las cor­po­ra­cio­nes hayan toma­do al gobierno esta­dou­ni­den­se y dis­tor­sio­na­do sus ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas.

Ade­le Stan, auto­ra de Alter­Net con 15 años de expe­rien­cia como inves­ti­ga­do­ra a fon­do de la extre­ma dere­cha, ha adver­ti­do que más vale tomar­nos en serio a quie­nes con­for­man el Tea Party, pues no hacer­lo cons­ti­tu­ye un ries­go. El Tea Party ape­la al mie­do y el resen­ti­mien­to, pero difí­cil­men­te repre­sen­ta a una soli­ta­ria mino­ría. Un recien­te son­deo Gallup en USA Today reve­la que 37% de los esta­dou­ni­den­ses “aprue­ba” al Tea Party. No es un movi­mien­to que debe­ría­mos de igno­rar. La his­to­ria nos recuer­da que el dis­cur­so del mie­do y el resen­ti­mien­to pue­de trans­for­mar­se rápi­da­men­te en una fuer­za polí­ti­ca peli­gro­sa y pode­ro­sa.

Pero el Tea Party no solo es un movi­mien­to de bases. Detrás de las muje­res que toda­vía tie­nen un pie en la coci­na hay dine­ro, mucho dine­ro. En un artícu­lo para la publi­ca­ción New York Review of Books, Michael Tomasky recor­da­ba a sus lec­to­res que “El dine­ro es el lubri­can­te por anto­no­ma­sia de la polí­ti­ca y la poten­cial inyec­ción de dine­ro para ini­cia­ti­vas como el Tea Party y otras apor­ta­cio­nes es prác­ti­ca­men­te ili­mi­ta­da”. Tomasky sub­ra­ya, ade­más, el hecho de que el meo­llo del Tea Party no radi­ca en las vic­to­rias elec­to­ra­les inme­dia­tas, sino en un pro­yec­to de lar­go alien­to cuyo obje­ti­vo es resu­ci­tar el poder para pro­te­ger el mer­ca­do libre y la des­re­gu­la­ción eco­nó­mi­ca, y pro­pi­ciar que la dere­cha reli­gio­sa obten­ga poder polí­ti­co.

Pue­de ser que los hom­bres y las muje­res no se sumen al Tea Party por las mis­mas razo­nes, pero sin sus par­ti­da­rias de base el movi­mien­to resul­ta­ría mucho menos seduc­tor a votan­tes ate­rra­dos por la inse­gu­ri­dad eco­nó­mi­ca, las ame­na­zas a la pure­za moral y la gra­dual des­apa­ri­ción de una cul­tu­ra nacio­nal blan­ca y cris­tia­na.

Para bien o para mal, la his­to­ria de Esta­dos Uni­dos demues­tra que las cris­tia­nas han con­se­gui­do mover mon­ta­ñas. Dos ejem­plos de ello son la abo­li­ción de la escla­vi­tud y la ley seca. Aho­ra estas muje­res han con­tri­bui­do a orga­ni­zar al Tea Party y su nue­vo femi­nis­mo con­ser­va­dor bien podría afec­tar la cul­tu­ra polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se de mane­ra insos­pe­cha­da. Qui­zás adquie­ran una reno­va­da segu­ri­dad en sí mis­mas e influen­cia polí­ti­ca si se ale­jan del Par­ti­do Repu­bli­cano. O, como han hecho en otros momen­tos de la his­to­ria, tal vez des­apa­rez­can del espa­cio públi­co para vol­ver a sus hoga­res e igle­sias, y pasen a ser una nota a pie de pági­na en los ana­les de la polí­ti­ca del país. Por aho­ra es pre­ma­tu­ro pro­nos­ti­car el des­tino del Tea Party, ya no diga­mos el de sus miem­bras.


* Ruth Rosen es his­to­ria­do­ra y perio­dis­ta. Es pro­fe­so­ra de polí­ti­ca públi­ca en la Uni­ver­si­dad de Cali­fo­nia, Ber­ke­ley. Ade­más, es inves­ti­ga­do­ra titu­lar en el Ins­ti­tu­to Long­view.

Alter­net. Tra­duc­ción de Ate­nea Ace­ve­do para Tlax­ca­la y Rebe­lión. Corres­pon­den­cia de Pren­sa: [email protected]​chasque.​net

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *