Cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal, gue­rra eco­nó­mi­ca y gas­to mili­tar.

Ponen­cia pre­sen­ta­da al III Encuen­tro Civi­li­za­ción o Bar­ba­rie, Ser­pa, Por­tu­gal. 30 de octu­bre al 1 de noviem­bre 2010

La estruc­tu­ra del pre­su­pues­to de Esta­dos Uni­dos y la lógi­ca de su polí­ti­ca eco­nó­mi­ca, con Bush y Oba­ma, es el de una eco­no­mía de gue­rra en la cual el gas­to mili­tar exa­cer­ba el défi­cit pre­su­pues­tal, pero per­mi­te el fun­cio­na­mien­to de un “equi­li­brio del terror finan­cie­ro”, repor­ta inmen­sas ganan­cias al com­ple­jo mili­tar indus­trial y man­tie­ne un chan­ta­je glo­bal basa­do en la fuer­za mili­tar.

Una sim­ple mira­da al pre­su­pues­to 2010 de Esta­dos Uni­dos per­mi­te apre­ciar la mag­ni­tud del gas­to mili­tar y el papel que éste jue­ga de con­jun­to con el gas­to por los paque­tes de res­ca­te de los ban­cos y enti­da­des finan­cie­ras que­bra­das.

El mon­to total del pre­su­pues­to es de 3.94 billo­nes de dóla­res (millo­nes de millo­nes), y el défi­cit pre­vis­to es de 1,75 billo­nes, equi­va­len­te a casi 12% del PIB.

El gas­to mili­tar ofi­cial se esta­ble­ce en 739,5 mil millo­nes de dóla­res, aun­que si se inclu­yen otros gas­tos indi­rec­tos o encu­bier­tos, el gas­to supe­ra­ría el billón de dóla­res. El gas­to en el res­ca­te de las enti­da­des finan­cie­ras hun­di­das en la cri­sis, efec­tua­do por las admi­nis­tra­cio­nes de Bush y Oba­ma alcan­za 1,45 billo­nes, mien­tras que el inte­rés deven­ga­do por la deu­da públi­ca es de 164 mil millo­nes de dóla­res.

Esto sig­ni­fi­ca que casi todo el ingre­so del pre­su­pues­to (2,38 billo­nes) se con­su­me sola­men­te por el gas­to mili­tar, los res­ca­tes de la oli­gar­quía finan­cie­ra y una peque­ña pro­por­ción por intere­ses de la deu­da públi­ca. No que­da prác­ti­ca­men­te nada para otros tipos de gas­tos.

Si con­si­de­ra­mos que el gas­to mili­tar ron­da el billón de millo­nes de dóla­res y que la par­te del ingre­so pre­su­pues­tal corres­pon­dien­te a los impues­tos fami­lia­res es de 1,06 billo­nes, tene­mos que casi todos los impues­tos que las fami­lias pagan en Esta­dos Uni­dos alcan­za no más para cubrir el enor­me gas­to mili­tar.

Esta­dos Uni­dos es el país más endeu­da­do del mun­do, aun­que el sig­ni­fi­ca­do prác­ti­co de esto es dife­ren­te para este país que para cual­quier otro, por­que se encuen­tra endeu­da­do en la mone­da nacio­nal que él mis­mo crea y hace cir­cu­lar.

El finan­cia­mien­to de la enor­me deu­da públi­ca fede­ral ascen­den­te a 14 billo­nes de dóla­res, sin incluir deu­das de los esta­dos y muni­ci­pios es de carac­te­rís­ti­cas surrea­lis­tas.

Al cre­ci­mien­to de esa deu­da públi­ca con­tri­bu­ye­ron los paque­tes de res­ca­te a los ban­cos, pero esa deu­da se finan­cia por una retor­ci­da ope­ra­ción median­te la cual el gobierno finan­cia su pro­pio endeu­da­mien­to, pues el dine­ro estre­ga­do como res­ca­te a los ban­cos es finan­cia­do en par­te toman­do prés­ta­mos de los mis­mos ban­cos.

A su vez, los ban­cos impo­nen con­di­cio­na­li­da­des al gobierno en el mane­jo de la deu­da e impo­nen como el dine­ro debe ser emplea­do. Des­pués de haber sido “res­ca­ta­dos” los ban­cos impo­nen cor­tes masi­vos en el gas­to públi­co en ser­vi­cios para la pobla­ción, la pri­va­ti­za­ción de infra­es­truc­tu­ras y ser­vi­cios como agua, carre­te­ras, recrea­ción, pero no se toca el gas­to mili­tar.

Y no se toca por­que “War is Good for Busi­ness” y la mis­ma oli­gar­quía que mane­ja el mer­ca­do finan­cie­ro obtie­ne ele­va­das ganan­cias pro­ce­den­tes del gas­to mili­tar. Y ese gas­to mili­tar ‑como par­te del défi­cit públi­co- es finan­cia­do por ope­ra­cio­nes de gue­rra eco­nó­mi­ca que se calien­tan cada vez más y ame­na­zan con mez­clar la gue­rra eco­nó­mi­ca con la gue­rra pro­ba­ble­men­te nuclear que Esta­dos Uni­dos incu­ba en la com­ple­ja made­ja de sus intere­ses y con­tra­dic­cio­nes eco­nó­mi­cas y geo­es­tra­té­gi­cas.

El equi­li­brio del terror finan­cie­ro finan­cian­do la esca­la­da mili­tar de Esta­dos Uni­dos

La pecu­liar estruc­tu­ra median­te el cual Esta­dos Uni­dos actúa como una eco­no­mía pará­si­ta que finan­cia sus défi­cits y su gas­to mili­tar reci­bien­do inyec­cio­nes finan­cie­ras del res­to del mun­do, es par­te de la “nor­ma­li­dad” del orden eco­nó­mi­co glo­bal. Tener reser­vas mone­ta­rias en dóla­res que se reci­clan para com­prar bonos u otros ins­tru­men­tos del Teso­ro que finan­cian la deu­da esta­dou­ni­den­se, y con ella la esca­la­da mili­tar es con­si­de­ra­do por los neo­li­be­ra­les como una mani­fes­ta­ción del equi­li­brio de mer­ca­dos libres.

El poder mediá­ti­co pre­sen­ta este reci­cla­je como resul­ta­do de la con­fian­za en la for­ta­le­za eco­nó­mi­ca de Esta­dos Uni­dos por­que otros paí­ses envían allí sus dóla­res para ser inver­ti­dos.

Lo real es que los extran­je­ros no ponen su dine­ro en Esta­dos Uni­dos por­que sean com­pra­do­res de expor­ta­cio­nes de ese país, ni tam­po­co son inver­sio­nis­tas pri­va­dos com­pran­do accio­nes o bonos. Los mayo­res colo­ca­do­res de dine­ro en Esta­dos Uni­dos son los ban­cos cen­tra­les que no hacen otra cosa que reci­clar los dóla­res que sus expor­ta­do­res obtu­vie­ron y cam­bia­ron a su vez por mone­das nacio­na­les.

Con défi­cits comer­cial y pre­su­pues­tal cre­cien­tes en Esta­dos Uni­dos, se pro­du­ce una inun­da­ción de dóla­res hacia el exte­rior, que aho­ra son impul­sa­dos por la baja tasa de inte­rés nor­te­ame­ri­ca­na y por la emi­sión ale­gre de pape­les ver­des.

Los paí­ses recep­to­res de dóla­res (Chi­na en espe­cial) se ven colo­ca­dos ante un dile­ma. No par­ti­ci­pan ni tie­nen influen­cia algu­na sobre deci­sio­nes eco­nó­mi­cas del gobierno de Esta­dos Uni­dos, quien se apro­ve­cha del pri­vi­le­gio del dólar. Si acep­tan la inun­da­ción de dóla­res, sea por exce­den­tes comer­cia­les o por la baja tasa de inte­rés nor­te­ame­ri­ca­na o por ambos fac­to­res, sufren la pre­sión al alza sobre su tasa de cam­bio, la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad comer­cial y el peli­gro de dejar ani­dar peli­gro­sos capi­ta­les espe­cu­la­ti­vos de cor­to pla­zo.

Para evi­tar esa inun­da­ción, la con­duc­ta obli­ga­da es com­prar ins­tru­men­tos de deu­da emi­ti­dos por el gobierno nor­te­ame­ri­cano, y acu­mu­lar­los en las reser­vas mone­ta­rias, sufrien­do el peli­gro de que cual­quier deva­lua­ción del dólar sea una deva­lua­ción de sus reser­vas. A Chi­na u otros paí­ses que acu­mu­lan gran­des volú­me­nes de dóla­res o de ins­tru­men­tos de deu­da nor­te­ame­ri­ca­na nomi­na­dos en dóla­res, no se les per­mi­te com­prar acti­vos no finan­cie­ros en Esta­dos Uni­dos. Cuan­do Chi­na lo ha inten­ta­do (com­pra de ins­ta­la­cio­nes para dis­tri­bu­ción de com­bus­ti­bles) el gobierno de Esta­dos Uni­dos lo ha prohi­bi­do. En ese caso no valen el libre flu­jo de capi­ta­les, el libre comer­cio y la retó­ri­ca habi­tua­les. Sólo pue­den com­prar acti­vos finan­cie­ros para finan­ciar los défi­cits esta­dou­ni­den­ses.

Al com­prar los bonos del Teso­ro los paí­ses entran al “equi­li­brio del terror finan­cie­ro” y a con­tri­buir a finan­ciar un des­tino no pre­vis­to ni desea­do: el gas­to mili­tar del Pen­tá­gono.

Ocu­rre así para los paí­ses recep­to­res de dóla­res sur­gi­dos de los défi­cits nor­te­ame­ri­ca­nos, una doble com­pre­sión. Son lesio­na­dos al ver­se estruc­tu­ral­men­te empu­ja­dos a finan­ciar pasi­va­men­te la máqui­na mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na por medio de un “equi­li­brio del terror finan­cie­ro” basa­do no en su supe­rio­ri­dad eco­nó­mi­ca, sino en pode­río mili­tar. Y al hacer­lo, paí­ses como Chi­na y Rusia están ali­men­tan­do el mis­mo gas­to y pode­río mili­tar que apun­ta armas nuclea­res hacia ellos.

El masi­vo gas­to mili­tar tie­ne un obje­ti­vo geo­es­tra­té­gi­co hege­mó­ni­co y su lógi­ca últi­ma es la gue­rra.

No pocos en Esta­dos Uni­dos creen en las vir­tu­des de estí­mu­lo eco­nó­mi­co que una gue­rra pue­de traer. Recuer­dan con nos­tal­gia que la gue­rra his­pano-cubano-ame­ri­ca­na, la pri­me­ra gue­rra de la eta­pa impe­ria­lis­ta, sir­vió en 1898 para que Esta­dos Uni­dos esca­pa­ra de la cri­sis eco­nó­mi­ca de aque­lla déca­da, que fue la Segun­da Gue­rra Mun­dial la que final­men­te pro­vo­có la sufi­cien­te des­truc­ción de fuer­zas pro­duc­ti­vas para dejar atrás la Gran Depre­sión y abrir paso a los dora­dos años 50 y que la rece­sión de fina­les de los años 40 fue supe­ra­da con la ayu­da de la gue­rra de Corea.

Esta nos­tal­gia, que incre­men­ta el peli­gro de una catas­tró­fi­ca gue­rra nuclear, igno­ra que aque­llas gue­rras con­ven­cio­na­les corres­pon­dien­tes a la épo­ca pre-nuclear podrían actuar como estí­mu­los anti­cri­sis, pero la gue­rra nuclear actual ha per­di­do esa capa­ci­dad.

Las gue­rras con armas con­ven­cio­na­les tenían dos vir­tu­des como reani­ma­do­ras de la eco­no­mía: median­te la pro­duc­ción masi­va de arma­men­to con­ven­cio­nal para cum­plir pedi­dos del esta­do en gue­rra, se gene­ra­ba empleo en las cade­nas fabri­les de enton­ces, y tam­bién la gue­rra con­ven­cio­nal ace­le­ra­ba la des­truc­ción de fuer­zas pro­duc­ti­vas que la cri­sis eco­nó­mi­ca había ini­cia­do, y la lle­va­ba al gra­do sufi­cien­te para impul­sar la recu­pe­ra­ción sobre la base de la recons­truc­ción de pos­gue­rra. La des­truc­ción era la sufi­cien­te para com­ple­tar y ace­le­rar el pecu­liar papel de la cri­sis eco­nó­mi­ca en tan­to des­truc­to­ra de rique­za para ini­ciar des­pués otra fase expan­si­va, y no era tan­ta como para ame­na­zar la vida de la espe­cie huma­na y del pla­ne­ta. Era posi­ble enton­ces para el capi­ta­lis­mo no sólo sobre­vi­vir sino uti­li­zar la gue­rra como tóni­co esti­mu­lan­te para la eco­no­mía.

La gue­rra nuclear actual no es esti­mu­lan­te fren­te al prin­ci­pal pro­ble­ma orgá­ni­co de la cri­sis que es el des­em­pleo, pues aho­ra la tec­no­lo­gía sofis­ti­ca­da para fabri­car armas uti­li­za muy poca fuer­za de tra­ba­jo, pero su capa­ci­dad des­truc­ti­va es tan for­mi­da­ble que lo des­trui­do no serían plan­tas fabri­les, capi­ta­les finan­cie­ros o algu­nas ciu­da­des, sino el pla­ne­ta y la espe­cie huma­na tras el cata­clis­mo del invierno nuclear.

La gue­rra actual, si gue­rra con­ven­cio­nal de des­gas­te como la de Iraq y Afga­nis­tán ni pue­den ganar­se por Esta­dos Uni­dos ni son esti­mu­lan­tes para salir de la cri­sis eco­nó­mi­ca, si gue­rra nuclear que se esta­ble­ce como ame­na­za­do­ra posi­bi­li­dad, tam­po­co ser­vi­ría para salir de la cri­sis por­que no eli­mi­na­ría el gran pro­ble­ma del des­em­pleo, pero sir­ve en cam­bio, para hacer gran­des nego­cios a par­tir del tipo de gas­to públi­co que se mane­ja con total opa­ci­dad y dis­cre­cio­na­li­dad, el gas­to en el cual los Ber­nan­ke, Geith­ner, Sum­mers, Strauss Kahn, nada deci­den: el gas­to mili­tar, el cual es capaz de reu­nir en sí mis­mo la ambi­ción hege­mó­ni­ca y la super­ga­nan­cia del gran nego­cio.

Para Esta­dos Uni­dos, debi­li­ta­do eco­nó­mi­ca­men­te y con una cul­tu­ra pro­duc­ti­va decli­nan­te, el recur­so de últi­ma ins­tan­cia es la ame­na­za cons­tan­te de gue­rra sus­ten­ta­da en el gas­to mili­tar cre­cien­te. Pero, la ame­na­za cons­tan­te de gue­rra y el gas­to mili­tar poseen una diná­mi­ca dia­bó­li­ca que tien­de a rea­li­zar­se en la gue­rra real, cuan­do con­ver­gen la men­ta­li­dad gue­rre­ris­ta, los con­flic­tos por la hege­mo­nía en petró­leo, gas, agua, etc., dis­fra­za­dos de razo­nes huma­ni­ta­rias o reli­gio­sas y la creen­cia de que en la gue­rra nuclear pue­de haber ven­ce­do­res.

La decli­na­ción de la eco­no­mía de la mayor poten­cia mili­tar plan­tea fuer­tes ten­sio­nes entre un pode­río mili­tar muy supe­rior a cual­quier otro y por lo mis­mo, ambi­cio­so de hege­mo­nía y una eco­no­mía en retro­ce­so, que ha expor­ta­do bue­na par­te de su capa­ci­dad indus­trial, se ha sumi­do en el para­si­tis­mo finan­cie­ro, se ha aco­mo­da­do en el con­su­mis­mo de lo pro­du­ci­do por otros y ha per­di­do la cul­tu­ra pro­duc­ti­va que algu­na vez fue rele­van­te. Algu­nos seña­lan que siguien­do esas ten­den­cias, el país que al ter­mi­nar la Segun­da Gue­rra Mun­dial domi­na­ba la eco­no­mía mun­dial con su capa­ci­dad pro­duc­ti­va, se enca­mi­na a con­su­mir los pro­duc­tos del exte­rior y a expor­tar sola­men­te pelí­cu­las, espec­tácu­los musi­ca­les, imá­ge­nes gla­mo­ro­sas de un con­su­mis­mo insos­te­ni­ble y armas.

El retra­so eco­nó­mi­co fren­te a los rit­mos de cre­ci­mien­tos de Chi­na y no sólo de ella, sino del lla­ma­do BRIC+3 (Indo­ne­sia, Corea del Sur, Mala­sia) es tam­bién una fuen­te de ten­sio­nes. Al rit­mo que cre­cen estos paí­ses lla­ma­dos emer­gen­tes, su PIB igua­la­rá en el 2020 al que aho­ra tie­ne el G‑7.

Las ten­den­cias apun­tan hacia el retra­so eco­nó­mi­co de Esta­dos Uni­dos y la pre­vi­si­ble uti­li­za­ción de la fuer­za mili­tar para man­te­ner la posi­ción domi­nan­te de la segun­da mitad del siglo XX.

Esas ten­sio­nes se mani­fies­tan en las gue­rra en Iraq, Afga­nis­tán, Pakis­tán, en la ame­na­za de gue­rra nuclear con­tra Irán y Corea del Nor­te y tam­bién los gol­pes e inten­tos de gol­pes de esta­do en Amé­ri­ca Lati­na (Hon­du­ras, Vene­zue­la, Ecua­dor, Boli­via), la cre­cien­te mili­ta­ri­za­ción en for­ma de des­plie­gue de bases mili­ta­res nor­te­ame­ri­ca­nas a esca­la glo­bal y la con­for­ma­ción de una doc­tri­na de gue­rra que inclu­ye, entre otras cosas, la peli­gro­sa recon­cep­tua­li­za­ción de las bom­bas nuclea­res “peque­ñas” ‑pue­den osci­lar entre la mitad y has­ta 6 veces la capa­ci­dad de la bom­ba de Hiroshi­ma- como armas que for­man par­te de un menú de opcio­nes cuya uti­li­za­ción pue­de en teo­ría, ser deci­di­da por el coman­do en el tea­tro de ope­ra­cio­nes. Sig­ni­fi­ca que un gene­ral en el tea­tro de ope­ra­cio­nes dis­po­ne de una “caja de herra­mien­tas” para ele­gir y entre las herra­mien­tas tie­ne dis­po­ni­bles mini­bom­bas nuclea­res que podría uti­li­zar como lo haría con los blin­da­dos, arti­lle­ría, etc.

¿Hacia la gue­rra eco­nó­mi­ca?

En las últi­mas sema­nas la eco­no­mía mun­dial se ha esta­do cal­dean­do con las noti­cias sobre la gue­rra de las divi­sas. Esta gue­rra fue preo­cu­pa­ción cen­tral de la reu­nión de Minis­tros de Finan­zas del FMI el 23 de octu­bre y de nue­vo, al igual que en todas las Cum­bres de G‑20 rea­li­za­das des­pués del ini­cio de esta cri­sis glo­bal, fue­ron reite­ra­das las solem­nes decla­ra­cio­nes de com­pro­mi­so con el “libre comer­cio” y la no apli­ca­ción de barre­ras al fun­cio­na­mien­to de los mer­ca­dos.

En estas pri­me­ras esca­ra­mu­zas de una posi­ble gue­rra se ven con cla­ri­dad los con­ten­dien­tes. Por un lado, Esta­dos Uni­dos tra­tan­do de reani­mar su eco­no­mía a toda cos­ta, apro­ve­chán­do­se de con­tar con la mone­da de reser­va inter­na­cio­nal que es tam­bién su mone­da nacio­nal y lan­zan­do un torren­te de dóla­res hacia el exte­rior para deva­luar el dólar, mejo­rar su posi­ción com­pe­ti­ti­va y al hacer­lo, ele­var las tasas de cam­bio de los demás, per­ju­di­car­les en el comer­cio, hacer­los reci­clar los dóla­res com­pran­do ins­tru­men­tos de deu­da nor­te­ame­ri­ca­na.

En el otro lado, el res­to de las eco­no­mías del mun­do y, en espe­cial, los expor­ta­do­res de mate­rias pri­mas del Sur, los que ade­más de lo ante­rior, sufren la afluen­cia de capi­ta­les espe­cu­la­ti­vos volá­ti­les impul­sa­dos por la muy baja tasa de inte­rés que Esta­dos Uni­dos man­tie­ne como ins­tru­men­to sin éxi­to para reani­mar la inver­sión.

La con­ver­sión de estas esca­ra­mu­zas en una ver­da­de­ra gue­rra al esti­lo de la ocu­rri­da en los años de la Gran Depre­sión depen­de­rá de la pro­fun­di­dad y dura­ción que alcan­ce la cri­sis glo­bal. Si ella se agra­va, podría ocu­rrir que la gue­rra de las divi­sas fue­ra el pre­lu­dio de una gue­rra comer­cial con la apli­ca­ción de polí­ti­cas nacio­na­les de “empo­bre­cer al vecino” y la des­apa­ri­ción de la retó­ri­ca libre­cam­bis­ta y los jura­men­tos de fe en el mul­ti­la­te­ra­lis­mo.

Para todos es evi­den­te que el gobierno de Esta­dos Uni­dos no hace otra cosa que apli­car el nacio­na­lis­mo para resol­ver sus pro­ble­mas inter­nos, valién­do­se del pri­vi­le­gio del dólar y arrin­co­nan­do con­tra las cuer­das a los demás. No sería extra­ño que esta con­duc­ta encon­tra­ra la reci­pro­ci­dad de otros y, en el con­tex­to de lar­ga cri­sis agra­va­da, podría esta­llar el sis­te­ma de reglas e ins­ti­tu­cio­nes que nació en la pos­gue­rra pro­me­tien­do no repe­tir jamás una gue­rra comer­cial.

Cri­sis eco­nó­mi­ca y ten­den­cias polí­ti­cas

La cri­sis glo­bal ha esta­do más conec­ta­da con un giro hacia la dere­cha que con un for­ta­le­ci­mien­to de las fuer­zas anti­ca­pi­ta­lis­tas.

La rela­ción entre cri­sis eco­nó­mi­ca y ten­den­cias polí­ti­cas ha sido varia­ble en el pasa­do siglo. Con­si­de­ran­do sólo las mayo­res cri­sis eco­nó­mi­cas y su tra­duc­ción en resul­ta­dos polí­ti­cos, estos han inclui­do un movi­mien­to del pén­du­lo hacia la izquier­da en los años de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial y hacia la dere­cha en los años de la Gran Depre­sión.

La eco­no­mía rusa de 1917 sufría los estra­gos de los años de gue­rra, pero tam­bién el impac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca euro­pea. La cri­sis se aso­ció al triun­fo de la Revo­lu­ción de Octu­bre de 1917, aun­que obvia­men­te, ella sola no pudo gene­rar ese triun­fo his­tó­ri­co anti­ca­pi­ta­lis­ta. Muchos otros fac­to­res inter­ac­tua­ron con la cri­sis eco­nó­mi­ca, pero el resul­ta­do final fue que la situa­ción extre­ma a que la gue­rra, la auto­cra­cia zaris­ta y la cri­sis habían lle­va­do a la pobla­ción rusa, fue cap­ta­da, inter­pre­ta­da y diri­gi­da por una orga­ni­za­ción polí­ti­ca que se pro­po­nía ter­mi­nar con el capi­ta­lis­mo y cons­truir el socia­lis­mo.

En los años 30 del pasa­do siglo la Gran Depre­sión fue la mayor cri­sis eco­nó­mi­ca has­ta enton­ces ocu­rri­da, pero lo que pre­do­mi­nó aso­cia­do a ella fue el for­ta­le­ci­mien­to del fas­cis­mo. En Ale­ma­nia la com­bi­na­ción de repa­ra­cio­nes paga­das a los ven­ce­do­res en la gue­rra ante­rior, la galo­pan­te infla­ción, eli­mi­na­da por una con­duc­ción cen­tra­li­za­da y fuer­te­men­te con­tro­la­da por el Esta­do fas­cis­ta, la eli­mi­na­ción del des­em­pleo por gran­des obras públi­cas y el lide­raz­go de un faná­ti­co de dere­cha, dio como resul­ta­do el fas­cis­mo al poder y la Segun­da Gue­rra Mun­dial.

En Esta­dos Uni­dos, en Euro­pa y en Amé­ri­ca Lati­na hubo en esos años movi­mien­tos de izquier­da y hacia la izquier­da, pero no alcan­za­ron vic­to­rias estra­té­gi­cas. No exis­te una deter­mi­na­ción mecá­ni­ca por lo cual el des­em­pleo, la pobre­za, la inse­gu­ri­dad que una cri­sis eco­nó­mi­ca pro­vo­ca con­duz­ca el pén­du­lo hacia la izquier­da.

La inse­gu­ri­dad e inclu­so deses­pe­ra­ción que una cri­sis gene­ra pue­de ser apro­pia­da y con­du­ci­da hacia obje­ti­vos polí­ti­cos por la izquier­da o por la dere­cha, en depen­den­cia de la lec­tu­ra correc­ta o inco­rrec­ta que hagan las fuer­zas en pug­na, de las accio­nes con­cre­tas y de la capa­ci­dad del lide­raz­go.

En la cri­sis actual no ha sido rele­van­te has­ta el momen­to, la resis­ten­cia a los efec­tos y polí­ti­cas aso­cia­das a ellas, a pesar del fuer­te impac­to en el empleo y el cos­to social que ha alcan­za­do. La huel­ga gene­ral en Espa­ña el 29 de sep­tiem­bre y las mani­fes­ta­cio­nes fran­ce­sas con­tra la polí­ti­ca fon­do­mo­ne­ta­ris­ta de ajus­te fis­cal, son noti­cias a seguir, pero simul­tá­nea­men­te se for­ta­le­ce la dere­cha en Esta­dos Uni­dos y Euro­pa, mien­tras que en Amé­ri­ca Lati­na se desa­rro­lla una con­tra­ofen­si­va impe­ria­lis­ta con­tra los gobier­nos de la ALBA.

En Esta­dos Uni­dos el Tea Party avan­za en el con­trol del Par­ti­do Repu­bli­cano, en la pro­xi­mi­dad de unas elec­cio­nes don­de se espe­ra un fuer­te voto de cas­ti­go a Oba­ma y la expre­sión elec­to­ral del giro a la dere­cha de masas nor­te­ame­ri­ca­nas a los que el des­em­pleo, la exten­sión de la pobre­za y la pér­di­da de la vivien­da están des­pla­zan­do hacia la dere­cha.

Tea Party es un peli­gro­so con­glo­me­ra­do don­de se mez­clan la igno­ran­cia, el pri­mi­ti­vis­mo polí­ti­co con la into­le­ran­cia, los pre­jui­cios y la creen­cia cie­ga en ser el pue­blo ele­gi­do para con­du­cir el mun­do.

Su ideo­lo­gía es una mez­cla fas­cis­toi­de que inclu­ye unir la Igle­sia y el Esta­do, eli­mi­nar los sub­si­dios por des­em­pleo, expul­sar los inmi­gran­tes, eli­mi­nar las ayu­das para per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, con­si­de­rar que la mas­tur­ba­ción es equi­va­len­te al adul­te­rio y, por supues­to redu­cir los impues­tos, des­man­te­lar el “gran gobierno” y des­truir por la fuer­za a la cons­pi­ra­ción islá­mi­ca-chi­na-rusa que obs­ta­cu­li­za el domi­nio mun­dial.

Euro­pa mues­tra ten­den­cias en simi­lar direc­ción. Se seña­la que en Ale­ma­nia un par­ti­do racis­ta y xenó­fo­bo podría alcan­zar el 15% de los votos. En Ita­lia la Liga Nor­te posee fuer­za. En Holan­da y Sue­cia a pesar de sus tra­di­cio­nes de tole­ran­cia, par­ti­dos racis­tas han lle­ga­do al Par­la­men­to. En Fran­cia se ha expul­sa­do a miles de gita­nos hacia Ruma­nía y Bul­ga­ria, paí­ses miem­bros de la Unión Euro­pea.

El movi­mien­to alter­mun­dia­lis­ta del Foro Social Mun­dial ha per­di­do fuer­za y se encuen­tra atra­ve­sa­do por pug­nas entre ONG“s de paí­ses del Nor­te finan­cia­das por intere­ses polí­ti­cos nada intere­sa­dos en lograr un mun­do mejor, y movi­mien­tos socia­les con posi­cio­nes de lucha anti­ca­pi­ta­lis­ta, en espe­cial en Amé­ri­ca Lati­na.

La lucha en Fran­cia y Espa­ña con­tra el ajus­te fis­cal neo­li­be­ral en la épo­ca del neo­li­be­ra­lis­mo des­pres­ti­gia­do, pue­de mar­car el ini­cio de un ascen­so en la resis­ten­cia popu­lar.

Pare­ce mediar un cier­to perío­do entre el esta­lli­do de las cri­sis y la apa­ri­ción de la movi­li­za­ción social fren­te a ellas, como si fue­ra nece­sa­rio que el des­em­pleo, la inse­gu­ri­dad y la des­es­pe­ran­za ahon­da­ran lo sufi­cien­te para lan­zar a las per­so­nas a la pro­tes­ta y la movi­li­za­ción social. Así ocu­rrió en los años de la Gran Depre­sión, pues no fue has­ta 1932 – 33, tres años des­pués del esta­lli­do de la cri­sis cuan­do apa­re­ció la pre­sión de “los de aba­jo”.

Para luchar por un mun­do mejor, para dejar atrás al capi­ta­lis­mo, la espe­cie huma­na tie­ne que sobre­vi­vir y el pla­ne­ta debe ser sal­va­do. Para que los huma­nos sobre­vi­van hay que parar la ame­na­za de gue­rra nuclear y para sal­var el pla­ne­ta debe cesar la agre­sión de mer­ca­do con­tra la natu­ra­le­za.

Fre­nar la ame­na­za de gue­rra nuclear es en lo inme­dia­to des­ac­ti­var el plan de agre­sión a Irán con la par­ti­ci­pa­ción de Israel y en lo media­to, cor­tar el gas­to mili­tar que se com­bi­na de modo per­ver­so con la decli­na­ción de la eco­no­mía nor­te­ame­ri­ca­na, para sos­te­ner dos equi­li­brios de terror: el finan­cie­ro y el mili­tar. Y para des­pil­fa­rrar inmen­sos recur­sos en máqui­nas, tec­no­lo­gías y bom­bas para matar.

Osval­do Mar­tí­nez* Pre­si­den­te del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes de la Eco­no­mía Mun­dial. Cuba

www​.odia​rio​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *