La cuen­ta atrás para Oba­ma se ha pues­to en mar­cha – Txen­te Rekondo

El fuer­te vara­pa­lo que han reci­bi­do tan­to el Par­ti­do Demó­cra­ta como el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Barack Oba­ma en las recien­tes elec­cio­nes de medio man­da­to va a con­di­cio­nar seria­men­te la polí­ti­ca de aquél país. El tsu­na­mi repu­bli­cano, mate­ria­li­za­do con el con­trol de la Cáma­ra de repre­sen­tan­tes, con una mayo­ría esca­sa demó­cra­ta en el sena­do y con la mayo­ría de gober­na­do­res en manos repu­bli­ca­nas, pue­de comen­zar a mar­car nue­va­men­te la vida polí­ti­ca estadounidense.

Aun­que for­mal­men­te estas elec­cio­nes tenían una carac­te­ri­za­ción deter­mi­na­da, nadie duda­ba que en cier­ta medi­da fue­ran tam­bién una espe­cie de refe­rén­dum en torno a la pre­si­den­cia de Oba­ma, y a la vis­ta de los resul­ta­dos la mayo­ría de aná­li­sis coin­ci­den en seña­lar al pro­pio pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano como el gran derro­ta­do, y con él su agen­da política.

Los círcu­los demó­cra­tas bus­can algu­na tabla a la que aga­rrar­se ante este nau­fra­gio elec­to­ral. Y para ello están recu­rrien­do a las com­pa­ra­cio­nes con la his­to­ria pasa­da. Así, algu­nos pre­ten­den equi­pa­rar esta situa­ción con la que vivió Bill Clin­ton en los noven­ta, que tras ser derro­ta­do en las elec­cio­nes de medio man­da­to, supo recu­pe­rar­se y arra­sar en las pre­si­den­cia­les. Sin embar­go, la coyun­tu­ra actual dis­ta mucho de ser la que rodeó al triun­fo de Clin­ton, por eso, algu­nos comen­ta­ris­tas demó­cra­tas, no tan opti­mis­tas, apun­tan a que el para­le­lis­mo his­tó­ri­co pode­mos encon­trar­lo en la derro­ta de Jimmy Car­ter en los ochenta.

Al igual que Car­ter, Oba­ma pue­de con­ver­tir­se en un pre­si­den­te de un úni­co man­da­to, y ade­más, pue­de ser el pre­si­den­te demó­cra­ta que abra la puer­ta a una nue­vo ?Ronald Reagan? que asien­te a sus adver­sa­rios repu­bli­ca­nos en el poder ins­ti­tu­cio­nal del país, revi­ta­li­zan­do un movi­mien­to con­ser­va­dor que no atra­ve­sa­ba por sus mejo­res momentos.

Aho­ra pare­ce que los erro­res de Oba­ma ensom­bre­cen las loas y piro­pos que cose­cha­ba tras su vic­to­ria hace dos años. Todos los fac­to­res que le aupa­ron a la Casa Blan­ca pare­ce que se han vuel­to en su con­tra. Las cir­cuns­tan­cias y el deseo de cam­bio han impul­sa­do el vara­pa­lo demócrata.

Hay quien seña­la que Oba­ma ha hecho dema­sia­das pro­me­sas que lue­go no ha cum­pli­do. Así, Guan­tá­na­mo sigue abier­ta, la regre­si­va legis­la­ción en mate­ria de segu­ri­dad sigue vigen­te, las inver­sio­nes eco­nó­mi­cas no han fre­na­do el des­em­pleo, y la cri­sis sigue sien­do una ame­na­za más que laten­te. Todo ello ha lle­va­do que algu­nos pre­sen­ten el lema de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Oba­ma con una aña­di­do, ?Yes we can but?? (Sí, pode­mos, pero?).

Es dema­sia­do pron­to para anti­ci­par el futu­ro polí­ti­co del actual pre­si­den­te de EEUU, pero tan­to Oba­ma como los diri­gen­tes demó­cra­tas ya han acti­va­do la maqui­na­ria pre-elec­to­ral. Adía de hoy no pare­ce que de momen­to haya nin­gu­na figu­ra asen­ta­da para dispu­tar­le la nomi­na­ción, pero dos años en polí­ti­ca pue­den ser una eter­ni­dad, y si los fra­ca­sos de Oba­ma son más que sus triun­fos en ese tiem­po, sus ?enemi­gos? den­tro de su pro­pio par­ti­do aca­ba­rán pasán­do­le factura.

De momen­to pare­ce que Oba­ma inten­ta­rá recons­truir la alian­za que le aupó a la Casa Blan­ca, pero man­te­ner uni­dos intere­ses tan con­tra­pues­tos no va a ser tarea fácil. Cen­tris­tas, libe­ra­les, pro­gre­sis­tas, gran­des cor­po­ra­cio­nes, son acto­res de peso que inten­ta­rán que sus intere­ses pri­men sobra los demás. Ade­más, la coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca tam­po­co va a jugar del lado demó­cra­ta a medio plazo.

La vic­to­ria repu­bli­ca­na pue­de aca­bar subién­do­se­le a la cabe­za a sus diri­gen­tes. Nadie pone en duda que los resul­ta­dos cose­cha­dos por el Par­ti­do Repu­bli­cano son más que bue­nos, pero toda­vía hay algu­nos fle­cos que impi­den que esa vic­to­ria sea la defi­ni­ti­va en su pug­na por recu­pe­rar la pre­si­den­cia. Tras las cele­bra­cio­nes lle­ga el momen­to de la refle­xión, y muchos repu­bli­ca­nos seña­lan des­de el ano­ni­ma­to que deben ser cons­cien­tes que estos resul­ta­dos no son tan­to un apo­yo indis­cu­ti­ble hacia su par­ti­do, como un recha­zo hacia la polí­ti­ca demó­cra­ta y Obama.

Los estra­te­gas repu­bli­ca­nos no van a dudar en subir­se en esa ola y apro­ve­char ?las deman­das de cam­bio? de los votan­tes esta­dou­ni­den­ses, y de esa mane­ra apro­ve­char el impul­so mediá­ti­co y los pro­pios esló­ga­nes de Oba­ma para vol­ver­los en con­tra de éste. L apo­lí­ti­ca de des­gas­te mediá­ti­co y polí­ti­co hacia el actual inqui­lino de la Casa Blan­ca ya se ha pues­to en mar­cha, y los repu­bli­ca­nos no van a dudar a la hora de blo­quear la mayor par­te d el agen­da de Oba­ma des­de su mayo­ría en el Congreso.

Tam­po­co va a ser sen­ci­llo el reco­rri­do repu­bli­cano, pues cuan­do se pase la eufo­ria debe­rán afron­tar algu­nos retos en cla­ve inter­na. Por un lado debe­rán ana­li­zar dete­ni­da­men­te el auge de ese fenó­meno que se ha crea­do en torno al Tea Party, y valo­rar la inci­den­cia pro­gra­má­ti­ca que la pre­sen­cia en sus filas de repre­sen­tan­tes del mis­mo pue­da tener en la futu­ra ofer­ta repu­bli­ca­na hacia los electores.

Por otro lado, a día de hoy tam­po­co han defi­ni­do cla­ra­men­te las per­so­nas que debe­rán hacer fren­te en la carre­ra pre­si­den­cial al can­di­da­to demó­cra­ta, por eso son muchas las voces que coin­ci­den en seña­lar que los repu­bli­ca­nos están espe­ran­za­do que apa­rez­ca un nue­vo Reagan, un nue­vo líder que sea capaz de aglu­ti­nar a todos los sec­to­res con­ser­va­do­res del país y afian­zar el pro­yec­to repu­bli­cano en las ins­ti­tu­cio­nes de EEUU en los pró­xi­mos años.

La polí­ti­ca de Esta­do Uni­dos esta­rá con­di­cio­na­da en dife­ren­tes ámbi­tos por estos resul­ta­dos elec­to­ra­les. El pul­so entre pro­gre­sis­tas y cen­tris­tas en el seno del Par­ti­do Demó­cra­ta ya se ha des­ata­do, y pro­ba­ble­men­te el pro­pio Oba­ma se decan­te por los segun­dos, lo que sin dudad trae­rá una ?mode­ra­ción? de su pro­gra­ma, en un inten­to por atraer a los poten­cia­les votan­tes del espec­tro repu­bli­cano que pue­den recha­zar una radi­ca­li­za­ción ultra­con­ser­va­do­ra del mismo.

Tam­bién habrá que per­ma­ne­cer aten­tos ante los movi­mien­tos de las dona­cio­nes, anó­ni­mas o no, que tan­to con­di­cio­nan la polí­ti­ca en aquél país. Si en la ante­rior cam­pa­ña, y a pesar de los tópi­cos impe­ran­tes en Euro­pa, fue­ron los demó­cra­tas los que reci­bie­ron las mayo­res can­ti­da­des eco­nó­mi­cas, en la recien­te cam­pa­ña de medio man­da­to pare­ce ser que ese ?pri­vi­le­gio? les ha corres­pon­di­do a los repu­bli­ca­nos. Las apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas bus­can con­di­cio­nar la polí­ti­ca de unos y otros, y que sobre todo los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos reali­cen su labor en sin­to­nía con los intere­ses de aque­llos que apor­tan dine­ro, por enci­ma de decla­ra­cio­nes pom­po­sas de jue­gos demo­crá­ti­cos y similares.

Final­men­te, habrá que seguir de cer­ca la polí­ti­ca exte­rior de Oba­ma, que si has­ta la fecha ha segui­do los pará­me­tros, y has­ta el guión, de su pre­de­ce­sor Geor­ge W. Bush, en los pró­xi­mos meses pue­de uti­li­zar­se para des­viar la aten­ción mediá­ti­ca de la com­pli­ca­da situa­ción inter­na que atra­vie­sa el Par­ti­do Demó­cra­ta tras las elecciones.

La explo­si­va situa­ción en Orien­te Medio, el desas­tre que se ave­ci­na en Afga­nis­tán y Pakis­tán, o las ame­na­zas que se vier­ten sobre Irán o Corea del Nor­te, pue­den ser­vir como cor­ti­nas de humo para paliar la recien­te deba­cle elec­to­ral, pero no debe­mos olvi­dar que situa­cio­nes simi­la­res en el pasa­do han lle­va­do a situa­cio­nes cuyo cos­te lo hemos aca­ba­do pagan­do el res­to del mun­do, todo para pre­ser­var los pri­vi­le­gios u ocul­tar las mise­rias de muchos polí­ti­cos y diri­gen­tes estadounidenses.

Txen­te Rekon­do.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.