La cuen­ta atrás para Oba­ma se ha pues­to en mar­cha – Txen­te Rekon­do

El fuer­te vara­pa­lo que han reci­bi­do tan­to el Par­ti­do Demó­cra­ta como el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Barack Oba­ma en las recien­tes elec­cio­nes de medio man­da­to va a con­di­cio­nar seria­men­te la polí­ti­ca de aquél país. El tsu­na­mi repu­bli­cano, mate­ria­li­za­do con el con­trol de la Cáma­ra de repre­sen­tan­tes, con una mayo­ría esca­sa demó­cra­ta en el sena­do y con la mayo­ría de gober­na­do­res en manos repu­bli­ca­nas, pue­de comen­zar a mar­car nue­va­men­te la vida polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se.

Aun­que for­mal­men­te estas elec­cio­nes tenían una carac­te­ri­za­ción deter­mi­na­da, nadie duda­ba que en cier­ta medi­da fue­ran tam­bién una espe­cie de refe­rén­dum en torno a la pre­si­den­cia de Oba­ma, y a la vis­ta de los resul­ta­dos la mayo­ría de aná­li­sis coin­ci­den en seña­lar al pro­pio pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano como el gran derro­ta­do, y con él su agen­da polí­ti­ca.

Los círcu­los demó­cra­tas bus­can algu­na tabla a la que aga­rrar­se ante este nau­fra­gio elec­to­ral. Y para ello están recu­rrien­do a las com­pa­ra­cio­nes con la his­to­ria pasa­da. Así, algu­nos pre­ten­den equi­pa­rar esta situa­ción con la que vivió Bill Clin­ton en los noven­ta, que tras ser derro­ta­do en las elec­cio­nes de medio man­da­to, supo recu­pe­rar­se y arra­sar en las pre­si­den­cia­les. Sin embar­go, la coyun­tu­ra actual dis­ta mucho de ser la que rodeó al triun­fo de Clin­ton, por eso, algu­nos comen­ta­ris­tas demó­cra­tas, no tan opti­mis­tas, apun­tan a que el para­le­lis­mo his­tó­ri­co pode­mos encon­trar­lo en la derro­ta de Jimmy Car­ter en los ochen­ta.

Al igual que Car­ter, Oba­ma pue­de con­ver­tir­se en un pre­si­den­te de un úni­co man­da­to, y ade­más, pue­de ser el pre­si­den­te demó­cra­ta que abra la puer­ta a una nue­vo ?Ronald Reagan? que asien­te a sus adver­sa­rios repu­bli­ca­nos en el poder ins­ti­tu­cio­nal del país, revi­ta­li­zan­do un movi­mien­to con­ser­va­dor que no atra­ve­sa­ba por sus mejo­res momen­tos.

Aho­ra pare­ce que los erro­res de Oba­ma ensom­bre­cen las loas y piro­pos que cose­cha­ba tras su vic­to­ria hace dos años. Todos los fac­to­res que le aupa­ron a la Casa Blan­ca pare­ce que se han vuel­to en su con­tra. Las cir­cuns­tan­cias y el deseo de cam­bio han impul­sa­do el vara­pa­lo demó­cra­ta.

Hay quien seña­la que Oba­ma ha hecho dema­sia­das pro­me­sas que lue­go no ha cum­pli­do. Así, Guan­tá­na­mo sigue abier­ta, la regre­si­va legis­la­ción en mate­ria de segu­ri­dad sigue vigen­te, las inver­sio­nes eco­nó­mi­cas no han fre­na­do el des­em­pleo, y la cri­sis sigue sien­do una ame­na­za más que laten­te. Todo ello ha lle­va­do que algu­nos pre­sen­ten el lema de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de Oba­ma con una aña­di­do, ?Yes we can but?? (Sí, pode­mos, pero?).

Es dema­sia­do pron­to para anti­ci­par el futu­ro polí­ti­co del actual pre­si­den­te de EEUU, pero tan­to Oba­ma como los diri­gen­tes demó­cra­tas ya han acti­va­do la maqui­na­ria pre-elec­to­ral. Adía de hoy no pare­ce que de momen­to haya nin­gu­na figu­ra asen­ta­da para dispu­tar­le la nomi­na­ción, pero dos años en polí­ti­ca pue­den ser una eter­ni­dad, y si los fra­ca­sos de Oba­ma son más que sus triun­fos en ese tiem­po, sus ?enemi­gos? den­tro de su pro­pio par­ti­do aca­ba­rán pasán­do­le fac­tu­ra.

De momen­to pare­ce que Oba­ma inten­ta­rá recons­truir la alian­za que le aupó a la Casa Blan­ca, pero man­te­ner uni­dos intere­ses tan con­tra­pues­tos no va a ser tarea fácil. Cen­tris­tas, libe­ra­les, pro­gre­sis­tas, gran­des cor­po­ra­cio­nes, son acto­res de peso que inten­ta­rán que sus intere­ses pri­men sobra los demás. Ade­más, la coyun­tu­ra eco­nó­mi­ca tam­po­co va a jugar del lado demó­cra­ta a medio pla­zo.

La vic­to­ria repu­bli­ca­na pue­de aca­bar subién­do­se­le a la cabe­za a sus diri­gen­tes. Nadie pone en duda que los resul­ta­dos cose­cha­dos por el Par­ti­do Repu­bli­cano son más que bue­nos, pero toda­vía hay algu­nos fle­cos que impi­den que esa vic­to­ria sea la defi­ni­ti­va en su pug­na por recu­pe­rar la pre­si­den­cia. Tras las cele­bra­cio­nes lle­ga el momen­to de la refle­xión, y muchos repu­bli­ca­nos seña­lan des­de el ano­ni­ma­to que deben ser cons­cien­tes que estos resul­ta­dos no son tan­to un apo­yo indis­cu­ti­ble hacia su par­ti­do, como un recha­zo hacia la polí­ti­ca demó­cra­ta y Oba­ma.

Los estra­te­gas repu­bli­ca­nos no van a dudar en subir­se en esa ola y apro­ve­char ?las deman­das de cam­bio? de los votan­tes esta­dou­ni­den­ses, y de esa mane­ra apro­ve­char el impul­so mediá­ti­co y los pro­pios esló­ga­nes de Oba­ma para vol­ver­los en con­tra de éste. L apo­lí­ti­ca de des­gas­te mediá­ti­co y polí­ti­co hacia el actual inqui­lino de la Casa Blan­ca ya se ha pues­to en mar­cha, y los repu­bli­ca­nos no van a dudar a la hora de blo­quear la mayor par­te d el agen­da de Oba­ma des­de su mayo­ría en el Con­gre­so.

Tam­po­co va a ser sen­ci­llo el reco­rri­do repu­bli­cano, pues cuan­do se pase la eufo­ria debe­rán afron­tar algu­nos retos en cla­ve inter­na. Por un lado debe­rán ana­li­zar dete­ni­da­men­te el auge de ese fenó­meno que se ha crea­do en torno al Tea Party, y valo­rar la inci­den­cia pro­gra­má­ti­ca que la pre­sen­cia en sus filas de repre­sen­tan­tes del mis­mo pue­da tener en la futu­ra ofer­ta repu­bli­ca­na hacia los elec­to­res.

Por otro lado, a día de hoy tam­po­co han defi­ni­do cla­ra­men­te las per­so­nas que debe­rán hacer fren­te en la carre­ra pre­si­den­cial al can­di­da­to demó­cra­ta, por eso son muchas las voces que coin­ci­den en seña­lar que los repu­bli­ca­nos están espe­ran­za­do que apa­rez­ca un nue­vo Reagan, un nue­vo líder que sea capaz de aglu­ti­nar a todos los sec­to­res con­ser­va­do­res del país y afian­zar el pro­yec­to repu­bli­cano en las ins­ti­tu­cio­nes de EEUU en los pró­xi­mos años.

La polí­ti­ca de Esta­do Uni­dos esta­rá con­di­cio­na­da en dife­ren­tes ámbi­tos por estos resul­ta­dos elec­to­ra­les. El pul­so entre pro­gre­sis­tas y cen­tris­tas en el seno del Par­ti­do Demó­cra­ta ya se ha des­ata­do, y pro­ba­ble­men­te el pro­pio Oba­ma se decan­te por los segun­dos, lo que sin dudad trae­rá una ?mode­ra­ción? de su pro­gra­ma, en un inten­to por atraer a los poten­cia­les votan­tes del espec­tro repu­bli­cano que pue­den recha­zar una radi­ca­li­za­ción ultra­con­ser­va­do­ra del mis­mo.

Tam­bién habrá que per­ma­ne­cer aten­tos ante los movi­mien­tos de las dona­cio­nes, anó­ni­mas o no, que tan­to con­di­cio­nan la polí­ti­ca en aquél país. Si en la ante­rior cam­pa­ña, y a pesar de los tópi­cos impe­ran­tes en Euro­pa, fue­ron los demó­cra­tas los que reci­bie­ron las mayo­res can­ti­da­des eco­nó­mi­cas, en la recien­te cam­pa­ña de medio man­da­to pare­ce ser que ese ?pri­vi­le­gio? les ha corres­pon­di­do a los repu­bli­ca­nos. Las apor­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas bus­can con­di­cio­nar la polí­ti­ca de unos y otros, y que sobre todo los repre­sen­tan­tes polí­ti­cos reali­cen su labor en sin­to­nía con los intere­ses de aque­llos que apor­tan dine­ro, por enci­ma de decla­ra­cio­nes pom­po­sas de jue­gos demo­crá­ti­cos y simi­la­res.

Final­men­te, habrá que seguir de cer­ca la polí­ti­ca exte­rior de Oba­ma, que si has­ta la fecha ha segui­do los pará­me­tros, y has­ta el guión, de su pre­de­ce­sor Geor­ge W. Bush, en los pró­xi­mos meses pue­de uti­li­zar­se para des­viar la aten­ción mediá­ti­ca de la com­pli­ca­da situa­ción inter­na que atra­vie­sa el Par­ti­do Demó­cra­ta tras las elec­cio­nes.

La explo­si­va situa­ción en Orien­te Medio, el desas­tre que se ave­ci­na en Afga­nis­tán y Pakis­tán, o las ame­na­zas que se vier­ten sobre Irán o Corea del Nor­te, pue­den ser­vir como cor­ti­nas de humo para paliar la recien­te deba­cle elec­to­ral, pero no debe­mos olvi­dar que situa­cio­nes simi­la­res en el pasa­do han lle­va­do a situa­cio­nes cuyo cos­te lo hemos aca­ba­do pagan­do el res­to del mun­do, todo para pre­ser­var los pri­vi­le­gios u ocul­tar las mise­rias de muchos polí­ti­cos y diri­gen­tes esta­dou­ni­den­ses.

Txen­te Rekon­do.- Gabi­ne­te Vas­co de Aná­li­sis Inter­na­cio­nal (GAIN)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *