Esa Espa­ña infe­rior que ora y bos­te­za- Fede de los Rios

Veno como pele­grino nes­te ano san­to com­pos­ta­lano», leyó Bene­dic­to, el papa que habla a la per­fec­ción seis idio­mas y entre ellos el cas­te­llano, según dice la ofi­ci­na de pren­sa del Vati­cano. Y lo leyó ante el hijo del Bor­bón y demás auto­ri­da­des civi­les del Esta­do que habían acu­di­do a ren­dir­le plei­te­sía en San­tia­go de Com­pos­te­la. Pre­via­men­te, duran­te su via­je en avión (nue­va for­ma de pere­gri­na­je mucho más cómo­da y rápi­da), el pon­tí­fi­ce de los cató­li­cos afir­mó sen­tir pro­fun­da ale­gría por «estar de nue­vo en Espa­ña [el via­je com­pren­de Gali­za y Cata­lun­ya], que ha dado al mun­do una plé­ya­de de gran­des san­tos», aun­que mati­zó a ren­glón segui­do que «es ver­dad que en Espa­ña ha naci­do una lai­ci­dad, un anti­cle­ri­ca­lis­mo, un secu­la­ris­mo fuer­te y agre­si­vo como se vio en la déca­da de los años trein­ta. Y ese enfren­ta­mien­to, dispu­ta, entre fe y moder­ni­dad ocu­rre tam­bién hoy de mane­ra muy vivaz». Es nece­sa­rio, pues, «reevan­ge­li­zar Espa­ña». En los años trein­ta pudie­ron curar el lai­cis­mo que ayu­dó a des­tro­nar al ante­rior Bor­bón y redu­jo los pri­vi­le­gios de los faná­ti­cos sem­bra­do­res de igno­ran­cia en la men­te de los des­he­re­da­dos, los eter­nos enemi­gos de la razón. Con la ayu­da del Ejér­ci­to, unos cien­tos de miles de fusi­la­dos en trin­che­ras y cune­tas y unos millo­nes de exi­lia­dos, las aguas vol­vie­ron a su cau­ce y la Ley natu­ral, la que defien­den des­de siem­pre los que ocu­pan la silla de Pedro, la que dice que siem­pre ha habi­do y habrá ricos y pobres por­que así lo desea el Señor, vol­vió a pre­si­dir la piel de toro. Hoy, de momen­to, no hay peli­gro de que se repi­ta. Tene­mos la mis­ma monar­quía, idén­ti­ca Curia, la mis­ma Guar­dia Civil, los mis­mos polí­ti­cos o sus hijos; nun­ca la Igle­sia cató­li­ca reci­bió tan­to de las arcas públi­cas, los minis­tros socia­lis­tas juran su car­go ante la ima­gen del cru­ci­fi­ca­do y el espa­cio públi­co, ese que, teó­ri­ca­men­te por ser de todos, no per­te­ne­ce a nadie, aho­ra, a peti­ción de la sec­ta cató­li­ca, ese ágo­ra se vuel­ve tem­plo y el espa­cio se pri­va­ti­za.

Ayer sába­do las dife­ren­tes pero igua­les cade­nas de tele­vi­sión, públi­cas y pri­va­das, retrans­mi­tían todos y cada uno de los absur­dos actos pro­ta­go­ni­za­dos tan­to por las auto­de­no­mi­na­das auto­ri­da­des reli­gio­sas como por las civi­les en un ámbi­to en prin­ci­pio per­te­ne­cien­te a lo pri­va­do y cos­tea­do por lo públi­co. Así pudi­mos pre­sen­ciar el paseí­llo del papa­mó­vil blin­da­do y rodea­do de guar­da­es­pal­das en el que via­ja el sier­vo de Jesús, aquél que iba en burro y ponía la otra meji­lla.

¿Quié­nes son los des­na­tu­ra­li­za­dos pro­ge­ni­to­res de aque­llos niños que los de la comi­ti­va acer­ca­ban al ocul­ta­dor de pede­ras­tas para que les estam­pa­ra un óscu­lo en cari­tas?

¿Qué sus­tan­cias ingie­ren esos y esas ado­les­cen­tes que dan sal­ti­tos al tiem­po que gri­tan como pose­sos «ésta es la juven­tud del Papa» (que ade­más no rima) mos­tran­do unos ros­tros abso­lu­ta­men­te idio­ti­za­dos? ¿Por qué lo veo?, alguno se pre­gun­ta­rá. Por­que des­de peque­ño me atra­je­ron las his­to­rias de mie­do y con­tem­plar a las víc­ti­mas tan des­pro­te­gi­das y tan cer­ca de sus vic­ti­ma­rios me da mor­bo. ¿Qué que­réis que le haga? Maso­quis­ta no, pelín sádi­co.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *