200 años de inde­pen­den­cias con luces y som­bras- Flo­ren Aoiz

Duran­te este 2010 se están cele­bran­do en Amé­ri­ca Lati­na actos en recuer­do del bicen­te­na­rio de los pri­me­ros pasos para las inde­pen­den­cias del impe­rio espa­ñol. Este ani­ver­sa­rio ha alen­ta­do nume­ro­sas publi­ca­cio­nes y las con­me­mo­ra­cio­nes han teni­do un nota­ble eco en aquel con­ti­nen­te, aun­que se ha sabi­do bas­tan­te poco de todo ello en Euro­pa, espe­cial­men­te en lo que que­da de aquel Impe­rio espa­ñol en el que nun­ca se ponía el sol.

Supon­go que no es fácil asu­mir que millo­nes de per­so­nas cele­bran haber­se sacu­di­do tu yugo. Pero hay algo más, por­que sigue exis­tien­do un visi­ble des­dén hacia todo aque­llo que ocu­rre al otro lado del Atlán­ti­co (sal­vo que suce­da en los EEUU). Los este­reo­ti­pos se impo­nen y la mira­da con­des­cen­dien­te de la anti­gua poten­cia colo­nial refle­ja cons­tan­te­men­te un mal disi­mu­la­do sen­ti­mien­to de supe­rio­ri­dad. La lle­ga­da de dece­nas de miles de emi­gran­tes de aque­llas tie­rras al esta­do espa­ñol y la neo­co­lo­ni­za­ción eco­nó­mi­ca espa­ño­la de muchos de aque­llos han pro­fun­di­za­do esta arro­gan­cia, que no casa bien con el hecho indis­cu­ti­ble de que nadie se ha arre­pen­ti­do de librar­se de los espa­ño­les.

Será por eso que los nacio­na­lis­tas espa­ño­les han pre­fe­ri­do igno­rar el bicen­te­na­rio, en la espe­ran­za de que pasa­ra des­aper­ci­bi­do.

Todo cam­bia cuan­do se enfo­ca des­de el pun­to de vis­ta de quie­nes aspi­ra­mos a libe­rar­nos del Esta­do espa­ñol. No se tra­ta de copiar, obvia­men­te, sino de apren­der. De valo­rar el avan­ce que supo­ne crear un nue­vo esta­do, pero tam­bién de com­pren­der que no da igual cómo se logra la inde­pen­den­cia, qué inde­pen­den­cia, quién lide­ra el pro­ce­so, cómo se lle­va a cabo, con qué medios, con qué alia­dos, con qué adver­sa­rios.

En muchos de los nue­vos esta­dos sur­gi­dos tras los pro­ce­sos de inde­pen­den­cia ini­cia­dos en 1810 ha habi­do duras crí­ti­cas a las cele­bra­cio­nes ofi­cia­les. Pese a su apre­cio a la inde­pen­den­cia, millo­nes de per­so­nas han gri­ta­do en todo el con­ti­nen­te que no hay nada que fes­te­jar. La inde­pen­den­cia no fue com­ple­ta, fue­ron unos pocos quie­nes la mane­ja­ron a la medi­da de sus intere­ses y su visión del mun­do, mar­gi­nan­do a indí­ge­nas, negros y en gene­ral a la gen­te más humil­de. En algu­nos casos dio ori­gen a lar­gas gue­rras y esta­dos car­co­mi­dos por la corrup­ción, domi­na­dos por cama­ri­llas de autén­ti­cos cri­mi­na­les que han sem­bra­do de cadá­ve­res, pobre­za y deso­la­ción aque­llas tie­rras, siem­pre de la mano de las vie­jas poten­cias colo­nia­les y la nue­va, Esta­dos Uni­dos. La inde­pen­den­cia está por lograr­se, veían a decir y no les fal­ta razón.

Debe­mos apren­der de su expe­rien­cia. Estos 200 años de retra­so nos pue­den per­mi­tir apren­der de sus acier­tos y erro­res.

Nues­tra inde­pen­den­cia, aun­que parez­ca aho­ra difí­cil, es posi­ble. No pare­cía mucho más fácil la de los paí­ses ame­ri­ca­nos antes de 1810. La Cons­ti­tu­ción de Cádiz de 1812 afir­ma­ba: «la nación espa­ño­la es la reu­nión de todos los espa­ño­les de ambos hemis­fe­rios». En 2010, los «espa­ño­les» del otro hemis­fe­rio, con sus mati­ces, cele­bran haber deja­do de ser­lo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *