[Cast/​Eusk] Suce­dió en Madrid (Una comi­sa­ría en Madrid. Un joven vas­co pre­so. Se lla­ma Xabier Atris­tain.)

Una comi­sa­ría en Madrid. Un joven vas­co pre­so. Se lla­ma Xabier Atris­tain. Agen­tes de la Guar­dia Civil espa­ño­la le hacen fir­mar, en la madru­ga­da, una decla­ra­ción que, fil­tra­da a la pren­sa, se con­vier­te en escán­da­lo inter­na­cio­nal: el joven con­fie­sa haber veni­do a Vene­zue­la para par­ti­ci­par en un cur­so de explo­si­vos dic­ta­do por Artu­ro Cubi­llas.

Los guar­dias civi­les lla­man por telé­fono a un abo­ga­do, Alber­to Jimé­nez Lato­rre, quien esta­ba de guar­dia en la Audien­cia Nacio­nal, para que haga de defen­sor públi­co de Atris­tain. Es la 1 am. Los poli­cías sólo quie­ren que Jimé­nez fir­me, sin pre­gun­tar, el acta con la decla­ra­ción. Sor­pre­sa: el abo­ga­do se nie­ga, debi­do a las irre­gu­la­ri­da­des que obser­va. Los agen­tes inten­tan, en tumul­to, meter­lo a un cuar­to para “con­ven­cer­lo”, y le arre­ba­tan un celu­lar, el cual revi­san con­tra su volun­tad, pero Jimé­nez se impo­ne y los disua­de de con­ti­nuar el atro­pe­llo. La acti­tud ines­pe­ra­da arrui­na la pre­ten­sión de que Cubi­llas, refu­gia­do en Vene­zue­la des­de 1989 por con­ve­nio entre los pre­si­den­tes Feli­pe Gon­zá­lez y CAP, sea pedi­do en extra­di­ción sobre la base de esa decla­ra­ción. La soli­ci­tud, igual, es gira­da a Cara­cas, pero sin alu­dir a Atris­tain. Tie­ne asien­to en una “prue­ba” dis­tin­ta, tam­bién de dudo­sa soli­dez jurí­di­ca: los archi­vos de la supues­ta compu­tado­ra de Raúl Reyes, que mez­clan a Cubi­llas con ETA y las FARC.

Pero esa es otra his­to­ria. La de Atris­tain la con­tó Jimé­nez en 11 folios diri­gi­dos al Juz­ga­do de Ins­truc­ción Nro. 2 de la Audien­cia Nacio­nal, el 8 de octu­bre. Se tra­ta de un recur­so de refor­ma con­tra la medi­da de pri­sión pro­vi­sio­nal dic­ta­da a su defen­di­do.

Arbi­tra­rio pro­ce­der

Pare­ce nove­la poli­cial, extraí­da de los tiem­pos del fran­quis­mo, pero suce­dió en éstos, que corren. El abo­ga­do lo cuen­ta así:

“El Sr. Atris­tain ha rea­li­za­do dos decla­ra­cio­nes tras encon­trar­se total­men­te inco­mu­ni­ca­do en las depen­den­cias de la Guar­dia Civil de Madrid, en la C/​(comi­sa­ría) Guz­mán El Bueno. Ha per­ma­ne­ci­do en las mis­mas casi cin­co días inco­mu­ni­ca­do, supo­nién­do­le una gran pre­sión psi­co­ló­gi­ca y emo­cio­nal”.

“Las decla­ra­cio­nes se han rea­li­za­do de madru­ga­da. La pri­me­ra en la madru­ga­da del 1 de octu­bre sobre las 7:00 am y, la segun­da, en la madru­ga­da del 3 de octu­bre sobre las 3:00”.

“Los moti­vos (bas­tan­tes para su deten­ción) se basan en una decla­ra­ción pres­ta­da bajo las cir­cuns­tan­cias expues­tas. Es curio­so, sor­pren­den­te y sig­ni­fi­ca­ti­vo que en la pri­me­ra decla­ra­ción del 1 de octu­bre no haya mani­fes­ta­do nada al res­pec­to de lo decla­ra­do el 3 de octu­bre (sobre el cur­so en Vene­zue­la con Cubi­llas), ni tan siquie­ra se lo pre­gun­ta­ron, cuan­do la decla­ra­ción del 3 de octu­bre era, según los agen­tes, una amplia­ción de la del 1 de octu­bre”.

“En la segun­da decla­ra­ción del Sr. Atris­tain, prac­ti­ca­da en la madru­ga­da del 3 de octu­bre, se lla­mó a este letra­do direc­ta­men­te a la 1:00 am por la Guar­dia Civil al telé­fono móvil, con el des­co­no­ci­mien­to del Cole­gio de Abo­ga­dos, al cual no se diri­gie­ron, acu­dien­do este letra­do a pesar de que tras la pri­me­ra decla­ra­ción, que­dó cita­do para el 4 de octu­bre de 2010 a las 10 am en el Juz­ga­do Cen­tral de Ins­truc­ción”.

“No esta­ba pro­gra­ma­da una segun­da decla­ra­ción. Se cele­bra igual­men­te de madru­ga­da. Se comien­za sobre las 3:00 am, en unas con­di­cio­nes del Sr. Atris­tain de fal­ta de des­can­so y con la pre­sión emo­cio­nal que supo­ne dichas horas para decla­rar”.

“En dicha decla­ra­ción se obser­va que se han vul­ne­ra­do los dere­chos fun­da­men­ta­les más bási­cos y exis­te una total fal­ta de garan­tía, moti­vo por el cual esta direc­ción letra­da en el últi­mo folio de la decla­ra­ción fir­ma ‘NO CONFORME’ y los tres folios ante­rio­res ni se fir­man”.

“Com­pro­bé que lo que a este letra­do se le pre­sen­ta para fir­mar no coin­ci­de exac­ta­men­te con lo decla­ra­do en mi pre­sen­cia por el Sr. Atris­tain”.

“Pese a que los agen­tes le comu­ni­can al Sr. Atris­tain que van a pro­ce­der a exhi­bir­le una foto para saber si reco­no­cía a una de las per­so­nas men­cio­na­das en la decla­ra­ción, delan­te de este letra­do no se exhi­bió foto algu­na. Úni­ca­men­te seña­lé, en el últi­mo folio, mi no con­for­mi­dad con la for­ma de prac­ti­car­se la decla­ra­ción”.

“Los agen­tes de la Guar­dia Civil insis­tie­ron reite­ra­da­men­te en que debía fir­mar la con­for­mi­dad, por­que según mani­fes­ta­ron era mi obli­ga­ción, dicien­do que había come­ti­do un deli­to al reci­bir con ante­rio­ri­dad una lla­ma­da a mi telé­fono móvil de una com­pa­ñe­ra letra­da, sien­do pre­via­men­te auto­ri­za­do por ellos para aten­der dicha lla­ma­da y pre­sen­cia­da la mis­ma en toda su bre­ve exten­sión”.

“Tras negar­me a fir­mar e indi­car­me que salie­ra al pasi­llo, me invi­ta­ban a entrar en un cuar­to para expli­car­me por qué tenía que fir­mar la decla­ra­ción y como con­se­cuen­cia de mi nivel de voz al negar­me a entrar, salie­ron cin­co o seis per­so­nas más, entien­do que agen­tes, que empe­za­ron a aco­sar­me dicién­do­me que les había gra­ba­do y foto­gra­fia­do por el móvil, y tras arre­ba­tar­me de las manos, un agen­te, el telé­fono móvil, com­pro­ba­ron en con­tra de mi volun­tad las últi­mas lla­ma­das y SMS”.

“Final­men­te, con­se­guí que enten­die­ran que era un humil­de letra­do del turno de ofi­cio de la Audien­cia Nacio­nal, cuya guar­dia se tur­na una vez al año y que era un asun­to desig­na­do al azar, y que había acu­di­do lla­ma­do direc­ta­men­te al móvil por los agen­tes, mos­tran­do bue­na volun­tad y cola­bo­ra­ción, con lo que fina­li­zó la acti­tud muy cer­ca­na al aco­so con la que me esta­ban tra­tan­do, pro­ce­dien­do a aban­do­nar las depen­den­cias de la Guar­dia Civil y pro­ce­dien­do a comu­ni­car tal inci­den­cia al Cole­gio de Abo­ga­dos, don­de cons­ta mi lla­ma­da”.

Denun­cia Jimé­nez no haber teni­do acce­so al expe­dien­te ni más comu­ni­ca­ción con su defen­di­do.

Así es la cara fea de Espa­ña que El País y El Mun­do no refle­jan. La mis­ma con la que sue­len dar­nos lec­cio­nes de perio­dis­mo, debi­do pro­ce­so y DDHH a noso­tros, los suda­cas.
— — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — — –

Guar­dia zibi­len pre­sioa sala­tu du Atris­tai­nen ofi­zioz­ko abo­ka­tuak

Alber­to Jime­nez Lato­rre­ri Xabier Atris­tai­nen ofi­zioz­ko abo­ka­tua iza­tea ego­ki­tu zitzaion, irai­la­ren 30ean atxi­lo­tu eta inko­mu­ni­ka­tu zute­nean. Irre­gu­lar­ta­sun uga­ri sala­tu ditu abo­ka­tuak, Auzi­te­gi Nazio­na­lean aur­kez­tu­ta­ko erre­for­ma hele­gi­tea­re­kin.

Urria­ren 8an aur­kez­tu zuen hele­gi­tea Jime­nez Lato­rrek. Atris­tai­nen kale­ratzea eskatzeaz gain, dekla­ra­zioa­ren hain­bat pun­tu ezbaian jarri nahi izan ditu abo­ka­tuak. Ustez­ko eta­ki­dea bost egu­nez inko­mu­ni­ka­tua izan zuten, eta horrek «pre­sio psi­ko­lo­gi­ko eta emo­zio­nal han­dia» era­gin zio­la esa­nez has­ten da hele­gi­tea.

Bi aldiz dekla­ra­tu zuen Atris­tai­nek, eta biak goi­zal­dean izan zire­la dio abo­ka­tuak, «urria­ren 1ean 07:00etan, eta urria­ren 3an 03:00etan».

Dekla­ra­zioa har­tze­ko bal­din­tzez gain, dekla­ra­zioa bera ere zalan­tzan jarri du Jime­nez Lato­rrek: «Bitxia, harri­ga­rria eta esan­gu­ratsua» da lehe­nen­go dekla­ra­zioan, urria­ren 1ekoan, biga­rre­nean esan­da­koa­ri buruz ezer ez aipatzea, hau da, Vene­zue­la­ko bidaia­ri buruz, Guar­dia Zibi­la­ren ara­be­ra «biga­rren dekla­ra­zioa lehe­nen­goa osatze­ko» egin zenean. Are gehia­go, ofi­zioz­ko abo­ka­tuak sala­tu du guar­dia zibi­lek lehen dekla­ra­zioan Atris­tai­ni ez zio­te­la gal­de­tu gai horri buruz.

Biga­rren gal­de­ke­ta­ra­ko, goi­ze­ko ordu bata zela hots egin zio­ten abo­ka­tua­ri. Atris­tai­ni goi­ze­ko hiru­re­tan gal­dez­ka has­teaz apar­te, abo­ka­tuen elkar­goa gal­de­ke­ta egin­go zela jaki­na­ren gai­nean ez jar­tzea sala­tu du Jime­ne­zek. Biga­rren gal­de­ke­ta hori ez zegoe­la aurrei­ku­sia gai­ne­ra­tu du.

«Ez kon­for­me»

Jime­ne­zek uste du biga­rren gal­de­ke­tan guar­dia zibi­lek oina­rriz­ko esku­bi­deen kon­tra egin zute­la. Gai­ne­ra, Atris­tai­nek abo­ka­tua­ren aurrean esan­da­koa eta sina­tu beha­rre­ko dekla­ra­zioa bat ez dato­ze­la aipatzen du. Horre­ga­tik guz­tia­ga­tik, sina­tu beha­rre­ko lekuan «ez kon­for­me» idatzi zuen Jime­ne­zek. Hor hasi ziren abo­ka­tua ika­ratze­ko saioak.

«Guar­dia zibi­lek dekla­ra­zioa sina­tu behar nue­la esa­ten zida­ten behin eta berriz, nire obli­ga­zioa zela adie­ra­ziz». Ezez­koa eman­da, pre­sioak gora egin zuen: «Sinatzea­ri uko egin ondo­ren, gela batean sarra­ra­zi eta zer­ga­tik sina­tu behar nuen hasi zitzaiz­ki­dan azal­tzen». Egoe­ra horre­tan, bost poli­ziak ingu­ra­tu zute­la dio abo­ka­tuak: guar­dia zibi­lek esan ondo­ren abo­ka­tuak gra­ba­tu eta argaz­kiak ate­ra ziz­kie­la, «nire sake­la­ko tele­fo­noa har­tu, eta bai­me­nik gabe hasi ziren egin­da­ko deiak begi­ratzen eta mezuak ira­kur­tzen».

Jime­ne­zek «ofi­zioz­ko abo­ka­tu bat bes­te­rik» ez zela eta «boron­da­te onez eta lan­ki­detzaz» ari­tu zela esa­nez kon­ben­tzi­tu zituen guar­dia zibi­lak jarre­ra hare­kin amai zeza­ten. Guar­dia Zibi­la­ren kuar­te­le­tik ate­ratzen utzi zio­te­nean, abo­ka­tuen elkar­goa­ri ger­ta­tu­ta­koa­ren berri eman zion. Hele­gi­tea­ren lehe­nen­go pun­tuan jasotzen ditu irre­gu­lar­ta­sun horiek guz­tiak. Pun­tu hori amaitze­ko, sala­tu du bere defen­da­tua­re­kin ez dio­te­la utzi harre­ma­ne­tan jar­tzen ez eta auzia esku­ratzen.

Irre­gu­lar­ta­su­nak alde bate­ra utzi­ta, Jime­ne­zek uste du kau­te­laz­ko bes­te neu­rri batzuk har zitez­kee­la Atris­tai­nen aur­ka. Espetxe­ra­tu ordez, pasa­por­tea epai­ke­ta­ren egu­ne­ra arte ken­tzea edo egu­ne­ro epai­te­gi­ra joan beha­rra pro­po­satzen du. Neu­rri horien bitar­tez, Atris­tain aske uztea eska­tu dio abo­ka­tuak Auzi­te­gi Nazio­na­la­ri.

Atris­tai­nek eta Juan Car­los Besan­cek gal­de­ke­te­tan tor­tu­rak jasan zituz­te­la sala­tu zuten, AAMk jaki­na­ra­zi zue­nez. Biga­rren gal­de­ke­tan aipa­tu omen zuen Atris­tai­nek Artu­ro Cubi­lla­sen ize­na, bai­ta Vene­zue­lan egin­da­ko ustez­ko entre­na­men­dua ere, eta Vene­zue­lan argi­ta­ra­tu da, hain zuzen, Jime­nez Lato­rre abo­ka­tua­ren hele­gi­tea.

Por otra par­te, el gobierno Boli­va­riano de Vene­zue­la ha emi­ti­do el siguien­te comu­ni­ca­do

Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la

Minis­te­rio del Poder Popu­lar para Rela­cio­nes Exte­rio­res

Comu­ni­ca­do

El Gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la recha­za tajan­te­men­te las decla­ra­cio­nes que de mane­ra insis­ten­te y repe­ti­da han pro­du­ci­do el Vice­pre­si­den­te del Gobierno de Espa­ña Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba, la Minis­tra de Asun­tos Exte­rio­res y Coope­ra­ción Tri­ni­dad Jimé­nez y el Minis­tro de Jus­ti­cia Fran­cis­co Caa­ma­ño, en el sen­ti­do de aso­ciar al pue­blo y al gobierno de Vene­zue­la con la ban­da terro­ris­ta ETA.

El gobierno boli­va­riano con­si­de­ra una demos­tra­ción de cobar­día polí­ti­ca, que la cla­se polí­ti­ca espa­ño­la pre­ten­da jus­ti­fi­car su fra­ca­so en la lucha con­tra este fla­ge­lo, inten­tan­do endo­sár­se­lo al gobierno y al pue­blo de Vene­zue­la, país his­tó­ri­ca­men­te extra­ño a este vio­len­to fenó­meno cuya úni­ca raíz y razón de ser se encuen­tra en Espa­ña.

Vene­zue­la, su pue­blo y su gobierno, son obje­to día tras día de una vio­len­ta cam­pa­ña de terro­ris­mo psi­co­ló­gi­co ejer­ci­da por la muy sen­sa­cio­na­lis­ta pren­sa espa­ño­la, que actúa como ins­tru­men­to ser­vil de gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos adver­sos a los idea­les de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. Des­de Vene­zue­la, con­si­de­ra­mos que ese es el pre­cio a pagar cuan­do se imple­men­tan polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les autén­ti­ca­men­te de izquier­da, de com­pro­mi­so irre­nun­cia­ble con el bien­es­tar del Pue­blo.

El gobierno vene­zo­lano no per­mi­ti­rá que se siga cedien­do des­de Espa­ña, por opor­tu­nis­mo o por con­vic­ción, a la pre­sión de las cor­po­ra­cio­nes mediá­ti­cas a expen­sas de la dig­ni­dad del pue­blo vene­zo­lano.

El gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la exi­ge el cese inme­dia­to de estas decla­ra­cio­nes ambi­guas y ten­den­cio­sas de par­te de altos res­pon­sa­bles guber­na­men­ta­les de Espa­ña.

Cara­cas, 4 de noviem­bre de 2010

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *