Sor­pre­són: los ruma­nos opi­nan aho­ra que el comu­nis­mo real­men­te exis­ten­te era mejor que el capi­ta­lis­mo real­men­te exis­ten­te

De acuer­do con encues­ta de opi­nión recien­te­men­te efec­tua­da en Ruma­nía, la mayor par­te de la pobla­ción afir­ma que la vida era mejor con el par­ti­do comu­nis­ta en el poder que en la actua­li­dad bajo el capi­ta­lis­mo. El grue­so de los encues­ta­dos daba una visión posi­ti­va del comu­nis­mo, y más del 60% lo con­si­de­ra­ba una «bue­na idea» en prin­ci­pio. Los encues­ta­do­res obser­va­ron un incre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo de la afi­ni­dad con el idea­rio comu­nis­ta en com­pa­ra­ción con una encues­ta simi­lar rea­li­za­da cua­tro años antes.

Rea­li­za­da entre agos­to y sep­tiem­bre del pre­sen­te año por el ins­ti­tu­to rumano de son­de­so de opi­nión CSOP, la encues­ta mos­tra­ba que más del 49% coin­ci­día en que la vida era mejor bajo el gobierno del falle­ci­do líder comu­nis­ta Nico­lae Ceau­ses­cu, mien­tras que sólo el 23% pen­sa­ba que la vida hoy es mejor. El res­to daba una repues­ta neu­tral o ns/​nc.

Las razo­nes ofre­ci­das para la eva­lua­ción posi­ti­va del perío­do comu­nis­ta eran prin­ci­pal­men­te eco­nó­mi­cas; un 62% men­cio­nó la dis­po­ni­bi­li­dad de pues­tos de tra­ba­jo, el 26% las con­di­cio­nes de vida dig­nas y el 19% la vivien­da uni­ver­sal­men­te garan­ti­za­da.

La encues­ta fue patro­ci­na­da por la orga­ni­za­ción IICMER (Ins­ti­tu­to para la Inves­ti­ga­ción de los Crí­me­nes del Comu­nis­mo y de la Memo­ria del Exi­lio Rumano), finan­cia­da públi­ca­men­te con el fin de con­tri­buir a la labor de «edu­car» a la pobla­ción sobre los males del comu­nis­mo. Entre las decep­cio­nes más amar­gas que los resul­ta­dos de la encues­ta pro­por­cio­na­ron a esta orga­ni­za­ción se cuen­tan res­pues­tas a la pre­gun­ta sobre si los encues­ta­dos o sus fami­lias habían sufri­do bajo el sis­te­ma comu­nis­ta.

Sólo el 7% de los encues­ta­dos dijo haber sufri­do bajo el comu­nis­mo, con un 6% adi­cio­nal que, no habien­do sufri­do daño per­so­nal, afir­ma­ba que sí lo había expe­ri­men­ta­do algún miem­bro de su fami­lia. Tam­bién aquí las razo­nes ofre­ci­das eran sobre todo eco­nó­mi­cas: la mayo­ría se refe­ría a la esca­sez que se pro­du­jo en la déca­da de 1980, cuan­do Ruma­nía puso en mar­cha un pro­gra­ma de aus­te­ri­dad con el fin de reem­bol­sar la deu­da exte­rior del país. Una peque­ña par­te de la mino­ría que había sufri­do duran­te el perío­do comu­nis­ta opi­na­ba que habían sali­do per­ju­di­ca­dos al ser nacio­na­li­za­das sus pro­pie­da­des, y un puña­do (el 6% de los que recor­da­ban malas expe­rien­cias bajo el comu­nis­mo) decían que mien­tras los comu­nis­tas esta­ban en el poder, ellos, o algún miem­bro de su fami­lia, habían sido dete­ni­dos en algún momen­to.

Retor­cien­do a dis­cre­ción el resul­ta­do de la encues­ta, el IICMER seña­ló que las nume­ro­sos encues­ta­dos (el 41% y el 42%, res­pec­ti­va­men­te) esta­ban de acuer­do con la afir­ma­ción de que el régi­men comu­nis­ta era o cri­mi­nal o ile­gí­ti­mo. Unas mino­rías impor­tan­tes (37% y 31%) esta­ba en des­acuer­do de for­ma explí­ci­ta con esas afir­ma­cio­nes, y el res­to se mos­tra­ban neu­tra­les o no se pro­nun­cia­ban.

Ade­más, aun­que la mayo­ría de los par­ti­ci­pan­tes valo­ra­ran posi­ti­va­men­te el comu­nis­mo –sólo el 27% decla­ra­ba estar en des­acuer­do de prin­ci­pios con él — , la mayo­ría de los que die­ron una opi­nión defi­ni­da tam­bién pen­sa­ban que las ideas com­nu­nis­tas no habían lle­ga­do a ser pues­tas por obtra de la mejor mane­ra antes del cam­bio de régi­men en 1989. El 14% daba la res­pues­ta ine­quí­vo­ca de que el comu­nis­mo era una bue­na idea y de se había lle­va­do a la prác­ti­ca de la mejor mane­ra en Ruma­nía.

Así pues, una bue­na par­te de los ruma­nos inde­ci­sos sobre si el comu­nis­mo fue o no una for­ma legal y legí­ti­ma de gobierno y una gran mayo­ría de los que decían que el comu­nis­mo se lle­vó a la prác­ti­ca de for­ma inco­rrec­ta eran, sin embar­go, ine­quí­vo­cos cuan­do opi­na­ban que el sis­te­ma pues­to por obra por el Par­ti­do Comu­nis­ta Rumano, con todos sus defec­tos, ofre­cía una vida mejor para la gen­te que la que ofre­ce el capi­ta­lis­mo de nues­tros días.

Logros comu­nis­tas

Antes de que los comu­nis­tas toma­sen el poder en Ruma­nia, la mayor par­te de la pobla­ción era anal­fa­be­ta y no tenía acce­so a la aten­ción sani­ta­ria. Úni­ca­men­te una mino­ría de la pobla­ción rural, que era la pre­do­mi­nan­te, tenía acce­so a la sani­dad o dis­po­nía de corrien­te eléc­tri­ca. Las tasas de mor­ta­li­dad infan­til se encon­tra­ban entre las peo­res de Euro­pa y el pro­nós­ti­co de vida era infe­rior a los 40 años debi­do a la ina­ni­ción y a otras enfer­me­da­des. El régi­men de dere­cha rumano se alió con Hitler duran­te la Segun­da Gue­rra Mun­dial, y en el mar­co de esa alian­za capi­ta­lis­ta se envió a la mayo­ría de la pobla­ción judía del país a los cam­pos de exter­mi­nio nazis.

Aupa­dos al poder tras la vic­to­ria sovié­ti­ca con­tra la Ale­ma­nia nazi en 1945, los comu­nis­tas ruma­nos, has­ta ese momen­to un gru­po ile­gal de lucha clan­des­ti­na con­tra el gobierno rumano pro-fas­cis­ta y los nazis, ascen­dían a unos pocos miles. A pesar de ello logra­ron movi­li­zar el entu­sias­mo de la gen­te para recons­truir su país devas­ta­do por la gue­rra. Aca­ba­ron prác­ti­ca­men­te con el anal­fa­be­tis­mo, los ser­vi­cios sani­ta­rios mejo­ra­ron y se amplia­ron de for­ma masi­va, y ‑como los encues­ta­dos por el CSOP reve­lan— los pues­tos de tra­ba­jo, la vivien­da y los nive­les decen­tes de vida se hicie­ron acce­si­bles para todos.

Ani­ma­do por esos éxi­tos, el gobierno comu­nis­ta diri­gi­do por Nico­lae Ceau­ses­cu se endeu­dó duran­te la déca­da de los 70 con la com­pra de equi­pos indus­tria­les cos­to­sos a Occi­den­te, a fin de aumen­tar la tasa de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país, en la espe­ran­za de que los paí­ses occi­den­ta­les incre­men­ta­rían sus impor­ta­cio­nes de pro­duc­tos ruma­nos. Esa estra­te­gia fra­ca­só, y el pro­gra­ma de aus­te­ri­dad implan­ta­do enton­ces para poder pagar la deu­da nacio­nal dio lugar a un resen­ti­mien­to cre­cien­te.

Nico­lae Ceau­ses­cu y su espo­sa Ele­na fue­ron eje­cu­ta­dos por un pelo­tón de fusi­la­mien­to el día de Navi­dad de 1989. Su sen­ten­cia de muer­te se dic­tó des­pués de un jui­cio suma­rio orde­na­do por los nue­vos diri­gen­tes refor­mis­tas del país: fue­ron decla­ra­dos cul­pa­bles de crí­me­nes con­tra el pue­blo rumano.

Pero a pesar de esa con­de­na, y aun­que la opi­nión gene­ral que se refle­ja en los resul­ta­dos de la encues­ta CSOP es que el sis­te­ma comu­nis­ta, tal como se apli­có en Ruma­nia, fra­ca­só, sólo una peque­ña mino­ría de los con­sul­ta­dos en la encues­ta (15%) dice que el ex jefe comu­nis­ta Nico­lae Ceau­ses­cu fue­ra un mal líder. La mayo­ría se mos­tra­ron neu­tra­les o inde­ci­sos al res­pec­to, y el 25% afir­ma que el lide­raz­go de Ceau­ses­cu había sido bueno para el país.

En su valo­ra­ción de los resul­ta­dos de la encues­ta, el IICMER obser­va que los ruma­nos están muy lejos de ser úni­cos en su valo­ra­ción posi­ti­va del comu­nis­mo del pasa­do siglo. Según una encues­ta rea­li­za­da en varios paí­ses del Cen­tro y el Este de Euro­pa en 2009 por el Cen­tro de Inves­ti­ga­ción esta­dou­ni­den­se Pew, el por­cen­ta­je de pobla­ción en paí­ses exso­cia­lis­tas que con­si­de­ra la vida bajo el capi­ta­lis­mo peor de lo que fue duran­te el perío­do comu­nis­ta, es la siguien­te:

Polo­nia: 35%

Repú­bli­ca Che­ca: 39%

Eslo­va­quia: 42%

Litua­nia: 42%

Rusia: 45%

Bul­ga­ria: el 62%

Ucra­nia: 62%

Hun­gría: 72%

Par­ti­cu­lar­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo en los resul­ta­dos de la encues­ta CSOP/​IICMER de 2010 en Ruma­nia es que, a medi­da que adquie­ren más expe­rien­cia en la vida bajo la «eco­no­mía de mer­ca­do», la gen­te se vuel­ve cada vez más nega­ti­va res­pec­to del capi­ta­lis­mo y más posi­ti­va res­pec­to del comu­nis­mo. En la encues­ta ante­rior, rea­li­za­da en 2006, el 53% expre­sa­ba una opi­nión favo­ra­ble hacia el comu­nis­mo; en la de 2010 el pro­cen­ta­je favo­ra­ble subía has­ta el 61%.

Las con­clu­sio­nes de la encues­ta del CSOP no son resul­tan sor­pren­den­tes, si se recuer­da lo suce­di­do des­de que se rein­tro­di­jo el capi­ta­lis­mo: una pobre­za cre­cien­te, un aumen­to de la tasa de des­em­pleo y de la inse­gu­ri­dad. El sis­te­ma de salud rumano está actual­men­te en cri­sis, y los tra­ba­jo­dres del sec­tor públi­co han vis­to su suel­do recor­ta­do en un 25%. [1]

NOTA: [1] Infor­ma­ción téc­ni­ca sobre esta encues­ta de opi­nión: 1.133 per­so­nas mayo­res de 15 años fue­ron entre­vis­ta­dos entre el 27 de agos­to y 2 de sep­tiem­bre de 2010. Las entre­vis­tas se rea­li­za­ron sobre la base de un cues­tio­na­rio estan­da­ri­za­do, cara a cara en el hogar.Margen de error: 2,9%.

James Cross es un cola­bo­ra­dor habi­tual de la rte­vis­ta elec­tró­ni­ca redantliberationarmy.worpress.

Tra­duc­ción para www​.sin​per​mi​so​.info

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *