¿Qué hizo, Sr. Jáu­re­gui? – Mikel Ari­za­le­ta

El 4 de noviem­bre de 2010 el abo­ga­do y soció­lo­go José Luis Gómez Lla­nos recor­da­ba al lec­tor que ya en 1995 escri­bió en el perió­di­co El Mun­do 10 artícu­los rela­cio­na­dos con el GAL y sus per­so­na­jes ‑los “más impor­tan­tes de los cien­tos que he teni­do la suer­te de poder escri­bir estos años,… por­que enton­ces no fui­mos tan­tos los que denun­cia­mos taxa­ti­va­men­te lo que ocu­rrió en las cloa­cas del Esta­do”-. Hoy reco­jo su rela­to y sus pre­gun­tas y, a 25 años del ase­si­na­to de Mikel Zabal­tza por la Guar­dia Civil y el Gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez, las relan­zó de nue­vo al hoy minis­tro de la Pre­si­den­cia del Gobierno espa­ñol, enton­ces dele­ga­do del Gobierno cen­tral en el País Vas­co.

Aquel otoño/​invierno de 1985 fue un mes en que Eus­ka­di vivió en su car­ne la sen­sa­ción de estar inva­di­da por un Ejér­ci­to de ocu­pa­ción, que no res­pe­ta­ba la ley y el dere­cho a la vida.

Ramón Jáu­re­gui estu­vo calla­do, abso­lu­ta­men­te calla­do. Su silen­cio lo inte­rrum­pió el 22 de diciem­bre, hacien­do unas esca­lo­frian­tes decla­ra­cio­nes a la Agen­cia EFE, en las que “lamen­ta­ba el retro­ce­so en la con­cien­cia­ción del pue­blo vas­co con­tra el terro­ris­mo”, des­pués de que sus amos de Inte­rior en Madrid con Barrio­nue­vo a la cabe­za, cri­ti­ca­sen la acti­tud de los que no creían la ver­sión de Intxau­rron­do. El 26 de noviem­bre de 1985 fue dete­ni­do Mikel Zabal­tza por la Guar­dia Civil de Intxau­rron­do, días más tar­de apa­re­cía ase­si­na­do en el río.

El gobierno de Feli­pe Gon­zá­lez creó los GAL. La obra y arte de poner­los en acción reca­yó en el minis­tro José Barrio­nue­vo; a José Luis Cor­cue­ra le corres­pon­dió sacar dis­cre­ta­men­te del Minis­te­rio de Inte­rior los escom­bros de las san­grien­tas cha­pu­zas de su ante­ce­sor, en medio del teje­ma­ne­je de miles de millo­nes de los fon­dos reser­va­dos.

Los Gru­pos Anti­te­rro­ris­tas de Libe­ra­ción o GAL fue­ron agru­pa­cio­nes arma­das para­po­li­cia­les que prac­ti­ca­ron lo que unos años des­pués de cono­cer­se los hechos nadie dudó en lla­mar terro­ris­mo de Esta­do o gue­rra sucia con­tra ETA y su entorno, duran­te la déca­da de 1980.

Fue­ron crea­dos y diri­gi­dos por altos fun­cio­na­rios del Minis­te­rio del Inte­rior de Espa­ña, duran­te el gobierno del PSOE de Feli­pe Gon­zá­lez, con com­pli­ci­da­des polí­ti­cas des­de la mis­mí­si­ma Mon­cloa, aun­que esto últi­mo no pudie­ra demos­trar­se feha­cien­te­men­te. Aun­que decían com­ba­tir a ETA, en varias oca­sio­nes aten­ta­ron con­tra sim­ples mili­tan­tes de la izquier­da inde­pen­den­tis­ta vas­ca y con­tra eco­lo­gis­tas. Tam­bién rea­li­za­ron accio­nes indis­cri­mi­na­das debi­do a las cua­les falle­cie­ron ciu­da­da­nos fran­ce­ses sin ads­crip­ción polí­ti­ca cono­ci­da. En sus cua­tro años de his­to­ria, los GAL come­tie­ron más de trein­ta accio­nes terro­ris­tas, matan­do e hirien­do a cer­ca de sesen­ta per­so­nas. Entre sus méto­dos habi­tua­les esta­ban la colo­ca­ción de bom­bas en los coches, tiros en la nuca y ame­tra­lla­mien­to en los bares don­de supues­ta­men­te se encon­tra­ban sus víc­ti­mas. Varias de entre ellas no tenían rela­ción nin­gu­na con ETA.

Mien­tras que la auto­ría mate­rial de los ase­si­na­tos per­pe­tra­dos, y demás casuís­ti­cas cri­mi­na­les, fue­ron inves­ti­ga­dos más mal que bien por los jue­ces en Madrid, en Eus­ka­di éra­mos y somos muchos los que nos pre­gun­tá­ba­mos y nos pre­gun­ta­mos si el triun­vi­ra­to socia­lis­ta en fun­cio­nes en 198384, ‑Bene­gas-Jáu­re­gui-Dam­bo­re­nea‑, no tenía asig­na­da “de fac­to” la cober­tu­ra de las ope­ra­cio­nes, por lo difí­cil que es com­pren­der que duran­te los cin­co años que duró esta terri­ble pesa­di­lla, no hubie­ran reu­ni­do ni un solo indi­cio sobre unos mato­nes que ope­ra­ban des­de des­pa­chos cola­te­ra­les a los suyos.

El Sr. Ramón Jáu­re­gui, actual minis­tro de Pre­si­den­cia, era enton­ces el líder de los socia­lis­tas vas­cos y el dele­ga­do del Gobierno en el País Vas­co y, como tal, el jefe polí­ti­co de las Fuer­zas de Segu­ri­dad del Esta­do en Eus­ka­di en el perío­do en que los sal­va­jes y desa­pren­si­vos mato­nes de Intxau­rron­do tor­tu­ra­ban has­ta la muer­te al joven Mikel Zabal­tza. Don Ramón ha teni­do múl­ti­ples oca­sio­nes de demos­trar la cla­se de fibra éti­ca y polí­ti­ca, que posee. Y qui­zá su cobar­día y su fri­vo­li­dad le han impe­di­do has­ta aho­ra reco­no­cer sus erro­res, qui­zá sus crí­me­nes.

El Sr. Ramón Jáu­re­gui se ha mos­tra­do defen­sor de los impli­ca­dos en el GAL, apo­yan­do a Vera y a Barrio­nue­vo. Cuan­do San­cris­tó­bal fue dete­ni­do, R. Jaú­re­gui se atre­vió a excul­par al ex gober­na­dor civil de Biz­kaia, decla­ran­do públi­ca­men­te que este tur­bio per­so­na­je goza­ba de su total con­fian­za, y que las impu­tacio­nes por par­te de Dam­bo­re­nea, Ame­do, Domín­guez, San­cris­to­bal… eran men­ti­ra. ¿Qué tie­ne que decir hoy el enton­ces Con­se­je­ro de Jus­ti­cia del Gobierno Vas­co y actual minis­tro de Pre­si­den­cia? Dam­bo­re­nea denun­ció públi­ca­men­te que altos car­gos del PSOE fue­ron con­vo­ca­dos por el enton­ces minis­tro del Inte­rior, José Barrio­nue­vo y se reu­nie­ron en la sie­rra madri­le­ña su núme­ro dos, Rafael Vera, Ramón Jáu­re­gui Aton­do, dele­ga­do del Gobierno en el País Vas­co; José María Bene­gas, secre­ta­rio gene­ral del PSE-PSOE; los gober­na­do­res civi­les de Gipúz­koa (Julen Elgo­rria­ga), Viz­ca­ya (Julián San­cris­to­bal) y Ara­ba (Jesús Gar­cía Villos­la­da), y los secre­ta­rios del Par­ti­do Socia­lis­ta en esas tres pro­vin­cias (Enri­que Casas, Gar­cía Dam­bo­re­nea y Angel Gavi­lán) para orga­ni­zar, lo que poco más tar­de, se cono­ce­ría como el GAL. Pos­te­rior­men­te aña­dió que Feli­pe Gon­zá­lez y Nico­lás Redon­do Terre­ros esta­ban al tan­to de lo que ocu­rría en el GAL. Rafael Vera decla­ró en Vanity Fair:«Si Gon­zá­lez hubie­ra admi­ti­do su res­pon­sa­bi­li­dad en los GAL habría ido a la cár­cel»

Sobre el tenien­te-coro­nel Galin­do, al que alcan­zan las pis­tas de la inves­ti­ga­ción por los horri­bles ase­si­na­tos de Lasa y Zaba­la, acu­sa­do en nume­ro­sos suma­rios por tor­tu­ras, trá­fi­co de dro­gas etc. Jáu­re­gui escri­bió que era el poli­cía más pro­fe­sio­nal y serio que poseía­mos en Eus­ka­di. Esca­lo­frian­te. ¿Lo repe­ti­ría hoy de nue­vo?

Hoy, que es minis­tro del actual Gobierno, le pre­gun­ta­mos de nue­vo: ¿en manos de qué cla­se de polí­ti­cos esta­ba la lucha anti­te­rro­ris­ta cuan­do el GAL mata­ba a ros­tro des­cu­bier­to? ¿Qué hizo, su par­ti­ci­pa­ción, su silen­cio res­pec­to al GAL en cali­dad de dele­ga­do del Gobierno duran­te los cua­tro años de su man­da­do? La mis­ma pre­gun­ta que el 19 de enero de 1995 le hacía en un artícu­lo en El Mun­do, Gal y la res­pon­sa­bi­li­dad polí­ti­ca de Ramón Jáu­re­gui (II), el abo­ga­do y soció­lo­go José Luis Gómez Lla­nos y a la que toda­vía sigue sin con­tes­tar.

Nos recuer­da Gómez Lla­nos que “la inves­ti­ga­ción perio­dís­ti­ca sobre los GAL se ini­ció en 1987 en el perió­di­co Deia de la mano de los repor­te­ros Ricar­do Arques, Juan Car­los Urrutxur­tu y Ando­ni Ortu­zar. Des­pués, Dia­rio 16 y, sobre todo, el dia­rio El Mun­do siguie­ron las inves­ti­ga­cio­nes. Yo insis­to siem­pre en estos deta­lles para recal­car que los GAL no fue­ron des­cu­bier­tos como con­se­cuen­cia de inves­ti­ga­cio­nes de la Poli­cía o de la jus­ti­cia, ni de los deba­tes en una comi­sión inves­ti­ga­ción par­la­men­ta­ria, sino que fue obra de la teme­ri­dad de unos perio­dis­tas que actua­ron con tesón en algún caso con­tra las direc­tri­ces de las cúpu­las de sus pro­pios perió­di­cos”.

Cabe seña­lar que en el Sena­do se cons­ti­tu­yó una comi­sión de inves­ti­ga­ción que no lle­gó a apro­bar infor­me final alguno de con­clu­sio­nes y que duran­te el gobierno de Aznar recla­ma­ron los anti­guos car­gos socia­lis­tas, enca­be­za­dos por Feli­pe Gon­zá­lez, la libe­ra­ción de Vera y Barrio­nue­vo con­de­na­dos por el Caso Marey, obte­nien­do un indul­to par­cial para ambos el año 1998. Y que tras la inves­ti­du­ra del gobierno de Zapa­te­ro en 2004 ‑que supu­so la vuel­ta al poder del PSOE- nue­va­men­te diri­gen­tes socia­lis­tas, otra vez con Gon­zá­lez a la cabe­za, exi­gie­ron el indul­to total para Vera y otros con­de­na­dos, aun­que sin éxi­to.

Hoy segui­mos tan nece­si­ta­dos como enton­ces de que una comi­sión hono­ra­ble y veraz nos acla­re la res­pon­sa­bi­li­dad real que Don Ramón Jáu­re­gui, como dele­ga­do del Gobierno cen­tral en el País Vas­co, tuvo y sigue tenien­do en la tra­ma de los GAL y en los crí­me­nes lle­va­dos a cabo en nues­tro pue­blo.

El gene­ral de la Guar­dia Civil Enri­que Rodrí­guez Galin­do ‑fue ascen­di­do por la cúpu­la de Inte­rior del feli­pis­mo, que tam­bién aca­bó sien­do con­de­na­da por su vin­cu­la­ción a los GAL, cuan­do ya había indi­cios de su impli­ca­ción en aque­llos hechos‑, el ex gober­na­dor civil de Gipúz­koa Julen Elgo­rria­ga y los agen­tes Ángel Vaque­ro, Feli­pe Bayo y Enri­que Dora­do Villa­lo­bos fue­ron los pro­ta­go­nis­tas de aque­llos hechos que situa­ron los valo­res demo­crá­ti­cas y garan­tis­tas de un Esta­do de dere­cho en las cloa­cas de la gue­rra sucia. No sólo tuvie­ron un jui­cio jus­to y oca­sión de defen­der­se, sino que, pese a la gra­ve­dad de las acu­sa­cio­nes y el alcan­ce de las con­de­nas ‑la Audien­cia Nacio­nal, el Tri­bu­nal Supre­mo y el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal aca­ba­ron sen­ten­cián­do­les a penas de entre 71 y 75 años de prisión‑, todos ellos fue­ron excar­ce­la­dos tras haber cum­pli­do unos pocos años de cár­cel, nos recuer­da Jose­ba San­ta­ma­ría en su artícu­lo Memo­ria de cal viva.

Ha pasa­do mucho tiem­po, pero la mayo­ría de los ase­si­na­tos de aquel perio­do de terro­ris­mo de Esta­do no han sido acla­ra­dos. Aho­ra se cum­plen 25 años del ase­si­na­to de Mikel Zabal­tza. Como José Luis Cano, Aniano Jimé­nez, Ricar­do Gar­cía Pelle­je­ro, Ger­mán Rodrí­guez, Gladys del Estal, Tomás Alba… y otros muchos ase­si­na­dos por el terro­ris­mo dere­chis­ta o las actua­cio­nes para­po­li­cia­les.

Zabal­tza es una víc­ti­ma que tie­ne dere­cho a la ver­dad, la jus­ti­cia y la memo­ria. La mis­ma que sus fami­lia­res y los ciu­da­da­nos, y más aho­ra que usted exi­ge des­de el gobierno y los medios de comu­ni­ca­ción a otros pos­tu­ras cla­ras ante la vio­len­cia. ¿Qué hizo, Sr. Ramón Jáu­re­gui? Espe­ra­mos su res­pues­ta.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *