Pre­gun­tas para la cla­ri­dad – Anto­nio Alva­rez Solís

Uno de los diques que sue­len habi­li­tar­se para evi­tar el avan­ce en la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca de Eus­ka­di es el res­pe­to que se debe a las víc­ti­mas del terro­ris­mo. Como resul­ta obvio el terro­ris­mo es el que pro­ta­go­ni­za ETA y por extra­ña simi­li­tud el aber­tza­lis­mo de izquier­da. Para los pode­res ins­ti­tui­dos y para un núme­ro muy alto de espa­ño­les no hay nin­gún otro terro­ris­mo. Pues bien, las víc­ti­mas de este terror jus­ti­fi­can toda domi­na­ción anti­de­mo­crá­ti­ca e impi­den cual­quier apro­xi­ma­ción cons­truc­ti­va entre inde­pen­den­tis­tas vas­cos y repre­so­res espa­ño­les bajo la espe­cie de que cual­quier libe­ra­ción de un miem­bro de ETA o sim­ple­men­te de Bata­su­na o de su entorno sig­ni­fi­ca­ría una ofen­sa insu­fri­ble para los fami­lia­res de la víc­ti­ma o de la víc­ti­ma mis­ma. Se ale­ga siem­pre: «los fami­lia­res de una víc­ti­ma del terro­ris­mo o la víc­ti­ma en su caso no sopor­ta­rían cru­zar­se en la calle con el autor de la muer­te o de las lesio­nes de su deu­do». Cons­te de entra­da que entien­do el ren­cor y el deseo de ven­gan­za en los agre­di­dos o en quie­nes han sufri­do indi­rec­ta­men­te las con­se­cuen­cias de la agre­sión. La natu­ra­le­za huma­na ha madu­ra­do muy poco res­pec­to a las pul­sio­nes pri­ma­rias que habi­tan en las pro­fun­di­da­des de la espe­cie. Pero aún enten­dien­do esas pasio­nes, que un afán de pro­gre­so social debie­ra encau­zar, vale hacer algu­nas pre­gun­tas en torno al pro­ble­ma del dolor, el odio y, lo que es más gra­ve, lo que se entien­de corrien­te­men­te por dig­ni­dad agre­di­da.

Se pue­de en nom­bre de tales pul­sio­nes cerrar con­ti­nua­da­men­te la puer­ta a la liber­tad? Si las agre­sio­nes cons­ti­tu­ye­ran una razón indis­cu­ti­ble para cegar cual­quier camino hacia el futu­ro, ¿en qué situa­ción casi pre­his­tó­ri­ca se encon­tra­ría hoy el mun­do? Res­pec­to a Espa­ña, con­cre­ta­men­te ¿qué modo de con­vi­ven­cia o de reso­lu­ción de con­flic­tos podría fun­cio­nar si los fami­lia­res de los ase­si­na­dos por la dic­ta­du­ra fran­quis­ta en la gue­rra y, lo que es más gra­ve, en la post­gue­rra ale­ga­ran que no pue­den tener vecin­dad con los ase­si­nos que ade­más de no haber sido juz­ga­dos esca­la­ron car­gos de res­pon­sa­bi­li­dad y siguie­ron per­si­guien­do las ideas de los repre­sa­lia­dos? Es más: ¿qué cabría opo­ner a la liber­tad polí­ti­ca de los tales si esas víc­ti­mas seña­la­ran como «entorno» a tan­tos polí­ti­cos o ciu­da­da­nos que han suce­di­do, de una for­ma real o ideo­ló­gi­ca, a los ase­si­nos? El mis­mo pre­si­den­te del Gobierno espa­ñol actual, Sr. Rodrí­guez Zapa­te­ro, admi­te en la liber­tad polí­ti­ca a los que hoy con­ti­núan en par­te sus­tan­cial la ideo­lo­gía anti­so­cial del geno­ci­da o inclu­so actua­ron en el gran geno­ci­dio fran­quis­ta. Un abue­lo del Sr. Zapa­te­ro fue mili­tar fusi­la­do por su leal­tad al régi­men legal­men­te ins­ti­tui­do de la II Repú­bli­ca y ahí está el pre­si­den­te al leal ser­vi­cio de la monar­quía que nació del fran­quis­mo. Dice que lo hace en pro del olvi­do y la con­vi­ven­cia. ¡Ah! Es más, el pre­si­den­te no tie­ne incon­ve­nien­te alguno en ser­vir­se con sol­tu­ra de cuer­pos poli­cia­les que pro­ta­go­ni­za­ron la repre­sión con ver­da­de­ro furor y que aho­ra per­sis­ten en tarea pare­ci­da. Y habla­mos de un socia­lis­ta que cono­ce el río de san­gre que pro­du­je­ron en el socia­lis­mo, sim­ple­men­te por razo­nes ideo­ló­gi­cas, esos cuer­pos que nun­ca fue­ron depu­ra­dos por crí­me­nes con­tra la huma­ni­dad; crí­me­nes que aho­ra se man­tie­ne que no pres­cri­ben.

Pue­de alguien negar el dolor de los deu­dos de quie­nes fue­ron ase­si­na­dos bajo la ini­cua cali­fi­ca­ción de rebel­des? ¿Rebel­des? ¿Quié­nes fue­ron los rebel­des? Lo más gra­ve del fran­quis­mo es que tie­ne una som­bra alar­ga­da: sigue negan­do la liber­tad, sigue ultra­jan­do a la demo­cra­cia, insis­te en herir a muchos ciu­da­da­nos. Y, sin embar­go, nadie debe ale­gar, en nom­bre de un pre­té­ri­to cadu­ca­do en nom­bre de la con­vi­ven­cia, que le repug­na andar por la calle con­vi­vien­do con suce­so­res ideo­ló­gi­cos de aque­llos que diez­ma­ron tan­tos pue­blos. A pro­pó­si­to de esta reali­dad incues­tio­na­ble, ¿cómo pue­de sopor­tar nadie razo­na­ble­men­te for­ma­do el argu­men­to de que la repre­sión fran­quis­ta fue para­le­la a la bar­ba­rie repu­bli­ca­na y que por eso hay que olvi­dar?. Vamos a ver, vamos a ver.…

Has­ta que el peque­ño gene­ral no se alzó en armas la II Repú­bli­ca nave­ga­ba a tra­vés de esco­llos, pero nadie pue­de demos­trar que hubie­ra matan­zas de los repu­bli­ca­nos con­tra los anti­rre­pu­bli­ca­nos. Hubo aten­ta­dos con­cre­tos y muy limi­ta­dos por ambas par­tes, des­ma­nes sofo­ca­dos por el Gobierno repu­bli­cano, enfren­ta­mien­tos peli­gro­sos, pero a todo ello hizo fren­te el Gobierno repu­bli­cano que repre­sen­ta­ba a las cla­ses popu­la­res o a la ciu­da­da­nía con afán de moder­ni­dad y de equi­li­brio social. De esos des­ma­nes la mayo­ría hay que car­gar­lo a las fuer­zas de la Guar­dia Civil o de una guar­dia de asal­to a la que se dio órde­nes de pro­ce­der sin con­tem­pla­cio­nes no con­tra la cla­se media o con­tra las dere­chas más duras sino con­tra cam­pe­si­nos u obre­ros que recla­ma­ban el dere­cho a una míni­ma dig­ni­dad social. ¿Es cier­to o no es cier­to que la san­gre se des­bor­dó tras la suble­va­ción de Fran­co, que pro­vo­có una lamen­ta­ble situa­ción excep­cio­nal, con la nota favo­ra­ble de que el Gobierno repu­bli­cano pro­cu­ró yugu­lar las ven­gan­zas sus­ci­ta­das en los pri­me­ros seis meses del ata­que fran­quis­ta ‑inclu­yen­do el error de no armar al pue­blo con­tra el levantamiento‑, mien­tras la repre­sión del Geno­ci­da se alar­gó duran­te cua­ren­ta años des­tru­yen­do la Espa­ña ilu­sio­na­da que nació el 14 de abril? Otra pre­gun­ta para con­tes­tar­la des­de las cáte­dras men­da­ces de la edu­ca­ción para la ciu­da­da­nía.

Yaho­ra retor­ne­mos al momen­to actual, en que el Sr. Zapa­te­ro y sus cón­su­les en Eus­ka­di tra­tan de con­se­guir un esta­tus de con­ti­nui­dad difi­cul­tan­do, des­tru­yen­do o defor­man­do las posi­bi­li­da­des para con­se­guir la igual­dad polí­ti­ca de todos los vas­cos. ¿Pue­de ale­gar­se en ese pro­ce­so que los con­de­na­dos por accio­nes arma­das o los impli­ca­dos en una polí­ti­ca sobe­ra­nis­ta y, por tan­to, terro­ris­tas sub­ya­cen­tes según la pau­pé­rri­ma doc­tri­na ofi­cial, difi­cul­tan per se y por tan­to inde­fi­ni­da­men­te la nor­ma­li­za­ción por pro­du­cir la irri­ta­ción de la AVT, por ejem­plo? Gober­nar es res­pe­tar la ley que­ri­da por el pue­blo, pero es, tam­bién, tem­pe­rar pasio­nes y poner­las en su lugar a fin de que las puer­tas del futu­ro sean fran­quea­bles. La his­to­ria es un lar­go pro­ce­so de amnis­tías más que de olvi­dos a fin de que la edi­fi­ca­ción polí­ti­ca con­for­ta­ble sea posi­ble. La huma­ni­dad ha vivi­do siem­pre enchar­ca­da en la san­gre que han pro­du­ci­do sobre todo los pode­res esta­ble­ci­dos, pero al mis­mo tiem­po la vida nor­ma­li­za­da y abier­ta a tran­cas y barran­cas ha ido secan­do esa san­gre para que la paz sea posi­ble. No vale al equi­li­brio social dis­tin­guir entre los muer­tos. A todos, el res­pe­to; para todos, la dig­ni­dad debi­da a cada cual. Ade­más hay algo tan gra­ve como la muer­te de los que mue­ren trá­gi­ca­men­te y es la muer­te que se idea para muchos vivos que des­apa­re­cen del cen­so acti­vo por obra y gra­cia del «manua­li­llo» de los pode­ro­sos. Esa muer­te es tre­men­da por­que no aca­ba y hie­re cada hora. A eso, y val­ga esta últi­ma pre­gun­ta, ¿ha de lla­mar­se defen­sa de la demo­cra­cia o esta­do de dere­cho? A mí no me extra­ña que los reac­cio­na­rios que domi­nan gran par­te del mun­do actual ofrez­can esa for­ma de nor­ma­li­za­ción que brin­dan con tan­to des­par­pa­jo y cinis­mo, por­que es lo nor­mal en ellos. Lo que me sor­pren­de es que razón tan obtu­sa sea ofre­ci­da como fór­mu­la celes­tial para la paz y la liber­tad. Gen­te que, ade­más, defi­ne el terro­ris­mo y al terro­ris­ta mien­tras sus armas asfi­xian, des­tru­yen o pudren toda con­vi­ven­cia razo­na­ble. Y me asom­bra más aún que masas enca­ra­das a lo que debie­ra tener­se por dra­má­ti­co ejem­plo his­tó­ri­co abre­ven el alma en la con­fu­sión más ele­men­tal y en las retó­ri­cas más des­pre­cia­bles de sus rap­to­res.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *