Algu­nos apun­tes sobre la situa­ción en El Sal­va­dor des­pués del triun­fo del FMLN- Luciano Alza­ga

Intro­duc­ción

Según los aman­tes de las teo­rías cons­pi­ra­ti­vas, un sec­tor emer­gen­te de la bur­gue­sía sal­va­do­re­ña deci­dió hace un par de años que había lle­ga­do la hora del FMLN. Se tra­ta del pode­ro­so gru­po cono­ci­do como «Los ára­bes», liga­do al gran comer­cio y la ban­ca, que bus­ca des­pla­zar a la oli­gar­quía tra­di­cio­nal. Sea como sea, lo cier­to es que el des­pres­ti­gio de ARENA, el par­ti­do de la oli­gar­quía que gober­nó las dos últi­mas déca­das, era impa­ra­ble. Suma­do a esto el impac­to de la cri­sis eco­nó­mi­ca en la mayo­ría pobre de la pobla­ción, no es impro­ba­ble que al menos un sec­tor de la bur­gue­sía haya pen­sa­do que se nece­si­ta­ban bom­be­ros para apa­gar el fue­go de la posi­ble revuel­ta popu­lar (según la feliz defi­ni­ción de James Petras).

El caso es que, bien sea por nego­cia­cio­nes pre­vias con ese sec­tor bur­gués o por el ejem­plo de otras anti­guas gue­rri­llas lati­no­ame­ri­ca­nas, que para lograr el triun­fo elec­to­ral se incli­nan cada vez más hacia el “cen­tro”, el FMLN ofre­ció la can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial del 2009 a Mau­ri­cio Funes, ex-corres­pon­sal de CNN en El Sal­va­dor por muchos años. Duran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, para con­tra­rres­tar la posi­ble con­ta­mi­na­ción de su ima­gen con el color rojo del FMLN y al mis­mo tiem­po per­mi­tir que el perio­dis­ta tuvie­ra una base de apo­yo fren­te al apa­ra­to del par­ti­do, ese sec­tor de la bur­gue­sía mon­tó un gru­po de apo­yo que se lla­mó «Los ami­gos de Mau­ri­cio», com­pues­to por empre­sa­rios y pro­fe­sio­na­les libe­ra­les. Des­pués de las elec­cio­nes, con el apo­yo de los her­ma­nos Cáce­res (gran­des empre­sa­rios, líde­res del gru­po de apo­yo y según esos cons­pi­ra­ti­vos el ver­da­de­ro poder en la som­bra) Funes implan­tó des­de el ini­cio de su man­da­to una espe­cie de monar­quía cons­ti­tu­cio­nal. El rey Mau­ri­cio I osten­ta la jefa­tu­ra del esta­do y tie­ne a un «pri­mer minis­tro», el secre­ta­rio de la pre­si­den­cia, que es el que reci­be y fil­tra a los minis­tros del FMLN.

Y para que que­de cla­ro des­de el prin­ci­pio quién man­da, el gabi­ne­te eco­nó­mi­co que­dó en manos de los «Ami­gos de Mau­ri­cio» y del par­ti­di­to de cen­tro-dere­cha Cam­bio Demo­crá­ti­co, alia­do del FMLN en las elec­cio­nes: Hacien­da, Eco­no­mía, Medio Ambien­te, Turis­mo, así como la mayo­ría de ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les. Al FMLN le toca­ron los minis­te­rios del área social: Edu­ca­ción, Salud, Obras Públi­cas, Tra­ba­jo, Agri­cul­tu­ra, Gober­na­ción, Segu­ri­dad (para que se encar­gue dela posi­ble repre­sión). Y le die­ron un supues­to carác­ter de neu­tra­li­dad a los minis­te­rios de Rela­cio­nes Exte­rio­res (un dipu­tado del FMLN) y Defen­sa Nacio­nal (un gene­ral), aun­que en reali­dad ambos están cer­ca­nos a Funes.

Con estos ante­ce­den­tes qui­zás se pue­dan enten­der mejor algu­nas de las luces y som­bras del pri­mer año de gobierno de cen­tro-izquier­da, que asu­mió el 1 de junio de 2009.

Los desas­tres “natu­ra­les”

En los «Acuer­dos de paz» de 1992 se inclu­ye­ron repar­tos de tie­rra, pero se otor­ga­ron las peo­res tie­rras a los gue­rri­lle­ros des­mo­vi­li­za­dos, nor­mal­men­te cam­pe­si­nos pobres, y se difi­cul­tó la obten­ción de cré­di­tos y la for­ma­ción en tec­no­lo­gías agra­rias. Al mis­mo tiem­po los gran­des empre­sa­rios han debi­li­ta­do el sue­lo al uti­li­zar gran­des exten­sio­nes para urba­ni­zar­las o para edi­fi­car enor­mes cen­tros comer­cia­les. Ade­más el exce­si­vo uso de pes­ti­ci­das y otros pro­duc­tos quí­mi­cos por los terra­te­nien­tes hizo que la tie­rra y las aguas estén tan con­ta­mi­na­das que casi no es posi­ble pro­du­cir en ellas. A esto súme­se las polí­ti­cas de dola­ri­za­ción y TLC, que lle­va­ron a decla­ra­cio­nes como las de un minis­tro de agri­cul­tu­ra de Are­na, que dijo que «es más efec­ti­vo y eco­nó­mi­co impor­tar ali­men­tos que pro­du­cir­los en el país”.

El medio ambien­te nun­ca for­mó par­te de las estra­te­gias de desa­rro­llo del país, dejan­do el camino libre para que el mer­ca­do explo­ta­ra los recur­sos natu­ra­les sin nin­gún tipo de regu­la­ción. Como dice Dago­ber­to Gutié­rrez, en El Sal­va­dor se hizo labo­ra­to­rio pla­ne­ta­rio del mode­lo neo­li­be­ral, apli­cán­do­lo de for­ma orto­do­xa, sin anes­te­sia, por eso en Irak al mode­lo apli­ca­do se le lla­ma remem­ber El Sal­va­dor. Esto ha pro­vo­ca­do que el país, y la región, se encuen­tre muy vul­ne­ra­ble fren­te a los fenó­me­nos natu­ra­les que trae con­si­go el cam­bio cli­má­ti­co. El terri­to­rio ha per­di­do sus defen­sas y, por su mala situa­ción eco­nó­mi­ca y social, la mayo­ría de la pobla­ción vive en alto ries­go.

Pero sal­vo en el tema de la mine­ría, gran con­ta­mi­nan­te, el res­to de los pro­ble­mas medioam­bien­ta­les no ha mere­ci­do has­ta aho­ra mayor aten­ción por par­te del Gobierno de cen­tro-izquier­da, y en el caso de las repre­sas, estas son apo­ya­das por Funes. La mayor par­te de lo des­cri­to aquí no se pue­de, evi­den­te­men­te, atri­buir al Gobierno de cen­tro-izquier­da. El pro­ble­ma es que tan­to Funes como el FMLN de momen­to sólo se dedi­can a tapar agu­je­ros (que son muchos y es nece­sa­rio tapar­los), y no se ven polí­ti­cas que posi­bi­li­ten algu­na mejo­ra de la situa­ción ambien­tal o la pre­ven­ción de desas­tres.

La vio­len­cia

Los medios casi todos los días insis­ten en que aumen­ta la cifra de muer­tos dia­rios (13, 14), y la com­pa­ran con las cifras de los gobier­nos ante­rio­res. Es una tác­ti­ca equi­va­len­te al 11‑S en EE.UU. o a ETA en Espa­ña, la mane­ra de que la pobla­ción se dis­trai­ga de los pro­ble­mas reales y con­si­de­re que las “maras” o pan­di­llas son el prin­ci­pal pro­ble­ma del país. Como resu­me el Equi­po Maiz, las pan­di­llas son un fenó­meno social sur­gi­do hace 20 años como pro­duc­to de las polí­ti­cas eco­nó­mi­cas y socia­les de los gobier­nos de Are­na, que pro­vo­ca­ron la emi­gra­ción de millo­nes de per­so­nas hacia las ciu­da­des y hacia el exte­rior. Las pan­di­llas sur­gie­ron en EE.UU. y fue­ron traí­das a Cen­troa­mé­ri­ca por jóve­nes depor­ta­dos de ese país.

A prin­ci­pios de sep­tiem­bre de este año, ante la inmi­nen­te apro­ba­ción de una nue­va ley «anti­ma­ras» (apo­ya­da por el FMLN) que pena­li­za has­ta la mem­bre­sía en estas agru­pa­cio­nes, las maras lan­za­ron un paro de tres días que para­li­zó bue­na par­te de la acti­vi­dad del país. Ame­na­za­ron a due­ños de empre­sas de trans­por­tes y a comer­cian­tes, con el obje­ti­vo de que no se aprue­be la ley y de ser escu­cha­dos, ya que, como ellos dicen, quie­ren «que se bus­quen solu­cio­nes a la pro­ble­má­ti­ca de la vio­len­cia, la cual es sim­ple­men­te una expre­sión por la injus­ti­cia social».

Ana­li­zan­do esto, Dago­ber­to Gutié­rrez con­si­de­ra que la socie­dad sal­va­do­re­ña vive un perio­do de gue­rra social. La gue­rra civil se rin­dió polí­ti­ca­men­te a las ape­ten­cias elec­to­ra­les de los líde­res del FMLN, y no hubo post­gue­rra, se pasó arti­fi­cial­men­te a la paz. Así, la gue­rra civil se con­vir­tió len­ta­men­te en gue­rra social, que es la que se está vivien­do. Las pan­di­llas, a pesar de que no conec­tan con nin­gu­na de las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da, hicie­ron un plan­tea­mien­to polí­ti­co al gobierno, lo que impli­ca­ría que esas orga­ni­za­cio­nes, que tie­nen mucha fuer­za, pasan a otra eta­pa, a dis­cu­tir el poder. Como par­te del pue­blo pobre que son, las pan­di­llas piden un diá­lo­go y pre­sen­tan un lis­ta­do de peti­cio­nes simi­lar a lo que los movi­mien­tos socia­les están pidien­do: tra­ba­jo, salud, edu­ca­ción. Y el gobierno de cen­tro-izquier­da, al igual que los ante­rio­res de dere­cha, sólo tie­ne una polí­ti­ca ante el fenó­meno: la repre­sión.

Tan­to el pre­si­den­te Funes como los minis­tros y dipu­tados del FMLN siguen con la visión de que el pro­ble­ma es de delin­cuen­cia, y que es fun­ción de la poli­cía y el ejér­ci­to con­tra­rres­tar­lo. Por lo tan­to no tie­nen una polí­ti­ca inte­gral fren­te al mis­mo. El FMLN votó hace unos meses a favor de la pro­pues­ta de incre­men­tar la pena máxi­ma de sie­te a 15 años, a los jóve­nes entre 16 y 18 años. Y se man­tie­ne la edad de impu­tabi­li­dad del menor, que es de 12 (doce) años. Ade­más Funes, con el aplau­so de todos los gru­pos polí­ti­cos, hizo algo que ni Are­na se atre­vió: sacó al Ejér­ci­to a la calle, para “com­ba­tir a las maras”, y con auto­ri­za­ción para dete­ner y dis­pa­rar.

Los movi­mien­tos socia­les

En El Sal­va­dor, qui­zás con más inten­si­dad que en otros paí­ses de Amé­ri­ca lati­na, los movi­mien­tos socia­les asu­men la rebe­lión con­tra la des­truc­ción del medio ambien­te. Al pun­to que las dos prin­ci­pa­les ban­de­ras de los movi­mien­tos socia­les en este momen­to son la lucha con­tra la repre­sa hidro­eléc­tri­ca El Cha­pa­rral y con­tra la mine­ra can­dien­se Paci­fic Rim.

En el caso de la repre­sa, más de 60 mil cam­pe­si­nos serían afec­ta­dos por inun­da­cio­nes, pér­di­das de sus cul­ti­vos y de sus vivien­das o des­truc­ción de las tie­rras. Los cons­truc­to­res y el Gobierno defien­den la pre­sa argu­men­tan­do que pro­du­ci­rá 66 mega­watts (MW) de ener­gía, nece­sa­rios para “el desa­rro­llo del país”. Sin embar­go, el Equi­po Maiz infor­ma que en el país se gene­ran actual­men­te, sin la repre­sa El Cha­pa­rral, 1.422 MW, y solo se con­su­men 924 MW. Des­de que asu­mió el Gobierno de cen­tro-izquier­da, los movi­mien­tos socia­les se han movi­li­za­do a la casa de gobierno en al menos tres opor­tu­ni­da­des pero no han sido reci­bi­dos por Funes. El pre­si­den­te ha sido con­tun­den­te: El Cha­pa­rral sigue; y el FMLN mayor­men­te no se ha opues­to a la obra.

La otra ban­de­ra de lucha es la opo­si­ción a la mine­ría de oro, tris­te­men­te céle­bre por la gran con­ta­mi­na­ción que pro­du­cen las tone­la­das de cia­nu­ro usa­das para lavar el oro, y por los desas­tres eco­ló­gi­cos que deja al ago­tar­se los yaci­mien­tos. Des­de el 2005 la empre­sa cana­dien­se Paci­fic Rim pre­ten­de ins­ta­lar­se en el depar­ta­men­to nor­te­ño de Caba­ñas. La empre­sa inten­tó pri­me­ro com­prar volun­ta­des, dan­do gene­ro­sas «ayu­das» a los alcal­des de los pue­blos y a cam­pa­ñas polí­ti­cas. Ante el fra­ca­so de esta y otras ini­cia­ti­vas, des­ató una ola de terror que con­ti­núa. Los cri­mi­na­les ope­ran con total impu­ni­dad, pese a que tan­to Funes como el FMLN se han decla­ra­do en con­tra. Ya se han pro­du­ci­do 4 ase­si­na­tos de acti­vis­tas y varios inten­tos más, así como secues­tros y pali­zas.

Ade­más de las dos luchas ya comen­ta­das, hubo mucha soli­da­ri­dad popu­lar con la rebel­día hon­du­re­ña, tan­to antes de las elec­cio­nes frau­du­len­tas como aho­ra. Esto se tra­du­jo en cor­tes de rutas, mani­fes­ta­cio­nes, ayu­da mate­rial y otras medi­das. Sin embar­go Funes sir­vió de arie­te esta­dou­ni­den­se, y lide­ró la pro­pa­gan­da favo­ra­ble a la far­sa elec­to­ral en Hon­du­ras y el reco­no­ci­mien­to de Por­fi­rio Lobo, aun­que en este caso el FMLN se opu­so cla­ra­men­te.

Las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res conec­tan mayo­ri­ta­ria­men­te con el FMLN o con la Ten­den­cia Revo­lu­cio­na­ria (orga­ni­za­ción que salió del FMLN lue­go de los Acuer­dos de Paz y la con­ver­sión del Fren­te en apa­ra­to elec­to­ral) y algu­nas orga­ni­za­cio­nes peque­ñas de izquier­da. Hoy deman­dan mayo­res sala­rios, con­trol de pre­cios, refor­ma agra­ria y asis­ten­cia agrí­co­la al cam­pe­si­na­do, com­ba­te a la eva­sión de impues­tos, mayor impues­to a las ganan­cias de las gran­des empre­sas y más inver­sión social. Tam­bién hay movi­li­za­cio­nes a favor de la adhe­sión al ALBA, apo­ya­das por el FMLN ya que gran par­te del finan­cia­mien­to par­ti­da­rio pro­vie­ne de la empre­sa mix­ta que esta­ble­ció PDVSA con algu­nas alcal­días de cen­tro-izquier­da para ven­der petró­leo vene­zo­lano.

Luces y som­bras del FMLN

Entre los aspec­tos posi­ti­vos del gobierno de cen­tro-izquier­da está el res­ta­ble­ci­mien­to de las rela­cio­nes con Cuba; la eli­mi­na­ción de las cuo­tas «volun­ta­rias» en cen­tros de salud y hos­pi­ta­les públi­cos; algu­nas escri­tu­ras de tie­rras a fami­lias cam­pe­si­nas; la pro­pues­ta de ley de medi­ca­men­tos; la reac­ción rápi­da y sin sín­to­mas de corrup­ción ante las catás­tro­fes natu­ra­les y sobre todo la entre­ga de 1,3 millo­nes de uni­for­mes (ves­ti­do, cal­za­do) y úti­les esco­la­res a estu­dian­tes del sis­te­ma públi­co.

Atrás que­da­ron en el FMLN los repro­ches por el cabil­deo del man­da­ta­rio con las empre­sas tele­fó­ni­cas, o por no hacer una refor­ma fis­cal dura, o por con­ver­tir­se en el ada­lid del reco­no­ci­mien­to del nue­vo gobierno de Hon­du­ras. Aún así, el FMLN se decla­ró satis­fe­cho: «Nun­ca hemos roto la comu­ni­ca­ción, por no decir las rela­cio­nes. Lo que ha habi­do son baches … en la comu­ni­ca­ción».

Tam­bién fue lla­ma­ti­va la inter­na del FMLN, que ha impe­di­do par­ti­ci­par en las elec­cio­nes para la direc­ción polí­ti­ca a la mayo­ría de los mili­tan­tes; inclu­so los guar­da­es­pal­das de algun dipu­tado saca­ron pis­to­las para impe­dir que los acti­vis­tas del par­ti­do entren a los loca­les de vota­ción. Fuen­tes bien infor­ma­das ase­gu­ran que esto tie­ne que ver con la modi­fi­ca­ción a la ley elec­to­ral, que aho­ra per­mi­ti­ría lis­tas abier­tas y can­di­da­tu­ras inde­pen­dien­tes. El Fren­te está hacien­do una enor­me depu­ra­ción para garan­ti­zar que sólo los más fie­les siguen den­tro del par­ti­do, así se ase­gu­ran de que los can­di­da­tos de siem­pre que­den en los pri­me­ros luga­res de las lis­tas.

Esas fuen­tes opi­nan que la recien­te reso­lu­ción (inape­la­ble según la Cons­ti­tu­ción) del tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal favo­ra­ble esas can­di­da­tu­ras inde­pen­dien­tes y lis­tas abier­tas, es para sal­var al sis­te­ma polí­ti­co sal­va­do­re­ño, que está dema­sia­do podri­do y cada vez goza de menos cre­di­bi­li­dad. Sin embar­go, ni el FMLN ni los par­ti­dos de dere­cha acep­tan la reso­lu­ción, y esto podría lle­var a un gol­pe de esta­do.

El falle­ci­do Scha­fik Han­dal, gran revo­lu­cio­na­rio y líder his­tó­ri­co del FMLN, decía en 1991 que un futu­ro Gobierno del Fren­te «cam­bia­rá favo­ra­ble­men­te la vida de una gran par­te de la pobla­ción al rea­li­zar la refor­ma agra­ria pro­fun­da y aten­de­rá de mane­ra prio­ri­ta­ria los pro­ble­mas ali­men­ta­rios, de salud, edu­ca­ción y vivien­da, incor­po­ran­do al pue­blo al esfuer­zo por resol­ver­los.» Hoy no se ve que la opción de incor­po­rar al pue­blo ten­ga pre­di­ca­men­to den­tro del par­ti­do FMLN.

Por últi­mo, aho­ra que el humo se ha disi­pa­do, es posi­ble ver algu­nos aspec­tos del FMLN que la gue­rra ocul­ta­ba. Por ejem­plo la visión de la igle­sia cató­li­ca (la de aho­ra, que no es como la de mon­se­ñor Rome­ro) como por­ta­do­ra de lide­raz­go moral, que algu­nos minis­tros ex-coman­dan­tes lle­van a ran­go de polí­ti­ca de esta­do. O el fes­te­jo del ani­ver­sa­rio de la «inde­pen­den­cia» de Espa­ña el 15 de sep­tiem­bre, que no difie­re en nada de las cele­bra­cio­nes de los ante­rio­res gobier­nos de dere­cha (a pesar de que en el acta en que se pro­cla­ma la “inde­pen­den­cia” en 1821 se acla­ra que es, cito lite­ral­men­te, “para pre­ve­nir las con­se­cuen­cias que serían temi­bles, en el caso de que la pro­cla­ma­se de hecho el mis­mo pue­blo”). O la fal­ta de apo­yo, ampa­ra­da en las «tra­di­cio­nes sal­va­do­re­ñas», a la direc­to­ra del Ins­ti­tu­to de la Mujer, que pre­ten­de que las estu­dian­tes de cole­gios públi­cos no vis­tan fal­das cor­tí­si­mas cuan­do des­fi­lan en actos ofi­cia­les (a imi­ta­ción de los des­fi­les esta­dou­ni­den­ses). Cosa que orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas defi­nen como «una prác­ti­ca sexis­ta, que gene­ra dis­cri­mi­na­ción y vio­len­cia en con­tra de las muje­res».

Con­clu­sión

El ana­lis­ta polí­ti­co Dago­ber­to Gutié­rrez ha acu­ña­do una fra­se que se popu­la­ri­zó: en El Sal­va­dor hay un Gobierno sin par­ti­do y un par­ti­do sin Gobierno. Según esto, el FMLN es el par­ti­do que ganó la vota­ción pero per­dió el Gobierno, y el Gobierno es un equi­po de gen­te que no ganó las elec­cio­nes, pero gobier­na.

Para enten­der esto, por un lado hay que empe­zar dicien­do que en los últi­mos tiem­pos de la gue­rra, la mayo­ría de los coman­dan­tes insur­gen­tes se pre­pa­ra­ba para aban­do­nar la lucha polí­ti­ca y alis­tar­se para la lucha elec­to­ral, aca­tan­do sus reglas bur­gue­sas. Este dise­ño impli­có la diso­lu­ción de hecho de todas las orga­ni­za­cio­nes que inte­gra­ron al FMLN (inclui­do el PC) al crear el ins­tru­men­to elec­to­ral lla­ma­do par­ti­do FMLN. En estos casi 20 años des­de la fir­ma de los Acuer­dos de Paz, lo ante­rior se tra­du­jo en car­gos: alcal­des, dipu­tados y des­de el 2009 minis­tros, direc­to­res y altos car­gos ins­ti­tu­cio­na­les. Des­de esta base, el FMLN segu­ra­men­te aspi­ra­ba a rea­li­zar un gobierno «pro­gre­sis­ta», como los de Nica­ra­gua o Ecua­dor, sin lle­gar al «radi­ca­lis­mo» de Chá­vez. Y en su inge­nui­dad, el FMLN supu­so que podría gober­nar «para todos» y mani­pu­lar a su con­ve­nien­cia al pre­si­den­te Funes. Hoy se ve que a pesar de que Are­na fue derro­ta­da elec­to­ral­men­te, la dere­cha no fue derro­ta­da polí­ti­ca­men­te.

Por otro lado, Funes es un pre­si­den­te que apli­ca un mode­lo eco­nó­mi­co de dere­cha, que res­pal­da los pro­yec­tos polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos de la dere­cha y que se ali­nea inter­na­cio­nal­men­te con la dere­cha. El y sus «Ami­gos» hacen y des­ha­cen y el FMLN tie­ne que estar todo el tiem­po jus­ti­fi­cán­do­lo y jus­ti­fi­cán­do­se. Debi­do a esto, como dice Gutié­rrez, la carac­te­rís­ti­ca deter­mi­nan­te de la acción guber­na­men­tal en este pri­mer año ha sido la inde­fi­ni­ción. El zig zag guber­na­men­tal se ha tor­na­do insos­te­ni­ble y el FMLN debe­ría enten­der que gober­nar es el rei­no de la par­cia­li­dad, expre­sa siem­pre los intere­ses de una par­te y nun­ca los intere­ses del todo. Aho­ra el FMLN corre el rie­go de tener que pagar todos los cos­tos del fra­ca­so de este Gobierno. Para evi­tar­lo ten­dría que pasar a la opo­si­ción, y no pare­ce estar dis­pues­to a hacer­lo.

Ha lle­ga­do la hora de que el movi­mien­to popu­lar entien­da que debe dispu­tar el nue­vo Gobierno a la bur­gue­sía. Esto supo­ne un com­pli­ca­do pro­ce­so de con­fron­ta­ción y con­cer­ta­ción, por­que el pue­blo, que has­ta aho­ra con­fia­ba en el FMLN, debe saber que depen­de de sus pro­pias fuer­zas, de su pro­pia orga­ni­za­ción, de su pro­pio pro­yec­to, de sus alian­zas y de su uni­dad. Los temas de la lucha con­tra las repre­sas y la mine­ría, con­tra los trans­gé­ni­cos, por el empleo y el sala­rio digno, por la defen­sa del ambien­te, por la sobe­ra­nía, por la demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, son algu­nos pun­tos pro­gra­má­ti­cos irre­nun­cia­bles y des­de allí el movi­mien­to popu­lar ha de apren­der a ser suje­to polí­ti­co y no sólo actor polí­ti­co.

Fuen­tes: CEPAL, Equi­po Maíz, Dia­rio CoLa­tino, www​.ten​den​cia​re​vo​lu​cio​na​ria​.org, www​.lahai​ne​.org, revis­ta Envío, El Faro, La Pren­sa Grá­fi­ca, Ban­co Cen­tral de Reser­va

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *