«Wiki­leaks in Spain» – Jon Odrio­zo­la

Me man­dan una car­ta por el correo tem­prano, en esa car­ta me dicen que cayó pre­so mi her­mano o her­ma­na.

«Cuan­do entré ‑otra vez- en pri­sión en junio de 2007, con 53 años, mis pro­ble­mas físi­cos eran artro­sis en los pies, sinu­si­tis gra­ve cró­ni­ca y haber sufri­do una fle­bi­tis. Mi situa­ción hoy, octu­bre de 2010, ha cam­bia­do: la artro­sis defor­ma­ti­va (pies y manos) avan­za, la sinu­si­tis se ha agra­va­do y no me per­mi­te des­can­sar ni dor­mir ni una sola noche con ata­ques de tos insis­ten­tes segui­do de asfi­xia.

Toda la aten­ción que he reci­bi­do ha sido sue­ro y dos sali­das al oto­rrino. Me die­ron un nebu­li­za­dor. El oto­rrino apun­ta que regre­se “en tres meses”, algo que supe mucho des­pués, una negli­gen­cia más de la que, enci­ma, debí de tener yo la cul­pa por no avi­sar de algo que igno­ra­ba y, para col­mo, ten­go que oír que mis pul­mo­nes deben de estar “bue­nos” des­pués de “tres años y pico así”».

La car­ta sigue: «como con­se­cuen­cia de la extir­pa­ción de los ova­rios en 2008, con 54 años, y la con­se­cuen­te ausen­cia de hor­mo­nas, ha apa­re­ci­do la osteo­po­ro­sis. No me han dado un tra­ta­mien­to pre­ven­ti­vo. Tam­bién padez­co cata­ra­tas en un ojo por el que ya casi ni veo y que me ten­drían que ope­rar, pero ni se sabe cuán­do. Me han dado unas gafas que no se corres­pon­den con mi gra­dua­ción actual. Lo más gra­ve son las vér­te­bras lum­ba­res. Me dan pas­ti­llas de Ibu­pro­feno e inyec­cio­nes que pue­de que me dañen los riño­nes ‑cálcu­los- y el pán­creas. La úni­ca solu­ción es la ciru­gía, pero aquí, en Ávi­la, no la rea­li­zan y hace un año que espe­ro que me la reali­cen en la Uni­dad de Neu­ro­ci­ru­gía de Sala­man­ca, el tiem­po de que ter­mi­ne en una silla de rue­das, como­me dijo una doc­to­ra.

El artícu­lo 36.1 del Regla­men­to Peni­ten­cia­rio dice que los médi­cos tie­nen potes­tad para pedir una ambu­lan­cia para el des­pla­za­mien­to al hos­pi­tal dejan­do cla­ro que a la hora de la con­duc­ción pri­ma­rían los cri­te­rios médi­co-sani­ta­rios a los poli­cia­les. Sin embar­go, la reali­dad car­ce­la­ria es muy dife­ren­te. Ya ves que estoy hecha un cris­to (o una mag­da­le­na), “gra­cias” al plan de exter­mi­nio con­tra la disi­den­cia polí­ti­ca de un Esta­do, el espa­ñol, que se dedi­ca a dar lec­cio­nes de “dere­chos huma­nos” y otras mon­ser­gas.

Un abra­zo, Isa­bel».

Ya hace algu­nos años escri­bí en esta mis­ma sec­ción que la eti­que­ta «dere­chos huma­nos», ese lábel, o el «dere­cho a la vida», es una de las últi­mas coar­ta­das o ali­bís de una bur­gue­sía y una oli­gar­quía con­de­na­das a des­apa­re­cer pero que, cla­ro, no se dejan si no las empu­jas.

El capi­ta­lis­mo ‑según Marx y Engels- vino al mun­do cho­rrean­do san­gre. Gui­llo­ti­nan­do monar­cas y, des­pués, vam­pi­ri­zan­do hemo­glo­bi­na obre­ra. Es aho­ra que, mori­bun­do, sin idea­les, caqué­xi­co, enar­bo­la la ban­de­ra del «dere­cho a la vida». Por des­con­ta­do, a la suya. Un eude­mo­nis­mo bur­gués que no tole­ra que ata­quen lo más sagra­do para él, por enci­ma de su hipó­cri­ta dere­cho a la vida: el dere­cho a la pro­pie­dad. Todo arran­ca de aquí. Vale.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *