Infor­me de la RPD de Corea sobre el hun­di­mien­to del buque sur­co­reano “Cheo­nan”‏

Ya trans­cu­rrie­ron 7 meses des­de que ocu­rrió en el Mar Oes­te de Corea el inci­den­te de hun­di­mien­to del buque de gue­rra «Cheo­nan» de las fuer­zas nava­les títe­res sur­co­rea­nas.

Como si lo hubie­ran espe­ra­do, los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y la ban­da trai­do­ra de Lee Myung Bak levan­ta­ron una olea­da de con­fron­ta­ción sin pre­ce­den­tes con­tra la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea, vin­cu­lán­do­la absur­da­men­te con el inci­den­te.

Des­de el prin­ci­pio, cali­fi­ca­mos de com­plot la «teo­ría de inter­ven­ción del Nor­te (de Corea)» en ese inci­den­te y decla­ra­mos al inte­rior y al exte­rior del país la volun­tad de escla­re­cer has­ta el final la ver­dad del caso.

En el mis­mo con­tex­to, hemos pro­pues­to la inves­ti­ga­ción en el terreno por par­te del gru­po de ins­pec­ción del Comi­té de Defen­sa Nacio­nal de la RPDC.

Por temor a la reve­la­ción del autor ocul­to del caso, los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y la ban­da trai­do­ra de Lee Myung Bak impi­die­ron obs­ti­na­da­men­te la inves­ti­ga­ción en el terreno del gru­po de ins­pec­ción del CDN de la RPDC y se apre­su­ra­ron a publi­car lo que lla­ma­ron «resul­ta­do de inves­ti­ga­ción» del «gru­po de inves­ti­ga­ción con­jun­ta de civi­les y mili­ta­res».

Cuan­do ese resul­ta­do fue cri­ti­ca­do como del todo sos­pe­cho­so, publi­ca­ron hace poco otro inven­to, «infor­me final» que sus­ci­ta la cen­su­ra y la bur­la de todo el mun­do.

Por otro lado, lle­van a cabo suce­si­va­men­te en aguas marí­ti­mas cer­ca­nas a la RPDC ejer­ci­cios marí­ti­mos con­jun­tos a modo de «demos­tra­ción de fuer­zas arma­das», y al mis­mo tiem­po, actúan con deses­pe­ra­ción en los esce­na­rios inter­na­cio­na­les para apli­car san­cio­nes con­tra la RPDC.

Que­ría­mos haber dado a cono­cer al mun­do la ver­dad del caso del «Cheo­nan», de mane­ra más cien­tí­fi­ca y jus­ta, des­pués de que con­clu­yé­ra­mos la inves­ti­ga­ción sobre el terreno por par­te del gru­po de ins­pec­ción del CDN.

Pero, los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y la ban­da trai­do­ra sur­co­rea­na nie­gan la inves­ti­ga­ción sobre el terreno del gru­po de ins­pec­ción del CDN y has­ta la pro­pues­ta mag­ná­ni­ma de nues­tra par­te de tras­la­dar a Phan­mun­jom todas las prue­bas mate­ria­les del caso del «Cheo­nan», supues­ta­men­te reco­gi­das en el lugar de los hechos, para veri­fi­car­las en con­jun­to.


Por lo tan­to, deci­di­mos publi­car, como pri­mer paso y a base de los datos reco­gi­dos has­ta la fecha, esta acta de reve­la­ción para que todo el mun­do vea cuán absur­do com­plot es el inci­den­te de la cor­be­ta «Cheo­nan».



1. Los peda­zos de alea­ción de alu­mi­nio hablan por sí solos que no son del torpe­do nor­co­reano

El «gru­po de inves­ti­ga­ción» de los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y los com­pin­ches del trai­dor Lee Myung Bak dijo que los peda­zos de torpe­do reco­gi­dos en las aguas marí­ti­mas de la isla Paekryong, lugar del sinies­tro, son de alea­ción de alu­mi­nio. Y anun­ció a la opi­nión públi­ca que esos peda­zos son una prue­ba mate­rial del ata­que de «torpe­do nor­co­reano».

El ejér­ci­to y el pue­blo de Corea han obser­va­do has­ta aho­ra en silen­cio qué hacían con esos peda­zos metá­li­cos los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y los títe­res sur­co­rea­nos, que hablan como si cono­cie­ran bien a la RPDC. Hemos espe­ra­do con pacien­cia, inten­tan­do hacer decla­ra­cio­nes una vez que los hubié­se­mos veri­fi­ca­do direc­ta­men­te en el lugar de los hechos.

Pero, ante la impo­si­bi­li­dad de hacer­lo, que­re­mos reve­lar la ver­dad aho­ra mis­mo.
Nues­tras fuer­zas nava­les tie­nen torpe­dos al igual que las de otros paí­ses. Deci­mos sin disi­mu­los que posee­mos los torpe­dos con un poder de ata­que fue­ra de la ima­gi­na­ción del mun­do.


Pero, nues­tros torpe­dos no se fabri­can con la alea­ción de alu­mi­nio, como lo hacen otros paí­ses, sino son hechos bajo dise­ño coreano con un mate­rial de alea­ción de ace­ro pro­du­ci­do por nues­tra cla­se obre­ra.

Había­mos pen­sa­do en entre­gar a los impe­ria­lis­tas nor­te­ame­ri­ca­nos y a los títe­res sur­co­rea­nos algu­nos peda­zos de alea­ción de ace­ro, para que los com­pa­ren con los reco­gi­dos y reco­noz­can por sí mis­mos que la «teo­ría de ata­que de torpe­do del Nor­te» es un com­plot.
Toda­vía tene­mos la volun­tad de entre­gár­se­los direc­ta­men­te.

A fin de cuen­tas, están negan­do la «teo­ría del ata­que de torpe­do del Nor­te» difun­di­da por ellos mis­mos, al publi­car has­ta aho­ra que los peda­zos de alea­ción de alu­mi­nio son del «torpe­do nor­co­reano».

Apro­ve­chan­do esta oca­sión, des­en­mas­ca­ra­mos lo frau­du­len­to e ilí­ci­to de los guio­nes de com­plot anti-RPDC, inclu­si­ve varios «infor­mes de inves­ti­ga­ción» publi­ca­dos por EE.UU. y los títe­res sur­co­rea­nos en torno al caso de «Cheo­nan».

2. Cuer­po pro­pul­sor del torpe­do es un inven­to de pun­ta a cabo

Como una de las prue­bas deci­si­vas que con­fir­man la «teo­ría de inter­ven­ción del Nor­te» en el inci­den­te de la cor­be­ta «Cheo­nan», EE.UU. y la ban­da trai­do­ra de Lee Myung Bak pre­sen­ta­ron el cuer­po pro­pul­sor del torpe­do que resul­ta sos­pe­cho­so des­de en el pro­ce­so de su hallaz­go.

Según ellos, una embar­ca­ción civil sacó de repen­te con su traí­na dicha par­te de torpe­do, que no pudie­ron encon­trar duran­te más de 50 días dece­nas de buques dota­dos de ultra­mo­der­nos equi­pos de son­da.

Lo más absur­do suce­dió des­pués, cuan­do el cuer­po pro­pul­sor pre­sen­ta­do por el «gru­po de inves­ti­ga­ción» resul­tó ser dife­ren­te al que había trans­mi­ti­do ante­rior­men­te la TV. En el momen­to de bús­que­da, se decía que en el cuer­po pro­pul­sor saca­do a flo­te por el bar­co pes­que­ro esta­ba pega­do un papel de pla­ta que no apa­re­ció en la mues­tra de 1.5 metros de lar­go exhi­bi­da por el «gru­po de inves­ti­ga­ción».

Las dudas caben tam­bién en otros pun­tos. Al prin­ci­pio, dicho gru­po dijo que habían sido reco­gi­das del cas­co del buque «Cheo­nan» las sus­tan­cias de las pól­vo­ras HMX, RDX y TNT.

Sin embar­go, fue pre­sen­ta­do un dato de que en el cuer­po pro­pul­sor del torpe­do, supues­ta­men­te usa­do en el hun­di­mien­to de la cor­be­ta «Cheo­nan», no fue extraí­da ni la míni­ma can­ti­dad de pól­vo­ra.
Esto es men­ti­ra pura, por­que es impo­si­ble que no con­ten­ga pól­vo­ra el torpe­do que explo­ta por la igni­ción de esta sus­tan­cia quí­mi­ca. Mucho menos creí­ble es cuan­do se toma en cuen­ta que ese cuer­po pro­pul­sor es del torpe­do que par­tió en dos par­tes la cor­be­ta de mil 400 tone­la­das.

Enton­ces, EE.UU. y los títe­res sur­co­rea­nos pre­tex­ta­ron que no pudie­ron reco­ger la pól­vo­ra por­que el cuer­po pro­pul­sor estu­vo sumer­gi­do lar­go tiem­po en las aguas muy sala­das del mar.
Este pre­tex­to tam­po­co pudo con­ven­cer a nadie, por­que ellos ya habían anun­cia­do que reco­gie­ron la sus­tan­cia de pól­vo­ra de la arma­du­ra del buque «Cheo­nan» que estu­vo hun­di­do en la mis­ma zona marí­ti­ma duran­te el mis­mo tiem­po.

3. Dise­ño del torpe­do que bur­ló al mun­do


Lo más ridícu­lo es el hecho de que resul­ta muy sos­pe­cho­so el dise­ño del torpe­do exhi­bi­do a la pren­sa por la ban­da de los trai­do­res para reco­no­cer el cuer­po pro­pul­sor del torpe­do como «pro­duc­to del Nor­te».

En aquel tiem­po, en el lugar de entre­vis­ta de pren­sa don­de hicie­ron públi­co el supues­to «resul­ta­do de inves­ti­ga­ción con­jun­ta» los títe­res sur­co­rea­nos exhi­bie­ron ofi­cial­men­te el dise­ño de torpe­do CHT-02D con el fin de mos­trar la auten­ti­ci­dad de su insis­ten­cia en que el cuer­po pro­pul­sor del torpe­do usa­do en el ata­que sobre la cor­be­ta «Cheo­nan» fue «pro­du­ci­do por el Nor­te». E insis­tie­ron en que este apa­ra­to fue exac­ta­men­te pro­du­ci­do por el Nor­te, por­que en el catá­lo­go del dise­ño de torpe­do está escri­ta la fra­se: «la Repú­bli­ca Popu­lar Demo­crá­ti­ca de Corea garan­ti­za».

Pero, se puso al des­nu­do que real­men­te en ese plano están escri­tas letras japo­ne­sas lejos de esa fra­se y fue reve­la­do cla­ra­men­te que el motor del torpe­do dise­ña­do es cua­dra­do, mien­tras el del cuer­po pro­pul­sor exhi­bi­do es la for­ma aero­di­ná­mi­ca.

Cuan­do fue reve­la­da cla­ra­men­te su intri­ga tor­pe, los títe­res sur­co­rea­nos reco­no­cie­ron que hicie­ron expli­ca­cio­nes con otro dise­ño de torpe­do lejos del «dise­ño del torpe­do idén­ti­co».

En el «infor­me del resul­ta­do de inves­ti­ga­ción con­jun­ta» los títe­res sur­co­rea­nos pre­sen­ta­ron el cita­do dise­ño como «plano del catá­lo­go de torpe­do divul­ga­do por la RPDC para expor­tar­lo a otros paí­ses» o insis­tie­ron en que eso es el «dise­ño de los mate­ria­les de torpe­do CHT-02D ofre­ci­do por la sec­ción de aná­li­sis de infor­ma­cio­nes».

Y, des­pués, pre­ci­sa­ron que eso es el archi­vo de compu­tación refi­rién­do­se al «pro­ce­so de impri­mir con las letras escri­tas por compu­tado­ra» de la RPDC.

Todo esto prue­ba que ellos no cono­cen correc­ta­men­te que el dise­ño del torpe­do fue­ra impre­so o ima­gen o archi­vo.

Tam­bién, fue reve­la­do que los títe­res sur­co­rea­nos cam­bia­ron en secre­to en varias oca­sio­nes el dise­ño en cues­tión para cali­fi­car de todos los medios el cuer­po pro­pul­sor del torpe­do como «pro­duc­to del Nor­te».

Esto demues­tra que el cita­do cuer­po pre­sen­ta­do como prue­ba deter­mi­nan­te del «ata­que de torpe­do del Nor­te» por EE.UU. y el Sur de Corea no pasa de ser un inven­to que bur­ló al mun­do.


4. Letra «1 pon», mues­tra cohe­ren­te de la igno­ran­cia

La letra «1 pon» (sufi­jo que sig­ni­fi­ca el núme­ro) escri­ta en el cuer­po pro­pul­sor de torpe­do fue otra prue­ba deci­si­va de EE.UU. y los títe­res sur­co­rea­nos.

En la indus­tria béli­ca de la RPDC, las pie­zas y equi­pos no se mar­can con la plu­ma sino con el gra­ba­do. Ade­más, uti­li­za­mos otro sufi­jo ordi­nal «ho» en vez de «pon». Es decir, la letra «1 pon» no es nues­tro modo de mar­car.

Si es ver­dad que el buque fue hun­di­do por el ata­que de torpe­do, su oji­va y cuer­po pro­pul­sor debe­rían sufrir una gran meta­mor­fo­sis por la tem­pe­ra­tu­ra y la pre­sión altas que se gene­ran al momen­to de explo­sión. Por lo tan­to, resul­ta absur­do que esa letra se man­tu­vie­ra fres­ca como si hubie­ra sido escri­ta hace poco.

La par­te tra­se­ra del cuer­po pro­pul­sor y el timón del torpe­do, exhi­bi­dos por el «gru­po de inves­ti­ga­ción» de los títe­res sur­co­rea­nos, mues­tran que su par­te exte­rior ha sido ero­sio­na­da seria­men­te.

Para evi­tar la ero­sión, el torpe­do se pin­ta antes de usar y en el momen­to de explo­sión, la pin­tu­ra se que­ma total­men­te bajo la alta tem­pe­ra­tu­ra y los res­tos del torpe­do comien­zan a ser ero­sio­na­dos en las aguas sala­das.

Según la opi­nión de los cien­tí­fi­cos de la rama, el pun­to de ebu­lli­ción de las pin­tu­ras de sili­cón y cerá­mi­ca, las más resis­ten­tes al calor, es 760ºC y el de la pin­tu­ra acei­to­sa nor­mal es de 350ºC a 500 ºC.

Si se supo­ne que fue­ron usa­dos 250 kg de pól­vo­ra en el ata­que al buque sinies­tra­do, como insis­te el «gru­po de inves­ti­ga­ción» sur­co­reano, la ener­gía, que se gene­ra­rá en este caso, ele­va­ría al ins­tan­te de explo­sión a 325ºC como míni­mo y a más de 1000ºC como máxi­mo la tem­pe­ra­tu­ra de la par­te tra­se­ra del cuer­po pro­pul­sor.

Si el timón externo en la pun­ta tra­se­ra del torpe­do ha sido ero­sio­na­do, el inte­rior de este arma­men­to habría sido afec­ta­do por la tem­pe­ra­tu­ra más alta y el de la par­te tra­se­ra del cuer­po pro­pul­sor, don­de apa­re­ce la letra «1 pon», debe­ría ser calen­ta­do tam­bién por una tem­pe­ra­tu­ra de 325ºC a 1000ºC.

Lo más curio­so del caso es que la letra «1 pon» no se escri­bió con la pin­tu­ra sino con el plu­món mar­ca­dor. La tin­ta de plu­món, que se usa gene­ral­men­te en el mun­do, se hace con xileno (con el pun­to de ebu­lli­ción de 138.5ºC), tolueno (110.6 ºC) y alcohol (78.4ºC). Por lo tan­to, la tin­ta se que­ma­rá por com­ple­to bajo la tem­pe­ra­tu­ra de 300 ºC.

Si hubie­ra que­ma­do o que­da­do la pin­tu­ra exte­rior, tam­bién debe­ría estar en el mis­mo esta­do la letra «1 pon» escri­ta con el plu­món. Esto es una ley cien­tí­fi­ca.

Pero, la tin­ta se man­tie­ne intac­ta cuan­do la pin­tu­ra más resis­ten­te al calor se ha des­apa­re­ci­do que­ma­da. Nadie podrá expli­car esta incohe­ren­cia por muy elo­cuen­te que fue­ra.
Es natu­ral que nume­ro­sas per­so­nas seña­la­ran que no pue­den enten­der por qué el Nor­te de Corea dejó la letra «1 pon» sólo en esa par­te de torpe­do cuan­do lo ensam­bló.

Pues esta letra no pudo con­tri­buir a acla­rar que el torpe­do es del «Nor­te», al con­tra­rio, mos­tró la fal­ta de cono­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos de los cons­pi­ra­do­res.

Median­te su expe­ri­men­to en las mis­mas aguas del acci­den­te, un espe­cia­lis­ta de asun­tos marí­ti­mos pro­bó cien­tí­fi­ca­men­te que la super­fi­cie, don­de va la letra en cues­tión, es más lim­pia que las otras, por­que ha sido lima­da con el papel abra­si­vo para la escri­tu­ra y no entró en el agua des­pués de rea­li­za­da esta acción.

Pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios de EE.UU. y Cana­dá ana­li­za­ron con pre­ci­sión la tin­ta de la letra «1 pon» y com­pro­ba­ron ofi­cial­men­te que ella está en uso en el Sur de Corea. Todos los hechos lle­va­ron a los cons­pi­ra­do­res al ato­lla­de­ro sin sali­da. Por doquier del Sur de Corea, están de moda toda­vía los dichos iró­ni­cos, tales como «el bus azul ´1 pon´, que cir­cu­la por la calle, es de fabri­ca­ción nor­co­rea­na para el Sur», «todos los depor­tis­tas ´1 pon´ en monos azu­les son nor­co­rea­nos», «¿Será aca­so un agen­te nor­co­reano mi sobrino cuya letra es pare­ci­da a ´1 pon´?», etc.

5. La decla­ra­ción fal­sa: «la supo­si­ción de la colum­na de agua»

A prin­ci­pios del sur­gi­mien­to del caso de hun­di­mien­to de la cor­be­ta «Cheo­nan», los espe­cia­lis­tas pre­sen­ta­ron dis­tin­tas insis­ten­cias y cri­te­rios sobre su cau­sa, entre otros, el «hun­di­mien­to por esco­llos», la «des­truc­ción por el enve­je­ci­mien­to natu­ral», «la explo­sión por minas», «la explo­sión del depó­si­to de pól­vo­ras del buque», etc.

Pero, EE.UU. y los títe­res sur­co­rea­nos pre­sen­ta­ron la «hipó­te­sis de la colum­na de agua» para silen­ciar de todas mane­ras tales insis­ten­cias y cali­fi­car­lo de «ata­que de torpe­do del Nor­te».
Si el hun­di­mien­to del buque de gue­rra fue­ra pro­du­ci­do por el ata­que de torpe­do, resul­ta natu­ral el sur­gi­mien­to de la colum­na de agua. Por esta razón, la «hipó­te­sis de la colum­na de agua» con­cen­tró la aten­ción de los medios de pren­sa en escla­re­cer la cau­sa del hun­di­mien­to.
Pero, inme­dia­ta­men­te des­pués del caso, los tri­pu­lan­tes del cita­do buque o los miem­bros que esta­ban de vigi­lan­cia en el mar con­torno no pre­sen­ta­ron en sus decla­ra­cio­nes nin­gún tes­ti­mo­nio sobre la obser­va­ción de la colum­na de agua.

Unos días des­pués, un vigia de la isla Paekryong dijo de repen­te que vio la colum­na del agua. Él decla­ró que al escu­char el soni­do «cata­plum» apa­re­ció y des­apa­re­ció un des­te­llo de color blan­co en el ángu­lo aci­mu­tal 270º a cer­ca de 4 kiló­me­tros del fren­te marí­ti­mo.

Al com­pa­rar su decla­ra­ción con la posi­ción de su pues­to, la direc­ción decla­ra­da por él es un lugar com­ple­ta­men­te dis­tin­to al pun­to del hun­di­mien­to de «Cheo­nan» y es impo­si­ble que él vie­ra una colum­na de agua ni el «bri­llo de color blan­co».

En el tiem­po del sur­gi­mien­to del caso ni uno de los 58 sobre­vi­vien­tes de la cor­be­ta «Cheo­nan» decla­ró sobre la colum­na de agua, el res­plan­dor y el fue­go que se pro­du­cen cuan­do un bar­co se des­tru­ye por el torpe­do.

Según el resul­ta­do de haber exa­mi­na­do con la foto­gra­fía de rayo‑X y otros méto­dos a los muer­tos no fue­ron des­cu­bier­tas las heri­das por los frag­men­tos o la que­ma­du­ra, sino hubo las frac­tu­ras y otras heri­das gol­pea­das.

Esto demues­tra que exis­ten pocas posi­bi­li­da­des de que murie­ron por heri­das exter­nas o asfi­xia, sino por el aho­ga­mien­to en el agua.

Como ejem­plo para apo­yar la «hipó­te­sis de la colum­na de agua», el «gru­po de ave­ri­gua­ción» del Sur de Corea pre­sen­tó los hechos de que al vigi­lan­te del pues­to marí­ti­mo le sal­pi­ca­ron gotas de agua en la cara y que esta­ba estan­ca­da gran can­ti­dad de agua en el buque, lo cual es ridícu­lo.

Un sol­da­do sobre­vi­vien­te de la cor­be­ta «Cheo­nan» tes­ti­mo­nió que «enton­ces fui encar­ga­do de la “vigi­lan­cia” del lado dere­cho, no des­cu­brí nin­gún pro­ble­ma espe­cial como una colum­na de agua», refu­tan­do la «hipó­te­sis de la colum­na de agua» de los títe­res sur­co­rea­nos. Esto demues­tra que tal hipó­te­sis fue fal­si­fi­ca­da de mane­ra coer­ci­ti­va por la jerar­quía del ejér­ci­to títe­re sur­co­reano para estig­ma­ti­zar la cau­sa del hun­di­mien­to del «Cheo­nan» como «ata­que tor­pe­de­ro del Nor­te».


6. «Ruta de infil­tra­ción en for­ma de U» – opi­nión de cie­go

Para com­pro­bar que la cor­be­ta «Cheo­nan» fue hun­di­da por el ata­que tor­pe­de­ro de la RPDC, EE.UU. y los títe­res sur­co­rea­nos plan­tea­ron la «ruta de infil­tra­ción en for­ma de U» del sub­ma­rino nor­co­reano.

Al prin­ci­pio del inci­den­te, el impe­rio y las auto­ri­da­des mili­ta­res títe­res del Sur de Corea afir­ma­ron que antes y des­pués del caso, no hubo nin­gún movi­mien­to sos­pe­cho­so del Ejér­ci­to Popu­lar de Corea.

Pero, cuan­do publi­ca­ron el «resul­ta­do de inves­ti­ga­ción», dije­ron que se ha con­fir­ma­do el hecho de que 2 – 3 días antes de la ocu­rren­cia, algu­nos sub­ma­ri­nos de peque­ño tama­ño y el supues­to buque matriz salie­ron de una base de las Fuer­zas nava­les del EPC en el Mar Oes­te de Corea y regre­sa­ron 2 – 3 días des­pués.

El pro­ble­ma está en que en la base de las Fuer­zas nava­les del EPC, men­cio­na­da por los títe­res sur­co­rea­nos, no hay ni som­bra de sub­ma­rino peque­ño.

Ellos habían insis­ti­do en que el polé­mi­co sub­ma­rino car­ga­do de torpe­dos salió de la suso­di­cha base a la alta mar al oes­te, dobló al sur y se movió final­men­te al este. Así que se infil­tró en el mar cer­cano a la isla Paekryong en for­ma de U vira­do a la dere­cha.
Otro embus­te más.

Ante la opi­nión públi­ca que deman­da­ba los datos exac­tos de ello, los títe­res sur­co­rea­nos dije­ron al prin­ci­pio que no pue­den brin­dar las infor­ma­cio­nes del movi­mien­to de los sub­ma­ri­nos nor­co­rea­nos, por­que esto reve­la­ría el nivel del ser­vi­cio de inte­li­gen­cia del ejér­ci­to.

Cuan­do tal deman­da se hizo irre­sis­ti­ble­men­te fuer­te, pre­tex­ta­ron que debi­do al mal tiem­po, las corres­pon­dien­tes imá­ge­nes de video fue­ron cap­ta­das muy mal y por eso no pue­den pre­sen­tar­las.
Esto quie­re decir que ellos reco­no­cie­ron que no pudie­ron detec­tar nin­gún movi­mien­to debi­do a las malas imá­ge­nes de video.

Has­ta la fecha, ellos decían en tono ufano que la dis­tin­ción de un sub­ma­rino se rea­li­za a base de los datos de obser­va­ción con­jun­ta Sur de Corea-EE.UU. y los sofis­ti­ca­dos saté­li­tes del impe­rio, que brin­dan imá­ge­nes muy deta­lla­das, con una reso­lu­ción de menos de un metro y que están vigi­lan­do por 24 horas zonas deter­mi­na­das.

Sin embar­go, esta vez, hablan abs­trac­ta­men­te de la supues­ta «ruta de U» insis­tien­do en que no pue­den pre­sen­tar el resul­ta­do exac­to de las obser­va­cio­nes, debi­do a las malas imá­ge­nes cap­ta­das 1 – 2 días antes y des­pués del inci­den­te.

Real­men­te, duran­te varios días antes y des­pués del inci­den­te, el tiem­po no esta­ba mal para la obser­va­ción. Esto reve­la que la «impo­si­bi­li­dad de obser­var», ale­ga­da por ellos, es la arti­ma­ña para echar a la «caja negra» su com­plot sobre la infil­tra­ción de sub­ma­rino nor­co­reano.


7. Las sus­tan­cias absor­bi­das de alu­mi­nio sin fun­da­men­to cien­tí­fi­co

EE.UU. y los títe­res sur­co­rea­nos pre­sen­ta­ron como una prue­ba cien­tí­fi­ca del hun­di­mien­to de «Cheo­nan» por la explo­sión del torpe­do el aná­li­sis de las sus­tan­cias absor­bi­das del cas­co del buque y de los acce­so­rios del torpe­do, según el cual los pol­vos blan­cos de mucha can­ti­dad pega­dos en el cuer­po pro­pul­sor del torpe­do y las sus­tan­cias absor­bi­das apa­re­ci­das en varios luga­res del cas­co del buque tie­nen los mis­mos ele­men­tos.

Esta insis­ten­cia fue recha­za­da total­men­te por el resul­ta­do de aná­li­sis a pre­ci­sión de los fisió­lo­gos céle­bres de la RPDC y otros varios paí­ses del mun­do.

El «gru­po de inves­ti­ga­ción» títe­re insis­tió en que las sus­tan­cias de alu­mi­nio con­te­ni­das en el explo­si­vo del torpe­do se con­vir­tie­ron en el óxi­do de alu­mi­nio no cris­ta­lino por la explo­sión y la con­ge­la­ción y que esta sus­tan­cia no cris­ta­li­na apa­re­ce como alu­mi­nio en el espec­tros­co­pio de ener­gía, pero, no es así en el aná­li­sis de difrac­ción de rayos X.

Los fisió­lo­gos de EE.UU., Cana­dá y otros paí­ses lo refu­ta­ron dicien­do que la explo­sión y la con­ge­la­ción no con­vier­ten cien por cien­to el alu­mi­nio en el óxi­do de alu­mi­nio no cris­ta­lino y expli­ca­ron que es casi cero por cien­to la pro­ba­bi­li­dad de oxi­da­ción de alu­mi­nio y la de con­ver­sión de alu­mi­nio oxi­da­do en las sus­tan­cias no cris­ta­li­nas.

En par­ti­cu­lar, las sus­tan­cias absor­bi­das del cas­co del buque y el pro­pul­sor del torpe­do son los mate­ria­les que no se for­man en la tem­pe­ra­tu­ra alta, sino en tem­pe­ra­tu­ra nor­mal o baja, a dife­ren­cia de óxi­do de alu­mi­nio no cris­ta­lino for­ma­do por la explo­sión.

Para con­fir­mar­lo de mane­ra cien­tí­fi­ca, ana­li­za­ron, veri­fi­ca­ron y exa­mi­na­ron las sus­tan­cias absor­bi­das con diver­sos méto­dos como la difrac­ción de rayos X, la obser­va­ción con micros­co­pio elec­tró­ni­co y los espec­tros de ener­gía, de rayos infra­rro­jos y de láser, etc., y pro­pu­sie­ron al «gru­po de inves­ti­ga­ción» títe­re el expe­ri­men­to públi­co.

Los fisió­lo­gos de la RPDC tam­bién expre­sa­ron el mis­mo cri­te­rio.

Los títe­res no die­ron la calla­da a esta pro­pues­ta y nega­ron por sí mis­mos sus datos e insis­ten­cias, lla­ma­dos cien­tí­fi­cos, pre­tex­tan­do que debi­do a la can­ti­dad míni­ma en el examen pri­ma­rio no se han extraí­do las sus­tan­cias de alu­mi­nio cris­ta­li­nos, sino sólo las no cris­ta­li­nas.

Pues, la prue­ba de ensa­yo de explo­sión del cas­co y torpe­do y el aná­li­sis de las sus­tan­cias absor­bi­das, que son los pun­tos más cien­tí­fi­cos de entre los resul­ta­dos de inves­ti­ga­ción de los títe­res, mos­tra­ron que ellos tra­ta­ron de jus­ti­fi­car el resul­ta­do de su inves­ti­ga­ción sin cono­cer la ver­dad cien­tí­fi­ca de que las sus­tan­cias de alu­mi­nio no se con­vier­ten cien por cien­to en las oxi­da­das no cris­ta­li­nas por la explo­sión.


8. La héli­ce de babor y la lám­pa­ra fluo­res­cen­te no des­trui­das

Para rela­cio­nar el inci­den­te con la RPDC, los títe­res invi­ta­ron a los hom­bres de dis­tin­tos sec­to­res a la base de la segun­da flo­ta de la mari­na títe­re para que pudie­ran reco­rrer el bar­co. Pero, esto les hizo más fuer­te el dolor de cabe­za.

Es que los visi­tan­tes no hicie­ron caso de las expli­ca­cio­nes de los títe­res sino abul­ta­ron más sus sos­pe­chas.


Si bien la explo­sión sub­ma­ri­na sin con­tac­to se pro­du­jo en el babor, la héli­ce de esta par­te esta­ba ente­ra y, al con­tra­rio, se ha trans­for­ma­do seria­men­te la de estri­bor. Ade­más, se man­te­nía intac­ta tam­bién la lám­pa­ra fluo­res­cen­te ins­ta­la­da en la par­te divi­di­da del buque.

Los tes­ti­gos dije­ron en tono iró­ni­co que han vis­to por pri­me­ra vez en su vida el torpe­do súper-pre­ci­so que par­te a la mitad el buque dejan­do intac­ta la lám­pa­ra en el bor­de de la explo­sión.

Con­ti­nua­ron que esta lám­pa­ra mere­ce una paten­te, ya que es «mági­ca y está blin­da­da», sien­do resis­ten­te a los impac­tos de explo­sión.

Prác­ti­ca­men­te, la trans­for­ma­ción de la héli­ce sir­ve de argu­men­to nuclear en veri­fi­car la hipó­te­sis de hun­di­mien­to del buque «Cheo­nan». Lo más impor­tan­te del caso era acla­rar esta duda fun­da­men­tal, pero, los títe­res no pudie­ron dar nin­gu­na expli­ca­ción al res­pec­to.

Cuan­do cre­ció la polé­mi­ca, el títe­re Minis­te­rio de Defen­sa Nacio­nal del Sur de Corea cha­pu­ceó el resul­ta­do del aná­li­sis de trans­for­ma­ción de la héli­ce y dijo que la lám­pa­ra para los buques sur­co­rea­nos fue dise­ña­da para sopor­tar los impac­tos.

Final­men­te, pro­nun­ció el dis­pa­ra­te de que no hay por­qué: la lám­pa­ra fluo­res­cen­te debe estar rota cuan­do se divi­da el cas­co del «Cheo­nan».

La héli­ce de babor y la lám­pa­ra no des­trui­das cons­ti­tu­ye­ron la prue­ba mate­rial deter­mi­nan­te que des­mien­te la teo­ría de Esta­dos Uni­dos y los títe­res sur­co­rea­nos de que «Cheo­nan» fue hun­di­do por el «ata­que tor­pe­de­ro del Nor­te».


9. La prue­ba publi­ca­da demues­tra el hun­di­mien­to por los esco­llos

Lo más pro­ble­má­ti­co en el pre­sen­te caso es si el hun­di­mien­to de la cor­be­ta «Cheo­nan» fue pro­du­ci­do por el ata­que de un torpe­do o por un arre­ci­fe.

A fin de rati­fi­car la cau­sa de este caso como ata­que de torpe­do, los títe­res sur­co­rea­nos hicie­ron públi­cas a los medios de pren­sa la proa y la popa del buque de gue­rra que se habían prohi­bi­do.
Al res­pec­to, los espe­cia­lis­tas dije­ron que todos los datos rela­ti­vos con la cor­be­ta «Cheo­nan» demues­tran cla­ra­men­te que el hun­di­mien­to del buque fue engen­dra­do por los esco­llos y que el «gru­po de inves­ti­ga­ción con­jun­ta» come­tió el error deci­si­vo en el aná­li­sis de la cau­sa.
Ante todo, la proa de la cor­be­ta fue des­cu­bier­ta en el área entre la isla Paekryong y la Thae­chong don­de hay muchos esco­llos.

Tam­bién, el ras­ca­mien­to de la par­te exte­rior y la cur­va de la par­te izquier­da, del apa­ra­to de segu­ri­dad izquier­do de la popa, y las hue­llas des­ga­rra­das gra­ve­men­te en la arma­du­ra del cas­co de buque y el apa­ra­to de segu­ri­dad se pro­du­cen sólo cuan­do el buque de gue­rra fue­ra cho­ca­do con los esco­llos o el sue­lo de are­na.

Si esa cor­be­ta fue­ra des­trui­da por el ata­que de torpe­do, no esta­ría ras­ga­da par­cial­men­te ni oxi­da­da.

En cuan­to a que el apa­ra­to de segu­ri­dad no fue­se heri­do nada, pese a que el héli­ce dere­cho de la popa fue dobla­do com­ple­ta­men­te, los espe­cia­lis­tas, que insis­ten en el hun­di­mien­to por arre­ci­fe, dicen que si el buque de gue­rra fue hun­di­do por la explo­sión acuá­ti­ca sin con­tac­to, que cau­sa la con­trac­ción y la expan­sión, el apa­ra­to de segu­ri­dad debe­ría haber­se roto o des­trui­do com­ple­ta­men­te y que esto devie­ne duda racio­nal.

Los títe­res sur­co­rea­nos cali­fi­can esta duda racio­nal de «pala­bra absur­da» y «acto proene­mi­go» manio­bran­do para pre­ve­nir el tra­ta­mien­to racio­nal con la vil pero­ra­ción de color. Pero, no podrán encu­brir jamás la ver­dad.

Si el torpe­do fue­ra explo­ta­do cer­ca de la cor­be­ta «Cheo­nan» como fue seña­la­do en la publi­ca­ción del «gru­po de inves­ti­ga­ción» debe­rían haber­se cla­va­do muchos frag­men­tos en el cas­co del buque.

Pero no se han encon­tra­do ni se pro­du­je­ron los típi­cos efec­tos de las explo­sio­nes de torpe­do con­tra los buques: rup­tu­ra de tím­pano y arti­cu­la­cio­nes entre los tri­pu­lan­tes y apa­ri­ción de peces muer­tos sobre el mar.

Según el resul­ta­do de aná­li­sis sobre la ima­gen «TOD» publi­ca­da por el Minis­te­rio de Defen­sa Nacio­nal del Sur de Corea, y las coor­de­na­das pre­sen­ta­das por el «gru­po de inves­ti­ga­ción» y por el sis­te­ma auto­má­ti­co de man­do tác­ti­co de la mari­na sur­co­rea­na, fue con­fir­ma­do el hecho de que tam­bién des­pués del tiem­po del sur­gi­mien­to del caso publi­ca­do por el «gru­po de inves­ti­ga­ción» la cor­be­ta «Cheo­nan» seguía nave­gan­do al noroes­te. Si esta cor­be­ta fue­ra ata­ca­da por el torpe­do, se con­fir­ma que ella no cesó de nave­gar con­tra la corrien­te de agua des­pués de ser cor­ta­do por la explo­sión y esto nie­ga la supo­si­ción del «hun­di­mien­to por el ata­que tor­pe­de­ro».

Los sobre­vi­vien­tes dije­ron que sen­tían que el buque se subía cho­cán­do­se con algo jun­to con el soni­do estruen­do ¡Pum! y el inter­me­dio ¡Thung! y fue echa­do el olor del óleo que­ma­do, lo cual tes­ti­mo­nia el fenó­meno de hun­di­mien­to del buque por esco­llos.

No es casual el hecho de que los espe­cia­lis­tas nacio­na­les y extran­je­ros insis­ten en que no hubo la explo­sión sub­ma­ri­na de cer­ca, la des­truc­ción del cuer­po impul­sor del torpe­do no tie­ne que ver con la des­truc­ción de la cor­be­ta «Cheo­nan» y no hay nin­gu­na prue­ba de que el torpe­do es «pro­duc­to del Nor­te» al ana­li­zar de mane­ra inte­gral el esta­do defor­ma­do del apa­ra­to de ener­gía impul­si­va del torpe­do y del cas­co del buque que según ellos fue­ron reco­gi­dos en el área del hun­di­mien­to de la cor­be­ta, el con­te­ni­do de decla­ra­cio­nes de los invo­lu­cra­dos, el examen sobre los heri­dos y cadá­ve­res, el aná­li­sis de ondas sís­mi­cas y aéreas, el ensa­yo simu­la­do de explo­sión sub­ma­ri­na, el aná­li­sis de la marea del mar cer­ca de la isla Paekryong, el examen de los ele­men­tos de explo­si­vos y las pie­zas del torpe­do esco­gi­das.

10. Des­apa­re­ci­das imá­ge­nes del «Cheo­nan»

Según el «resul­ta­do de inves­ti­ga­ción» de los títe­res, el torpe­do CHT-02D de 250 kg de TNT fue explo­ta­do a 3 metros a la izquier­da de la tur­bi­na de gas de la cor­be­ta «Cheo­nan» y a los 6 – 9 metros de pro­fun­di­dad del agua, levan­tan­do «ondas de cho­que y el efec­to de la explo­sión acuá­ti­ca sin con­tac­to», debi­do a lo cual el buque se rom­pió en dos par­tes.

En par­ti­cu­lar, las «ondas de cho­que», que cau­sa­ron daños más direc­tos al «Cheo­nan», die­ron un gran impul­so al cas­co a velo­ci­dad de 8 mil metros por segun­do.

Si el torpe­do hubie­ra levan­ta­do las ondas de cho­que tan pode­ro­sas a 3 metros de dis­tan­cia des­de el cas­co, como han publi­ca­do los títe­res, el buque se habría cor­ta­do com­ple­ta­men­te en 1.1 segun­do.
Real­men­te, al ver el video de la prue­ba de «explo­sión acuá­ti­ca sin con­tac­to» de torpe­do mediano, rea­li­za­da en el año 2004 por el Ins­ti­tu­to de Defen­sa Nacio­nal títe­re, el torpe­do «Paek­san­go» (tibu­rón blan­co) de 185 kg de TNT rom­pió el buque en dos peda­zos menos de un segun­do de su explo­sión.

Ade­más, al pasar más de diez segun­dos des­pués de explo­sión, cuan­do se han des­apa­re­ci­do las colum­nas de agua de dece­nas de metros de alto, la proa y la popa esta­ban sepa­ra­das a dece­nas de metros. Y más de 30 segun­dos des­pués, ha des­apa­re­ci­do com­ple­ta­men­te en la super­fi­cie del mar la figu­ra del buque.

Enton­ces, el buque «Cheo­nan», que fue ata­ca­do por el torpe­do CHT-02D con la capa­ci­dad explo­si­va de 250 kg de TNT, más fuer­te que el torpe­do «Paek­san­go», debe­ría ser hun­di­do com­ple­ta­men­te a los 30 segun­dos, o la popa y la proa esta­rían divi­di­das por com­ple­to.

El títe­re Minis­te­rio de Defen­sa Nacio­nal, que nega­ba la publi­ca­ción de la nota de nave­ga­ción y los deta­lles del medio de son­da acús­ti­ca, so pre­tex­to de secre­to mili­tar, dio a la publi­ci­dad a dis­gus­to el video de TOD sobre el lugar del inci­den­te del hun­di­mien­to del buque que no con­tie­ne las imá­ge­nes de los momen­tos de la explo­sión del buque y de la sepa­ra­ción del buque.

Enton­ces, ¿a dón­de fue­ron des­apa­re­ci­dos esos datos que serían prue­bas deci­si­vas de la cau­sa del hun­di­mien­to del buque?

Al prin­ci­pio del caso, al publi­car las imá­ge­nes de movi­li­za­ción nor­mal del «Cheo­nan» antes de la explo­sión, las de proa y popa divi­di­das ya des­pués de la explo­sión y las de hun­di­mien­to de la proa, el títe­re Minis­te­rio de Defen­sa Nacio­nal insis­tió en que no tie­ne las imá­ge­nes de momen­tos más impor­tan­tes sobre la sepa­ra­ción de la proa y la popa.

Pero, por la fuer­te crí­ti­ca de la opi­nión públi­ca, se vio a publi­car en dos oca­sio­nes las imá­ge­nes adi­cio­na­les, pro­vo­can­do muchas más sos­pe­chas.

El video de TOD, pre­sen­ta­do adi­cio­nal­men­te por los títe­res, mues­tra las imá­ge­nes móvi­les entre 32 – 40 segun­dos des­de la explo­sión del buque.

Según este nue­vo dato duran­te 8 segun­dos, la popa y la proa del «Cheo­nan» no esta­ban divi­di­das com­ple­ta­men­te, sino la chi­me­nea del buque se veía toda­vía como un pun­to negro y esta­ba incli­na­do al lado dere­cho hacia la isla Paekryong.

Si el buque «Cheo­nan» se hubie­ra hun­di­do por un torpe­do, su figu­ra des­pués de 32 segun­dos des­de la explo­sión no debe­ría ser vis­ta sobre el mar.

El per­ple­jo Minis­te­rio de Defen­sa Nacio­nal títe­re excu­só que «se ha fil­ma­do difu­sa­men­te por el foco del TOD de tres mag­ni­fi­ca­cio­nes» y que el cas­co del buque, divi­di­do en dos par­tes, no se ve correc­ta­men­te por el bajo gra­do de píxel».

Tam­bién las imá­ge­nes, publi­ca­das en tres veces so pre­tex­to de secre­to mili­tar, mues­tran que el hun­di­mien­to del buque no se debió al ata­que de torpe­do.


11. Medi­ción del tiem­po de ero­sión – juga­da de los bru­tos

La absur­di­dad del «resul­ta­do de inves­ti­ga­ción», pre­sen­ta­do por EE.UU. y los títe­res sur­co­rea­nos, se deno­ta tam­bién en su juga­da de medi­ción del tiem­po de ero­sión del cuer­po pro­pul­sor de torpe­do.

En el momen­to de publi­ca­ción del «infor­me inter­me­dio de inves­ti­ga­ción», los títe­res dije­ron que no pudie­ron medir el exac­to tiem­po de ero­sión por­que se ha amplia­do mucho el mar­gen de dife­ren­cias entre el metal del cuer­po pro­pul­sor y su capa ero­sio­na­da.

Aña­die­ron que los miem­bros del «gru­po de inves­ti­ga­ción» exa­mi­na­ron con la vis­ta la par­te de torpe­do y eva­lua­ron que para ser así, la ero­sión debe demo­rar uno o dos meses.
Enton­ces, ¿no hubo otro reme­dio sino la vis­ta huma­na para medir ese perío­do?
Vale la pena recor­dar el resul­ta­do de expe­ri­men­tos de un espe­cia­lis­ta sur­co­reano en asun­tos marí­ti­mos.

Con el fin de acla­rar cien­tí­fi­ca­men­te el esta­do de corro­sión de la cor­be­ta «Cheo­nan», él metió los peda­zos calen­ta­dos de alu­mi­nio, ace­ro inoxi­da­ble e hie­rro en las aguas en con­di­cio­nes simi­la­res a la zona marí­ti­ma de hun­di­mien­to, tales como la sali­ni­dad y la marea, etc. y los sacó cier­to tiem­po des­pués.

Según el resul­ta­do, esos peda­zos no fue­ron oxi­da­dos tan­to como el cuer­po pro­pul­sor del torpe­do.

En par­ti­cu­lar, en el peda­zo de alu­mi­nio apa­re­cie­ron algu­nas sus­tan­cias blan­cas, pero la par­te calen­ta­da tenía el colo­ri­do negro, en con­tras­te con las sus­tan­cias pega­das a la héli­ce del cuer­po pro­pul­sor que habían sido publi­ca­das por el «gru­po de inves­ti­ga­ción» sur­co­reano.

En caso del peda­zo de hie­rro, se puso la herrum­bre negra, pero, al poner­lo en el aire tras lim­piar­lo, esta herrum­bre se tor­nó ama­ri­lla.

Este deta­lle mues­tra que tuvo que pasar mucho tiem­po para que el eje del cuer­po pro­pul­sor se oxi­da­ra tan­to has­ta poner­se rojo.

El ace­ro inoxi­da­ble tam­bién se con­vir­tió en el negro en algu­nas par­tes, pero, no se repor­tó otro fenó­meno de ero­sión.

El espe­cia­lis­ta sur­co­reano dijo que se ha oxi­da­do dema­sia­do el cuer­po pro­pul­sor, expues­to por el «gru­po de inves­ti­ga­ción con­jun­ta» para demos­trar el ata­que de torpe­do nor­co­reano.
Pro­si­guió que esa par­te estu­vo sumer­gi­da en el mar 4 – 5 años por lo menos y pasó bas­tan­te tiem­po tam­bién fue­ra del agua.

El resul­ta­do de inves­ti­ga­ción de Rusia seña­la tam­bién que según el aná­li­sis del esta­do de oxi­da­ción del cas­co de la cor­be­ta «Cheo­nan» y del cuer­po pro­pul­sor del torpe­do «1 pon», se pue­de juz­gar que el segun­do estu­vo deba­jo del mar duran­te más de 6 meses y sacar la con­clu­sión de que los dos obje­tos no tie­nen que ver uno con el otro.

Efec­ti­va­men­te, en el apén­di­ce del «infor­me final» publi­ca­do por el «gru­po de inves­ti­ga­ción» está el resul­ta­do de «EDS (aná­li­sis espec­tral de ener­gía)» com­pro­ban­do que las sus­tan­cias extraí­das del torpe­do no son el óxi­do de alu­mi­nio que sur­ge por la explo­sión sino el hidró­xi­do de alu­mi­nio que pro­vie­ne de la ero­sión.

Los espe­cia­lis­tas extran­je­ros expre­sa­ron su incer­ti­dum­bre de la inclu­sión del resul­ta­do de esa prue­ba, que se hace calen­tan­do las sus­tan­cias absor­bi­das bajo la tem­pe­ra­tu­ra de 200 ºC, en el «infor­me final», si bien se pudo mos­trar ya al momen­to de publi­car el «infor­me inter­me­dio de inves­ti­ga­ción».

Coin­ci­die­ron en que el resul­ta­do de expe­ri­men­tos sobre las sus­tan­cias absor­bi­das es igual al que se da en el tra­ta­mien­to tér­mi­co del hidró­xi­do de alu­mi­nio y esto con­tra­di­ce la con­clu­sión del «infor­me final» de que ellas se pro­du­je­ron debi­do a la explo­sión.

Dije­ron en tono com­pren­si­vo que la apa­ri­ción de tal dato en el «infor­me final», lleno de frau­des y enga­ños, es posi­ble gra­cias a algu­nos cien­tí­fi­cos de con­cien­cia.

Al decir que su prue­ba no se reali­zó de mane­ra cien­tí­fi­co-téc­ni­ca sino con la sim­ple vis­ta huma­na, los títe­res sur­co­rea­nos reve­la­ron por sí solos que su inves­ti­ga­ción tuvo lugar sin fun­da­men­tos cien­tí­fi­cos y a la lige­ra.

Tam­bién demos­tra­ron bien que la «teo­ría de inter­ven­ción del Nor­te» en el inci­den­te de hun­di­mien­to de la cor­be­ta «Cheo­nan» es una far­sa total.

12. Expe­ri­men­to disi­mu­la­do de hun­di­mien­to se hizo obje­to de bur­la

Para vin­cu­lar con la RPDC la cau­sa del hun­di­mien­to de la cor­be­ta «Cheo­nan», los títe­res rea­li­za­ron el expe­ri­men­to disi­mu­la­do para con­fir­mar como si el «Cheo­nan» se hubie­ra hun­di­do por la explo­sión de torpe­do. Pero, este ensa­yo puso al revés el resul­ta­do de inves­ti­ga­ción adqui­ri­do has­ta aho­ra.

Al prin­ci­pio, los títe­res publi­ca­ron que la capa­ci­dad explo­si­va del torpe­do corres­pon­de al mediano CHT-02D de 250 kg de TNT del Nor­te y a base de esto, pre­sen­ta­ron el resul­ta­do de inves­ti­ga­ción.

En efec­to, en los datos téc­ni­cos del torpe­do «1 pon», publi­ca­dos por los títe­res, la can­ti­dad de pól­vo­ras está defi­ni­da como 250 kg.

Lo pro­ble­má­ti­co es que la explo­sión por tal can­ti­dad de pól­vo­ras no pue­de hun­dir el buque «Cheo­nan».

Gene­ral­men­te, el torpe­do se usa con la pól­vo­ra más pode­ro­sa que TNT.
Los espe­cia­lis­tas dicen que la capa­ci­dad explo­si­va de torpe­do es 1.4 – 2 veces más que TNT. Por lo tan­to, la capa­ci­dad explo­si­va del torpe­do «1 pon» lle­ga­rá a la de 350 – 500 kg de TNT.
Lue­go, al reco­no­cer­lo, los títe­res rea­li­za­ron otro expe­ri­men­to de ensa­yo de explo­sión acuá­ti­ca aumen­tan­do la capa­ci­dad explo­si­va del torpe­do a 360 kg de TNT para repro­du­cir real­men­te las figu­ras de des­truc­ción del buque «Cheo­nan» inclui­dos la sala de moto­res y el sue­lo del cas­co.
El resul­ta­do de expe­ri­men­to de ensa­yo negó varios fenó­me­nos del hun­di­mien­to de la cor­be­ta «Cheo­nan».

Si los títe­res nie­gan que la dimen­sión de la explo­sión regis­tra­da por las ondas sís­mi­cas y las sono­ras aéreas fue de 140 – 260 kg de TNT, esto sig­ni­fi­ca­ría negar todos sus resul­ta­dos basa­dos en la capa­ci­dad explo­si­va como el sur­gi­mien­to de cho­que y calor, la altu­ra de la colum­na de agua, la heri­da de los tri­pu­lan­tes, la posi­bi­li­dad de exis­ten­cia de la letra «1 pon», la no exis­ten­cia de hue­llas de las ondas de cho­que por la explo­sión de torpe­do ni en el cas­co ni en el pol­vo­rín inte­rior del buque hun­di­do, etc.

En cuan­to al expe­ri­men­to de ensa­yo, un miem­bro del «gru­po de inves­ti­ga­ción» dijo que «se vio obli­ga­do a modi­fi­car con afán y com­ple­tar el mode­lo duran­te unos 2 meses».
En fin de cuen­tas, los títe­res hicie­ron ingen­tes esfuer­zos por impo­ner a la RPDC la res­pon­sa­bi­li­dad del hun­di­mien­to de la cor­be­ta «Cheo­nan», pero, esto negó el resul­ta­do de inves­ti­ga­ción de sí mis­mos.


13. «Infor­me final» – defec­tuo­sa acta de acu­sa­ción

El «infor­me inter­me­dio» publi­ca­do el 20 de mayo por EE.UU. y los títe­res sur­co­rea­nos, resul­tó des­pre­cia­do y recha­za­do por la opi­nión públi­ca inter­na y exter­na.

Por eso, ellos pre­sen­ta­ron a más de 100 días des­de enton­ces, espe­cí­fi­ca­men­te, el 13 de sep­tiem­bre, el «infor­me final» pro­me­tien­do disi­par las sos­pe­chas.

Pero, este infor­me las aumen­tó más, demos­tran­do que sus pro­me­sas eran otra men­ti­ra.
A dife­ren­cia del infor­me pri­ma­rio que ana­li­zó fun­da­men­tal­men­te las cau­sas del inci­den­te, el final se limi­tó a regis­trar las acti­vi­da­des de inves­ti­ga­ción dia­ria, el pro­ce­so y con­te­ni­do de este tra­ba­jo y los datos de aná­li­sis y exclu­yó todas las par­tes sos­pe­cho­sas impo­si­bles de acla­rar. Pre­sen­tó de nue­vo como prue­bas mate­ria­les el cuer­po pro­pul­sor de torpe­do sin poder pre­sen­tar la prue­ba de que éste es nor­co­reano y vol­vió a decir lo que se dijo antes en cuan­to a la letra «1 pon» y al dise­ño de «torpe­do».

Las publi­ca­cio­nes sur­co­rea­nas cri­ti­ca­ron ese defec­tuo­so «infor­me final» pre­gun­tan­do quién cree­ría las prue­bas secun­da­rias enu­me­ra­das en él y deplo­ra­ron que, aun­que la inves­ti­ga­ción se demo­ró mucho tiem­po con la par­ti­ci­pa­ción de nume­ro­sos espe­cia­lis­tas, no bus­có nin­gu­na prue­ba per­fec­ta de la cau­sa de hun­di­mien­to y, al con­tra­rio, ampli­fi­có sólo las sos­pe­chas.

Por eso, ‑con­ti­nua­ron- más de 70 por cien­to de los habi­tan­tes sur­co­rea­nos sos­pe­chan de las auto­ri­da­des pen­san­do que «éstas no habrán ter­gi­ver­sa­do aca­so la ver­dad para alcan­zar sus obje­ti­vos polí­ti­cos o eva­dir la res­pon­sa­bi­li­dad» y los demás tam­bién des­con­fían en ellas. De hecho, los habi­tan­tes de dis­tin­tos sec­to­res socia­les del Sur de Corea, como los polí­ti­cos y cien­tí­fi­cos, sos­tie­nen aho­ra un semi­na­rio urgen­te para con­de­nar el «infor­me final» y expre­sar la volun­tad de acla­rar has­ta final la ver­dad del inci­den­te.

El gru­po de inves­ti­ga­ción de Rusia, que fue el úni­co en inves­ti­gar en el terreno el hun­di­mien­to del buque «Cheo­nan», con­fe­só que «no pudo encon­trar nin­gu­na razón para pen­sar que esto se debió al torpe­do nor­co­reano». El gru­po sue­co, que par­ti­ci­pó en la inves­ti­ga­ción con­jun­ta, revo­có ofi­cial­men­te la posi­ción de «el hun­di­mien­to fue el acto de sub­ma­rino peque­ño del Nor­te de Corea».

Mien­tras tan­to, en varios paí­ses del mun­do sur­gen las sos­pe­chas del «resul­ta­do de inves­ti­ga­ción» y deman­dan la rein­ves­ti­ga­ción. Per­ple­jos ante la ava­lan­cha de crí­ti­cas de los medios de pren­sa de Rusia, Ale­ma­nia, Chi­na y EE.UU. y otros paí­ses del mun­do, los cons­pi­ra­do­res sur­co­rea­nos vitu­pe­ra­ron así a los que plan­tea­ban las sos­pe­chas: «les bas­ta­ría ver los dibu­jos ani­ma­dos que aca­ba­mos de fil­mar toman­do en cuen­ta todas las sos­pe­chas y con­tro­ver­sias».

Hablar sobre la «limi­ta­ción de la capa­ci­dad de aná­li­sis de com­po­nen­tes quí­mi­cos» en la épo­ca actual de la nano­tec­no­lo­gía demues­tra que no se pue­de ocul­tar la ver­dad con la fal­se­dad. Y hacer dibu­jos ani­ma­dos en lugar de dar la expli­ca­ción cien­tí­fi­ca y téc­ni­ca com­prue­ba cuán pue­ril es el com­plot de los cons­pi­ra­do­res.

Median­te el caso del «Cheo­nan» orques­ta­do sacri­fi­can­do las vidas de muchos sol­da­dos para la cam­pa­ña con­flic­ti­va con la con­na­cio­nal RPDC, la cama­ri­lla del trai­dor Lee Myung Bak demos­tró su sinies­tra natu­ra­le­za de trai­dor sin igual, con­no­ta­do ele­men­to con­flic­ti­vo con los con­na­cio­na­les y ven­de­pa­tria ser­vil a EE.UU.

Al ins­ti­gar a su mise­ra­ble laca­yo a eje­cu­tar ese com­plot anti-RPDC, EE.UU. hizo a todo el mun­do con­ven­cer­se de que este impe­rio es el mejor «rea­li­za­dor» de las far­sas de ese tipo y vol­vió a sacar gran­des pro­ve­chos estra­té­gi­cos en la región del Extre­mo Orien­te y el Nor­des­te Asiá­ti­co.
Son innu­me­ra­bles los datos reve­la­do­res de la fal­se­dad del resul­ta­do de inves­ti­ga­ción pre­sen­ta­do por EE.UU. y la ban­da trai­do­ra.

Si ellos siguen lan­zan­do fre­né­ti­ca­men­te la cam­pa­ña de enfren­ta­mien­to con la RPDC pre­tex­tan­do el hun­di­mien­to de la cor­be­ta «Cheo­nan», publi­ca­re­mos segun­da y ter­ce­ra actas para des­en­mas­ca­rar lo frau­du­len­to de este com­plot.

Serán con­de­na­dos duro por la épo­ca y la his­to­ria EE.UU. y la ban­da del trai­dor Lee Myung Bak que fabri­ca­ron el com­plot anti-RPDC más gran­de en la his­to­ria nacio­nal.


Juan Noguei­ra López
Secre­ta­rio de Comu­ni­ca­cio­nes
Aso­cia­ción de Amis­tad con Corea en el Esta­do Espa­ñol

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *