Las muje­res al fren­te de los movi­mien­tos con­tra la mili­ta­ri­za­ción – Géne­ro con cla­se

Cuan­do Geor­ge Bush Jr. salió de la Casa Blan­ca, el mun­do sus­pi­ró ali­via­do. La Doc­tri­na de Segu­ri­dad Nacio­nal de gol­pes uni­la­te­ra­les, la inva­sión de Irak bajo el pre­tex­to fal­so de las armas de des­truc­ción masi­vas, y el aban­dono de los espa­cios mul­ti­la­te­ra­les había abier­to una nue­va fase de agre­sión esta­dou­ni­den­se. A pesar de la con­cen­tra­ción en el medio-orien­te, el aumen­to de la ame­na­za de la inter­ven­ción mili­tar se sin­tió fuer­te e inmi­nen­te en muchas par­tes del mun­do.

A dos años de dis­tan­cia, el ali­vio ha dado paso a una cre­cien­te preo­cu­pa­ción. Esta­mos fren­te a una nue­va ola de mili­ta­ri­za­ción en Amé­ri­ca Lati­na, apo­ya­da y pro­mo­vi­da por el nue­vo gobierno de los Esta­dos Uni­dos. Algu­nas comu­ni­da­des ya lo están vivien­do con la pre­sen­cia visi­ble de sol­da­dos en sus calles. Para paí­ses como Hai­tí, Hon­du­ras, Méxi­co y Colom­bia, las espe­ran­zas de paz y con­vi­ven­cia se han des­va­ne­ci­do ante el avan­ce de la mili­ta­ri­za­ción. Aun­que ésta está impues­ta bajo varios pre­tex­tos, en el fon­do los obje­ti­vos son el con­trol social y el domi­nio sobre los recur­sos natu­ra­les, basa­do en la fuer­za.

Un reco­rri­do por esta nue­va reali­dad nos demues­tra con­di­cio­nes de vida dete­rio­ra­das, aumen­to en la vio­len­cia, des­pla­za­mien­to for­za­do, pre­su­pues­tos des­via­dos de las nece­si­da­des bási­cas de la pobla­ción hacia la com­pra de armas y espio­na­je, vio­la­cio­nes de dere­chos huma­nos y liber­ta­des civi­les. En nues­tra región, el mode­lo de gue­rra glo­bal con­tra el terro­ris­mo se ha con­ver­ti­do, con muy pocos ajus­tes, en la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co, que tie­ne un sub­tex­to explí­ci­to de gue­rra de con­tra­in­sur­gen­cia.

En este con­tex­to, resal­ta a la vis­ta la resis­ten­cia y el papel fun­da­men­tal de las muje­res en los movi­mien­tos con­tra la gue­rra y por la paz. Las razo­nes de la par­ti­ci­pa­ción nota­ble de las muje­res en estos movi­mien­tos no tie­ne que ver con argu­men­tos esen­cia­lis­tas que afir­man que las muje­res tie­nen un víncu­lo bio­ló­gi­co más fuer­te con la vida que las lle­va a luchar con­tra las gue­rras. Des­gra­cia­da­men­te, sobran ejem­plos de muje­res en la polí­ti­ca y la socie­dad que han sido pro­mo­to­ras de la gue­rra y de la mili­ta­ri­za­ción, igual que hay muchos hom­bres que resis­ten. Más bien el com­pro­mi­so de las muje­res orga­ni­za­das a luchar con­tra la mili­ta­ri­za­ción sur­ge de su pro­pia expe­rien­cia y de sus pape­les socia­les. Des­de las Femi­nis­tas en Resis­ten­cia al gol­pe de esta­do en Hon­du­ras, has­ta las madres de Ciu­dad Juá­rez, la terri­ble vio­len­cia des­ata­da por las estra­te­gias de con­fron­ta­ción y la pre­sen­cia de las Fuer­zas Arma­das las han moti­va­do a movi­li­zar­se en defen­sa de la paz y la demo­cra­cia.

Exis­te una razón más que expli­ca la amplia mili­tan­cia de las muje­res en los movi­mien­tos con­tra la mili­ta­ri­za­ción. Ellas enfren­tan ries­gos par­ti­cu­la­res; son o pue­den ser víc­ti­mas de crí­me­nes de géne­ro y vio­len­cia sexual, inclu­yen­do el uso sis­te­má­ti­co de la vio­la­ción como arma de gue­rra. Des­de hace tiem­po se sabe que la vio­la­ción y el abu­so sexual no son mera­men­te exce­sos, o par­te del “botín de gue­rra”. Son tác­ti­cas de domi­na­ción por medio del cuer­po de la mujer, con fines polí­ti­cos y mili­ta­res. Sin embar­go, fue rela­ti­va­men­te recien­te que la vio­len­cia sexual fue reco­no­ci­da por las Nacio­nes Uni­das como cri­men de gue­rra y asun­to de segu­ri­dad inter­na­cio­nal. A pesar de la adop­ción del reso­lu­ti­vo 1325 que cum­ple diez años este mes, la impu­ni­dad sigue empeo­ran­do en estos casos, ante la indi­fe­ren­cia de las socie­da­des, la debi­li­dad de los sis­te­mas de jus­ti­cia y el poder de las fuer­zas mili­ta­res cul­pa­bles.

Hai­tí hoy es un ejem­plo trá­gi­co de la vio­len­cia sexual que cre­ce en un entorno mili­ta­ri­za­do. A pesar de la pre­sen­cia de más de 12 mil tro­pas de la MINUSTAH, des­pués del terre­mo­to de 12 del enero se han repor­ta­do cien­tos de vio­la­cio­nes de muje­res en los cam­pa­men­tos de refu­gia­dos; una ONG repor­tó 230 vio­la­cio­nes entre enero y mar­zo en sólo 15 cam­pa­men­tos, un núme­ro que lamen­ta­ble­men­te pare­ce ser solo el pun­to del ice­berg. La con­cen­tra­ción de la ayu­da inter­na­cio­nal en la segu­ri­dad y el des­plie­gue de tro­pas no han ser­vi­do para pro­te­ger a las muje­res hai­tia­nas. En sus tes­ti­mo­nios sobre los abu­sos – car­ga­dos de llan­to e impo­ten­cia – seña­lan que los sol­da­dos no res­pon­den a sus que­jas. La estra­te­gia de mili­ta­ri­za­ción del país ha des­via­do cuan­tio­sos recur­sos hacia las tro­pas; si los recur­sos fue­ran cana­li­za­dos a la vivien­da y la ali­men­ta­ción, las muje­res no esta­rían en tales con­di­cio­nes de alto ries­go.

El caso de Hai­tí des­ta­ca la impor­tan­cia de desa­rro­llar un aná­li­sis de géne­ro des­de el prin­ci­pio de los esfuer­zos de paz para lograr una visión inte­gral de la vio­len­cia y una defi­ni­ción amplia e inclu­si­va de la segu­ri­dad. La apor­ta­ción de las muje­res a los movi­mien­tos con­tra la mili­ta­ri­za­ción en sus paí­ses no es sólo la de ali­men­tar las bases de las orga­ni­za­cio­nes popu­la­res o lograr mayor repre­sen­ta­ti­vi­dad de su géne­ro, aun­que estos dos moti­vos son impor­tan­tes. Tam­bién traen una agen­da pro­pia de dere­chos e igual­dad de géne­ro que es un pilar de la cons­truc­ción de la paz dura­de­ra y con jus­ti­cia. A pesar de la urgen­cia de la lucha con­tra la mili­ta­ri­za­ción, no han deja­do atrás o “para des­pués” esta agen­da femi­nis­ta. Como expli­ca Ade­lay Carias de Femi­nis­tas en Resis­ten­cia:

“En un pri­mer momen­to, la nece­si­dad urgen­te e inme­dia­ta de luchar con­tra los mili­ta­res, de dete­ner la repre­sión y de exi­gir el regre­so al orden cons­ti­tu­cio­nal fue lo que nos moti­vó y nos guió para sumar­nos a esta lucha. Pero tam­bién des­de el prin­ci­pio enten­di­mos que era el momen­to para posi­cio­nar nues­tras deman­das, para ampliar los lími­tes de nues­tro pro­yec­to femi­nis­ta… Nues­tras con­sig­nas “Ni gol­pe de Esta­do, ni gol­pe a las muje­res”, “Alto al femi­ci­dio”, “Ni botas ni sota­na con­tra las les­bia­nas”, “Saca tu rosa­rio de mis ova­rios”, se escu­cha­ban en las mar­chas, mien­tras cami­ná­ba­mos a la par del pue­blo de Hon­du­ras exi­gien­do paz, liber­tad, igual­dad, demo­cra­cia, jus­ti­cia.”

Yolan­da Bece­rra, de la Orga­ni­za­ción Feme­ni­na Popu­lar de Colom­bia, des­ta­ca que el movi­mien­to de muje­res con­tra la mili­ta­ri­za­ción y por la paz con jus­ti­cia en su país lucha por “todos los dere­chos — el dere­cho a una vida dig­na, el dere­cho a deci­dir, el dere­cho a la pala­bra, el dere­cho para poder comer en medio de la pobre­za…”. En agos­to lle­va­ron a cabo el Encuen­tro Inter­na­cio­nal de Muje­res y Pue­blos de las Amé­ri­cas con­tra la Mili­ta­ri­za­ción para tejer redes, dis­cu­tir el con­flic­to arma­do des­de una pers­pec­ti­va de géne­ro y “bus­car las for­mas para des­ar­ti­cu­lar la lógi­ca de la gue­rra.” Muje­res de todas par­tes del mun­do par­ti­ci­pa­ron en el even­to, que tuvo como eje la pro­tes­ta con­tra el acuer­do para la pre­sen­cia mili­tar de EEUU en por lo menos sie­te bases mili­ta­res colom­bia­nos.

Las muje­res pagan un pre­cio alto para su resis­ten­cia. Des­de Hon­du­ras, las Femi­nis­tas en Resis­ten­cia – la alian­za de orga­ni­za­cio­nes de muje­res que se for­mó des­pués del gol­pe de Esta­do – pre­sen­tó un infor­me a la Comi­sión Inter-Ame­ri­ca­na de Dere­chos Huma­nos el 2 de noviem­bre que docu­men­ta cien­tos de casos de vio­la­ción, abu­so sexual, vio­la­ción de dere­chos y ase­si­na­tos de muje­res de la resis­ten­cia a manos de los gol­pis­tas.

Bece­rra, de la OFP, obtu­vo medi­das cau­te­la­res de la CIDH, des­pués de reci­bir múl­ti­ples ame­na­zas. Otra mujer que habló en el Encuen­tro con­tra la Mili­ta­ri­za­ción fue la Sena­do­ra Pie­dad Cór­do­ba. Reco­no­ci­da opo­si­to­ra a la mili­ta­ri­za­ción de su país y pro­mo­to­ra de una sali­da nego­cia­da al con­flic­to, habló de los 4 millo­nes de refu­gia­dos inter­nos que son el resul­ta­do de la mili­ta­ri­za­ción de Colom­bia, y “el des­po­jo de más de 5 millo­nes de hec­tá­reas de la tie­rra de los cam­pe­si­nos, en manos de los para­mi­li­ta­res para pasar a las manos de los gran­des empre­sa­rios que son los finan­cia­do­res del para­mi­li­ta­ris­mo… “

Con­clu­yó: “Por eso las muje­res esta­mos deci­di­das: No más hijos para la gue­rra, aquí es impo­si­ble parar la gue­rra con la gue­rra… La paz no es sólo una pala­bra boni­ta. La paz es la nece­si­dad de dis­cu­tir cómo se repar­ten los bene­fi­cios del desa­rro­llo, quie­nes se que­dan con la rique­za… Esta­mos fren­te un Esta­do que mili­ta­ri­za el pen­sa­mien­to, que mili­ta­ri­za has­ta el deseo, que mili­ta­ri­za has­ta el amor, la amis­tad – nues­tra voz tie­ne que ser en con­tra de la gue­rra, pase lo que pase.”

La res­pues­ta del gobierno de la “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” — léa­se la mili­ta­ri­za­ción — fue rápi­da. Menos de un mes des­pués de su inter­ven­ción en el encuen­tro de muje­res con­tra la mili­ta­ri­za­ción, el Pro­cu­ra­dor anun­ció la deci­sión de des­ti­tuir a Cór­do­ba e inha­bi­li­tar­la por 18 años de fun­cio­nes públi­cas por supues­tos víncu­los con las FARC, otra expre­sión de la mili­ta­ri­za­ción patriar­cal. Ella ha par­ti­ci­pa­do en nego­cia­cio­nes ofi­cia­les con las FARC y ha logra­do la libe­ra­ción de varios rehe­nes. Dice que no la van a callar.

Aho­ra las muje­res mexi­ca­nas empie­zan a sufrir lo que sus com­pa­ñe­ras colom­bia­nas cono­cen des­de hace déca­das. A pesar de los pési­mos resul­ta­dos, Hillary Clin­ton anun­ció hace unas sema­nas que hace fal­ta un “Plan Colom­bia” para Méxi­co. Aún sin la esca­la­da que impli­ca un “Plan Méxi­co”, la mili­ta­ri­za­ción de Méxi­co ha avan­za­do de mane­ra estre­pi­to­sa bajo el pre­tex­to de la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co de Cal­de­rón y la Ini­cia­ti­va Méri­da de los EEUU.

En Méxi­co, como en Colom­bia, son las muje­res las que están al fren­te de las nue­vas orga­ni­za­cio­nes con­tra la mili­ta­ri­za­ción. Fue una mujer — madre de un joven ase­si­na­do- que inte­rrum­pió el dis­cur­so de Cal­de­rón en Ciu­dad Juá­rez en febre­ro de este año, pro­tes­tan­do a gri­tos por la fra­ca­sa­da estra­te­gia de segu­ri­dad que ha con­ver­ti­do su ciu­dad en terri­to­rio ocu­pa­do y ha mul­ti­pli­ca­do más de diez veces los ase­si­na­tos. Fue­ron muje­res que se para­ron a dar­le la espal­da a un pre­si­den­te que pro­me­tía segu­ri­dad y entre­ga­ba muer­te. Siguen sien­do muje­res, en orga­ni­za­cio­nes de muje­res o en gru­pos mix­tos de ciu­da­da­nos, que recha­zan la afir­ma­ción repe­ti­da por el gobierno has­ta el can­san­cio que la muer­te de sus hijos es un cos­to razo­na­ble en el enfren­ta­mien­to con el cri­men orga­ni­za­do.

En la fron­te­ra nor­te, defen­so­ras de dere­chos huma­nos han sido eje­cu­ta­das. Sus casos y los con­tex­tos son dife­ren­tes de las jóve­nes víc­ti­mas de los femi­ni­ci­dios — son blan­cos no por su vul­ne­ra­bi­li­dad sino pre­ci­sa­men­te por su valor cívi­co. Sin embar­go, la impu­ni­dad que encu­bre todos los crí­me­nes con­tra las muje­res es la mis­ma. La mili­ta­ri­za­ción de estos paí­ses tie­ne un impac­to direc­to en las vidas de las muje­res, y tam­bién en sus for­mas de resis­ten­cia. Day­si Flo­res de Femi­nis­tas en Resis­ten­cia expli­ca su expe­rien­cia: “En sólo un año, hemos teni­do que apren­der a vivir con dolor, impo­ten­cia, cora­je, mie­do y des­es­pe­ran­za. Inten­ten maqui­llar la dic­ta­du­ra, pero cami­nan­do en las calles se ve que es un país toma­do por las fuer­zas mili­ta­res. Enton­ces, tene­mos que ser crea­ti­vas, apren­der a enfren­tar las ame­na­zas, cómo no ser ase­si­na­das, dete­ni­das, vio­la­das o secues­tra­das. Aún así recha­za­mos aban­do­nar la idea de la demo­cra­cia, la ver­da­de­ra, la que nos roba­ron con sus rifles, gases lacri­mó­ge­nos, gol­pi­zas y muer­tes. Por eso, segui­mos salien­do a pro­tes­tar, aún cuan­do se pone en ries­go nues­tras vidas.”

Las redes de soli­da­ri­dad entre las muje­res a nivel inter­na­cio­nal han sido muchas veces coyun­tu­ra­les ó efí­me­ras. Las muje­res que enfren­tan la mili­ta­ri­za­ción en situa­cio­nes de con­flic­to están expues­tas a ries­gos que van des­de ame­na­zas a ellas y a sus fami­lia­res, ase­si­na­to, abu­so sexual y vio­len­cia físi­ca y psi­co­ló­gi­ca. Tene­mos que cons­truir redes de res­pues­ta rápi­da para jamás dejar sola a una com­pa­ñe­ra ame­na­za­da o en peli­gro por haber alza­da la voz con­tra la mili­ta­ri­za­ción. Asi­mis­mo, las orga­ni­za­cio­nes nacio­na­les de muje­res con­tra la mili­ta­ri­za­ción y por la paz se encuen­tran en eta­pas inci­pien­tes de desa­rro­llo orga­ni­za­ti­vo en la mayo­ría de los paí­ses, fren­te una diná­mi­ca muy ace­le­ra­da de la mili­ta­ri­za­ción. Si Yolan­da Bece­rra nos dice que el movi­mien­to de muje­res con­tra la gue­rra en Colom­bia lle­va más de diez años en cons­truc­ción, lo cier­to es que para Méxi­co y los paí­ses cen­tro­ame­ri­ca­nos el pro­ce­so tie­ne que ser ace­le­ra­do, antes de que la mili­ta­ri­za­ción se vuel­va un aspec­to estruc­tu­ral de la vida coti­dia­na y rom­pa el teji­do social, que es la base para una paz ver­da­de­ra. Este es el gran desa­fío para todas noso­tras.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *