La suble­va­ción en la ONU (I)- Fidel Cas­tro

La reu­nión el pasa­do mar­tes 26 de octu­bre de la Asam­blea Gene­ral de la ONU, que se supo­ne sea la máxi­ma auto­ri­dad polí­ti­ca del pla­ne­ta, fue con­vo­ca­da con un obje­ti­vo tan­tas veces repe­ti­do que ya es fami­liar: “Nece­si­dad de poner fin al blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro impues­to por los Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca con­tra Cuba.”

Es el pro­yec­to más dis­cu­ti­do, más apro­ba­do y nun­ca cum­pli­do en la his­to­ria de las Nacio­nes Uni­das.

Todos sabe­mos que, si tal impu­tación se hicie­ra con­tra Cuba o cual­quier otro país lati­no­ame­ri­cano o cari­be­ño, y éste no se die­ra siquie­ra por alu­di­do, sobre ese país llo­ve­rían raí­les de pun­ta. El acto detes­ta­ble que con tan­ta cla­ri­dad y pre­ci­sión se atri­bu­ye a “Esta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca”, cuyo cese se deman­da, está cali­fi­ca­do en el dere­cho inter­na­cio­nal como “acto de geno­ci­dio”.

Se ele­va ya a 19 el núme­ro de veces que, des­de el año 1992, se vie­ne apro­ban­do por la Asam­blea Gene­ral, deman­dan­do el cese de esa abu­si­va y cri­mi­nal acción. Pero si cre­cía el núme­ro de veces que se reite­ra­ba y apro­ba­ba la Reso­lu­ción, cre­cía tam­bién el núme­ro de paí­ses que le ofre­cían su apo­yo, dis­mi­nuía el de los que se abs­te­nían y el minúscu­lo gru­pi­to que vota­ba con­tra ésta. En la últi­ma, fue­ron ya sola­men­te dos los que la recha­za­ron y tres los que se abs­tu­vie­ron al votar, cuyos nom­bres corres­pon­den a peque­ños Esta­dos que en reali­dad son depen­den­cias colo­nia­les de Esta­dos Uni­dos.

Un hecho a tener en cuen­ta es que en el mun­do se han pro­du­ci­do gran­des cam­bios des­de que se fun­dó la ONU, cuan­do toda­vía no habían cesa­do los com­ba­tes de la Segun­da Gue­rra Mun­dial, que cos­tó 50 millo­nes de vidas y una enor­me des­truc­ción. Muchos paí­ses que hoy cons­ti­tu­yen la mayo­ría de las Nacio­nes Uni­das, eran toda­vía colo­nias de las poten­cias euro­peas, que se habían apo­de­ra­do por la fuer­za del terri­to­rio de la mayor par­te del mun­do y, en algu­nos con­ti­nen­tes, casi de su tota­li­dad. Cien­tos de millo­nes de per­so­nas, en no pocos casos, de civi­li­za­cio­nes mucho más anti­guas y de supe­rior cul­tu­ra, fue­ron some­ti­dos al colo­nia­je en vir­tud de la supe­rio­ri­dad en arma­men­to de los agre­so­res.

Cuba no fue una excep­ción.

En este hemis­fe­rio, la últi­ma colo­nia de Espa­ña fue nues­tro país, por sus rique­zas en pro­duc­tos agrí­co­las esca­sos y de gran deman­da enton­ces, que sur­gían de las manos labo­rio­sas de cam­pe­si­nos libres y cien­tos de miles de escla­vos de ori­gen afri­cano. Cuan­do las demás colo­nias de Espa­ña se habían libe­ra­do en las pri­me­ras déca­das del siglo XIX, ésta man­te­nía con mano de hie­rro y los méto­dos más des­pó­ti­cos su colo­nia en Cuba.

En la segun­da mitad de ese siglo, nues­tra isla, en la que Espa­ña soñó tener un baluar­te para la recon­quis­ta de sus anti­guas colo­nias en Sura­mé­ri­ca, fue cuna de un pro­fun­do sen­ti­mien­to nacio­nal y patrió­ti­co. El pue­blo cubano ini­ció la bata­lla por su inde­pen­den­cia casi 70 años des­pués que las demás nacio­nes her­ma­nas de Amé­ri­ca Lati­na, sin más armas que el mache­te con que se cor­ta­ba la caña, y el brío y la rapi­dez de los caba­llos crio­llos. En poco tiem­po los patrio­tas cuba­nos se vol­vie­ron temi­bles sol­da­dos.

Trein­ta años más tar­de nues­tro sufri­do pue­blo esta­ba a pun­to de alcan­zar sus obje­ti­vos his­tó­ri­cos en la lucha heroi­ca con­tra una deca­den­te pero tozu­da poten­cia euro­pea. El ejér­ci­to espa­ñol, a pesar del enor­me núme­ro de sol­da­dos que con­ta­ba, era ya inca­paz de man­te­ner la pose­sión de la isla, don­de sólo con­tro­la­ba las prin­ci­pa­les áreas urba­nas y esta­ba a pun­to del colap­so.

Fue enton­ces cuan­do el pujan­te impe­rio, que nun­ca ocul­tó su inten­ción de apo­de­rar­se de Cuba, inter­vie­ne en aque­lla gue­rra tras decla­rar cíni­ca­men­te que “el pue­blo de la isla de Cuba es y de dere­cho debe ser libre e inde­pen­dien­te”.

Fina­li­za­da la con­tien­da, a nues­tro país se le negó el dere­cho a par­ti­ci­par en las nego­cia­cio­nes de paz. El gobierno espa­ñol con­su­mó la trai­ción a Cuba ponién­do­la en manos de sus inter­ven­to­res.

Esta­dos Uni­dos se apo­de­ró de los recur­sos natu­ra­les, las mejo­res tie­rras, el comer­cio, los ban­cos, los ser­vi­cios y las prin­ci­pa­les indus­trias del país. Nos con­vir­tió en neo­co­lo­nia. Eso tuvi­mos que sopor­tar duran­te más de 60 años, pero vol­vi­mos a ser inde­pen­dien­tes y jamás deja­re­mos de luchar. Con estos ante­ce­den­tes, los lec­to­res de otros paí­ses com­pren­de­rán mejor las pala­bras de nues­tro can­ci­ller Bruno Rodrí­guez el 26 de octu­bre de este año.

El deba­te comen­zó a las 10 de la maña­na.

Pri­me­ro habla­ron 5 paí­ses en nom­bre del Gru­po de los 77, el Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, la Unión Afri­ca­na, el CARICOM y el MERCOSUR, apo­yan­do todos la Reso­lu­ción.

Des­pués hicie­ron uso de la pala­bra 14 paí­ses, entre ellos dos que tie­nen más de mil millo­nes de habi­tan­tes cada uno: Chi­na e India, con casi 2 500 millo­nes entre ambos; otros que cuen­tan con más de cien, como la Fede­ra­ción Rusa, Indo­ne­sia y Méxi­co; otros 9 con reco­no­ci­do papel en la vida inter­na­cio­nal: Vene­zue­la, Repú­bli­ca Islá­mi­ca de Irán, Arge­lia, Sudá­fri­ca, Islas Salo­món, Zam­bia, Gam­bia, Gha­na y Bar­ba­dos; 19 inter­ven­cio­nes antes de Bruno.

Su dis­cur­so fue lapi­da­rio. Cita­ré muchas veces párra­fos ente­ros de sus pala­bras. Lo ini­ció con una refe­ren­cia a los gra­ves peli­gros de gue­rra que nos ame­na­zan y aña­dió:

“Para sobre­vi­vir, es impres­cin­di­ble un sal­to en la con­cien­cia de la Huma­ni­dad, sólo posi­ble median­te la difu­sión de infor­ma­ción veraz sobre estos temas que la mayo­ría de los polí­ti­cos escon­den o igno­ran, la pren­sa no publi­ca y que, para la gen­te, son tan horro­ro­sos que pare­cen increí­bles.”

“…la polí­ti­ca de los Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba no tie­ne sus­ten­to éti­co o legal alguno, cre­di­bi­li­dad ni apo­yo. Así lo demues­tran los más de 180 votos en esta Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das que en los últi­mos años han recla­ma­do que se le pon­ga fin al blo­queo eco­nó­mi­co, comer­cial y finan­cie­ro.”

“El recha­zo de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be es enér­gi­co y uná­ni­me. La Cum­bre de la Uni­dad, cele­bra­da en Can­cún, en febre­ro del 2010, lo expre­só resuel­ta­men­te. Los líde­res de la región lo han comu­ni­ca­do direc­ta­men­te al actual Pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano. Pue­de ase­gu­rar­se que el repu­dio expre­so al blo­queo y a la Ley Helms-Bur­ton iden­ti­fi­ca, como pocos temas, al acer­vo polí­ti­co de la región.

“Visio­nes igual­men­te ine­quí­vo­cas han sido refren­da­das por el Movi­mien­to de Paí­ses No Ali­nea­dos, por las Cum­bres Ibe­ro­ame­ri­ca­nas, por las Cum­bres de Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be con la Unión Euro­pea, por la Unión Afri­ca­na, por las Cum­bres del Gru­po ACP y prác­ti­ca­men­te por cual­quier con­jun­to de nacio­nes que se haya pro­nun­cia­do a favor del Dere­cho Inter­na­cio­nal y el res­pe­to a los prin­ci­pios y pro­pó­si­tos de la Car­ta de la ONU.

“Es amplio y cre­cien­te el con­sen­so en la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na y en la emi­gra­ción cuba­na en ese país con­tra el blo­queo y a favor del cam­bio de polí­ti­ca hacia Cuba. […] el 71% de los esta­dou­ni­den­ses abo­gan por la nor­ma­li­za­ción de las rela­cio­nes entre Cuba y los Esta­dos Uni­dos…”

“Las san­cio­nes con­tra Cuba per­ma­ne­cen intac­tas y se apli­can con todo rigor.

“En el año 2010, el cer­co eco­nó­mi­co se ha endu­re­ci­do y su impac­to coti­diano sigue sien­do visi­ble en todos los aspec­tos de la vida en Cuba. Tie­ne con­se­cuen­cias par­ti­cu­lar­men­te serias en esfe­ras tan sen­si­bles para la pobla­ción como la salud y la ali­men­ta­ción.”

De inme­dia­to seña­la una serie de crue­les medi­das que afec­tan sen­si­ble­men­te a niños con deli­ca­dos pro­ble­mas de salud, que el Gobierno de Esta­dos Uni­dos no podría des­men­tir.

Lue­go expre­sa:

“Las mul­tas de los Depar­ta­men­tos del Teso­ro y Jus­ti­cia con­tra enti­da­des de su país y de Euro­pa en este últi­mo año, por tran­sac­cio­nes rea­li­za­das con Cuba, entre otros Esta­dos, supe­ran en su con­jun­to los 800 millo­nes de dóla­res.”

Pro­si­gue infor­man­do:

“La con­fis­ca­ción de una trans­fe­ren­cia de más de 107 mil euros per­te­ne­cien­tes a la com­pa­ñía Cuba­na de Avia­ción y rea­li­za­da por medio del Ban­co Popu­lar Espa­ñol des­de Madrid a Mos­cú, cons­ti­tu­yó un ver­da­de­ro robo.”

A con­ti­nua­ción, nues­tro Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res seña­la algo de mucha impor­tan­cia sobre los efec­tos del cri­men gro­se­ro con­tra la eco­no­mía de Cuba, dada la ten­den­cia a men­cio­nar cifras his­tó­ri­cas sobre el mon­to en dóla­res del valor de un bien mue­ble o inmue­ble, un prés­ta­mo, una deu­da o cual­quier otra cosa que sea medi­ble en dóla­res nor­te­ame­ri­ca­nos, sin tener en cuen­ta el valor cons­tan­te­men­te decre­cien­te del dólar en las últi­mas cua­tro déca­das. A modo de ejem­plo cito un refres­co har­to cono­ci­do: Coca Cola ―sin cobrar nada por la publi­ci­dad. Hace 40 años cos­ta­ba 5 cen­ta­vos, hoy su pre­cio fluc­túa en cual­quier país entre 150 y 200 cen­ta­vos de dólar.

Bruno expre­sa:

“El daño eco­nó­mi­co direc­to oca­sio­na­do al pue­blo cubano por la apli­ca­ción del blo­queo, supera en estos cin­cuen­ta años los 751 mil millo­nes de dóla­res, en el valor actual de esa mone­da.”

Es decir, no incu­rre en el error de uti­li­zar la cifra de pér­di­das que sig­ni­fi­có el blo­queo año por año, como si el valor de los dóla­res fue­ra exac­ta­men­te igual cada año. Como con­se­cuen­cia de la esta­fa mun­dial que sig­ni­fi­có la sus­pen­sión uni­la­te­ral, por Nixon, del res­pal­do en oro de esa mone­da, a la tasa de 36 dóla­res por onza Troy, uni­da a las emi­sio­nes de dóla­res sin lími­te alguno, el poder adqui­si­ti­vo de esa mone­da se redu­jo extra­or­di­na­ria­men­te. El MINREX se tomó el tra­ba­jo de soli­ci­tar a un gru­po de exper­tos del Minis­te­rio de Eco­no­mía que hicie­ran la eva­lua­ción, y esta arro­jó el daño eco­nó­mi­co del blo­queo a Cuba a lo lar­go de 50 años, expre­sa­do en el actual valor de esa mone­da.

“El pasa­do 2 de sep­tiem­bre” ―dijo en su inter­ven­ción―, “el pro­pio pre­si­den­te Oba­ma rati­fi­có las san­cio­nes con­tra Cuba, alu­dien­do al supues­to ‘inte­rés nacio­nal’ de los Esta­dos Uni­dos. Pero todos saben que la Casa Blan­ca sigue pres­tan­do mayor aten­ción a los ‘intere­ses espe­cia­les’, bien finan­cia­dos, de una exigua mino­ría que ha hecho de la polí­ti­ca con­tra Cuba un nego­cio muy lucra­ti­vo.”

“Muy recien­te­men­te, el 19 de octu­bre, el pre­si­den­te Oba­ma cali­fi­có, según varias agen­cias de pren­sa, de insu­fi­cien­tes los pro­ce­sos que, a su jui­cio, ocu­rren hoy en Cuba y con­di­cio­nó cual­quier nue­vo paso a la rea­li­za­ción de los cam­bios inter­nos que qui­sie­ran ver en nues­tro país.

“El Pre­si­den­te se equi­vo­ca al asu­mir que tie­ne dere­cho a inmis­cuir­se y a cali­fi­car los pro­ce­sos que hoy tie­nen lugar en Cuba. Es lamen­ta­ble que esté tan mal infor­ma­do y ase­so­ra­do.

“Las trans­for­ma­cio­nes que hoy empren­de­mos res­pon­den a los anhe­los de los cuba­nos y a deci­sio­nes sobe­ra­nas de nues­tro pue­blo. […] No se pro­po­nen com­pla­cer los deseos o satis­fa­cer los intere­ses del gobierno de los Esta­dos Uni­dos, has­ta hoy siem­pre opues­tos a los del pue­blo cubano.

“Para la super­po­ten­cia, todo lo que no con­duz­ca al esta­ble­ci­mien­to de un régi­men que se subor­di­ne a sus intere­ses será insu­fi­cien­te, pero eso no va a ocu­rrir por­que muchas gene­ra­cio­nes de cuba­nos han dedi­ca­do y dedi­can lo mejor de sus vidas a defen­der la sobe­ra­nía y la inde­pen­den­cia de Cuba.”

“Por el con­tra­rio, dicho gobierno ha con­ti­nua­do la arbi­tra­ria prác­ti­ca de poner a Cuba en las espu­rias lis­tas, inclui­da la de Esta­dos que supues­ta­men­te patro­ci­nan el terro­ris­mo inter­na­cio­nal, que fabri­ca el Depar­ta­men­to de Esta­do para cali­fi­car el com­por­ta­mien­to de otras nacio­nes. Este país no tie­ne la auto­ri­dad moral para hacer tales lis­ta­dos —que como regla ten­dría que enca­be­zar— ni exis­te una sola razón para incluir a Cuba en nin­guno de ellos.

“El gobierno nor­te­ame­ri­cano tam­bién man­tie­ne el injus­to cas­ti­go a los Cin­co cuba­nos lucha­do­res anti­te­rro­ris­tas que sufren pri­sión hace más de doce años en sus cár­ce­les, cuya cau­sa ha con­ci­ta­do la más amplia soli­da­ri­dad de la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

“Cuba, que ha sido y es víc­ti­ma del terro­ris­mo de Esta­do, recla­ma a dicho gobierno que pon­ga fin al doble rase­ro y a la impu­ni­dad de que gozan en su terri­to­rio los auto­res con­fe­sos de actos de terro­ris­mo que se ges­ta­ron al ampa­ro de la polí­ti­ca anti­cu­ba­na de ese país…”

Lle­ga­do a ese pun­to, Bruno le ases­tó a la dele­ga­ción de Esta­dos Uni­dos el pun­ti­lla­zo del famo­so memo­ran­do del sub­se­cre­ta­rio asis­ten­te de Esta­do Les­ter Mallory, des­cla­si­fi­ca­do dece­nas de años más tar­de, que mues­tra el repug­nan­te cinis­mo de la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos.

“‘La mayo­ría de los cuba­nos apo­yan a Cas­tro […] No exis­te una opo­si­ción polí­ti­ca efec­ti­va […] El úni­co medio posi­ble para hacer­le per­der el apo­yo interno [al gobierno] es pro­vo­car el des­en­ga­ño y el des­alien­to median­te la insa­tis­fac­ción eco­nó­mi­ca y la penu­ria […] Hay que poner en prác­ti­ca rápi­da­men­te todos los medios posi­bles para debi­li­tar la vida eco­nó­mi­ca […] negán­do­le a Cuba dine­ro y sumi­nis­tros con el fin de redu­cir los sala­rios nomi­na­les y reales, con el obje­ti­vo de pro­vo­car ham­bre, deses­pe­ra­ción y el derro­ca­mien­to del gobierno’.”

“A pesar de que la per­se­cu­ción eco­nó­mi­ca cons­ti­tu­ye el obs­tácu­lo prin­ci­pal para el desa­rro­llo del país y para la ele­va­ción de los nive­les de vida del pue­blo, Cuba mues­tra resul­ta­dos inne­ga­bles en la eli­mi­na­ción de la pobre­za y el ham­bre, en índi­ces de salud y edu­ca­ción que son de refe­ren­cia mun­dial…”

“Cuba pudo decla­rar aquí, hace pocas sema­nas, un ele­va­do y excep­cio­nal cum­pli­mien­to de los Obje­ti­vos de Desa­rro­llo del Mile­nio. Estos resul­ta­dos, alcan­za­dos por Cuba, aún son una uto­pía para una gran par­te de la pobla­ción del pla­ne­ta.”

“Cuba no ceja­rá jamás en la denun­cia del blo­queo y no deja­rá de recla­mar el dere­cho legí­ti­mo de su pue­blo a vivir y tra­ba­jar por su desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co en con­di­cio­nes de igual­dad, en coope­ra­ción con el res­to de las nacio­nes, sin cer­co eco­nó­mi­co ni pre­sio­nes exter­nas.

“Cuba agra­de­ce a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal la fir­me soli­da­ri­dad con nues­tro pue­blo, segu­ra de que algún día se hará jus­ti­cia y no será nece­sa­ria ya esta reso­lu­ción.

“Muchas gra­cias.”

Dijo para con­cluir su pri­me­ra inter­ven­ción.

Pro­si­gue maña­na…

Fidel Cas­tro Ruz

Octu­bre 31 de 2010

5 y 13 p.m.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *