Emba­ja­das del Alba rin­die­ron home­na­je en Cuba a coman­dan­te Cami­lo Cien­fue­gos

Emba­ja­do­res y fun­cio­na­rios de las misio­nes diplo­má­ti­cas de Vene­zue­la, Ecua­dor y Nica­ra­gua, acre­di­ta­das en Cuba, rin­die­ron hono­res al coman­dan­te Cami­lo Cien­fue­gos, con­si­de­ra­do uno de los más caris­má­ti­cos y que­ri­dos héroes del pue­blo cubano.

De acuer­do con un bole­tín de pren­sa de la Can­ci­lle­ría, el emba­ja­dor de Vene­zue­la en la isla, Ronald Blan­co La Cruz, y sus homó­lo­gos de Ecua­dor, Edgar Pon­ce y de Nica­ra­gua, Luis Cabre­ra, cami­na­ron has­ta la cos­ta haba­ne­ra don­de lan­za­ron flo­res al mar.

La ofren­da de flo­res es una tra­di­ción que ini­ció el coman­dan­te Ernes­to Che Gue­va­ra, un año des­pués de la des­apa­ri­ción de Cami­lo Cien­fue­gos, quien murió en un acci­den­te aéreo el 28 de octu­bre de 1959, cuan­do regre­sa­ba de la ciu­dad de Cama­güey.

Duran­te el emo­ti­vo home­na­je, Car­los Rizo Soto, de la emba­ja­da vene­zo­la­na, recor­dó que el líder revo­lu­cio­na­rio fue uno de los últi­mos en incor­po­rar­se a la expe­di­ción coman­da­da por Fidel Cas­tro, que par­tió de Méxi­co con el fin de libe­rar a Cuba.

Pocos meses des­pués del des­em­bar­co, Cien­fue­gos ya era con­si­de­ra­do uno de los más valien­tes hom­bres de la gue­rri­lla.

Cono­ci­do tam­bién como “El señor de la van­guar­dia”, pre­ci­sa­men­te por sus haza­ñas mili­ta­res al fren­te del pelo­tón de la pri­me­ra colum­na inva­so­ra del Ejér­ci­to Rebel­de, Cami­lo Cien­fue­gos se des­ta­có por su leal­tad a Fidel Cas­tro y a la revo­lu­ción.

Más allá de sus indis­cu­ti­bles méri­tos como com­ba­tien­te, que lo lle­va­ron a ganar­se el gra­do de coman­dan­te y a con­ver­tir­se en Jefe del Esta­do Mayor del Ejér­ci­to Rebel­de de la Revo­lu­ción, fue cono­ci­do por su capa­ci­dad para escu­char a su pue­blo y su cons­tan­te afán por ampliar sus cono­ci­mien­tos.

Lue­go de la tra­di­cio­nal cere­mo­nia que des­de 1960 rea­li­za el pue­blo cubano cada año, la amplia comi­ti­va se tras­la­dó a la casa natal de Cami­lo Cien­fue­gos, en la barria­da capi­ta­li­na de Law­ton, don­de cono­cie­ron más deta­lles acer­ca de la fami­lia Cien­fue­gos Gorria­rán.

El peque­ño hogar —con­ver­ti­do por la Revo­lu­ción en Monu­men­to Nacio­nal— es tes­ti­mo­nio evi­den­te de la humil­dad de sus padres y dos her­ma­nos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *