Cam­bio de hora para un nue­vo ciclo- Txis­ko Fer­nan­dez

Este fin de sema­na, los relo­jes de toda la Unión Euro­pea vol­ve­rán a retra­sar­se una hora siguien­do una cos­tum­bre impues­ta en épo­cas de penu­ria ener­gé­ti­ca ‑en la Segun­da Gue­rra Mun­dial, pri­me­ro, y duran­te la cri­sis del petró­leo de 1973, des­pués- y que a día de hoy no tie­ne más jus­ti­fi­ca­ción que las deri­va­das de la desidia inte­lec­tual y la iner­cia social, ele­men­tos que nos impi­den refle­xio­nar y que con­for­man una de esas carac­te­rís­ti­cas tan «huma­nas» que sí nos dis­tin­guen del res­to de espe­cies.

Con el cam­bio de invierno ‑que es como se deno­mi­na ofi­cial­men­te pese a que toda­vía nos que­dan casi dos meses de oto­ño- nos acer­ca­mos más al hora­rio solar, pero en mar­zo nos obli­ga­rán de nue­vo a ale­jar­nos de él. Y así, como el pobre Sísi­fo, segui­re­mos subien­do y bajan­do cues­tas con la pesa­da car­ga de no com­pren­der el sen­ti­do de estos cam­bios sus­tan­cia­les en nues­tro rit­mo de vida coti­diano.

En Eus­kal Herria, el cam­bio de hora va a coin­ci­dir con esta fase de inexo­ra­bles cam­bios polí­ti­cos en la que lle­va­mos tiem­po inmer­sos, por mucho que algu­nos pró­ce­res ins­ta­la­dos en las altas esfe­ras ins­ti­tu­cio­na­les y en las cúpu­las de los par­ti­dos se hayan nega­do a admi­tir­lo en públi­co has­ta últi­ma hora. A éstos el cam­bio de ciclo les ha pilla­do con el paso cam­bia­do e, inclu­so, toda­vía hay quien se resis­te a ajus­tar su reloj a la hora que está mar­can­do la mayo­ría social; se resis­ten al cam­bio por desidia, por iner­cia y ‑no con­vie­ne ocul­tar­lo- por­que están muy bien como están. Por eso mis­mo, cuan­do per­ci­ben que comien­zan a tem­blar los cimien­tos de esa estruc­tu­ra ya cadu­ca que habían mon­ta­do, se afe­rran aún más si cabe a sus pol­tro­nas.

Este cam­bio polí­ti­co por el que abo­ga ya la mayo­ría de for­ma­cio­nes polí­ti­cas, cen­tra­les sin­di­ca­les y orga­nis­mos socia­les en nues­tro país no se va a pro­du­cir duran­te la pró­xi­ma madru­ga­da, pero el día en el que todos podre­mos cons­ta­tar que se ha pro­du­ci­do está cada vez más cer­ca. Y el Sol, que no entien­de de relo­jes huma­nos, vol­ve­rá a salir a su hora ani­mán­do­nos a des­per­tar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *