[Video] [email protected] de Herri Bata­su­na, res­pal­dan un nue­vo pro­yec­to político

Miem­bros de la Mesa de Altsa­su rei­vin­di­can un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y organizativo
Hace 33 años, en esta loca­li­dad de Altsa­sua, orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas vas­cas de carác­ter aber­tza­le, pro­gre­sis­ta y de izquier­da, pre­sen­tá­ba­mos un mani­fies­to para abor­dar las pri­me­ras elec­cio­nes muni­ci­pa­les tras la muer­te de Fran­co.

Fue la pri­me­ra expre­sión de la polí­ti­ca de alian­zas de la Izquier­da Aber­tza­le en los ini­cios de la Tran­si­ción de la Dic­ta­du­ra a la Monar­quía Parlamentaria.

La Refor­ma de la Dic­ta­du­ra, diri­gi­da por los sec­to­res “aper­tu­ris­tas del fran­quis­mo” en con­ni­ven­cia con la social­de­mo­cra­cia, el euro­co­mu­nis­mo y los par­ti­dos auto­no­mis­tas de las nacio­na­li­da­des y tute­la­da por el Ejér­ci­to, se impon­drá sobre la exi­gen­cia de Rup­tu­ra Demo­crá­ti­ca con el Régi­men fran­quis­ta que había carac­te­ri­za­do a las luchas popu­la­res de entonces.

En aquel esce­na­rio polí­ti­co los par­ti­dos de Eus­kal Herria, para ser lega­li­za­dos, tenían que renun­ciar esplí­ci­ta­men­te, en sus esta­tu­tos, a la aspi­ra­ción de Inde­pen­den­cia. Por ello, las orga­ni­za­cio­nes de la Izquier­da Aber­tza­le, mien­tras la mayo­ría de los par­ti­dos juga­ban al “lega­lis­mo cor­to­pla­cis­ta”, prio­ri­za­ron en aque­lla coyun­tu­ra, sobre todo, más allá de con­se­guir la lega­li­za­ción de unas siglas, el tra­ba­jo por la legi­ti­ma­ción y el arrai­go pro­fun­do en el pue­blo de la lucha por la libe­ra­ción nacio­nal y el socia­lis­mo de Eus­kal Herria.

La Mesa de Alsa­sua fue, en este sen­ti­do, el pri­mer gran esfuer­zo por la arti­cu­la­ción con­cre­ta de una alian­za, en el ámbi­to de Eus­kal Herria penin­su­lar. Una alian­za anti­oli­gár­qui­ca y sobe­ra­nis­ta, de alcan­ce tác­ti­co-estra­té­gi­co, por el dere­cho a deci­dir de Eus­kal Herria. De aquél esfuer­zo colec­ti­vo emer­gió, una amplia y plu­ral base social, que fir­me­men­te enrai­za­da en el pue­blo tra­ba­ja­dor vas­co, se ha orga­ni­za­do, ha resis­ti­do y cre­ci­do en medio de todos los inten­tos de asi­mi­la­ción polí­ti­ca que se arti­cu­la­ron con la tram­pa esta­tu­ta­ria que divi­dió a Hego Eus­kal Herria en dos comu­ni­da­des administrativas.

Hoy, 33 años des­pués, esta­mos ante la posi­bi­li­dad real de abrir un nue­vo ciclo his­tó­ri­co capaz de posi­bi­li­tar un cam­bio polí­ti­co basa­do en el reco­no­ci­mien­to nacio­nal y el res­pe­to a la volun­tad popu­lar demo­crá­ti­ca­men­te expre­sa­das por los hom­bres y muje­res de Eus­kal Herria. Un cam­bio polí­ti­co deman­da­do por la mayo­ría social de nues­tro pue­blo. Un cam­bio polí­ti­co como garan­tía de trans­for­ma­cio­nes eco­nó­mi­cas y socia­les que nos acer­quen a otro mode­lo de sociedad.

Hoy, toda­vía, algu­nas fuer­zas polí­ti­cas quie­ren abor­dar refor­mas super­fi­cia­les al “sta­tu quo jurí­di­co polí­ti­co” sos­la­yan­do los ele­men­tos cen­tra­les para abor­dar una solu­ción demo­crá­ti­ca al con­flic­to polit­co y abrir un esce­na­rio de paz y demo­cra­cia en nues­tro pueblo.

Sin embar­go, esta­mos con­ven­ci­dos que en este lar­go perio­do de tiem­po, de resis­ten­cia y lucha, se ha crea­do una con­cien­cia colec­ti­va inasi­mi­la­ble por auto­no­mis­mos con­ver­ti­dos en dele­ga­cio­nes del Gobierno Cen­tral, por un mode­lo terri­to­rial que nos nie­ga nues­tro ser y dere­cho a deci­dir como pue­blo. Por eso cree­mos que es indis­pen­sa­ble acen­tuar los esfuer­zos y com­pro­mi­sos por abrir una nue­va fase polí­ti­ca, la fase polí­ti­ca del cam­bio real en Eus­kal Herria, la fase polí­ti­ca del reco­no­ci­mien­to nacio­nal, de la sobe­ra­nía, la fase polí­ti­ca don­de el sobe­ra­nis­mo y los sec­to­res de izquier­da se sitúen como carril cen­tral para el logro de avan­ces en el pro­ce­so de libe­ra­ción nacio­nal y social.

Noso­tros par­ti­ci­pa­mos en aquel esfuer­zo por ver­te­brar los intere­ses y sen­ti­mien­tos del inde­pen­den­tis­mo de izquier­das en pro­pues­tas polí­ti­cas y organizativas.

Por eso noso­tros enten­de­mos que hoy tam­bién es nece­sa­rio que los aber­tza­les de izquier­da, los inde­pen­den­tis­tas y socia­lis­tas ver­te­bren un pro­yec­to polí­ti­co para la nue­va fase polí­ti­ca que se está alum­bran­do en Eus­kal Herria.

Un pro­yec­to polí­ti­co nacio­nal con refe­ren­cias estra­té­gi­cas cla­ras a la ple­na Sobe­ra­nía y al Socia­lis­mo, con pro­pues­tas tác­ti­cas defi­ni­das en el inelu­di­ble pro­ce­so polí­ti­co de sumar fuer­zas sobe­ra­nis­tas y pro­gre­sis­tas para avan­zar posi­cio­nes en la corre­la­ción de fuer­zas ins­ti­tu­cio­na­les y sociales.

Un pro­yec­to polí­ti­co com­pro­me­ti­do con un esce­na­rio de paz y res­pe­to a todos los dere­chos e invo­lu­cra­do en la dina­mi­za­ción de un pro­ce­so de diá­lo­go y nego­cia­ción hacia el logro de un acuer­do polí­ti­co que resuel­va demo­crá­ti­ca­men­te el con­flic­to, vacíe las cár­ce­les e ins­ta­le un esce­na­rio de res­pe­to a todos los dere­chos indi­vi­dua­les y colectivos.

Un pro­yec­to polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo demo­crá­ti­co y, por tan­to, com­pro­me­ti­do con las vías exclu­si­va­men­te pací­fi­cas y polí­ti­cas y el recha­zo al uso de la vio­len­cia, en su seno o fue­ra del mis­mo, para el logro de obje­ti­vos polí­ti­cos. Basa­do pues, en el con­ven­ci­mien­to, la adhe­sión demo­crá­ti­ca y movi­li­za­ción popu­lar como ins­tru­men­tos de acción política.

Si la Mesa de Alsa­sua fue el agru­pa­mien­to polí­ti­co que posi­bi­li­tó con pos­te­rio­ri­dad el desa­rro­llo de la Uni­dad Popu­lar, hoy, en este 2010, ante una nue­va fase polí­ti­ca, la memo­ria de aque­lla “Mesa de Alsa­sua” debe ser­vir­nos para dar vida a un nue­vo pro­yec­to polí­ti­co y orga­ni­za­ti­vo para los aber­tza­les de izquier­da en Eus­kal Herria. Ese es el reto colec­ti­vo en los pró­xi­mos tiem­pos políticos.

Eus­kal Herria, a 29 de Octu­bre de 2010

Video de la com­pa­re­cen­cia, rea­li­za­do por Gara
http://​www​.gara​.net/​b​i​d​e​o​a​k​/​1​0​1​0​2​9​_​a​l​t​s​a​su/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.