Aco­ta­cio­nes sobre la caí­da de Mariano Ferrey­ra – La hai­ne

El día miér­co­les 20/​10/​10 el sue­lo vol­vió a estre­me­cer­se ante la caí­da de un mili­tan­te social. Mariano Ferrey­ra fue balea­do por una pato­ta del sin­di­ca­to Unión Ferro­via­ria, en uno de los tan­tos con­flic­tos que se des­atan cuan­do los labu­ran­tes exi­gen mejo­ras en sus con­di­cio­nes de sub­sis­ten­cia y el Poder res­pon­de con cas­ti­go y dis­ci­pli­na.

Hoy, quie­nes actua­ron de ver­du­gos no fue­ron ni la poli­cía ni los mili­ta­res, sino el mis­mo sin­di­ca­to del área de los tra­ba­ja­do­res a los cua­les Mariano esta­ba apo­yan­do. Ésto no es aza­ro­so, y va más allá de la sim­ple nece­si­dad del Esta­do de diluir su res­pon­sa­bi­li­dad usan­do agen­tes por fue­ra de su estruc­tu­ra for­mal.

Ésto no es nue­vo, sino es pro­duc­to de un desa­rro­llo his­tó­ri­co de un siglo del sin­di­ca­lis­mo, que comen­zó con el cam­bio de la acción de lucha de cla­ses a la de con­ci­lia­ción de cla­ses. Este pro­ce­so va a la par de las trans­for­ma­cio­nes en la pro­duc­ción y la orga­ni­za­ción del tra­ba­jo. Así como en el accio­nar del esta­do, don­de en un prin­ci­pio repri­me al movi­mien­to obre­ro acer­tán­do­le duros gol­pes para lue­go, una vez debi­li­ta­do éste, asu­mir una repre­sión selec­ti­va, nego­cian­do y entre­gan­do con­ce­sio­nes a los sin­di­ca­tos refor­mis­tas.

Cli­ma en el cual apa­re­ce y se expan­de el lla­ma­do “sin­di­ca­lis­mo revo­lu­cio­na­rio” (con­ci­lia­dor en la prác­ti­ca, mas no en el dis­cur­so) y el gra­dual des­pla­za­mien­to de los sec­to­res genui­na­men­te revo­lu­cio­na­rios (mayo­ri­ta­ria­men­te anar­quis­tas). Este cam­bio se fue pro­fun­di­zan­do, con sus resis­ten­cias y con­tra­dic­cio­nes, has­ta con­ver­tir el sin­di­ca­to en una ins­ti­tu­ción más del esta­do, con el pero­nis­mo. Así se con­so­li­da como apa­ra­to de media­ción entre capi­tal y tra­ba­jo, ofre­cien­do a los patro­nes mano de obra dócil, y a los tra­ba­ja­do­res algu­nos supues­tos “bene­fi­cios” (mas la mis­ti­fi­ca­ción de per­te­ne­cer a una estruc­tu­ra que supues­ta­men­te defien­de a su cla­se).

En esta lógi­ca ya no exis­ten los intere­ses de cla­se, sino los de la orga­ni­za­ción. Así, la bús­que­da de un cam­bio social glo­bal se trans­for­ma en la bús­que­da de la expan­sión y con­so­li­da­ción de la orga­ni­za­ción como un fin en sí mis­mo, sien­do nece­sa­rio un gru­po espe­cia­li­za­do cuya fun­ción sea velar por los intere­ses de la orga­ni­za­ción, gene­ran­do a su vez la sepa­ra­ción entre diri­gen­tes y dirigidos(1) – lógi­ca repro­du­ci­da ince­san­te­men­te por gran par­te de las orga­ni­za­cio­nes de izquier­da.

Así se con­so­li­da la ideo­lo­gía gre­mia­lis­ta, dilu­yen­do la iden­ti­dad de cla­se no ya como pro­le­ta­ria, sino como mero trabajador(2), crean­do huma­nos des­cuar­ti­za­dos cuya exis­ten­cia se redu­ce a su rol en el sis­te­ma pro­duc­ti­vo (obre­ro indus­trial, ofi­ci­nis­ta, estu­dian­te…): con­cep­ción total­men­te bur­gue­sa y, por lo tan­to, alie­nan­te. Una vez más, la izquier­da bur­gue­sa cum­ple su misión de repro­du­cir el dis­cur­so domi­nan­te.

Tan­to es así, que se lle­ga al extre­mo de ins­ti­tu­cio­na­li­zar el velo­rio de nues­tro caí­dos. Pode­mos oír las exi­gen­cias de que el esta­do inves­ti­gue: ¿le vamos a pedir al ase­sino que se inves­ti­gue a sí mis­mo? Pode­mos oír las exi­gen­cias de jui­cio: ¿no son estos mis­mos jue­ces los garan­tes de esta exis­ten­cia de mise­ria? Pode­mos oír las con­de­nas de cár­cel: las mis­mas que maña­na van a ser lle­na­das con nues­tros pelle­jos por sub­ver­si­vos, las mis­mas que hoy exter­mi­nan a tan­tos de noso­tros.

La lucha no pue­de redu­cir­se a saber quién apre­tó el gati­llo, sabe­mos reco­no­cer a nues­tros enemi­gos: el sis­te­ma, sus defen­so­res y sus fal­sos crí­ti­cos. Por eso, no pode­mos aho­gar nues­tra rabia en los labe­rin­tos de la jus­ti­cia bur­gue­sa que lo úni­co que garan­ti­za es la con­ten­ción del con­flic­to social, no pode­mos legi­ti­mar las armas con la que nues­tros ver­du­gos maña­na nos harán reven­tar.

De este modo, tene­mos que ver en Mariano no a un már­tir, y menos como de una orga­ni­za­ción en espe­cí­fi­co (PO), sino reco­no­cer en él la caí­da de un her­mano de cla­se que, pese a los abis­mos polí­ti­cos que nos dife­ren­cian, nos inter­pe­la a todos. Por lo tan­to, no pode­mos estar pasi­vos lamen­tán­do­nos, sino de pie y en posi­ción de com­ba­te.

Nues­tra rabia no se des­gas­ta con tres chi­vos en la cár­cel, tam­po­co con remo­ver un buró­cra­ta sin­di­cal, nues­tro odio es con­tra las ins­ti­tu­cio­nes, la mise­ria coti­dia­na, con­tra el capi­tal y su esta­do.

Debe­mos estar pre­pa­ra­dos y ser cons­cien­tes que la úni­ca for­ma de dete­ner la vio­len­cia bru­tal y coti­dia­na es la auto­or­ga­ni­za­ción, orga­ni­zán­do­nos en nues­tros barrios, cole­gios, tra­ba­jos y facul­ta­des, con auto­ges­tión y acción direc­ta; tal que poda­mos hacer fren­te al esta­do y a su apa­ra­to repre­si­vo, sino dare­mos vuel­tas eter­na­men­te entre las tela­ra­ñas del mun­do bur­gués.

El obje­ti­vo de este pan­fle­to no es des­acre­di­tar, sino radi­ca­li­zar la crí­ti­ca para que el día de maña­na no hayan ni Maria­nos Ferrey­ras, ni Die­gos Bone­fois, ni Maxi­mi­lia­nos Kos­te­kis.

NI MÁRTIRES NI INOCENTES

LA SANGRE NO SE LAVA CON LÁGRIMAS:

¡GUERRA SOCIAL!


Notas

1. Con­si­de­ra­mos que la buro­cra­cia nace de la estruc­tu­ra sin­di­cal, y no al revés. El apa­ra­to gre­mia­lis­ta no cam­bia por los intere­ses per­so­na­les de una direc­ción en espe­cí­fi­co, por lo tan­to una “direc­ción revo­lu­cio­na­ria” no repre­sen­ta nin­gún cam­bio estruc­tu­ral mien­tras no se des­tru­ya la diná­mi­ca de nego­cia­ción y amor­ti­gua­ción de las bases (lo que per­mi­te el con­tí­nuo fun­cio­na­mien­to de la tasa de ganan­cia).

2. Cuan­do nos refe­ri­mos a cla­se pro­le­ta­ria nos refe­ri­mos a una cla­se que, pre­ci­sa­men­te, es pro­le­ta­ri­za­da, o sea que está sepa­ra­da a la fuer­za de todo medio de sub­sis­ten­cia que le per­mi­ta vivir sin sub­yu­gar­se a la borá­gi­ne de la eco­no­mía (y con ella a la nor­ma esta­ble­ci­da). Pro­le­ta­rio no es sólo el tra­ba­ja­dor asa­la­ria­do, pro­le­ta­rio es ser estu­dian­te, des­ocu­pa­do, vaga­bun­do, loco, pre­so, sin tie­rra, puta, cuen­ta pro­pis­ta, car­te­ris­ta, dis­cri­mi­na­do sexual, etc. En fin, par­te de esa inmen­sa masa opri­mi­da que es nece­sa­ria para el nor­mal fun­cio­na­mien­to del capi­ta­lis­mo en su fase actual. En ese sen­ti­do, nos opo­ne­mos a la visión obre­ris­ta de la lucha, no nos enor­gu­lle­ce ser opri­mi­dos, nos reco­no­ce­mos como cla­se para que nues­tra lucha nos libe­re de nues­tra con­di­ción pro­le­ta­ria.

algunxs anar­quis­tas

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *