El impe­rio y el dere­cho a la vida de los seres huma­nos – Fidel Castro

¡Qué bár­ba­ros!, excla­mé cuan­do leí has­ta la últi­ma línea de las reve­la­cio­nes del famo­so perio­dis­ta Sey­mour Hersh, publi­ca­das en Demo­cracy Now y reco­gi­das como una de las 25 noti­cias más cen­su­ra­das en Esta­dos Unidos.

El mate­rial se titu­la “Los crí­me­nes de gue­rra del gene­ral de Esta­dos Uni­dos Stan­ley McChrys­tal” y fue inclui­do en el Pro­yec­to Cen­su­ra­do, ela­bo­ra­do por una uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, que inclu­ye los párra­fos esen­cia­les de aque­llas revelaciones.

“El tenien­te gene­ral Stan­ley McChrys­tal, nom­bra­do coman­dan­te res­pon­sa­ble de la gue­rra en Afga­nis­tán por Oba­ma en mayo de 2009, fue antes jefe del Coman­do Con­jun­to de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les (JSOC, por su sigla en inglés), depen­dien­te de Dick Che­ney [el vice­pre­si­den­te de Geor­ge W. Bush]. La mayor par­te de la carre­ra mili­tar de 33 años del gene­ral McChrys­tal se man­tie­ne cla­si­fi­ca­da [o sea, secre­ta], inclu­yen­do sus ser­vi­cios entre 2003 y 2008 como coman­dan­te del JSOC, uni­dad de éli­te tan clan­des­ti­na, que por años el Pen­tá­gono rehu­só reco­no­cer su exis­ten­cia. El JSOC es una uni­dad espe­cial de ‘ope­ra­cio­nes negras’ [ase­si­na­tos] de la Navy Seals (Fuer­zas Espe­cia­les de la Mari­na de Gue­rra) y Del­ta For­ce [Fuer­za Del­ta, sol­da­dos secre­tos del ejér­ci­to para ope­ra­cio­nes espe­cia­les, que for­mal­men­te se lla­ma ‘Des­ta­ca­men­to-Del­ta Ope­ra­cio­nal de Fuer­zas Espe­cia­les (SFOD‑D), mien­tras el Pen­tá­gono la nom­bra como Gru­po de Apli­ca­cio­nes de Com­ba­te, CAG].

“El gana­dor del pre­mio Pulitzer de perio­dis­mo Sey­mour Hersh reve­ló que la admi­nis­tra­ción Bush ope­ró un ani­llo eje­cu­ti­vo de ase­si­na­tos que depen­día direc­ta­men­te del vice­pre­si­den­te Dick Che­ney y que el Con­gre­so nun­ca sin­tió nin­gu­na inquie­tud por inda­gar. Equi­pos del JSOC via­ja­ban a dife­ren­tes paí­ses, sin siquie­ra hablar con el Emba­ja­dor ni el Jefe de la Esta­ción CIA, con una lis­ta de gen­te que bus­ca­ban, encon­tra­ban, mata­ban y se iban. Había una lis­ta vigen­te de gen­te mar­ca­da como blan­co, ela­bo­ra­da por la ofi­ci­na del vice­pre­si­den­te Che­ney. […] Hubo ase­si­na­tos en doce­nas de paí­ses del Orien­te Medio y en Amé­ri­ca Lati­na, afir­mó Hersh. ‘Exis­te un decre­to eje­cu­ti­vo, fir­ma­do por el pre­si­den­te Ford en los años 70, prohi­bien­do tales accio­nes. Esto no sólo con­tra­ría: es ile­gal, es inmo­ral, es con­tra­pro­du­cen­te’, añadió.

“El JSOC tam­bién estu­vo impli­ca­do en crí­me­nes de gue­rra, inclu­yen­do tor­tu­ra de pre­sos en sitios secre­tos ‘fan­tas­mas’ (ghost) de deten­ción. El Cam­po Nama en Iraq, ope­ra­do por el JSOC bajo McChrys­tal, fue una de tales ins­ta­la­cio­nes ‘fan­tas­mas’, ocul­ta­da al Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja (CICR) y acu­sa­da de algu­nos de los peo­res actos de tortura.”

Ofi­cial­men­te ins­ta­la­ron al Mayor Gene­ral en Fort Bra­ga, Caro­li­na del Nor­te, pero era “un visi­tan­te fre­cuen­te del Cam­po Nama y de otras bases de las fuer­zas espe­cia­les en Iraq y Afga­nis­tán, don­de tuvie­ron asien­to las fuer­zas bajo su comando”.

A con­ti­nua­ción se abor­da un pun­to de espe­cial inte­rés, cuan­do tales hechos entran en con­flic­to con fun­cio­na­rios que, en el cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes, eran obli­ga­dos a come­ter hechos que los enfren­ta­ban abier­ta­men­te con las leyes e impli­ca­ban gra­ves delitos.

“Un inte­rro­ga­dor del Cam­po Nama des­cri­bió que ence­rra­ban a los pre­sos en con­te­ne­do­res de bar­cos por 24 horas en tiem­po de calor extre­mo, lue­go los expo­nían al frío extre­mo moján­do­los perió­di­ca­men­te con agua hela­da, los bom­bar­dea­ban con luces bri­llan­tes y músi­ca rui­do­sa, los pri­va­ban del sue­ño y les daban seve­ras golpizas.”

De inme­dia­to, se abor­dan las fla­gran­tes vio­la­cio­nes de prin­ci­pios inter­na­cio­na­les y con­ve­nios sus­cri­tos por Esta­dos Uni­dos. Los lec­to­res cuba­nos recor­da­rán la his­to­ria narra­da en los dos tex­tos en que rela­to nues­tras rela­cio­nes con la Cruz Roja Inter­na­cio­nal, a la que devol­vi­mos el alto núme­ro de pri­sio­ne­ros del ejér­ci­to enemi­go que caye­ron en nues­tras manos, duran­te la defen­sa de la Sie­rra Maes­tra y la con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca pos­te­rior con­tra el ejér­ci­to de Cuba, entre­na­do y abas­te­ci­do por Esta­dos Uni­dos. Jamás un pri­sio­ne­ro fue mal­tra­ta­do, y nin­guno de los heri­dos dejó de ser aten­di­do de inme­dia­to. Esa mis­ma ins­ti­tu­ción, radi­ca­da en Sui­za, podría dar fe de aque­llos hechos.

“El Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja es el cuer­po encar­ga­do, por el Dere­cho Inter­na­cio­nal, de super­vi­sar el cum­pli­mien­to de los Con­ve­nios de Gine­bra y, por lo tan­to, tie­ne dere­cho a exa­mi­nar todas las ins­ta­la­cio­nes don­de se man­ten­gan los pri­sio­ne­ros de cual­quier país en gue­rra o bajo ocu­pa­ción militar.”

“En la expli­ca­ción de por qué nin­gún otro medio de pren­sa había cubier­to esta his­to­ria, Hersh expre­só: ‘Mis cole­gas en la pren­sa acre­di­ta­da a menu­do no la siguen, no por­que no quie­ran, sino por­que no saben a quién lla­mar. Si estoy escri­bien­do algo sobre el Coman­do Con­jun­to de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les, que apa­ren­te­men­te es una uni­dad cla­si­fi­ca­da, ¿cómo la van a des­cu­brir? El gobierno les dirá que todo lo que escri­bo es inco­rrec­to o que eso no pue­den comen­tar­lo. Es fácil que­dar des­em­plea­do por esas his­to­rias. Pien­so que la rela­ción con el JSOC está cam­bian­do bajo Oba­ma. Aho­ra hay más control’.”

“…la deci­sión de la admi­nis­tra­ción Oba­ma de desig­nar al gene­ral McChrys­tal como nue­vo coman­dan­te res­pon­sa­ble de la gue­rra en Afga­nis­tán y la pro­lon­ga­ción de la juris­dic­ción mili­tar para los dete­ni­dos de EEUU en su gue­rra al terro­ris­mo, ence­rra­dos en la pri­sión de Bahía de Guan­tá­na­mo, des­afor­tu­na­da­men­te son ejem­plos de cómo la admi­nis­tra­ción Oba­ma con­ti­núa siguien­do los pasos de Bush.”
“Rock Creek Free Press divul­gó en junio 2010 que Sey­mour Hersh, inter­vi­nien­do en la Con­fe­ren­cia de Perio­dis­mo de Inves­ti­ga­ción Glo­bal en Gine­bra, cri­ti­có en abril de 2010 al pre­si­den­te Barack Oba­ma y denun­ció que las fuer­zas de EEUU están rea­li­zan­do ‘eje­cu­cio­nes en el cam­po de batalla’.”

“‘Aque­llos que cap­tu­ra­mos en Afga­nis­tán se están eje­cu­tan­do en el cam­po de bata­lla’, afir­mó Hersh.”

Al lle­gar a este pun­to, la narra­ción entra en con­tac­to con una reali­dad suma­men­te actual: la con­ti­nui­dad de una polí­ti­ca por el Pre­si­den­te que suce­dió al deli­ran­te W. Bush, inven­tor de la gue­rra des­ata­da para apo­de­rar­se de los recur­sos gasí­fe­ros y petro­le­ros más impor­tan­tes del mun­do en una región habi­ta­da por más de 2 500 millo­nes de habi­tan­tes, en vir­tud de actos come­ti­dos con­tra el pue­blo de Esta­dos Uni­dos por una orga­ni­za­ción de hom­bres que fue­ron reclu­ta­dos y arma­dos por la CIA para luchar en Afga­nis­tán con­tra los sol­da­dos sovié­ti­cos, y que con­ti­núa dis­fru­tan­do del apo­yo de los más estre­chos alia­dos de Esta­dos Unidos.

La com­ple­ja e impre­de­ci­ble zona cuyos recur­sos se dispu­tan, va des­de Iraq y el Orien­te Medio has­ta los remo­tos lími­tes de la región Chi­na de Xin­jiang, pasan­do por Iraq, Ara­bia Sau­di­ta, los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Irán, y las anti­guas repú­bli­cas sovié­ti­cas de Turk­me­nis­tán, Uzbe­kis­tán, Kazajs­tán, Kir­guis­tán y Tayi­kis­tán, capa­ces de abas­te­cer de gas y petró­leo a la cre­cien­te eco­no­mía de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na y la indus­tria­li­za­da Euro­pa. La pobla­ción de Afga­nis­tán, así como una par­te de Pakis­tán, país de 170 millo­nes de habi­tan­tes y posee­dor de armas nuclea­res, es víc­ti­ma de los ata­ques de avio­nes sin pilo­to yan­kis que masa­cran a la pobla­ción civil.

Entre las 25 noti­cias más cen­su­ra­das por los gran­des medios, selec­cio­na­das por la Uni­ver­si­dad Sono­ma Sta­te de Cali­for­nia ‑tal como lo vie­ne hacien­do hace 34 años‑, una de ellas, corres­pon­dien­te al perío­do 2009 2010, fue “Crí­me­nes de gue­rra del gene­ral Stan­ley McChrys­tal”; y otras dos se rela­cio­nan con nues­tra isla: “Medios igno­ra­ron ayu­da médi­ca de Cuba en terre­mo­to de Hai­tí” y “Toda­vía bru­ta­li­zan a los pre­sos en Guan­tá­na­mo”. Una cuar­ta afir­ma: “Oba­ma redu­ce el gas­to social y aumen­ta el militar”.

Nues­tro Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Bruno Rodrí­guez, fue res­pon­sa­ble polí­ti­co de la Misión Médi­ca Cuba­na envia­da a Pakis­tán cuan­do un des­truc­tor terre­mo­to gol­peó fuer­te­men­te la ruda natu­ra­le­za del nor­des­te de ese país, don­de exten­sas áreas habi­ta­das por la mis­ma etnia, con igual cul­tu­ra y tra­di­cio­nes, fue­ron arbi­tra­ria­men­te divi­di­das por el colo­nia­lis­mo inglés en paí­ses que des­pués caye­ron bajo la égi­da yanki.

En su dis­cur­so de ayer 26 de octu­bre, en el seno de la ONU, demos­tró cuán exce­len­te­men­te bien infor­ma­do está de la situa­ción inter­na­cio­nal en nues­tro com­ple­jo mundo.

Su bri­llan­te ale­ga­to de ayer y la Reso­lu­ción apro­ba­da por esa ins­ti­tu­ción, por su tras­cen­den­cia, requie­re una Refle­xión que me pro­pon­go elaborar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.