El impe­rio y el dere­cho a la vida de los seres huma­nos – Fidel Cas­tro

¡Qué bár­ba­ros!, excla­mé cuan­do leí has­ta la últi­ma línea de las reve­la­cio­nes del famo­so perio­dis­ta Sey­mour Hersh, publi­ca­das en Demo­cracy Now y reco­gi­das como una de las 25 noti­cias más cen­su­ra­das en Esta­dos Uni­dos.

El mate­rial se titu­la “Los crí­me­nes de gue­rra del gene­ral de Esta­dos Uni­dos Stan­ley McChrys­tal” y fue inclui­do en el Pro­yec­to Cen­su­ra­do, ela­bo­ra­do por una uni­ver­si­dad de Cali­for­nia, que inclu­ye los párra­fos esen­cia­les de aque­llas reve­la­cio­nes.

“El tenien­te gene­ral Stan­ley McChrys­tal, nom­bra­do coman­dan­te res­pon­sa­ble de la gue­rra en Afga­nis­tán por Oba­ma en mayo de 2009, fue antes jefe del Coman­do Con­jun­to de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les (JSOC, por su sigla en inglés), depen­dien­te de Dick Che­ney [el vice­pre­si­den­te de Geor­ge W. Bush]. La mayor par­te de la carre­ra mili­tar de 33 años del gene­ral McChrys­tal se man­tie­ne cla­si­fi­ca­da [o sea, secre­ta], inclu­yen­do sus ser­vi­cios entre 2003 y 2008 como coman­dan­te del JSOC, uni­dad de éli­te tan clan­des­ti­na, que por años el Pen­tá­gono rehu­só reco­no­cer su exis­ten­cia. El JSOC es una uni­dad espe­cial de ‘ope­ra­cio­nes negras’ [ase­si­na­tos] de la Navy Seals (Fuer­zas Espe­cia­les de la Mari­na de Gue­rra) y Del­ta For­ce [Fuer­za Del­ta, sol­da­dos secre­tos del ejér­ci­to para ope­ra­cio­nes espe­cia­les, que for­mal­men­te se lla­ma ‘Des­ta­ca­men­to-Del­ta Ope­ra­cio­nal de Fuer­zas Espe­cia­les (SFOD‑D), mien­tras el Pen­tá­gono la nom­bra como Gru­po de Apli­ca­cio­nes de Com­ba­te, CAG].

“El gana­dor del pre­mio Pulitzer de perio­dis­mo Sey­mour Hersh reve­ló que la admi­nis­tra­ción Bush ope­ró un ani­llo eje­cu­ti­vo de ase­si­na­tos que depen­día direc­ta­men­te del vice­pre­si­den­te Dick Che­ney y que el Con­gre­so nun­ca sin­tió nin­gu­na inquie­tud por inda­gar. Equi­pos del JSOC via­ja­ban a dife­ren­tes paí­ses, sin siquie­ra hablar con el Emba­ja­dor ni el Jefe de la Esta­ción CIA, con una lis­ta de gen­te que bus­ca­ban, encon­tra­ban, mata­ban y se iban. Había una lis­ta vigen­te de gen­te mar­ca­da como blan­co, ela­bo­ra­da por la ofi­ci­na del vice­pre­si­den­te Che­ney. […] Hubo ase­si­na­tos en doce­nas de paí­ses del Orien­te Medio y en Amé­ri­ca Lati­na, afir­mó Hersh. ‘Exis­te un decre­to eje­cu­ti­vo, fir­ma­do por el pre­si­den­te Ford en los años 70, prohi­bien­do tales accio­nes. Esto no sólo con­tra­ría: es ile­gal, es inmo­ral, es con­tra­pro­du­cen­te’, aña­dió.

“El JSOC tam­bién estu­vo impli­ca­do en crí­me­nes de gue­rra, inclu­yen­do tor­tu­ra de pre­sos en sitios secre­tos ‘fan­tas­mas’ (ghost) de deten­ción. El Cam­po Nama en Iraq, ope­ra­do por el JSOC bajo McChrys­tal, fue una de tales ins­ta­la­cio­nes ‘fan­tas­mas’, ocul­ta­da al Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja (CICR) y acu­sa­da de algu­nos de los peo­res actos de tor­tu­ra.”

Ofi­cial­men­te ins­ta­la­ron al Mayor Gene­ral en Fort Bra­ga, Caro­li­na del Nor­te, pero era “un visi­tan­te fre­cuen­te del Cam­po Nama y de otras bases de las fuer­zas espe­cia­les en Iraq y Afga­nis­tán, don­de tuvie­ron asien­to las fuer­zas bajo su coman­do”.

A con­ti­nua­ción se abor­da un pun­to de espe­cial inte­rés, cuan­do tales hechos entran en con­flic­to con fun­cio­na­rios que, en el cum­pli­mien­to de sus fun­cio­nes, eran obli­ga­dos a come­ter hechos que los enfren­ta­ban abier­ta­men­te con las leyes e impli­ca­ban gra­ves deli­tos.

“Un inte­rro­ga­dor del Cam­po Nama des­cri­bió que ence­rra­ban a los pre­sos en con­te­ne­do­res de bar­cos por 24 horas en tiem­po de calor extre­mo, lue­go los expo­nían al frío extre­mo moján­do­los perió­di­ca­men­te con agua hela­da, los bom­bar­dea­ban con luces bri­llan­tes y músi­ca rui­do­sa, los pri­va­ban del sue­ño y les daban seve­ras gol­pi­zas.”

De inme­dia­to, se abor­dan las fla­gran­tes vio­la­cio­nes de prin­ci­pios inter­na­cio­na­les y con­ve­nios sus­cri­tos por Esta­dos Uni­dos. Los lec­to­res cuba­nos recor­da­rán la his­to­ria narra­da en los dos tex­tos en que rela­to nues­tras rela­cio­nes con la Cruz Roja Inter­na­cio­nal, a la que devol­vi­mos el alto núme­ro de pri­sio­ne­ros del ejér­ci­to enemi­go que caye­ron en nues­tras manos, duran­te la defen­sa de la Sie­rra Maes­tra y la con­tra­ofen­si­va estra­té­gi­ca pos­te­rior con­tra el ejér­ci­to de Cuba, entre­na­do y abas­te­ci­do por Esta­dos Uni­dos. Jamás un pri­sio­ne­ro fue mal­tra­ta­do, y nin­guno de los heri­dos dejó de ser aten­di­do de inme­dia­to. Esa mis­ma ins­ti­tu­ción, radi­ca­da en Sui­za, podría dar fe de aque­llos hechos.

“El Comi­té Inter­na­cio­nal de la Cruz Roja es el cuer­po encar­ga­do, por el Dere­cho Inter­na­cio­nal, de super­vi­sar el cum­pli­mien­to de los Con­ve­nios de Gine­bra y, por lo tan­to, tie­ne dere­cho a exa­mi­nar todas las ins­ta­la­cio­nes don­de se man­ten­gan los pri­sio­ne­ros de cual­quier país en gue­rra o bajo ocu­pa­ción mili­tar.”

“En la expli­ca­ción de por qué nin­gún otro medio de pren­sa había cubier­to esta his­to­ria, Hersh expre­só: ‘Mis cole­gas en la pren­sa acre­di­ta­da a menu­do no la siguen, no por­que no quie­ran, sino por­que no saben a quién lla­mar. Si estoy escri­bien­do algo sobre el Coman­do Con­jun­to de Ope­ra­cio­nes Espe­cia­les, que apa­ren­te­men­te es una uni­dad cla­si­fi­ca­da, ¿cómo la van a des­cu­brir? El gobierno les dirá que todo lo que escri­bo es inco­rrec­to o que eso no pue­den comen­tar­lo. Es fácil que­dar des­em­plea­do por esas his­to­rias. Pien­so que la rela­ción con el JSOC está cam­bian­do bajo Oba­ma. Aho­ra hay más con­trol’.”

“…la deci­sión de la admi­nis­tra­ción Oba­ma de desig­nar al gene­ral McChrys­tal como nue­vo coman­dan­te res­pon­sa­ble de la gue­rra en Afga­nis­tán y la pro­lon­ga­ción de la juris­dic­ción mili­tar para los dete­ni­dos de EEUU en su gue­rra al terro­ris­mo, ence­rra­dos en la pri­sión de Bahía de Guan­tá­na­mo, des­afor­tu­na­da­men­te son ejem­plos de cómo la admi­nis­tra­ción Oba­ma con­ti­núa siguien­do los pasos de Bush.”
“Rock Creek Free Press divul­gó en junio 2010 que Sey­mour Hersh, inter­vi­nien­do en la Con­fe­ren­cia de Perio­dis­mo de Inves­ti­ga­ción Glo­bal en Gine­bra, cri­ti­có en abril de 2010 al pre­si­den­te Barack Oba­ma y denun­ció que las fuer­zas de EEUU están rea­li­zan­do ‘eje­cu­cio­nes en el cam­po de bata­lla’.”

“‘Aque­llos que cap­tu­ra­mos en Afga­nis­tán se están eje­cu­tan­do en el cam­po de bata­lla’, afir­mó Hersh.”

Al lle­gar a este pun­to, la narra­ción entra en con­tac­to con una reali­dad suma­men­te actual: la con­ti­nui­dad de una polí­ti­ca por el Pre­si­den­te que suce­dió al deli­ran­te W. Bush, inven­tor de la gue­rra des­ata­da para apo­de­rar­se de los recur­sos gasí­fe­ros y petro­le­ros más impor­tan­tes del mun­do en una región habi­ta­da por más de 2 500 millo­nes de habi­tan­tes, en vir­tud de actos come­ti­dos con­tra el pue­blo de Esta­dos Uni­dos por una orga­ni­za­ción de hom­bres que fue­ron reclu­ta­dos y arma­dos por la CIA para luchar en Afga­nis­tán con­tra los sol­da­dos sovié­ti­cos, y que con­ti­núa dis­fru­tan­do del apo­yo de los más estre­chos alia­dos de Esta­dos Uni­dos.

La com­ple­ja e impre­de­ci­ble zona cuyos recur­sos se dispu­tan, va des­de Iraq y el Orien­te Medio has­ta los remo­tos lími­tes de la región Chi­na de Xin­jiang, pasan­do por Iraq, Ara­bia Sau­di­ta, los Emi­ra­tos Ára­bes Uni­dos, Irán, y las anti­guas repú­bli­cas sovié­ti­cas de Turk­me­nis­tán, Uzbe­kis­tán, Kazajs­tán, Kir­guis­tán y Tayi­kis­tán, capa­ces de abas­te­cer de gas y petró­leo a la cre­cien­te eco­no­mía de la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na y la indus­tria­li­za­da Euro­pa. La pobla­ción de Afga­nis­tán, así como una par­te de Pakis­tán, país de 170 millo­nes de habi­tan­tes y posee­dor de armas nuclea­res, es víc­ti­ma de los ata­ques de avio­nes sin pilo­to yan­kis que masa­cran a la pobla­ción civil.

Entre las 25 noti­cias más cen­su­ra­das por los gran­des medios, selec­cio­na­das por la Uni­ver­si­dad Sono­ma Sta­te de Cali­for­nia ‑tal como lo vie­ne hacien­do hace 34 años‑, una de ellas, corres­pon­dien­te al perío­do 2009 2010, fue “Crí­me­nes de gue­rra del gene­ral Stan­ley McChrys­tal”; y otras dos se rela­cio­nan con nues­tra isla: “Medios igno­ra­ron ayu­da médi­ca de Cuba en terre­mo­to de Hai­tí” y “Toda­vía bru­ta­li­zan a los pre­sos en Guan­tá­na­mo”. Una cuar­ta afir­ma: “Oba­ma redu­ce el gas­to social y aumen­ta el mili­tar”.

Nues­tro Minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Bruno Rodrí­guez, fue res­pon­sa­ble polí­ti­co de la Misión Médi­ca Cuba­na envia­da a Pakis­tán cuan­do un des­truc­tor terre­mo­to gol­peó fuer­te­men­te la ruda natu­ra­le­za del nor­des­te de ese país, don­de exten­sas áreas habi­ta­das por la mis­ma etnia, con igual cul­tu­ra y tra­di­cio­nes, fue­ron arbi­tra­ria­men­te divi­di­das por el colo­nia­lis­mo inglés en paí­ses que des­pués caye­ron bajo la égi­da yan­ki.

En su dis­cur­so de ayer 26 de octu­bre, en el seno de la ONU, demos­tró cuán exce­len­te­men­te bien infor­ma­do está de la situa­ción inter­na­cio­nal en nues­tro com­ple­jo mun­do.

Su bri­llan­te ale­ga­to de ayer y la Reso­lu­ción apro­ba­da por esa ins­ti­tu­ción, por su tras­cen­den­cia, requie­re una Refle­xión que me pro­pon­go ela­bo­rar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *