El deba­te sobre la vio­len­cia.

El deba­te sobre la vio­len­cia: ense­ñar al opri­mi­do a com­ba­tir la opre­sión

Ramzy Baroud

En una oca­sión, una acti­vis­ta esta­dou­ni­den­se me obse­quió con un libro de su auto­ría con rela­tos sobre sus expe­rien­cias en Pales­ti­na, una obra de gran con­te­ni­do visual que docu­men­ta su via­je a la Cis­jor­da­nia ocu­pa­da, pla­ga­da de pues­tos de con­trol, alam­bra­das de púas, sol­da­dos y tan­ques. El libro des­ta­ca tam­bién cómo el pue­blo pales­tino resis­te a la ocu­pa­ción de mane­ra pací­fi­ca, en con­tra­po­si­ción al men­sa­je que pro­yec­tan la mayo­ría de los medios de comu­ni­ca­ción al vin­cu­lar a la resis­ten­cia pales­ti­na con la vio­len­cia.

Más recien­te­men­te reci­bí un libro que enal­te­ce la resis­ten­cia pací­fi­ca y se refie­re a los auto­pro­cla­ma­dos com­ba­tien­tes pales­ti­nos que han renun­cia­do a la vio­len­cia como “con­ver­sos”. El libro narra con gran deta­lle varios ejem­plos de la for­ma en que se die­ron estas “con­ver­sio­nes”; pare­ce que un fac­tor cla­ve fue des­cu­brir que no toda la pobla­ción israe­lí apo­ya la ocu­pa­ción mili­tar. Los com­ba­tien­tes se die­ron cuen­ta de que un entorno más pro­pi­cio a la cola­bo­ra­ción entre israe­líes y pales­ti­nos sería más favo­ra­ble para la bús­que­da pales­ti­na de medios más efi­ca­ces para con­so­li­dar la libe­ra­ción.

Un sacer­do­te esta­dou­ni­den­se me habló de la esca­la­da de la resis­ten­cia pací­fi­ca y me mos­tró los folle­tos que reco­gió al visi­tar a una orga­ni­za­ción en Belén dedi­ca­da a ense­ñar a la juven­tud los peli­gros de la vio­len­cia y la sabi­du­ría de la no vio­len­cia. La orga­ni­za­ción y sus fun­da­do­res lle­van a cabo semi­na­rios y talle­res e invi­tan a ora­do­res euro­peos y esta­dou­ni­den­ses a com­par­tir sus cono­ci­mien­tos sobre el tema con el estu­dian­ta­do (en su mayor par­te con­for­ma­do por per­so­nas refu­gia­das).

De vez en cuan­do un artícu­lo, video o libro apa­re­ce con un men­sa­je de ese esti­lo: se está for­man­do al pue­blo pales­tino en la no vio­len­cia, el pue­blo pales­tino reac­cio­na posi­ti­va­men­te a las ense­ñan­zas de la no vio­len­cia.

En lo que res­pec­ta a los medios y los públi­cos pro­gre­sis­tas y de izquier­da, los rela­tos que ensal­zan la no vio­len­cia resul­tan apa­sio­nan­tes, pues encien­den una luz de espe­ran­za al insi­nuar que la vía pací­fi­ca es posi­ble, que las ense­ñan­zas de Gandhi no sólo son rele­van­tes para la India en un momen­to y lugar con­cre­tos de la his­to­ria, sino a lo lar­go y ancho del mun­do, siem­pre.

Estas his­to­rias plan­tean una y otra vez la pre­gun­ta ¿Dón­de está el Gandhi pales­tino? Y tam­bién sugie­ren la res­pues­ta: Ya exis­te un Gandhi pales­tino en muchas pobla­cio­nes cis­jor­da­nas que colin­dan con el Muro del Apartheid Israe­lí, per­so­nas que con­fron­tan sin vio­len­cia el ape­ti­to car­ní­vo­ro de las exca­va­do­ras israe­líes que tra­gan sin parar tie­rras pales­ti­nas.

En una decla­ra­ción con moti­vo del recien­te anun­cio de una visi­ta del gru­po The Elders a Medio Orien­te, Ela Bhatt, india y ‘defen­so­ra de la filo­so­fía de la no vio­len­cia según Gandhi’, expli­có su papel den­tro de la misión de The Elders: “Con gus­to vol­ve­ré al Medio Orien­te para hacer paten­te el apo­yo de The Elders a quie­nes, israe­líes o pales­ti­nos, se han com­pro­me­ti­do con la resis­ten­cia crea­ti­va y pací­fi­ca ante la ocu­pa­ción”.

Para algu­nas per­so­nas el énfa­sis en la resis­ten­cia no vio­len­ta cons­ti­tu­ye una exi­to­sa estra­te­gia mediá­ti­ca. Sin duda, hay más pro­ba­bi­li­da­des de atraer la aten­ción de Char­lie Rose cuan­do se habla de cómo pales­ti­nos e israe­líes orga­ni­zan sen­ta­das con­jun­tas que cuan­do el tema es la resis­ten­cia arma­da de algu­nos gru­pos mili­tan­tes que com­ba­ten encar­ni­za­da­men­te al ejér­ci­to de Israel.

Para otras, las con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas y espi­ri­tua­les son el motor que impul­sa su com­pro­mi­so con la cam­pa­ña por la no vio­len­cia que, según se infor­ma, está al máxi­mo en Cis­jor­da­nia. Estas ideas pare­cen par­tir fun­da­men­tal­men­te de inter­ce­so­res occi­den­ta­les.

Del lado pales­tino la eti­que­ta de la no vio­len­cia tam­bién resul­ta útil: ha ofre­ci­do una sali­da a mucha gen­te impli­ca­da en la resis­ten­cia arma­da, sobre todo duran­te la segun­da Inti­fa­da. Algu­nos com­ba­tien­tes afi­lia­dos, por ejem­plo, al movi­mien­to Fatah, han incur­sio­na­do en expre­sio­nes artís­ti­cas o gru­pos de tea­tro des­pués de haber por­ta­do fusi­les auto­má­ti­cos y enca­be­za­do la lis­ta de los más bus­ca­dos por Israel duran­te años.

Polí­ti­ca­men­te, el gobierno cis­jor­dano uti­li­za la no vio­len­cia como pla­ta­for­ma que per­mi­ti­ría el uso de la pala­bra moqa­wa­ma (resis­ten­cia en ára­be) sin enre­dar­se en una cos­to­sa lucha arma­da que cier­ta­men­te no sen­ta­ría nada bien de con­ver­tir­se en la estra­te­gia del gobierno no ele­gi­do y vis­to como ‘mode­ra­do’ tan­to por Israel como por Esta­dos Uni­dos.

La resis­ten­cia en Pales­ti­na siem­pre se con­de­na, ya sea dis­cre­ta o abier­ta­men­te. El gobierno de Mah­moud Abbas, de Fatah, cons­tan­te­men­te se refi­rió a ella como ‘fútil’. Hay quie­nes insis­ten en que la resis­ten­cia es una estra­te­gia con­tra­pro­du­cen­te; otros la encuen­tran moral­men­te inde­fen­di­ble.

El pro­ble­ma del tópi­co de la no vio­len­cia es que ter­gi­ver­sa terri­ble­men­te la reali­dad in situ. Ade­más deja fue­ra del deba­te la vio­len­cia pro­pi­na­da por las fuer­zas de ocu­pa­ción israe­lí en su mani­fes­ta­ción coti­dia­na y letal en Cis­jor­da­nia, y en el sal­va­jis­mo ine­na­rra­ble en Gaza, y depo­si­ta la car­ga de la vio­len­cia úni­ca­men­te sobre los hom­bros pales­ti­nos.

En lo que toca a la terri­ble ter­gi­ver­sa­ción de la reali­dad, lo cier­to es que la pobla­ción pales­ti­na ha recu­rri­do masi­va­men­te a la resis­ten­cia pací­fi­ca gene­ra­ción tras gene­ra­ción, inclu­so des­de la lar­ga huel­ga de 1936. La resis­ten­cia no vio­len­ta ha sido y sigue sien­do el ele­men­to bási­co de la moqa­wa­ma pales­ti­na, des­de la épo­ca de la colo­nia bri­tá­ni­ca has­ta la ocu­pa­ción israe­lí. Al mis­mo tiem­po, algu­nos pales­ti­nos han toma­do la vía de las armas, obli­ga­dos por un sen­ti­do de urgen­cia y por la cru­de­za de la vio­len­cia de sus opre­so­res, algo pare­ci­do a la lucha vio­len­ta de muchos indios, aun en los tiem­pos de mayor apo­geo de las ideas de Mahat­ma Gandhi.

Quie­nes redu­cen y sim­pli­fi­can la his­to­ria de la lucha con­tra la colo­nia en la India come­ten el mis­mo error con el pue­blo pales­tino. La mala inter­pre­ta­ción de la his­to­ria sue­le deri­var en una equi­vo­ca­da eva­lua­ción del pre­sen­te y, por ende, una pres­crip­ción erró­nea para el futu­ro. Según cier­tas lec­tu­ras, los pales­ti­nos no tie­nen mane­ra de que­dar bien, no impor­ta si reac­cio­nan a la opre­sión de mane­ra pací­fi­ca, vio­len­ta, con rebel­día polí­ti­ca o total sumi­sión. En ellos recae­rá siem­pre la car­ga de la res­pon­sa­bi­li­dad de pro­po­ner una solu­ción hacien­do gala de crea­ti­vi­dad y de mane­ra que nues­tras sen­si­bi­li­da­des occi­den­ta­les (y muchas veces nues­tras inter­pre­ta­cio­nes selec­ti­vas de las ense­ñan­zas de Gandhi) no se vean toca­das.

La vio­len­cia y la no vio­len­cia son, en gran par­te, deci­sio­nes colec­ti­vas moti­va­das y mol­dea­das por con­di­cio­nes y situa­cio­nes polí­ti­cas y socio­eco­nó­mi­cas con­cre­tas. Por des­gra­cia, la vio­len­cia de la poten­cia ocu­pan­te desem­pe­ña un papel fun­da­men­tal en la defi­ni­ción y mani­pu­la­ción de dichas con­di­cio­nes. No es de extra­ñar que la segun­da Inti­fa­da fue­ra mucho más vio­len­ta que la pri­me­ra ni que la resis­ten­cia vio­len­ta en Pales­ti­na gana­ra un impre­sio­nan­te impul­so des­pués de la vic­to­ria de la resis­ten­cia liba­ne­sa en el año 2000 y de nue­vo en 2006.

Es nece­sa­rio ana­li­zar estos fac­to­res con serie­dad y humil­dad, y tomar en cuen­ta su com­ple­ji­dad antes de emi­tir jui­cio alguno. Nin­gún pue­blo opri­mi­do debe enfren­tar las exi­gen­cias a las que cons­tan­te­men­te se some­te al pue­blo pales­tino. Bien podría haber mil Gandhis pales­ti­nos, bien podría haber nin­guno. La ver­dad, eso no ten­dría por qué impor­tar. Sólo la expe­rien­cia úni­ca del pue­blo pales­tino y su autén­ti­ca lucha por la liber­tad pue­den expre­sar lo que ellos, como colec­ti­vo, con­si­de­ran per­ti­nen­te para sí mis­mos. Así suce­dió con el pue­blo indio, el fran­cés, el arge­lino, el suda­fri­cano y muchos otros que lucha­ron y final­men­te logra­ron ser libres.

http://​www​.pales​ti​ne​chro​ni​cle​.com/​v​i​e​w​_​a​r​t​i​c​l​e​_​d​e​t​a​i​l​s​.​p​h​p​?​i​d​=​1​6​348

— — — — —

El pue­blo pales­tino tie­ne el dere­cho de resis­tir a la ocu­pa­ción por todos los medios, inclui­da la no vio­len­cia

Agus­tín Vello­so

Una apor­ta­ción al Deba­te sobre la vio­len­cia de Ramzy Baroud

Como defen­sor (no musul­mán ni ára­be) de la cau­sa pales­ti­na, siem­pre me ha sido difí­cil hablar, ya no diga­mos pro­pug­nar, la mejor mane­ra de resis­tir a la ocu­pa­ción, en par­ti­cu­lar cuan­do dicha ocu­pa­ción es extre­ma­da­men­te vio­len­ta y en oca­sio­nes geno­ci­da.

La mode­ra­da crí­ti­ca de Ramzy Baroud hacia Occi­den­te y otros entu­sias­tas pre­go­ne­ros de la paz me ha moti­va­do a plan­tear un pun­to de vis­ta dis­tin­to, pro­ba­ble­men­te más común entre occi­den­ta­les de lo que los pro­pios pales­ti­nos podrían creer, aun­que los medios domi­nan­tes, como suce­de con tan­tas otras pro­ble­má­ti­cas, han con­se­gui­do man­te­ner­lo en las som­bras.

Las gue­rras en Iraq y en Afga­nis­tán son dos exce­len­tes ejem­plos. No impor­ta cuán­tos occi­den­ta­les levan­ten la voz y se mani­fies­ten en con­tra de la inter­ven­ción occi­den­tal (léa­se agre­sión) en esos paí­ses. No impor­ta que el dere­cho inter­na­cio­nal (no diga­mos un puro y humil­de sen­ti­do común y de huma­ni­dad) prohí­ba las gue­rras de agre­sión y ocu­pa­ción. El hecho es que los pre­si­den­tes y par­la­men­tos occi­den­ta­les “demo­crá­ti­ca­men­te” inva­den y reti­ran sus tro­pas según con­vie­ne, “demo­crá­ti­ca­men­te” no son lle­va­dos a ren­dir cuen­tas en los tri­bu­na­les por dichos crí­me­nes y sus víc­ti­mas están muer­tas o aban­do­na­das a su pro­pia suer­te… “demo­crá­ti­ca­men­te”.

Ya que los occi­den­ta­les están expues­tos, prác­ti­ca­men­te a dia­rio y gra­cias a los medios, a noti­cias y “aná­li­sis” acer­ca de la vio­len­cia pales­ti­na, todo estu­dian­te de bachi­lle­ra­to que tome cla­se de cien­cias socia­les y sal­ga a las calles a pre­gun­tar a los pea­to­nes si están en con­tra de la vio­len­cia pales­ti­na verá que 90% de las res­pues­tas es “sí”.

Si la pre­gun­ta fue­ra la siguien­te: Supon­ga que usted vive bajo la más vio­len­ta ocu­pa­ción mili­tar. ¿Defen­de­ría a su fami­lia y a sus com­pa­trio­tas con una resis­ten­cia acor­de a dicha vio­len­cia? Si la encues­ta se hicie­ra en Fran­cia o Yugos­la­via podría pre­gun­tar­se: En su opi­nión, ¿quie­nes resis­tie­ron a la ocu­pa­ción nazi fue­ron delin­cuen­tes o héroes? En Espa­ña: ¿Cree que los inte­gran­tes de las gue­rri­llas espa­ño­las que com­ba­tie­ron al ejér­ci­to inva­sor de Napo­león mere­cen la cate­go­ría de héroes nacio­na­les o fue­ron unos ban­di­dos? Des­de lue­go, no hay que pre­gun­tar a viet­na­mi­tas, arge­li­nos ni liba­ne­ses por sus pro­pios héroes a menos que se quie­ra sacar cero.

Quie­nes ago­ni­zan bajo la bota de la poten­cia ocu­pan­te cono­cen mejor el tema de cómo sobre­vi­vir y supe­rar una ocu­pa­ción cri­mi­nal que cual­quier occi­den­tal, sea una figu­ra polí­ti­ca, miem­bro de una ONG, via­je­ro que pasa por Pales­ti­na, aman­te de la paz o, por supues­to, agen­te secre­to israelí/​estadounidense dis­fra­za­do de nego­cia­dor en con­ver­sa­cio­nes para la paz.

Úni­ca­men­te el pue­blo pales­tino (igual que cual­quier víc­ti­ma de una agre­sión como la que pade­ce) tie­ne dere­cho de deci­dir la for­ma de resis­tir y libe­rar­se de Israel (o de cual­quier otra poten­cia ocu­pan­te).

El papel de quie­nes apo­yan a Pales­ti­na, y en reali­dad de toda per­so­na que crea en los dere­chos huma­nos y la demo­cra­cia, es tomar par­ti­do con el opri­mi­do y repu­diar al opre­sor. Cual­quier otra pos­tu­ra equi­va­le a tomar par­ti­do con el opre­sor en con­tra del opri­mi­do y, por ende, hacer­se cóm­pli­ce del cri­men en cues­tión.

Apo­yar a Pales­ti­na impli­ca no caer nun­ca en las tram­pas sio­nis­tas que gozan de res­pal­do en Occi­den­te. Una de esas tram­pas es la deno­mi­na­da “vio­len­cia” pales­ti­na. No hay vio­len­cia pales­ti­na des­pués de más de 60 años de lim­pie­za étni­ca y apro­pia­ción de tie­rras pales­ti­nas, 40 años de ocu­pa­ción mili­tar, casi 20 de con­ver­sa­cio­nes para la paz cuyo resul­ta­do no ha sido otro que la muer­te, la muti­la­ción, el des­po­jo o el encar­ce­la­mien­to de miles de pales­ti­nos mien­tras la comu­ni­dad inter­na­cio­nal sigue con­do­nan­do al agre­sor y pre­sio­nan­do al pue­blo pales­tino para que acep­te, sumi­so, y se pre­pa­re para con­ti­nuar vivien­do de la cari­dad has­ta aban­do­nar de una vez por todas su cau­sa.

Lo que hacen los pales­ti­nos es defen­der­se. Lo que debe­mos hacer los demás es apo­yar su dere­cho a defen­der­se de mane­ra acor­de y cón­so­na con la mag­ni­tud de la agre­sión a la que han sido some­ti­dos por gene­ra­cio­nes, una agre­sión cuyo fin no se vis­lum­bra.

Des­de lue­go, ese dere­cho asis­te a todo pue­blo bajo agre­sión y ocu­pa­ción en este cri­mi­nal y cruel sis­te­ma polí­ti­co inter­na­cio­nal del siglo XXI.

¿Y qué hay del dere­cho inter­na­cio­nal? ¿Habría­mos de alen­tar al pue­blo pales­tino a hacer caso omi­so del dere­cho inter­na­cio­nal?

Pri­me­ro que nada, resul­ta indig­nan­te ver que ONG, think-tanks y otros colec­ti­vos con reco­no­ci­mien­to inter­na­cio­nal adop­ten una pos­tu­ra estric­ta y exi­jan de los pales­ti­nos el cum­pli­mien­to con las pau­tas del dere­cho inter­na­cio­nal, las nor­mas de las con­ver­sa­cio­nes para la paz, las tre­guas y un lar­go etcé­te­ra. Por supues­to, exi­gen lo mis­mo de Israel, ¿qué otra cosa podrían hacer mien­tras lidian de mane­ra “equi­li­bra­da” con el lado que goza, por mucho, de mayor poder?

Es indig­nan­te por­que ni una sola reso­lu­ción de la ONU, nin­gún con­ve­nio, tra­ta­do, acuer­do, pro­ce­so de paz o cual­quier otro ins­tru­men­to inter­na­cio­nal ha sido capaz de evi­tar que un sol­da­do israe­lí se sien­ta libre de dis­pa­rar con­tra un peque­ño o una peque­ña pales­ti­na, demo­ler su hogar, expul­sar a su fami­lia o robar su tie­rra… en los últi­mos 63 años. Si quie­nes se pro­nun­cian a favor del cum­pli­mien­to de la ley y demás fue­sen el padre o la madre de uno de esos niños, ¿serían igual­men­te entu­sias­tas del dere­cho inter­na­cio­nal? Ten­go mis dudas.

El pro­ble­ma para quie­nes abo­gan por la jus­ti­cia en Medio Orien­te (y, de hecho, en el mun­do) no ha de radi­car en que los pales­ti­nos podrían estar pasan­do por alto el dere­cho inter­na­cio­nal al defen­der­se de la ocu­pa­ción israe­lí, sino que el dere­cho inter­na­cio­nal ha demos­tra­do no sólo que es inú­til para las víc­ti­mas, sino mor­tal­men­te per­ju­di­cial.

De ahí la total injus­ti­cia al pre­ten­der suje­tar al pue­blo pales­tino a tal dere­cho: ese afán equi­va­le a colo­car una soga al cue­llo del negro que tra­ta de esca­par del lin­cha­mien­to a manos de una tur­ba de blan­cos.

Hace mucho que lle­gó la hora de que los occi­den­ta­les se sacu­dan la pro­pa­gan­da sio­nis­ta y lla­men a las cosas por su nom­bre. Hay vio­len­cia en Pales­ti­na: vio­len­cia sio­nis­ta. El pue­blo pales­tino tie­ne pleno dere­cho a com­ba­tir esa vio­len­cia valién­do­se de todos los medios acor­des con la agre­sión de la que es obje­to y sin inter­fe­ren­cia de los aman­tes de la paz (que obvia­men­te son aman­tes de la jus­ti­cia).

** He toma­do pres­ta­da la fra­se “el pue­blo pales­tino tie­ne el dere­cho de resis­tir a la ocu­pa­ción por todos los medios, inclu­so aqué­llos no vio­len­tos” de mi ami­go San­tia­go Alba. Mues­tra la tram­pa en la que han caí­do los occi­den­ta­les al tra­tar el con­flic­to pales­tino.

Tra­du­ci­do para Rebe­lión y Tlax­ca­la por Ate­nea Ace­ve­do.

palestinecronicle/​countercurrents

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *