Men­ti­ra y fala­cia – Anto­nio Alva­rez Solis

Dice el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Espa­ño­la que «men­ti­ra es expre­sión o mani­fes­ta­ción con­tra­ria a lo que se sabe, cree o pien­sa» y esta­ble­ce el Sr. Ferra­ter Mora que fala­cia resul­ta «una for­ma de argu­men­to no váli­da» y que se apa­re­ja con el sofis­ma. Hay, pues, en las últi­mas decla­ra­cio­nes del Sr. Zapa­te­ro sobre Eus­ka­di, cuan­do mani­fies­ta que los pasos dados por la izquier­da aber­tza­le «no van a ser en bal­de», una men­ti­ra a la par que una fala­cia. El Sr. Zapa­te­ro ha entre­ga­do la cues­tión vas­ca a su pode­ro­so minis­tro de poli­cía, que ha insis­ti­do en que la polí­ti­ca anti­te­rro­ris­ta no cam­bia­rá «un ápi­ce» y que se sos­ten­drá el mis­mo nivel de exi­gen­cia con la izquier­da aber­tza­le. Mien­te, pues, el pre­si­den­te en esa suges­tión mali­cio­sa de que todo lo actua­do por la izquier­da aber­tza­le no es «en bal­de», a la vez que, con­tra­dic­to­ria­men­te, tra­ta de mane­jar una fala­cia espe­ran­za­do­ra sobre el asun­to.

Aho­ra bien, ¿a quién mien­te el Gobierno de la Mon­cloa? Pare­ce evi­den­te que a los espa­ño­les cuan­do reafir­ma su inten­ción de no cam­biar su viru­len­ta polí­ti­ca en Eus­ka­di, ya que insi­núa una mejo­ra ¿Y con quien es falaz ese Gobierno? Pues con los vas­cos, a los que tra­ta de hacer un gui­ño para que bajen la guar­dia al suge­rir­les un futu­ro dife­ren­te. La con­tra­dic­ción resul­ta, por tan­to, fla­gran­te por pre­ña­da de un con­fu­sio­nis­mo que, ade­más, se agra­va mer­ced a su carác­ter públi­co. La gen­te se pre­gun­ta, a ambos lados de la muga, en qué con­sis­ti­rá cier­ta­men­te la polí­ti­ca que pre­va­le­ce­rá en Madrid: ¿habrá nego­cia­cio­nes por par­te del Sr. Jáu­re­gui o pro­se­gui­rán las per­se­cu­cio­nes por par­te del Sr. Pérez Rubal­ca­ba? Más aún: ¿hay o no hay un jue­go com­ple­men­ta­rio entre ambos ya que el mis­mo Sr. Rubal­ca­ba ensa­ya benig­ni­da­des con algu­nos pre­sos de ETA que acep­tan haber­se equi­vo­ca­do en su lucha arma­da y se enfren­tan, al pare­cer, a su pro­pia orga­ni­za­ción?

Se pue­den cons­truir varias hipó­te­sis para des­en­re­dar este ovi­llo. La pri­me­ra con­sis­ti­ría en que el Sr. Rodrí­guez Zapa­te­ro quie­re gran­jear­se una nue­va per­so­na­li­dad razo­na­do­ra endul­zan­do de cara a los vas­cos su polí­ti­ca repre­so­ra a la vez que con­ti­núa su agre­si­vi­dad anti­vas­ca para solaz de los espa­ño­les, mayo­ri­ta­ria­men­te rígi­dos den­tro de su cor­sé impe­rial. La ope­ra­ción resul­ta, al menos facial­men­te, de una ele­men­ta­li­dad cla­mo­ro­sa. El mis­mo Sr. Zapa­te­ro pare­ce dar­se cuen­ta de ello al habi­li­tar un esce­na­rio minis­te­rial en que crea su pro­pio adver­sa­rio en su más poten­te minis­tro. Apa­re­cen las care­tas de la ópe­ra chi­na a fin de que el públi­co se ence­le en el enfren­ta­mien­to del cual ha de salir ven­ce­dor el empe­ra­dor, que mon­ta­rá segui­da­men­te en la gran carro­za de las elec­cio­nes.

Segun­da hipó­te­sis. El Sr. Zapa­te­ro logra que ETA entre­gue sus armas para enri­que­cer la polí­ti­ca de paz del aber­tza­lis­mo de izquier­da, que lue­go habrá de seguir un lar­go camino de rele­gis­la­ción para obte­ner la ben­di­ción elec­to­ral, que posi­ble­men­te lle­gue tar­de. Des­de el terri­to­rio espa­ñol muchos ciu­da­da­nos se mara­vi­lla­rán por el triun­fo mili­tar del señor de La Mon­cloa, y des­de el terri­to­rio vas­co habrá par­ti­dos, prin­ci­pal­men­te el PNV, que se apre­su­ra­rán a dis­po­ner el recre­ci­do ces­to de votos de unos ciu­da­da­nos que cree­rán, duran­te la espe­ra de la nor­ma­li­dad total, en la san­ti­dad pro­vi­sio­nal de una unión aber­tza­le en torno a las tem­pla­das for­ma­cio­nes lega­les. Los espa­ño­les verían con apre­cio este vir­tual camino de reso­lu­ción del con­flic­to en la con­fian­za de una regre­sión pos­te­rior de la cues­tión vas­ca al terreno sóli­do de la uni­dad espa­ño­la, que habrá entre­ga­do el sobe­ra­nis­mo a un enlu­ci­do regio­na­lis­mo sobre­do­ra­do por Madrid.

Ter­ce­ra hipó­te­sis. Ven­ci­do y des­ar­ma­do el sobe­ra­nis­mo tan­to por las armas bru­ta­les del Sr. Rubal­ca­ba como por la incóg­ni­ta y endul­za­da suges­tión del Sr. Zapa­te­ro, nada se opon­dría a una alian­za entre socia­lis­tas y nacio­na­lis­tas de boi­na azul para entre­gar al aber­tza­lis­mo de izquier­da una par­ce­la elec­to­ral per­fec­ta­men­te alam­bra­da sub espe­cie de que no era aún la hora del sobe­ra­nis­mo. El Sr. Jáu­re­gui, por ejem­plo, o per­so­na­je de su con­fian­za, pasa­ría por fin a lehen­da­ka­ri con un poten­te vice­lehen­da­ka­ri del nacio­na­lis­mo ban­ca­rio. Madrid ope­ra­ría con guan­tes vas­cos, pro­cu­ran­do que Eus­ka­di reci­bie­ra mejo­ras líqui­das o tras­va­ses polí­ti­cos con la copa del árbol en tie­rra vas­ca y las raí­ces en Madrid.

Cuar­ta hipó­te­sis. A la espe­ra de las elec­cio­nes, todo lo que afec­ta a la liber­tad vas­ca trans­cu­rri­rá en un dan­zón zapa­te­ril a la espe­ra de una nue­va vic­to­ria elec­to­ral del Sr. Zapa­te­ro o de una eta­pa triun­fal de los «popu­la­res», lo que libe­ra­ría a los socia­lis­tas de todo com­pro­mi­so como orga­ni­za­ción polí­ti­ca espa­ño­la y con­ver­ti­ría al PSE en una reser­va para el futu­ro. Ésta es la hipó­te­sis más sim­ple e irre­le­van­te, a no ser que la vic­to­ria del Sr. Zapa­te­ro le con­vir­tie­se en un dic­ta­dor de fac­to con todas las ins­ti­tu­cio­nes colo­ni­za­das por los per­so­na­jes que va intro­du­cien­do en ellas.

Pue­de haber varian­tes en estas hipó­te­sis que aca­ba­mos de con­tem­plar, pero de lo que no cabe duda es que la vic­to­ria elec­to­ral socia­lis­ta o la vic­to­ria popu­lar segui­rían man­te­nien­do el actual some­ti­mien­to de lo vas­co a Madrid en tan­to Euro­pa deje de ser una reali­dad uni­da ‑lo que aún no es, ni mucho menos- y retor­ne abier­ta­men­te a un jue­go de poten­cias obli­ga­do por las exi­gen­cias de una varie­dad de mer­ca­dos esta­ta­les archi­pro­te­gi­dos. Estas poten­cias eli­mi­na­rían un jue­go de ambi­cio­nes sobe­ra­nis­tas por par­te de sus nacio­na­lis­mos sin esta­do a fin de man­te­ner un jaco­bi­nis­mo férreo de ópti­ca ultra­con­ser­va­do­ra.

El Sr. Zapa­te­ro no sue­le mani­fes­tar­se como per­so­na con un gran desa­rro­llo ideo­ló­gi­co, pero sabe, con ins­tin­to pro­fun­do de super­vi­vien­te, que su ambi­cio­sa per­vi­ven­cia polí­ti­ca está con­di­cio­na­da por el papel de capo­ral que pue­da desem­pe­ñar en Espa­ña. Como es obvio, en una Espa­ña uni­da y en orden, como solía decir el Geno­ci­da. Pre­ci­sa­men­te esta úni­ca ambi­ción del leo­nés es la que le ha deci­di­do a recla­mar el apo­yo de la vie­ja guar­dia socia­lis­ta, cuya gober­na­ción del Esta­do con­sis­tió en situar a sus pro­ta­go­nis­tas en las gra­das de los gran­des pode­res inter­na­cio­na­les. El Sr. Zapa­te­ro ha entre­ga­do abier­ta­men­te el poder a los que se recla­man de feli­pis­tas y con­ti­nua­do­res de las polí­ti­cas de sumi­sión de la ciu­da­da­nía espa­ño­la.

Por ello es poco creí­ble que se faci­li­te la vida públi­ca a sec­to­res como el aber­tza­lis­mo de izquier­das, que está nutri­do por un deseo muy inten­so de par­ti­ci­pa­ción popu­lar. Tras la fra­se que con­lle­va la espe­ran­za de que los pasos dados por el aber­tza­lis­mo de izquier­da «no van a ser en bal­de» no creo que haya abso­lu­ta­men­te nada. Como decía un polí­ti­co espa­ñol de la ante­rior monar­quía, toda esa pala­bre­ría es foga­ta de viru­tas y espu­ma de cer­ve­za.

La ver­dad pare­ce con­sis­tir en que el futu­ro de Eus­ka­di y, por exten­sión, el de Eus­kal Herria está en las manos de quie­nes creen sin­ce­ra­men­te en el sobe­ra­nis­mo como úni­ca sali­da decen­te para el pue­blo eus­kal­dun; un pue­blo que ocu­pe per­ma­nen­te­men­te la calle y bus­que la soli­da­ri­dad con otros socios que reúnan las dos con­di­cio­nes siguien­tes: la ambi­ción por la liber­tad como camino úni­co de rea­li­za­ción en todos los sen­ti­dos y que esté con­ven­ci­do de que un socia­lis­mo bási­co y con ros­tro humano les pro­por­cio­na­rá un desa­rro­llo de carác­ter dig­na­men­te social.

El futu­ro de un mun­do vivi­ble está en la mano de aque­llas colec­ti­vi­da­des que sean capa­ces de revi­vir una orga­ni­za­ción de no ali­nea­dos fren­te al muro del impe­rio. Por ahí han de ir, ima­gino, los esfuer­zos cons­truc­to­res de quie­nes no están con­ta­mi­na­dos por el poder esta­tal.

Pero estas son cues­tio­nes para hablar­las de noche y al pie de la reja. Aho­ra se tra­ta de Eus­ka­di y Madrid.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *