Decli­na­ción del capi­ta­lis­mo, fin del cre­ci­mien­to glo­bal.

Ilu­sio­nes impe­ria­les y peri­fé­ri­cas, alter­na­ti­vas (En el camino de la insur­gen­cia glo­bal)

Ponen­cia para el Pri­mer Encuen­tro Inter­na­cio­nal sobre “El dere­cho de los pue­blos a la rebe­lión” Cara­cas 7−8−9 de Octu­bre de 2010, día del gue­rri­lle­ro heroi­co

Las fan­fa­rro­ne­rías de los leja­nos años 1990 acer­ca del mileno capi­ta­lis­ta-neo­li­be­ral han pasa­do a ser curio­si­da­des his­tó­ri­cas, tal vez sus últi­mas mani­fes­ta­cio­nes (ya a la defen­si­va) han sido las cam­pa­ñas mediá­ti­cas que nos seña­la­ban el pron­to fin de las “tur­bu­len­cias finan­cie­ras” y el inme­dia­to retorno de la mar­cha triun­fal de la glo­ba­li­za­ción.

Aho­ra, al comen­zar el últi­mo tri­mes­tre de 2010 las expec­ta­ti­vas opti­mis­tas de los altos man­dos del pla­ne­ta (jefes de esta­do, pre­si­den­tes de ban­cos cen­tra­les, gurúes de moda y demás estre­llas mediá­ti­cas) van dan­do paso a un pesi­mis­mo abru­ma­dor. Se habla de tra­yec­to­ria de las eco­no­mías cen­tra­les en for­ma de W como si des­pués del des­in­fle ini­cia­do en 2007 – 2008 hubie­ra ocu­rri­do una ver­da­de­ra recu­pe­ra­ción a la que aho­ra segui­ría una segun­da caí­da y a cuyo tér­mino lle­ga­ría la expan­sión dura­ble del sis­te­ma, algo así como una segun­da peni­ten­cia que per­mi­ti­ría a las éli­tes pur­gar sus peca­dos (finan­cie­ros) y reto­mar el camino ascen­den­te.

La «recu­pe­ra­ción» no ha sido otra cosa que un ali­vio efí­me­ro obte­ni­do gra­cias a una sobre­do­sis de “estí­mu­los” que pre­pa­ra­ron las con­di­cio­nes para una recaí­da que se anun­cia terri­ble. Por­que el enfer­mo no tie­ne cura, su enfer­me­dad no es la con­se­cuen­cia de un acci­den­te, de un mal com­por­ta­mien­to o del ata­que de algún virus (que la súper cien­cia de la civi­li­za­ción mas sofis­ti­ca­da de la His­to­ria podrá más tem­prano que tar­de con­tro­lar) sino del paso del tiem­po, del enve­je­ci­mien­to irre­ver­si­ble que ha ingre­sa­do en la eta­pa senil.

La moder­ni­dad capi­ta­lis­ta ya casi no tie­ne hori­zon­te de refe­ren­cia, su futu­ro visi­ble se retrae a una velo­ci­dad ines­pe­ra­da, su posi­ble super­vi­ven­cia apa­re­ce bajo la for­ma de esce­na­rios mons­truo­sos mar­ca­dos por mili­ta­ri­za­cio­nes, geno­ci­dios y des­truc­cio­nes ambien­ta­les cuya mag­ni­tud no tie­ne pre­ce­den­tes en la his­to­ria huma­na.

El capi­ta­lis­mo ha lle­ga­do a ser final­men­te mun­dial en el sen­ti­do más rigu­ro­so del tér­mino, ha con­se­gui­do lle­gar has­ta los rin­co­nes más escon­di­dos. En ese sen­ti­do pue­de afir­mar­se que la civi­li­za­ción bur­gue­sa de raíz occi­den­tal es hoy la úni­ca civi­li­za­ción del pla­ne­ta (inclu­yen­do adap­ta­cio­nes cul­tu­ra­les muy diver­sas). Pero la vic­to­ria de la glo­ba­li­za­ción lle­ga en el mis­mo momen­to en que comien­za su deca­den­cia, dicho de otra mane­ra, si mira­mos a este comien­zo de siglo des­de el lar­go pla­zo la con­cre­ción del domi­nio pla­ne­ta­rio del capi­ta­lis­mo apa­re­ce como el pri­mer paso de su deca­den­cia, en con­se­cuen­cia la con­di­ción nece­sa­ria pero no sufi­cien­te para la emer­gen­cia del post capi­ta­lis­mo ya está ins­ta­la­da.

Esta­mos ingre­san­do en una nue­va era carac­te­ri­za­da por el enfria­mien­to del capi­ta­lis­mo glo­bal y los fra­ca­sos para relan­zar a las eco­no­mías impe­ria­lis­tas que coin­ci­den con el empan­ta­na­mien­to dela gue­rra colo­nial de Eura­sia. En esa zona los Esta­dos Uni­dos y sus alia­dos están sufrien­do un desas­tre geo­po­lí­ti­co que pre­sen­ta en una pri­me­ra apro­xi­ma­ción la ima­gen de un Impe­rio aco­rra­la­do. Pero por deba­jo de esa ima­gen se desa­rro­lla un sor­do pro­ce­so de redes­plie­gue impe­ria­lis­ta, de nue­va ofen­si­va apo­ya­da en su apa­ra­to mili­tar y un amplio aba­ni­co de dis­po­si­ti­vos comu­ni­ca­cio­na­les e ideo­ló­gi­cos que lo acom­pa­ñan. Los Esta­dos Uni­dos van con­fi­gu­ran­do sobre la mar­cha una reno­va­da estra­te­gia glo­bal, polí­ti­ca de esta­do cuyos pri­me­ros pasos fue­ron dados hacia el fin de la pre­si­den­cia de Geor­ge W. Bush y que tomo cuer­po con la lle­ga­da de Oba­ma a la Casa Blan­ca. El Impe­rio deca­den­te al igual que otros impe­rios deca­den­tes del pasa­do bus­ca supe­rar su decli­na­ción eco­nó­mi­ca uti­li­zan­do al máxi­mo lo que con­si­de­ra su gran ven­ta­ja com­pa­ra­ti­va: el dis­po­si­ti­vo mili­tar. Su agre­si­vi­dad aumen­ta al rit­mo de sus retro­ce­so indus­tria­les, comer­cia­les y finan­cie­ros, sus deli­rios mili­ta­ris­tas son la com­pen­sa­ción psi­co­ló­gi­ca de sus difi­cul­ta­des diplo­má­ti­cas y eco­nó­mi­cas y alien­ta el desa­rro­llo de peli­gro­sas aven­tu­ras, de masa­cres peri­fé­ri­cas, de emer­gen­cias neo­fas­cis­tas.

La nue­va estra­te­gia impli­ca el lan­za­mien­to de una com­bi­na­ción de accio­nes mili­ta­res, comu­ni­ca­cio­na­les y diplo­má­ti­cas des­ti­na­da a hos­ti­gar a enemi­gos y com­pe­ti­do­res, pro­vo­car dispu­tas y des­es­ta­bi­li­za­cio­nes apun­tan­do hacia con­flic­tos y situa­cio­nes más o menos caó­ti­cas capa­ces de debi­li­tar a poten­cias gran­des y media­nas y a par­tir de allí res­tau­rar posi­cio­nes de fuer­za actual­men­te en decli­ve. Exten­sión de la agre­sión con­tra Afga­nis­tán-Pakis­tán, ame­na­zas (y pre­pa­ra­ti­vos) de gue­rra con­tra Irán, con­tra Corea del Nor­te, pro­vo­ca­ción de con­tra­dic­cio­nes entre Japón y Chi­na, etc.

Tam­bién des­de el fin de la era Bush se desa­rro­llan gran­des ofen­si­vas sobre Afri­ca y espe­cial­men­te sobre Amé­ri­ca Lati­na, el tra­di­cio­nal patio tra­se­ro hoy atra­ve­sa­do por gobier­nos izquier­di­zan­tes, más o menos pro­gre­sis­tas que han ter­mi­na­do por con­for­mar un espa­cio rela­ti­va­men­te inde­pen­dien­te del amo colo­nial. Allí la ofen­si­va nor­te­ame­ri­ca­na apa­re­ce como un con­jun­to de accio­nes con­cer­ta­das con fuer­te dosis de prag­ma­tis­mo des­ti­na­das a recon­tro­lar a la región. Su esen­cia que­da al des­cu­bier­to cuan­do detec­ta­mos su obje­ti­vo, no se tra­ta aho­ra prin­ci­pal­men­te de ocu­par mer­ca­dos, domi­nar indus­trias, extraer bene­fi­cios finan­cie­ros, ya no esta­mos en el siglo XX. La mira impe­rial apun­ta hacia recur­sos natu­ra­les estra­té­gi­cos (petró­leo, gran­des terri­to­rios agrí­co­las como pro­duc­to­res de bio­com­bus­ti­bles, agua, litio, etc.), en muchos casos las pobla­cio­nes loca­les, sus ins­ti­tu­cio­nes, sin­di­ca­tos y más en gene­ral el con­jun­to de sus entra­ma­dos socia­les cons­ti­tu­yen obs­tácu­los, barre­ras a eli­mi­nar o a redu­cir al esta­do vege­ta­ti­vo (en ese sen­ti­do lo ocu­rri­do en Irak pue­de ser con­si­de­ra­do un caso ejem­plar).

Es nece­sa­rio tomar con­cien­cia de que el poder impe­rial ha pues­to en mar­cha una estra­te­gia de con­quis­ta de lar­go pla­zo del esti­lo de la que imple­men­tó en Eura­sia, se tra­ta de una ten­ta­ti­va depre­da­do­ra-geno­ci­da cuyo úni­co pre­ce­den­te com­pa­ra­ble en la región es lo ocu­rri­do hace qui­nien­tos años con la con­quis­ta colo­nial. El fenó­meno es tan pro­fun­do e inmen­so que se tor­na casi invi­si­ble para las mira­das pro­gre­sis­tas mara­vi­lla­das con los éxi­tos fáci­les obte­ni­dos duran­te la déca­da pasa­da. Los pro­gre­sis­tas bus­can y bus­can vías de nego­cia­ción, equi­li­brios “civi­li­za­dos” deam­bu­lan­do de fra­ca­so en fra­ca­so por­que el inter­lo­cu­tor racio­nal a sus pro­pues­tas solo exis­te en su ima­gi­na­ción. Hoy el sis­te­ma de poder del impe­rio se apo­ya en una “razón de esta­do” fun­da­da en la deses­pe­ra­ción, pro­du­ci­da por un cere­bro senil, en últi­ma ins­tan­cia razón deli­ran­te que ve a los acuer­dos, a las nego­cia­cio­nes diplo­má­ti­cas o a las manio­bras polí­ti­cas de sus pro­pios alia­dos-laca­yos como puer­tas abier­tas para sus pla­nes agre­si­vos. Lo úni­co que real­men­te le intere­sa es recu­pe­rar terri­to­rios per­di­dos, des­es­ta­bi­li­zar los espa­cios no con­tro­la­dos, gol­pear y gol­pear para vol­ver a gol­pear, su lógi­ca se mon­ta sobre una ola de recon­quis­ta cuya mag­ni­tud sue­le a veces des­bor­dar a los pro­pios estra­te­gas impe­ria­les (y por supues­to a una amplia varie­dad de diri­gen­tes polí­ti­cos nor­te­ame­ri­ca­nos).

Pero el impe­rio está enfer­mo, es gigan­tes­co pero está pla­ga­do de pun­tos débi­les, el tiem­po es su enemi­go, apor­ta nue­vos males eco­nó­mi­cos, nue­vas degra­da­cio­nes socia­les y ampli­fi­ca las áreas de auto­no­mía y rebe­lión.

Ago­ta­mien­to de los estí­mu­los

Hacia fines de 2010 pre­sen­cia­mos el ago­ta­mien­to de los estí­mu­los finan­cie­ros lan­za­dos en las poten­cias cen­tra­les a par­tir de la agu­di­za­ción de la cri­sis glo­bal en 2007 – 2008.

El caso nor­te­ame­ri­cano ha sido des­crip­to de mane­ra con­tun­den­te por Bud Com­rad, eco­no­mis­ta jefe de Casey Research: “en 2009 el gobierno fede­ral tuvo un défi­cit fis­cal del orden de los 1,5 billo­nes (millo­nes de millo­nes) de dóla­res, por su par­te la Reser­va Fede­ral gas­tó cer­ca de 1,5 billo­nes de dóla­res para com­prar deu­das hipo­te­ca­rias y así impe­dir el colap­so de ese mer­ca­do. Es decir que el gobierno gas­tó 3 billo­nes de dóla­res para obte­ner una peque­ña recu­pe­ra­ción eva­lua­da en un 3 % del Pro­duc­to Bru­to Interno, apro­xi­ma­da­men­te 400 mil millo­nes de dóla­res de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Aho­ra bien gas­tar 3 billo­nes de dóla­res para obte­ner 400 mil millo­nes es un pési­mo nego­cio” (1).

Con las polí­ti­cas de “estí­mu­los” (una suer­te de neo­key­ne­sia­nis­mo-neo­li­be­ral) no lle­gó la recu­pe­ra­ción dura­ble de las gran­des poten­cias, lo que si lle­gó fue una ava­lan­cha de deu­das públi­cas: entre 2007 (últi­mo año pre­vio a la cri­sis) y 2010 la rela­ción entre deu­da públi­ca y Pro­duc­to Bru­to Interno pasa­rá en Ale­ma­nia del 64 % al 84%, en Fran­cia del 64% al 94 %, en los Esta­dos Uni­dos del 63 % al 100 %, en Ingla­te­rra de 44 % al 90 % (2).

Lue­go ocu­rrió lo que inevi­ta­ble­men­te tenía que ocu­rrir: se ini­ció la segun­da eta­pa de la cri­sis a par­tir del esta­lli­do de la deu­da públi­ca grie­ga que anti­ci­pa­ba otras en la Unión Euro­pea afec­tan­do no solo a los paí­ses deu­do­res más vul­ne­ra­bles sino tam­bién a sus prin­ci­pa­les acree­do­res ante quie­nes se alza­ba la ame­na­za de sobre­acu­mu­la­ción de acti­vos cre­di­ti­cios basu­ra: hacia fines de 2009 las deu­das de los lla­ma­dos “PIIGS”(Portugal, Ita­lia, Irlan­da, Gre­cia y Espa­ña, es decir los paí­ses euro­peos expues­tos por el sis­te­ma mediá­ti­co como los más vul­ne­ra­bles) hacia Fran­cia, Ingla­te­rra y Ale­ma­nia suma­ban unos 2 millo­nes de millo­nes de dóla­res suma equi­va­len­te al 70 % del pro­duc­to Bru­to Interno de Fran­cia o al 75 % del de Ingla­te­rra.

Si la pri­me­ra eta­pa de la cri­sis estu­vo mar­ca­da por los estí­mu­los esta­ta­les al sec­tor pri­va­do y la expan­sión de las deu­das públi­cas, la segun­da eta­pa se ini­cia con el comien­zo del fin de la gene­ro­si­dad esta­tal (más allá de algu­nos posi­bles futu­ros inten­tos deses­pe­ra­dos de reac­ti­va­ción), la lle­ga­da de los recor­tes de gas­tos, de reduc­cio­nes sala­ria­les, de aumen­tos en las tasas de inte­rés, en sín­te­sis la entra­da a una era de con­trac­ción o estan­ca­mien­to eco­nó­mi­co que se irá pro­lon­gan­do en el tiem­po y exten­dien­do en el espa­cio.

Nos enca­mi­na­mos hacia el enfria­mien­to del motor de la eco­no­mía glo­bal, los paí­ses del G7 aplas­ta­dos por las deu­das lue­go de una reac­ti­va­ción débil y efí­me­ra gra­cias a las polí­ti­cas de sub­si­dios. Sus deu­das públi­cas y pri­va­das han veni­do cre­cien­do has­ta acer­car­se aho­ra a su pun­to de satu­ra­ción, en 1990 las deu­das tota­les del G7 (públi­cas + pri­va­das) repre­sen­ta­ban cer­ca del 160 % de la suma de sus Pro­duc­tos Bru­tos Inter­nos, en el 2000 habían subi­do al 180% y en el 2010 supe­ra­rán el 380 % (110 % las deu­das públi­cas y 270% las deu­das pri­va­das) (3).

La opción que aho­ra enfren­tan es sim­ple: tra­tar amon­to­nar más deu­das lo que les per­mi­ti­ría pos­ter­gar la rece­sión por muy poco tiem­po (con alta pro­ba­bi­li­dad de des­con­trol, de alta tur­bu­len­cia en el sis­te­ma glo­bal) o entrar a la bre­ve­dad en un perío­do rece­si­vo (con espe­ran­za de con­trol) que anun­cia ser muy pro­lon­ga­do, en reali­dad no se tra­ta de dos alter­na­ti­vas anta­gó­ni­cas sino de un úni­co hori­zon­te negro al que pue­den lle­gar por dis­tin­tos cami­nos y a varias velo­ci­da­des.

Hiper­tro­fia finan­cie­ra

La llu­via de estí­mu­los, masi­vas trans­fe­ren­cias de ingre­sos hacia las éli­tes domi­nan­tes (con ren­di­mien­tos ace­le­ra­da­men­te decre­cien­tes) apa­re­ce como el capí­tu­lo más recien­te de un lar­go ciclo de hiper­tro­fia finan­cie­ra ori­gi­na­do en los años 1970 (y tal vez un poco antes) cuan­do el mun­do capi­ta­lis­ta inmer­so en una gigan­tes­ca cri­sis de sobre­pro­duc­ción debió acu­dir a par­tir de su cen­tro impe­rial, los Esta­dos Uni­dos, a sus dos mule­tas his­tó­ri­cas: el mili­ta­ris­mo y el capi­tal finan­cie­ro. Detrás de ambos fenó­me­nos se encon­tra­ba un vie­jo cono­ci­do: el Esta­do, aumen­tan­do sus gas­tos béli­cos, aflo­jan­do los con­tro­les sobre los nego­cios finan­cie­ros, intro­du­cien­do refor­mas en el mer­ca­do labo­ral que retra­sa­ban a los sala­rios res­pec­to de los incre­men­tos de la pro­duc­ti­vi­dad.

El pro­ce­so fue enca­be­za­do por la super­po­ten­cia hege­mó­ni­ca pero inte­gran­do a los dos espa­cios subim­pe­ria­lis­tas aso­cia­dos (Euro­pa Occi­den­tal y Japón). Es nece­sa­rio acla­rar que la uni­po­la­ri­dad en el mun­do capi­ta­lis­ta, con sus con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les y mili­ta­res, se ini­ció en 1945 y no en 1991 aun­que a par­tir de esa últi­ma fecha (con el derrum­be de la URSS) devino pla­ne­ta­ria.

Se tra­tó de un cam­bio de épo­ca, de una trans­for­ma­ción que per­mi­tió con­tro­lar la cri­sis aun­que degra­dan­do al sis­te­ma de mane­ra irre­ver­si­ble. Las altas bur­gue­sías cen­tra­les se des­pla­za­ron en su mayor par­te hacia las cúpu­las de los nego­cios espe­cu­la­ti­vos, fusio­nan­do intere­ses finan­cie­ros y pro­duc­ti­vos, con­vir­tien­do a la pro­duc­ción y al comer­cio en com­ple­jas redes de ope­ra­cio­nes gober­na­das cada vez más por com­por­ta­mien­tos cor­to­pla­cis­tas. La hege­mo­nía para­si­ta­ria, ras­go dis­tin­ti­vo de la era senil del capi­ta­lis­mo aca­pa­ró los gran­des nego­cios glo­ba­les y engen­dró una sub­cul­tu­ra, en reali­dad una dege­ne­ra­ción cul­tu­ral desin­te­gra­do­ra basa­da en el indi­vi­dua­lis­mo con­su­mis­ta que fue des­es­truc­tu­ran­do los fun­da­men­tos ideo­ló­gi­cos e ins­ti­tu­cio­na­les del orden bur­gués. De ello se deri­va­ron los fenó­me­nos de cri­sis de legi­ti­mi­dad de los sis­te­mas polí­ti­cos y de los apa­ra­tos ins­ti­tu­cio­na­les en gene­ral y sir­vió de cal­do de cul­ti­vo para las defor­ma­cio­nes mafio­sas de las bur­gue­sías cen­tra­les y peri­fé­ri­cas (com­ple­jo aba­ni­co de lum­pen­bur­gue­sías glo­ba­les).

Techo ener­gé­ti­co y “des­truc­ción crea­do­ra” (de más des­truc­ción)

Des­de el pun­to de vis­ta de las rela­cio­nes entre el sis­te­ma eco­nó­mi­co y su base mate­rial la depre­da­ción (en tan­to com­por­ta­mien­to cen­tral del sis­te­ma) comen­zó a des­pla­zar a la repro­duc­ción. En reali­dad el núcleo cul­tu­ral depre­da­dor exis­tió des­de el gran des­pe­gue his­tó­ri­co del capi­ta­lis­mo indus­trial (hacia fines del siglo XVIII, prin­ci­pal­men­te en Ingla­te­rra) y aún antes duran­te el lar­go perío­do pre­ca­pi­ta­lis­ta occi­den­tal. Mar­có para siem­pre a los sis­te­mas tec­no­ló­gi­cos y al desa­rro­llo cien­tí­fi­co, empe­zan­do por su pilar ener­gé­ti­co (car­bón mine­ral pri­me­ro, lue­go petró­leo) y siguien­do por una amplia varie­dad de explo­ta­cio­nes mine­ras de recur­sos natu­ra­les no reno­va­bles (esa exa­cer­ba­ción depre­da­do­ra es uno de los ras­gos dis­tin­ti­vos de la civi­li­za­ción bur­gue­sa res­pec­to de las civi­li­za­cio­nes ante­rio­res), sin embar­go duran­te las eta­pas de juven­tud y madu­rez del sis­te­ma la depre­da­ción esta­ba subor­di­na­da a la repro­duc­ción amplia­da del sis­te­ma.

La muta­ción para­si­ta­ria de los años 1970−1980−1990 no per­mi­tió supe­rar la cri­sis de sobre­pro­duc­ción sino hacer­la cró­ni­ca pero con­tro­la­da, amor­ti­gua­da, exa­cer­ban­do el pilla­je de recur­sos natu­ra­les no reno­va­bles e intro­du­cien­do a gran esca­la téc­ni­cas que posi­bi­li­ta­ron la súpe­rex­plo­ta­ción de recur­sos reno­va­bles vio­len­tan­do, des­tru­yen­do sus ciclos de repro­duc­ción (es el caso de la agri­cul­tu­ra basa­da en trans­gé­ni­cos y her­bi­ci­das, como el gli­fo­sa­to, de alto poder des­truc­ti­vo). Esto ocu­rría cuan­do varios de esos recur­sos (por ejem­plo los hidro­car­bu­ros) se apro­xi­ma­ban a su máxi­mo nivel de extrac­ción.

La ava­lan­cha del cor­to­pla­cis­mo (de la finan­cie­ri­za­ción cul­tu­ral del capi­ta­lis­mo) liqui­dó toda posi­bi­li­dad de pla­ni­fi­ca­ción a lar­go pazo de una posi­ble recon­ver­sión ener­gé­ti­ca, lo que deja plan­tea­do el tema de la via­bi­li­dad his­tó­ri­ca-civi­li­za­cio­nal de las vías de recon­ver­sión (aho­rro de ener­gía, recur­sos ener­gé­ti­cos reno­va­bles, etc.). Via­bi­li­dad en el con­tex­to de las rela­cio­nes de poder, de las estruc­tu­ras indus­tria­les y agrí­co­las, en sín­te­sis: del capi­ta­lis­mo con­cre­to inse­pa­ra­ble de la obten­ción de “ganan­cias-aquí-y-aho­ra” y no de la pro­ba­ble super­vi­ven­cia de las gene­ra­cio­nes veni­de­ras.

El sis­te­ma tec­no­ló­gi­co del capi­ta­lis­mo no esta­ba pre­pa­ra­do para una recon­ver­sión ener­gé­ti­ca, el tema tam­po­co era de inte­rés prio­ri­ta­rio para las éli­tes domi­nan­tes (lo que no les impe­día “preo­cu­par­se” por el pro­ble­ma). No es la pri­me­ra vez en la his­to­ria de la deca­den­cia de las civi­li­za­cio­nes en que los intere­ses inme­dia­tos de las cla­ses supe­rio­res entran en anta­go­nis­mo con su super­vi­ven­cia a lar­go pla­zo.

El techo ener­gé­ti­co que ha encon­tra­do la repro­duc­ción del capi­ta­lis­mo con­ver­ge con otros techos de recur­sos no reno­va­bles que afec­ta­rán pron­to a un amplio espec­tro de acti­vi­da­des mine­ras, a ello se suma la explo­ta­ción sal­va­je de recur­sos natu­ra­les reno­va­bles. Se pre­sen­ta así un esce­na­rio de ago­ta­mien­to gene­ral de recur­sos natu­ra­les a par­tir del sis­te­ma tec­no­ló­gi­co dis­po­ni­ble, más con­cre­ta­men­te del sis­te­ma social y sus para­dig­mas es decir del capi­ta­lis­mo como esti­lo de vida (con­su­mis­ta, indi­vi­dua­lis­ta, auto­ri­ta­rio-cen­tra­li­za­dor, depre­da­dor).

De la cri­sis cró­ni­ca de sobre­pro­duc­ción a la cri­sis gene­ral de sub­pro­duc­ción. El ciclo lar­go del capi­ta­lis­mo indus­trial.

Por otra par­te la cri­sis de recur­sos natu­ra­les indi­so­cia­ble del desas­tre ambien­tal con­ver­ge con la cri­sis de la hege­mo­nía para­si­ta­ria. En las pri­me­ras déca­das de la cri­sis cró­ni­ca el pro­ce­so de finan­cie­ri­za­ción impul­só la expan­sión con­su­mis­ta (sobre todo en los paí­ses ricos), la con­cre­ción de impor­tan­tes pro­yec­tos indus­tria­les y de sub­si­dios públi­cos a las deman­das inter­nas, de gran­des aven­tu­ras mili­ta­res impe­ria­lis­tas, pero al final del camino las eufo­rias se disi­pa­ron para dejar al des­cu­bier­to inmen­sas mon­ta­ñas de deu­das públi­cas y pri­va­das. La fies­ta finan­cie­ra (que tuvo en su reco­rri­do nume­ro­sos acci­den­tes) se con­vier­te en techo finan­cie­ro que blo­quea el cre­ci­mien­to.

Las tur­bu­len­cias de 2007 – 2008 pue­den ser con­si­de­ra­das como el pun­to de arran­que del cre­púscu­lo del sis­te­ma, la mul­ti­pli­ci­dad de “cri­sis” que esta­lla­ron en ese perío­do (finan­cie­ra, pro­duc­ti­va, ali­men­ta­ria, ener­gé­ti­ca) con­ver­gie­ron con otras como la ambien­tal o la del Com­ple­jo Indus­trial-Mili­tar del Impe­rio empan­ta­na­do en las gue­rras asiá­ti­cas. Esa suma­to­ria de cri­sis no resuel­tas impi­den, fre­nan la repro­duc­ción amplia­da del sis­te­ma.

Vis­to des­de el lar­go pla­zo la suce­sión de cri­sis de sobre­pro­duc­ción en el capi­ta­lis­mo occi­den­tal duran­te el siglo XIX no mar­có un sen­ci­llo enca­de­na­mien­to de caí­das y recu­pe­ra­cio­nes a nive­les cada vez más altos de desa­rro­llo de fuer­zas pro­duc­ti­vas sino que lue­go de cada depre­sión el sis­te­ma se recom­po­nía pero acu­mu­lan­do en su reco­rri­do masas cre­cien­tes de para­si­tis­mo.

El cán­cer finan­cie­ro irrum­pió triun­fal, domi­nan­te entre fines del siglo XIX y comien­zos del siglo XX y obtu­vo el con­trol abso­lu­to del sis­te­ma sie­te u ocho déca­das des­pués, pero su desa­rro­llo había comen­za­do mucho tiem­po antes finan­cian­do a estruc­tu­ras indus­tria­les y comer­cia­les cada vez más con­cen­tra­das y a los esta­dos impe­ria­lis­tas don­de se expan­dían las buro­cra­cias civi­les y mili­ta­res. La hege­mo­nía de la ideo­lo­gía del pro­gre­so y del dis­cur­so pro­duc­ti­vis­ta sir­vió para ocul­tar el fenó­meno, ins­ta­ló la idea de que el capi­ta­lis­mo a la inver­sa de las civi­li­za­cio­nes ante­rio­res no acu­mu­la­ba para­si­tis­mo sino fuer­zas pro­duc­ti­vas que al expan­dir­se crea­ban pro­ble­mas de inadap­ta­ción supe­ra­bles al inte­rior del sis­te­ma mun­dial, resuel­tos a tra­vés de pro­ce­sos de “des­truc­ción-crea­do­ra”. El para­si­tis­mo capi­ta­lis­ta a gran esca­la cuan­do se hacía evi­den­te era con­si­de­ra­do como una for­ma de “atra­so” o una “dege­ne­ra­ción” pasa­je­ra en la mar­cha ascen­den­te de la moder­ni­dad.

Esa marea ideo­ló­gi­ca atra­pó tam­bién a bue­na par­te del pen­sa­mien­to anti­ca­pi­ta­lis­ta (en últi­ma ins­tan­cia “pro­gre­sis­ta”) de los siglos XIX y XX, con­ven­ci­do de que la corrien­te impa­ra­ble del desa­rro­llo de las fuer­zas pro­duc­ti­vas ter­mi­na­ría por enfren­tar a las rela­cio­nes capi­ta­lis­tas de pro­duc­ción, sal­tan­do por enci­ma de ellas, aplas­tán­do­las con una ava­lan­cha revo­lu­cio­na­ria de obre­ros indus­tria­les de los paí­ses más “avan­za­dos” a los que segui­rían los lla­ma­dos “paí­ses atra­sa­dos”. La ilu­sión del pro­gre­so inde­fi­ni­do ocul­tó la pers­pec­ti­va de la deca­den­cia, de esa mane­ra dejó a medio camino al pen­sa­mien­to crí­ti­co, le qui­tó radi­ca­li­dad con con­se­cuen­cias cul­tu­ra­les nega­ti­vas evi­den­tes para los movi­mien­tos de eman­ci­pa­ción de los opri­mi­dos del cen­tro y de la peri­fe­ria.

Por su par­te el mili­ta­ris­mo moderno hun­de sus raí­ces más recien­tes en el siglo XIX, des­de las gue­rras napo­leó­ni­cas, lle­gan­do a la gue­rra fran­co-pru­sia­na has­ta irrum­pir en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial como “Com­ple­jo Mili­tar-Indus­trial” (aun­que es posi­ble encon­trar ante­ce­den­tes impor­tan­tes en Occi­den­te en las pri­me­ras indus­trias de arma­men­tos de tipo moderno apro­xi­ma­da­men­te a par­tir del siglo XVI). Fue per­ci­bi­do en un comien­zo como un ins­tru­men­to pri­vi­le­gia­do de las estra­te­gias impe­ria­lis­tas y como reac­ti­va­dor eco­nó­mi­co del capi­ta­lis­mo, pero este solo un aspec­to del fenó­meno que ocul­ta­ba o sub­es­ti­ma­ba su pro­fun­da natu­ra­le­za para­si­ta­ria, el hecho de que detrás del mons­truo mili­tar al ser­vi­cio de la repro­duc­ción del sis­te­ma se ocul­ta­ba un mons­truo mucho más pode­ro­so a lar­go pla­zo: el del con­su­mo impro­duc­ti­vo, cau­san­te de défi­cits públi­cos que al final del reco­rri­do no incen­ti­van más la expan­sión sino el estan­ca­mien­to o la con­trac­ción de la eco­no­mía.

Actual­men­te el Com­ple­jo Mili­tar-Indus­trial nor­te­ame­ri­cano (en torno del cual se repro­du­cen los de sus socios de la OTAN) gas­ta en tér­mi­nos reales más de un billón (un millón de millo­nes) de dóla­res, con­tri­bu­ye de mane­ra cre­cien­te al défi­cit fis­cal y por con­si­guien­te al endeu­da­mien­to del Impe­rio (y a la pros­pe­ri­dad de los nego­cios finan­cie­ros bene­fi­cia­rios de dicho défi­cit). Su efi­ca­cia mili­tar es decli­nan­te pero su buro­cra­cia es cada vez mayor, la corrup­ción ha pene­tra­do en todas sus acti­vi­da­des, ya no es el gran gene­ra­dor de empleos como en otras épo­cas, el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía indus­trial-mili­tar ha redu­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te esa fun­ción (la épo­ca del key­ne­sia­nis­mo mili­tar como efi­caz estra­te­gia anti-cri­sis per­te­ne­ce al pasa­do). Al mis­mo tiem­po es posi­ble cons­ta­tar que en los Esta­dos Uni­dos se ha pro­du­ci­do la inte­gra­ción de nego­cios entre la esfe­ra indus­trial-mili­tar, las redes finan­cie­ras, las gran­des empre­sas ener­gé­ti­cas, las cama­ri­llas mafio­sas, las “empre­sas” de segu­ri­dad y otras acti­vi­da­des muy diná­mi­cas con­for­man­do el espa­cio domi­nan­te del sis­te­ma de poder impe­rial.

Tam­po­co la cri­sis ener­gé­ti­ca en torno de la lle­ga­da del “Peak Oil” (la fran­ja de máxi­ma pro­duc­ción petro­le­ra mun­dial a par­tir de la cual se desa­rro­lla su decli­na­ción) debe­ría ser res­trin­gi­da a la his­to­ria de las últi­mas déca­das, es nece­sa­rio enten­der­la como fase decli­nan­te del lar­go ciclo de la explo­ta­ción moder­na de los recur­sos natu­ra­les no reno­va­bles, des­de el comien­zo del capi­ta­lis­mo indus­trial que pudo rea­li­zar su des­pe­gue y pos­te­rior expan­sión gra­cias a esos insu­mos ener­gé­ti­cos abun­dan­tes, bara­tos y fácil­men­te trans­por­ta­bles desa­rro­llan­do pri­me­ro el ciclo del car­bón bajo hege­mo­nía ingle­sa en el siglo XIX y lue­go el del petró­leo bajo hege­mo­nía nor­te­ame­ri­ca­na en el siglo XX. El ciclo ener­gé­ti­co con­di­cio­nó todo el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co del sis­te­ma y expre­só, fue la van­guar­dia de la diná­mi­ca depre­da­do­ra del capi­ta­lis­mo exten­di­da al con­jun­to de recur­sos natu­ra­les y del eco­sis­te­ma en gene­ral.

En sín­te­sis, el desa­rro­llo de la civi­li­za­ción bur­gue­sa duran­te los dos últi­mos siglos (con raí­ces en un pasa­do occi­den­tal mucho más pro­lon­ga­do) ha ter­mi­na­do por engen­drar un pro­ce­so irre­ver­si­ble de deca­den­cia, la depre­da­ción ambien­tal y la expan­sión para­si­ta­ria, estre­cha­men­te inter­re­la­cio­na­das, están en la base del fenó­meno. La diná­mi­ca del desa­rro­llo eco­nó­mi­co del capi­ta­lis­mo mar­ca­da por una suce­sión de cri­sis de sobre­pro­duc­ción cons­ti­tu­ye el motor del pro­ce­so depre­da­dor-para­si­ta­rio que con­du­ce inevi­ta­ble­men­te a una cri­sis pro­lon­ga­da de sub­pro­duc­ción (el capi­ta­lis­mo obli­ga­do a cre­cer-depre­dar inde­fi­ni­da­men­te para no pere­cer ter­mi­na por des­truir su base mate­rial). Exis­te una inter­re­la­ción dia­léc­ti­ca per­ver­sa entre la expan­sión de la masa glo­bal de ganan­cias, su velo­ci­dad cre­cien­te, la mul­ti­pli­ca­ción de las estruc­tu­ras buro­crá­ti­cas civi­les y mili­ta­res de con­trol social, la con­cen­tra­ción mun­dial de ingre­sos, el ascen­so de la marea para­si­ta­ria y la depre­da­ción del eco­sis­te­ma.

Esto sig­ni­fi­ca que la supera­ción nece­sa­ria del capi­ta­lis­mo no apa­re­ce como el paso indis­pen­sa­ble para pro­se­guir “la mar­cha del pro­gre­so” sino en pri­mer lugar como ten­ta­ti­va de super­vi­ven­cia huma­na y de su con­tex­to ambien­tal.

La deca­den­cia es la últi­ma eta­pa de un lar­go súper ciclo his­tó­ri­co, su fase decli­nan­te, su enve­je­ci­mien­to irre­ver­si­ble (su seni­li­dad). Extre­man­do los reduc­cio­nis­mos tan prac­ti­ca­dos por las “cien­cias socia­les” podría­mos hablar de “ciclos” de dis­tin­ta dura­ción: ener­gé­ti­co, ali­men­ta­rio, mili­tar, finan­cie­ro, pro­duc­ti­vo, esta­tal, etc., y así des­cri­bir en cada caso tra­yec­to­rias que des­pe­gan en Occi­den­te entre fines del siglo XVIII y comien­zos del siglo XIX con raí­ces ante­rio­res e invo­lu­cran­do espa­cios geo­grá­fi­cos cre­cien­tes has­ta asu­mir final­men­te una dimen­sión pla­ne­ta­ria para lue­go decli­nar cada uno de ellos. La coin­ci­den­cia his­tó­ri­ca de todas esas decli­na­cio­nes y la fácil detec­ción de den­sas inter­re­la­cio­nes entre todos esos “ciclos” nos sugie­ren la exis­ten­cia de un úni­co súper ciclo que los inclu­ye a todos. Se tra­ta del ciclo de la civi­li­za­ción bur­gue­sa que se expre­sa a tra­vés de una mul­ti­pli­ci­dad de “aspec­tos” (pro­duc­ti­vo, moral, polí­ti­co, mili­tar, ambien­tal, etc.).

Decli­na­ción del Impe­rio, redes­plie­gue mili­ta­ris­ta, ilu­sio­nes peri­fé­ri­ca­se insur­gen­cia glo­bal

Toda la his­to­ria del capi­ta­lis­mo gira des­de fines del siglo XVIII en torno de la domi­na­ción pri­me­ro ingle­sa y lue­go esta­dou­ni­den­se. Capi­ta­lis­mo mun­dial, impe­ria­lis­mo y pre­do­mi­nio anglo-nor­te­ame­ri­cano cons­ti­tu­yen un solo fenó­meno (aho­ra deca­den­te).

La arti­cu­la­ción sis­té­mi­ca del capi­ta­lis­mo apa­re­ce his­tó­ri­ca­men­te indi­so­cia­ble del arti­cu­la­dor impe­rial pero resul­ta que en el futu­ro pre­vi­si­ble nin­gún nue­vo impe­ria­lis­mo glo­bal ascen­den­te, en con­se­cuen­cia el pla­ne­ta bur­gués va per­dien­do una pie­za deci­si­va de su pro­ce­so de repro­duc­ción. La Unión Euro­pea y Japón son tan deca­den­tes como los Esta­dos Uni­dos, Chi­na ha basa­do su espec­ta­cu­lar expan­sión en una gran ofen­si­va expor­ta­do­ra hacia los mer­ca­dos aho­ra decli­nan­tes de esas tres poten­cias cen­tra­les.

El capi­ta­lis­mo va que­dan­do a la deri­va a menos que pro­nos­ti­que­mos el pró­xi­mo sur­gi­mien­to de una suer­te de mano invi­si­ble uni­ver­sal (y bur­gue­sa) capaz de impo­ner el orden (mone­ta­rio, comer­cial, polí­ti­co-mili­tar, etc.). En ese caso esta­ría­mos extra­po­lan­do al nivel de la huma­ni­dad futu­ra la refe­ren­cia a la mano invi­si­ble (real­men­te inexis­ten­te) del mer­ca­do capi­ta­lis­ta pre­go­na­da por la teo­ría eco­nó­mi­ca libe­ral.

La deca­den­cia de la mayor civi­li­za­ción que ha cono­ci­do la his­to­ria huma­na nos pre­sen­ta diver­sos esce­na­rios futu­ros, alter­na­ti­vas de auto­des­truc­ción y de rege­ne­ra­ción, de geno­ci­dio y de soli­da­ri­dad, de desas­tre eco­ló­gi­co y de recon­ci­lia­ción del ser humano con su entorno ambien­tal. Esta­mos reto­man­do un vie­jo deba­te sobre alter­na­ti­vas inte­rrum­pi­do por la eufo­ria neo­li­be­ral, la cri­sis rom­pe el blo­queo y nos per­mi­te pen­sar el futu­ro.

Vol­va­mos a la refle­xión ini­cial de este tex­to: el comien­zo del siglo XXI seña­la una para­do­ja deci­si­va, el capi­ta­lis­mo ha asu­mi­do cla­ra­men­te una dimen­sión pla­ne­ta­ria pero al mis­mo tiem­po ha ini­cia­do su decli­na­ción.

Por otra par­te cien años de revo­lu­cio­nes y con­tra­rre­vo­lu­cio­nes peri­fé­ri­cas pro­du­je­ron gran­des cam­bios cul­tu­ra­les, aho­ra en la peri­fe­ria (com­ple­ta­men­te moder­ni­za­da, es decir com­ple­ta­men­te sub­de­sa­rro­lla­da) exis­te un enor­me poten­cial de auto­no­mía en las cla­ses bajas. Allí se pre­sen­ta lo que de mane­ra tal vez dema­sia­do sim­plis­ta podría­mos defi­nir como patri­mo­nio his­tó­ri­co demo­crá­ti­co for­ja­do a lo lar­go del siglo XX. Los peri­fé­ri­cos sumer­gi­dos han cons­trui­do sin­di­ca­tos, orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas, han par­ti­ci­pa­do en vota­cio­nes de todo tipo, han hecho revo­lu­cio­nes (muchas de ellas con ban­de­ras socia­lis­tas), refor­mas demo­cra­ti­zan­tes, la mayor par­te de las veces han fra­ca­sa­do. Todo ello for­ma par­te de su memo­ria, no ha des­apa­re­ci­do, por el con­tra­rioes expe­rien­cia acu­mu­la­da, pro­ce­sa­da por lo gene­ral de mane­ra sub­te­rrá­nea, invi­si­ble para los obser­va­do­res super­fi­cia­les. Eso ha sido refor­za­do por la pro­pia moder­ni­za­ción que por ejem­plo le sumi­nis­tra ins­tru­men­tos comu­ni­ca­cio­na­les que le per­mi­te inter­ac­tuar, inter­cam­biar infor­ma­cio­nes, socia­li­zar refle­xio­nes. Final­men­te, la deca­den­cia gene­ral del sis­te­ma, el posi­ble comien­zo del fin de su hege­mo­nía cul­tu­ral abre un gigan­tes­co espa­cio a la crea­ti­vi­dad de los opri­mi­dos.

La gue­rra eura­siá­ti­ca engen­dró un inmen­so pan­tano geo­po­lí­ti­co del que los occi­den­ta­les no saben como salir, el tras­pié ha con­so­li­da­do y exten­di­do espa­cios de rebe­lión y auto­no­mía cuya con­ten­ción es cada día más difí­cil ante lo cual el Impe­rio redo­bla sus ame­na­zas y agre­sio­nes. Corea del Nor­te no ha podi­do ser doble­ga­da al igual que Irán, la resis­ten­cia pales­ti­na sigue en pié e Israel, por pri­me­ra vez en su his­to­ria sufrió una derro­ta mili­tar en el sur del Líbano, la gue­rra de Irak no pudo ser gana­da por los Esta­dos Uni­dos lo que les plan­tea allí una situa­ción don­de todos los cami­nos con­du­cen a la pér­di­da de poder en ese país.

En el otro extre­mo de la peri­fe­ria, Amé­ri­ca Lati­na, el des­per­tar popu­lar tras­cien­de a los gobier­nos pro­gre­sis­tas y dete­rio­ra estra­té­gi­ca­men­te a las pocas oli­gar­quías dere­chis­tas que que aún con­tro­lan el poder polí­ti­co. El pro­yec­to esta­dou­ni­den­se de res­tau­ra­ción de “gobier­nos ami­gos” tro­pie­za con un esco­llo fun­da­men­tal, la pro­fun­da degra­da­ción de las éli­tes alia­das, su inca­pa­ci­dad para gober­nar en varios de los paí­ses can­di­da­tos al dere­cha­zo aun­que el Impe­rio no pue­de (no está en con­di­cio­nes) de dete­ner o des­ace­le­rar su ofen­si­va a la espe­ra de mejo­res con­tex­tos polí­ti­cos. El rit­mo de su cri­sis sobre­de­ter­mi­na su estra­te­gia regio­nal, en últi­ma ins­tan­cia no es dema­sia­do dife­ren­te la situa­ción en Asia don­de la diná­mi­ca impe­rial com­bi­na la sofis­ti­ca­ción y varie­dad de téc­ni­cas y estruc­tu­ras ope­ra­ti­vas dis­po­ni­bles con el com­por­ta­mien­to gro­se­ro.

Si obser­va­mos al con­jun­to de la peri­fe­ria actual des­de el lar­go pla­zo his­tó­ri­co cons­ta­ta­re­mos que de un lado se sitúa un poder impe­rial des­qui­cia­do enfren­ta­do a una gigan­tes­ca ola plu­ral de pue­blos sumer­gi­dos des­de Afga­nis­tan has­ta Boli­via, des­de Colom­bia has­ta Fili­pi­nas, expre­sión de la cri­sis de la moder­ni­dad sub­de­sa­rro­lla­da. Es el comien­zo de un des­per­tar popu­lar muy supe­rior al del siglo XX.

En medio de esas ten­sio­nes apa­re­ce un colo­ri­do aba­ni­co de ilu­sio­nes peri­fé­ri­cas fun­da­das en la posi­bi­li­dad de gene­rar un des­aco­ple enca­be­za­do por las nacio­nes lla­ma­das emer­gen­tes, fan­ta­sía que no toma en con­si­de­ra­ción el hecho deci­si­vo de que todas las “emer­gen­cias” (las de Rusia, Chi­na, Bra­sil, India, etc.) se apo­yan en su inser­ción en los mer­ca­dos de los paí­ses ricos. Si esos esta­dos que vie­nen prac­ti­can­do neo­key­nee­sia­nis­mos más o menos auda­ces com­pen­san­do el enfria­mien­to glo­bal qui­sie­ran pro­fun­di­zar esos impul­sos mer­ca­doin­ter­nis­tas e/​o inter­pe­ri­fé­ri­cos se encon­tra­rían tar­de o tem­prano con las barre­ras socia­les de sus pro­pios sis­te­mas eco­nó­mi­cos o para decir­lo de otra mane­ra: con sus pro­pios capi­ta­lis­mos real­men­te exis­ten­tes, en espe­cial los intere­ses de sus bur­gue­sías finan­cie­ri­za­das y trans­na­cio­na­li­za­das.

A medi­da que la cri­sis se pro­fun­di­ce, que las debi­li­da­des del capi­ta­lis­mo peri­fé­ri­co se hagan más visi­bles, que las bases socia­les inter­nas de las bur­gue­sías impe­ria­lis­tas se dete­rio­ren y que la deses­pe­ra­ción impe­rial se agu­di­ce; la ola popu­lar glo­bal ya en mar­cha no ten­drá otro camino que el de su radi­ca­li­za­ción, su trans­for­ma­ción en insur­gen­cia revo­lu­cio­na­ria. Com­ple­ja, a dis­tin­tas velo­ci­da­des y con cons­truc­cio­nes (contra)culturales diver­sas, avan­zan­do des­de dis­tin­tas iden­ti­da­des hacia la supera­ción del infierno. Es solo des­de esa pers­pec­ti­va que es posi­ble pen­sar al post­ca­pi­ta­lis­mo, al rena­ci­mien­to (a la recon­fi­gu­ra­ción) de la uto­pía comu­nis­ta, ya no como resul­ta­do de la “cien­cia” social eli­tis­ta, des­de la supera­ción al inte­rior de la civi­li­za­ción bur­gue­sa a tra­vés de una suer­te de “abo­li­ción sua­ve” sino de su nega­ción inte­gral en tan­to expan­sión ili­mi­ta­da de la plu­ra­li­dad recu­pe­ran­do las vie­jas cul­tu­ras igua­li­ta­rias, soli­da­rias ele­ván­do­las hacia un colec­ti­vis­mo reno­va­do.

Los movi­mien­tos insur­gen­tes de la peri­fe­ria actual sue­len ser pre­sen­ta­dos por los medios glo­ba­les de comu­ni­ca­ción como cau­sas per­di­das, como resis­ten­cias pri­mi­ti­vas a la moder­ni­za­ción o como el resul­ta­do de la acti­vi­dad de mis­te­rio­sos gru­pos de empe­ci­na­dos terro­ris­tas. La resis­ten­cia en Afga­nis­tán y Pales­ti­na o la insur­gen­cia colom­bia­na apa­re­cen en dicha pro­pa­gan­da pro­ta­go­ni­zan­do gue­rras que nun­ca podrían ganar ante apa­ra­tos super­po­de­ro­sos, no fal­tan los paci­fi­ca­do­res pro­fe­sio­na­les que acon­se­jan a los com­ba­tien­tes depo­ner su intran­si­gen­cia y nego­ciar algu­na for­ma de ren­di­ción ven­ta­jo­sa “antes de que sea dema­sia­do tar­de”. El siglo XX debe­ría ser una bue­na escue­la para quie­nes se encan­di­lan ante el gigan­tis­mo y la efi­ca­cia de los apa­ra­tos mili­ta­res (y de los apa­ra­tos buro­crá­ti­cos en gene­ral) por­que ese siglo vio el naci­mien­to vic­to­rio­so de los gran­des apa­ra­tos moder­nos como lo es hoy el Com­ple­jo Mili­tar Indus­trial de los Esta­dos Uni­dos y tam­bién fue tes­ti­go de su rui­na, de su derro­ta ante pue­blos en armas, ante la crea­ti­vi­dad y la insu­mi­sión de los de aba­jo.

En los años 1990 los neo­li­be­ra­les nos expli­ca­ban que la glo­ba­li­za­ción cons­ti­tuía un fenó­meno irre­ver­si­ble, que el capi­ta­lis­mo había adqui­ri­do una dimen­sión pla­ne­ta­ria que arra­sa­ba con todos los obs­tácu­los nacio­na­les o loca­les. No se daban cuen­ta que esa irre­ver­si­bi­li­dad trans­for­ma­da poco des­pués en deca­den­cia glo­bal del sis­te­ma le abría las puer­tas a un suje­to ines­pe­ra­do: la insur­gen­cia glo­bal del siglo XXI, el tiem­po (la mar­cha de la cri­sis) jue­ga a su favor. El Impe­rio y sus alia­dos direc­tos e indi­rec­tos qui­sie­ran hacer­la abor­tar, empe­zan­do por inten­tar borrar su dimen­sión uni­ver­sal, tra­tan­do mediá­ti­ca­men­te de con­ver­tir­la (frag­men­tar­la) en una modes­ta colec­ción de resi­duos loca­les sin futu­ro, pero esos supues­tas resis­ten­cias resi­dua­les poseen una vita­li­dad sor­pren­den­te, se repro­du­cen, sobre­vi­ven a todos los exter­mi­nios y cuan­do obser­va­mos el reco­rri­do futu­ro de la decli­na­ción civi­li­za­cio­nal en cur­so, la pro­fun­da degra­da­ción del mun­do bur­gués, su des­plie­gue de bar­ba­rie anti­ci­pan­do crí­me­nes aun mayo­res enton­ces la glo­ba­li­za­ción de la insur­gen­cia popu­lar apa­re­ce como el camino más segu­ro para la eman­ci­pa­ción de las mayo­rías sumer­gi­das que es a su vez su úni­ca posi­bi­li­dad de super­vi­ven­cia dig­na.


Notas

(1). Bud Con­rad, “Beyond the Point of No Return”, Goold­Seek, 12 May 2010

(2). “La explo­sión de la deu­da públi­ca. Pre­vi­sio­nes de la OCDE para 2010”, AFP, 25−11− 2009

(3). Fuen­te: FMI. OCDE, McKin­sey Glo­bal Ins­ti­tu­te.

La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *