La CIA con­si­de­ra terro­ris­tas a quie­nes enfren­ta­ron con las armas a Pino­chet – Aporrea

Víc­tor Toro, uno de los fun­da­do­res del Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria (MIR) de Chi­le, vive en Esta­dos Uni­dos des­de hace 25 años, adon­de lle­gó obli­ga­do por la per­se­cu­ción y la matan­za de mili­tan­tes de izquier­da que se exten­dió por todo su país duran­te la dic­ta­du­ra de Augus­to Pino­chet (1973−1990).

Como otras 20 millo­nes de per­so­nas en Esta­dos Uni­dos, Toro es inmi­gran­te ile­gal, y por esa razón es per­se­gui­do por la Poli­cía Migra­to­ria, que inten­ta depor­tar­lo des­de 2007.

“Lle­gué a EEUU esca­pan­do, tra­tan­do de escon­der­me de la Ope­ra­ción Cón­dor. No vine por gus­to ni deseo, por lo que no me que­dó otra opción que vivir como indo­cu­men­ta­do”, sos­tu­vo Toro en comu­ni­ca­ción con La Radio del Sur.

Sin embar­go, su con­di­ción de indo­cu­men­ta­do no es la úni­ca fuen­te de pro­ble­mas para este inmi­gran­te for­zo­so, quien ya enfren­ta una cau­sa judi­cial a con­se­cuen­cia de ello. A Toro las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­se lo cali­fi­can de “terro­ris­ta” por su filia­ción con el MIR, que por haber­se enfren­ta­do con las armas al régi­men cri­mi­nal de Pino­chet, es inclui­da por la CIA en la lis­ta de orga­ni­za­cio­nes que prac­ti­can el terrorismo.
UN MUERTO EN PROBLEMAS

Toro con­tó que fue arres­ta­do por la Poli­cía Migra­to­ria en 2007, cuan­do via­ja­ba en tren des­de Chica­go a Nue­va York. Des­de ese momen­to, ha teni­do que enca­rar el car­go de inmi­gran­te ile­gal. Sin embar­go, des­pués de tres años, las auto­ri­da­des judi­cia­les quie­ren agre­gar a su cau­sa de depor­ta­ción el “agra­van­te” de su mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria en Chile.

“Aho­ra, des­pués de tres años, el gobierno esta­dou­ni­den­se con­si­de­ra que mi par­ti­ci­pa­ción en la fun­da­ción del MIR, de lo que me encuen­tro orgu­llo­so, es un deli­to, un agra­van­te para mi situa­ción”, explicó.

Pero hay un ele­men­to en la cau­sa de Toro que impi­de una reso­lu­ción inme­dia­ta. El pasa­do vier­nes, en la últi­ma cita­ción a la que com­pa­re­ció ante la jus­ti­cia migra­to­ria de Nue­va York, éste hizo saber que lle­va varios años falle­ci­do en Chile.

“Este vier­nes salió a relu­cir el tema de mi con­di­ción de muer­to, de ase­si­na­do en Chi­le en los tiem­pos de la dic­ta­du­ra. Hemos pre­sen­ta­do mi cer­ti­fi­ca­do de defun­ción emi­ti­do por el gobierno de Pino­chet y reafir­ma­do por el gobierno de Miche­lle Bache­let (2006−2010)”, mani­fes­tó el fun­da­dor del MIR.

La muer­te de Víc­tor Toro fue infor­ma­da por la dic­ta­du­ra mili­tar chi­le­na en el Dia­rio Ofi­cial, una manio­bra que bus­ca­ba impe­dir­le ingre­sar o salir de su país, lo que actual­men­te impo­si­bi­li­ta su retorno.
ACUSA EL ACUSADO

El prin­ci­pal obje­ti­vo de Toro en este momen­to es lograr el asi­lo polí­ti­co en Esta­dos Uni­dos “por­que en Chi­le con­ti­núan vivos y colean­do los que die­ron el gol­pe mili­tar, que no sólo fue­ron mili­ta­res. Los gran­des empre­sa­rios que hicie­ron su agos­to duran­te la dic­ta­du­ra hoy han retor­na­do al Gobierno por eso exi­jo el asi­lo polí­ti­co”, denunció.

Pero más allá de su peti­ción de asi­lo, el mili­tan­te chi­leno inten­ta actual­men­te dar­le un giro a la cau­sa judi­cial que pesa en su con­tra y acu­sar al Esta­do nor­te­ame­ri­cano de par­ti­ci­par en su per­se­cu­ción duran­te la dic­ta­du­ra pinochetista.

“Esta­dos Uni­dos par­ti­ci­pó des­ca­ra­da­men­te en el gol­pe mili­tar que comen­zó con el ase­si­na­to al pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de y eso es algo sobre lo que ellos tie­nen que res­pon­der”, subrayó.

Para sos­te­ner esa acu­sa­ción, Toro pre­sen­tó, en su últi­ma decla­ra­ción ante la jus­ti­cia migra­to­ria, docu­men­tos que deta­llan la par­ti­ci­pa­ción de la Casa Blan­ca en la Ope­ra­ción Cóndor.

La Ope­ra­ción Cón­dor fue el plan de coor­di­na­ción de ope­ra­cio­nes entre las cúpu­las de los gobier­nos dic­ta­to­ria­les del Cono ‑Chi­le, Argen­ti­na, Bra­sil, Para­guay, Uru­guay y Boli­via- con la CIA, lle­va­da a cabo duran­te las déca­das de los años 1970 y 1980.

“Hemos lle­va­do todas las docu­men­ta­cio­nes des­cla­si­fi­ca­das que exis­ten y las que han pro­du­ci­do orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos sobre la par­ti­ci­pa­ción de Esta­dos Uni­dos en las dic­ta­du­ras mili­ta­res de Amé­ri­ca Lati­na. Aho­ra noso­tros somos quie­nes esta­mos acu­san­do al impe­ria­lis­mo”, remarcó.

Con esos docu­men­tos como prue­ba, Toro acu­sa a los res­pon­sa­bles de la Ope­ra­ción Cón­dor de haber teni­do res­pon­sa­bi­li­dad en ase­si­na­tos como el de quien fue­ra Coman­dan­te en Jefe del Ejér­ci­to chi­leno, Car­los Prat, jun­to a su Espo­sa, per­pe­tra­do en Argen­ti­na en 1974.

“Hemos acu­sa­do a Esta­dos Uni­dos de tener direc­ta par­ti­ci­pa­ción en el ase­si­na­to del Jefe del Ejér­ci­to René She­nai­der en 1970 para impe­dir que asu­mie­ra Sal­va­dor Allen­de en la Pre­si­den­cia”, indicó.

Toro ase­ve­ró que la lucha por el asi­lo polí­ti­co les per­mi­ti­rá demos­trar la par­ti­ci­pa­ción del impe­ria­lis­mo en los Gol­pes de Esta­do no sólo en Chi­le, tam­bién en Argen­ti­na, Uru­guay, Para­guay, Boli­via, antes en Bra­sil y Perú, en Cen­tro Amé­ri­ca y algu­nos paí­ses del Caribe”.

“Ello nos per­mi­ti­rá a su vez poner en el pri­mer plano la lucha por Lega­li­za­ción para 20 millo­nes de inmi­gran­tes indo­cu­men­ta­dos, des­en­ca­de­nar las bata­llas con­tra las reda­das y depor­ta­cio­nes y es lo que hace­mos y con­ti­nua­re­mos hacien­do”, resaltó.

Mien­tras da esta pelea, Toro sigue en el Bronx, Nue­va York, lugar que lla­ma “las entra­ñas del mons­truo”, y des­de don­de lle­va ade­lan­te su lucha por la defen­sa de los dere­chos de los y las inmi­gran­tes en Esta­dos Unidos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.