La CIA con­si­de­ra terro­ris­tas a quie­nes enfren­ta­ron con las armas a Pino­chet – Apo­rrea

Víc­tor Toro, uno de los fun­da­do­res del Movi­mien­to de Izquier­da Revo­lu­cio­na­ria (MIR) de Chi­le, vive en Esta­dos Uni­dos des­de hace 25 años, adon­de lle­gó obli­ga­do por la per­se­cu­ción y la matan­za de mili­tan­tes de izquier­da que se exten­dió por todo su país duran­te la dic­ta­du­ra de Augus­to Pino­chet (1973−1990).

Como otras 20 millo­nes de per­so­nas en Esta­dos Uni­dos, Toro es inmi­gran­te ile­gal, y por esa razón es per­se­gui­do por la Poli­cía Migra­to­ria, que inten­ta depor­tar­lo des­de 2007.

“Lle­gué a EEUU esca­pan­do, tra­tan­do de escon­der­me de la Ope­ra­ción Cón­dor. No vine por gus­to ni deseo, por lo que no me que­dó otra opción que vivir como indo­cu­men­ta­do”, sos­tu­vo Toro en comu­ni­ca­ción con La Radio del Sur.

Sin embar­go, su con­di­ción de indo­cu­men­ta­do no es la úni­ca fuen­te de pro­ble­mas para este inmi­gran­te for­zo­so, quien ya enfren­ta una cau­sa judi­cial a con­se­cuen­cia de ello. A Toro las auto­ri­da­des esta­dou­ni­den­se lo cali­fi­can de “terro­ris­ta” por su filia­ción con el MIR, que por haber­se enfren­ta­do con las armas al régi­men cri­mi­nal de Pino­chet, es inclui­da por la CIA en la lis­ta de orga­ni­za­cio­nes que prac­ti­can el terro­ris­mo.
UN MUERTO EN PROBLEMAS

Toro con­tó que fue arres­ta­do por la Poli­cía Migra­to­ria en 2007, cuan­do via­ja­ba en tren des­de Chica­go a Nue­va York. Des­de ese momen­to, ha teni­do que enca­rar el car­go de inmi­gran­te ile­gal. Sin embar­go, des­pués de tres años, las auto­ri­da­des judi­cia­les quie­ren agre­gar a su cau­sa de depor­ta­ción el “agra­van­te” de su mili­tan­cia revo­lu­cio­na­ria en Chi­le.

“Aho­ra, des­pués de tres años, el gobierno esta­dou­ni­den­se con­si­de­ra que mi par­ti­ci­pa­ción en la fun­da­ción del MIR, de lo que me encuen­tro orgu­llo­so, es un deli­to, un agra­van­te para mi situa­ción”, expli­có.

Pero hay un ele­men­to en la cau­sa de Toro que impi­de una reso­lu­ción inme­dia­ta. El pasa­do vier­nes, en la últi­ma cita­ción a la que com­pa­re­ció ante la jus­ti­cia migra­to­ria de Nue­va York, éste hizo saber que lle­va varios años falle­ci­do en Chi­le.

“Este vier­nes salió a relu­cir el tema de mi con­di­ción de muer­to, de ase­si­na­do en Chi­le en los tiem­pos de la dic­ta­du­ra. Hemos pre­sen­ta­do mi cer­ti­fi­ca­do de defun­ción emi­ti­do por el gobierno de Pino­chet y reafir­ma­do por el gobierno de Miche­lle Bache­let (2006−2010)”, mani­fes­tó el fun­da­dor del MIR.

La muer­te de Víc­tor Toro fue infor­ma­da por la dic­ta­du­ra mili­tar chi­le­na en el Dia­rio Ofi­cial, una manio­bra que bus­ca­ba impe­dir­le ingre­sar o salir de su país, lo que actual­men­te impo­si­bi­li­ta su retorno.
ACUSA EL ACUSADO

El prin­ci­pal obje­ti­vo de Toro en este momen­to es lograr el asi­lo polí­ti­co en Esta­dos Uni­dos “por­que en Chi­le con­ti­núan vivos y colean­do los que die­ron el gol­pe mili­tar, que no sólo fue­ron mili­ta­res. Los gran­des empre­sa­rios que hicie­ron su agos­to duran­te la dic­ta­du­ra hoy han retor­na­do al Gobierno por eso exi­jo el asi­lo polí­ti­co”, denun­ció.

Pero más allá de su peti­ción de asi­lo, el mili­tan­te chi­leno inten­ta actual­men­te dar­le un giro a la cau­sa judi­cial que pesa en su con­tra y acu­sar al Esta­do nor­te­ame­ri­cano de par­ti­ci­par en su per­se­cu­ción duran­te la dic­ta­du­ra pino­che­tis­ta.

“Esta­dos Uni­dos par­ti­ci­pó des­ca­ra­da­men­te en el gol­pe mili­tar que comen­zó con el ase­si­na­to al pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de y eso es algo sobre lo que ellos tie­nen que res­pon­der”, sub­ra­yó.

Para sos­te­ner esa acu­sa­ción, Toro pre­sen­tó, en su últi­ma decla­ra­ción ante la jus­ti­cia migra­to­ria, docu­men­tos que deta­llan la par­ti­ci­pa­ción de la Casa Blan­ca en la Ope­ra­ción Cón­dor.

La Ope­ra­ción Cón­dor fue el plan de coor­di­na­ción de ope­ra­cio­nes entre las cúpu­las de los gobier­nos dic­ta­to­ria­les del Cono ‑Chi­le, Argen­ti­na, Bra­sil, Para­guay, Uru­guay y Boli­via- con la CIA, lle­va­da a cabo duran­te las déca­das de los años 1970 y 1980.

“Hemos lle­va­do todas las docu­men­ta­cio­nes des­cla­si­fi­ca­das que exis­ten y las que han pro­du­ci­do orga­ni­za­cio­nes de dere­chos huma­nos sobre la par­ti­ci­pa­ción de Esta­dos Uni­dos en las dic­ta­du­ras mili­ta­res de Amé­ri­ca Lati­na. Aho­ra noso­tros somos quie­nes esta­mos acu­san­do al impe­ria­lis­mo”, remar­có.

Con esos docu­men­tos como prue­ba, Toro acu­sa a los res­pon­sa­bles de la Ope­ra­ción Cón­dor de haber teni­do res­pon­sa­bi­li­dad en ase­si­na­tos como el de quien fue­ra Coman­dan­te en Jefe del Ejér­ci­to chi­leno, Car­los Prat, jun­to a su Espo­sa, per­pe­tra­do en Argen­ti­na en 1974.

“Hemos acu­sa­do a Esta­dos Uni­dos de tener direc­ta par­ti­ci­pa­ción en el ase­si­na­to del Jefe del Ejér­ci­to René She­nai­der en 1970 para impe­dir que asu­mie­ra Sal­va­dor Allen­de en la Pre­si­den­cia”, indi­có.

Toro ase­ve­ró que la lucha por el asi­lo polí­ti­co les per­mi­ti­rá demos­trar la par­ti­ci­pa­ción del impe­ria­lis­mo en los Gol­pes de Esta­do no sólo en Chi­le, tam­bién en Argen­ti­na, Uru­guay, Para­guay, Boli­via, antes en Bra­sil y Perú, en Cen­tro Amé­ri­ca y algu­nos paí­ses del Cari­be”.

“Ello nos per­mi­ti­rá a su vez poner en el pri­mer plano la lucha por Lega­li­za­ción para 20 millo­nes de inmi­gran­tes indo­cu­men­ta­dos, des­en­ca­de­nar las bata­llas con­tra las reda­das y depor­ta­cio­nes y es lo que hace­mos y con­ti­nua­re­mos hacien­do”, resal­tó.

Mien­tras da esta pelea, Toro sigue en el Bronx, Nue­va York, lugar que lla­ma “las entra­ñas del mons­truo”, y des­de don­de lle­va ade­lan­te su lucha por la defen­sa de los dere­chos de los y las inmi­gran­tes en Esta­dos Uni­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *