Lo que no dice el jura­do del Pre­mio Nóbel: ¿Quién es Liu Xiao­bo? – Red Voltaire

En 1988, Liu Xiao­bo decla­ró en una entre­vis­ta que Chi­na tenía que man­te­ner­se some­ti­da a 300 años de domi­na­ción colo­nial para con­ver­tir­se en un país decen­te, de cor­te evi­den­te­men­te occidental.

En 2007, Liu Xiao­bo reafir­mó su tesis y se pro­nun­ció a favor de una pri­va­ti­za­ción radi­cal de toda la eco­no­mía china.

No estoy hacien­do más que repe­tir las infor­ma­cio­nes pro­ve­nien­tes de un artícu­lo de Barry Saut­man y Yan Hai­rong publi­ca­do en el South Chi­na Mor­ning Post (Hong Kong) [1], que no es pre­ci­sa­men­te un dia­rio favo­ra­ble a las posi­cio­nes de Pekín. Por el con­tra­rio, en ese mis­mo artícu­lo se cri­ti­ca al gobierno chino por haber cas­ti­ga­do una opi­nión, por muy «igno­ble» [Jue­go de pala­bras intra­du­ci­ble entre el nom­bre del pre­mio y el tér­mino inglés que desig­na algo vil, bajo o abjec­to, NdT.] que fue­ra, con la cár­cel y no con la crítica.

Qui­sie­ra, por mi par­te, hacer aquí algu­nas obser­va­cio­nes. Los manua­les de his­to­ria occi­den­ta­les seña­lan que las gue­rras del opio abrie­ron el perio­do más trá­gi­co de la his­to­ria de Chi­na. Un país que goza­ba de una anti­quí­si­ma civi­li­za­ción fue enton­ces lite­ral­men­te «cru­ci­fi­ca­do», escri­ben emi­nen­tes his­to­ria­do­res. A fines del siglo XIX, las muer­tes en masa por ina­ni­ción se con­vier­ten en algo común y corrien­te. Pero, según Liu Xiao­bo, aquel perio­do colo­nial no fue lo bas­tan­te lar­go. ¡Tenía que haber dura­do tres veces más!

Lo menos que se pue­de decir es que nos encon­tra­mos ante una for­ma de «nega­cio­nis­mo». Occi­den­te no vaci­la en man­dar a la cár­cel a los «nega­cio­nis­tas» cuan­do se tra­ta de negar de las infa­mias per­pe­tra­das con­tra el pue­blo judío, ¡pero entre­ga el «Nóbel de la Paz» a los «nega­cio­nis­tas» que nie­gan las infa­mias que come­tió el colo­nia­lis­mo con­tra el pue­blo chino! Por des­gra­cia, la posi­ción de la izquier­da no es muy diferente.

Esa mis­ma izquier­da se cui­dó mucho de con­de­nar en su momen­to la deten­ción de David Irving y de otros repre­sen­tan­tes de esa corrien­te, que aún están en pri­sión, pero aho­ra se dedi­ca a can­tar ala­ban­zas a favor de Liu Xiaobo.

Este últi­mo no se ha limi­ta­do, por cier­to, a expre­sar opi­nio­nes, por muy «igno­bles» que sean, como reco­no­ce elSouth Chi­na Mor­ning Post. Lue­go de pro­nun­ciar­se, en 1988, a favor de tres siglos de domi­na­ción colo­nial en Chi­na, al año siguien­te vol­vió corrien­do (¿por ini­cia­ti­va pro­pia?) de Esta­dos Uni­dos a Chi­na para par­ti­ci­par en la revuel­ta de la pla­za Tia­nan­men y com­pro­me­ter­se a rea­li­zar su sue­ño [2].

Y sigue tra­ba­jan­do para rea­li­zar su sue­ño, como lo demues­tra una entre­vis­ta con­ce­di­da en 2006 a un perio­dis­ta sue­co, entre­vis­ta en la que cele­bra la gue­rra esta­dou­ni­den­se con­tra Irak como medio de expor­ta­ción de la demo­cra­cia. O sea, esta­mos en pre­sen­cia de un per­so­na­je que invo­ca direc­ta­men­te la domi­na­ción colo­nial con­tra su pro­pio país y tam­bién, indi­rec­ta­men­te, la gue­rra de agresión.

Un sue­ño que le ha vali­do tan­to hallar­se dete­ni­do en las pri­sio­nes chi­nas como reci­bir el «Pre­mio Nóbel de la Paz».

* Filó­so­fo e his­to­ria­dor comu­nis­ta, pro­fe­sor en la uni­ver­si­dad de Urbino (Ita­lia). Últi­ma obra publi­ca­da en fran­cés: «Nietz­sche phi­lo­sophe réac­tion­nai­re: Pour une bio­graphie politique».


Notas

[1] «Medal con­ten­tion», par Barry Saut­man et Yan Hai­rong, South Chi­na Mor­ning Post, 12 octo­bre 2010.

[2] Sur le sens des évé­ne­ments de Tie­nan­men, lire « Tie­nan­men, 20 ans après », par Dome­ni­co Losur­do, Réseau Vol­tai­re, 9 juin 2009.

Red Vol­tai­re

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.