La hue­lla en la car­ne – Mikel Ari­za­le­ta

Nos cuen­ta Home­ro en la Ilia­da que es la ancia­na Eurí­clea, la nodri­za del rey de Íta­ca, quien al lavar los pies de su amo reco­no­ce a Uli­ses en aquel supues­to men­di­go, tras 20 años de ausen­cia, por la cica­triz de su pier­na que, de joven, le hizo un jaba­lí con su blan­co dien­te en el mon­te Par­na­so – has­ta ese momen­to nadie le había des­cu­bier­to fue­ra de su fiel perro Argo-:

“Al fro­tar con sus manos noto­le esta mella la ancia­na,

la reco­no­ció con el tac­to y sol­tó, con­mo­vi­da la pier­na que,

cayen­do de gol­pe en la tina y sonan­do en el bron­ce,

la vol­có hacia delan­te, ver­tien­do el agua en la tie­rra.

La ale­gría y el dolor la asal­ta­ron a un tiem­po,

sus ojos se lle­na­ron de llan­to y la voz murió en su gar­gan­ta.

Mas a Uli­ses, al cabo, lo cogió del men­tón y le dijo:

“Eres tú, Uli­ses, mi niño que­ri­do y no supe cono­cer­te

yo mis­ma has­ta haber pal­pa­do tu car­ne,

¡tú, mi due­ño!…”

De nue­vo Julián Assan­ge a tra­vés de Wiki­leaks reve­la al mun­do en 391.000 docu­men­tos lo que ya se venía gri­tan­do des­de las diver­sas par­tes del pla­ne­ta por par­te de masa­cra­dos: que nues­tros gobier­nos son ase­si­nos, los de USA, los fran­ce­ses, los ingle­ses, los espa­ño­les…, que sus gue­rras son vio­la­ción y rapi­ña antes y aho­ra, que nues­tros polí­ti­cos, nues­tros jue­ces, nues­tros mili­ta­res y poli­cías son un ata­jo de cri­mi­na­les. Que hablan de paz pero nego­cian y se lucran con la ven­ta de armas y las gue­rras, que fir­man acuer­dos de huma­ni­dad y her­man­dad para disi­mu­lar sus baje­zas, sus manos de san­gre y crí­me­nes, que bajo su apa­rien­cia de dig­na­ta­rios escon­den podre­dum­bre e indig­ni­dad. Cíni­ca es su res­pues­ta: tapar la boca al men­sa­je­ro de la ver­dad y del lamen­to; el ase­sino ins­ti­tu­cio­nal no per­mi­te la mira­da que dete­rio­re su ima­gen; la reve­la­ción de los tor­tu­ra­do­res del mun­do pone en peli­gro la segu­ri­dad del Esta­do, que resul­ta ser gua­ri­da de terro­ris­tas y cen­tro de tor­tu­ra e indig­ni­dad.

Y fue­ron sol­da­dos nor­te­ame­ri­ca­nos los que tor­tu­ra­ron en Abu Ghraib y en otras pri­sio­nes. Sólo des­de el apo­yo cie­go a la misión esta­dou­ni­den­se en Iraq o des­de una acti­tud acrí­ti­ca cabe ale­gar que el ejér­ci­to nor­te­ame­ri­cano sim­ple­men­te igno­ró y encu­brió las tor­tu­ras lle­va­das a cabo por su sub­con­tra­tis­ta local: el ejér­ci­to ira­quí. Tam­bién el encu­bri­mien­to de un cri­men cons­ti­tu­ye una ofen­sa. Des­de años el gobierno esta­dou­ni­den­se, des­de las ins­tan­cias más altas, prac­ti­ca de modo habi­tual la tor­tu­ra, per­so­na­jes como Donald Rums­feld, Richard Che­ney y Geor­ge W. Bush y sus súb­di­tos euro­peos por­tan san­gre de tor­tu­ra en sus manos. Resul­ta ridícu­lo que Man­fred Nowak, rela­tor de la ONU con­tra la tor­tu­ra, pida al gobierno de los Esta­dos Uni­dos ‑que toda­vía man­tie­ne dece­nas de miles de sol­da­dos en Iraq- que inves­ti­gue las tor­tu­ras que reve­lan sus pro­pios docu­men­tos, cuan­do por todos los medios pre­ten­de man­te­ner­los ocul­tos.[i] De nue­vo el zorro vigi­lan­do las galli­nas.

Hay his­to­rias fue­ra, en el desier­to, en la jun­gla, en el cam­po y la ciu­dad que le san­gran a uno, que deni­gran al que hace y al que pade­ce, que hie­ren y gene­ran deseos de muer­te y ven­gan­za. Pero hoy quie­ro hablar de aquí, de cer­ca, del tor­tu­ra­dor de nues­tra calle, del vecino, del perio­dis­ta que es dela­tor en Afga­nis­tán y cola­bo­ra­dor ver­du­go en Eus­kal Herria, de los jue­ces que reci­ben meda­llas por sen­tar y con­de­nar en sus sen­ten­cias a cri­mi­na­les de lejos y, sin embar­go, son cola­bo­ra­do­res de la tor­tu­ra y ver­du­gos en su casa y en su tie­rra. Hoy quie­ro hablar del polí­ti­co al que votas, que se pasea por la tele­vi­sión y repar­te rece­tas de hipo­cre­sía y baba. ¿Por qué se con­de­na a Pino­chet y no a Aznar, a Rajoy, a Gon­zá­lez o Zapa­te­ro? ¿Por qué se loa a Mar­tín Villa, se abra­za la minis­tra Tri­ni­dad Jimé­nez con el cri­mi­nal galo­so Barrio­nue­vo y se con­de­na a quien por­ta la foto de un pre­so polí­ti­co encar­ce­la­do, acu­sa­do de per­te­ne­cer a ETA? ¿Por qué prin­ci­pio de decen­cia es por­ta­voz Rubal­ca­ba del gobierno si antes lo fue del gobierno galo­so del PSOE de Feli­pe Gon­zá­lez? ¿Y por qué prin­ci­pio de huma­ni­dad es minis­tro de Pre­si­den­cia el Sr. Jaú­re­gi cuan­do bajo sus órde­nes los GAL, ves­ti­dos de guar­dia­ci­vil, aso­la­ron nues­tras tie­rras y prac­ti­ca­ron crí­me­nes horren­dos?

Nues­tro gobierno rige con san­gre en las manos, prac­ti­ca la tor­tu­ra en sus comi­sa­rías de Espa­ña y se mofa de los tor­tu­ra­dos.

Somos muchos los que hemos reco­no­ci­do sin tapu­jos al ver­du­go del PSOE, del PP, del PNV… en las cica­tri­ces, vio­la­cio­nes, en los hue­sos cal­ci­na­dos en cal viva de Lasa y Zaba­la, en la vio­la­ción de dere­chos huma­nos en deten­cio­nes, inte­rro­ga­to­rios y cár­ce­les, en la eje­cu­ción en comi­sa­rías de Arre­gi, Zabal­za…, en los ros­tros defor­ma­dos de Unai Romano, en las vio­la­cio­nes de muje­res y hom­bres en nues­tros días en manos de guar­dias­ci­vi­les, poli­cías y ertzai­nas; como la ancia­na Eurí­clea en la cara de los tor­tu­ra­dos hemos reco­no­ci­do la voz y la mano del tor­tu­ra­dor y ver­du­go camu­fla­do de minis­tro, de perio­dis­ta, de foren­se, de juez, de medio de comu­ni­ca­ción, de fun­cio­na­rio…, de cobar­de mise­ra­ble. Para ellos nues­tro escu­pi­ta­jo y des­pre­cio.

La ima­gen de Unai Romano Igar­tua al entrar en pri­sión en agos­to de 2001 se ha con­ver­ti­do en un sím­bo­lo de la tor­tu­ra. No sólo habla su ima­gen, tam­bién el par­te médi­co de cica­tri­ces: «Trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co en parie­ta­les y occi­pi­tal supe­rior. Hema­to­mas sub­ga­lea­les peri­cra­nea­les. Con­trac­tu­ra cer­vi­cal con movi­li­dad limi­ta­da en un 50% y cer­vi­cal­gia. Hema­to­mas en ambas órbi­tas ocu­la­res con derra­me san­guí­neo sub­con­jun­ti­val en los ángu­los exter­nos. Ede­ma gene­ra­li­za­do lesio­nes en el ros­tro. Que­ma­zón y esca­ra necró­ti­ca en cue­ro cabe­llu­do. Con­tu­sión evo­lu­cio­na­da en la región fron­tal. Cam­bios cro­má­ti­cos en cara y cue­llo»[ii].

Sin embar­go, en los tri­bu­na­les espa­ño­les no hubo con­de­na para sus tor­tu­ra­do­res, la ver­sión ofi­cial siguió y sigue sien­do aque­lla de que el joven se dio un gol­pe.

Y en esa cica­triz de tor­tu­ra­do recuer­do aho­ra con amar­gu­ra y son­ro­jo la fra­se de Ber­tolt Brecht, que días atrás nos recor­da­ba en Gara Fer­mín Gon­ge­ta: “Muchos jue­ces son abso­lu­ta­men­te inco­rrup­ti­bles, nadie pue­de indu­cir­les a hacer jus­ti­cia». Me refie­ro a Fer­nan­do Gran­de-Mar­las­ka y tan­tos otros, que en audien­cias nacio­na­les y tri­bu­na­les vie­nen cola­bo­ran­do des­de tiem­po con los tor­tu­ra­do­res de nues­tro pue­blo.

Tie­ne razón Erich Fried: “Mejor hubie­ra sido que gen­tes como éstas no hubie­ran naci­do”.

[i] Samuel en Rebe­lión: Wiki­leaks e Iraq, una par­te de la his­to­ria

[ii] “No les bas­tó Ger­ni­ka” libro en pre­pa­ra­ción por Eus­kal Memo­ria

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *